LA SEMILLA

        

  Hay filósofos que niegan la existencia de la Nada, del Vacío como origen de un Todo.

          Otros hablan de Principios, de un algo que sin haber nacido permanecerá eternamente, ampliando su manifestación.

          Se dice que Brahma, siendo Eterno y sin principio o final, al respirar destruye y crea los Universos.

          Otros buscan la partícula original, la que dio origen a los átomos y a la formación de los Universos. Siendo, que de los restos de la desaparición de ellos nacerían los siguientes.

          En lo que no debería haber duda, es que su tamaño, depende del tamaño de quién los mira.

          Tienen miles de millones de años, un tamaño infinito, y se necesitan millones de años de nuestra luz, para recorrerlos. Velocidad que hemos escogido como medida patrón, porque es la más grande que conocemos y permite que el número que representa el tamaño del Universo, se puede hacer más pequeño: Infinito.

          No conozco, si en oriente, los filósofos han argumentado si el color negro del Yin es anterior al blanco de Yang, o estos colores han llegado al analizar el gris de nuestro vivir entre ambos.

          Obviamente, cuando hacemos el vacío en algo, es porque hemos sacado todo lo que había.

          La misma obviedad es, que no podemos poner algo, si no está vacío el sitio donde lo vamos a poner.

          Todo ello es posible de pensar y exponer, porque nosotros estamos fuera y miramos lo que pasa.

          Para encontrar la Nada, es preciso quitar todo lo que hay.

          No he sido nunca filósofo, pero recuerdo que con pocos años, cuando alguien me dijo que había ido a visitar a unos amigos, al no haber avisado, cuando llamó no había nadie.

          Es lo que he visto y oído de muchos amigos, que fueron a desayunar o tomar algo a una cafetería, y no lo hicieron porque no había nadie o estaba vacía.

          Mi respuesta fue, que nunca he ido a ningún sitio que estuviese vacío o no hubiese nadie: Siempre he estado yo, otras, también el camarero y siempre el lugar donde se encerraba la Nada o el Vacío.

          A veces negamos la existencia de Dios, de la Vida, de la Nada, del Vacío, incluso que algo no cree consecuencias o reacción.

          Leía acerca, de que al parecer, los agujeros negros dejan información a la Vida de lo que ha pasado y que al no poder descifrarla, creíamos que no la dejaba.

          Sólo quitando algo se crea un lugar vacío, sólo teniendo un lugar vacío se puede crear o nacer algo. Son el Yin y el Yang de la Vida.

          Pero es necesario que para estudiar o pensar esto, alguien o algo perciba esta existencia o la suya propia en gris.

          En lo Absoluto, no hay algo que perciba la existencia de Dios, menos aún que le pueda dar nombre.

          En lo Absoluto, la no-percepción de existencia propia o ajena, es lo que determina que estando lleno de Vida, lo único que se percibe es algo que es más que el vacío, que ausencia o presencia de algo.

          Shakyamuni lo definió como Vacío, como siendo la Naturaleza de Buda, de la Unión de cuanto existe en Uno, de la no-separación de las polaridades, donde el blanco y el negro, no existen como blanco y negro, por no haber separación o algo que pueda percibirlos como diferentes. Pero incluso Sin Nombre, cuando sean llamados lo serán con los nombres de blanco y negro.

https://yuishinsan.blogspot.com/2021/08/la-semilla.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.