Cefalópodos han superado una prueba cognitiva diseñado para niños humanos

Una nueva prueba de inteligencia de cefalópodos ha reforzado la importancia que tiene para nosotros, los humanos, no subestimar la inteligencia animal.

Se ha sometido a las sepias a una nueva versión de la prueba del malvavisco, y los resultados parecen demostrar que suceden más cosas en sus pequeños y extraños cerebros de lo que sabíamos.

Su capacidad para aprender y adaptarse, dijeron los investigadores, podría haber evolucionado para darle a la sepia una ventaja en el mundo marino de comer o ser comido en el que viven.

La prueba del malvavisco, o el experimento del malvavisco de Stanford, es bastante sencilla. Colocan a un niño en una habitación con un malvavisco. Se les dice que si logran no comer el malvavisco durante 15 minutos, obtendrán un segundo malvavisco y se les permitirá comer ambos.

Esta capacidad para retrasar la gratificación demuestra habilidades cognitivas como la planificación futura, y originalmente se llevó a cabo para estudiar cómo se desarrolla la cognición humana; específicamente, a qué edad un humano es lo suficientemente inteligente como para retrasar la gratificación si eso significa un mejor resultado más adelante.

Debido a que es tan simple, se puede ajustar para animales. Obviamente, no puedes decirle a un animal que obtendrá una mejor recompensa si espera, pero puedes entrenarlo para que entienda que vendrá mejor comida si no se come la comida que tiene enfrente de inmediato.

Algunos primates pueden retrasar la gratificación, junto con los perros, aunque de manera inconsistente. Los cuervos también han pasado la prueba del malvavisco.

El año pasado, la sepia también pasó una versión de la prueba del malvavisco. Los científicos demostraron que la sepia común (Sepia officinalis) puede abstenerse de comer carne de cangrejo por la mañana una vez que han aprendido que la cena será algo que les gustará mucho más: los camarones.

Sin embargo, como señala un equipo de investigadores dirigido por la ecóloga conductual Alexandra Schnell de la Universidad de Cambridge en un nuevo artículo, en este caso es difícil determinar si este cambio en el comportamiento de búsqueda de alimento en respuesta a la disponibilidad de presas también se regía por una habilidad ejercer el autocontrol.

Entonces diseñaron otra prueba, para seis sepias comunes. Las sepias se colocaron en un tanque especial con dos cámaras cerradas que tenían puertas transparentes para que los animales pudieran ver el interior. En las cámaras había bocadillos: un trozo de langostino crudo menos preferido en uno y un camarón de pasto vivo mucho más atractivo en el otro.

Las puertas también tenían símbolos que la sepia había sido entrenada para reconocer. Un círculo significaba que la puerta se abriría de inmediato. Un triángulo significaba que la puerta se abriría después de un intervalo de tiempo de entre 10 y 130 segundos. Y un cuadrado, usado solo en la condición de control, significaba que la puerta permanecía cerrada indefinidamente.

En la condición de prueba, el camarón se colocó detrás de la puerta abierta, mientras que el camarón vivo solo fue accesible después de una demora. Si la sepia iba por la gamba, la gamba se retiraba inmediatamente.

Mientras tanto, en el grupo de control, el camarón permaneció inaccesible detrás de la puerta con símbolo cuadrado que no se abría.

Los investigadores encontraron que todas las sepias en la condición de prueba decidieron esperar por su comida preferida (los camarones vivos), pero no se molestaron en hacerlo en el grupo de control, donde no podían acceder a ella.

«Las sepias en el presente estudio pudieron esperar la mejor recompensa y toleraron retrasos de hasta 50-130 segundos, lo que es comparable a lo que vemos en vertebrados de cerebro grande como chimpancés, cuervos y loros», dijo Schnell.

La otra parte del experimento fue probar qué tan bien aprendían las seis sepias. Se les mostraron dos señales visuales diferentes, un cuadrado gris y otro blanco. Cuando se acercaban a uno, el otro sería sacado del tanque; si tomaban la decisión «correcta», serían recompensados ​​con un refrigerio.

Una vez que habían aprendido a asociar un cuadrado con una recompensa, los investigadores cambiaron las señales, de modo que el otro cuadrado ahora se convirtió en la señal de recompensa. Curiosamente, las sepias que aprendieron a adaptarse más rápido a este cambio también fueron las sepias que pudieron esperar más tiempo para recibir la recompensa de los camarones.

Parece que la sepia puede ejercer el autocontrol, pero lo que no está claro es por qué. En especies como loros, primates y córvidos, la gratificación retrasada se ha relacionado con factores como el uso de herramientas (porque requiere planificar con anticipación), el almacenamiento en caché de alimentos (por razones obvias) y la competencia social (porque el comportamiento prosocial —como asegurarse de que todos tienen alimento— beneficia a las especies sociales).

Las sepias, hasta donde sabemos, no usan herramientas ni guardan comida, ni son especialmente sociales. Los investigadores creen que esta capacidad para retrasar la gratificación puede tener algo que ver con la forma en que las sepias buscan su alimento.

«Las sepias pasan la mayor parte de su tiempo camuflándose, sentadas y esperando, interrumpidas por breves períodos de búsqueda de alimento», explicó Schnell. «Rompen el camuflaje cuando se alimentan, por lo que están expuestas a todos los depredadores en el océano que quieren comerlas. Especulamos que la gratificación tardía puede haber evolucionado como un subproducto de esto, por lo que la sepia puede optimizar la búsqueda de alimento esperando para elegir una mejor calidad comida».

Es un ejemplo fascinante de cómo estilos de vida muy diferentes en especies muy diferentes pueden resultar en comportamientos y habilidades cognitivas similares. Las investigaciones futuras deberían, señaló el equipo, tratar de determinar si realmente las sepias son capaces de planificar el futuro.

La investigación del equipo se ha publicado en Proceedings of the Royal Society B.

Fuente: ScienceAlert. Edición: MP.

» alt=»» width=»0″ height=»0″ data-src=»https://mysteryplanet.com.ar/site/wp-content/plugins/wp-spamfree/img/wpsf-img.php» />

Cefalópodos han superado una prueba cognitiva diseñada para niños humanos

1 comentario en “Cefalópodos han superado una prueba cognitiva diseñado para niños humanos

  1. Me encantan estos experimentos en los que afirmamos que determinadas respuestas significan determinados atributos. Pero…¿ y si no ?

    Damos por hecho que si un chaval es capaz de no comerse una gominola durante 15 minutos para obtener 2 más adelante, significa cierta habilidad cognitiva. Y es muy posible que sí, que así sea. Pero…

    El chaval puede haber pensado que el grado de confianza que le produce un desconocido con bata blanca que le ha prometido dos gominolas dentro de un rato si no se come la que tiene disponible delante ahora, es muy bajo. Puede ser un bromista, un farsante, un acosador infantil, un sociópata ocioso, un experimento de cámara oculta,…. Así que es mucho más ventajoso comerse la gominola posible que confiar en las dos futuras probables. Lo cual, indudablemente denota habilidad cognitiva.

    Y puesto que ambas opciones significarian lo mismo, es imposible discernir la no presencia de habilidad cognitiva. Lo que hace al experimento inútil.

    Obviamente resulta igual de inútil aplicado a cefalópodos, primates, cánidos, aves,……..

    Pero nos gusta hacer cosas así.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.