Un importante estudio sobre fallas sísmicas revela cómo la tierra controla la magnitud de las rupturas

Hay más de 32 veces más energía en un terremoto de magnitud 8 que en uno de magnitud 7, y los científicos han descubierto una «puerta» natural que controla qué terremotos pueden aumentar hasta esa escala más alta.

La puerta en cuestión se encuentra en la Falla Alpina de Nueva Zelanda. Un nuevo análisis estima que la falla tiene alrededor de un 75% de posibilidades de producir un terremoto dañino en los próximos 50 años aproximadamente.

Esto se debe, en parte, a la puerta sísmica que el equipo de investigación ha identificado: un conjunto particular de condiciones geológicas que pueden impedir que un terremoto crezca. En la Falla de los Alpes, el próximo gran terremoto tiene un 82% de posibilidades de atravesar la puerta y alcanzar una magnitud 8.

«Una puerta antisísmica es como alguien que dirige el tráfico en una zona de construcción de un solo carril», dice el geólogo Nicolas Barth, de la Universidad de California en Riverside. «A veces te paras y obtienes una señal verde de adelante, otras veces tienes una señal roja de stop hasta que las condiciones cambian».

Barth y sus colegas combinaron modelos informáticos con registros sedimentarios recogidos en seis lugares diferentes. Los sedimentos -que atrapan evidencias de temblores de tierra y deslizamientos- mostraron la extensión de 20 grandes terremotos a lo largo de la Falla Alpina en los últimos 4.000 años.

La modelización pudo mostrar cómo la geometría de la falla, como los escalones y las curvas de la roca, podía bloquear ciertos tipos de terremotos, pero cada terremoto afecta al estado de la falla y de la puerta, y hace que las condiciones sean diferentes para la próxima vez.

«Las simulaciones muestran que un terremoto de magnitud 6 a 7 en la puerta del terremoto puede cambiar la tensión y romper la racha de terremotos mayores», dice Barth.

«Sabemos que las tres últimas rupturas pasaron por la puerta del terremoto. En nuestro modelo de mejor ajuste, el próximo terremoto también pasará el 82% de las veces».

También se están investigando otras puertas sísmicas de todo el mundo, pero los 4.000 años de datos de sedimentos y los 100.000 años de simulaciones generadas por la IA en la Falla Alpina de Nueva Zelanda ofrecen a los geólogos un conjunto de datos especialmente amplio para estudiar.

Otra zona que se está estudiando actualmente es la del paso de Cajón, en Estados Unidos, donde la combinación de las fallas de San Andrés y San Jacinto podría provocar un comportamiento similar al de una puerta que afectaría al tamaño de futuros terremotos.

A medida que se identifican y comprenden más puertas de terremotos, las predicciones y los modelos pueden mejorar, no sólo en lo que respecta a por qué y cuándo se producen los terremotos, sino al tipo de impacto que podría tener en la escala de magnitud.

«Estamos empezando a llegar al punto en que nuestros datos y modelos son lo suficientemente detallados como para poder empezar a predecir los patrones de los terremotos», dice Barth. «No sólo la probabilidad de que se produzca un terremoto, sino su magnitud y extensión, lo que nos ayudará a prepararnos mejor».

La investigación se ha publicado en Nature Geoscience.

https://www.alertageo.org/2021/04/21/un-importante-estudio-sobre-fallas-sismicas-revela-como-la-tierra-controla-la-magnitud-de-las-rupturas/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *