Misterios: El pueblo lavanda

Corría el año 1996 y la compañía Game Freak acababa de sacar al mercado ni más ni menos que la primera edición de Pokémon Rojo y Verde. Por lo visto, informes policiales indican que, durante los meses de verano de ese mismo año, se dieron la friolera de 104 casos de suicidio en niños de 7 a 12 años (franja de edad objetivo de ventas del juego).

En todos los casos, se investigó el por qué de su comportamiento. Los padres alegaban que sus hijos estaban enganchados al juego. Se analizaron varios de esos cartuchos y en todos la memoria interna del juego situaba el último estado del jugador en Pueblo Lavanda.

Los síntomas que sufrían los niños previamente al suicidio parecían ser inducidos por la música que sonaba al entrar en Pueblo Lavanda. Al parecer, la melodía poseía unos picos de intensidad tonal que sólo los niños pre-púberes pueden escuchar. La combinación de sonidos estridentes y agobiantes producían en los jugadores fuertes dolores de cabeza o incluso migrañas, acompañadas de insomnio. El siguiente estado que se padecía era irritabilidad, acompañada de insomnio, adicción al juego y, en muchos casos, sangrado de nariz. Finalmente, los afectados sufrían náuseas y vómitos, y una depresión muy fuerte (algo impropio en niños de esa edad).

Era esa pérdida de apego a la vida y ese malestar lo que llevó a muchos niños al suicidio. Se informó a Game Freak de los supuestos efectos producidos por esa música, y corrigieron la melodía en las siguientes versiones del juego incluídas las versiones (Rojo y Azul de Europa y EE.UU) que todos conocemos. Nuestra melodía es muy parecida, al parecer sólo carece de un supuesto “murmullo” que causa melodías bitonales en la canción original, incluyendo los tonos que nosotros ya no podemos escuchar debido a la edad.

Detalle de la Patología – “Lavender Town Tone”

Los síntomas predominantes relacionados a lo que se conocería como el “Lavender Town Tone” incluyen dolores de cabeza y migrañas, sangrado de ojos y oídos, cambios de humor e irritabilidad, adicción a los juegos, actos violentos sin provocación, aislamiento y incapacidad de responder a contacto humano, y en aproximadamente 67% de los casos, tendencias suicidas. Los síntomas se manifestaron en niños de entre 7 y 12 años de edad que habían alcanzado el área del juego conocida como “Lavender Town”, y en su mayoría, portaban audífonos al jugar.

Parece ser que, los desarrolladores del área Lavender Town buscaban crear un área que “dejaría una impresión en el jugador”, de acuerdo con Seki Uchitada, quien era un miembro del equipo de desarrollo. Seki clamó que al momento de desarrollar el juego, gran parte del equipo estaba interesada en convertir Lavender Town en un área diferente al resto del juego.

Escuchar la música (Menores de 15 años!)

Misterios: El pueblo lavanda

0 comentarios en “Misterios: El pueblo lavanda

  1. La noticia no recuerdo haberla visto por tv .Y la muerte de 104 niños es lo suficiente importante como para que se hicieran eco en medios de comunicacion.¿Cuanto pagarian desde la empresa para que no saliera a la luz?

  2. Pues ya ves, Antonio, gracias a tu noticia sé que no se dio oficialmente esta noticia, supongo que al igual que muchas que no interesan.

    Yo supongo que mucha gente consciente y despierta, no deja que sus hijos estén enganchados ni a juegos ni a internet ni a la tele ni a otras adicciones… Es el precio de la ignorancia colectiva que, encima, se creen poseedores de una verdad nada más lejana de lo que su nombre indica. Salir de la matriz o matrix impuesta en honor a un teatro en el que nos han llevado a todos como marioneta es obligación nuestra como humanos.
    Ojalá la gente que lee o ve noticias oficiales empiece a «desviarse» hacia otros cauces de comunicación para que luego tengan la gran oportunidad de decidir por su cuenta, analizar y denunciar las mentiras impuestas. Que nadie pague con consecuencias tan nefastas, titulares que quedan ahí tapados para que nadie se entere de lo que manejan, cómo intentan manejarnos y cómo matan directa o indirectamente al ser humano.

    1. «Yo supongo que mucha gente consciente y despierta, no deja que sus hijos estén enganchados ni a juegos ni a internet ni a la tele ni a otras adicciones…»

      Un juego, internet o la tele, no son adicciones de por si. Hay gente que se hace adicta pero es problema de cada persona. Los juegos, internet y en mucho menor medida, la tele, tienen muchas cosas buenas y muchos buenos valores para quien sabe apreciarlos. Me parece que quien opina que los juegos o internet son malos, es un ignorante. Hay juegos con historias dignas de hollywood o libros con renombre y que son desconocidas por el publico «culto» por estar implicitas dentro de un juego. Y lo mismo con internet.

      1. «Un juego, internet o la tele, no son adicciones de por si…» De por sí cualquier cosa puede ser adictiva: la tele (con un elevado número de personas y niños -desgraciadamente enganchados a series-basura y come-cocos sin parangón-), algunos programas de radio, ciertas páginas de internet, el sexo, las drogas, el tabaco, el alcohol, la comida, los dulces, las pastillas en general contra cualquier supuesta «dolencia», el ir de copas, el ir de fulanas, el ir a la discoteca, el ir a comprar, el pegar, el castigar, el manosear… Todo, todo, absolutamente Todo es adictivo, amigo Acre. Está claro que los niños han sido descatalogados de su Propia Infancia para someterlos a un lavado, pre-lavado y un secado de sus cerebros: ahí actúan todos, desdfe la escuela hasta los «hogares», que en muchos casos se «deshacen» de las criaturas, dejándolas frente a la tele-tonta bastante rato, cuando no, frente a los adicto-juegos.
        Nadie dice amigo, que en todas partes y todas las cosas tienen su lado bueno y su lado no tan bueno. Nuestra es la decisión de escoger. Yo cuando entro a internet, ya tengo mis lugares, tú los tuyos y cada uno los suyos propios. Pero sí, se ha dado el caso de personas enfermas que están enganchadas en la red, sobre todo lo que son adolescentes, y ahora cada vez con menos edad. Estas criaturas no tienen todavia desarrollada la madurez de la «elección».
        Está claro, pues, que tu crítica está fuera de lugar totalmente. Tú puedes vivir y escoger lo que más te llame en la vida, yo no voy a criticarte ni a ti ni a nadie. Sí me metería con quien comete el mal de manera abierta, lo detendría, pero lo demás es cuestión de cada uno y nada más.

        Mi punto de vista es que la apartatología-televisiva, la des-información televisiva y en enganche televisivo dicen mucho Contra el despertar del Ser Humano: es decir es una máquina de Manejo de la Especie humana a Gran Escala. Yo también tuve tele, y hasta me gustaban los dibujos animados de muy mayorcita ya… bastante mayor… pero mía es la elección de vivir sin tele-basura y sin tele-radio-tonta, con lo cual escojo totalmente lo que entra por mis ojos, mis oídos y accede hasta mi cerebro y mi corazón.

        Por lo tanto la balanza no está hecha de piedras sino de elecciones. Pero lo que es justo es que ciertas cosas se han de reconocer. Nunca jamás podremos ver la grandiosidad de la selva mientras andamos bajo ella. Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.