La leyenda de los gigantes que erigieron colinas de chocolate en Filipinas

Un paisaje de otro mundo se despliega en la provincia filipina de Bohol: una brigada de cientos de montículos casi simétricos, cónicos y en forma de cúpula, se elevan desde la superficie de la llanura.

Colinas de Chocolate (Chocolate Hills).

En la temporada de lluvias, la hierba que cubre las colinas les da una apariencia suave y exuberante. En verano, cuando la vegetación muere, adquieren un tono marrón dorado, lo que les da su nombre: Colinas de Chocolate. Hay hasta 1,776 de los montículos repartidos en un área de 20 millas cuadradas, que se elevan hasta 400 pies de altura.

Las colinas no solo crean una vista impresionante, sino que representan una rareza geológica. El único conjunto similar de montículos que se sabe que existe está en la isla de Java, Indonesia, pero tiene una apariencia menos regular que los de Bohol.

Debido a que se cree que el agua de lluvia es el principal agente modelador, los expertos suponen que existen una serie de ríos y cavernas subterráneas debajo de estas formas de cono. Este sistema subterráneo se extiende cada año debido a que la piedra caliza se disuelve a medida que cae el agua de lluvia.

Teorías de artificialidad

Las Colinas de Chocolate se consideran una de las siete maravillas naturales de Asia e incluso figuran en la bandera de la provincia de Bohol. Por ser un gran atractivo turístico, las autoridades los están cuidando mucho y complican la situación a cualquier arqueólogo dispuesto a indagar más allá de las convenientes explicaciones que ofrecen los llamados expertos.

Ha habido varias teorías de conspiración que al respecto que circulan en Internet. La más importante gira en torno a su forma de cúpula o pirámide, su distribución y su singularidad, lo que insinúa una naturaleza artificial.

Dado que no se han realizado los exámenes pertinentes, la gente se ha estado preguntando si las colinas no son en realidad producto de los humanos o de otros seres mitológicos.

Si miramos las leyendas filipinas, todas hablan de gigantes que iniciaron un gran duelo de rocas y se olvidaron de limpiar el desorden, o de otro gigante que lloró a su amante mortal después de su muerte, y sus lágrimas se secaron y formaron las Colinas de Chocolate.

Si bien estos son solo cuentos folclóricos, todos hablan de gigantes que finalmente dieron lugar a estas formaciones inusuales. Entonces, ¿qué podría residir en realidad debajo de estos enormes hormigueros?

Según una hipótesis, pueden ser túmulos funerarios de los antiguos gobernantes fallecidos de esta área. Asia es un lugar salpicado de pirámides, túmulos funerarios e imponente arte funerario como los Guerreros de Terracota enterrados junto con Qin Shi Huang, el primer Emperador de China.

Teorías de conspiración

Pero, ¿por qué Filipinas no querría desenterrar una herencia tan exuberante si realmente fuera el caso?

Una posible respuesta es que lo que reside debajo de estos montículos no sería descrito con facilidad por nuestro entendimiento moderno, al menos no sin repensar una gran parte de la historia.

Colinas de Chocolate.

Crédito: Ramir Borja.

El contenido de las Colinas de Chocolate —si se demuestra que existe— podría involucrar cualquier cosa, desde restos de seres de otro mundo hasta antiguos gobernantes desconocidos, o incluso tecnología avanzada. Incluso tal vez, al igual que algunos montículos similares repartidos por América del Norte, en su interior yazcan esqueletos gigantes.

Si tal hallazgo saliera a la luz desde debajo de las Colinas de Chocolate, los poderes que nos gobiernan no querrían que el público en general se enterara. Teniendo en cuenta la escala de este sitio y el considerable número de turistas que lo visitan a diario, no habría posibilidad de que tal hallazgo pasara desapercibido.

¿Cómo llegar?

Si eres un viajero aventurero y quieres ver este lugar por ti mismo esta maravilla —ya la creas natural o artificial—, es importante que antes sepas algunas cosas.

Para ver toda la extensión de colinas, los visitantes pueden subir dos plataformas de observación diferentes. En el complejo Colinas de Chocolate, a unas 3 millas de la ciudad de Carmen, los visitantes suben más de 200 escalones hasta un mirador que ofrece una vista panorámica de los conos que se elevan desde la meseta. El complejo también incluye un resort administrado por el gobierno.

Crédito: Brett Andrei Martin.

Sagbayan Peak, la más nueva de las dos áreas de observación, ofrece una vista de 360 grados de las colinas y el mar. También incluye una cúpula de mariposas, restaurante, cafetería y tienda de recuerdos.

Para llegar a cualquiera de las estaciones de observación, hay que tomar un autobús desde la Terminal de Dao en la ciudad de Tagbilaran o reservar un recorrido organizado.

Fuente. NatGeo/AA. Edición: MP.

» alt=»» width=»0″ height=»0″ data-src=»https://mysteryplanet.com.ar/site/wp-content/plugins/wp-spamfree/img/wpsf-img.php» />

La leyenda de los gigantes que erigieron colinas de chocolate en Filipinas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.