¿Pequeño dragón? Hallan fósil de un ave prehistórica con cabeza similar a la del Tiranosaurio rex

Quizás no haya ningún país en el mundo que reverencie a los dragones más que China, lo que hace que este reciente descubrimiento sea más que interesante.

Reconstrucción digital del nuevo esqueleto fósil de pájaro mesozoico (barra de escala: 10 mm). Crédito: Wang Min.

Investigadores del Instituto de Paleontología y Paleoantropología de Vertebrados (IVPP) de la Academia de Ciencias de China, han descubierto un esqueleto fósil parcial de 120 millones de años de un diminuto pájaro extinto que cabe en la palma de la mano y conserva un cráneo único con una mezcla de características de dinosaurios y aves.

El cráneo de dos centímetros de largo (0,75 pulgadas) del fósil comparte muchas características estructurales y funcionales con el gigantesco Tiranosaurio rex (T. rex), lo que indica que los primeros pájaros conservaban muchas características de sus ancestros dinosaurios y sus cráneos funcionaban de manera muy similar a los de los dinosaurios en lugar de los pájaros actuales.

El ave fue depositada hace 120 millones de años en un lago poco profundo en lo que hoy es la provincia de Liaoning, en el noreste de China.

A través de la reconstrucción detallada del árbol genealógico de las aves, los investigadores demostraron que la nueva especie de aves fósiles pertenece a un grupo extinto de aves llamadas enantiornitinas o «aves opuestas». Son el grupo de aves más diverso de la época de los dinosaurios en el Cretácico y se han encontrado en todo el mundo.

En las aves actuales, el cuadrado es uno de los huesos más móviles del cráneo y permite la característica única de las aves conocida como «cráneo cinético», que permite que la mandíbula superior se mueva independientemente del cerebro y la mandíbula inferior.

Sin embargo, a diferencia de las aves que vuelan hoy en día, el cráneo de este nuevo «pájaro opuesto», así como el del T. rex y los parientes dinosaurios cercanos de las aves (por ejemplo, troodóntidos y dromeosaurios), no es cinético. En cambio, sus huesos están «bloqueados» y no pueden moverse.

Las regiones temporales (lados) del cráneo de este fósil de ave son muy diferentes a las de las aves modernas. Esta nueva especie tiene dos arcos óseos para la unión de los músculos de la mandíbula, como los que se encuentran en reptiles como lagartos, caimanes y dinosaurios, lo que hace que la parte posterior del cráneo sea rígida y resistente al movimiento entre los huesos.

Reconstrucción

El comunicado de prensa de la Academia de Ciencias de China explica cómo el gran cráneo de reptil desconcertó a los científicos que intentaban reconstruir la criatura.

Reconstrucción digital del cráneo con detalle ampliado de los huesos palatinos parecidos a dinosaurios, es decir, base fenoide (rojo), pterigoideo (rosa) y cuadrado (violeta). Las estrellas indican las dos partes del diente pterigoideo que se extienden detrás del ojo. Crédito: Wang Min.

«Al reconstruir todas las partes del cráneo en tres dimensiones a partir de las tomografías computarizadas de alta resolución del fósil, tuve un problema para descifrar un hueso en particular», admitió el Dr. Wang Min, autor principal del estudio. Dijo que su colega, el Dr. Thomas Stidham, propuso que el hueso era el pterigoideo y se veía «exactamente como el del dromaeosaurio Linheraptor». El fósil tiene el primer hueso pterigoideo bien conservado encontrado en un pájaro temprano.

Los investigadores compararon las tomografías computarizadas del cráneo de un ave con las del cráneo del conocido dromaeosaurio Linheraptor de Mongolia Interior, China. Los resultados mostraron que muchas otras características de la parte posterior del cráneo, incluida la forma del hueso basefenoides y sus conexiones con otros huesos del cráneo, también se parecen a los dromeosaurios en lugar de a las aves modernas.

Representación artística de un Linheraptor. Crédito: Smokeybjb/Wikimedia Commons/CC BY-SA 3.0.

«El pájaro fósil y los dinosaurios también carecen del contacto discreto entre el pterigoideo y el cuadrado cerca del paladar que se usa en la kinesis del cráneo en las aves actuales. En combinación con los huesos temporales “bloqueados”, la diferencia en la estructura del paladar también apunta a la ausencia de kinesis entre las primeras aves», explicó el Dr. Stidham, coautor del estudio.

Además, el descubrimiento del equipo y la meticulosa investigación anatómica ayudan a reforzar el argumento ya bien respaldado, basado en muchas líneas diferentes de evidencia, de que las aves no solo son dinosaurios vivos, sino que evolucionaron a partir de la rama de los dinosaurios que incluye troodóntidos y dromeosaurios como el Microraptor y el Velociraptor.

«Tener un cráneo de “dinosaurio” en el cuerpo de un pájaro ciertamente no impidió que las enantiornitinas, u otras aves tempranas, tuvieran un gran éxito en lugares de todo el mundo durante decenas de millones de años», concluyó el Dr. Wang.

Evolución del complejo palatino aviar y cinesis craneal. Crédito: Wang Min.

¿Podría uno o más de estas criaturas estar todavía escondidas en un bosque chino como los supuestos pterodáctilos o pájaros del trueno que a menudo se reportan en áreas remotas de los EE.UU.? Es casi seguro que no. ¿Podrían haber sobrevivido al menos el tiempo suficiente para ser confundidos con dragones voladores? La respuesta es también probablemente negativa, aunque fósiles similares pueden haber estimulado la imaginación de los primeros hombres que los encontraron para visualizarlos como dragones y, sin el beneficio de las técnicas modernas de datación, creer que todavía surcaban los cielos.

Los hallazgos han sido publicados en Nature Communications.

Fuente: CAS. Edición: MP.

¿Pequeño dragón? Hallan fósil de un ave prehistórica con cabeza similar a la del Tiranosaurio rex

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *