La vida en Venus estaría compuesta de «nuevos tipos de organismos», afirman científicos

De acuerdo a un nuevo estudio, los organismos que habitarían Venus no se parecerían en nada a aquellos que podemos encontrar en la Tierra.

Venus.

Crédito: Danielle Futselaar.

A finales de 2020, la cuestión de la habitabilidad potencial de Venus saltó a la luz, gracias a la detección de fosfina en la atmósfera del planeta, que algunos científicos sugirieron que podría ser prueba de una biofirma, hipotéticamente hablando.

Si bien ha habido muchos idas y venidas entre los investigadores sobre este tema en particular, el descubrimiento reavivó el interés en la idea de que Venus, un entorno famoso por ser tóxico e infernal, podría ser capaz de sustentar la vida.

Casualmente, la NASA está enviando dos nuevas misiones para investigar Venus, la primera en décadas, lo que podría darnos nuestra mejor comprensión hasta ahora de si este mundo inhóspito pudo haber sido habitable alguna vez.

Y aunque faltan varios años para esos futuros descubrimientos, los nuevos hallazgos científicos publicados esta semana sugieren que tal vez no deberíamos contener la respiración en busca de signos de vida en Venus en el corto plazo.

Disponibilidad de agua

Según un análisis dirigido por el microbiólogo John Hallsworth de la Queen’s University de Belfast, la falta de disponibilidad de agua en las nubes de Venus impide que la vida viva allí —o, al menos, la vida tal como la conocemos—, ya que simplemente no habría suficiente agua para que los organismos funcionen.

Al calcular las mediciones de la actividad del agua —un parámetro termodinámico que es efectivamente equivalente a la humedad relativa en consideraciones atmosféricas—, los investigadores encontraron que la atmósfera de nuestro vecino está demasiado seca para que los organismos similares a los de la Tierra sobrevivan.

Representación artística de la atmósfera venusina. Crédito: Mark Garlick.

«La actividad del agua actúa como un potente determinante de la funcionalidad de las células microbianas, por lo que también es un determinante clave de la habitabilidad», escriben los autores en su estudio.

La actividad del agua se mide en una escala de cero (el mínimo) a uno (el máximo, similar al 100 por ciento de humedad). Hasta donde saben los científicos, las funciones biológicas en los organismos dejan de funcionar por debajo de un nivel de actividad del agua de 0,585, y la resiliente especie de hongo xerófilo Aspergillus penicillioides demuestra el límite más bajo conocido.

Desafortunadamente, las nubes secas de Venus —compuestas principalmente por gotas de ácido sulfúrico—, ni siquiera se acercan a 0,585 en términos de actividad del agua, y se ubican en aproximadamente ≤0,004, sugieren los investigadores.

En otras palabras, la atmósfera de Venus es más de 100 veces más seca que este umbral hipotético de vida o, como lo expresaron los investigadores, «dos órdenes de magnitud por debajo del límite de 0,585 para los extremófilos conocidos».

En el transcurso de los próximos años, al menos dos misiones serán enviadas con el objetivo de encontrar señales de vida en Venus.

En la misma medida, la atmósfera de Marte también podría considerarse demasiado seca para que funcione la vida, aunque su nivel de actividad del agua de ≤0,537 está solo ligeramente por debajo del rango habitable en comparación con Venus.

Sin embargo, en términos de actividad del agua, las nubes de Júpiter muestran niveles biológicamente permisivos de actividad del agua, pero solo entre temperaturas de –10 °C a 40 °C.

Los autores del estudio aclaran también que este es solo un primer paso en la evaluación de la habitabilidad de las nubes, dado que otros componentes químicos de las nubes también podrían tener un papel.

Vida como NO la conocemos

De manera similar, la actividad del agua en la atmósfera de la Tierra es adecuada para la vida, pero solo en la troposfera inferior, siendo la estratosfera superior y la mesosfera demasiado secas para ser habitables.

Para otros planetas del Sistema Solar —incluidos Saturno, Urano y Neptuno—, actualmente no hay suficientes datos sobre su consistencia atmosférica para realizar el mismo tipo de análisis, aunque esto puede cambiar en el futuro, especialmente una vez que el Telescopio Espacial James Webb (JWST) entre en funcionamiento.

Por supuesto, el hecho de que las atmósferas de Venus y Marte sean más secas que los límites conocidos de habitabilidad de los extremófilos en la Tierra, no significa que la vida en estos lugares sea del todo imposible.

Solo que debe ser muy, muy diferente a cualquier organismo conocido por la ciencia. Eso es todo.

«Sobre la base del estudio actual, debemos imaginar un tipo de organismo cualitativamente nuevo para invocar una historia plausible sobre la vida en la atmósfera de Venus, al menos para la vida tal como la conocemos», concluyen los investigadores.

Los hallazgos se publicaron en Nature Astronomy.

Fuente: ScienceAlert. Edición: MP.

» alt=»» width=»0″ height=»0″ data-src=»https://mysteryplanet.com.ar/site/wp-content/plugins/wp-spamfree/img/wpsf-img.php» />

La vida en Venus estaría compuesta de «nuevos tipos de organismos», afirman científicos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *