Entes, Parásitos del Cuerpo Energético escrito por Samuel Sagan 8º parte

Entes, Parásitos del Cuerpo Energético

CAPITULO 8

¿ COMO PUEDE ALGUIEN ATRAPAR A UN ENTE?

8.1 ¿Cuán fácil se puede transgredir el sistema de defensa del cuerpo?

Ante esta pregunta la respuesta es: ¡no es fácil! Por ejemplo, uno no puede atrapar a un ente comiendo en un restaurante, abrazando a un amigo o usando los calcetines de la abuela. Tampoco es posible atrapar un ente usando el transporte público o los baños comunitarios, ni siquiera caminando en un cementerio por la noche. Debe ser repetido una y otra vez que generalmente un ente tendrá la posibilidad de parasitar a una persona sólo en el caso de una situación de alto riesgo y cuando hay una acumulación de factores negativos.

En un nivel energético, el ser humano está protegido de manera natural por cierto número de mecanismos. El cuerpo etérico tiene sus propias capas de defensa naturales. Tal como el cuerpo físico tiene un sistema inmunológico y otras maneras de conservar su integridad, el cuerpo etérico tiene todo un rango de dispositivos energéticos que lo protegen de la infiltración de cualquier cosa extraña. A no ser por ciertos casos excepcionales, un ente sólo puede entrar si estos sistemas de defensa naturales estuvieran temporalmente fuera de acción debido a alguna circunstancia inusual.

Esto nos lleva a considerar dos categorías de motivos por los cuales un ente puede infiltrarse y tomar residencia:

  • un colapso temporal del sistema de defensa natural;
  • situaciones de alto riesgo en las que, debido a circustancias particulares, el peligro de contaminación es mucho más grande de lo normal. En estos casos, el sistema de defensa natural puede ser insuficiente a la hora de prevenir una invasión.

Al investigar como el cliente atrapa un ente, existe una combinación de estos dos factores de manera proporcional. Esto aplica a las dos situaciones de riesgo descritas en los últimos capítulos: después de la muerte de un pariente, o para las mujeres, después de un aborto, ya sea natural o inducido, y el nacimiento de un hijo. En este capítulo veremos otras circunstancias comunes en las que un ente pueda entrar y quedarse conectado.

8.2 En el vientre materno

Caso 8.1 Mujer de cuarenta y cuatro años, monja católica.

¿Qué es lo que le gusta? -Le gusta la envidia. Crea envidia hacia cosas que no puedo tener.

¿Qué le pasa cuando usted siente envidia? -Engorda, y luego me da dolor de cabeza. Se alimenta de mi frustración.

Si pudiera hablar a través suyo, ¿qué es lo que diría? –Ódialos a todos y regresa a tu coraza.

[Haciendo una regresión en el tiempo con la técnica ISIS.]

–Me puedo ver en una cuna. El bebé lo tenía [al ente], estaba todo bloqueado por él. Y le provocó eczema. Le creo frustración, como un picor, y el eczema era parte de eso. Esta cosa es como una picazón.

[Regresando una vez más en el tiempo. En cierto punto, sin pedírselo, la cliente se acurrucó en una posición fetal]

–En en vientre. Venía del vientre porque mi madre estaba enojada. Era de mi madre. Venía de ella, al principio del embarazo. Ella no me quería porque era muy pronto después de mi hermana. No me gusta ver esto. Ella estaba muy molesta y esto me vino de mi madre.

Basado en los descubrimientos de los clientes, parece que mientras está en el vientre, el bebé es vulnerable a atrapar entes. ¿Cuáles son las razones para que esto suceda?

En el capítulo anterior, vimos el proceso de purga por medio del cual la madre puede lanzarle partes de su cuerpo astral al bebé. Desde el punto de vista del bebé, esto es un caso que está justo entre el atrapar un ente y heredar una parte astral indeseada. Además de esto, el bebé en el vientre depende por completo de la nutrición proporcionada por la madre. Esto debe entenderse no sólo como oxígeno y nutrientes sino también, como alimento emocional. El bebé está totalmente al descubierto ante las emociones de la madre. Lo que sea que venga de ella, es recibido sin barreras. Como adultos no podemos imaginarnos todas las barreras de protección que hemos construído alrededor nuestro con el paso de los años. El bebé todavía no tiene nada de esto, por lo que una ola emocional venida de la madre, es miles de veces más intensa que lo que usualmente permitimos que pase a través de nuestras defensas adultas.

Como consecuencia, cuando la mujer embarazada está en paz y armonía enviándole amor al bebé, éste se siente extasiado, bañado por el amor y desarrollando las bases futuras hacia la auto confianza. En el estado de ISIS, los clientes usualmente descubren que el haber sido completamente queridos y amados durante el embarazo, es el fundamento de numerosas cualidades que vendrán más tarde en la vida, como la confianza en sí mismo, asertividad, y la capacidad de confiar en los recursos propios.

Sin embargo, si la mujer embarazada no quiere en realidad al bebé, o si está preocupada por cualquier otra razón, el bebé sentirá esas ondas negativas sin ninguna protección. Esto es el equivalente a lo que, como adultos, podríamos considerar como una fuerte depresión–tocar el fondo del abismo. Aún cuando el feto está por naturaleza protegido a nivel energético, esto crea fisuras en ese sistema de defensa y permite la entrada de un ente.

Todo esto toma parte al mismo tiempo en que las diferentes envolturas del bebé están siendo generadas y organizadas (en particular los cuerpos físico y etérico). El hecho es que el etérico está pasando por un trabajo intenso de formación y necesita absorber grandes cantidades de energía de su entorno, factor que hace al bebé más vulnerable.

Caso 8.2 Mujer de treinta y tres años, masajista. Siete años antes era prostituta, adicta a la heroína. Exploramos el área que se sentía más ‘oscura, pesada y densa’ y la localizamos en la parte izquierda de su cuerpo, detrás de las costillas.

¿Qué está sintiendo ahora? –La presencia está enojada porque estoy hablando de ella. De alguna manera está conectada completamente a la parte izquierda de mi cuerpo.

¿Se siente como algo foráneo o como parte de usted? –Como algo foráneo. Se siente diferente al resto de mi.

¿Qué es lo que quiere? -Quiere que yo fracase y sufra. Sólo le preocupa el sufrimiento y el odio, y el castigarme. Porque me he equivocado en mi vida y también porque tengo la capacidad de ser muy feliz. Sólo quiere destrucción total, un holocausto: a todos muertos, aniquilados, desfigurados. Está desesperada y depende del amor condicional. Quiere que sufra especialmente porque ya no ingiero drogas y porque ya no me quiero autodestruir.

¿A qué se parece? –Es translúcido. Tiene tentáculos, está cubierto de una sustancia viscosa y repugnante, como mucosidad. Cuando empecé a hablar de él, alargó sus tentáculos como buscando que me esté quieta y en silencio.

¿Lo había visto antes? No, nunca. Hoy es la primera vez.

[Regresando en el tiempo utilizando la técnica ISIS] -Tengo tres años. Ya está allí. Me hace llorar. Y me manipula a hacer cosas extrañas, como aterrorizar al niño pequeño que vive al lado.

[Una vez más, regresando en el tiempo] -Veo a mi madre. Está embarazada de mí. Un embarazo prematuro. Es infeliz. Esta bebiendo y fumando. Se ve tan pálida y poco saludable, ¡se ve como muerta! Está al principio de sus treintas. Nunca la había visto así antes. Mi padre la golpea. Él es bastante violento. Veo a mi madre y está aterrorizada. Ese es el momento en que la presencia entró, de pronto, una noche cuando él la golpeaba. Eso estaba en la habitación, esperando, y entró en ella directamente. Directmente en su vientre, en mi.

Aún cuando el ente se había conectado a la cliente antes de nacer, ella lo pudo identificar claramente como algo que no le pertenecía. Lo mismo aplica con la cliente del caso 8.1.

En ambos casos (8.1 y 8.2), se exploraron e identificaron los entes de acuerdo al método que será descrito en los Capítulos 14 y 15. Desde el punto de vista de un entista, persona capacitada en extracción de entes, el hecho de que el ente se conecte a tan temprana etapa en el desarrollo del cliente, no interfiere en el despejo. Sin embargo, en lo que concierne a los clientes, esto puede crear problemas emocionales mayores que no serán resueltos con sólo despejar al ente, resultando en un llamado a un trabajo profundo de reconstrucción sicológica.

8.3 Gemelos

Los nacimientos de gemelos son otra situación en la que el feto puede atrapar a un ente. En la actualidad, aproximadamente el uno por ciento de los nacimientos en la especie humana, corresponde a gemelos. Sin embargo, el número de embarazos que empiezan con embriones mellizos es mucho más alto. Lo que sucede es que uno de los dos embriones suspende su crecimiento y ‘muere’ en los primeros meses del embarazo, y todo continúa como si sólo hubiera un bebé. El remanente físico del embrión muerto se encontrará en la placenta después del nacimiento. 30 El problema es que el embrión gemelo no sólo estaba hecho de carne y hueso. Esta situación es muy similar a la que hemos descrito con los abortos. Las partes no–físicas del gemelo pueden permanecer en la matriz, y posiblemente se unan al bebé como si fuera un ente.

Caso 8.3 Hombre de veintinueve años, médico. Había estado sintiendo cierta ‘pesadez’ alrededor de la vesícula biliar por varios años, para la cual no había encontrado ninguna explicación médica.

–Parece como un feto, de cinco a seis pulgadas de largo. Está hecho de una especie de sustancia gelatinosa, de color azul–grisáceo, tal como si fuera un feto. Está adherida a la parte derecha de mi cuerpo, debajo de las costillas, justo en donde tengo este incómodo sentimiento.

¿Cuál es la conexión entre el feto y el sentimiento incómodo? –El feto está ocupando toda el maldito espacio en esa área. ¡Es un feto de medio pie de largo durmiendo en mi hígado! Ahora entiendo por qué se siente tan incómodo.

¿Qué está haciendo? –Nada. Sólo duerme. Algunas veces se mueve, pero permanece pegado a la parte derecha de mi cuerpo por lo que parece ser una especie de cordón. Algunas veces se va a mi cabeza, y me dan estos horribles dolores de cabeza. La única cosa que puedo hacer para detenerlo es recostándome en la cama o yéndome a dormir.

¿Existe alguna otra emoción o sentimiento relacionado con el feto? –Está enojado. Enojado conmigo. Como con resentimiento.

[Regresando en el tiempo con la técnica ISIS] -Está oscuro. Es un espacio oscuro. En el vientre materno. Estaba allí antes que yo. Llegó antes, yo después. Somos del mismo tamaño y en la misma posición fetal. Pero somos más pequeños de lo que él es ahora. Está a mi derecha. Está conectado a mi derecha, como ahora. Puedo sentir su fuerte presencia a mi derecha. Es una persona poderosa, alguien que le gusta luchar. Pero algo malo le sucede. Empieza a desvanecerse. Desaparece. Pero su cuerpo de feto [etérico] físico se queda muy cerca de mí. No es tan grande como ahora. Sigue creciendo poco a poco. Pero vacío, sólo es una sombra de la presencia que antes era. El enojo se debe a que yo he ocupado su lugar.

En algunos casos he visto clientes que describen una lucha entre ellos y el hermano gemelo. Por supuesto que la pelea no ocurre físicamente, sino en el nivel astral.

Caso 8.4 Hombre de treinta y cinco años, artista que sentía una presencia oscura conectada con sus hombros.

[Regresando al vientre materno] -Puedo ver que otra persona está llegando a la caverna. Otra alma. No quiero que entre. Es como si ahora debiera compartir el espacio con él. Pero parece que yo estoy creciendo más rápido que él. El está luchando por sobrevivir, haciendo lo que puede para quedarse. Hasta me está empujando y pateando. Me quiere patear hacia fuera. Pero está perdido. Yo estoy creciendo y el se está encogiendo. Por eso me quiere empujar hacia fuera y sacarme de mi cuerpo y tengo que sujetarme deprisa. Este cuerpo es mío, y no voy a permitir que entre. El no puede tomar mi lugar dentro del cuerpo razón por la cual se pega a mi espalda.

En la experiencia que he tenido viendo a clientes, he encontrado a varias personas que descubren entes similares que se originaron de un gemelo que se perdió (y que, sin decir más, nunca habían pensado en la posibilidad de encontrar algo así antes de pasar por un proceso de ISIS). Esto me lleva a considerar que la proporción de gemelos que son abortado en las primeras etapas del embarazo podría ser mayor que lo que los fisiólogos creen.

8.4 Drogas y cirugía

Durante el período de sueño, el complejo superior (cuerpo astral y Ego) flota alejándose del complejo inferior (cuerpos físico y etérico) y dirige sus actividades hacia los mundos astrales. Mientras esto sucede, el complejo inferior (cuerpos físico y etérico) no se queda sin protección. Sin embargo, sus defensas tampoco son infinitas, y se pueden crear algunas fisuras debido a múltiples factores.

Entre los factores más comunes están el consumo de algunas drogas, ya sea por intoxicación o con propósitos médicos. El alcohol, las pastillas para dormir, pastillas contra el dolor, y todo el género de drogas narcóticas, desde la mariguana hasta la heroína, crean una desorganización en el sistema de defensa lo que puede causar fisuras.

Por supuesto que no todas tienen el mismo poder de desorganización. Por ejemplo, la probabilidad de atrapar un ente debido a que se ha bebido una copa de vino o fumado un cigarrillo de mariguana es virtualmente nula. Por el otro lado, la mayoría de los anestésicos usados en una cirugía, lo dejan completamente vulnerable y abierto a la infiltración de un ente.

Caso 8.5 Hombre de cincuenta y dos años, maestro de escuela. Explora un ente ubicado en la parte baja del abdomen.

¿A qué se parece? -Se parece a una pantera negra, sigilosa, con ojos brillantes de color café. La pantera no me está viendo de frente, su cola es la que está frente a mí.

¿Disfruta cierto tipo de comida? –La carne. Siempre me hace comer más carne de la que debería.

¿Existe alguna emoción o algún sentimiento relacionado a la pantera? –Me hace sentir timidez. Se alimenta de mi poder. Se come mi energía y mi confianza. No quiere que exprese mi potencial.

[El cliente regresa en el tiempo a través del método giratorio de la técnica ISIS] -Puedo ver el momento en que entró, cuando tenía cuatro años. Entró mientras me operaban de una hernia. Después de la operación mi personalidad cambió por completo. Antes era un niño positivo y feliz, sin preocupaciones. Después de la operación me volví muy tímido. La pantera hizo que perdiera la confianza en mí mismo. Me empecé a contraer.

Como médico, tuve la oportunidad de observar de primera mano lo fácil que puede ser para los pacientes el atrapar entes durante una operación quirúrgica. Se reunen todas las circumstancias requeridas. Primero, la anestesia forza a los pacientes a salir de sus cuerpos, aturdiendo sus sistemas de defensa. En segunda, el abrir la piel con el escalpelo es acompañada de una hendidura en las capas de defensa del cuerpo etérico, lo que crea el espacio ideal para que los entes penetren. En tercera, las salas de operación están hechas de tal manera que las energías perversas y los entes tienden a acumularse.

Cuando empecé mis estudios médicos, pude ver la última sala de operaciones con ventanas abiertas. Poco tiempo después, éstas fueron reemplazadas por salas cerradas con aire acondicionado, en donde el sol nunca entra. Cualquier habitación en la que el sol no pueda entrar, y que la única manera de cambiar el aire sea activando un sistema de aire acondicionado es un lugar de alto riesgo para atrapar entes: los atrae y les provee un espacio ideal para quedarse sin ser molestados. Cada vez que un ente entra, es difícil que encuentre como salir, además de adherirse al paciente o a otros empleados.

Por supuesto, no estoy sugiriendo que todas las personas que pasan por un proceso quirúrgico acabarán con un ente. La mayoría de los pacientes salen de la intervención energéticamente intactos. El punto al que quiero llegar es a que, si son muchas las personas que atrapan un ente o una energía perversa durante una operación, es debido a razones que podrían evitarse la mayoría del tiempo. Uno podría ponerle un límite al problema de la contaminación de la energía implementando algunas medidas simples, como usar anestesia local en lugar de general siempre que sea posible, seleccionar con cuidado el lugar en donde se construyen las salas de operaciones, y diseñarlas con muchas ventanas.31 Podría ser posible el mantener las ventanas abiertas cuando no se está utilizando la sala de operaciones y cerrarlas por completo para esterilizar la atmósfera antes de cualquier intervención.

Desde luego que, podría lograrse un mayor grado de protección si se incluye a alguien que sabe acerca de entes y energías en cada equipo de cirujanos. De esta manera se podría incluir una limpieza energética cada vez que algo sospechoso se perciba dentro de la sala de operaciones.

8.5 Traumas emocionales o físicos

Los traumas de diferentes tipos, ya sea emocionales o físicos, pueden crear un colapso temporal en el sistema etérico–astral de defensa. Recordemos como los chinos expresan una agitación emocional: “¡Mis Po están inquietos y mis Hun están totalmente confundidos!” Los altos estados de desorden interno que vienen después de algunos traumas, pueden favorecer la penetración de un ente. Por ejemplo, recordemos el caso 1.5 (el pequeño mono rojo que disfrutaba el café). Fue en el momento de pánico, cuando la cliente se enteró de la muerte de su padre, que el ente pudo hacer su entrada.

Caso 8.6 Hombre de cuarenta y cuatro años, trabajando en una panadería.

¿ A qué se parece? –Es una nube oscura. Tiene algo que ver con el corazón. Es algo que me oprime el pecho, como asfixiándome o ahorcándome. Me odia, quiere estar allí y tomar mi energía.

¿ Tomar su energía? –Toma la energía de mi corazón al provocarme tristeza. Cuando estoy triste, eso lo alimenta y luego me siento vacío. Me como todos los pasteles y me atiborro con croissants calientes y galletas.

¿Qué tipo de comida le gusta a la nube? [Largo silencio, luego] -Azúcar. Creo que le gusta que yo coma azúcar.

¿ A qué se parece? –Es una masa oscura, como un parche oscuro en la energía alrededor de mi corazón. Pero no es mi personalidad, no soy yo; es algo externo. Está dentro de mí y a la vez afuera, al mismo tiempo. Está conmigo todo el tiempo, pero se fortalece cuando estoy solo. Todo empezó cuando vivía en Estados Unidos, hace cuatro años, cerca de un bosque. Tuve una fuerte pelea con mi novia. Estaba temblando. Luego, salí al bosque y era de noche. Y algo extraño pasó. No puedo explicar qué. Pero el siguiente día, mi espalda entera se volvió loca, no podía mover la parte izquierda de mi cuerpo. Nunca me había pasado antes. Es en ese momento cuando me percaté de la presencia. Y después durante meses yo despertaba en medio de la noche y sentía la presencia a mi alrededor. La misma presencia como la de la nube. Algunas veces yo estaba tan asustado que no podría ni siquiera gritar para pedir ayuda. Me quedaba tan paralizado como una piedra.

De manera similar, todas las emociones fuertes, como el pánico, la rabia y la desesperación, pueden causar un colapso en el sistema de defensa. Los traumas físicos también son posibles causantes comunes de la infiltración de un ente.

Caso 8.7 Mujer de veintisiete años, secretaria. Exploraba un área ‘oscura y densa’ en su energía a través de la técnica ISIS.

¿Qué es lo que quiere? –Quiere salir. Está enojado, lleno de rabia. Está enojado porque está atrapado. Nada más quiere ser libre. Por eso grita y chilla. Está enojado porque lo puedo ver.

[Regresando en el tiempo.] -Entró cuando era pequeña;, un año, tal vez año y medio. Me quemé la mano con la estufa. Tuve un shock y salí de mi cuerpo. Es ahí cuando entró. Se siente como una presencia oscura que no me deja vivir mi vida. Quiere mi cuerpo. Quiere vivir ahí.

¿ Hay algún alimento que disfute? –Le gusta la carne. Y las comidas espesas–los pasteles, el helado y todo eso. Me dice “No puedes vivir sin mí. No sabrías que hacer. Te tengo, no puedes parar, no puedes deshacerte de mí. Estoy dentro de ti y aquí me quedaré. Te tengo.”

¿ Qué le pasaría si usted muere? -También moriría o tendría que encontrar a alguien más.

8.6 Invitando a un ente a entrar

Caso 8.8 Mujer de cincuenta años, ama de casa. Explora un área ‘oscura, densa y pesada’ percibida en su costado derecho, dentro de sus costillas.

¿A qué se parece ‘la cosa’? –Se ve como una masa oscura. Un tipo de amiba. Como de tres pulgadas de ancho.

¿Qué es lo que quiere? –Acabarse mi energía. Llevarse mi fuerza vital.

¿Y qué gana con eso? –Soy su medio de supervivencia. A través de mí se siente viva y sigue viva. Me causa dolores de cabeza. Se lleva todo mi valor, mi fuerza de voluntad. Hace que me vuelva gris, como ella.

¿Crea acaso voces en su cabeza? –No, pero antes lo hacía. Cuando era niña. Me hacía compañía. Yo estaba terriblemente sola cuando era una niña. Le llamé por días. Recuerdo que una noche salí al jardín y sabía que no debía hacerlo. Tenía siete u ocho años. No pasó nada especial esa noche pero, supe que había hecho algo que no estaba bien. Y después de esto, la presencia me acompañó. Me daba fuerzas cuando yo tenía miedo. Me cuidaba si yo lloraba. Mi madre nunca estaba en casa, ella se la pasaba trabajando.

8.7 Cuando los niños le piden a un ente a que entre

He conocido a varios clientes que, como en el caso anterior, recuerdan haber atraído voluntariamente a un ente durante su niñez. El patrón es más o menos el mismo en el caso de un niño solitario: él o ella se siente solo, inseguro, asustado, o solamente quiere divertirse. Después de llamarlo por días o semanas el ente llega. Recordemos lo discutido acerca de los fragmentos: en los mundos astrales, las vibraciones se pueden sentir desde lejos, y esto atrae a las fuerzas correspondientes. Si usted toma mucha cerveza, usted tenderá a atraer fragmentos bebedores de cerveza. Si usted está desesperado por tener compañía o protección, tenderá a atraer fragmentos que lo quieran cuidar. Esto no es inevitable, por supuesto, pero a veces sucede.

Usualmente, si un fragmento es atraído, los niños estarán protegidos por sus propias defensas naturales. En algunos casos, sin embargo, el niño se va a los extremos o sucede algún accidente–¡y entonces el ente se infiltra!

En casos similares, he observado a clientes relatar que al principio estaban bastante contentos de tener a la presencia a su lado. Les hacía compañía. Algunas veces hasta jugaba con ellos. Les daba la impresión de que alguien los cuidaba. Es sólo después de varios años cuando se dan cuenta de que ‘la cosa’ también actúa como parásito, alimentándose de su fuerza vital y creando síntomas secundarios como los descritos en los Capítulos 1 y 2. Por lo general se han olvidado por completo de la presencia que habían percibido cuando eran niños, y es solamente después de pasar por el proceso de ISIS cuando establecen el lazo entre sus problemas actuales y aquél compañero de la infancia.

En esta sección permítaseme mencionar brevemente que la gente que está involucrada en magia, rituales, hechizos, etc. son más vulnerables ante la situación de ‘invitar a un ente a entrar’, ya sea que se den cuenta o no. Veremos un ejemplo espectacular de esto en el capítulo ‘entes extraordinarios’ (Caso 13.3).

8.8 Otros factores

Observemos otras circunstancias traumáticas en las que podría ocurrir un colapso del sistema de defensa natural y por lo tanto permitir la infiltración de un ente:

    • Con cualquier droga, después de cierto nivel de intoxicación.
    • Al estar muy enfermo, particularmente en casos de hemorragia o pérdida de fluídos, o al estar muy débil, por ejemplo en el caso de enfermedades crónicas las cuales pueden crear un fuerte desgaste de la energía.
  • Algunos tratamientos médicos severos, además de la cirugía, también pueden ser factores que permitan la entrada de un ente. La terapia de electroshock, por ejemplo, parece ser una situación de alto riesgo.
  • Los desastres naturales, como terremotos, o aún aquellos provocados por el ser humano, como las guerras, incendios, batallas, etc. Además de lo que hemos descrito acerca del estallido del cuerpo astral después de la muerte, podemos ver como cualquier catástrofe que puede matar a decenas o cientos de miles de personas, será seguida de una ola de fragmentos astrales. 32
    Algunos otros factores pueden contribuir al desgaste paulatino de las capas de protección etérica, permitiendo de esta manera la entrada de un ente.
  • El dormir en líneas nocivas de la tierra: El vivir en una casa llena de este tipo de líneas abre el camino a la posibilidad de atrapar diferentes tipos de energías perversas y entes. 33 El pasar largas horas meditando en una línea de este tipo puede también traer como resultado el que entre un ente. Esto es debido a que durante la meditación ocurre una gran apertura de la energía propia. Es por esto que uno debe escoger el lugar adecuado para meditar.
  • El dormir o meditar encima de un río subterráneo o de un conducto de aguas negras, o por encima de un tanque lleno de agua estancada, puede ser bastante destructivo para el cuerpo etérico y abrirle el paso a energías perversas y entes. Una masa de agua estancada (como en el caso de una cama de agua, por ejemplo) puede atraer algunos entes ‘sin dueño’.
  • Agotar al cuerpo con la falta de sueño, trabajar en la noche y dormir en el día, trabajar más de allá de los propios límites por un período largo de tiempo, etc.

8.9 ¿Es posible atrapar un ente al tener relaciones sexuales?

Generalmente, no. Sin embargo, el hacer el amor no sólo involucra un intercambio de emociones y fluídos corporales, sino también energías. Hay dos tipos de situaciones que podrían ocurrir durante las relaciones sexuales. Una de ellas, es que ciertas energías perversas podrían ser transferidas de una persona a la otra. La otra posibilidad es que un ente que esté flotando por ahí tomé ventaja de la situación e invada a una de las personas. Ahora bien, la probabilidad de que un ente salte de una persona a la otra durante las relaciones sexuales, me parece muy lejana, simplemente porque una vez que un ente se ha anidado en alguna persona, éste no se moverá de ahí tan fácilmente. Uno tiene que implementar una técnica muy especial para expulsarlo. Es por esto que no veo como una persona podría simplemente deshacerse de un ente mandándoselo a la otra persona durante las relaciones sexuales.

La situación puede diferente cuando se trata de personas con muchos compañeros sexuales o una vida sexual descontrolada. En este caso, las energías esenciales pueden agotarse, lo que favorece la entrada de uno o más entes. (Debido a sus antojos, los fragmentos son atraídos por personas que tienen una vida sexual particularmente intensa.) Sin embargo, bajo circunstancias normales, no hay la necesidad de preocuparse demasiado por atrapar un ente a través del sexo. Repito, ¡no es tan fácil atrapar entes!

Tratándose de las energías perversas, pequeños pedazos de materia etérica nociva, la situación es diferente, ya que a diferencia de los entes no tienen fragmentos de consciencia astral. Los entes no pueden entrar tan fácilmente. Una vez que han logrado entrar, son bastante necios y solamente saldrán a través de un proceso de extracción apropiado. Por el otro lado, muchas energías perversas pueden entrar o salir con mucha más facilidad. Es así como muchos masajistas atrapan energías perversas mientras están trabajando con sus clientes (y lo mismo pasa con los clientes– que atrapen energías perversas mientras están recibiendo el masaje.) Si las energías perversas pueden ser intercambiadas a través de un masaje, es obvio que es todavía más fácil el atraparlas durante el acto sexual. Durante y después del orgasmo, y en otras fases del contacto sexual, el cuerpo de energía se abre de manera significativa. Esto contribuye a la experiencia sexual, pero también hace que las personas sean más vulnerables ante energías perversas.

8.10 Las relaciones sexuales y los días del Taoísmo

Es fácil de notar que en ciertos días, el acto sexual parece ser más agotador que en otros. Deja a los compañeros (o a uno de ellos) con cierto sentimiento de vacío y fatiga. Los Taoistas, quienes eran expertos en el arte de la longevidad, observaron este hecho y lo asociaron a sus conocimientos sobre la energía. De acuerdo a su sistema, la calidad de la energía varía con las fases de la Luna y con el ciclo de las estaciones. Su conclusión fue que el tener relaciones sexuales en momentos particulares durante estos ciclos, puede crear una disminución de las energáas esenciales y dejar la puerta abierta a la infiltración de energías perversas, y hasta entes.

Un momento crítico es durante la Luna Llena. Desde la perspectiva Taoísta, el sexo veinticuatro horas antes y después de la Luna Llena son considerados potencialmente dañinos, aún cuando no se dé un orgasmo o eyaculación.

Otro momento crítico es durante la fase de la Luna Nueva. Las restricciones eran todavía más estrictas si la Luna Llena o la Luna Nueva eran acompañadas por un eclipse. 34

Debemos hacer énfasis en que no sólo los chinos de la antigüedad consideraban al sexo durante estas dos fases lunares como algo peligroso y por lo tanto como algo a evitar, sino también los maestros del Tíbet y la India. Particularmente, uno puede encontrar referencias en textos escritos en sánscrito que hablan de la posibilidad de atrapar un ente al tener relaciones sexuales en esos días, y más aún en el caso de un eclipse. 35 Los tibetanos consideran que los rayos de la luna durante la fase de Luna Llena son potencialmente peligrosos en relación a las energías y los entes. De acuerdo a ellos, una persona no debe dormir en el exterior durante la noche de Luna Llena. Además, uno debe bloquear la entrada de la luz de luna con persianas o cortinas, lo que aplica aún sin tener relaciones sexuales.

Es interesante ver que desde el punto de vista de los Tao&237;stas, no sólo el sexo esta prohibido durante la Luna Llena, sino también muchas actividades terapeúticas. De acuerdo a los taoistas, uno no debe insertar una aguja de acupuntura en el día de Luna Llena, ni tener ningún tipo de operación quirúrgica o tratamiento dental. Esto se debe a que durante la fase de Luna Llena el cuerpo etérico está más abierto que cualquier otro día del ciclo lunar. Por lo tanto cualquier hendidura o apertura puede causar mayor pérdida de energía. 36

Los Taoístas también concluyeron que durante los solsticios, el día anterior y posterior, y durante y después de los equinoccios, no se deben de tener relaciones sexuales.

Otro período que los chinos e hindúes consideran peligroso para tener relaciones sexuales es la menstruación. Restricciones similares pueden encontrarse en casi todas las culturas, desde el Viejo Testamento (Levítico xviii.19) hasta los aborígenes australianos. Desde el punto de vista de cuerpos sutiles, cuando las mujeres tienen su menstruación, desechan energías etéricas negativas. Esto tiene muchos beneficios para su salud, pero se considera que si se tienen relaciones sexuales, las consecuencias pueden ser desfavorables para ambas personas. Para la mujer, perturba el curso natural de la menstruación. Para el hombre, hay un riesgo de atrapar energías negativas.

¿Deberían las personas del siglo veintiuno tomar en serio estas restricciones? El enfoque de Clairvision School es el poner siempre más atención a la experiencia directa que a la teoría. Mi propósito es el acercar al lector a hechos que pueden parecer inusuales, pero que han sido enfatizados por un gran número de expertos en energía en diferentes civilizaciones. A final de cuentas, es usted quien deberá evaluarlas según su propia experiencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *