La técnica de Dalí y Einstein para usar el sueño y aumentar la creatividad ha sido comprobada

La técnica de Dalí y Einstein para usar el sueño y aumentar la creatividad  ha sido comprobada

En la cultura moderna pocas cosas son más valuadas que la creatividad. Una idea brillante, según los esquemas actuales, puede ser el diferenciador de un proyecto o de una vida. Históricamente la creatividad ha sido entendida de diversas maneras, entre ellas, como proviniendo de una dimensión divina o sutil, de una inspiración o de técnicas radicales. En este mismo sentido, muchas personas reportan encontrar inspiración creativa en los sueños, pues estos suelen crear flujos de conciencia no ordinaria, que no siguen la lógica cotidiana.

Pero más allá de la creatividad de los sueños e incluso de los sueños lúcidos, esta la creatividad que nace del estado entre estar despiertos y caer en el sueño profundo, o estado hipnagógico, que más comúnmente puede identificarse con el momento justo antes de quedarse dormido. Este estado liminal, de hecho, ha sido utilizado por algunos de los más grandes genios creativos de la cultura occidental moderna, entre ellos, Einstein, Dalí y Thomas Alva Edison.

Quizá por este notable linaje, la técnica de la creatividad hipnagógica ha sido estudiada recientemente por el Instituto del Cerebro en París. En el estudio en cuestión más de cien personas que tenían una notable facilidad para entrar en el sueño fueron reclutados. Los participantes tenían que descubrir una regla oculta para resolver un problema matemático.

Los investigadores descubrieron que aquellos que fueron ayudados al presentarles una técnica para entrar en la fase hipnagógica, triplicaron sus posibilidades de descubrir la regla oculta. El experimento consistió en pasar 20 minutos descansando en una silla cómodamente con los ojos cerrados mientras sostenían un vaso de plástico en la mano. Cuando el vaso de plástico era soltado, debían inmediatamente decir lo primero que viniera a su mente. Al mismo tiempo los investigadores midieron las ondas cerebrales de las personas para observar si entraban en estado hipnagógico. Los investigadores franceses notaron un patrón de ondas alpha y delta que podría estar asociado a la creatividad.

Esta técnica está inspirada en lo realizado por algunos famosos inventores, artistas y científicos. Edison supuestamente sostenía una bola de metal en su mano mientras se relajaba para una siesta; cuando la bola caía hacía ruido y despertaba. Esto evitaba que entrara en la fase profunda del sueño y le daba alimento creativo.

Dalí famosamente había diseñado un sencillo sistema en el que sostenía una cuchara en su mano o la dejaba pegada a su pecho para que se cayera fácilmente sobre un plato cuando se quedaba dormido. El objetivo de esto era producir un sonido que lo despertara –uno imagina que de una forma un tanto armónica que le permitía retomar su ejercicio. Una vez que sucedía esto Dalí reanudaba su divagación y se dejaba ir por el flujo de su mente como un pescador en una balsa. Este sistema le permitía oscilar entre el sueño y la vigilia en un lánguido crepúsculo de imágenes que provenían de su mente subconsciente como peces submarinos que saltaban a la superficie

Albert Einstein, quien famosamente era aficionado a las siestas cortas, según varios reportes, usaba un lápiz con la misma lógica (otros señalan que Einstein usaba en realidad una cuchara). Es difícil decir qué tanta importancia tuvo esta técnica para Einstein, pero es indudable que hay un importante potencial de creatividad en estados que combinan la relajación y la activación de la imaginación.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.