Fundamentos del pensamiento moral budista: Dharma y Karma. (Primera entrega)

En la raíz de la moral budista no se cree que sea Dios u otro ser sobrenatural, ni siquiera el Buda mismo, sino el Dharma, la «Ley» o «Verdad» de la naturaleza de las cosas, que se dice que el Buda ha descubierto y expuesto. El Dharma es el orden universal de la realidad que abarca las leyes naturales y morales. Las enseñanzas del Buda aclaran estas leyes, y encarnan y se les conoce como el Dharma. El Dharma explica tanto los patrones regulares aparentes en el mundo natural, como el de las estaciones y los planetas, como los diversos estados en los que los seres nacen y renacen en el ciclo sin comienzo del renacimiento. El patrón que explica el renacimiento de los seres se conoce como la ley del karma, que refleja el Dharma a nivel moral. Esta ley dicta que las acciones incurran en consecuencias que son conformes con la naturaleza de las propias acciones.

En términos generales, de acuerdo con las leyes kármicas, las acciones morales o buenas son un «refugio para la angustia» (M.iii.171). Conducen a la felicidad y a condiciones agradables en esta vida, y a estados de renacimiento mejores o «más altos», mientras que las acciones malas o inmorales conducen a resultados desagradables, sufrimiento y estados «más bajos» de renacimiento. Por ejemplo, se cree que una vida de odio y violencia causa el renacimiento en uno de los muchos infiernos; se dice que el egoísmo y la codicia conducen a la existencia como un fantasma hambriento; ignorancia y delirio producen el renacimiento como un animal.
Por otro lado, la generosidad, la falta de egoísmo y la benevolencia producirán una vida humana agradable caracterizada por cosas como la riqueza, la buena reputación y la libertad del miedo y la ansiedad, y el renacimiento en un reino superior como dios (deva), o humano. Este último es considerado el renacimiento más deseable, ya que el reino humano es el reino en el que es más fácil lograr la liberación. Para discernir más claramente lo que significan las acciones «buenas» y «malas» en este contexto, necesitamos explorar más el enfoque budista del karma.
Traducción: Sanriki Jaramillo
Imagen:
«Una de las representaciones más antiguas de la Rueda del Dharma como símbolo se ha encontrado en los pilares que fueron construidos por el emperador Ashoka entre 304 y 232 a. C. Reinó sobre la India y siguió las enseñanzas del budismo.»
https://montanadesilencio.org/fundamentos-del-pensamiento-moral-budista-dharma-y-karma-primera-entrega/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.