El estilo de vida del grupo indígena tsimanés puede ser clave para frenar el envejecimiento

Un niño Tsimane en una canoa en la selva amazónica boliviana. Fuente: Universidad Chapman

Un pueblo indígena que vive en gran parte sin ser molestado en la selva amazónica boliviana durante siglos puede ser la clave para comprender (y posiblemente incluso revertir) el proceso de envejecimiento. Investigaciones anteriores han demostrado que este grupo, conocido como Tsimane, disfruta de una salud cardíaca extraordinariamente buena. De hecho, es la mejor salud cardíaca jamás medida.

Según Eurasia Review, un estudio de seguimiento ahora ha confirmado que sus cerebros son tan saludables y resistentes como sus corazones, lo que los ayuda a protegerlos del Alzheimer y otros tipos de demencia. Los Tsimane están generando un alto nivel de interés entre los investigadores médicos de todo el mundo, que están interesados ​​en saber más sobre sus elecciones de estilo de vida que promueven la salud.

Fotografía del pueblo Tsimane tomada durante la expedición de 1913 a 1914 al río Maniqui en el noreste de Bolivia. (Dominio publico)

Fotografía del pueblo Tsimane tomada durante la expedición de 1913 a 1914 al río Maniqui en el noreste de Bolivia. (Dominio publico)

Se revela el notable cerebro de Tsimane

Como se informó en el Journal of Gerontology, un equipo de investigadores de instituciones educativas en el sur de California reclutó a 746 hombres y mujeres Tsimane para participar en un estudio médico integral. Todos estos individuos estaban en el rango de edad de 40 a 94 años, lo que representa una muestra representativa tanto de personas de mediana edad como de ancianos.

El enfoque del estudio fue la salud del cerebro. Los participantes del estudio fueron llevados a una clínica en la ciudad de Trinidad en Bolivia, y todos fueron sometidos a exámenes cerebrales utilizando equipos de tomografía computarizada. Estas pruebas se diseñaron para medir el volumen cerebral y los resultados se compararon con los obtenidos de estudios similares de personas que viven en los Estados Unidos y Europa.

El cerebro de los adultos inevitablemente se encogerá a medida que envejecen. Pero este estudio encontró que los adultos de Tsimane experimentan un 70 por ciento menos de reducción en el volumen cerebral a medida que envejecen en comparación con los adultos que viven en países industrializados occidentales. «Los Tsimane nos han proporcionado un experimento natural asombroso sobre los efectos potencialmente perjudiciales de los estilos de vida modernos en nuestra salud», declaró el autor del estudio Andrei Irimia, profesor asistente de gerontología, neurociencia e ingeniería biomédica en la Universidad del Sur de California en News Medical Life Ciencias

«Estos hallazgos sugieren que la atrofia cerebral puede reducirse sustancialmente por los mismos factores de estilo de vida asociados con un riesgo muy bajo de enfermedad cardíaca [entre los Tsimane]», continuó Irimia. El Daily Mail informa que la última referencia está relacionada con un estudio a largo plazo publicado en 2017 que fue realizado por investigadores médicos de la Universidad de Nuevo México.

En este notable estudio, casi el 90 por ciento de los adultos de Tsimane mayores de 40 años no mostraron signos de obstrucción arterial, que está fuertemente asociada con enfermedades cardíacas. Incluso entre las personas de 75 años o más, casi dos tercios prácticamente no corrían riesgo de sufrir problemas cardiovasculares graves en el futuro, debido a su impresionante salud arterial y presión arterial baja. Estos resultados nunca se han igualado en ningún otro grupo. Ahora, parece que el mismo estilo de vida que protege a los Tsimane contra los problemas cardíacos también los protege de un deterioro neurológico significativo.

El estudio parece demostrar un vínculo entre el estilo de vida activo de Tsimane, con alimentos obtenidos de la búsqueda de alimentos, la agricultura, la pesca y la caza, y la longevidad. (Piotr Strycharz / CC BY-ND 2.0)

El estudio parece demostrar un vínculo entre el estilo de vida activo de Tsimane, con alimentos obtenidos de la búsqueda de alimentos, la agricultura, la pesca y la caza, y la longevidad. (Piotr Strycharz / CC BY-ND 2.0)

¿Quiénes son los Tsimane y cuál es su secreto?

Los Tsimane son un grupo de 16.000 indígenas que viven en la Amazonía boliviana a lo largo del río Maniqui. Su estilo de vida es tradicional y activo, centrado en la adquisición de alimentos y otros recursos importantes a través de medios naturales y sostenibles. Mezclan la agricultura con la búsqueda de comida, la pesca y la caza para asegurarse las calorías que necesitan para sobrevivir, y el impacto del mundo exterior en sus prácticas tradicionales se ha mantenido relativamente mínimo.

Hace unos años, los Institutos Nacionales de Salud de EE. UU. Patrocinaron una encuesta extensa y sistemática de los hábitos dietéticos de Tsimane, bajo los auspicios de un programa conocido como Proyecto de Historia de Vida y Salud de Tsimane. Con fines comparativos, los investigadores involucrados en este proyecto estudiaron simultáneamente los hábitos alimenticios de los Moseten, otro grupo indígena de la Amazonía boliviana que había sido más afectado por el contacto y las presiones externas.

Una encuesta sistemática de los hábitos dietéticos de Tsimane encontró que los alimentos procesados ​​representaban solo una pequeña porción de su dieta. (Proyecto de Historia de Vida y Salud de Tsimane)

Una encuesta sistemática de los hábitos dietéticos de Tsimane encontró que los alimentos procesados ​​representaban solo una pequeña porción de su dieta. (Proyecto de Historia de Vida y Salud de Tsimane)

Los investigadores entrevistaron a casi 1300 individuos Tsimane y 229 Moseten varias veces, recopilando información detallada sobre sus hábitos alimenticios. Descubrieron que la dieta típica de Tsimane se caracterizaba por una ingesta alta en carbohidratos, proteína moderada y baja en grasas. Estas tres categorías representaron el 64, 21 y 15 por ciento de su dieta, respectivamente. Consumieron una variedad saludable de nutrientes y su ingesta diaria de fibra fue casi el doble que la asociada con la dieta típica de América del Norte.

Los alimentos procesados ​​y envasados ​​no eran del todo desconocidos para los Tsimane, pero representaban solo una pequeña porción de su consumo calórico total. Además de sus dietas saludables, los Tsimane también se beneficiaron de un estilo de vida activo, que les exigía caminar o correr más de tres veces más que el estadounidense promedio en un día típico.

El estudio de Tsimane vincula un estilo de vida saludable, sin alimentos procesados, con la longevidad. (beats / Adobe Stock)

El estudio de Tsimane vincula un estilo de vida saludable, sin alimentos procesados, con la longevidad. (beats / Adobe Stock)

Descubriendo el vínculo crucial entre la salud y la longevidad del corazón y el cerebro

Los Tsimane son vulnerables a infecciones respiratorias, gastrointestinales y parasitarias, que colectivamente son su principal causa de muerte. Pero su dieta alta en fibra y baja en grasas los protege de enfermedades cardiovasculares, diabetes, obesidad, demencia y otras afecciones que aceleran el proceso de envejecimiento y provocan muchas muertes prematuras entre quienes consumen la dieta occidental típica.

«Nuestro estilo de vida sedentario y una dieta rica en azúcares y grasas pueden estar acelerando la pérdida de tejido cerebral con la edad y haciéndonos más vulnerables a enfermedades como el Alzheimer», señaló el autor del estudio Hillard Kaplan, profesor de economía de la salud y antropología en la Universidad de Chapman en Condado de Orange, California, que ha estado estudiando el Tsimane durante muchos años. «El Tsimane puede servir como base para un envejecimiento cerebral saludable».

Desafortunadamente, parece que Tsimane puede estar comenzando a perder contacto con sus raíces. Durante cinco años de estudio como parte del Proyecto Tsimane Health and Life History Project, su consumo de azúcar, aceite de cocina, sal y alimentos procesados ​​aumentó constantemente. Esto reflejaba lo que había estado sucediendo con sus vecinos, los Moseten, que habían estado expuestos a influencias externas durante mucho más tiempo. Este cambio no ha tenido un gran impacto en su salud todavía, pero puede que ese no sea el caso en 10 o 20 años.

El estilo de vida Tsimane puede funcionar como modelo e inspiración para los investigadores médicos y otros expertos en salud, que buscan constantemente antídotos naturales y sostenibles para las enfermedades del envejecimiento que afligen a tantas personas en la sociedad occidental, así como los secretos de la longevidad. Sin embargo, si las tendencias actuales continúan, es posible que Tsimane se esté quedando sin tiempo y la oportunidad de aprender de ellas puede desaparecer pronto.

Imagen de portada: Un niño Tsimane en una canoa en la selva amazónica boliviana. Fuente: Universidad Chapman

Autor Nathan Falde

https://www.ancient-origins.es/noticias-general/grupo-indigena-tsimaness-envejecimiento-007081

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *