Cientos de millones de aves han desaparecido en Europa en los últimos 40 años

Una de cada seis aves ha desaparecido silenciosamente en Europa desde la década de 1980.

Gorrión. Crédito: Ray Hennessy.

La estrecha relación de la humanidad con estos dinosaurios modernos se remonta a decenas de miles de años. Desde ayudarnos a pescar y cazar, pasando por alegrarnos auditivamente las mañanas, hasta ser nuestros primeros mensajeros de larga distancia. Ahora, un nuevo estudio ha calculado que hasta 620 millones de aves han desaparecido del continente europeo en los últimos 40 años.

«Lo que es preocupante es que ha estado sucediendo casi sin que lo notemos, de forma invisible y silenciosa», dijo a NewsChain Richard Gregory de la Royal Society for the Protection of Birds (RSPB).

Los pequeños y adorables gorriones se han reducido a la mitad en número desde los años 80 y ahora hay casi 75 millones menos de estorninos curiosos e inteligentes que imitan los sonidos del mundo que nos rodea —una disminución del 60 por ciento—.

La mayoría de las disminuciones se han producido en especies asociadas con entornos agrícolas y de pastizales, pero también está sucediendo en nuestras ciudades.

«Las aves comunes son cada vez menos comunes, en gran parte porque los humanos están destruyendo los espacios de los que dependen», explicó Anna Staneva, directora interina de conservación de BirdLife Europe. «La naturaleza ha sido erradicada de nuestras tierras de cultivo, mar y ciudades. Los gobiernos de toda Europa deben establecer objetivos legalmente vinculantes para la restauración de la naturaleza; de lo contrario, las consecuencias serán graves, incluso para nuestra propia especie».

Estornino. Crédito: Horacio Patrone.

Es probable que las causas sean variadas y numerosas, incluida la pérdida de hábitat, la disminución masiva de especies de insectos, la contaminación y las enfermedades —todos los sospechosos habituales que contribuyen al evento de extinción masiva más amplio que estamos experimentando—.

Por ahora, al menos, esta pérdida de aves se debe principalmente a especies abundantes, con una reducción del 25 por ciento de las especies comunes y una pérdida del 4 por ciento en las especies raras, por lo que aún no ha resultado en muchas extinciones.

No obstante, «es probable que las especies comunes contribuyan desproporcionadamente más que las raras», advirtieron los investigadores, dirigidos por la bióloga conservacionista de RSPB Fiona Burns, por lo que incluso pérdidas relativamente pequeñas pueden alterar enormemente la estructura y función de nuestro ecosistema debido a la pérdida de los servicios vitales que estas aves proporcionan.

Nuestra rica historia de observación de aves ha significado que los estudios de sus poblaciones sean de los más desarrollados de cualquier grupo de animales. Disponemos de un montón de datos históricos gracias a ornitólogos aficionados guiados por profesionales, que el presente estudio ha aprovechado.

Usando información de dos de estas bases de datos, Burns y sus colegas tomaron en cuenta 378 de 445 especies de aves nativas que se reproducen en Europa.

Estudios anteriores más pequeños ya detectaron estas preocupantes disminuciones en toda Europa; lamentablemente, esta tendencia se mantuvo en una gama más amplia de especies y en el marco de tiempo más amplio considerado por el nuevo estudio. En 2019, un estudio similar en América del Norte descubrió que allí también está sucediendo lo mismo.

Toda esta investigación apunta «a un fracaso en el logro de los objetivos de biodiversidad existentes y pide un cambio transformador en todos los sectores de la sociedad humana a medida que toma forma un emergente Marco Global de Biodiversidad post-2020», escribió el equipo en su documento.

Sin embargo, no todas fueron malas noticias. Burns y sus colegas encontraron que muchos casos de aumento de la población, como la duplicación observada en las poblaciones de halcón peregrino, se debieron a los esfuerzos de conservación. Siete especies de aves rapaces se opusieron a la tendencia gracias a la reducción de la persecución, los pesticidas y una mayor protección.

Esto demuestra cuán poderosamente podemos dar forma a la biodiversidad de manera deliberada e incidental.

«Necesitamos una acción transformadora en toda la sociedad para abordar juntos la crisis climática y la naturaleza», apuntó Burns. «Eso significa aumentar la escala y la ambición de la agricultura respetuosa con la naturaleza, la protección de especies, la silvicultura y la pesca sostenibles, y la rápida expansión de la red de áreas protegidas».

A la luz de estos hallazgos, los investigadores instan a que se promueva la propuesta de ley de restauración de la naturaleza de la UE.

También podemos ayudar individualmente proporcionando vegetación autóctona local en nuestros jardines, plantando árboles, colocando cajas nido e incluso proporcionando con cuidado los tipos adecuados de alimentos durante las partes más duras del invierno.

«Proporcionar el tipo adecuado de semillas para las aves puede marcar una gran diferencia para su supervivencia y sus poblaciones», dijo Gregory. «La primavera va a ser mucho más tranquila sin el canto de los pájaros si continúa de esta manera, y no hacemos algo urgente para cambiar las cosas».

Esta investigación ha sido publicada en Ecology and Evolution.

Fuente: NewsChain. Edición: MP.

» alt=»» width=»0″ height=»0″ data-src=»https://mysteryplanet.com.ar/site/wp-content/plugins/wp-spamfree/img/wpsf-img.php» />

Cientos de millones de aves han desaparecido en Europa en los últimos 40 años

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.