OLAS Y MAR

Las olas son el mar pero éste no es esas olas, limitadas, encerradas en sí mismas, sin diferenciación ni jerarquía posible entre ellas.

Pensamientos, emociones y actos, son olas emanadas de olas más grandes que son cuerpo y mente, pero todas ellas pertenecen al mismo y único mar siempre firme e inamovible, perfectamente eterno puesto que no sabe del tiempo….

Las olas acarician la arena de la playa y dejan su rastro húmedo en diferentes formas y extensión, ninguna es mejor por ir un metro más allá que la de al lado, ni peor por ir un metro menos, ya que todas ellas perderán su impronta al secarse con la calidez del Sol.

La arena sigue siendo la misma aunque durante algunos instantes parezca que las olas tallaron su aparente solidez esculpiendo su piel. Pero aunque la superficie siempre cambiante asi parezca mostrarlo, en realidad, su esencia sigue incólume pues la ola no la modificó absoluto ni podría hacerlo jamás.

¿Acaso la jarra modifica o altera el vacío que contiene?

¿Acaso los rayos del Sol, emanando sin fin de la esfera ígnea que les contiene, la hacen menguar?

¿Acaso tus pensamientos, quizás, pueden agotar y provocar la desaparición de la esencia que ya eres?

Todo lo que sufre alteración aparente, todo cambio, sólo indica que es perecedero, producto de lo ilusorio, por más que este «bien argumentado», conceptualizado, razonado o explicado, todos ellos aspectos del mismo espejismo, partes hermanas de la serpiente, sin que jamás puedan alterar la verdadera cuerda tras la ilusión.

El mar es el mar, por más que algunas olas quieran justificar su existencia separada, la cual, mejor o peor valorada según las circunstancias que esas mismas olas crean y generan a cada instante, siempre acaba descubriéndose como lo que es: un efímero intento del gusano de creerse distinto, mejor que la mariposa que está destinado a conocer, a reconocerse.

Por eso, tú qué lees esto sin análisis, crítica o valoración, dejando que el lector invisible que hay en ti, se lea a Sí Mismo más allá de las palabras empleadas, disfruta de las olas pero sin olvidar jamás que son, eres, el eterno mar.

Navega tus emociones, pensamientos, actos y creencias, subido firmemente a la tabla de la Verdad que, a través de esas olas, siempre te sostiene, guía y abraza, hasta el momento en que olas, tabla, mar, tú, desaparezcan y veas la Nada Única y eterna, más allá de los conceptos empleados inútilmente para intentar describirla, como lo Único Real.

La ola es la ignorancia.

El Mar la Verdad.

Sólo descubre la falacia de la primera.

El segundo aparecerá sin esfuerzo.

http://www.lagraciadelaliberacion.net/2021/05/olas-y-mar.html

1 comentario en “OLAS Y MAR

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *