La meditación podría alargar los telómeros (y así alargar la vida)

Untitled

En las últimas década la meditación ha generado gran interés científico, mostrando ser un área legítima de investigación y demostrando no sólo proveer bienestar mental, sino también físico (o borrando esa supuesta diferencia entre lo mental y lo físico). Uno de los mayores estímulos en este sentido ha venido a través del interés en la meditación de la ganadora del Premio Nobel, Elizabeth Blackburn.

Blackburn recibió el Nobel de medicina por su descubrimiento de la telomerasa, la enzima que se encuentra en las terminaciones de los cromosomas y que contribuye a la salud los telómeros. Su trabajo ha encontrado una relación entre la conservación de los telómeros y la salud y la longevidad. A grandes rasgos, la longitud de los telómeros -que dependen de la enzima protectora- parece ser un indicador del estrés al que está sometido un organismo. Y hoy sabemos que el estrés, el famoso «asesino silencioso», está estrechamente asociado con procesos inflamatorios y problemas inmunológicos. Cuando los telómeros son dañados, las células no pueden regenerarse de manera correcta.

El interés de Blackburn en tiempos recientes se ha situado en cómo modificar estos procesos de envejecimiento o degeneración celular ligados al estrés. Ha encontrado que, por supuesto, una buena alimentación, ejercicio y algunos suplementos pueden ayudar a la telomerasa. Pero es la meditación la actividad que parece tener efectos más marcados en reducir la erosión de los telómeros y posiblemente incluso alargarlos. «Nuestro trabajo provee una nueva base para explicar la conexión mente-cuerpo. Nadie tenía idea que la meditación, que las personas pueden usar para reducir el estrés y aumentar su sensación de bienestar, tendría sus bien documentados efectos salutíferos en parte gracias a los telómeros,» dijo Blackburn en una entrevista con The Guardian.

Blackburn y su colega Elissa Epel se han involucrado en diversos estudios. Uno de ellos investigó el nivel de telomerasa en participantes de un retiro de meditación de tres meses en Colorado. Los resultados mostraron que después de este periodo los meditadores tenían en promedio 30% más altos sus niveles de esta enzima que un grupo de control. 

El trabajo de estas científicas sugiere que el estrés juega un papel importante en regular la telomerasa. Una explicación muy simple, entonces, sugiere que los efectos de la meditación en la telomerasa se deben a que reduce el estrés. Pero las investigadoras también consideran la posibilidad de que la meditación tenga un efecto positivo, que detone «vías de restauración y aumento», estimulando el sistema parasimpático. Otros científicos, un poco escépticos, han sugerido que muchos de los beneficios de la meditación podrían tener que ver con un cambio de actitud y orientación ante la vida o con proveer sentido y significado. Y así entonces, meditar, hacer jardinería o coser podrían ser cosas similarmente benéficas.

Algunos de los descubrimientos científicos coinciden con el entendimiento de las mismas tradiciones meditativas como el budismo. En el budismo la meditación es vista como una herramienta de transformación de todo el organismo, y como el modo para obtener un estado óptimo de funcionamiento psicofísico, en armonía con el mundo. Se ve la meditación, entendida de manera integral, no sólo como una técnica de control mental sino como un entrenamiento ético, el cual produce no sólo una menta más calmada y atenta, sino también una persona más generosa y feliz. De manera muy literal, los estados de samadhi (concentración meditativa) son considerados como capaces de alargar la vida, al reducir el ritmo de la respiración. 

Aunque la meditación quizá no sea el elixir de la eterna juventud, es indudable que juega un papel importante en la reducción del estrés y que es especialmente interesante para personas que tienen problemas de hiperinflamación y de desrregulación del sistema nervioso.

https://pijamasurf.com/2021/07/la_meditacion_podria_alargar_los_telomeros_y_asi_alargar_la_vida/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *