Los primeros robots culturalmente sensibles del mundo para el cuidado de ancianos

Los investigadores han desarrollado nuevos robots revolucionarios que se adaptan a la cultura y costumbres de las personas mayores a las que asisten.

El envejecimiento de la población tiene consecuencias para muchos sectores de la sociedad, uno de los cuales es el aumento de la demanda de los recursos sanitarios y de atención social de un país. Esta carga podría aliviarse en gran medida a través de los avances en inteligencia artificial. Los robots tienen el potencial de proporcionar una valiosa asistencia a los cuidadores en hospitales y hogares de cuidado. También podrían mejorar la atención domiciliaria y ayudar a las personas mayores a vivir de forma más independiente. Pero para ello, tendrán que ser capaces de responder a las necesidades de las personas mayores de una manera que tenga más probabilidades de ser confiada y aceptada.

El proyecto CARESSES, financiado con fondos europeos, se ha fijado la construcción de los primeros robots culturalmente competentes para el cuidado de las personas mayores. La innovadora idea consistió en diseñar estos robots para adaptar su forma de actuar y hablar para que coincida con la cultura y los hábitos de la persona mayor a la que están asistiendo.

«La idea es que los robots deben ser capaces de adaptarse a la cultura humana en un sentido amplio, definido por la pertenencia de una persona a un grupo étnico en particular. Al mismo tiempo, los robots deben ser capaces de adaptarse a las preferencias personales de un individuo, por lo que en ese sentido, no importa si eres italiano o indio», explicó el investigador Alessandro Saffiotti, socio del proyecto de la Universidad de Örebro, Suecia, en una noticia publicada en el sitio web ‘Phys.org’.

¿Qué hace exactamente un robot CARESSES?

A través de su comunicación con una persona mayor, el robot afinará sus conocimientos adaptándolos a la identidad cultural y las características individuales de esa persona. Usando este conocimiento, será capaz de recordar a la persona mayor que tome su medicación prescrita, animarla a comer saludablemente y estar activa, o ayudarles a mantenerse en contacto con familiares y amigos. El robot también podrá hacer sugerencias sobre la ropa apropiada para ocasiones específicas y recordar a las personas las próximas celebraciones religiosas y de otro tipo. No reemplaza a un trabajador de un hogar de cuidado. Sin embargo, jugará un papel vital para ayudar a que la vida de las personas mayores sea menos solitaria y reducir la necesidad de tener un cuidador cerca en todo momento.

Los científicos están probando los primeros robots CARESSES en residencias de ancianos en el Reino Unido y Japón. Se están utilizando para ayudar a personas mayores de diferentes orígenes culturales. El objetivo es ver si las personas se sienten más cómodas con los robots que interactúan con ellos de una manera culturalmente sensible. También están examinando si estos robots mejoran la calidad de vida de los ancianos. «Las pruebas de robots fuera del entorno de laboratorio y en interacción con las personas mayores serán sin duda la parte más interesante de nuestro proyecto», añadió Saffiotti.

Los innovadores robots CARESSES (Culture Aware Robots and Environmental Sensor Systems for Elderly Support) también pueden allanar el camino a servicios más sensibles a la cultura más allá de la esfera del cuidado de ancianos. «Agregará valor a los robots destinados a interactuar con las personas. Lo que no quiere decir que los robots de hoy en día sean completamente neutrales en cuanto a la cultura. En cambio, reflejan involuntariamente la cultura de los humanos que los construyen y programan».

http://www.periodicoelnuevomundo.com/2021/06/los-primeros-robots-culturalmente.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *