BUSCAR PARA NO ENCONTRAR

          Es complicado, entender nuestras prioridades, o tan siquiera comprender, cómo pretendemos encontrar lo que decimos buscar.

          Buscamos la Verdad, pero cuando alguien nos la dice, pensamos que la dice de mala manera, de forma agresiva o que es una persona a la que hay que evitar. No sé si es porque cuando decimos la verdad a alguien, sólo decimos lo desagradable o quizás, lo que pensamos que podría intentar cambiar, para convertirse en una persona mejor, o lo que nos parece mal socialmente, que no tiene que coincidir con otras opiniones.

          Queremos encontrarnos a nosotros mismos, pero ver sólo lo que nos gusta, lo que creemos que nos hace grandes o destacar por encima de los demás, sin importarnos si es bueno o malo.

          Por lo que es incoherente, el que tratemos de encontrar nuestra luz o al menos la luz interior. La luz mostraría la realidad de lo que somos individual y colectivamente, algo que durante siglos hemos tratado de ocultar y cuando lo miramos, le echamos la culpa a los demás del resultado.

          Buscamos la buena salud y una sociedad que nos permita vivir felices y en paz. Pero nuestras actividades son competitivas, nuestras relaciones son competitivas, lo que hace difícil que podamos encontrar la paz, que podamos ser felices, porque por muchas competiciones que ganemos, siempre habrá otras muchas que hemos perdido.

          La buena salud, sólo es posible si respetamos la Tierra y la ayudamos a tener buena salud Ella, porque somos como la Luna, reflejando la luz y la salud de nuestro propio Sol: La Tierra.

          Y es que queremos y podemos, pero no nos movemos y si lo hacemos, es en dirección contraria a donde queremos ir.

          Pretendemos que los deseos se manifiesten por ley, pero sin hacer nada por hacerlos realidad.

https://yuishinsan.blogspot.com/2020/06/buscar-para-no-encontrar.html

1 comentario en “BUSCAR PARA NO ENCONTRAR

  1. Cada uno está en posesión de su verdad. Pensar que los demás desconfiamos o pensamos mal de alguien que cuenta o muestra su verdad, ya es pensar mal, y por qué? , porque no hacen de mi verdad la suya? Hay alguien cuyo ego sea tan gigantesco, que piense que está en posesión de la verdad absoluta y se enfada o molesta pq los demás no nos damos cuenta? Somos distintos, pensamos distinto, nuestro camino es distinto, y creo que una buena forma de convivir es respetar la individualidad de cada uno y saber convivir desde ese respeto a la individualidad, sin tener que anularla ni cambiarla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *