Experiencias de vida después de la muerte resurgen en nueva investigación Una búsqueda de respuestas de ¿por qué vemos el mundo como lo hacemos? y un acercamiento al conocimiento del ‘alma’ humana

Una investigación científica de la Universidad de Stanford está estudiando en el presente año las experiencias de vida después de la muerte descritas en los últimos siglos y en el pasado, en una búsqueda de respuestas de ¿por qué vemos el mundo como lo hacemos? y en un acercamiento al conocimiento del ‘alma’ humana.

Las historias narradas en el siglo pasado y publicadas por diversos novelistas y filósofos, coinciden en que las personas que experimentan estas circunstancias enfrentan una sensación de paz y un viaje a una luz brillante, seguida con la reunión de algunos miembros de la familia que les piden volver a la vida terrenal, señala la Universidad.

La investigadora Laura Wittman, de la universidad de Stanford, revela que hay ciertas diferencias entre los nuevos relatos y los de los siglos anteriores. Actualmente la imagen de la experiencia cercana a la muerte es que “se ve toda tu vida” como una película acelerada, lo que no estaba presente en los relatos del siglo XIX.

La autora explica que antes los relatos de estas experiencias “tienden más bien a ver uno o dos momentos clave de la vida del pasado de la persona o la vida entera a la vez, como un encuentro con su propia identidad en sus últimos momentos”.

Laura Wittman estudió más de 60 experiencias cercanas a la muerte, entre informes reales médicos cómo también historias ficticias de filmes que relatan sobre el tema.

Ella destaca que a finales del siglo XIX, se desató un gran interés de la experiencia de vida después de la muerte, y muchos literatos incluyeron en sus obras la figura emblemática de Lázaro, descrito en la Biblia por volver a la vida luego de la asistencia de Jesús.

Autores consagrados como DH Lawrence, el italiano Luigi Pirandello, Graham Greene, André Malraux y Eugene O’Neill se interesaron en este tema paralelamente cuando los médicos comenzaban a investigar estas experiencias en sus pacientes.

El sobreviviente Jill Bolte Taylor, en su libro ‘My Stroke of Insight’, es un ejemplo contemporáneo de la experiencia cercana a la muerte de un neurocientífico.

Bolte describió que al salir de su cuerpo ya no sitió los límites físicos de la piel y se quedó en el aire.

”Me sentí como un genio liberado de su botella. Todo mi autoconcepto cambió a medida que ya no me percibí como uno solo, un sólido, una entidad con límites que me separaban de las entidades que me rodeaban”.

En su conclusión personal Bolte señaló que: “entendí que al nivel más elemental, soy un fluido”.

Lo que hay en común entre todas las versiones del siglo XX es una combinación de ver túneles y luces, la de tener una “revisión de vida”, de lo que fue el pasado, y experimentar la sensación de ser empujado de nuevo hacia el cuerpo.

La idea de Wittman es recopilar nuevamente las historias médicas de encuentros cercanos con la muerte y abalizarlos desde tres aspectos: las ciencias humanas, la ética médica y la neurociencia cognitiva.

Las preguntas que quiere profundizar la autora es ¿por qué vemos el mundo como lo hacemos”, y cómo influyen la naturaleza y la crianza personal. Además de “qué significa para nuestra relación con los demás y el planeta, lo que es la vida y tocar el tema del ‘alma’ humana.

http://www.lagranepoca.com/26449-experiencias-vida-despues-muerte-resurgen-nueva-investigacion

11 comentarios en “Experiencias de vida después de la muerte resurgen en nueva investigación Una búsqueda de respuestas de ¿por qué vemos el mundo como lo hacemos? y un acercamiento al conocimiento del ‘alma’ humana

  1. No sé si el 21 pasará algo espewcial pero cada vez más personas de todas culturas, níveles y pensemientos se preocupan por la muerte. Lo curioso es que los animales y las plantas no, Tenemos que admitir que la muerte es un hecho tan natural como el vacer, no preocuparnos de lo que pasará. ¿O es que los no-natos se preocupan antes de venir al mundo?

  2. Creo en la re-encarnación y en la vida después de la muerte. Tuvo lo dicha de compartir personalmente con dos personas, un hombre mayor y una joven que murieron y regresaron, el primero, sufrió un infarto fulminante y, la segunda, un aparatoso accidente de transito.

    Me asombra varias cosas de ambas experiencias, hay aspectos similares como el ver su cuerpo flotando por encima de el, el pasar por un umbral o tunel hacia el “cielo”, ambos fueron recibidos por un a figura angelical, la revisión de ciertos aspectos importantes de sus vidas y la necesidad de regresar al cuerpo para completar cierta misión o propósito.

    Otra cosa muy interesente fué como esta experiencia cercana a la muerte (ECM) cambio significativamente sus vidas. Ambos se volvieron más sencillos, más humanos y espirituales. Se dieron cuenta en el “mas alla” que lo verdaderamente importante en la vida no es lo material ni lo económico, ni el exito o el reconocimiento de la sociedad, ni los placeres del cuerpo.

    Lo más importante para ellos fué darse cuenta que :

    1°) ¿ Cuanto amaron, cuanto ayudaron y cuento sirvieron al prójimo ?, en otras palabras, ¿ cual fué el impacto que tuvo su vida en los demás ?.
    2°) ¿Perdonaron a aquellos que les hicieron daño ?, ¿ se perdonoron a si mismos por sus faltas cometidas ?
    3°) ¿ Rectificaron un mal comportamiento o mal actitud durante su vida ?
    4°) ¿ Que virtudes del espiritu desarrolló o se pusieron a prueba (paciencia, tolerancia, paz, perdón, sabiduria, valor, templanza, etc.)

    Estos puntos SI eran lo mas importante de la vida y procuraron cambiar acorde a ellos. Definitivamente, fue una gran experiencia y enseñanza para mi el compartir esto con éstas personas.

    Me ayudo mucho a abrir los ojos y a valorar y considerar lo que es más importante.

    1. Mariano, eres un hermano para mí, no nos conocemos ni nos conoceremos pero me acabas de aportar algo muy, muy, muy importante para mí: la conducta a observar en lo que me queda de viaje.
      Confieso que NO consigo perdonarme, cuando la enfermedad de mi marido tuve muchos cabreos, me enfadaba con él (hizo lo que le dio la gana) e incluso a veces DESEABA que se fuera…Ya no tenía ninguna calidad de vida (en cama con pañales y su famoso genio) pero no era quién para desear semejante barbaridad, tanto él como yo sabíamos el final durante 16 años…
      Ahora él se ha ido pero disfrutar de mis amig@s, mis bichitos, de un anochecer…y tengo mucho dolor y rencor hacia mí misma, temo no haber estado a la altura. Por ejemplo una noche le negué una lata de sardinas picantes por miedo a que le sentase mal (no es una broma) y es uno de mis fallos más garrafales, se fue sin comérselas.
      Mariano, me doy cuenta que no tengo ninguna deuda de corazón pendiente, he perdonado a todo el mundo pero me temo no perdonarme jamás.
      Perdón por la perorata y gracias.

      1. Estimada compañera lalunagatuna:

        Eres, fuíste y serás un ser maravilloso, no lo olvides nunca. Todo es ahora, y ahora te digo compañera los perdones no son tal sin saber a quien perdonar. El ser que se fué, realmente no se fué, perdonar el amar y amar es perdonar. Tu amas, amaste y amaras, por lo tanto el perdón ya te lo dás.

        Abrazos y luz.

      2. Estimada lalunagatuna,

        Entiendo porqué te sientes así. Cuando mi papá enfermo de cancer pulmonar fué cuando yo estaba saliendo de la peor época de mi vida, ¿ te acuerdas lo que te comenté hace semanas sobre mi pasado “oscuro” ?. Pués bien, estando en ése proceso personal de recuperación, mi papá, por otro lado, estaba luchando contra el cancer.

        Me culpé a mi mismo por la enfermedad de mi papá, no me pareció una coincidencia y, además, porque en aquel entonces no fuí el “ejemplo” de hijo y hermano que mi familia esperaba de mi. Pasaron como dos o tres años para que yo me perdonara completamente y, durante una “terapia del perdón” fui al cementerio a llevarle flores y, ante su tumba, de rodillas lloré y le pedí que me perdonará por haberlo defraudado. Dias después, soñe reiteradamente con el y lo veia radiante y sonriente conmigo, por lo que concluí que donde el ahora se encontraba no me guardaba rencor.

        Lalunagatuna, no tiene sentido que te culpes ni te castigues más. No tiene sentido que te revuelques en el pasado por lo que hicistes o dejastes de hacer, …..el pasado….. ya pasó. Lo irónico de todo éso es que AHORA tu querido esposo está en un lugar superior al nuestro y, seguramente, viviendo experiencias superiores también.

        Lo importante es el ahora, tu presente, procura hoy ser una mejor persona, procura hoy ser la mejor versión de ti misma, ama y dejate querer también. Abrete a recibir todas las bendiciones que la vida te ofrece, …..disfrutalas.

        Hay mucha literatura sobre el PERDON, también hay muchos sanadores o terapeutas que pueden ser de ayuda, si uno los requiere…..cual es el problema ?. Yo los necesité y fueron claves para mi recuperación. Si lo consideras necesario…..pide ayuda y déjate ayudar.

        Eres un ser muy sensible y empático, tienes un gran corazón, no permitas que el pasado opaque lo más bello de ti

        Un fuerte abrazo para ti

      3. Guau me pasó algo similar con un familiar mio,mas exactamente mi tio,que pasaba por una enfermedad y yo estupido no entendía por lo que realmente pasaba y me enojaba con él,hasta llegué a desear lo que no se le desea a nadie… Ahora que ya se fué,pienso en esos momentos y me arrepiento de eso…

  3. Buenas tardes, son tan importantes los cuatro puntos que dice Mariano, que los copié en una hoja en letra grande y la colocaré en un lugar bien visible, y querida lalunagatuna, su esposo ahora está en un lugar maravilloso así que no tiene nada de que culparse. Saludos.

  4. Gracias atodo@s por vuestras buenas palabras, me ayudan así como lo hicieron especialistas durante cerca de 10 años. ¿Porqué es tán fácil perdonar a los demas y tán difícil hacerlo con uno mismo? A veces pienso que es nuestro ego, las ganas de ser buenos y humanos.
    Gracias de nuevo.

    1. Porque somos muy duros y muy exigentes con nosotros mismos…

      Porque tenemos un “ideal” de nosotros que no encaja con lo que somos realmente.

      Estos dos patrones o actitudes nos hacen muchísimo daño, nos presionamos…nos exigimos demasiado, somos inflexibles con nosotros mismos.

      Querida lalunagatuna, es hora de ser amorosa, cariñosa y compasiva contigo misma, aceptate y perdónate tal como eres.

      Reconoce HOY que estas aprendiendo y haciendo lo mejor que puedes, que HOY eres una mejor persona, que HOY eres capaz de ver tu pasado desde la perspectiva de tu mejor presente.

      Enfócate en la maravillosa persona que eres HOY. Felicitate y agradece por como has cambiado…para bien…para mejor.

      Un cálido abrazo y pa´lante….!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *