Este es tu cerebro a control remoto

Este es tu cerebro a control remoto

Todo está aquí.  En los artículos anteriores de este sitio se ha argumentado que el objetivo final de las «vacunas» es integrar puntos cuánticos en las neuronas, lo que permitirá el control remoto del cerebro mediante señales inalámbricas.

Este artículo de 2017 de la Universidad Rockefeller, titulado «Accionando un interruptor dentro de la cabeza«, lo relaciona todo.  Y mejor aún sale directamente de la boca del caballo satánico, Rockefeller (o al menos su Universidad).  En caso de que lo hayas olvidado, fue la Fundación Rockefeller la que publicó «Lock Step» describiendo exactamente el escenario en el que nos encontramos hoy en día donde una «pandemia» se utiliza para instaurar el totalitarismo.

Echa un vistazo a los siguientes extractos del artículo:

«Friedman y sus colegas han demostrado que pueden controlar a distancia el apetito y el metabolismo de la glucosa de los ratones mediante una técnica sofisticada para modificar de forma inalámbrica las neuronas en los  cerebros de los animales. Con sólo pulsar un interruptor, son capaces de hacer que los ratones tengan hambre -o suprimir su apetito- mientras los ratones hacen su vida normalmente.»

 «La solución a la que ha llegado el grupo de Friedman, denominada radiogenética o magnetogenética, evita estos problemas. Con su método, publicado el año pasado en Nature, los biólogos pueden activar o desactivar  a voluntad las neuronas de un animal vivo  -de forma rápida, repetida y sin implantes- mediante la ingeniería de las células para hacerlas receptivas a las ondas de radio o a un campo magnético.»

«…Se basa en una proteína verde fluorescente tomada de las medusas, un anticuerpo particular derivado de los camellos, bolsas blandas de partículas de hierro y el equivalente celular de una puerta hecha de una proteína que perfora las membranas, todo ello suministrado e instalado por un virus diseñado genéticamente».

«El primer reto de los investigadores fue encontrar algo en una neurona que pudiera servir de antena para detectar la señal de radio o el campo magnético entrante. La elección lógica fue la ferritina, … Cada partícula de ferritina contiene en su interior miles de granos de hierro que se agitan en respuesta a una señal de radio, y se desplazan y alinean cuando se sumergen en un campo magnético.»

Friedman ha utilizado anticuerpos para unir la ferritina a la membrana celular.  Los anticuerpos se unen fuertemente a una molécula objetivo. 

La proteína espiga se une al receptor ACE2 con una fuerte afinidad nanomolar, a la par con la fuerza de unión del anticuerpo.  Dado que la Espiga en la «vacuna» ha sido editada, permanece firmemente en su lugar y podría funcionar como un sustituto del anticuerpo utilizado en este estudio.  Además, con el artículo recientemente publicado en el que se demuestra que un híbrido Espiga-Ferritina puede actuar como antígeno en una vacuna (una tapadera para el verdadero propósito), ya sabemos que es posible unir la ferritina a una célula a través de la proteína Espiga.  La ferritina también proporciona una explicación razonable para los reportes de magnetismo en los lugares de inyección.

El artículo continúa: «Friedman y Stanley esperan que los biólogos puedan utilizar el sistema de control remoto para abordar una serie de procesos neuronales distintos del apetito».

¿Podrían ser los procesos neuronales implicados en la rabia violenta o la obediencia incondicional? ¿O podrían simplemente parar los latidos del corazón? 

Una vez que el virus tuvo tiempo suficiente para infectar y transformar las neuronas objetivo, los investigadores encendieron un transmisor de radio sintonizado a 465 kHz, un poco por debajo de la banda utilizada para la radio AM.

Las neuronas respondieron. Empezaron a disparar, señalando una escasez de glucosa aunque los niveles de azúcar en sangre del animal eran normales. Y otras partes del cuerpo respondieron igual que lo harían ante un descenso real del azúcar en sangre: los niveles de insulina descendieron, el hígado empezó a producir más glucosa y los animales empezaron a comer más. «En efecto», dice Friedman, «hemos creado una ilusión de percepción según la cual el animal tenía un nivel bajo de glucosa en la sangre aunque los niveles eran normales».

Así es, utilizaron ondas de radio para controlar a distancia el cerebro integrado en la nanotecnología.  Este artículo es una aplicación rudimentaria de la tecnología, pero puedes apostar que se ha superado con creces.

Numerosas investigaciones han sido publicadas sobre cómo la proteína de espiga y la ferritina pueden atravesar la barrera hematoencefálica, por lo que no es necesario inyectar la nanotecnología directamente en la cabeza, como menciona el artículo, sino que puede dirigirse allí mediante una inyección en el hombro.  Y en caso de que te  preguntes, las neuronas tienen receptores ACE2 a los que se une la proteína de espiga.

Hay una razón por la que las redes de comunicaciones inalámbricas siguen actualizándose mientras nuestros puentes e infraestructuras se deterioran, y no es para que puedas descargar películas más rápidamente.

beholdthemark

http://www.verdadypaciencia.com/2021/07/este-es-tu-cerebro-a-control-remoto.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *