Que no me distraiga.

Que no me distraiga del amor.

La punzada en el vientre, el desmayo.
La sorpresa en la cuenta bancaria.
El ordenador de paso lento,
de repente hace fundido en negro.
El sopor.
Las aventuras cotidianas de esta existencia humana,
de este mundo que no alcanza a descifrar.
Que no me distraigan.
Que no pierda de vista la fuente.
Que no deje de ser fuente,
distraída.
Que el amor me proteja,
la inspiración.
Que los maras de esta existencia humana
sólo sirvan para evocar
el amor.
Para regresar
a casa.
Si me hubiera ido.
Que no me distraiga.

http://reflexionesdeunaestudiantebudista.blogspot.com/2021/06/que-no-me-distraiga.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *