La conciencia en la no dualidad

por Icaro Dedaloson 26 de septiembre de 2020

omniainuno

¿Qué camino te parece correcto para alcanzar la NO DUALIDAD?
― La conciencia

¿Puedes explicarnos esto un poco más?
― La conciencia no es el camino, pero es el punto de inicio, los pasos intermedios y el punto final de todo lo que crees necesitar. La conciencia pasará a ser el centro cardinal de tu vida. ¿Verdad que hacemos del caminar una cosa completamente natural desde que abrimos los ojos por la mañana?, ¿Verdad que hablar es el acto más sencillo del mundo para expresar lo que nos ocurre?, ¿verdad que leer es un acto espontaneo en nosotros cuando tenemos un texto delante? Todas estas cosas son naturales, sencillas y hasta espontáneas en todos, vivo con ellas porque el hecho de andar, hablar o leer justifican que mi vida sea más prospera.
La conciencia al igual que las anteriores no es algo en lo que deba esforzarme cada día, ni tan siquiera es algo que tenga que alcanzar, para nada es un objetivo. Es algo natural en todos que lamentablemente hemos olvidado y que sin duda es el ingrediente que más próspera y digna va hacer tu vida.

Entonces… ¿Qué es la conciencia?
― ¿Qué le responderías a un pez cuando te pregunta qué es el agua?

Bueno un pez más que nadie debería saberlo, es su medio de vida, en el agua vive, come, tiene sus crías, vamos que lo es TODO, de hecho no va a conocer nada que no esté en el agua.
― La conciencia para todos, nos demos cuenta o no, lo es TODO para nosotros tal y como el agua lo es todo para el pez.

¿Quieres decir que vivimos como en un océano de conciencia?
― No exactamente, esto que hemos hablado del pez es un ejemplo. Lo que realmente quiero resaltar es que si el pez llega a preguntar “qué es el agua” es porque se ha acomodado a su presencia constante como nosotros nos hemos acomodado a la presencia continuada de la conciencia hasta el punto de no darnos cuenta de ella.

¿Si es tan importante como dices, por qué me he olvidado de ella?
― Prácticamente todas las cosas que hacemos de forma cotidiana nos hemos olvidado que las tenemos, porque sencillamente las empleamos cuando es necesario. Cuando es necesario hablamos, cuando es necesario leemos, cuando es necesario corremos… Normalmente no te das cuenta de estas acciones que haces porque están perfectamente acomodadas a las necesidades de tu vida.
La conciencia por su parte está tan profundamente acomodada a la vida que nos hemos olvidado de su proceder. De hecho, hasta llegamos a dudar de su existencia, como el pez duda de la existencia del agua a pesar de vivir el ella.

Si yo quisiera tener la certeza y seguridad que tú tienes sobre la presencia en todo de la conciencia, ¿qué debo hacer?
― Me estas pidiendo unas pautas, un método efectivo, de nuevo un camino que recorrer. Por seguir con el ejemplo anterior, es como pedir al pez que nade cuando tú sabes muy bien que lo hace desde que nació. La conciencia no es una acción que deba estar desarrollándose continuamente como el que va a un gimnasio para hacer más músculos. La conciencia se está dando en estos momentos lo quieras tu o no.
Si algo quieres hacer en referencia a ella es detectarla, la palabra exacta sería PERCIBIRLA, cosa que efectivamente no es algo que acostumbramos.

Bueno, vale…¿Qué puedo hacer para percibirla como tú lo haces?
― Bueno eso es muy fácil, ¿qué haces cada vez que quieres conocer algo de lo que no sabes nada?

No sé, me imagino que estudiarlo, ¿no?
― Para que algo sea conocido por mí lo primero sin duda es poner la atención sobre ello, si no estoy atento a una cosa jamás podría conocerla.

Si, claro pero, ¿Cómo podría poner la atención sobre algo que no percibo?
― Esta es una gran pregunta. La conciencia es el fundamento de la vida pero al no ser percibida por el momento de forma natural, ¿cómo hacer para conocerla?
Si tu estas sentado en tu sillón y de pronto ves un mosquito que acercándose una y otra vez a ti intenta picarte lo que intentas es acabar con él. Lo fundamental será no perderlo de vista porque solo así puedes ver donde atizar y dejarlo “kao”. Para conocer la conciencia es muy similar, a poca noticia que leas, sientas, o te hablen de ella debes concentrarte en ello y seguirle la pista. La conciencia va siendo más perceptible cuanto más te conectes con ella y toda conexión se hace por medio de la atención continuada y sostenida. Es como cuando ves fuegos artificiales, nada puede distraerte en ese momento porque te perderías el espectáculo, tu atención está exclusivamente en las luces de colores que pintan el cielo nocturno. Si no puedes percibir nada de la conciencia y sólo tienes un rumor, sigue ese rumor.
No olvides esto, todo contacto con la conciencia te acerca con seguridad más a ella.

Pero no todo lo que se hable o se escriba de la conciencia puede ser verdadero.
― Efectivamente esto es así, pero con poco entendimiento sobre la conciencia te vas a dar cuenta que lo que importa no es conocer más información de ella sino percibirla, esto significa estar enchufado a ella. Llegará un momento cuando veras más provechosa tu percepción de la conciencia por contemplación que por cualquier estudio. Una lectura, el vídeo de un maestro, un artículo solo serán el elemento iniciador, lo que viene a ser el estimulante para la conexión, pero la estabilidad será próspera en el silencio o en la meditación.

¿Cómo llegaste tú a percibir la conciencia?
― Con toda seguridad mi proceder no será el tuyo. Aunque yo te explique paso a paso cómo me fui dando cuenta que nada importa más que darse cuenta de la REALIDAD de la conciencia, te prometo que no sería un método a seguir, no te serviría de guía.
Lo único claro que puedo decirte es que dejé definitivamente de poner la atención en el ego tratando de conocerlo para poner la atención en eso que se llama “conciencia”.

¿Quieres decir que olvidaste el ego?
― No, lo que quiero decir es que entendí que resaltar la importancia de la conciencia es fundamental. El ego es una parte de mí pero la conciencia es TODO de mí, de hecho no hay ni una sola cosa que yo sea en cualquier nivel, que no sea conciencia. Físico, psicológico, emocional, energético todo esto es conciencia, incluso el ego no se escapa de serlo.

¿Eso quiere decir que ego y conciencia no son opuestos?
― Si fuesen opuestos estaríamos hablando de dualidad (una cosa y otra cosa) y precisamente de lo que hemos empezando hablando es de NO DUALIDAD. La descripción de la conciencia es imposible, la percepción de ella, sí lo es. Para describir cualquier cosa necesitaras siempre que previamente lo fracciones, piensa que sólo podemos estudiar pedacitos de la totalidad. Para investigar el cuerpo humano por ejemplo lo hemos tenido que fraccionar en sistema nervioso, sistema digestivo, sistema reproductor…El ego es un pedazo más del todo, la conciencia es el Todo. Es por esto que te decía antes que nunca podrás describir la conciencia, pero sí puedes percibirla.

¿Estás diciéndome que el TODO puedes percibirlo, pero no conocerlo?
― Si, eso es, pero quiero dejar una aclaración.
Si hablamos de conocer algo donde el resultado será una hoja descriptiva, sólo puede ser hecho a través de los parámetros de la mente. A esto nos solemos referir todos cuando conocemos algo o alguien y sacamos conceptos aclaratorios extraídos del propio análisis. Aun así, la cognición también puede ser activa sin el pensamiento analítico mental, esto es por medio de la percepción. Por esto decimos en la no dualidad cuando se pregunta ¿quién eres tu? No se pretende que digas tu nombre, edad, altura, dirección, profesión, gustos o aficiones, con esta pregunta se pretende que vayas más allá de la mera descripción para que percibas el fondo más profundo de ti, ese que desde que naciste está siendo el testigo de la vida.
Normalmente entregamos nuestra atención al conocimiento analítico propiciado por el encadenamiento de pensamientos. Cuando dejamos que la atención repose sobre el fondo real de las cosas la cognición es llamada percepción y el resultado es siempre el mismo, darse cuenta que TODO es conciencia.

Por lo que entiendo nunca podrá nadie describir la conciencia a pesar de que todos participamos de ella.
― No solo participamos de ella, somos también la conciencia.

Bueno, ¿Y de qué me puede servir a mí saber que yo, tú y todo es conciencia?
― Suele decirse que todos habíamos visto la manzana caer del árbol pero sólo Newton se preguntó por qué y eso le llevo a descubrir algo tan obvio como la gravedad y toda la serie de formulaciones y aclaraciones respecto a ella.
Cuando tú te das cuenta que todo es conciencia es cuando empiezas a darte cuenta de muchas cosas que antes no podías saber. Es como cuando a un niño finalmente le explicas que Papá Noel o los Reyes Magos no existen, que son los padres, en ese momento cae un velo que le cubría y le empiezan a cuadrar muchas cosas. Además una vez que el niño sabe de esta realidad, le es imposible volver a creer en la existencia de esos seres mágicos, por lo mismo cuando percibes la conciencia, cuando te das verdadera cuenta de su continua realidad, y quiero recalcar, “verdadera cuenta”, no podrás volver a la misma forma pasada que tenías de entender las cosas.

Y todo esto me dices que puede empezar a darse en el momento que ponga mi atención tras la pista de la conciencia.
― Eso es, no hay una guía mejor que otra, la necesidad que tengas de querer descubrir la verdad debes enfocarla solo en la investigación de la conciencia. Empiezas buscando información de ella en libros de filosofía, psicología, teología, incluso ciencia, luego tú mismo como si de un juego se tratase irás pasando niveles de entendimiento y lucidez mayor y de forma natural dejarás atrás toda lectura y estudio para entrar en la práctica en primera persona de la percepción de la misma.

¿Cuánto tiempo te puede llevar ser consciente de la conciencia?
― ¿Cuánto tiempo te puede llevar hacer la digestión?, no lo sabes, dependerá de lo que has comido, de si lo masticaste bien, de si mezclaste muchos tipos de alimentos en la misma comida… Esta percepción de la conciencia nada tiene que ver con el tiempo, en todo caso con la intensidad de tu concentración. Como te decía la atención debe estar sujeta a conciencia para que esta vaya percibiéndose más y más. El problema es que la atención se mueve de una cosa a otra siempre en su ansia por conocer, en verdad esta es su misión. Esta falta de concentración en la conciencia se traduce en distracciones constantes a una y otra cosa. Si las necesidades de tu vida te llaman mucho, concentrarte en la conciencia será muy complicado porque a tu alrededor siempre encontraras distracciones. Entiéndeme, no quiero decir con “distracciones” que eso sea bueno o malo, digo que por regla de tres si la atención está conociendo otras cosas no estará conociendo la conciencia y por lo tanto estás distraído de ese propósito.

Aun así, no me has convencido de por qué debería centrarme en la conciencia, ¿qué beneficios puedo encontrar?
― Jamás trataría de convencer a nadie de la existencia de la conciencia. Además ¿Por qué la conciencia quería que otro también se diese cuenta de su conciencia si ambos ya son y serán siempre la misma conciencia? Que uno lo sepa o no, que se dé cuenta o no, es determinación de la vida misma de cada persona. En la no dualidad se dice que ni un maestro te puede dar un ápice de conciencia, solo extenderá el dedo para señalarte donde reposa ya que tú buscándola, no la habías visto.
No, no tengo intención de convencer a nadie de nada.

Vale, lo entiendo, aun siendo así tengo curiosidad, ¿qué beneficios puedo esperar al acercarme a la conciencia?
― No lo sé. Por el contacto que he tenido con amigos y conocidos sobre este tema mi conclusión es que cada uno recoge su propia lucidez. Así que cuando me preguntas qué beneficios obtendrás, solo puedo decirte que en tu caso, ni en el de nadie, sencillamente no lo sé.

Si no es mucha indiscreción, ¿qué beneficios has obtenido tú?
― Sabía que esta sería la próxima pregunta…
Bueno por el momento varias cosas han ido encajando correctamente en mi entendimiento sobre el mundo, las relaciones humanas, o las desdichas… pero sí recuerdo una cosa que ha sido especialmente significativa desde el principio.
En mi centramiento sobre la investigación de conciencia se fue gestando algo que fue lo primero que eclosionó. A raíz de un texto excelente que se llama Astavakra guita me envolvió cierta alegría, la alegría de haberme quitado un peso de encima. Fue como suele decirse una liberación. Ocurrió que se acabó mi búsqueda espiritual.

¿Qué quieres decir exactamente?
― A ver, cómo te lo explico…
Desde que nacemos todos sufrimos cierta insatisfacción, es algo así como la necesidad de llenar un vacío, algo que me falta para estar completo. El nombre que encontré más acorde es “sed existencial”. Cuando vas creciendo rediriges esa “sed” a ser algo que debes alcanzar para ser feliz. La búsqueda de esa ansiada felicidad no parece cesar nunca y es común de una forma u otra en todas las personas. Por mas cosas que adquieres, o por mas placeres que pruebes no termina nunca de completarse ese vacío. Mi acceso a la espiritualidad fue por este motivo como lo es igualmente para casi todos, pero a pesar de años de practicas y estudios esa sensación, incluso muchas veces ansiedad, seguía conmigo.
Ahora no está, y como te dije sentí una verdadera liberación cuando esa ansiedad de sentir que todavía me falta algo se esfumó de mi vida. Ese peso de tener que hacer algo determinado, de alcanzar cierto propósito, de ser feliz ya no lo cargo a cuestas.

¿A eso se refieren algunos textos como la liberación o la felicidad?
― No, para nada, mi experiencia solo significa lo que te he explicado, cierto alivio interior pero nada más. No puedo hablarte de felicidad o de la liberación si no es lo que estoy viviendo. Creo sinceramente que hemos malinterpretado estos términos, que los hemos puesto a la altura de ser dichas internas que en ocasiones uno vive. Para mi libertad, paz, felicidad, verdad y demás son consecuencias exclusivamente de la percepción no dual, y mi percepción es dual.

Entiendo entonces que hay niveles de percepción y que la no dualidad es para ti el máximo nivel.
― No exactamente, imagina que una ventana que da a la calle donde brilla el sol está cubierta de muchos velos. Cada velo que quitas tienes un poco mas de luz en la habitación. A veces quitas velos que a modo de telas muy gruesas luego te permiten una claridad muchísimo mayor a la que antes estabas viviendo. Digamos que los niveles de percepción son así, te vas dando cuenta cada vez más de lo Real.

Me imagino que eliminados los velos llegas entonces a la luz que es lo que tu llamas la no dualidad.
― No, si has llegado a sacarte los velos a través de la comprensión de la naturaleza de LO REAL, ahora percibes LO REAL tan solo a través del cristal de la ventana. Verás la luz del sol, sentirás su calor y la luz invadirá toda la habitación, esto seguro es indescriptible, pero esto no es la no dualidad. Esto es la percepción de la no dualidad. Paz, libertad, felicidad es alcanzar la NO DIFERENCIA entre lo que está a un lado del cristal y al otro. Cuando te encuentras que todo es conciencia, sea la luz, sea el cristal mismo, sea los velos que has ido quitando, sea el sol que ilumina, tú, yo, TODO… entonces, ahora incluso desnudo de la percepción, te das cuenta de que TODO ES CONCIENCIA. ESTO ES NO DUALIDAD.

© Icaro Dedaloson
omniainuno.com
https://www.nodualidad.info/colaboraciones/la-conciencia-en-la-no-dualidad.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.