¿Qué puede enseñar “Encanto” a los niños sobre el budismo?

La editora asociada de Lion’s Roar, Mariana Restrepo, reinventa el último musical de Disney, Encanto , como una forma de enseñarles a nuestros niños sobre el budismo.

Imagen vía Walt Disney Studios.

Como padre y budista, a menudo me encuentro buscando formas de enseñarle a mi hijo pequeño sobre el budismo. Uno pensaría que en la época actual, donde todo se anuncia como consciente de esto o aquello, podría encontrar innumerables recursos. Pero los materiales budistas apropiados para la edad de los niños pequeños son realmente difíciles de encontrar.

Llegué a la conclusión de que puedo usar cualquier cosa que le interese a mi niño pequeño para enseñarle los valores budistas. Así que aquí estoy, en mi quinta visualización de Encanto de Disney , la banda sonora se repite en todos mis dispositivos y la mayoría de las canciones ya están memorizadas tanto en inglés como en español. Mi marido y yo nos seguimos pillando inconscientemente cantándonos “¡No hablamos de Bruno, no no!”

En esencia, ‘Encanto’ es una historia sobre la naturaleza humana y la naturaleza del sufrimiento.

Como colombiano nacido y criado, al ver la película, mi corazón añora esos paisajes colombianos que una vez caminé, las comidas tradicionales que he comido tantas veces, los vestidos tradicionales que usan los personajes que yo mismo usé en los recitales escolares, las muchas referencias a las costumbres y expresiones colombianas a lo largo de la película, que forman parte de mi propio repertorio personal. Pero ahora, en esta quinta visualización, mi parte budista sigue preguntándose, ¿podría usar Encanto para enseñarle a mi hijo sobre el budismo?

En una reinvención budista de Encanto , podríamos decir que, en esencia, Encanto es una historia sobre la naturaleza humana y la naturaleza del sufrimiento. Y realmente, ¿qué podría ser una trama más budista que esa? Sin revelar demasiado, Encantocuenta la historia de una familia desplazada por la violencia; una madre que después de perder a su esposo, a través del poder del amor y el sacrificio se le da un milagro. En el momento más oscuro de su vida, cuando ya no quedaba nada más. Este milagro se manifiesta a sí mismo, representado por una vela siempre encendida, una llama que nunca se puede apagar. Abuela Madrigal describe este milagro como un refugio. Este milagro, así como el trauma del que nace, se transmite de generación en generación, manifestándose como un don diferente en cada miembro de la familia. El milagro y el don que encarna cada miembro de la familia es a la vez fuente de alegría y de sufrimiento. Es tanto un regalo como una carga, y viene con la presión de defender los valores familiares que representa y la responsabilidad de mantener vivo el milagro familiar.

Rápidamente aprendemos que aunque cada miembro de la familia tiene un don excepcional, el sufrimiento está en el centro de cada una de sus experiencias. No importa lo hermosa y perfecta que seas, como Isabela, o lo poderosa y fuerte, como Luisa, o cuánto conocimiento tengas, como Dolores, o si puedes conocer el futuro, como Bruno, cuando nuestras vidas están dominadas por esperanza y miedo y, por lo tanto, guiados por nuestros apegos, estamos destinados a sufrir. De esta manera, la familia Madrigal se ha definido por sus dones, su apego a ellos, sus esperanzas de lo que podrían lograr a través de ellos y su miedo a perderlos. Su apego sigue llevándolos a tomar decisiones que no solo crean sufrimiento personal, sino que perpetúan el sufrimiento de la familia como un todo, poniendo eventualmente en peligro el milagro mismo.

Maribel, el personaje principal, es el único miembro de la familia que no recibió un regalo. Sin embargo, es a través de su preocupación genuina por el bienestar de su familia y su comunidad, su encarnación de la compasión, que puede recuperar la magia que aparentemente se había perdido. Es solo a través de la compasión, por los demás y por sí mismos, y por la comprensión de su interdependencia, que se rompe el ciclo del trauma generacional y la luz del milagro puede renacer y la familia puede regresar a su fuente de refugio. Finalmente, la imagen de las mariposas amarillas se entreteje a lo largo de la película, no solo haciendo referencia al novelista colombiano Gabriel García Márquez y sus Cien años de soledad,pero también señalando las diferentes transformaciones que sufre la familia y cada personaje. Por lo tanto, las mariposas amarillas vienen a simbolizar la impermanencia y el cambio y el abandono de los apegos.

Entonces, mientras esperamos más materiales budistas para niños, ahí lo tienen, mi reinvención budista de Encanto . Lo animo a que lo intente, tal vez vea el programa con el que su hijo está obsesionado, o lea ese libro a su niño pequeño por milésima vez otra vez, pero esta vez póngase sus anteojos budistas y vea si puede encontrar una manera de enseñe a su hijo sobre el budismo a través de lo que ya disfruta…. Porque si todos tenemos la naturaleza de Buda , ¿por qué una película de Disney no puede tenerla también?

What Can “Encanto” Teach Kids About Buddhism?

3 comentarios en “¿Qué puede enseñar “Encanto” a los niños sobre el budismo?

  1. Personalmente opino que los niños deberían mantenerse al margen de las preferencias de cualquier tipo de sus progenitores, sean éstas ideológicas, religiosas, alimenticias, políticas, etc.

    La infancia es una época muy influenciable y muy fácilmente influenciable por lo que cualquier adoctrinamiento se convierte en una merma de la libertad de elección. No creo que una educación responsable pase por hacer de los niños copias de nosotros mismos.

    Resulta curioso comprobar como muchos que se quejan de haber sido adoctrinados en sus infancias hacen exactamente eso mismo con sus hijos, simplemente cambiando la doctrina inculcada. Y generalmente el resultado será idéntico, esos niños se revelarán y renegarán de su adoctrinamiento cuando sean mayores.

    Aunque esto es solo mi opinión.

  2. A lo largo de mis años como educador, he visto un buen número de posibilidades en lo que a influencia sobre los niños se da en nuestra sociedad.
    El abanico de posibilidades puede ir desde los padres que no ejercen ninguna y se limitan casi a lo mínimo o menos de lo mínimo, en cuanto a interrelación con sus hijos; hasta el extremo opuesto, en el que uno de los progenitores se empeña en crear copias exactas de su propio parecer.
    Todo esa preocupación o despreocupación suele ser inútil, a nivel de adoctrinamiento ético o moral.
    El niño pasa por una etapa en la que copia y absorbe, ideas y adoctrinamiento de sus padres. La falta de este adoctrinamiento, será compensada buscando otra fuente, hoy en día las pantallas que colocamos delante de nuestros hijos para que nos dejen en paz.
    Luego el adolescente inicia otra etapa en la que debe cuestionar lo aprendido de sus padres o de la fuente que sea .Lo normal es el rechazo y búsqueda y coqueteo de lo opuesto.
    Finalmente el joven a medida que va madurando adquiere una conciencia propia, en base a su propia experiencia y creencias.
    Así pues, salvo extremos que originen desviaciones mentales insalvables, lo que digamos a nuestros hijos no tendrá demasiada importancia.
    Lo que si será importante y trascendental es el CÓMO ESTABLECEMOS NUESTRA RELACIÓN CON ELLOS. Los valores que nosotros utilicemos en nuestra relación con ellos, serán al final en la etapa de madurez, los que «seguramente» prevalecerán. Una relación basada en el amor, la sinceridad, y la ayuda por encima de todo lo demás, tendrá sin duda sus efectos.
    Eso si, el budismo nos dice que todo lo que nos encontramos en la vida y nuestras reacciones ante esto, es producto del karma, en vidas pasadas. La suerte o la técnica didáctica nada podrán hacer ante un karma virtuoso o contaminado. Por eso es bueno, creo yo, hacer ver a nuestros hijos, que cada acción tiene un efecto y cada efecto una causa. La espiritualidad es una forma de vivir la vida con efectos positivos y virtuosos en esta y en nuestras vidas futuras, la de nuestros hijos adultos la marcará su karma.

  3. Todo lo que se puede hacer por los hijos para brindarles estabilidad emocional, social y afectiva nueca esta de mas, pretender que la tv o el internet sea el maestro es como escupir para arriba

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.