Documentados más casos de trombos mientras se amplía mercado a las vacunas cuestionadas

José Luis sigue en la UCI de un hospital de Madrid tras sufrir múltiples trombos horas después de vacunarse con AstraZeneca (AZ). Sus médicos han probado a ir retirándole la sedación y comienzan a hablar de una recuperación aunque muy muy muy lenta e inconcreta (y con problemas inesperados como una infección). Mientras, llegan más noticias preocupantes relacionadas con las vacunas de AZ y Janssen.

Recordaréis la muerte de la joven profesora en un instituto de Marbella, Pilar Gonzálezvacunada también con AstraZeneca. Se le hizo autopsia y las autoridades sanitarias andaluzas corrieron a «tranquilizar» a la población diciendo que no había relación de causalidad entre el uso del producto de AZ y el fallecimiento de esta persona de 43 años.

Pues bien, un nuevo informe de la autopsia tumba el resultado preliminar y apunta a la vacuna como posible causa de la muerte.

Sin ánimo de ser exhaustivos, no termina aquí la «AstraZenecada». También ayer supimos que se investigan la muerte de un militar de 35 años días después de ser vacunado con AZ.

El cabo F.P.B., destinado en Navarra, ingresó por fuertes dolores de cabeza y falleció en el hospital tras sufrir una trombosis de senos cerebrales.

La propia ministra de Defensa, Margarita Robles, ha explicado algo clave para establecer la relación de causalidad:

De momento parece que fue inmediatamente después de haberse producido la administración de la vacuna«.

Seguramente porque los acontecimientos da la sensación que se precipitan, la Agencia Española de Medicamentos publicó ayer un análisis contextualizado de beneficios y riesgos de la vacuna frente a la Covid-19 de AstraZeneca.

Vaxzevria, la de AZ, fue autorizada en enero de 2021 en la UE. Tras su autorización

se ha observado que, muy raramente, pueden aparecer trombosis en localizaciones no habituales que se acompañan de evidencia de consumo de plaquetas».

La evaluación de estos casos llevada a cabo por la Agencia Europea del Medicamento (EMA) determinó que se mantenía un balance beneficio/riesgo positivo de manera global. La Comisión Europea solicitó entonces a la EMA un análisis que permitiera caracterizar mejor este riesgo en función de factores como la situación epidemiológica o algunas características de las personas vacunadas.

Cuenta la Agencia Española que la EMA ha analizado en profundidad todos los datos disponibles para contextualizar el riesgo de estos casos de trombosis y los beneficios de la vacuna.

Bueno, en rigor es imposible que haya analizado TODOS los datos porque el caso de José Luis fue notificado al servicio de Farmacovigilancia de Madrid por su hermana Pilar el pasado jueves. En el asunto de Marbella, ahora es cuando los datos complementarios de la autopsia dan un giro al caso y en el del militar destinado en Navarra su muerte se produjo ayer.

La conclusión principal de la institución sanitaria española es que «los beneficios de la vacunación con Vaxzevria aumentan proporcionalmente con la edad y con la incidencia del virus«.

Y eso parece ser cierto si observamos las gráficas del estudio.

Pero no se comenta nada sobre la llamativa sensación de que cuanto más joven se es sobre todo en menores de 50 años, menos hospitalizaciones se evitan y más riesgo de problemas de coagulación hay.

No menciona la Agencia el estudio de la Universidad de Cambridge publicado hace unos días en la misma línea de aseverar que cuanto mayor se es más hospitalizaciones por Covid se producen entre vacunados y menos riesgo de trombos existe. Peeeeero hay una excepción que casi nadie ha destacado. En la franja de edad de 20 a 29 años el posible daño supera con creces al posible beneficio (podéis verlo en el segundo gráfico).

Tal es así que el comité asesor sobre vacunas del Reino Unido pidió dar una alternativa a AstraZeneca a los menores de 30 años. El regulador británico dice que los beneficios de la vacuna de AstraZeneca superan los riesgos para «la inmensa mayoría de la gente» y el riesgo de sufrir trombosis sigue siendo muy bajo. Los estudios de la UE y Reino Unido muestras pues contradicciones.

Nada de esto ha impedido que la Agencia Europea del Medicamento emitiese también ayer una recomendación sobre la segunda dosis de la vacuna de AstraZeneca. Desaconseja no administrar esa segunda dosis de AZ que muchas personas vacunadas con la primera tienen pendiente. Peeeero, otro pero, la EMA indica lo siguiente, atentos/as:

No ha habido suficiente exposición y tiempo de seguimiento para determinar si el riesgo de coágulos sanguíneos con plaquetas bajas después de una segunda dosis será diferente del riesgo después de la primera dosis. En la actualidad, no hay datos o son limitados para cambiar las recomendaciones actuales».

Vaya, que no lo han estudiado bien porque no ha habido tiempo pero se niegan a cambiar el modo actual de aplicación que, queda de manifiesto se hace sin evidencia científica.

Además, la EMA miente pues dice «ha recordado que los beneficios que aporta “en todas las edades” superan a los riesgos, a pesar de los casos “muy raros” de trombos». Como acabo de explicar, eso lo contradice el estudio de Cambridge con los datos en los más jóvenes.

Y a todo esto llegó la vacuna de Janssen. Su entrega a Europa estuvo parada una semana tras detectarse varios casos de trombos, uno de ellos mortal, en Estados Unidos. Hace unos días la EMA la avaló pese a confirmar su vínculo con esos episodios tan graves. Ahora el prospecto de esa vacuna ha de comunicar que puede causar problemas de coagulación sanguínea. Sigue así la estela de AstraZeneca.

http://www.migueljara.com/2021/04/24/documentados-mas-casos-de-trombos-mientras-se-amplia-mercado-a-las-vacunas-cuestionadas/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *