Nuestros sueños pueden ayudarnos a dar sentido a la realidad, sugiere nueva teoría inspirada en la inteligencia artificial

Paradójicamente, la experiencia de los sueños sería la razón por la cual soñamos.

La cuestión de por qué soñamos es un tema divisorio dentro de la comunidad científica: es difícil probar concretamente por qué ocurren los sueños y el campo de la neurociencia está saturado de hipótesis. Ahora, inspirado por técnicas utilizadas para entrenar redes neuronales profundas, Erik Hoel, profesor asistente de investigación de neurociencia en la Universidad de Tufts, aboga por una nueva teoría de los sueños: la hipótesis del cerebro sobreajustado.

La hipótesis, descrita hace un par de días (14 de mayo de 2021) en una revisión de la revista Patterns, sugiere que la extrañeza de nuestros sueños sirve para ayudar a nuestro cerebro a generalizar mejor nuestras experiencias cotidianas.

«Obviamente, hay una cantidad increíble de teorías de por qué soñamos», dice Hoel. «Pero quería llamar la atención sobre una teoría que se toma muy en serio el sueño en sí mismo, que dice que la experiencia de los sueños es la razón por la cual soñamos».

Inteligencia artificial

Un problema común cuando se trata de entrenar la IA es que se familiariza demasiado con los datos en los que se entrena; comienza a asumir que el conjunto de entrenamiento es una representación perfecta de cualquier cosa que pueda encontrar.

Los científicos de datos solucionan este problema introduciendo algo de caos en los datos; en uno de estos métodos de regularización, llamado «abandono», algunos datos se ignoran al azar.

A pesar que la Inteligencia Artificial no sueña, puede ayudarnos a comprender por qué soñamos. Imagen: IA del autopiloto de un automóvil Tesla. Crédito: Christopher Goodney/Bloomberg.

Imagínese si de repente aparecieran cajas negras en la pantalla interna de un automóvil autónomo: el coche que ve las cajas negras aleatorias en la pantalla y se enfoca en los detalles generales de su entorno —en lugar de los detalles específicos de esa experiencia de conducción en particular—, probablemente comprenderá mejor la experiencia general de conducción.

«La inspiración original para las redes neuronales profundas fue el cerebro», explica Hoel. Y aunque comparar el cerebro con la tecnología no es nuevo, explica que usar redes neuronales profundas para describir la hipótesis del cerebro sobreajustado era una conexión natural. «Si nos fijamos en las técnicas que la gente usa en la regularización del aprendizaje profundo, a menudo se da el caso de que esas técnicas tienen algunas similitudes sorprendentes con los sueños».

La importancia de lo extraño

Con eso en mente, su nueva teoría sugiere que los sueños hacen que nuestra comprensión del mundo sea menos simplista y más completa, porque nuestros cerebros, como las redes neuronales profundas, también se familiarizan demasiado con el «conjunto de entrenamiento» de nuestra vida cotidiana.

Para contrarrestar la familiaridad, sugiere, el cerebro crea una versión extraña del mundo en los sueños, la versión mental del abandono. «Es la propia extrañeza de los sueños en su divergencia de la experiencia de vigilia lo que les da su función biológica», escribe.

Esta ilustración representa la hipótesis del cerebro sobreajustado de los sueños, que afirma que la calidad escasa y alucinatoria de los sueños no es un error, sino una característica, ya que ayuda a evitar que el cerebro se adapte demasiado a sus fuentes diarias de aprendizaje sesgadas. Crédito: Georgia Turner.

Hoel dice que ya existe evidencia de la investigación en neurociencia para apoyar la hipótesis del cerebro sobreajustado. Por ejemplo, se ha demostrado que la forma más confiable de provocar sueños sobre algo que sucede en la vida real es realizar repetidamente una tarea nueva mientras estás despierto. Argumenta que cuando se sobreentrena en una tarea nueva, se desencadena la condición de sobreajuste y su cerebro intenta luego generalizar para esta tarea creando sueños.

Pero él cree que también hay investigaciones que podrían realizarse para determinar si realmente es por eso que soñamos. Él dice que las pruebas de comportamiento bien diseñadas podrían diferenciar entre la generalización y la memorización y el efecto de la falta de sueño en ambos.

Sueños artificiales

Otra área que le interesa explorar es la idea de «sueños artificiales». Se le ocurrió la hipótesis del cerebro sobreajustado mientras pensaba en el propósito de obras de ficción como películas o novelas.

Ahora, plantea la hipótesis de que los estímulos externos, como películas o los programas de televisión, podrían actuar como «sustituciones» de los sueños —y que quizás incluso podrían diseñarse para ayudar a retrasar los efectos cognitivos de la privación del sueño al enfatizar su naturaleza onírica (por ejemplo, mediante tecnología de realidad)—.

Películas o programas de televisión, podrían actuar como «sustituciones» de los sueños extraños.

Si bien puede simplemente desactivar el aprendizaje en redes neuronales artificiales, dice Hoel, no puede hacer eso con un cerebro. Los cerebros siempre están aprendiendo cosas nuevas, y ahí es donde entra en juego la hipótesis del cerebro sobreajustado. «La vida a veces es aburrida», señala. «Los sueños están ahí para evitar que te adaptes demasiado al modelo del mundo».

Fuente: STD. Edición: MP.

» alt=»» width=»0″ height=»0″ data-src=»https://mysteryplanet.com.ar/site/wp-content/plugins/wp-spamfree/img/wpsf-img.php» />

Nuestros sueños pueden ayudarnos a dar sentido a la realidad, sugiere nueva teoría inspirada en la inteligencia artificial

1 comentario en “Nuestros sueños pueden ayudarnos a dar sentido a la realidad, sugiere nueva teoría inspirada en la inteligencia artificial

  1. Creo que no.

    Los sueños no están ahí para nosotros, cotilleamos de vez en cuando la actividad del inconsciente. Mientras dormimos, el pensamiento consciente y la memoria ( lo que llamamos » yo «) están desactivados, pero el inconsciente continúa activo. Y lo hace a su manera, que no es, ni tiene por qué ser, entendible por nosotros. En momentos concretos, la memoria y el pensamiento consciente se activan brevemente y » ven » esos sueños y fijan un recuerdo. Ya despiertos recordamos el sueño, o parte, o varios trozos sueltos, y tratamos de darle un sentido. Pero no tiene sentido alguno para nosotros, para lo que llamamos » yo «.

    Gráficamente el cuerpo sería un automóvil, el piloto sería el inconsciente, y nosotros el pasajero mudo que va detrás.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *