¿SOY EL CUERPO O SOY DIOS?

PREGUNTA: «Yo», este cuerpo-mente, depende del alimento, del agua, del sol, de la ropa que lo cubre, de la cama en que duerme, del agricultor que siembra, depende del cosmos, del suelo que lo sostiene. No tiene vida propia, no existe por sí mismo, no es la realidad, no existe. En fin de cuentas no tiene una identidad separada, pero él no lo sabe.  El es el cosmos, la cama, el suelo,  la comida; El es todo. El es Eso, yo soy Eso, Tu eres eso: Dios.

El hecho de que somos Dios (pero le hemos olvidado) ¿es por eso que nunca hemos nacido y que nunca moriremos?

RESPUESTA: Gracias por tu confianza y fe en que las respuestas que surjan de este personaje puedan resultarte útiles en alguna medida. Ten en cuenta que cualquier defecto en las mismas sólo es atribuible a mi, a que haya podido volcarse alguna interpretación mental, y cualquier acierto o ayuda que te puedan suponer, sólo es atribuible a ELLO, a lo Único, a Dios, o como en tu caso prefieras denominarlo.

Efectivamente este compuesto de cuerpo y mente tiene sus necesidades y dependencias y , en ese sentido, hay que cuidarlo y mantenerlo lo mejor posible pero, permíteme decírtelo, SÍ QUE EXISTE.

Esta aquí, en esta manifestación, y existe como la joya de oro, la ola del Mar, el vacío dentro de la jarra o el Sol y sus llamaradas. Ahora bien, que existe así, con su principio o nacimiento y su final o muerte, no significa que seamos eso.

La jarra existe, como te he comentado más arriba, y contiene un vacío que cuando esa jarra es destruida o reducida a su barro primordial, «regresa» al vacío que había fuera de la misma. En realidad jamás hubo separación alguna entre ambos vacíos pero la manifestación de esa misma jarra, hizo que así lo pareciese.

El problema surge cuando es jarra se cree que tiene entidad propia distinta, separada y diferenciada de otras. Cuando la joya se considera mejor, peor, más preciosa o no que la de al lado en el expositor de la joyería. Cuando la ola que parece elevarse hacia el cielo desprendiéndose del mar que realmente es, piensa que es distinta de su compañera de al lado y del propio Océano.

Así, tu pregunta queda contestada porque el problema es esa confusión primordial, ese pecado original, ese comer del árbol del bien y del mal, esa dualidad que mis ha hecho sentirnos únicos, diferentes, solos, entidades separadas del resto con pensamientos razonamientos y sentimientos que, junto con el cuerpo donde parecen ocurrir, es, somos, lo único que existe.

Lo que realmente somos, el Si Mismo, la energía única, el vacío, la esencia, la nada, diferentes nombres para intentar aproximarnos a aquello que no puede ser nombrado, mi conocido tampoco, pues ello supondría que hay algún conocedor, NO HA NACIDO y, por tanto, JAMÁS MORIRÁ.

Somos Dios, más bien, Dios ES, sin más, sin añadidos ni disminuciones, existe «desde siempre», ajeno a ese «siempre» pues desconoce el tiempo, invento del compuesto para afianzar su idea de separación.

Polvo eres y en polvo te convertirás, se dice en nuestra tradición, pero referido al cuerpo, al compuesto, ni a la esencia que realmente somos, a lo que ya ES.

Así, cualquier concepto o idea que pretenda explicar razonablemente lo que carece de etiquetas, siempre será falso o, como mínimo, solo podrá apuntar hacia «la cosa que ES».

Medita sobre ésto, sabiendo que ese que cree meditar no lo podrá ver ni conocer.

http://www.lagraciadelaliberacion.net/2021/05/soy-el-cuerpo-o-soy-dios.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *