Archivos de la categoría Civilizaciones perdidas

Arqueólogo afirma haber encontrado evidencia de avanzada civilización antigua en la Antártida

Veall es un investigador independiente que utiliza imágenes de  satélite y detección remota para buscar sitios de posible interés arqueológico. Estudió ingeniería en Basingstoke y Southampton Colleges of Technology y arqueología en la Universidad de Southampton en el Reino Unido.

Veall diseña vehículos aéreos no tripulados para inspeccionar áreas inaccesibles, se describe a sí mismo como un arqueólogo satelital y afirma que una civilización prehistórica puede haber esculpido lo que parecen ser enormes cabezas humanas, animales y símbolos en la superficie antártica.

Fig. 1 (Cortesía de William James Veall)
Fig. 2 (Cortesía de William James Veall)
Fig. 3 (Cortesía de William James Veall)
Fig. 4 (Cortesía de William James Veall)
Fig. 5 (Cortesía de William James Veall)
Fig. 6 (Cortesía de William James Veall)

Veall interpreta las fotografías de satélite que muestran grandes cabezas humanas, retratos de animales y símbolos esculpidos en el terreno, que ha tomado de Cabo Adare, la península más al noreste de la Antártida.

Si su interpretación es correcta, significaría que una avanzada civilización creó estas formas hace miles de años. Esto contradice la línea de tiempo convencional, que sostiene que la Antártida no fue descubierta sino hasta comienzos del siglo XIX d.C.

Rumores de una gran masa de tierra o continente en el lejano sur se han transmitido desde la antigüedad, motivando a exploradores como el capitán británico James Cook a buscarlo. Pero la historia tradicional no incluye ninguna referencia de alguna civilización avanzada que haya llegado a la Antártida y creado tales esculturas antes de la época moderna.

Similares afirmaciones previas han sido realizadas por aquellos que ven figuras aparentemente hechas por el hombre en diferentes regiones del mundo, incluso en la superficie de Marte.

A menudo tales afirmaciones son descartadas por los escépticos como formaciones naturales y como resultado de la pareidolia, que es la tendencia a ver patrones en la aleatoriedad, como cuando ves nubes que parecen animales.

En respuesta a esta sugerencia, Veall dijo por correo electrónico que había “investigado imágenes satelitales y material encontrado en las rocas durante casi 40 años y desarrolló estrictos criterios para eliminar las acusaciones frecuentes de pareidolia”. Invita a otros científicos a explorar más a fondo y confirmar los indicios que ha detectado vía satélite.

Si en realidad se trata de esculturas de hace miles de años, se han erosionado considerablemente. Las imágenes también se toman desde el espacio, por lo que se necesitan más investigaciones para confirmar las imágenes poco claras.

Pero Veall cree que es posible que hace unos 6,000 años, la antigua cultura Sumeria ubicada en el moderno Iraq se haya ubicado en este lugar. Esta cultura fue una de las más avanzadas de su tiempo.
Sigue leyendo Arqueólogo afirma haber encontrado evidencia de avanzada civilización antigua en la Antártida

Una tableta de arcilla de 4.000 años de antigüedad reveló la ubicación de 11 ciudades antiguas perdidas

Los arqueólogos han identificado la ubicación de 11 ciudades perdidas gracias a una tablilla de arcilla de 4.000 años de antigüedad, creada por antiguos mercaderes del Imperio Asirio.

Las tabletas fueron descubiertas en la actual Turquía, en una antigua ciudad conocida como Kanesh. Las tabletas de arcilla detallan los puestos comerciales del reino de Easyr, en el centro del país, informa el Washington Post.

La cuidadosa traducción de los antiguos textos de arcilla ha revelado algo que los arqueólogos nunca esperaron: las ubicaciones de las ciudades antiguas que se perdieron en las arenas del tiempo.

Escritas en escritura cuneiforme antigua, desarrolladas por los antiguos sumerios, las tablillas de arcilla detallan un conjunto de transacciones comerciales, cuentas, sellos, contratos e incluso certificados de matrimonio.

Como se informó, el descubrimiento tiene el potencial de cambiar nuestra comprensión del antiguo Imperio Asirio.

Después de descifrar y recopilar toda la información, los investigadores comenzaron a delinear las posibles ubicaciones mencionadas en las tabletas de arcilla: los registros dan pistas sobre la distancia entre las ciudades de Mesopotamia ya descubiertas por los arqueólogos de los que aún no han encontrado.

Estatuas asirias que protegen la ciudad antigua – Persepolis Shiraz Irán. Crédito de la imagen: Shutterstock

Según el profesor de Asiriología de la Universidad de Harvard, Gojko Barjamovic, después de estudiar las más de 12,000 placas de arcilla encontradas en Kanesh, es posible desarrollar una especie de mapa de las ciudades de Mesopotamia a partir de los datos.

Ahora, los arqueólogos tendrían que comenzar a cavar en las ubicaciones estimadas para encontrar aún más información sobre una de las primeras civilizaciones organizadas en la historia.

Los expertos creen que ya han identificado 26 de ellos; 15 de los cuales se han encontrado anteriormente, pero 11 ciudades antiguas siguen siendo un misterio, eludiendo el descubrimiento.

Llevará tiempo encontrar las ciudades antiguas, ya que las tabletas de arcilla no ofrecen las coordenadas exactas de su ubicación. Sin embargo, gracias a un método de comercio ahora difunto, los arqueólogos creen que saben dónde están la mayoría de estas ciudades perdidas, sin embargo.

Los investigadores explicaron: “Para la mayoría de las ciudades perdidas, nuestras estimaciones cuantitativas se acercan notablemente a las conjeturas cualitativas producidas por los historiadores, corroborando ambos modelos históricos y nuestro método puramente cuantitativo.

“Además, en algunos casos en que los historiadores no están de acuerdo con la posible ubicación de una ciudad perdida, nuestro método cuantitativo respalda la conjetura de algunos historiadores y rechaza la de otros”.

Sigue leyendo Una tableta de arcilla de 4.000 años de antigüedad reveló la ubicación de 11 ciudades antiguas perdidas

HISTORIA ANTIGUA ¿Los humanos modernos evolucionaron en el este de Asia? El análisis de un cráneo de Homo sapiens de 260.000 años de antigüedad mina la teoría de África

La comunidad académica ha mantenido durante mucho tiempo una visión consensuada de los orígenes humanos en los que los humanos modernos descienden completamente de ancestros africanos. Exactamente quiénes podrían ser esos ancestros, sigue siendo un misterio y en los últimos años, el mejor candidato, Homo heidelbergensis, pasó a ser solo un antepasado de los neandertales.

En los últimos años, una corriente de hallazgos de fósiles humanos en el este de Asia ha comenzado a desafiar la comprensión consensuada de los orígenes humanos y las primeras migraciones.La mayoría de los fósiles problemáticos son los de los humanos modernos entre hace 120,000 a 80,000 años, colocando a nuestras subespecies en China mucho antes de que la hipotética migración de fuera de África creyera que era responsable de traer humanos modernos a Eurasia. No todos los fósiles anómalos son humanos modernos, algunos son ejemplos mucho más antiguos de la especie Homo sapiens, formas arcaicas que pueden ser ancestrales al Homo sapiens sapiens.

Cráneo de Dalí – Crédito: Sheela Athreya

Hace unos 40 años, se descubrió un cráneo de homínido bien conservado en la provincia china de Shaanxi y se le dio el nombre de calavera de Dalí. Un reciente análisis del cráneo de Dalí, de 260,000 años de antigüedad, encontró un asombroso acuerdo con los primeros fósiles hallados en África para ser considerados Homo sapiens, los restos fósiles de Jebel Irhoud en Marruecos datan de alrededor de 300,000 años de edad. Los nuevos datos de China generan nuevas dudas sobre un origen singular, africano, para todos los humanos modernos.

Xinzhi Wu de la Academia de Ciencias de China en Pekín había sospechado durante mucho tiempo que algunos Homo erectus de Asia habían compartido ADN, Homo erectus debe haber compartido ADN con Homo sapiens, basándose en similitudes físicas. Los académicos occidentales tendieron a descartar las teorías multi-regionales del Profesor Xinzhi y sus dos colaboradores notables, el Profesor Milford Wolpoff y el Profesor Alan Thorne (ahora fallecido). Wu y una colega, Sheela Athreya de la Universidad A & M de Texas, llevaron a cabo un reanálisis moderno del cráneo Dali y descubrieron que era increíblemente como dos cráneos de Homo sapiens arcaicos conocidos del registro fósil marroquí.

Hace apenas cinco meses, la comunidad académica estaba celebrando la revelación de que un nuevo análisis de una colección existente de fósiles del sitio Jebel Irhoud en Morroco había identificado a los cráneos como miembros de una subespecie de Homo sapiens de 300,000 años de edad. La nueva clasificación de los fósiles de Jebel Irhou sugirió que estos homínidos eran potencialmente ancestrales para los humanos modernos, dando un mayor apoyo a África como la región donde comenzó nuestra historia de Homo sapiens. El cráneo de Dalí está destinado a cambiar esta idea y relegar a los homínidos de Jebel a no ser más que un grupo de una población de homínidos que se distribuye en todo el planeta, probablemente compartiendo genes a través de las regiones a través del mestizaje.

Ahora parece que el Homo sapiens arcaico no era una población genéticamente aislada en África y que los homínidos africanos de su tiempo no eran más críticos para la historia humana que otros grupos que vivían en China. El hecho de que los cráneos de Dalí evidencien más morfología derivada que los de Jebel Irhoud puede incluso indicar una tasa de mutación ligeramente más acelerada en el este de Asia. Existe la posibilidad de que los humanos modernos emergieron primero en la región asiática antes de emigrar a África, los múltiples descubrimientos de los humanos modernos fósiles mencionados anteriormente parecerían apoyar tal modelo.

“Creo que el flujo de genes podría haber sido multidireccional, por lo que algunos de los rasgos vistos en Europa o África podrían haberse originado en Asia”, dijo Athreya a New Scientist.

Cualquier certeza que los teóricos de Out of Africa habían obtenido de Jebel Irhoud ha sido borrada por los datos asociados con el cráneo de Dalí. Es posible que muchas características fundamentales asociadas con el Homo sapiens moderno se hayan desarrollado primero en el este de Asia. El trabajo llevado a cabo por Xinzhi y Athreya puede reescribir completamente los orígenes de nuestra especie tal como la conocemos.

Sigue leyendo HISTORIA ANTIGUA ¿Los humanos modernos evolucionaron en el este de Asia? El análisis de un cráneo de Homo sapiens de 260.000 años de antigüedad mina la teoría de África

Encuentran 4 pozos llenos de manos gigantes cortadas en Egipto

Arqueología de miedo: pozos llenos de grandes manos cortadas encontradas en Egipto, podrían ser de personas gigantes?.

Mientras excavaban un palacio de 3.600 años en lo que fue una vez gran ciudad de Avaris, Egipto, un equipo de arqueólogos descubrió cuatro pozos. Llenos de enormes manos. Sin cuerpos, solo un montón de manos desmembradas. La mayoría de las manos son bastante grandes y algunas de ellas son muy muy grandes, lo que significa que todas fueron tomadas de hombres adultos, y posiblemente de gigantes.

Estos 4 antiguos pozos llenos de manos se encontraron en el palacio del rey Khayan de los Hyksos, un pueblo de Asia occidental que una vez gobernó parte del norte de Egipto: 2 pozos fueron encontrados en una parte exterior del palacio y los otros 2 justo afuera de la sala del trono, lo que indica que eran de gran importancia.

 

Estas manos grandes a muy grandes son la primera evidencia física que los arqueólogos han encontrado de una práctica ampliamente representada en el arte egipcio antiguo.

Los soldados cortaban la mano derecha de sus enemigos y se los presentaban a sus líderes, quienes arrojaban las manos ceremoniosamente a un pozo y luego arrojaban sin ceremonias a cada soldado una gran cantidad de oro a cambio.

Al tomar la mano derecha, estabas robando simbólicamente la fuente del poder de su enemigo y, literalmente, robando el 50 por ciento de su capacidad.

Entonces, ¿los soldados eran hombres grandes o muy grandes, algún tipo de GIGANTES? Eso es muy interesante.

El arqueólogo austríaco Manfred Bietak, quien lidera las excavaciones en la antigua ciudad de Avaris, dijo a la revista Egyptian Archaeology que las manos cercenadas parecían ser la primera evidencia que respalda los cuentos de antiguas escrituras egipcias.

http://www.extranotix.com/2017/11/encuentran-4-pozos-llenos-de-manos.html

Antropólogos afirman que primeros humanos llegaron a América por las costas

Antropólogos de diversas instituciones en los Estados Unidos, a través de una publicación en el periódico Science, ofrecen una nueva perspectiva sobre los primeros humanos en poblar el continente americano delimitando las teorías actuales. En esta publicación, desestiman la versión convencional de que los Clovis se abrieron paso a través del Estrecho de Bering para convertirse en los primeros humanos en habitar América. De hecho, evidencia descubierta a lo largo de las últimas tres décadas sugiere que otros grupos llegaron mucho tiempo antes y lo habrían logrado navegando en embarcaciones al margen de las costas.

primeros asentamiento en america infografia

Los Clovis no fueron los primeros.

Como los autores del artículo destacan, durante más de 100 años hemos venido aceptando la teoría de que los humanos llegaron a través de un puente terrestre en lo que actualmente se conoce como el Estrecho de Bering – para la época en que ubicamos esta migración, los niveles del mar serían mucho más bajos. Se teoriza que aquellos primeros asentamientos, integrados por el pueblo Clovis, viajaron a través de un corredor central en una región que actualmente pertenece a los Estados Unidos hace 13,500 años.

sitio arqueologico El Brujo en huaca prieta

Huaca Prieta vista desde Huaca Cao Viejo, en sl sitio arqueológico El Brujo.

Sin embargo, tenemos evidencia desde finales de la década de 1980 de que ya existían humanos viviendo en algunas regiones de América mucho tiempo antes de que los Clovis migraran. La evidencia arqueológica muestra que los humanos vivieron en islas fuera de Asia, en el norte e incluso el sur de las costas americanas (con poblaciones incluso al sur de Chile) entre 14,000 y 18,000 años en el pasado. Además, también hay evidencia de que los humanos habitaron el interior de Norteamérica hace 16,000 años.

La hipótesis de la “kelp highway”.

De acuerdo con los autores, toda esta nueva evidencia ha provocado que gran parte de los expertos en el área abandonen la idea de que los Clovis fueron los primeros en llegar a América. Ahora más que nunca, predomina la idea de que los primeros humanos llegaron en embarcaciones y no a pie, y lo hicieron siguiendo las costas, no cruzando el interior del territorio.

mar de bering

Mar de Bering.

Esto fue posible, según los autores, gracias algo que se conoce como “kelp highway” (“carretera de algas”, en traducción libre) – los bosques de algas que crecen justo sobre las costas. Todas estas algas propician un hábitat rico para las especies marinas de las que los viajeros se alimentaban en abundancia.

Para finalizar, el grupo de investigación apunta que se ha llevado a cabo muy poco análisis sobre las costas – aquellos primeros viajeros habrían habitado regiones de tierra que actualmente se encuentran cubiertas por el mar debido al incremento en los niveles del océano. Si realmente se quiere saber más sobre las primeras migraciones humanas a América, sugieren que la investigación se enfoque en las costas.

https://marcianosmx.com/antropologos-primeros-humanos-america-costas/

Antigua “ciudad fantasma” sobre arrecifes de coral en Océano Pacífico desconcierta a los arqueólogos

Por La Gran Época

Los arqueólogos han descubierto lo que parece una ciudad antigua en medio del Océano Pacífico. Esta ciudad en ruinas, conocida como la “Venecia del Pacífico”, sigue siendo uno de los descubrimientos arqueológicos más misteriosos hasta la fecha.  ¿Quién construyó esta antigua ciudad en medio del océano?

La serie What on Earth? de Science Channel revela impresionantes imágenes satelitales de bloques cuadrados gigantescos, separados por estrechos canales de agua, frente a la costa de Micronesia, un país en el Océano Pacífico occidental que comprende más de 600 islas que está dividido en cuatro estados insulares: Pohnpei, Kosrae, Chuuk y Yap.

El cursus neolítico de Cleaven Dyke alineado con el amanecer de Samhain

Se trata de un monumento neolítico de unos 2 kilómetros de longitud, situado en Perthshire (Escocia)

La capacidad e intencionalidad en las modificaciones del paisaje durante el periodo neolítico aún resulta impresionante bajo nuestra mirada actual. El monumento de Cleaven Dyke, de 2 kilómetros de longitud, en Perthshire (Escocia) es uno de esos lugares. Durante décadas se ha considerado que este elemento no guardaba relaciones significativas con ningún evento solar, sin embargo una prospección arqueoastronómica intensiva realizada en 2008 reveló que guarda alineaciones con los amaneceres de comienzos de noviembre, estableciendo una relación con la festividad del mundo gaélico de Samhain, nuestra actual nnoche de difuntos.

    Traducción: Laura Benito Díez.
    Cleaven Dyke, cerca de Blairgowrie (Perthshire, Escocia), es un monumento neolítico de tipo cursus, ligeramente sinuoso, de unos dos kilómetros de longitud. Está formado por un banco central de tierra, con dos fosas paralelas a unos 20 metros a cada lado. Tiene unos 2 metros de altura y 13 de anchura en su base. En su extreo noroeste hay un gran túmulo funerario, desde el que se alinea en dirección sureste hacia Northballo Hill. Hacia el noroeste se alinea hacia Lethendy Hill.

    Durante muchos años, se pensaba que el Dyke había sido construido por los romanos, sin embargo las excavaciones han datado su construcción hace 5500 años (G. Barclay, 1993-98). El arqueoastrónomo Clive Ruggles prospectó el monumento en ambas direcciones para comprobar si estaba alineado con la salida y la puesta del sol sobre Northballo Hill en noviembre y febrero, y sobre Lethendy Hill en mayo y agosto. En aquel momento, Ruggles concluyó que el Dyke no estaba alineado con el sol en ninguna fecha atronómica significativa (C. Ruggles, 1998, 50).

    Durante 2008, el arqueoastrónomo Douglas Scott volvió a hacer una prospección de las alineaciones del Dyke, y llegó a la conclusión de que el sol se pone alineado con el monumento sobre Lethendy Hill a principios de mayo y en agosto, y sale por Northballo Hill a principios de noviembre y febrero. Estas prospecciones fueron confirmadas con fotografías en mayo de 2011 y octubre de 2017.

    Estos eventos se producen unos 45 días antes y después de los solsticios de verano e invierno. También coinciden con cuatro de las ocho divisiones del año solar documentadas en los alineamientos de corredor de los cairns neolíticos de las Órcadas-Cromarty, y en monumentos del Bronce final, como el cairn de corredor de Clava (D. Scott, 1990) (D. Scott, 2016). “Si el túmulo noroeste fue usado para enterramientos, es posible que Cleaven Dyke formase un enlace simbólico para los muertos con el amanecer a comienzos de noviembre, que para los gaélicos era Samhain, el tiempo de la festividad para los muertos. Hoy lo conocemos como Halloween”, afirma Scott.

    http://arqueologiaenred.paleorama.es/2017/11/el-cursus-neolitico-de-cleaven-dyke.html

    Monumento Antediluviano Un estudio científico dice que la Esfinge puede tener hasta 800,000 años de antigüedad

    “… es el nivel del mar durante la fase de Calabria, que es el más cercano a la marca actual con el mayor hueco GES (Gran Esfinge Egipcia) en su nivel. El alto nivel de agua de mar también causó que el Nilo se desbordara y creó cuerpos de agua de larga vida. En cuanto al tiempo, corresponde a 800000 años.

    Grande, misterioso, casi místico, envuelto en misterio, milenario, ¿cómo describirías este sorprendente monumento antiguo?

    Es probablemente uno de los monumentos más reconocidos en el mundo, uno de los iconos representativos del poder y la cultura de la antigua civilización egipcia, la cuna y la tumba de los faraones.

    Es irónico, entonces, que la Gran Esfinge de Giza sea también una de las maravillas arquitectónicas menos entendidas del antiguo Egipto, a pesar de que investigadores de todo el mundo han intentado comprender cuándo se esculpió la Esfinge, cómo, por qué y qué representa.

    Una ilustración de artistas de la Gran Esfinge antes de que fuera completamente excavada. por ATArts

    Pero la parte más misteriosa de la Esfinge es probablemente su edad. Los egiptólogos estiman que fue esculpido alrededor del siglo XX a. C., como parte del complejo funerario.

    Tener un cuerpo de león y una cabeza humana, este extraño ser híbrido, que conocemos con el término de la Esfinge, es una de las producciones más llamativas del arte egipcio.

    Los antiguos egipcios lo llamaban Shesep-ankh, “imagen viva”, el nombre dado a las estatuas reales.

    Simbolizaban la idea de la fuerza y ​​el poder, y el Faraón generalmente se representaba de esta forma.

    Esto está indicado por el hecho de que las esfinges llevaban nemes, el tocado a rayas usado por los faraones en el antiguo Egipto.

    Este antiguo monumento se enfrenta de oeste a este y se encuentra en la meseta de Giza en la orilla oeste del Nilo en Giza, Egipto.

    La cara de la Esfinge comúnmente se supone que representa al faraón Kefrén.

    La Gran Esfinge fue creada al tallar un montículo de piedra caliza que se encuentra en la meseta de Giza.

    Tiene una altura de unos veinte metros y el hecho de las criaturas mide alrededor de cinco metros. En la antigüedad, estaba pintado en colores brillantes: cuerpo y cara rojos, y los nemes que cubrían la cabeza estaban decorados con rayas amarillas y azules.

    Sigue leyendo Monumento Antediluviano Un estudio científico dice que la Esfinge puede tener hasta 800,000 años de antigüedad

    La mentira de una América “aislada”

    Pese a que la historia oficial sigue en sus trece de defender a ultranza el llamado “descubrimiento de América” por parte de Colón a finales del siglo XV, llevamos ya décadas de hallazgos de múltiples pruebas e indicios de que América nunca estuvo realmente aislada ni era desconocida para muchos pueblos de la Antigüedad o de la Edad Media.

    Así, la arqueología alternativa no solo ha puesto de manifiesto que el poblamiento humano de todo el continente es mucho más antiguo de los que los académicos reconocen, sino que ha aportado argumentos que apoyan la tesis de que diversos pueblos situados a uno y otro lado del Nuevo Mundo atravesaron los océanos Pacífico y Atlántico en épocas remotas y entablaron contacto con los antiguos indígenas americanos. Y lo que es más, ya hay muchas opiniones que hablan abiertamente de indicios de colonización, mestizaje, asentamientos estables, actividades económicas, intercambios culturales y hasta rutas comerciales habituales.

    Toda esta relación transoceánica funcionó al parecer de forma intermitente, difusa y secreta, hasta que oficialmente los que apoyaron y financiaron al oscuro Cristóbal Colón decidieron montar la farsa del descubrimiento –pues sabían muy bien a dónde iban– a fin de iniciar una nueva etapa histórica, con la conquista del continente a manos de los civilizados europeos. Sin embargo, quedaron atrás diversas huellas dejadas a lo largo de muchos siglos que mostraban una clara presencia foránea imposible de ignorar. Y en este sentido, hasta incluso el estamento académico más conservador tuvo que admitir –a la vista de las pruebas arqueológicas– la llegada de los vikingos al norte de Canadá hacia el año 1000 d. C.[1], si bien consideró que tal presencia fue apenas una anécdota sin ninguna repercusión histórica. En cuanto a otras múltiples pruebas que van desde Alaska a la Patagonia, han sido sistemáticamente ignoradas.

    No obstante, me ha llamado mucho la atención otra prueba bastante polémica de la que apenas se habla, pero que podría ser muy representativa de una dilatada presencia extraña en tierras americanas y además en tiempos muy remotos. Me estoy refiriendo a la gran explotación minera de cobre situada en la zona de los Grandes Lagos entre EE UU y Canadá, que sigue siendo un enigma de complicada explicación para la ortodoxia, que se ha limitado a atribuir esta gran actividad minera a las antiguas culturas nativas de la zona. Sin embargo, existen muchos datos y restos sobre el terreno que apuntan claramente hacia otra parte y que en su momento fueron recogidos por el investigador alternativo Phillip Coppens. Así, me complace incluir seguidamente el artículo que escribió hace unos años este autor belga en que se ponen sobre la mesa hechos muy indicativos de un posible comercio del cobre de alcance mundial en una lejana época que se podría remontar nada menos que a los propios inicios de la Edad del Bronce[2].

    Sigue leyendo La mentira de una América “aislada”