El borde del sistema solar es una mancha.

El viento solar repele el 70% de la radiación cósmica, pero no protege todos los lados del sistema solar por igual.

Los científicos mapearon el borde violento del sistema solar (llamado heliosfera) por primera vez utilizando una técnica similar a la ecolocalización. (Crédito de la imagen: NASA/JPL-Caltech)

En el borde del sistema solar hay una frontera violenta donde dos poderes cósmicos chocan. Por un lado está el viento solar, la inundación constante de partículas calientes y cargadas que fluyen del sol a cientos de millas por segundo. En el otro lado están los vientos del espacio, que soplan con la radiación de miles de millones y miles de millones de estrellas cercanas.

A pesar de causar apagones ocasionales aquí en la Tierra,el viento solar en realidad hace un buen trabajo al defender nuestro planeta (y el sistema solar) de la radiación interestelar más dura. A medida que el viento sale del sol en todas las direcciones a la vez, forma una enorme burbuja protectora alrededor del sistema solar que repele alrededor del 70% de la radiación entrante, informó previamente Live Science. (El escudo magnético de la Tierra nos protege de gran parte del resto).

Esta burbuja se conoce como la heliosfera, y su borde (llamado heliopausa) marca una frontera física donde termina el sistema solar y comienza el espacio interestelar, pero, a diferencia de la mayoría de las fronteras en la Tierra, los científicos no tienen idea de cuán grande es o cómo se ve. Un nuevo estudio, publicado el 10 de junio en The Astrophysical Journal,aborda estos misterios con el primer mapa 3D de la heliosfera jamás creado.

Utilizando 10 años de datos capturados por el satélite Interstellar Boundary Explorer de la NASA, los autores del estudio rastrearon las partículas del viento solar mientras viajaban desde el sol hasta el borde del sistema solar y de regreso. A partir de este tiempo de viaje, el equipo calculó qué tan lejos había soplado el viento en una dirección determinada antes de ser repelido por la radiación interestelar, lo que permitió a los investigadores mapear los bordes invisibles del sistema solar de manera similar a la forma en que los murciélagos usan la ecolocalización, dijeron los investigadores.

«Así como los murciélagos envían pulsos de sonar en todas las direcciones y usan la señal de retorno para crear un mapa mental de su entorno, usamos el viento solar del sol, que sale en todas las direcciones, para crear un mapa de la heliosfera», dijo en un comunicadoel autor principal del estudio Dan Reisenfeld, científico del Laboratorio Nacional de Los Álamos en Nuevo México.

Como muestra el mapa del equipo, la heliosfera no se mantiene exactamente fiel a la parte de la «esfera» de su nombre; la barrera alrededor del sistema solar es más una mancha tambaleante que es mucho más delgada en un lado que en el otro.

Esto se debe a que, así como nuestro planeta orbita el sol en una dirección fija, el sol orbita el centro de la Vía Láctea, empujando de cabeza contra el viento interestelar que cruza el camino del sol. En esta dirección de barlovento, la distancia desde el sol hasta el borde de la heliosfera es considerablemente más corta que en la dirección opuesta: unas 120 unidades astronómicas (UA), o 120 veces la distancia promedio de la Tierra al sol, frente al viento frente a al menos 350 UA en la dirección opuesta.

¿Por qué «al menos» esa cantidad? Porque 350 UA es el límite de distancia del método de mapeo de viento del equipo; la heliosfera podría extenderse mucho más detrás del sistema solar de lo que aparece en el mapa del equipo, lo que significa que la burbuja protectora podría ser aún más tenue de lo que parece aquí. Como murciélagos en una cueva, tendremos que volar aún más profundo en la oscuridad para averiguarlo.

http://www.periodicoelnuevomundo.com/2021/06/el-borde-del-sistema-solar-es-una-mancha.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *