Astronauta que desapareció en el espacio reaparece décadas después

John Smith, fue un hombre que nació en 1941 en el seno de una familia de militares, y que en su juventud se matriculó en la Escuela Militar de las Fuerzas Aéreas de EE.UU. en 1960, donde se graduó con éxito. Lucho como piloto en la guerra de Vietnam, ganando una «Medalla por el Servicio en Vietnam» y una gran reputación como respetado piloto, tras lo cual se propuso convertirse en astronauta

Al parecer, tuvo éxito en su empeño y fue asignado como «limpiador» en una misión espacial para limpiar la órbita de la Tierra de diversos residuos espaciales. Aunque en realidad su misión fue el de detectar, cazar y destruir misiles balísticos enemigos, así como satélites.
Aquí es donde su vida se volvería extraña, y se convertiría en una historia muy extraña de un hombre perdido en el espacio, sólo para reaparecer vivo décadas después bajo algunas circunstancias muy misteriosas.

La historia cuenta que en octubre de 1973, Smith fue lanzado al espacio en una misión a bordo de una nave disfrazada de satélite para no ser detectado mientras realizaba su misterioso trabajo de alto secreto. Aparentemente pasaron tres días sin incidentes, pero entonces su nave entró en una zona de radiación anómala y sus sistemas de maniobra y orientación se estropearon inexplicablemente. En ese momento también se produjeron varias ráfagas de ruido de radio inexplicables que no pudieron ser rastreadas. Al parecer, la NASA trató de salvar al astronauta afectado, pero no pudo hacerlo, y su equipo de comunicaciones se apagó por completo, dejándolo perdido en el espacio.

Poco después del extraño incidente, la NASA se dedicó a encubrirlo todo, señalando el fracaso de la misión como el resultado de un simple accidente durante un vuelo de entrenamiento, sin mencionar la radiación o la interferencia de radio, y clasificando altamente todo el asunto. Allí quedaría, en los archivos de tragedias espaciales, Smith relegado a los archivos de astronautas perdidos y misterios espaciales. Pero entonces, en el año 2000, la nave espacial perdida que había estado transportando a Smith fue descubierta por accidente, cuando un astrónomo aficionado en las Islas Fiji observó un objeto anómalo en órbita a una altitud de 470 kilómetros y lo reportó a las autoridades correspondientes, quienes se convencieron de que era la nave espacial de Smith basándose en su trayectoria y apariencia. Entonces intentaron recuperar la nave, y como había caído en una órbita estable y baja, pudo ser recogida durante el siguiente vuelo del transbordador Endeavor en 2001. Aquí es donde las cosas se ponen realmente raras.

Cuando la nave fue traída a la tierra esta fue abierta, y para sorpresa de todos los presentes, Smith no sólo se encontraba dentro, sino que seguía vivo incluso después de décadas de estar perdido en el espacio. Estaba inconsciente y parecía estar en una especie de estado de animación suspendida, pero nadie podía entender cómo podía ser. Se hicieron esfuerzos para reanimarlo, y un examen médico no tardaría en revelar algunas extrañas anomalías. Por un lado, aunque el corazón de Smith estaba en el lugar correcto, lo cierto es que antes del vuelo había sido una de esas raras personas cuyo corazón se encuentra a la derecha en lugar de a la izquierda, que es lo más común, pero ahora estaba donde debía estar. También estaba el hecho de que no había señales de la fractura de la costilla que había sufrido de joven y varios lunares grandes que había tenido habían desaparecido, así como algunas cicatrices que se sabía que tenía. Era como si su cuerpo se hubiera «arreglado» de alguna manera. Esto sólo sería el principio de la extrañeza, ya que se encontró con él su cuaderno personal en el compartimento, al que le faltaban 50 páginas y que tenía 24 páginas llenas de símbolos crípticos que nadie podía descifrar.

Cuando Smith estaba lo suficientemente lúcido como para hablar, resultaba que no recordaba lo que le había sucedido ni era consciente de que había estado perdido en el espacio durante casi tres décadas, ni tenía la sensación de que hubiera pasado el tiempo, y era todo un enigma. Mientras las autoridades trataban de averiguar lo que ocurría, Smith protagonizó un último misterio, cuando un día desapareció repentinamente de las instalaciones en las que se encontraba sin dejar rastro. No había ningún indicio de cómo pudo escapar de la zona de seguridad sin ser detectado, ni rastro de él en las grabaciones de las cámaras de seguridad, nada. Era como si se hubiera evaporado en el aire.

Ahí es donde aparentemente termina esta extraña historia. El gobierno llegó y lo clasificó y enterró todo, y eso fue todo.

https://www.helium-24.com/2022/01/Astronauta-que-desaparecio-en-el-espacio-reaparece-decadas-despues.html

1 comentario en “Astronauta que desapareció en el espacio reaparece décadas después

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.