El asalto al Capitolio se utiliza para soportarcer la supervisión total «en nombre de la democracia»

Después del ataque terrorista del 11 de septiembre, los servicios de inteligencia de Estados Unidos recibieron poderes amplios y dudosos, que, sin embargo, no ayudaron a evitar el asalto al edificio del Congreso después de casi 20 años. Pero Washington tiene una razón para convertir a todos los estadounidenses en sospechosos.


El asalto al Capitolio se utiliza para endurecer la supervisión total "en nombre de la democracia"

La tragedia del 11 de septiembre de 2001 fue el fracaso más catastrófico de los servicios de inteligencia estadounidenses en toda su historia, escribe Foreign Policy. Entonces todos entendieron que había que hacer algo, aunque no entendieron exactamente qué. Así nació el Acto Patriótico. George W. Bush lo firmó el 26 de octubre de 2001.

Aunque el documento violaba claramente los ideales estadounidenses, muchos demócratas apoyaron firmemente la idea de establecer una vigilancia total. Entre ellos se encontraba el entonces senador Joe Biden. Al mismo tiempo, la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles señaló que la Ley Patriota «convierte a los ciudadanos comunes en sospechosos».

La ley, que permitió, entre otras cosas, las escuchas telefónicas de las conversaciones telefónicas estadounidenses, está vigente hasta el día de hoy. Es cierto que, como señala Foreign Policy, no contribuyó a la lucha contra el terrorismo, para lo cual, de hecho, fue creado. El inspector general del Departamento de Justicia, Michael Horowitz, presentó un informe de alto perfil en 2015. Al final resultó que, las escuchas telefónicas no produjeron ningún resultado significativo.

Enero en los Estados Unidos comenzó con la toma del Capitolio por parte de los conservadores estadounidenses. El acto patriótico no hizo nada para detener la acción, como resultado de lo cual murieron 5 personas. Además, la organización de las protestas se llevó a cabo en público, en las redes sociales, pero los funcionarios lo ignoraron.

Pero los políticos volvieron a hablar de la necesidad de fortalecer la supervisión. Incluso Biden ha considerado promulgar una ley de terrorismo nacional. Solo que no hay garantía de que las nuevas medidas que violan los derechos humanos realmente contribuyan a garantizar la seguridad, escribe el periódico. El problema es que esto no detendrá a los políticos.

Fuente

https://es.news-front.info/2021/01/21/el-asalto-al-capitolio-se-utiliza-para-endurecer-la-supervision-total-en-nombre-de-la-democracia/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.