Florida se dispone a liberar enjambres de mosquitos transgénicos, generando preocupación en los residentes.

Un plan para liberar miles de mosquitos modificados genéticamente con el fin de combatir enfermedades en los Cayos de Florida ha provocado una gran preocupación entre los habitantes de la zona, ya que algunos afirman que el experimento «criminal» los convertirá en conejillos de indias.
Encabezado por el Distrito de Control de Mosquitos de los Cayos de Florida (FKMCD) y Oxitec, una empresa británica de biotecnología que ha recibido el apoyo de la Fundación Bill y Melinda Gates, el proyecto pretende soltar los primeros enjambres de insectos modificados genéticamente en los Cayos a partir de esta semana, según anunciaron ambos organismos en un comunicado conjunto.

En la primera etapa del plan, que se ampliará más adelante, se colocarán cajas para mosquitos en seis lugares, que durante 12 semanas liberarán unos 144.000 mosquitos Aedes aegypti, una de las especies más relacionadas con la transmisión de enfermedades como el dengue, el zika y la fiebre amarilla. Si todo va según lo previsto, los insectos machos, que no pican, se aparearán con las hembras locales que pican, cuya descendencia femenina está programada para morir, lo que ayudará a controlar la población de Aedes aegypti y a reducir la propagación de enfermedades.

Aunque esta especie concreta sólo representa un 4% de la población total de los Cayos, está detrás de «prácticamente todas» las enfermedades transmitidas por los mosquitos a los humanos, así como de algunas que se transmiten a los animales, como el gusano del corazón, según Oxitec.

Aprobado por la Agencia de Protección del Medio Ambiente el pasado mes de mayo con un permiso de uso experimental, el proyecto también pretende reducir el uso de pesticidas químicos, que pueden ser perjudiciales para la fauna local. Sin embargo, aunque Oxitec lo presentó como una ventaja importante al vender el plan a los dirigentes locales, la junta de control de mosquitos no ha dado hasta ahora ninguna indicación de que vaya a reducir el uso de pesticidas.

imagen archivo

La empresa británica, fundada en 2002 en la Universidad de Oxford, también afirma que el apoyo público al plan «sigue siendo alto», incluso cuando los lugareños expresan un escepticismo extremo, algunos directamente a los líderes de la comunidad.

«Puede que no seamos científicos, pero leemos. Y lo que dice Oxitec y lo que leemos de otras fuentes son dos cosas completamente diferentes», dijo una residente preocupada, Meagan Hull, en una reunión del consejo del pueblo en marzo, y añadió: «Les ruego, les imploro que tomen medidas inmediatas [y] consideren una resolución contra esta tecnología».

Sin embargo, la junta de control de mosquitos insiste en la necesidad de mejorar sus métodos de control debido a la resistencia a los plaguicidas que se está desarrollando en los bichos portadores de enfermedades, y afirma que el proyecto Oxitec podría proporcionar nuevas herramientas «seguras, respetuosas con el medio ambiente y específicas».

Oxitec no es ajena a los chupasangres modificados genéticamente, ya que ha liberado más de mil millones de bichos en toda Sudamérica y el Caribe, como un experimento de 27 meses en Brasil en 2013 que buscaba reducir la población local de mosquitos en un 90%. Al igual que la iniciativa en los Cayos, la descendencia de los mosquitos transgénicos debía morir en Brasil, sin embargo, Oxitec fue objeto de críticas en 2019 después de que los investigadores publicaran un estudio en el que alegaban que los insectos se estaban reproduciendo, encontrando que hasta el 60% de los mosquitos analizados contenían rastros de genes modificados.

Si bien la compañía disputó más tarde esos hallazgos, insistiendo en que el experimento se desarrolló según lo planeado, otros esfuerzos de Oxitec también han sido objeto de críticas. Un proyecto similar en las Islas Caimán fue cancelado en 2018 después de que los funcionarios locales concluyeran que había fracasado, con el ministro de Salud Dwayne Seymour diciendo que el plan «no estaba obteniendo los resultados que pensábamos que podíamos obtener.»

Meses antes de que su contrato con las Islas Caimán fracasara, la compañía anunció una asociación con la Fundación Bill y Melinda Gates para producir mosquitos similares «amigables» y «autolimitados», esta vez para la especie Anopheles, que propaga la malaria. Desde entonces, Oxitec ha recaudado algo menos de 8,5 millones de dólares de Gates, según los registros financieros de la fundación, recibiendo más de 1,2 millones de dólares sólo en 2021. No está claro si alguno de esos fondos se dedicó al plan de los Cayos de Florida.

https://www.alertageo.org/2021/04/28/florida-se-dispone-a-liberar-enjambres-de-mosquitos-transgenicos-generando-preocupacion-en-los-residentes/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *