Diez cosas que los antiguos hicieron mejor que nosotros

Diez cosas que los antiguos hicieron mejor que nosotros

Hace solo un par de décadas, la gente de las civilizaciones antiguas era vista como gente sencilla y primitiva. Sin embargo, numerosos descubrimientos desde entonces han revelado una serie de hechos sorprendentes sobre las culturas antiguas, a saber, que muchas de ellas poseían conocimientos avanzados de metalurgia, matemáticas, química, astronomía y más. Con este conocimiento, forjaron acero más fuerte que cualquier otra cosa vista hasta la Revolución Industrial, crearon una receta para el concreto tan duradero que sus edificios durarían milenios más que las construcciones de hoy, cortaron piedras y ensamblaron paredes con tanta precisión que los intentos de los modernos las replicaciones han fallado. Los científicos todavía se están rascando la cabeza por algunos de los asombrosos logros de las civilizaciones antiguas. Aquí presentamos diez de ellos.

1. Acueductos y tecnología hidráulica

¿Quién hubiera pensado que los gobiernos del siglo XXI buscarían orientación en tecnología de 1.500 años sobre cómo resolver los problemas de acceso al agua? Pero eso es exactamente lo que está sucediendo en Lima, Perú.

Perú se ha enfrentado a una grave crisis del agua debido a que problemas crónicos, como el suministro de agua contaminada y el cambio ambiental, se combinan para socavar la seguridad hídrica de todo el país. Sin embargo, la empresa de servicios de agua de Lima, Sedapal, ha presentado un nuevo plan para reactivar una antigua red de canales de piedra que fueron construidos por la cultura Wari ya en el año 500 d.C., con el fin de abastecer a la población con agua limpia y no contaminada.

Los Wari construyeron un sistema avanzado de conservación de agua que capturaba el agua de las montañas durante la temporada de lluvias a través de canales. Los canales transportaban el agua a lugares donde podía alimentarse a manantiales más abajo de la montaña, para mantener el flujo de los ríos durante la estación seca.

Muchas civilizaciones antiguas son conocidas por su avanzada construcción de cisternas, canales, acueductos y tecnología de canalización de agua, incluidos los persas, nabateos, romanos, griegos, harrapans y muchos más.

2. Acero

Hace más de 2.000 años, la gente de la antigüedad en el Levante forjaba espadas de acero tan avanzadas que los herreros no se acercarían a crear nada de igual calidad hasta los tiempos modernos. El metal era tan fuerte que las espadas podían cortar directamente objetos hechos de otros metales.

El acero, conocido como acero de Damasco, se produjo a partir de una materia prima, conocida como acero Wootz, de Asia. Se agregaron otros materiales durante la producción del acero para crear reacciones químicas a nivel cuántico. Se utilizó por primera vez alrededor del 300 a. C., pero se produjo en masa en Oriente Medio entre 1100 y 1700 d. C.

El secreto de la fabricación del acero de Damasco de Oriente Medio solo resurgió bajo la inspección de microscopios electrónicos de barrido en laboratorios modernos.

3. Concreto

Las estructuras de hormigón de hoy en día suelen estar diseñadas para durar entre 100 y 120 años. Sin embargo, los romanos construyeron estructuras de hormigón hace 2.000 años que han mantenido su integridad estructural hasta el día de hoy. Entonces, ¿cuál era su secreto?

Los romanos hacían hormigón mezclando cal, roca volcánica y agua de mar. La combinación de los tres desencadenó instantáneamente una reacción química en la que la cal incorporó moléculas en su estructura y reaccionó con la ceniza para unir toda la mezcla. El antiguo hormigón de agua de mar contiene la estructura cristalina ideal de Tobermorita, que tiene una mayor resistencia y durabilidad que el equivalente moderno.

Además de ser más duradero, el hormigón romano también era más ecológico en comparación con el hormigón actual. El cemento moderno convencional requiere calentar una mezcla de piedra caliza y arcilla a 1.450 grados Celsius, lo que libera cantidades significativas de carbono a la atmósfera. Por el contrario, el cemento romano usaba mucha menos cal y lo fabricaba a partir de piedra caliza horneada a 900 grados Celsius, lo que requería mucho menos combustible.

4. Construcción de carreteras

En estos días, tendríamos suerte de que se construyera una carretera decente en un año. Pero no siempre fue así. Los pueblos antiguos reconocieron la importancia de las carreteras y las redes que unen ciudades y asentamientos en todas las regiones y países … ¡y las construyeron rápidamente!

Qhapaq Nan, también conocido como el Camino Andino Principal, es una enorme red de caminos que alguna vez fue utilizada por el poderoso Imperio Inca y que se extiende a lo largo de más de 30.000 kilómetros. Fue la columna vertebral del poder político y económico del Imperio Inca, conectando los centros productivos, administrativos y ceremoniales de la cultura andina preincaica. Los incas de Cuzco lograron esta infraestructura única a gran escala en menos de un siglo, extendiendo su vasta red a lo que ahora es Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador y Perú.

Los romanos también son conocidos como constructores de carreteras expertos. Aproximadamente 1,7 millones de millas cuadradas de territorio estaban cubiertas por las carreteras romanas, que estaban hechas con grava, tierra y ladrillos hechos de granito y lava dura. Hoy en día todavía se utilizan muchos caminos antiguos.

5. Corte de piedra

En todo el mundo, podemos encontrar numerosos ejemplos de tallado de piedra antigua con tanta precisión que rivalizan con las creaciones de la actualidad producidas con maquinaria avanzada. Un excelente ejemplo se puede encontrar en Puma Punku, un antiguo sitio arqueológico en Bolivia, fechado por algunos historiadores con 15.000 años de antigüedad, que contiene una mampostería tan increíble que parece como si las piedras se hubieran cortado con una herramienta de diamante. Enormes bloques que pesan hasta 800 toneladas, constan de bordes perfectamente rectos que se encajan perfectamente entre sí y no contienen marcas de cincel. Los intentos de replicar la precisión de la mampostería han fracasado.

6. Agricultura

El sacrificio humano es típicamente lo primero que les viene a la mente a las personas cuando piensan en los aztecas y otras culturas mesoamericanas. Sin embargo, hay mucho más en estas civilizaciones que esta práctica. Una de sus innovaciones fue el sistema agrícola chinampa, los llamados «jardines flotantes» que se encuentran en los lechos de los lagos poco profundos del Valle de México.

Se construyó una parcela de chinampa mediante el replanteo de un recinto rectangular en el lecho del lago pantanoso. A continuación, se vallaría el recinto uniendo las estacas con zarzo. Después de eso, el área cercada se llenaría de barro y vegetación en descomposición. Para evitar que las raíces se llenen de agua, era importante que el relleno llevara la parcela de chinampa por encima del nivel del lago. Los canales que rodeaban las parcelas de chinampa formaron la ilusión de que estas tierras agrícolas flotaban en el agua, de ahí su mala atribución como «jardines flotantes«. Para estabilizar aún más estas parcelas de tierra, se plantaron sauces alrededor del perímetro. Esto se debe al denso sistema de raíces que, con el tiempo, ancló los muros de contención de la estructura y redujo los efectos de la erosión. Para asegurar que las chinampas produjeran buenas cosechas durante todo el año, era vital que el suministro de agua estuviera bien administrado. Durante la temporada de lluvias, las inundaciones habrían sido un problema. Por lo tanto, se instaló un sofisticado sistema de drenaje, que incluía presas, compuertas y canales, para contrarrestar este problema. Al usar excrementos humanos para fertilizar los cultivos, los aztecas también pudieron crear un entorno de vida más saludable, ya que las aguas residuales de la ciudad también habrían sido tratadas.

El sistema de agricultura y tratamiento de aguas residuales visto en los jardines flotantes de México, estaba tan avanzado que ha habido intentos (sin éxito) de implementarlo en los tiempos modernos.

7. Paredes

La civilización Inca es conocida por su avanzada obra de albañilería, gran parte de la cual aún se puede ver hoy en Machu Picchu y Sacsayhuaman en Perú. Sus grandes muros de piedra seca muestran enormes bloques que habían sido cuidadosamente cortados para encajar bien sin mortero y con niveles de precisión inigualables en cualquier otro lugar de América. Las piedras están tan poco espaciadas que una sola hoja de papel no cabe entre muchas de las piedras. Esta precisión, combinada con las esquinas redondeadas de los bloques, la variedad de sus formas entrelazadas y la forma en que las paredes se inclinan hacia adentro (para evitar daños en caso de un terremoto) han desconcertado a los científicos durante décadas. El método utilizado para hacer coincidir con precisión la forma de una piedra con las piedras adyacentes aún se desconoce y los intentos de recrear la técnica han fracasado.

8. Planificación urbana

En el último siglo, se han desenterrado numerosas ciudades antiguas que han asombrado tanto a los científicos como a los urbanistas.

Cuando los arqueólogos descubrieron el sitio de 5.000 años de antigüedad de Mohenjo Daro en Pakistán, lo que encontraron no tenía precedentes en la región: la ciudad demostró un nivel excepcional de planificación cívica y comodidades. Las casas estaban amuebladas con baños de ladrillo y muchas tenían retretes. Las aguas residuales de estos se conducían a alcantarillas de ladrillo bien construidas que recorrían el centro de las calles, cubiertas con ladrillos o losas de piedra. Cisternas y pozos finamente construidos con ladrillos en forma de cuña contenían suministros públicos de agua potable. En su día, la ciudad habría albergado a unos 40.000 habitantes.

En la misma época, pero en otro continente, se estaba construyendo otra gran ciudad: Caral. Ubicada en el Valle de Supe en Perú, Caral es una ciudad de 5,000 años de antigüedad que consistió en enormes monumentos, que incluyen pirámides, plazas, anfiteatros, templos y áreas residenciales. Tenían una agricultura extensiva, consumían una dieta variada, desarrollaron el uso de textiles, utilizaron un sistema complejo para calcular y registrar, crearon un suministro de agua y desarrollaron un intrincado sistema de riego.

Actualmente, los arquitectos buscan inspiración en Caral para la planificación urbana. Los arquitectos japoneses tienen la intención de incorporar diseños de edificios que implementaron para proteger a su gente de los terremotos. Los habitantes de Caral suspendieron sus casas en cestas llenas de piedras que disiparon el movimiento de tierra y evitaron el derrumbe.

9. Astronomía

Desde constelaciones de estrellas pintadas en cerámica griega antigua hasta arte rupestre nativo americano que representa solsticios, mapas estelares en antiguas tumbas japonesas, historias de sueños aborígenes australianos que reflejan eventos astronómicos conocidos y un calendario megalítico de 10,000 años en Escocia, no hay duda de que los antiguos Las civilizaciones de todo el mundo poseían una comprensión extraordinaria del cosmos y sus movimientos. Pero la forma en que fueron capaces de registrar eventos cosmológicos con tanta precisión y precisión sin la tecnología que poseemos hoy en día aún elude a los científicos en muchos casos.

Lo que es seguro es que los descubrimientos recientes han revelado cuán avanzadas eran las culturas antiguas en lo que respecta al conocimiento astronómico, y que estaban lejos de las personas primitivas que alguna vez se pensó que eran.

10. Armas

Si bien no hay duda de que las armas modernas son mucho más superiores a sus contrapartes antiguas en su capacidad para desencadenar una muerte y destrucción masivas, existen varias armas antiguas poderosas que aún eluden a los científicos en cuanto a su construcción y capacidades.

Se dice que el matemático, ingeniero, inventor y astrónomo griego Arquímedes (287 – 212 a. C.) creó un arma de rayos de calor (a veces llamada «rayo de la muerte») para defenderse de los barcos que atacan Siracusa, una ciudad histórica de Sicilia. Según el autor del siglo II d.C. Luciano y siglos después, Antemio de Tralles, el arma estaba hecha de grandes reflectores (posiblemente hechos de bronce o cobre pulidos), que se usaban para enfocar la luz del sol en los barcos que se acercaban, provocando que se incendiaran.

Aunque su existencia ha sido objeto de acalorados debates entre los historiadores, varias pruebas han demostrado con precisión que tal arma es posible. En 1973, los científicos griegos Ioannis Sakkas instalaron 70 espejos con un revestimiento de cobre, que apuntaban a un modelo de madera contrachapada de un barco de guerra romano a una distancia de 50 metros. Cuando los espejos se enfocaron con precisión, la nave estalló en llamas en cuestión de segundos.

Autor: Joanna Gillan

https://www.ancient-origins.es/historia/gente-civilizaciones-antiguas-007189

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.