Seti: es posible que los microbios ya se estén comunicando con especies exóticas – nueva investigación

¿Estamos solos en el universo? El famoso programa Seti (Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre) ha estado tratando de responder a esta pregunta desde 1959. El astrónomo estadounidense Carl Sagan, y muchos otros, creían que debían existir otras civilizaciones similares a las humanas y que podíamos comunicarnos con ellas. Pero los escépticos no están convencidos, argumentando que la falta de evidencia de tales civilizaciones sugiere que son extremadamente raras .

Pero si es poco probable que existan otras civilizaciones similares a las humanas, ¿podrían existir otras formas de vida, quizás más adecuadas que nosotros para extenderse por el cosmos? ¿Y sería posible que tales formas de vida se comunicaran entre sí (Seti no humanos)? Nuestro nuevo estudio, publicado en Biosystems , sugiere que sí. Los microbios, como las bacterias, pueden ser los gobernantes de la vida cósmica, y son mucho más inteligentes de lo que creemos. De hecho, mostramos cómo los microbios podrían imitar el programa Seti sin interferencia humana.

Para comprender los microbios, debemos desafiar nuestros prejuicios antropocéntricos. Si bien muchos de nosotros vemos a los microbios como organismos unicelulares que causan enfermedades, la realidad es diferente. Los microbios son entidades multicelulares poco organizadas. Las bacterias, por ejemplo, viven como sociedades miembros de varios miles de millones, colonias capaces de «pensar» y tomar decisiones.

Una colonia bacteriana típica es una entidad cibernética, un «supercerebro» que resuelve problemas ambientales. Más importante aún, todas las colonias de bacterias en la Tierra están interconectadas en un supersistema bacteriano global denominado bacteriosfera. Esta «red mundial» de información genética ha estado regulando el flujo de elementos orgánicos en la Tierra durante los últimos tres mil millones de años, de una manera que siempre permanecerá más allá de las capacidades humanas . Por ejemplo, ciclan nutrientes importantes como el carbono, el nitrógeno y el azufre.

Incluso hoy, las bacterias son los seres vivos más dominantes en la Tierra . Saque las bacterias de la biosfera y la vida colapsará gradualmente. Por lo tanto, las bacterias pueden ser mucho más adecuadas que nosotros para los viajes y la comunicación cósmicos. Un estudio reciente encontró que las bacterias terrestres pueden sobrevivir en el espacio durante al menos tres años, posiblemente más. Agregue a esto el hecho de que las bacterias pueden existir en un estado latente durante millones de años , y está claro que los microbios son muy resistentes.

De hecho, varias versiones de la hipótesis de la panspermia , que establece que la vida microbiana existe y viaja por todo el universo, apoyan esta noción. Los modelos matemáticos recientes han respaldado esto al mostrar que los viajes microbianos pueden ser posibles no solo en nuestro sistema solar, sino en toda la galaxia.

Seti microbiano

¿Cómo podría funcionar el seti microbiano? Creemos que la bacteriosfera podría potencialmente replicar todos los pasos conocidos del Seti humano. El primer paso en el Seti humano es la capacidad de leer información a escala cósmica. Por ejemplo, usando radiotelescopios podemos analizar planetas habitables distantes. El segundo paso es desarrollar tecnologías y conocimientos para evaluar si los planetas habitables contienen vida. El tercer paso es anunciar nuestra presencia en la Tierra a extraterrestres inteligentes e intentar hacer contacto con ellos si responden a las señales iniciales.

Nuestra versión de Seti microbiano se muestra en la siguiente imagen. Los microbios tienen una capacidad limitada para leer la información a escala cósmica. Por ejemplo, las cianobacterias pueden leer la parte del espectro electromagnético procedente del Sol en forma de luz visible (paso uno). Este fenómeno biológico se llama fototropismo y ocurre, por ejemplo, cuando una planta se acerca o se aleja del Sol u otra fuente de luz.

seti microbiano.

El segundo paso fue crucial para el desarrollo de la vida en la Tierra. Las cianobacterias desarrollaron una biotecnología en forma de fotosíntesis (que convierte el agua, la luz solar y el dióxido de carbono en oxígeno y nutrientes). Esto transformó el planeta muerto en uno vivo, o la bacteriosfera, durante un largo período evolutivo. La vida microbiana se volvió más compleja, creando plantas y animales en los últimos 600 millones de años. Sin embargo, las bacterias siguen siendo la forma de vida más dominante del planeta. La fotosíntesis, como una forma de tecnología bacteriana, siempre ha alimentado la vida en la Tierra.

El tercer paso tiene que ver con la atracción y la comunicación entre microbios con químicas similares. Los microbios extraterrestres deberían poder integrarse sin problemas en la bacteriosfera de la Tierra si comparten la química y el metabolismo basados ​​en el carbono, incluido el ADN, las proteínas y otras biomoléculas. También es posible el proceso opuesto. Los microbios de la Tierra podrían viajar al espacio en asteroides y sembrar vida en otras partes del cosmos. Alternativamente, los humanos, como futuros viajeros cósmicos, podrían actuar como vectores microbianos en virtud del microbioma humano.

Para apreciar Seti microbiano, necesitamos entender el concepto de inteligencia en el sentido evolutivo. Esto nos permitirá evaluar mejor la inteligencia bacteriana y sus capacidades en el contexto de Seti humanos y microbianos. Algunos biólogos sostienen que la inteligencia humana es solo un fragmento en un amplio espectro de inteligencia natural que incluye microbios y plantas.

También necesitamos reevaluar las firmas tecnológicas como signos de civilizaciones inteligentes. Las civilizaciones tecnológicamente avanzadas, según el físico Freeman Dyson , deben tener enormes demandas de energía. Estas demandas pueden lograrse mediante la construcción de megaestructuras cósmicas, denominadas esferas de Dyson, alrededor de sus planetas que pueden capturar la energía de su estrella anfitriona. Por lo tanto, buscar tales esferas observando si la luz de las estrellas está bloqueada podría ser una forma de encontrarlas.

Pero, si las civilizaciones similares a las humanas son realmente raras, no tiene sentido buscar tales estructuras . En cambio, puede ser más apropiado buscar biofirmas como signos de vida microbiana en planetas habitables.

El camino a seguir en la búsqueda de vida extraterrestre puede ser buscar gases en las atmósferas de los planetas que signifiquen vida, como el oxígeno, el metano o la fosfina, que son todos producidos por microbios. El hallazgo de fosfina en la atmósfera de Venus fue una pista prometedora, pero ahora parece dudoso , ya que un nuevo estudio sugiere que la señal podría haber sido dióxido de azufre en lugar de fosfina. Sin embargo, no tenemos más remedio que seguir intentándolo. Afortunadamente, el telescopio espacial James Webb debería poder escanear la atmósfera de los planetas que orbitan alrededor de estrellas distintas de nuestro Sol cuando se lance a finales de este año.

https://theconversation.com/seti-microbes-may-already-be-communicating-with-alien-species-new-research-160323

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *