El extraño misterio de la muerte vudú

La mente humana es un pantano de misterios extraños e inexplicables de los que apenas hemos logrado rascar la superficie. Es un territorio inexplorado en muchos sentidos, escurridizo y contiene todo tipo de anomalías y rarezas, muchas de las cuales quizás nunca lleguemos a una comprensión concluyente. Desde lo más profundo de la historia ha habido casos de misteriosas maldiciones que nos hacen consumir y morir, entonces, ¿existe quizás un vínculo entre esos cuentos y los poderes de nuestras propias mentes? Una teoría parece apuntar que existe tal vínculo y que nuestras mentes tienen la capacidad de hacernos marchitar y morir, en un proceso que permanece sin explicación y en el reino de lo desconocido.

El término más conocido como “Muerte vudú” o también a veces como “Muerte hechizada”, es la controvertida y debatida idea de que la muerte puede ser provocada no solo por dolencias físicas, lesiones o enfermedades, sino también por la mente misma. En tales casos, el estrés, el miedo, la conmoción y simplemente la creencia de que uno se está muriendo pueden hacerlo físicamente, más o menos una muerte psicosomática provocada por la creencia de la muerte inminente. El extraño fenómeno era conocido por los antropólogos desde hace mucho tiempo, quienes notaron que en algunas sociedades tribales el simple hecho de ser maldecido por la magia haría que la víctima se deteriorara constantemente hasta que muriera, pero esto solo fue traído a la conciencia pública en 1941 por el fisiólogo estadounidense, profesor y presidente del Departamento de Fisiología de la Facultad de Medicina de Harvard, Dr. Walter Cannon. Teorizó que en algunos casos,

Cannon sugirió que tales casos de muerte vudú eran comunes en las sociedades aborígenes o en aquellas en las que la creencia en la magia y lo sobrenatural era particularmente fuerte, y citaría numerosos ejemplos de esto. Había tribus en las que un curandero podía apuntar con un «hueso mágico» a una víctima y maldecirla, después de lo cual la persona experimentaba un rápido deterioro de la salud física y la muerte, a veces tan rápido como en 24 horas. En uno de sus famosos casos, explicó la historia de una mujer maorí que comió una fruta que de ninguna manera era venenosa, pero cuando se enteró de que esta fruta en particular había venido de un lugar tabú, rápidamente perdió la salud y falleció. En otros casos, el hechizo se revirtió, como en el caso de un informe de un Dr. SM Lambert del Western Pacific Health Service, que trabaja con una misión en North Queensland, Australia. Según el informe, una víctima llamada «Rob» entró quejándose de que lo habían hechizado y estaba muriendo, y Cannon explicaría lo sucedido:

Por el misionero, él (el Dr. Lambert) se enteró de que Nebo (un «médico brujo») le había apuntado con un hueso y estaba convencido de que, en consecuencia, debía morir. Entonces, el Dr. Lambert y el misionero fueron a Nebo, amenazándolo con que le cortarían el suministro de alimentos si algo le pasaba a Rob y que él y su gente serían expulsados ​​de la Misión. De inmediato, Nebo accedió a ir con ellos a ver a Rob. Se inclinó sobre la cama de Rob y le dijo al enfermo que todo era un error, una simple broma, de hecho, y que no le había apuntado ni un hueso. El alivio, testifica el Dr. Lambert, fue casi instantáneo; Esa noche Rob regresó al trabajo, muy feliz de nuevo y en plena posesión de su fuerza física.

Cannon recopilaría una gran cantidad de casos como este de lugares tan remotos como las tribus de América del Sur, África, Australia, Nueva Zelanda, las islas del Pacífico y Haití. Cannon básicamente creía que este era el efecto final del miedo y el estrés causado por la profunda creencia en las fuerzas sobrenaturales que estaban dirigidas contra ellos, lo que había provocado una respuesta fisiológica que había llevado a su deterioro y muerte, todo más cimentado por las reacciones de otros en su sociedad que los tratan como verdaderamente malditos y condenados a morir. Esto conduciría a una variedad de efectos negativos en el cuerpo, incluida una división del sistema nervioso, una caída de la presión arterial, frecuencia cardíaca acelerada, respiración rápida y la pérdida repentina del apetito y la voluntad de vivir, todos los cuales conspirarían contra la víctima. Cannon diría de esto:

La víctima se marchitará; su fuerza se agota como el agua; y en el transcurso de uno o dos días sucumbe. La combinación de falta de comida y agua, ansiedad, pulso y respiración muy rápidos, asociada con una experiencia impactante que tiene efectos persistentes, encajaría bien con las condiciones fatales reportadas por las tribus primitivas. Sus curanderos tienen un poder tremendo sobre ellos: si condenan a uno de ellos a la muerte, el desafortunado aceptará su destino, se aislará de su familia y fallecerá en poco tiempo.

En esencia, se consideraba que nuestro sentido de la realidad y la salud mental tenían un efecto profundo en nuestra salud física, siendo la mente sobre la materia fatalmente real en tales casos. Curiosamente, este fenómeno no se limita a tribus primitivas remotas que se esconden lejos de la civilización, y hay muchos casos en los que esto sucede en la sociedad moderna. Un caso ocurrió en Nashville, Tennessee, con un paciente que había sido admitido para someterse a una cirugía por cáncer de esófago. Luego le dijeron que el cáncer se había extendido y se había vuelto terminal, con un pronóstico de solo unos meses de vida. Luego, su salud se deterioró rápidamente hasta que falleció tal como se predijo. Sin embargo, curiosamente se descubrió después de su muerte que, de hecho, no tenía cáncer terminal y que los escáneres habían sido fallidos. En efecto, solo se encontró un pequeño tumor que de ninguna manera pudo haberlo matado. La teoría es que él y su familia estaban tan convencidos de que se estaba muriendo de cáncer que su mente simplemente lo hizo así, una trágica profecía autocumplida. Un médico ha dicho de tales casos:

El paciente, cuando se enfrenta por primera vez al problema de su enfermedad maligna, parece ignorarlo y estar extraordinariamente alegre. De la noche a la mañana, todo el comportamiento del paciente cambia y se transforma física y mentalmente. Literalmente, vuelve la cara hacia la pared y yace inerte en la cama. No parece aterrorizado, pero muestra una suave indiferencia. Dentro de un mes de la aparición de su síndrome, es casi seguro que el paciente estará muerto. Si se lleva a cabo una necropsia, a menudo parecerá que no hay una explicación adecuada de la causa de la muerte.

Otro informe famoso proviene de 1960, cuando un hombre de negocios llamado Finis P. Ernest, de Oklahoma City, comenzó a mostrar algunos síntomas extraños que nadie podía explicar. Dueño de un club nocturno exitoso, el hombre normalmente sano se vio repentinamente acosado por ataques de asma poco después de aceptar vender su negocio. Fue hospitalizado por primera vez en enero de 1960 en un estado semiconsciente, con dificultades respiratorias, pero pronto fue dado de alta cuando sus síntomas remitieron. Unos meses después volvería a ser ingresado con los mismos síntomas asmáticos, además de convulsiones y ataques, y sería dado de alta y readmitido así durante los próximos meses, todo esto como la venta de su discoteca. estaba pasando. El médico tratante, el Dr. James Mathis, no pudo encontrar nada físicamente malo en Ernest,

El Dr. Mathis comenzó a ver un patrón en estas hospitalizaciones, en el sentido de que parecían coincidir con las visitas de Ernest a su madre, y cuando le aconsejaron que intentara no visitarla por un tiempo, sus síntomas desaparecieron por completo. Una mirada a la historia de los dos mostró que eran extraordinariamente cercanos, y no solo eso, sino que ella se había opuesto firmemente a la venta de su club nocturno, del cual ella era su socia comercial. Cuando él había decidido en contra de sus deseos de venderlo, supuestamente ella le había dicho: «Haz esto, y te sucederá algo terrible». Dos días después, había comenzado su misteriosa enfermedad. Al final, el día en que Ernest iba a reinvertir el dinero que había ganado con la venta del club nocturno, recibió una llamada de su madre diciéndole que seguir adelante sería su fin, y parecía para creerlo realmente. Su salud empeoró drásticamente y, después de un ataque de intensas dificultades pulmonares, falleció en agosto de 1960. Una autopsia no encontró nada físicamente malo en él, ninguna evidencia de un ataque cardíaco o derrame cerebral, nada en absoluto para explicar. por qué estaba muerto. La única respuesta que se le ocurrió a los médicos fue que se había suicidado psicosomáticamente debido a su extrema convicción de que el terrible presagio de su madre había sido cierto.

¿Algo de esto es real? ¿Pueden nuestras propias mentes, cuando están convencidas de los ataques contra nosotros, ya sea mágica o fisiológicamente, causarnos una falla corporal inducida psicológicamente? Por el momento, todo parece ser muy anecdótico y no probado en el campo de la medicina, pero aún acecha en la periferia. ¿Es nuestra mente capaz de matarnos simplemente por haber sido fuertemente sugerido para hacerlo? ¿Estamos a los caprichos de estas pequeñas fuerzas explicadas? Es difícil decirlo con certeza, y es un misterio médico curioso y una prueba de que existe la posibilidad de que nuestras creencias y mentes tengan un efecto más profundo en nosotros de lo que creíamos posible anteriormente.

The Strange Mystery of Voodoo Death

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *