El Escudo Elemental

descarga (4)
“Omnia umus est”
LA  NOTICIA:

Descubren que algunas bacterias ‘se deshacen de su escudo’ para evitar a los antibióticos

Básicamente, lo que hacían estas bacterias era liberarse de su pared celular, de modo que el antibiótico no pudiese atacarlas.  Igual metodo utilizan las bacterias para luchar contra los virus, sus enemigos en el microcosmos.

Hay algo que es inconcebible para la mente humana…  Que exista una inteligencia igual o superior a la nuestra en la Tierra.

Se piensa que los microrganismos mutan por casualidad. Debemos entender que las bacterias lo han inventado todo. Que una colonia es un solo organismo con mente colmena y que tienen tanta o mas  capacidad creativa que la que posee el hombre.

“El hombre es un pequeño mundo (mikros cosmos), ya que, como el universo mismo, posee tanto mente como razón, tanto un cuerpo divino como un cuerpo mortal. Está dividido en concordancia con el universo”.

 Proclo – Timeo de Platón

Las bacterias son un tipo de microbios tan pequeños que no los podemos ver a simple vista. Ni siquiera usando una lupa. Para poder verlas necesitamos un microscopio. Por eso, hasta que no se inventó el microscopio nadie sabía que existían.

Ell descubrimiento de los medicamentos antimicrobianos (antibióticos) fue uno de los logros médicos más significativos del siglo XX. Por supuesto, no son panaceas que pueden curar todas las enfermedades. Cuando se usan en el momento correcto, pueden curar muchas enfermedades graves y potencialmente mortales.

El problema reside que los antibioticos van a por todas, pero hay bacterias benéficas e imprescindibles para el ser humano ,  y las hay que si pudieran nos exterminarían. ¿Ángeles o demonios?

…así en la tierra como es en el cielo.

Vivimos rodeados de microbios. Microbios buenos, microbios malos y, sobre todo, microbios ni buenos ni malos. Los antiguos las llamaban Elementales.

Debemos evitar entrar en una carrera armamentística contra las bacterias. Buscar alternativas de control.  los daños colaterales serian irremediables. Si los destruimos a todos, nos destruimos a nosotros mismos.

Cuando las bacterias conviven con los humanos, forman parte de lo que se conoce como microbiota. Existen decenas de miles de especies que forman parte de este concepto, de tal manera que se pueden considerar como un órgano más de nuestro cuerpo. Sus genes (microbioma) aportan casi cincuenta veces más información genética que la que hay en las células estrictamente humanas en nuestro cuerpo. La coexistencia suele ser pacífica, y tanto las células con núcleo como las bacterias conviven en el organismo.

Los virus actúan de un modo mucho más agresivo y cambiante en el organismo que las bacterias y además, su capacidad de mutación hace que conseguir una vacuna 100% efectiva sea tarea imposible.

Los virus son tan pequeños que pueden ser vistos solo por un microscopio electrónico. Antes de que este instrumento fuera inventado, los científicos sabían que debían existir los virus. ¿Cómo lo sabían? Ellos demostraron que partículas más pequeñas que las bacterias causan enfermedad. . ¿Son eficaces los antibióticos frente al coronavirus? La respuesta es no. ¿Por qué? Porque el coronavirus es un virus y ningún virus se trata con antibióticos. No disponemos de un arsenal eficaz contra ellos. Pero en nuestro interior, las beneficas bacterias si lo son , ellas son, la microbiotica, la primera linea de defensa de nuestro cuerpo, nuestro escudo elemental. El sistema inmunitario es, en muchas ocasiones, el único aliado.

Ed Yong es un reconocido divulgador que  ha dedicado su último libro a erigir una defensa entusiasta de quien todavía muchos consideran el enemigo número uno del ser humano, las bacterias.

Los microbios han moldeado la naturaleza -generando, por ejemplo, el oxígeno que respiramos- y moldean hoy nuestro cuerpo en cuyo interior habitan billones de ellos -el llamado microbioma- facilitando la digestión, afinando nuestro sistema inmunitario, liberando moléculas que dirigen el crecimiento de nuestros órganos e influyendo, tal vez, en nuestro comportamiento.

Uno de los aspectos más fascinantes del libro de Yong tiene que ver con la forma en que los microbios se comunican con nuestro cerebro, influyen e incluso determinan nuestro comportamiento. ¿Alguna vez llegaremos a entender a los microbios tan a fondo que podremos autoadministrarlos, como lo hacemos con la medicación, para mejorar nuestro estado de ánimo y ser más felices?

Porque si uno de los legados más perniciosos del darwinismo decimonónico -por tantas otras cosas admirable- fue una maniquea visión de la naturaleza que enfrentaba a todos contra todos por el premio de la supervivencia del más apto, si dirigimos nuestra vista a las bacterias y a sus interacciones con el resto de los seres vivos, incluidos los humanos, lo que observamos más bien por todas partes es simbiosis generalizada, alianzas y, sí, apoyo mutuo.

¿De dónde provienen los virus? ¿Cómo surgieron los primeros virus? Las respuestas a estas preguntas no se saben con seguridad. Se han propuesto muchas hipótesis Dejemos de buscar vida inteligente en el espacio exterior y centremos nuestros recursos en entender nuestros cosmos mas cercanos. El microcosmos que nos envuelve y el macrocosmos que nos protege.

Los microorganismos han dominado la Tierra durante toda la historia de la vida y continuarán haciéndolo mucho después de que nos hayamos ido.  Son el Alfa y el Omega de la materia organica.

Todo es UNO

Posiblemente la Ciencia acabe demostrando lo que sabian los antiguos,  que todo es UNO, como enseñaba  Hermes Trismegisto, el mítico padre del esoterismo.

Lo que está abajo es como lo que está arriba, y lo que está arriba es como lo que está abajo, para consumar el milagro de la Unidad.

Hace diez años tuve una experiencia mística  en medio de un bosque y alumbre una idea que parecería estrafalaria si la contaba en aquellos momentos. El Creador podía ser un microorganismo. Fue una elucubración que permaneció en mi conciencia como Verdad: La Creación provenía del microcosmos y se basaba en el amor y la cooperación. Estaba ante el Logos, la Conciencia Divina. El Alfa y el Omega Principio y Fin de la Vida, el Todo, la Conciencia Global, de la que deberíamos formar  parte, pero tenemos velada la visión del Paraíso, porque somos la  especie depredadora mas elevada. No mordisqueamos una manzana, nos comimos la serpiente y ahora  estamos ciegos de ego en la cima de la piramide.

El Escudo Elemental

1 comentario en “El Escudo Elemental

  1. De hecho, un extraterrestre de una civilización superevolucionada que observase la Tierra, podría concluir que está habitada exclusivamente por microorganismos que se ordenan y organizan de muy diversas formas.

    Piensa en una ciudad. Desde lejos parece un cuerpo evolutivo con una velocidad semilenta. Desde cerca verás un montón de humanos corriendo y moviéndose incesantemente de aquí para allá. ¿ A cual le asignarías mayor importancia ? ¿ a la ciudad como organismo o a los humanos como agentes de cambio ?

    Pues nosotros somos ciudades pobladas por millones de microorganismos. ¿ Quién crees que es realmente el importante ?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.