Continúan los enfrentamientos en el Sáhara Occidental, como dice el Frente Polisario que no hay esperanza de paz

Continúan los combates entre las fuerzas militares marroquíes y el Frente Polisario (Frente Popular para la Liberación de Saguia el-Hamra y Río de Oro).

El 16 y 17 de noviembre continuaron los enfrentamientos a lo largo del muro de seguridad en la zona en disputa.

Continúan los enfrentamientos en el Sáhara Occidental, como dice el Frente Polisario que no hay esperanza de paz

El rey Mohammed VI dijo que la operación militar del ejército de Marruecos había permitido reanudar el comercio a través del puesto fronterizo estratégico en El Guergarat que había sido bloqueado por partidarios del Frente Polisario independentista.

Marruecos “ha remediado la situación, solucionado definitivamente el problema y restablecido el flujo comercial”, dijo el monarca al secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, según un comunicado real, emitido el 16 de noviembre.

Si bien las autoridades continuarán apoyando los esfuerzos de la ONU para alcanzar «una solución realista y alcanzable» para el conflicto, esos esfuerzos deben garantizar que el territorio permanezca bajo la soberanía marroquí, dijo el rey.

Las hostilidades comenzaron después de que Rabat envió tropas para reabrir una carretera que une Marruecos, el Sahara Occidental y Mauritania que estaba ocupada por manifestantes.

El Polisario, en respuesta, prometió intensificar su ataque y afirma que Marruecos incumplió el acuerdo de tres décadas y está respaldado por la vecina Argelia.

«Simplemente no hay una forma viable de evitar un regreso completo a la guerra», dijo el enviado del grupo a Europa, Oubi Bouchraya Bachir. «El alto el fuego ha terminado de una vez por todas».

Durante las últimas tres semanas previas al 13 de noviembre, decenas de manifestantes saharauis habían bloqueado el paso fronterizo de Guerguerat, cortando el comercio y el tráfico entre Marruecos y Mauritania al sur.

Exigían que Marruecos cerrara una carretera en la zona de amortiguación patrullada por la ONU y pedían la liberación de los presos políticos.

La reacción de Rabat fue que desplegó una brigada de 1.000 hombres acompañados por 200 vehículos a la región, violando los términos del alto el fuego.

En respuesta, el Polisario dijo que dejaría de adherirse al alto el fuego y declaró la guerra a Marruecos.

Este despliegue tuvo lugar horas después de que el general de división estadounidense Andrew Rohling se reuniera en Agadir con el teniente general Belkhir El Farouk, comandante de la Zona Sur de las Fuerzas Armadas Reales de Marruecos, que incluye el Sáhara Occidental ocupado.

«La guerra ha comenzado, la parte marroquí ha liquidado el alto el fuego», dijo Mohamed Salem Ould Salek, alto funcionario del Polisario.

Sidi Omar, representante del Frente Polisario ante la ONU, dijo sobre la acción de Rabat:

«Para nosotros, es una guerra abierta». El Servicio de Prensa del Sahara afirmó que el Polisario había lanzado ataques durante cinco días consecutivos contra el Real Ejército de Marruecos en el Sáhara Occidental, «causando pérdidas de vidas y equipos y alterando sus planes militares».

En un comunicado oficial, el rey Mohammed VI advirtió que Marruecos «sigue firmemente decidido a reaccionar, con la mayor severidad y en legítima defensa, ante cualquier amenaza a su seguridad».

Las organizaciones internacionales, así como los estados separados, están instando a que cesen las hostilidades.

El secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, y el presidente de la Comisión de la Unión Africana, Moussa Faki, expresaron su grave preocupación por el conflicto, y Faki afirmó:

“El problema del Sahara se ha prolongado durante mucho tiempo y se ha vuelto urgente resolverlo como un caso de descolonización en primer lugar, y apoyar los esfuerzos de la ONU en este sentido”.

El Alto Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell, afirmó que la UE apoya los esfuerzos de Naciones Unidas para encontrar una solución pacífica al conflicto, de acuerdo con las resoluciones del Consejo de Seguridad, y destacó el seguro de la libertad de circulación en Guerguerat.

El secretario general de la Organización de Cooperación Islámica, Yousef Al-Othaimeen, y el secretario general del Consejo de Cooperación del Golfo, Nayef bin Falah Al-Hajraf, declararon que apoyan los esfuerzos de Marruecos para lo que llamaron “asegurar la libertad de los ciudadanos y movimiento comercial «.

Bahrein, República Centroafricana, Comoras, Djibouti, Guinea Ecuatorial, Gabón, Gambia, Jordania, Kuwait, Omán, Qatar, Arabia Saudita, Turquía, Yemen (el gobierno de Hadi controlado por Arabia Saudita) y los Emiratos Árabes Unidos expresaron su apoyo a Marruecos. mientras que Guyana retiró su reconocimiento a la República Árabe Saharaui Democrática.

Egipto, Mauritania, Rusia y España han instado a ambas partes a respetar el alto el fuego.

Sudáfrica y Argelia, que respaldan al Frente Polisario, acusaron a Marruecos de violar el alto el fuego e instaron a la ONU a nombrar un nuevo enviado del Sáhara Occidental para reiniciar las conversaciones.

Argelia también envió 60 toneladas de ayuda alimentaria y médica a los refugiados en el Sáhara Occidental. Además, el segundo viceprimer ministro español, Pablo Iglesias Turrión, y Venezuela han manifestado que apoyan el derecho a la autodeterminación de los saharauis.

Fuente

https://es.news-front.info/2020/11/18/continuan-los-enfrentamientos-en-el-sahara-occidental-como-dice-el-frente-polisario-que-no-hay-esperanza-de-paz/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.