¿Cuánto tiempo le queda a la humanidad?

(Crédito de la imagen: VICTOR HABBICK VISIONS/SCIENCE PHOTO LIBRARY via Getty Images)

Mi consejo a los jóvenes científicos que buscan un sentido de propósito en sus investigaciones es que se involucren en un tema que importa a la sociedad, como moderar el cambio climático, racionalizar el desarrollo de vacunas, satisfacer nuestras necesidades energéticas o alimentarias, establecer una base sostenible en el espacio o encontrar reliquias tecnológicas de civilizaciones alienígenas. En términos generales, la sociedad financia la ciencia, y los científicos deben corresponder atendiendo a los intereses del público.

El desafío social más vital es extender la longevidad de la humanidad. En una conferencia reciente a exalumnos de Harvard me preguntaron cuánto tiempo espero que nuestra civilización tecnológica sobreviva. Mi respuesta se basó en el hecho de que por lo general nos encontramos alrededor de la parte media de nuestras vidas, como argumentó originalmente Richard Gott. La probabilidad de ser un bebé en el primer día después del nacimiento es decenas de miles de veces menor que de ser un adulto. Es igualmente improbable que viva apenas un siglo después del comienzo de nuestra era tecnológica si esta fase va a durar millones de años en el futuro. En el caso más probable de que actualmente estemos presenciando la edad adulta de nuestra vida útil tecnológica, es probable que sobrevivamos unos pocos siglos, pero no mucho más tiempo. Después de expresar este veredicto estadístico públicamente, me di cuenta de lo horrible pronóstico que implica. Pero, ¿es inevitable nuestro destino estadístico?

Hay un lado positivo acechando en el fondo. Implica la posibilidad de que poseamos libre albedrío y podamos responder a las condiciones de deterioro promoviendo un futuro más largo que unos pocos siglos. Una política pública sensata podría mitigar el riesgo de catástrofes tecnológicas asociadas con el cambio climático, pandemias autoinfligidas o guerras.

No está claro si nuestros responsables políticos responderán realmente a los retos que tenemos por delante y nos salvarán del veredicto estadístico anterior. Los seres humanos no son buenos para hacer frente a los riesgos que nunca han encontrado antes, como lo ejemplifica la política del cambio climático.

Esto nos lleva de nuevo a la visión fatalista. El Modelo Estándar de la Física supone que todos estamos hechos de partículas elementales sin constituyentes adicionales. Como tales sistemas compuestos, no poseemos libertad a un nivel fundamental, porque todas las partículas y sus interacciones siguen las leyes de la física. Dada esa perspectiva, lo que interpretamos como «libre albedrío» simplemente encapsula las incertidumbres asociadas con el complejo conjunto de circunstancias que afectan las acciones humanas. Estas incertidumbres son sustanciales en la escala de un individuo, pero promedian cuando se trata de una muestra grande. Los seres humanos y sus complejas interacciones evaden un sentido de previsibilidad a nivel personal, pero tal vez el destino de nuestra civilización en su conjunto está moldeado por nuestro pasado en un sentido estadístico inevitable.

El pronóstico de cuánto tiempo nos queda en nuestro futuro tecnológico podría entonces derivarse de la información estadística sobre el destino de civilizaciones como la nuestra que nos precedieron y vivieron bajo restricciones físicas similares. La mayoría de las estrellas se formaron miles de millones de años antes del sol y pueden haber fomentado civilizaciones tecnológicas en sus planetas habitables que perecieron a estas alturas. Si tuviéramos datos históricos sobre la vida de un gran número de ellos, podríamos haber calculado la probabilidad de que nuestra civilización sobreviva durante diferentes períodos de tiempo. El enfoque sería similar a calibrar la probabilidad de que un átomo radiactivo decaiga basándose en el comportamiento documentado de muchos otros átomos del mismo tipo. En principio, podríamos recopilar datos relacionados participando en la arqueología espacial y buscando en el cielo reliquias de civilizaciones tecnológicas muertas. Esto supondría que el destino de nuestra civilización está dictado por las limitaciones físicas.

Pero una vez confrontado con la distribución de probabilidades para la supervivencia, el espíritu humano puede optar por desafiar todas las probabilidades y comportarse como un valor atípico estadístico. Por ejemplo, nuestras posibilidades de supervivencia podrían mejorar si algunas personas deciden alejarse de la Tierra. Actualmente, todos nuestros huevos están en una sola cesta. Aventurarse en el espacio ofrece la ventaja de preservar nuestra civilización de un desastre de un solo planeta. Aunque la Tierra sirve como un hogar cómodo en este momento, en última instancia, nos veremos obligados a reubicarnos porque el sol hervirá toda el agua líquida en la superficie de nuestro planeta dentro de mil millones de años. El establecimiento de múltiples comunidades de seres humanos en otros mundos se asemejaría a la duplicación de la Biblia por la imprenta Gutenberg alrededor de 1455, que evitó la pérdida de contenido precioso a través de una catástrofe de un solo punto.

Por supuesto, incluso un viaje de corta distancia de la Tierra a Marte plantea importantes peligros para la salud de los rayos cósmicos, las partículas solares energéticas, la radiación UV, la falta de una atmósfera respirable y la baja gravedad. Superar los desafíos de establecerse en Marte también mejorará nuestra capacidad de reconocer planetas terraformados alrededor de otras estrellas basándose en nuestra propia experiencia. A pesar de esta visión, ser consciente de los desafíos en la Tierra podría disuadir a la humanidad de adoptar una perspectiva audaz sobre los viajes espaciales. Uno puede argumentar que tenemos suficientes problemas en casa y preguntar:«¿Por qué perder tiempo y dinero valiosos en empresas espaciales que no están dedicadas a nuestras necesidades más urgentes aquí en el planeta Tierra?»

Antes de rendirnos a esta premisa, debemos reconocer que atender estrictamente a las metas mundanas no nos proporcionará el conjunto de habilidades más amplio necesario para adaptarnos a las circunstancias cambiantes a largo plazo. Un enfoque estrecho en los irritantes temporales se asemejaría a obsesiones históricas que terminaron siendo irrelevantes, como «¿Cómo podemos eliminar los crecientes volúmenes de estiércol de caballo de las calles de la ciudad?» antes de que se inventara el automóvil o «¿Cómo se construye una enorme red física de teléfonos fijos?» antes de que se inventara el teléfono celular.

Es cierto que debemos centrar nuestra atención inmediata en los problemas locales, pero también necesitamos inspiración que eleve nuestra perspectiva a una escala más grande y abra nuevos horizontes. Reducir nuestro campo de visión nos lleva a los conflictos porque amplifica nuestras diferencias y recursos limitados. En cambio, una perspectiva más amplia fomenta la cooperación en respuesta a los desafíos mundiales. Y no hay mejor opción para tal perspectiva que la ciencia, el «juego de suma infinita» que puede extender la vida de la humanidad. Como señaló Oscar Wilde: «Todos estamos en la cuneta, pero algunos de nosotros estamos mirando a las estrellas». Aquí está la esperanza de que más de nosotros mirando hacia arriba. La inspiración obtenida de esa visión podría llevarnos mucho más allá del pronóstico estadístico que impulsa la alternativa fatalista.

http://www.periodicoelnuevomundo.com/2021/07/cuanto-tiempo-le-queda-la-humanidad_23.html

1 comentario en “¿Cuánto tiempo le queda a la humanidad?

Responder a Jose. Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *