¿QUÉ QUIERES?

Nadie sabe lo que quiere y sin embargo nos lanzamos a la búsqueda de ello sin conocer ruta, camino, viandas, y destino.

Hay un impulso universal, eternamente presente, que nos mueve en una dirección determinada que la razón desconoce y que acaba traduciendo a términos más o menos conocidos, propios, filtrando su mensaje a través de la madeja de pensamientos que solo desean mantener el tejido de tela de araña donde seguir teniéndonos atrapados.

Eso que tomamos como impulso en realidad no es tal sino, más bien, un suave calor, una dulce voz que rezuma del Ser a través de cada poro de la piel que lo recubre y envuelve, que lo tamiza y decolora una y otra vez, desvirtuándolo a cada capa con que lo va recubriendo.

Hemos olvidado que somos la Fuente y que reside en nosotros, por eso preferimos la nostalgia del viaje en lugar de la alegría de llegar a destino, por eso la queja y la triste pesadumbre de un recuerdo fugaz que nos empeñamos en buscar en galaxias lejanas cuando dentro de nosotros está el universo entero.

El núcleo está bajo todas ellas, como centro de una cebolla, y para alcanzarlo hay que ir quitándolas una a una, con lágrimas seguramente por el dolor que producirá, ya que son indistinguibles de la propia piel, pero con la seguridad de que tras ellas encontraremos incólume lo que desde el principio ahí nos aguarda.

Traducir algo es hacerle perder parte de su viveza, desvirtuar su esencia, contaminarlo con la parte propia y, por tanto, modificar el sentido original. Es como se juego donde los niños se ponen en fila con los oídos tapados con sus manos y cada uno va transmitiendo el mensaje que recibe de su compañero anterior en la fila según va entendiendo. Al final el resultado es una frase completamente distinta de la que expresó el primero de ellos, por mucho sentido que pueda tener.

Así nos ocurre con el anhelo inexplicable que a todos alcanza en cierto momento: surge sin conceptos, ideas o interpretación alguna, se sabe de forma natural, pero, de inmediato, el mecanismo se pone en marcha a toda máquina para desvirtuar lo adaptándolo a lo que la experiencia del receptor sugiere. Intenta transformar en conocido aquello que es imposible de conocer, sino sólo Vivir, Ser.

Por eso, cuando sientas esa llamada, ese impulso, anhelo, o como prefieras denominarlo, no hagas nada, no juzgues, critiques, filtres o interpretes, sólo siéntate en silencio a escucharlo, a sentirlo, a permitir que se exprese en su plena desnudez, sin vestiduras más o menos hermosas, tal y como Es.

No sabes realmente lo que quieres, pero Ello sí.

https://lagraciadelaliberacion.blogspot.com/2020/10/que-quieres.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.