Tres cuartas partes de los 59 laboratorios del mundo que manipulan patógenos mortales obtienen una mala puntuación en materia de bioseguridad y seguridad, según un informe

Según un nuevo informe, investigadores del Reino Unido y de Estados Unidos han descubierto que tres cuartas partes de las 59 instalaciones de nivel de bioseguridad 4 (BSL-4) de todo el mundo que manipulan patógenos peligrosos tienen un bajo nivel de bioseguridad y seguridad biológica.

Las mediciones se basan en el Índice Mundial de Seguridad Sanitaria, que examina si los países cuentan con legislaciones, reglamentos, organismos de supervisión, políticas y formación en materia de bioseguridad y bioprotección.

Las 59 instalaciones incluyen las que están en funcionamiento, en construcción o en proyecto, y abarcan 23 países, entre ellos el Reino Unido, Estados Unidos, China e India.

El equipo también señala que tres cuartas partes de estos laboratorios se encuentran en zonas urbanas, más de la mitad son gubernamentales y el resto están en universidades.

El Instituto de Virología de Wuhan se encuentra entre los 59 laboratorios que manejan patógenos peligrosos 

El Instituto de Virología de Wuhan, que ha acaparado la atención durante la pandemia de coronavirus, aparece con una clasificación media en cuanto a bioseguridad y seguridad biológica, mientras que el Laboratorio Nacional de Salud de Arabia Saudí obtuvo una puntuación baja en todos los aspectos.

Gregory Koblentz, profesor asociado de biodefensa en la Universidad George Mason, y Filippa Lentzos, del King’s College de Londres, realizaron la investigación para determinar cuántos pasan los protocolos de seguridad.

El equipo sugiere que la Organización Mundial de la Salud se encargue de la supervisión de estas instalaciones, en un intento de garantizar que todos los laboratorios estén a la altura de los protocolos actuales.

Nuestro estudio también reveló que había un importante margen de mejora en las políticas establecidas para garantizar que estos laboratorios funcionaran de forma segura y responsable», escribieron Koblentz y Lentzos The Guardian.

La gran mayoría de los países con laboratorios BSL-4 no llevan a cabo la supervisión del tipo de investigación de ganancia de función que ha sido una característica central en el debate sobre el origen de COVID-19, como posible responsable de la posible fuga del Instituto de Virología de Wuhan», añadieron.

Las puntuaciones de bioseguridad y seguridad biológica se basan en el Índice de Seguridad Sanitaria Global de la Iniciativa de Amenaza Nuclear, que mide «si los países tienen los componentes legales e institucionales necesarios de los sistemas nacionales de supervisión de la bioseguridad y la seguridad biológica».

Las puntuaciones de bioseguridad y bioseguridad se basan en el Índice de seguridad sanitaria mundial de la Iniciativa sobre amenazas nucleares, que mide « si los países tienen los componentes legales e institucionales necesarios de los sistemas nacionales de supervisión de la bioseguridad y la bioseguridad ».

Koblentz explicó a DailyMail.com que «utilizamos datos a nivel nacional sobre bioseguridad, bioprotección y supervisión de la investigación de doble uso generados por el Índice Global de Seguridad Sanitaria elaborado por la Iniciativa contra la Amenaza Nuclear.

El NTI midió si los países contaban con leyes, reglamentos, políticas, instituciones y formación para proporcionar un enfoque integral de todo el gobierno a la gestión del biorriesgo. A partir de estos datos, clasificamos a los países en niveles altos, medios o bajos de preparación en materia de bioseguridad. ‘

Europa es la que alberga más laboratorios BSL-4, con 25, mientras que América del Norte y Asia tienen aproximadamente lo mismo, con 14 y 13 instalaciones, respectivamente.

Todos los laboratorios de EE.UU. están clasificados como «altos» tanto en bioseguridad como en bioprotección, mientras que los tres de África son bajos.

Sólo el 40% de los países con laboratorios BSL-4 son miembros del Grupo Internacional de Expertos en Bioseguridad, en el que los reguladores comparten las mejores prácticas de manipulación de patógenos peligrosos.

Entre los miembros se encuentran Alemania, Australia, Canadá, Estados Unidos, Francia, Japón, Reino Unido, Singapur y Suiza.

El nuevo informe ha suscitado la preocupación de los expertos, que temen que la relajación de los controles y las normas en algunos lugares pueda desencadenar otra pandemia.

Cuanto mayor sea el número de instituciones y el número de personas con acceso a estos peligrosos agentes, mayor será el riesgo», declaró Richard Ebright, profesor de biología química de la Universidad de Rutgers, al Financial Times. ‘

Los accidentes y las fugas ya se producen en gran número, especialmente en los lugares que tienen normas de bioseguridad más débiles’.

Tenemos que reforzar las normas de bioseguridad en todo el mundo», añadió Ebright.

https://www.alertageo.org/2021/06/23/tres-cuartas-partes-de-los-59-laboratorios-del-mundo-que-manipulan-patogenos-mortales-obtienen-una-mala-puntuacion-en-materia-de-bioseguridad-y-seguridad-segun-un-informe/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *