CIENTÍFICOS MUESTRAN CÓMO EL LSD ABRE LAS PUERTAS DE LA PERCEPCIÓN

La droga reduce las barreras cerebrales, lo que permite que las regiones distantes hablen y los pensamientos fluyan más libremente.

La representación de un artista de una experiencia psicodélica. (Haber de imagen: Shutterstock)

En 1957, cuando el psiquiatra británico Humprhey Osmond buscaba acuñar una palabra para los alucinantes efectos del LSD, escribió una carta a su amigo Aldous Huxley. El autor de «Brave New World», que también había escrito un libro llamado «Las puertas de la percepción», detallando sus experiencias con la droga alucinógena mescalina, sugirió a Osmond la palabra «fanerothyme», tomada del griego para «mostrar» y «espíritu». Osmond no pensó que esto sonara en absoluto agradable, así que hizo una contrapropuesta, construida a partir de las palabras griegas para «alma» y «manifiesto» — psicodélica.

Muchos veranos de amor más tarde y las experiencias que tuvo con la droga, junto con la palabra que los describe, se han entretejido firmemente en nuestra cultura. Una experiencia psicodélica, ya sea inducida por una droga que altera la mente o no, es, como mínimo, desorientadora. Y al alejar a una persona de las nociones preconcebidas y obligarla a enfrentar la realidad de nuevo, manifiesta el funcionamiento interno enterrado de la mente de uno, o «alma», exactamente como Osmond sintió que lo hacía.

Pero es sólo recientemente que los científicos han comenzado a lidiar con lo que exactamente el LSD hace al cerebro,y han encontrado evidencia de que realmente hace volar la mente abierta. Según una nueva investigación, las drogas psicodélicas ponen al cerebro en un estado en el que puede fluir más libremente, sin restricciones por creencias previas de cómo se supone que funciona el mundo. Los hallazgos también tienen implicaciones para el tratamiento de la ansiedad y la depresión, dijeron los investigadores.

«Cuando eres un niño tu cerebro es muy maleable, aún no tienes todos estos modelos para toda tu vida, eres más capaz de actualizar continuamente tus creencias». Parker Singleton, candidato a doctorado en la Universidad de Cornell en Nueva York, dijo a Live Science. «En algún momento esos modelos se endurecen, y se vuelven más difíciles de moldear. Bajo los psicodélicos abrimos una nueva ventana para hacer eso».

Este, dice Singleton, es el modelo de «cerebro relajado bajo psicodélicos» o «Rebus» que su equipo se propuso examinar. El cerebro, según la hipótesis, es como un motor que genera predicciones sobre el mundo basadas en experiencias previas. A medida que estas experiencias se acumulan, el motor se vuelve más refinado y eficiente, cada vez más capaz de cortar el ruido extraño, pero a costa de volverse más rígido y más propenso a descartar experiencias más difíciles de clasificar. Las drogas psicodélicas, sugiere la hipótesis, desenrollan la influencia que las creencias previas de uno tienen en el cerebro, permitiendo que los pensamientos fluyan más libremente, sin impedimentos por suposiciones pasadas.

«Como solo un ejemplo, lo que nuestro cerebro hace a diario es predecir rostros. Es muy fácil ver una cara en una nube o en cualquier objeto», dijo Singleton, refiriéndose al fenómeno de la «pareidoliafacial» que llevó a algunos a detectar una cara en la superficie de Marte a partir de una foto tomada por el orbitador Viking 1 de la NASA de 1976.

También se pueden establecer paralelismos con esto con la «hipótesis del cerebro ruidoso» del neurocientífico de la Universidad de Tufts, Erik Hoel, que intenta explicar por qué soñamos. Según Hoel, el cerebro se dedica a construir patrones a partir de observaciones del mundo de la misma manera que lo hace una IA generadora de predicciones. Y, al igual que una IA, el cerebro puede volverse «sobreajustado», demasiado acostumbrado al conjunto de datos repetitivo que proporcionan las rutinas de una persona y menos capaz de adaptarse a nuevas situaciones. Los sueños existen para inyectar algo de ruido muy necesario para aflojar nuestros sistemas, ofreciendo una sacudida fantasmagórica para prepararlos para escenarios inesperados.

Para probar el modelo Rebus, el equipo de Singleton analizó las exploraciones cerebrales por resonancia magnética (fMRI), tomadas de un estudio del Imperial College de Londres de 2016, de 20 voluntarios sanos con placebo o con LSD. Vieron que los cerebros de los voluntarios cambiaban entre cuatro estados distintos, o patrones de actividad, mientras descansaban dentro del escáner: dos de los estados involucraban principalmente las partes sensoriales del cerebro, y los otros dos estaban más conectados con las regiones cerebrales analíticas de arriba hacia abajo responsables de generar imágenes precisas del mundo. Los investigadores notaron que aquellos que estaban tropezando con LSD, sin embargo, pasaban mucho más tiempo en los estados sensoriales del cerebro que en los analíticos.

Una comparación adicional entre los cerebros de LSD y los de placebo también reveló un fenómeno aún más fascinante: los cerebros de LSD requerían mucha menos energía para pasar de un estado cerebral a otro.

«Si piensas en nuestras conexiones neuronales como una serie de carreteras y autopistas, el LSD no cambia las carreteras, pero sí reduce la energía que necesitas para ir de una a otra», dijo Singleton. «Aplana el paisaje energético entre diferentes partes del cerebro, acercándolas».

El LSD actúa sobre el cerebro al unirse a un receptor de serotonina llamado 5-HT2a, y el equipo también encontró a través del análisis espacial que este receptor se distribuye por todo el cerebro para aumentar significativamente el efecto de nivelación de energía.
anuncio

Este aplanamiento permite que las regiones cerebrales que normalmente no hablarían entre sí entren repentinamente en una conversación garrulosa. Esta puede ser la causa de la «frescura» infantil de la perspectiva que los usuarios de la droga a menudo reportan, según Singleton. A medida que las semejanzas familiares se desvanecen y los límites entre los objetos se vuelven borrosos, los usuarios pueden encontrarse fascinados por la apariencia extraña de elementos que antes no se destacaban. En «Las puertas de la percepción», Huxley describe breves obsesiones con los pliegues de sus pantalones; el patrón de cebra hecho por la luz del sol brillando a través de los listones de una silla de jardín; y la apariencia autososípida del auto de un amigo, que le hizo estallar en risas.

Este profundo cambio en la actividad cerebral podría explicar por qué los psiquiatras han comenzado a considerar la integración de los psicodélicos en los tratamientos para los trastornos de salud mental como el TEPT, la ansiedad y la depresión,según estudios recientes.

«Nuestra hipótesis es que en un estado enfermo, su cerebro va a tener colinas de mayor energía y valles de menor energía. Más que un placebo, diferentes partes de su cerebro no pueden hablar entre sí», dijo Singleton. «Es por eso que alguien atrapado en un patrón negativo de pensamiento podría estar teniendo dificultades, a pesar de la nueva evidencia, no pueden ver que hay razones para ser feliz. La terapia psicodélica podría aplanar ese paisaje energético de nuevo y permitir que llegue más información. Podría permitir a las personas deprimidas o ansiosas actualizar sus modelos del mundo».

A continuación, el equipo planea usar LSD para mapear aún más los diferentes estados de conciencia. Esto les permitirá explorar más a fondo la relevancia terapéutica de la droga.

«No soy un médico, pero si continúa siendo seguro y eficaz, podría imaginar que se convierta en una herramienta psicoanalítica muy útil», dijo Singleton. «No es posible tener depresión resistente al tratamiento para beneficiarse de ella, cualquier proceso de terapia podría ser ayudado por ella».

Los investigadores publicaron sus hallazgos el 17 de mayo en el servidor de preimpresión bioRxiv,por lo que el estudio aún no ha sido revisado por pares.

http://www.periodicoelnuevomundo.com/2021/07/cientificos-muestran-como-el-lsd-abre.html

2 comentarios en “CIENTÍFICOS MUESTRAN CÓMO EL LSD ABRE LAS PUERTAS DE LA PERCEPCIÓN

  1. Sí, lo malo es que también se da lo que se llama » un mal viaje » y ésto puede tener consecuancias muy negativas.

    Más allá de los episodios de trances aterradores, que los hay, puede darse una desconexión permanente con la realidad. Tenía amigos que sufrieron un mal viaje y sus vidas cambiaron por completo, y no para mejor.

    El LSD es una droga muy potente y no conocida por completo. Nadie puede asegurar que su uso sea seguro, porque no lo es. Mejor dejarse de experimentos en carne propia. Si uno quiere jugar, es mejor el ajedrez o el parchís, según gustos.

  2. No toméis esas porquerías lo fabrica el cuerpo humano cuando hacéis algo positivo en la vida y no altera la realidad. Solo con sortear las trampas que os ponen aquí ya tenéis abiertas las puertas de la percepción y el conocimiento y no dependéis de nadie que os estafe de una falsa felicidad.

Responder a Jose. Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.