Archivo de la etiqueta: Enrique de Vicente

Una vieja sospecha: La muerte de Juan Pablo I. por Enrique de Vicente

Para quien ha seguido las informaciones publicadas sobre este tema, aparentemente, la noticia sólo tenía de sorprendente el hecho de que estos familiares del Pontífice venían a sumarse al coro multitudinario que reclama se arroje luz sobre las confusas circunstancias en que se produjo el inesperado fallecimiento.

Apenas transcurrido un mes desde la muerte, la prensa española anuncia la inminente presentación en Roma de «Han asesinado al Papa (Operación Paloma)», una novela en la que los periodistas Jesús Ramón Pena y Mario Eduardo Zottola sostienen que la muerte del Papa Lucíani obedeció a un movimiento puramente económico, debido a que el imperio financiero del Vaticano es uno de los más poderosos del mundo y existen poderosos motivos para intentar eliminar al máximo dirigente de esta fortuna.

Sin embargo, a comienzos de aquel mismo mes, los tradicionalistas romanos seguidores del arzobispo Lefébvre ya avanzaron la posibilidad de que Juan Pablo I hubiese sido asesinado por los masones infiltrados en las altas esferas vaticanas, a las que culpabilizaban de impulsar las tendencias reformistas post conciliares en la Iglesia, a las que supuestamente se opondría el Papa.

La Sotana Roja

Ciertas revistas de extrema derecha habían acusado de estar afiliados a la masonería al secretario de Estado de la Santa Sede, cardenal Villot, al presidente de la Congregación de Obispos, cardenal Baggio, al banquero del Vaticano, arzobispo Marcinkus y a otros prelados.

En 1980, Bruce Marshali fantasea con el tema en su novela «Un asesino para Juan Pablo I», en la que el Papa Lucíani es envenenado por la ficticia sociedad de Los Nuevos Apóstoles, cuyos doce miembros se oponen a los cambios propulsados por el Concilio Vaticano II y apoyan como pontífice al cardenal Siri.

Tres años después en «La verdadera muerte de Juan Pablo I», Jean- Jacques Thierry plantea la hipótesis de que Villot sustituyó a Pablo VI por un sosías y planeó la muerte de su sucesor cuando éste descubrió la infiltración masónica en las esferas vaticanas, insólita teoría la del doble que aún hoy sostienen no pocos ultraconservadores.

De forma más seria y mejor documentada, Roger Peyrefitte, buen conocedor de los entresijos de la Masonería y del Vaticano, sostiene en La Sotana Roja la tesis de un complot tramado por algunos prelados que mantenían estrechas relaciones con mafiosos, financieros y dirigentes de la logia P 2, encubriendo bajo pseudónimos muy evidentes a personajes que a esas alturas eran ya bien conocidos.

Y describe al Papa como un reformista liberal empeñado en erradicar la corrupción de la cúpula eclesial, presentando a Villot y a Marcinkus como instigadores del crimen, llevado a cabo por un asesino profesional con una jeringuilla envenenada, a fin de evitar su inminente destitución.

Ese mismo año, los fabricantes de best séller G. Thomas y M. Morgan Whitts publican «Pontífice», una documentadísima investigación sobre las vidas de los tres últimos papas y las críticas circunstancias en que se desarrollan sus pontificados, en la que sugieren que la hipótesis del asesinato fue un rumor hábilmente promovido por el KGB soviético para desacreditar al Vaticano en unos momentos de gran tensión en sus relaciones con la URSS.

El Encubrimiento

La tesis de una conspiración urdida para asesinar a Lucíani con digitalina, a fin de impedir los cambios planteados por el Papa para acabar con la corrupción, es defendida en 1984 por David Yallop en su obra «En nombre de Díos», resultado de tres años de intensas investigaciones en las que contó con la colaboración clandestina de algunos miembros de la curia vaticana.

Yallop demuestra que el Vaticano encubrió las circunstancias en que se produjo el fallecimiento y proporciona indicios suficientes para considerar necesaria la apertura de una investigación oficial. Su libro provocó un verdadero escándalo. La situación era realmente grave. Hasta el punto de llevar a un esoterista ultraconservador como Jean Parvulesco a aceptar la posibilidad de que Juan Pablo I fuese ejecutado para evitar que condujese a la Iglesia a una desviación teológico, progresista y tercermundista (se refiere al sueño revolucionario y anarquista que Yallop atribuye al Papa Lucíani), y a sostener a un tiempo que -aprovechando estas circunstancias- Yallop y sus «comandatarios sin rostro» pretenden presentar al Vaticano convertido en «la mayor potencia criminal del mundo».

El Presidente de la Comisión Pontificia para las Comunicaciones Sociales reaccionó al libro de Yallop remitiendo a las Nunciaturas Apostólicas y a algunas Conferencias Episcopales unos folios, elaborados por monseñor Nicolini, en los que se rebatía la hipótesis de que el llorado Juan Pablo I pretendiese revolucionar la jerarquía vaticana, explicando que imaginar un ambiente propicio a conjuras es imposible para quien vive en la realidad cotidiana del Vaticano, añadiendo que la salud del Papa era más bien enfermiza y dejando claro que carece de importancia quién descubrió el cadáver del Pontífice. Pese a todo, una encuesta publicada en 1987 demostraba que el 30 por ciento de los italianos estaban convencidos de que el Papa de la sonrisa murió asesinado.

Un ladrón en la noche

Conscientes de la necesidad de argumentos más contundentes, las autoridades vaticanas animaron a realizar una investigación imparcial sobre el asunto al periodista John Cornwell. Le dieron unas facilidades sin precedentes que le permitieron entrevistarse con los más importantes protagonistas de la historia que aún seguían vivos, sin imponerle condición alguna; todo ello -aclara- con la esperanza de que saldrían a la luz pruebas concluyentes de la falsedad de todas las teorías conspiratorias que durante más de una década han sido causa de malestar para la Iglesia Católica Romana.

En «Como un ladrón en la noche», nos explica que, las pruebas comenzaron a llevarme a una conclusión que me parece más vergonzosa y más trágica que cualquiera de las conspiraciones propuestas hasta el presente: Le despreciaban por su torpe forma de andar, su aspecto desganado, sus inocentes discursos, su lenguaje sencillo e imitaban el silbante tono de su voz.

Se referían a él en tono condescendiente, con diminutivos. Había interminables historias sobre su comportamiento y sus meteduras de pata… Se dejó morir por no sentirse capacitado para ser Papa… Murió solo, en el centro de la comunidad cristiana más grande del mundo, por negligencia y por falta de amor, ridiculizado y menospreciado por la institución que existía para mantenerle…

Lo peor es que el propio Cornwell le presenta a veces como alguien poco menos que delirante y estima que su mansedumbre, su desconfianza, sus preocupaciones por los temas puramente pastorales y piadosos, no se acoplaban bien a una Iglesia que se enfrentaba a los desafíos mundanales de los ochenta y los noventa.

En similar sintonía, la de aceptar el mal menor, el historiador Ricardo de la Cierva asume en «El diario secreto de Juan Pablo I» que existió una trama económica, amenazas de muerte, una conspiración para acabar con el Papa, un masón convertido que le facilita la lista de sus colegas infiltrados en la cúspide eclesiástica y le avisa que van a atacarle esa misma semana… pero, finalmente, muere por causa natural, antes de que intenten asesinarle.

Puesto que se trata de una novela histórica, no hay forma de discernir en ella lo cierto de lo ficticio. Este libro, como el anterior, pretende tranquilizar no pocas conciencias atormentadas por la posibilidad de semejante crimen, al tiempo que incrementa la confusión en torno al tema. ¡Que se haga justicia!

Y en estas circunstancias se encontraba la polémica cuando, a comienzos de 1991, las declaraciones de los familiares de Juan Pablo I vinieron a añadir leña a la caldera de las sospechas. Como si Dios, o el demonio, se empeñase en que los trapos sucios del Vaticano siguieran siendo noticia, o bien en crear confusión en torno al tema que nos ocupa, una semana después la prensa anunciaba la próxima aparición de un libro explosivo.

La Muerte del Papa

Seguir leyendo Una vieja sospecha: La muerte de Juan Pablo I. por Enrique de Vicente

Enrique de Vicente: Nuestra madre Tierra, padre Sol y abuelo Cosmos están haciendo su Trabajo: ¿Vamos a ayudarles? (LA CRUZ de la moneda – Parte 1 de 3)

186760_100001039209454_1867653_n[1]Está llegando la Hora de la revolución interior y planetaria. Sólo hace falta prepararnos, como guerreros de la Tierra y de la Luz, para la verdadera Guerra Santa, en la que nuestros únicos enemigos serán nuestros propios egos y la Oscuridad en la que viven inmersos, así como el Sistema de vida y de hipnosis colectiva que éstos han co-creado y alimentan.

Quienes lo duden –porque quienes lo nieguen han tomado ya partido por ese pasado que nos atrapa– no tienen más que ver el Telediario. Os sintetizo el de TVE de este mediodía, que grabo para ver sólo lo que me interesa:

  • Fuerte temporal en Japón, que amenaza aún más con desbordar a las ya maltrechas centrales nucleares.
  • Alemania ha comenzado ya a cerrar sus centrales nucleares, empujados por el poderoso movimiento Verde de ese país y por la conciencia colectiva que éste ha propulsado. (Pero en el resto del mundo, los ciegos que dirigen al resto de los ciegos siguen negándose a ver lo urgente de la situación).
  • Colombia sufre «las peores inundaciones de su historia». Lo que sus autoridades definen «como un tsunami silencioso» han anegado ya el 93 % del país. (Son sólo el último coletazo de una serie de inundaciones inéditas que, desde 2010, han azotado las costas del Pacífico, también amenazadas cada día por continuos terremotos)
  • Podemos ver las lindas (pero amenazantes) trombas de agua filmadas en las costas de Nueva Gales del Sur (Australia)
  • Tras un calor abrasador, gran parte de España se encuentra en alerta amarilla por tormentas acompañadas de granizo (que esta mañana inundaban la zona donde vivo, próxima la sierra madrileña). Provocan retrasos en los aviones y el descarrilamiento de un tren Barcelona-Madrid.
  • Controlado el incendio que ha devastado buena parte de Ibiza (Pero ¿qué medidas urgentes se han tomado para evitar otros nuevos en el verano sol-abrasador que nos aguarda?)
  • Brasil se prepara para la construcción, con colaboración de empresas españolas, de 22 millones de nuevas (y necesarias) viviendas (Pero ¿lo harán respetando el equilibrio con la Madre Naturaleza o contribuirá este boom económico a desastres irreparables como la deforestación de la Amazonía, último gran Pulmón de la Tierra?)
  • «La especulación financiera es una amenaza contra la que los estados tan importante como un ataque terrorista a gran escala”, según un informe preparado por el ultra-bien-informado (por sus maridajes con el Poder) Javier Solana. A esa amenaza suma las de los ciber-ataques, los flujos inmigratorios incontrolados y la vulnerabilidad energética (Se le olvidó incluir al Sol, la Tierra y el Cosmos… que juegan en el Bando de la Luz, pero cuentan con armas de despertar masivas).
  • En todo Chile crecen las protestas masivas contra la construcción de 5 centrales hidroeléctricas, que tendría un gran impacto ecológico (Por fin algunos comienzan a despertar y alzarse contra las amenazas planetarias, por muy «necesarias» que sean para mantener nuestro insoportable «status quo»).
  • Titular (del mediodía): «11 muertos en Alemania por la bacteria EColi” (la cifra aumenta desde entonces). Alerta alimentaria en toda Europa por la contaminación de las verduras (Y esto es sólo el comienzo de lo que nos espera, si no espabilamos y atajamos las causas de la Enfermedad Planetaria, no sólo sus efectos).
  • Titular (del mediodía): «En Homs (Siria) hay 11 muertos», por las protestas que sacuden al mundo árabe.

¿Queréis más?

Pues lo tendréis. Pero no lo encontraréis en estas Notas. Porque ya es suficiente y es tiempo de Despertar y dejarnos de perder un tiempo precioso.

¿QUÉ PODEMOS HACER NOSOTROS?

Fuente: ttp://www.facebook.com/notes/enrique-de-vicente-martin/

Enrique de Vicente te cuenta lo que ocurre en este planeta.

Enrique de Vicente en esta ponencia nos deja un gran mensaje.

«Lo único que importa es despertar nuestra conciencia. Tenemos que despertar y este año tenemos una gran oportunidad. Todos los poderes que manejan este planeta no tienen nada que hacer, se les acaba el negocio y por eso nos meten miedo. Nosotros no lo vamos a consentir, el futuro es de la luz.»

Entre otros temas trata:
-Puertas a las estrellas.
-Inminente revelación extraterrestre.
-La aceleración exponencial.
-Transformación Planetaria y Humana.

DEBATE Y PREGUNTAS CyE VI, José Luis C., Marysol G. Sterling, Enrique De Vicente

Debate abierto con los ponentes de la tarde del Sexto Congreso de Ciencia y Espíritu de Madrid. 5 de Marzo de 2011.

JOSÉ LUIS, webmaster de mundodesconocido.com e investigador.
MARYSOL GONZÁLEZ STERLING, artista metafísica creadora de herramientas y sistemas para la consciencia. Fundación Soliris.
ENRIQUE DE VICENTE, Periodista, Director de la revista Año Cero.

¿Que esta pasando? – Enrique de Vicente – VI Congreso Ciencia y Espíritu

 

Enrique es periodista especializado en temas paracientíficos desde 1968.
Dirige la revista internacional Año Cero, que fundó en 1990. Ha sido director, redactor-jefe, corresponsal y colaborador de otro medio centenar de publicaciones españolas y extranjeras y de una veintena de programas de radio y televisión. Autor de varios libros.

VI Congreso Ciencia y Espíritu Madrid

«¿Qué está pasando?»

– Puertas a las estrellas
– Inminente revelación extraterrestre
– Aceleración exponencial
– Transformación Planetaria y Humana

 

Ir a descargar