Las cadenas de suministro mundiales se han roto y las consecuencias están a la vuelta de la esquina

Una de las formas en las que estamos viendo la gran reestructuración del capitalismo es poniendo en riesgo las cadenas de suministro globales para poner a los actores más débiles de la economía de rodillas.

Ya hablamos anteriormente del ensayo que el Foro Económico Mundial realizó el pasado 9 de julio, donde grandes corporaciones mundiales simularon un hackeo mundial que afectaba precisamente a las grandes cadenas de suministro.

La narrativa que se vende al público dice así: la nueva ola de infecciones de COVID-19 causada por varias variantes de letras griegas, importantes interrupciones debido a desastres naturales (atribuidos al cambio climático, por supuesto) y ciberataques dirigidos a industrias clave están causando escasez de trabajadores y la incapacidad de los barcos y otros sistemas de transporte importantes de llegar a destino (lo que en Reino Unido se ha llamado «pingdemia»).

Esta «escasez» de trabajadores y bienes, como alimentos y chips, sirve para un encarecimiento generalizado de los insumos básicos del proceso productivo, que sólo las grandes multinacionales pueden afrontar. A medida que los precios se disparan, la economía se deteriora aún más y casi sin darnos cuenta nos habremos adentrado en una economía de guerra.

Pero dicha secuencia de acontecimientos no es del todo cierta. Estas crisis «existenciales» son las crisis cíclicas del capitalismo que, bien aprovechadas, son una extraordinaria herramienta para el gran capital, y precisamente el ensayo del 9 de julio se anticipaba a una situación que ya está entre nosotros y que en los próximos meses comenzaremos a notar en el consumo familiar.

Estancamiento de los suministros por mar

Por ejemplo, los barcos transportan alrededor del 90% del comercio mundial. Para este sector, la crisis de la tripulación está interrumpiendo el suministro de todo, desde petróleo y mineral de hierro hasta alimentos y productos electrónicos, lo que supone una retención de stock y a la vez un incremento de precios. Esos productos van a ser liberados convenientemente, pero a un precio infinitamente superior.

La línea de contenedores alemana Hapag Lloyd describió la situación como «extremadamente desafiante».

La capacidad de los buques es muy reducida, los contenedores vacíos son escasos y la situación operativa en ciertos puertos y terminales no está mejorando realmente”, dijo. «Esperamos que esto dure probablemente hasta el cuarto trimestre, pero es muy difícil de predecir«.

Mientras tanto, las inundaciones mortales en los gigantes económicos China y Alemania han roto aún más las líneas de suministro global que aún no se habían recuperado del primer confinamiento, lo que ha comprometido billones de dólares de actividad económica.

Las inundaciones chinas están restringiendo el transporte de carbón desde regiones mineras como Inner Mongolia y Shanxi, según el gobierno chino, al igual que las centrales eléctricas necesitan combustible para satisfacer la demanda máxima de verano.

En Alemania, el transporte de mercancías por carretera se ha ralentizado significativamente. En la semana del 11 de julio, a medida que se desarrollaban las inundaciones del mes pasado, el volumen de envíos tardíos aumentó un 15% con respecto a la semana anterior, según datos de la plataforma de seguimiento de la cadena de suministro FourKites.

Nick Klein, vicepresidente de ventas y marketing en el Medio Oeste de la empresa de transporte y logística de Taiwán OEC Group, dijo que las empresas estaban luchando por liberar mercancías acumuladas en Asia y en los puertos estadounidenses debido a una confluencia de crisis.

«No se aclarará hasta marzo«, dijo Klein. Recordemos que a principios de año se decía que para el tercer trimestre de 2021 todo estaría bajo control.

Más dolor para los fabricantes de automóviles

Los fabricantes de automóviles, por ejemplo, se han visto obligados nuevamente a detener la producción debido a las interrupciones causadas por los brotes de COVID-19. Toyota Motor Corp dijo esta semana que tuvo que detener las operaciones en las plantas de Tailandia y Japón porque no podían conseguir repuestos.

Stellantis suspendió temporalmente la producción en una fábrica del Reino Unido porque una gran cantidad de trabajadores se encuentran confinados. En España, la empresa ha pactado con los sindicatos paros semanales.

La industria ya se ha visto muy afectada por la escasez mundial de semiconductores este año, principalmente de proveedores asiáticos. A principios de este año, el consenso de la industria automotriz era que la crisis del suministro de chips se aliviaría en la segunda mitad de 2021, pero ahora algunos altos ejecutivos dicen que continuará en 2022.

Un ejecutivo de un fabricante de repuestos para automóviles de Corea del Sur, que suministra a Ford, Chrysler y Rivian, dijo que los costos de las materias primas para el acero que se usaba en todos sus productos habían aumentado en parte debido a los mayores costes de flete.

«Al tener en cuenta el aumento de los precios del acero y el envío, nos está costando un 10% más fabricar nuestros productos«, dijo el ejecutivo en una entrevista a Reuters, que no quiso ser identificado debido a la delicadeza del asunto.

Aunque estamos tratando de mantener bajos nuestros costos, ha sido un gran desafío. No se trata simplemente del aumento de los costos de las materias primas, sino que también se han disparado los precios del envío de contenedores «.

El mayor fabricante de electrodomésticos de Europa, Electrolux, advirtió esta semana sobre el empeoramiento de los problemas de suministro de componentes, que han obstaculizado la producción. Domino’s Pizza dijo que las interrupciones en la cadena de suministro estaban afectando la entrega de equipos necesarios para construir tiendas.

La lucha de Estados Unidos y China

Las cadenas de suministro que se están rompiendo están afectando principalmente a Estados Unidos y China, los motores económicos del mundo que juntos representan más del 40% de la producción económica mundial. Esto podría provocar una desaceleración de la economía mundial, junto con el aumento de los precios de todo tipo de bienes y materias primas.

Los datos de Estados Unidos publicados el pasado viernes coincidieron con una visión cada vez mayor de que el crecimiento se desacelerará en la última mitad del año después de un segundo trimestre en auge impulsado por la campaña de vacunación.

Los problemas de capacidad a corto plazo siguen siendo una preocupación, lo que limita la producción en muchas empresas del sector manufacturero y de servicios y al mismo tiempo eleva los precios a medida que la demanda supera la oferta”, dijo Chris Williamson, economista jefe de negocios de IHS Markit.

«Necesitamos abastecer a las tiendas»

Los puertos de todo el mundo están sufriendo atascos que no se habían visto en décadas, según los actores de la industria.

Union Pacific, uno de los dos principales operadores ferroviarios que transportan carga desde los puertos de la costa oeste de Estados Unidos hacia el interior, impuso una suspensión de siete días de los envíos de carga el fin de semana pasado, incluidos los bienes de consumo, a un centro de Chicago donde los camiones recogen los bienes.

El esfuerzo, que tiene como objetivo aliviar la «congestión significativa» en Chicago, ejercerá presión sobre los puertos de Los Ángeles, Long Beach, Oakland y Tacoma, dijeron especialistas.

Un ciberataque también afectó a los puertos de contenedores de Sudáfrica en Ciudad del Cabo y Durban esta semana, lo que agregó más interrupciones en las terminales.

Si todo eso no fuera suficiente, en Gran Bretaña, la aplicación oficial de salud le ha dicho a cientos de miles de trabajadores que se aíslen después del contacto con alguien con COVID-19, lo que lleva a los supermercados a advertir sobre una escasez de suministro y al cierre de algunas estaciones de servicio.

Richard Walker, director gerente del grupo de supermercados Iceland Foods, recurrió a Twitter para instar a la gente a que no se deje llevar por el pánico.

«Necesitamos poder abastecer a las tiendas, almacenar estantes y entregar alimentos«, escribió.

Las cadenas de suministro mundiales se han roto y las consecuencias están a la vuelta de la esquina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.