¿PENSAR?

“No existe nada bueno ni malo, sólo el pensamiento hace que lo sea”.

Hamlet, Shakespeare

Tendemos a ignorar lo que es familiar y esperamos que los secretos estén escondidos y así buscamos entre pares de opuestos, bien y mal, bello y feo, iluminación y oscuridad, descartando unos y aceptando otros. Es decir, aceptamos la cara de la moneda pero expulsamos del paraíso particular y personal la cruz, dejando a la misma sin valor alguno.

¿Quién parece realizar esa elección?

El pensamiento dicotomizado que, una y otra vez, divide y separa todo en parcelas, que busca de lo difícil y esforzado y desprecia lo sencillo y cotidiano.

Pero, desde ese trono aparentemente inconquistable e incontestable, nos hace olvidar que cuanto más obvia es una situación, más secretos profundos puede esconder, pues la Vida fluye y se realiza en nosotros, por nosotros y para nosotros. La Vida ES, la Conciencia ES, y nada hay mas que ese SER siendo en todo, en todos, eternamente, sin tiempo ni espacio.

Cuando, siguiendo el consejo de algún que otro sabio que nos toca con sus palabras o su límpida mirada, nos detenemos y cuestionamos por un instante esa realidad, la tormenta parece estallar y amenazar con destruir el confort en el que, ilusoriamente, nos habíamos instalado.

Confort que es un espejismo que intenta que olvidemos que vamos a morir. Mejor dicho, que este cuerpo y esta mente, formadas de los elementos (polvo eres…) regresarán a su origen, mientras que la esencia que a ellas contempla, la Realidad tras la ilusión, la Magia a través del espejo que sutilmente se fue colocando delante de nuestro verdadero mirar, permanecerá inmutable.

Si sabes que vas a morir ¿qué pierdes por seguir alguno de esos consejos, comprobar esas sugerencias, destiladas en amor y desinterés?

Eres consciente de que existes, más allá de posibles definiciones, argumentaciones inteligentes y deseos o expectativas, tu sabes que existes, pero comprobar que nadie hay realmente es una tarea hercúlea pero posible, digna de atención, porque crees que existes como un cuerpo y unos pensamientos, una personalidad limitada, distinta del otro, diferente, mejor, peor……

El velo cae por sí mismo cuando la comprensión aparece sin palabras ni argumentos.

Tu ya eres todo lo que buscas, se ha dicho por doquier, sólo que enfocas esa búsqueda en el sitio equivocado. Cuando reorientas tu brújula, todo confabula para que te des cuenta, para que comprendas Aquello que se encuentra más allá de las palabras a las que te acostumbraste, al laberinto casi sin salida en el que las mismas suelen encerrarte. Porque esta comprensión no la produce ese compuesto de carne, huesos y pensamientos, sino que es una Comprensión total, plena, sin palabras, sin ideas, sólo ES.

Y ahí se encuentra la salida del laberinto, al ver que jamás hubo laberinto ni persona que lo recorriera, que el esfuerzo sólo conducía a amas esfuerzo, que un texto te llevaba a otro texto, en una carrera sin fin.

Deja de correr y reposa en Ti.

Reconoce tu Hogar.

El cielo ES y no necesita saber cómo Es.

http://www.lagraciadelaliberacion.net/2021/07/pensar.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *