EL KYBALIÓN

El KibAlión es un libro que recoge los conocimientos transmitidos por vía oral desde los tiempos de Hermes.

Ver el post El Secreto ¿La Tabla Esmeralda? (36.000 a. C.) en la pag 5º ETAPA EL PRE-DILUVIO DEL 200.000 AL Y 10.178 A. C.

Este conocimiento llegó a EEUU cuando Los Illuminatti, establecieron allí su base principal, después de ser expulsados de Europa, El 22 de junio de 1784, Carlos Teodoro, Elector de Baviera.

 

El Kybalión es un libro escrito en Estados Unidos, por tres iniciados: William Walker Atkinson, Paul Foster Case y Mabel Collins. Traducido en español en 1979, por Miguel Ángel Muñoz Moya, es el complemento indispensable de la Tabla de Esmeralda.
Este libro constituye el resultado de una transmisión oral de la doctrina hermetista de iniciado a iniciado a lo largo de los siglos. Dicha cadena, a lo largo del tiempo, recibió el nombre de Kybalión. Su conocimiento abarca las relaciones del Hombre con la Naturaleza. Su práctica convierte al iniciado en “Rey del Universo Material”, de donde se desprende su apelación como Arte Real. Éste recoge las definiciones de los siete principios herméticos, de las leyes de la vida, del universo mental, de la paradoja divina, del Todo, de los planes de correspondencia, de la vibración, de la polaridad, etc.

Del antiguo Egipto proceden las enseñanzas esotéricas y ocultas fundamentales que han influenciado tantísimo a filósofos de distintas razas, naciones y pueblos desde hace miles de millones de años.
Egipto, patria de pirámides y de esfinges, constituía la cuna de la sabiduría oculta y de las enseñanzas místicas. Todos los países han acudido a sus doctrinas secretas. India, Persia, Caldea, Medea, China, Japón, Siria, Grecia, Roma y otras naciones antiguas participaron del mismo modo en la celebración del saber, que los hierofantes y maestros del país de Isis habían proporcionado de forma tan abundante a aquellos que se encontraban listos para compartir el gran tesoro de la ciencia mística y oculta desvelada por los maestros de aquellas antiguas tierras.

Los 7 “principios” herméticos transmitidos por el Kybalión son los siguientes:

1. El principio de mentalismo [MENTALISM] “El Todo es mente; el Universo es mental.” Este principio afirma la verdad de que “Todo es mente”. Explica que el Todo (realidad substancial que subyace en todas y cada una de las manifestaciones y apariencias externas, conocida bajo el nombre de “universo material”, “fenómeno de la vida”, “materia”, “energía”, y en general, todo aquello que es evidente es espíritu, incognoscible e indefinible por sí mismo, aunque puede ser considerado y concebido como un espíritu universal, infinito, viviente.
Del mismo modo, explica que el mundo o el universo “fenomenal” tan sólo es una simple creación mental del Todo, sujeta a las leyes de las cosas creadas; que el universo concebido en su conjunto o en cada una de sus partes, existe en la mente del Todo, mente en la que “vivimos, nos movemos, actuamos y somos nosotros mismos”. Este principio, al definir la naturaleza mental del Universo, explica fácilmente todos los distintos fenómenos mentales y psíquicos que ocupan una parte importante de la atención pública y que, carentes de explicaciones, son incomprensibles y desafían a cualquier interpretación científica.

2. El principio de correspondencia [CORRESPONDENCE] “Como es arriba, es abajo; como es abajo, es arriba.” Este principio afirma el hecho de que siempre existe una relación constante entre las leyes y los fenómenos de los distintos planos del ser y de la vida. El viejo axioma hermético lo explicaba del siguiente modo: “Como es arriba, es abajo; como es abajo, es arriba.” La comprensión de este principio ofrece los medios necesarios para entender correctamente las paradojas oscuras y muchos secretos ocultos de la naturaleza.
Hay planos de la vida cuya existencia ignoramos por completo; sin embargo, al aplicarle el principio de correspondencia, podemos entender mucho más de lo que hubiésemos podido, actuando de otro modo. Se manifiesta y se aplica en cualquier parte del universo, en los distintos planos del universo material, mental y espiritual; es una Ley Universal.

3. El principio de vibración [VIBRATION] “Nada descansa; todo se mueve; todo vibra.” Este principio implica la verdad de que “todo está en movimiento”, “todo vibra”, “nada está en reposo”, hechos aceptados por la ciencia moderna y que cada nuevo descubrimiento científico tiende a comprobar. Este principio hermético fue enunciado hace miles de años por los maestros del antiguo Egipto. Explica que las diferencias entre las distintas manifestaciones de la materia, de la energía, de la mente e incluso del espíritu, resultan de frecuencias de vibración variables. Desde el Todo, que es el espíritu puro, hasta las formas más groseras de la materia, todo vibra; Cuanto mayor es la vibración, mayor es la posición en la escala. La vibración del espíritu es tan intensa y tan infinitamente rápida que se encuentra prácticamente en reposo, al igual que una rueda, que al girar a gran velocidad, parece que está parada. En el extremo opuesto de la escala, subyacen formas groseras de la materia cuyas vibraciones son tan lentas que parecen inexistentes. Entre ambos polos opuestos, se encuentran millones y millones de niveles distintos de vibraciones.
Desde el corpúsculo y el electrón, desde el átomo y la molécula hasta los mundos y los universos, todo se mueve, todo vibra. Esto también ocurre en la energía y la fuerza, ya que estos son simplemente distintos grados de vibración; al igual que en el plano mental, cuyo estado depende de las vibraciones, e incluso en el plano espiritual.

4. El principio de polaridad [POLARITY] “Todo es dual; todo tiene polos; todo tiene dos extremos; semejante y desemejante, ambos significan lo mismo; los polos opuestos son idénticos en naturaleza pero distintos en grados; los extremos se encuentran; todas las verdades son únicamente semiverdades; todas las paradojas pueden reconciliarse.”

Este principio afirma la verdad de que “todo es doble”, todo tiene dos polos”, “todo tiene dos extremos”; estos enunciados constituyen antiguos axiomas herméticos. Explican las antiguas paradojas que han dejado perplejos a tantísimas personas, establecidas como se indica a continuación: “La tesis y la antitesis son idénticas en naturaleza, pero diferentes en grado”; “los opuestos son semejantes, distinguiéndose únicamente en su grado”; “los polos opuestos pueden conciliarse”; “los extremos se encuentran”; “todo es y no es al mismo tiempo”; “todas las verdades son únicamente semiverdades”; “toda verdad es medio falsa”; “cada cosa tiene dos lados”, etc.
El principio de polaridad explica que en todo existen dos polos, dos aspectos opuestos y que los “opuestos” son en realidad únicamente dos extremos del mismo objeto entre los cuales se encuentran intercalados distintos grados. Por ejemplo: el calo y el frío, a pesar de ser “contrarios”, constituyen una misma y única cosa; tan sólo se diferencian en sus grados. Consulte su termómetro y ¡vea si puede descubrir el punto en el que empieza el “frío” y se acaba el “calor”! No existe el “calor absoluto” ni el “frío absoluto”; ambos términos (“frío” y “calor”) tan sólo indican grados distintos de la misma cosa y esta “misma cosa”, manifestada como “frío” o “calor” es meramente una forma, una variante de la vibración. Así pues, “calor” y “frío” tan sólo son los “dos polos” de aquello que llamamos “calor” y los fenómenos que lo acompañan son manifestaciones del principio de polaridad. El mismo principio se aplica al caso de la “luz” frente a la “oscuridad”, siendo ambos lo mismo, distinguiéndose únicamente en los niveles existentes entre los dos polos del fenómeno. ¿Cuándo desaparece la “noche” y cuándo empieza el “día”? ¿Cuál es la diferencia entre “grande y pequeño”? ¿Y entre “fácil y difícil”? ¿Entre “blanco y negro”? ¿Entre “agudo y romo”? ¿Entre “tranquilo e inquieto”? ¿Entre “alto y bajo”? ¿Entre “positivo y negativo”?
El principio de polaridad explica estas paradojas, sin que ningún otro pueda substituirlo. Del mismo modo, este principio actúa en el plano mental. Cojamos un ejemplo extremo, pero radical, el del “odio y el amor”, dos estados mentales aparentemente distintos por completo. Una vez más, existen distintos grados en el odio y el amor; Existen incluso sentimientos intermedios para los cuales utilizamos las palabras “simpatía” y “antipatía”, que llegan a confundirse tan fácilmente que apenas distinguimos si a nuestro parecer, se trata de alguien simpático, antipático o nos es indiferente. Estos sentimientos opuestos tan sólo son grados distintos de un mismo sentimiento.

5. El principio de ritmo [RHYTHM] “Todo fluye, por dentro y por fuera; todo tiene su duración; todo evoluciona y luego degenera; el movimiento de un péndulo queda reflejado en todo; la medida de su movimiento hacia la derecha es la misma que la de su movimiento hacia la izquierda; el ritmo es constante.” Este principio afirma la verdad de que en todo se manifiesta un movimiento calculado de avance y retroceso, un flujo y un reflujo, un movimiento hacia delante y otro hacia atrás, un movimiento similar al de un péndulo, algo parecido a la subida y la bajada de la marea, a la marea alta y la baja; este movimiento de ida y vuelta tiene lugar entre dos polos, cuyo principio de polaridad, descrito anteriormente, demuestra su existencia.
Siempre existe una acción y una reacción, un avance y un retroceso, un máximo y un mínimo. Lo mismo ocurre con todos los elementos del Universo, los soles, los mundos, los hombres, los animales, el espíritu, la energía y la materia. Dicha ley se manifiesta en la creación y la destrucción de los mundos, en el desarrollo y la decadencia de las naciones, en la vida de cualquier cosa y por último, en el estado mental del hombre; por esta última razón, los hermetistas consideran más importante la comprensión del principio. Este principio y el principio de polaridad, así como los métodos para contestarlos, neutralizarlos, han sido estudiados cuidadosamente por los hermetistas y su utilización constituye una parte importante de la Alquimia hermética mental.

6. El principio de causa y efecto [CAUSE EFFECT] “Toda causa tiene su efecto; todo efecto tiene su causa; todo sucede de acuerdo con la Ley; la suerte no es más que el nombre atribuido a una ley desconocida; hay muchos planos de casualidad, pero nada escapa a la Ley”.

Este principio afirma el hecho de que existe una causa para cualquier efecto producido y un efecto para toda causa. Esto explica que: “Todo sucede de acuerdo con la Ley”; “nada ocurre por casualidad”; la suerte no existe; debido a que existen planos distintos de causa y efecto, el plano superior siempre domina frente al plano inferior, y nada puede escaparse por completo de la Ley.
Los hermetistas conocen hasta cierto punto el arte y los métodos de ubicarse por encima del plano ordinario de la causa y efecto. Ascendiendo mentalmente a un plano superior, se convierten en la causa en lugar de ser el efecto. Las masas pueden dominarse fácilmente; obedecen a todo aquello que les rodea, a los deseos y peticiones de los más poderosos, a la herencia, a la sugerencia y a cualquier otra causa externa que las dirigen como marionetas en el teatro de la vida. Por otro lado, los maestros, ascienden al plano superior, dominan sus sentimientos, su carácter, sus cualidades y sus poderes al igual que su entorno; se convierten en los maestros en lugar de permanecer como marionetas. Actúan en la vida en lugar de ser manipulados y dirigidos a voluntad por los demás y por las influencias externas. Usan el principio en vez de sus propias herramientas.

7. El principio de género [GENDER] “Existe un género para todo; todo tiene sus principios masculino y femenino; el Género se manifiesta en todos los planos.”

Este principio afirma la verdad de que el género existe por doquier; Los principios masculino y femenino se encuentran en acción permanentemente. Esto es cierto, no sólo en el plano físico, sino también en el plano mental e incluso en el plano espiritual. En el plano físico, el principio se manifiesta en forma de sexo; en el plano superior, adopta formas más elevadas, pero sigue siendo el mismo.
Ninguna creación física, mental o espiritual sería posible sin él. El entendimiento de sus leyes desvelará muchos temas que han dejado perplejas constantemente las mentes de los hombres. El principio de género actúa siempre con vistas a la creación y la regeneración. Toda cosa o individuo, incluye los dos elementos, masculino y femenino, o el gran principio en sí mismo. Todo elemento macho tiene también su elemento hembra; todo principio hembra incluye el principio macho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.