La integridad de las elecciones «más seguras de la historia» se tambalea a medida que aparecen nuevas evidencias de fraude electoral en EEUU

Los legisladores republicanos y los activistas no partidistas en Arizona, Georgia y Pensilvania continúan presionando por la integridad de las elecciones presidenciales estadounidenses. Esta semana, auditores independientes en Arizona y Georgia han encontrado una serie de discrepancias, lo que genera nuevas preguntas sobre el resultado de las elecciones de 2020.

A pesar de que Joe Biden y los principales medios de comunicación denunciaron la «gran mentira» restando importancia a los reclamos de irregularidades en los votos, y los ‘dueños de la verdad’; también llamados ‘verificadores de hechos’ –como Newtral– han afirmado que las pasadas elecciones presidenciales en los Estados Unidos fueron «las más seguras de la historia”, lo cierto es que la saga del fraude electoral de 2020 está lejos de terminar después de varias verificaciones que se están llevando a cabo en diferentes estados, como Arizona, Georgia y Pensilvania que demuestran totalmente lo contrario.

Arizona

El 13 de julio, la presidenta del Senado, Karen Fann, anunció que los recuentos de votos no coinciden en la auditoría electoral del condado de Maricopa 2020. El anuncio fue seguido de audiencias en el Senado de Arizona que se llevaron a cabo el 15 de julio. Doug Logan, director ejecutivo de Cyber ​​Ninjas, el grupo líder de auditores independientes, proporcionó una descripción general preliminar de las discrepancias encontradas durante el recuento. Según Logan, los auditores no pudieron encontrar registros sobre decenas de miles de boletas por correo en el condado de Maricopa: «Tenemos 74,000 [boletas por correo] que regresaron de individuos donde no tenemos una indicación clara de que alguna vez fueron enviadas a ellos», subrayó.

El auditor reveló además que aproximadamente 18.000 personas votaron pero fueron eliminadas de las listas de votantes «poco después de las elecciones»; había 11.326 personas que no estaban en las listas de votantes el 7 de noviembre de 2020, pero aparecieron en las listas el 4 de diciembre de 2020; y 3.981 personas votaron después de registrarse después del 15 de octubre de 2020.

El CEO de CyFIR Ben Cotton, uno de los subcontratistas que participó en el recuento, dijo que el análisis del sistema de gestión electoral y la red expuso «graves problemas de ciberseguridad». Las discrepancias reportadas han provocado preocupaciones entre los republicanos estatales, dado que el presidente Joe Biden supuestamente ganó Arizona por un margen muy estrecho de 10,000 votos, o 0.3 puntos porcentuales. En respuesta a los últimos descubrimientos, el presidente de la Junta de Supervisores del condado de Maricopa, Jack Sellers, tachó a los auditores de «incompetentes». «Lo que escuchamos hoy representa una realidad alternativa que se ha salido de control desde las elecciones generales de noviembre», afirmó Sellers.

Para aclarar los problemas, el equipo de auditoría solicitó más elementos para completar su revisión, incluidas imágenes de sobres de boletas, imágenes de enrutadores, registros divididos, discos duros que contienen información sobre las elecciones de 2020, así como detalles sobre las políticas y procedimientos del condado de Maricopa. Sin embargo, el Partido Demócrata del estado y la Junta de Supervisores del Condado de Maricopa se opusieron abiertamente a proporcionar cualquier material a quienes llamaron «auditores no certificados»; haciendo que se desconfíe aun más de la integridad y transparencia de las elecciones. Los funcionarios del condado aún tienen que proporcionar al Senado estatal los elementos previamente citados, incluidos enrutadores o imágenes de enrutadores.

El ex presidente Donald Trump calificó las recientes audiencias del Senado de Arizona sobre la auditoría electoral del condado de Maricopa como «noticias devastadoras para los demócratas de izquierda radical», sugiriendo que «no hubo victoria» para el entonces candidato presidencial Joe Biden en el estado.

Georgia

También se han encontrado nuevas discrepancias en el condado de Fulton, donde se encuentra la mayor parte de Atlanta. Una organización sin fines de lucro de integridad electoral no partidista llamada Voters Organized for Trusted Election Results in Georgia (VoterGA) informó el miércoles que al menos 36 lotes de votos por correo que contenían 4.255 votos se informaron de manera redundante en los resultados de la auditoría del condado de Fulton para las elecciones del 3 de noviembre. Esto incluye 3.400 votos adicionales para el entonces candidato presidencial demócrata Joe Biden, 865 votos adicionales para Donald Trump y 43 votos adicionales para Jo Jorgenson.

Los activistas de la integridad electoral también creen que siete actas de auditoría fueron «falsificadas para contener totales de votos fabricados». Así, por ejemplo, un lote que contiene 59 imágenes de votación para Biden y 42 para Trump se informó como 100 para el candidato demócrata y cero para el ex presidente, según Voters GA. Además de eso, resultó que cerca de 200 boletas se escanearon dos veces antes de un recuento.

El grupo está llevando a cabo un examen de las imágenes digitales de las boletas luego de una demanda de meses presentada el año pasado. VoterGA particularmente buscó autorización para inspeccionar las 147,000 boletas de voto ausente emitidas en el condado de Fulton en noviembre pasado, citando preocupaciones sobre un posible fraude electoral. El otoño pasado, Joe Biden supuestamente ganó el estado por un pequeño margen de 12,670 votos.

Tras la divulgación, el secretario de Estado de Georgia, Brad Raffensperger, pidió al condado de Fulton que despidiera a Richard Barron, su director de elecciones, y a Ralph Jones, el jefe de registro de votantes del condado.

Sin embargo, el secretario de Estado también ha sido criticado por algunos de sus pares del Partido Republicano que insisten en que él y el gobernador de Georgia, Brian Kemp, deben renunciar porque aparentemente sabían de las irregularidades pero las ocultaron al público.

Pensilvania

Pensilvania, que fue supuestamente ganada por Joe Biden por un margen de 80,555 votos, también se ha convertido en un nuevo campo de batalla para el esfuerzo republicano de revisar los resultados de las elecciones de 2020.

El 7 de julio, el senador Douglas V. Mastriano anunció que había enviado cartas a los condados de Filadelfia, York y Tioga, pidiéndoles que entregaran los materiales electorales antes del 31 de julio. «El caso de una investigación forense de las elecciones generales de 2020 es evidente para cualquier observador imparcial», escribió Mastriano en un comunicado oficial. «Esta fue la primera elección en Pensilvania con votación por correo ‘masiva’. En 2020, hubo 2,7 millones de votos emitidos por correo y en ausencia en comparación con aproximadamente 263,000 votos en ausencia emitidos en 2016. Muchas de estas papeletas se contaron en ubicaciones fuera del sitio con poca observación o supervisión externa. Además, se permitió que las boletas por correo sin verificación de firma se contabilizaran en toda la comunidad».

Según The Philadelphia Inquirer, los materiales solicitados por Mastriano incluyen boletas, máquinas de votación, equipo de conteo de votos, sobres de boletas para enviar por correo y solicitudes de boletas por correo.

Sin embargo, el 15 de julio se informó que los comisionados del condado de Tioga no brindarían acceso a sus boletas y equipo electoral después de recibir una directiva del Departamento de Estado de Pensilvania para resistir el esfuerzo de Mastriano y no permitir que terceros realicen una auditoría forense de la Resultados electorales de 2020. El 16 de julio, el condado de York también se negó a participar en el recuento alegando la legalidad de la solicitud de Mastriano, la legalidad de su demanda, el costo para el condado y la falta de personal para completar el proyecto. También expresaron su preocupación por la posible anulación de la certificación de su equipo electoral por parte del Departamento de Estado.

El Partido Republicano del estado emitió una declaración denunciando las directivas del Departamento de Estado como «un ataque al poder de la Asamblea General para revisar, investigar y legislar en asuntos dentro de su autoridad legislativa, que incluye el sistema electoral de Pensilvania».

La integridad de las elecciones «más seguras de la historia» se tambalea a medida que aparecen nuevas evidencias de fraude electoral en EEUU

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *