El oxígeno se está agotando rápidamente en los lagos de la Tierra

Para la mayoría de las formas de vida en la Tierra, el oxígeno es una necesidad, no un extra opcional, y debido al calentamiento de nuestro planeta, el oxígeno está desapareciendo rápidamente de nuestros lagos de agua dulce, poniendo en peligro la vida acuática y los ecosistemas.

Los investigadores analizaron muestras y mediciones tomadas en 393 lagos de zonas templadas del planeta durante un periodo comprendido entre 1941 y 2017, y descubrieron un descenso generalizado del oxígeno disuelto tanto en hábitats de aguas superficiales como profundas.

Este cambio en los niveles de oxígeno tiene un efecto en cadena, desde la biogeoquímica del agua hasta la salud de las poblaciones humanas que pueden depender de estos lagos. También podría provocar un aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero procedentes de las bacterias acuáticas que producen metano.

«Toda la vida compleja depende del oxígeno», afirma el biólogo medioambiental Kevin Rose, del Instituto Politécnico Rensselaer. «Es el sistema de soporte de las redes alimentarias acuáticas. Y cuando empiezas a perder oxígeno, tienes el potencial de perder especies».

«Los lagos están perdiendo oxígeno entre 2,75 y 9,3 veces más rápido que los océanos, un declive que tendrá impactos en todo el ecosistema».

A través de más de 45.000 perfiles de temperaturas del agua y oxígeno disuelto, los investigadores encontraron un descenso medio del 5,5% en el oxígeno disuelto en las aguas superficiales durante las últimas cuatro décadas. Esto se debe a una simple cuestión física: a medida que el aire cada vez más cálido calienta las capas superiores del lago, los gases tienen más dificultades para disolverse en el agua más caliente.

El descenso medio del 18,6% del oxígeno disuelto en las aguas profundas durante el mismo periodo tiene una explicación diferente. Aunque las temperaturas no han cambiado aquí, se está produciendo una menor mezcla de las capas de agua, ya que la superficie permanece más tiempo caliente. Esta estratificación también está ocurriendo en los océanos.

En un subconjunto de lagos -alrededor de una cuarta parte de la muestra total- los científicos encontraron tanto aumentos de temperatura como de oxígeno. La explicación más probable es que estos lagos están dominados por floraciones de cianobacterias causadas por la escorrentía rica en nutrientes de granjas y zonas urbanas, que están produciendo su propio oxígeno.

Los lagos son indicadores o «centinelas» del cambio ambiental y de las posibles amenazas al medio ambiente porque responden a las señales del paisaje y la atmósfera circundantes», afirma el ecólogo acuático Stephen Jane, del Instituto Politécnico Rensselaer.

«Descubrimos que estos sistemas, desproporcionadamente más biodiversos, están cambiando rápidamente, lo que indica hasta qué punto los cambios atmosféricos en curso ya han afectado a los ecosistemas».

Los lagos representan apenas entre el 3 y el 4 por ciento de la superficie no glaciar de la Tierra, y sin embargo son reconocidos como ecosistemas especialmente ricos que proporcionan hábitat y recursos vitales para innumerables especies (incluidos los humanos). La disminución del suministro de oxígeno amenaza no sólo a las especies acuáticas de los lagos, sino a estos sistemas biodiversos y a sus redes alimentarias en su conjunto.

Es más, cuando los niveles de oxígeno descienden, permiten la entrada de numerosos tipos de bacterias emisoras de metano; como estos lagos emiten más gases de efecto invernadero, el efecto de calentamiento global se perpetúa y el ciclo continúa.

Es una situación aún más sombría que la que estamos viendo con los océanos del planeta, y los investigadores creen que podría ser sólo el comienzo en términos de agotamiento del oxígeno. Lo único positivo es que con más datos y más información sobre la gravedad del problema, podemos tomar medidas más eficaces para contrarrestarlo.

«Las investigaciones en curso han demostrado que los niveles de oxígeno están disminuyendo rápidamente en los océanos del mundo», afirma Curt Breneman, decano de la Facultad de Ciencias del Instituto Politécnico Rensselaer, que no participó directamente en la investigación.

«Este estudio demuestra ahora que el problema es aún más grave en las aguas dulces, amenazando nuestros suministros de agua potable y el delicado equilibrio que permite prosperar a los complejos ecosistemas de agua dulce».

«Esperamos que este hallazgo aporte mayor urgencia a los esfuerzos por abordar los efectos progresivamente perjudiciales del cambio climático».

La investigación se ha publicado en Nature.

https://www.alertageo.org/2021/06/03/el-oxigeno-se-esta-agotando-rapidamente-en-los-lagos-de-la-tierra/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *