PUENTE TABLAS.HALLADA UNA ESTELA DEDICADA A UNA DIOSA EN LA ENTRADA DE LA CIUDAD.

Una colaboración de  JULIO CRUZ

 

Los expertos explican el hallazgo arqueológico. | Manuel Cuevas

  • Hallada una estela dedicada a una diosa en la puerta de entrada a la ciudad
  • El ritual estaba relacionado con la fertilidad, según los expertos
  • En el equinoccio el sol recorre un pasillo e ilumina la figura de la divinidad
  • Hallados en la zona restos de un sacrificio animal fechado en el siglo IV a.C.

Mª Amelia Brenes | Jaén

Las últimas excavaciones en el yacimiento ibérico de Puente Tablas, a unos tres kilómetros de Jaén, han puesto de manifiesto nuevos aspectos sobre la religiosidad de los iberos, como el sacrificio de cerdas preñadas a una diosa relacionada con la fertilidad.
Este es uno de los descubrimientos que el Centro Andaluz de Arqueología Ibérica ha presentado en el mismo yacimiento, tras terminar la excavación, de una puerta del «oppidum» (ciudad fortificada), la primera puerta ibérica que se excava en Andalucía, y que habría sido utilizada entre los siglos IV y III a.C.
Según ha explicado el subdirector del CAAI, Manuel Molinos, se trata de una puerta con un corredor de 15 metros de profundidad y una serie de ritos que demuestran que no era un acceso común de mercancías, ni tan siquiera de personas, sino fundamentalmente de carácter ritual.
Además justo en el centro del corredor, a unos siete metros, aparece una especie de altar, para celebrar la creación de esa puerta, donde se ha constatado que se celebraban sacrificios de animales, concretamente se han encontrado restos de trece animales, de ellos siete serían cerdas jóvenes y huesos de seis cerdos neonatos o fetos.
Estos datos, remiten, según Molinos, a un ritual relacionado con la fertilidad que permite analizar la religiosidad en el mundo ibero, además de crear paralelismos con otras excavaciones donde también se encontraron sacrificios de cerdas y la inscripción de un dios que hoy creen que sería del sexo femenino.
A todo ello se une que han podido comprobar, como ya sospechaban, que la posición de la puerta está «perfectamente» orientada al Este, vinculándose a los equinoccios, y que a la salida del sol se ilumina una diosa incluida en ella y después se vuelve a ocultar «creando un efecto mágico».
Molinos considera que con las últimas excavaciones han tenido la oportunidad de determinar, no solo una serie de ritos, sino también aspectos muy importantes tanto de la funcionalidad del espacio de los oppidum, como de la religiosidad de los iberos.
Una religiosidad que estaba en una relación muy directa con los ciclos anuales, y con la agricultura que era la base fundamental de estos pueblos.
Puente Tablas es un asentamiento de tipo medio, del siglo IV antes de Cristo en el que pudieron vivir unos 743 habitantes y que se encuentra en el término municipal de Jaén, al noreste de la ciudad, y en él se conservan restos desde la Edad del Bronce hasta la época islámica.

Actualizado lunes 19/03/2012 16:44 horas. fuente:elmundo.es

El yacimiento de Puente Tablas vuelve a estar de actualidad. Menos de un año después de que saliera a la luz el primer palacio íbero excavado en Andalucía, los investigadores del Centro Andaluz de Arqueología Ibérica (CAAI) de la Universidad de Jaén (UJA) han hallado en este enclave -a pocos kilómetros de la capital jiennense- signos de un ritual nunca antes constatado en la región.

«Se trata de una puerta con una estela en la que está representada una divinidad que, según las características que presenta, seguramente es una diosa de la fecundidad», ha comentado este lunes el director del CAAI, Arturo Ruiz, explicando que, coincidiendo con el equinoccio de primavera, el sol recorre los 15 metros de pasillo que llevan hasta la estela e ilumina la figura «desde la cabeza hasta abajo» durante media hora.

«Hemos hecho el experimento esta mañana y la verdad es que es espectacular», ha asegurado, señalando que este rito se completa con los restos de un sacrificio animal hallados en la misma zona. «Hemos encontrado los restos de 13 cerdos y dos cabras; en el caso de los cerdos, algunos eran neonatos o, incluso, podrían no haber nacido aún, de tal manera que se tratara de cerdas preñadas, lo que refuerza la hipótesis de que es un ritual de fecundidad», ha apuntado Ruiz.

Los restos hallados de sacrificios de animales. | Manuel CuevasLos restos hallados de sacrificios de animales. | Manuel Cuevas

«Es algo muy llamativo y novedoso», ha añadido el director del CAAI, destacando que es la primera vez que todos estos elementos se constatan juntos en un yacimiento íbero en la comunidad andaluza. «En Andalucía sí se han constatado pruebas de rituales de equinoccio, por ejemplo en Sierra Morena, donde hay cuevas en las que entra la luz hasta el fondo durante el ocaso. Sin embargo, no se ha dado nunca con la complejidad del sacrificio», ha afirmado.

El hallazgo se ha producido en la puerta de entrada al oppidum (zona elevada cuyas defensas naturales han sido reforzadas por el hombre), cuyo descubrimiento se dio a conocer el pasado mes de octubre. «Aquella era una puerta del siglo III a.C. que estaba realzada sobre otra del siglo IV a.C. -ha expuesto Ruiz-. Lo hablamos con la Junta de Andalucía y decidimos excavar completamente la que estaba debajo, sacando y numerando cada pieza de la otra para poder montarla de nuevo en cualquier momento».

Gracias a esa excavación ha salido a la luz este «ritual», parte del cual, según ha apuntado el responsable del CAAI, podría ser un «rito de fundación» de la puerta (el sacrificio), pero que en su conjunto apunta a la apertura de «algún tipo de fiesta» de celebración de la primavera, tiempo de fecundidad.

La diosa íbera de la fertilidad

Reproducción de la estela original en el lugar donde ha sido hallada :: José Manuel Pedrosa

Los rituales religiosos del mundo íbero han sido siempre todo un enigma. Parece que en este pueblo prevalecía el culto de las divinidades femeninas, de carácter telúrico, aunque también rendían culto al sol y la luna. Ahora, las excavaciones llevadas a cabo por el Centro Andaluz de Arqueología Ibérica (CAAI) en el oppidum de Puente Tablas, en las cercanías de Jaén, han arrojado luz sobre estos ritos.
Ha sido el descubrimiento de una estela antropomorfa el que ha llevado a los arqueólogos a vincularlo con una diosa íbera sobre la fertilidad. Las excavaciones, según ha explicado el director del CAAI, Arturo Ruiz, han permitido localizar una piedra tallada, muy bien conservada, que mostraba dos brazos con las manos abiertas sobre el vientre y restos de un posible cinturón. Se encontraba justo en el centro de la puerta sur del yacimiento, junto a una pequeña capilla lateral, un corredor que estuvo activo durante el siglo IV antes de nuestra era. «Estamos en condiciones de afirmar que la estela representa, esquemáticamente, a una divinidad, posiblemente femenina y dedicada a la fertilidad», subraya Ruiz.
Al mismo tiempo, en la segunda fase de las excavaciones, se ha documentado la realización de un ritual de sacrificio de un grupo de 13 cerdos domésticos y tres cabras, probablemente en el caso de las cerdas de hembras preñadas, enterradas bajo una cista de piedra, en la que se dispusieron posteriormente dos mandíbulas también de cerda, que se cubrieron con dos grandes piedras cúbicas. Podría tratarse de un ritual de fundación ofrecido a la divinidad representada en la piedra.
Pero los hallazgos de los arqueólogos también han tenido un componente esotérico. Y es que se ha constatado que la puerta sur del oppidum de Puente Tablas tiene una orientación al este, que coincide exactamente con la salida del sol en los equinoccios, momento en el que llega la luz por la puerta hasta la imagen de la divinidad. Para contrastar experimentalmente esta posibilidad, que está siendo asesorada por el doctor Manuel Pérez, de la Escuela Politécnica de Ávila (Universidad de Salamanca), el equipo arqueológico del CAAI ha levantado un dispositivo que recrea las sombras y luces de la puerta, reproduciéndose en cartón a escala 1:1 la imagen de la estela para constatar, desde su posición original, la recepción de las primeras luces de la mañana del sol durante los días en torno al equinoccio de primavera. «Esto sería indicativo de un rito de celebración a la divinidad, seguramente de fiesta, asociado a la fertilidad y a la agricultura», apunta el profesor Manuel Molinos, subdirector del CAAI.
Los arqueólogos de este centro, con sede en la Universidad de Jaén, han explicado que este rito se reproduce en diversos puntos del Mediterráneo, en países como Italia o Grecia, y dentro de la península en la propia provincia de Jaén, en el santuario ibero de Castellar, así como en Oriente Próximo, «porque no hay que olvidar la relación existente con los iberos a través del mundo fenicio», precisa Ruiz.
Este descubrimiento se complementa con otro reciente de una inscripción en el santuario ibero de las Atalayuelas en Fuerte del Rey, dedicada a una divinidad denominada Betato o Betatus. «Se puede tratar de una diosa femenina, con ofrendas como la de Puente Tablas, con el santuario también en la misma fortificación, por lo que muy posiblemente estemos ante la misma divinidad y empecemos a conocer el mundo de la religión ibérica, que hasta ahora nos era desconocido tanto en nombre de dioses, como en ritos dedicados a ellos», expone Arturo Ruiz.
Esta segunda fase ha permitido excavar un corredor monumental construido con mampostería de piedra, enmarcado entre dos muros, que en algún punto alcanzan los dos metros de altura, y tiene un recorrido de 15 metros y un ancho de 3,5 metros. En los próximos meses se acometerá la fase de restauración, con el alzado de las dos torres de la puerta, que se desarrollará bajo la dirección del arquitecto Pedro Salmerón Escobar.

1 comentario en “PUENTE TABLAS.HALLADA UNA ESTELA DEDICADA A UNA DIOSA EN LA ENTRADA DE LA CIUDAD.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.