Aida. Lo incondicional

Una amiga me contaba que quiso realizar un evento totalmente gratuito que iba a servir para ayudar a la concienciación de las personas que se apuntara. Al principio tenía que contar con dos personas, profesionales en dos campos distintos, para impartir partes de ese evento-taller, pero cuando supieron que no cobrarían porque eso era gratis, declinaron la invitación. Luego, llegó el momento de comunicar a quienes se habían apuntado que el lugar donde iban a celebrarlo tenía un coste de 100 euros en razón de alquiler para ese día y que habría que repartir tal valor entre los asistentes. Y nadie protestó por eso, pero sí porque el resto del taller sería gratis, pues no entendían que se les diera algo gratis tan sólo pagando el local que se alquilaría. ¿Qué pasó luego? Que sospecharon que quien da algo gratis lo hace por una razón oculta; y, por tanto, se desapuntaron del taller que no llegó a darse. Más tarde, mi amiga digo lo siguiente: no entiende lo incondicional.

Otra amiga asiste, incondicionalmente, con sus conocimientos de salud en asociaciones vecinales y ha despertado sospechas entre sus colegas que piensan que lo hace para conseguir montarse una consulta privada desde ese planteamiento inicial, e incluso los pacientes que atiende, al inicio, desconfiaban de que pudieran recibir asistencia gratis cuando el Estado la está cobrando por todos lados amén de producir múltiples recortes en la sanidad pública.

Así que lo que está sucediendo es que muchas personas, seres human@s, están, altruistamente, e incondicionalmente, realizando labores por los demás de forma gratuita recibiendo al inicio incomprensión, debido a que eso de lo incondicionalaún no se entiende.

El caso es que esto son dos ejemplos de lo que supone Ser Incondicional en una forma de vida donde lo que se manifiesta es el Amor. Pero no el Amor a la antigua usanza o lo que se entendía por ello, sino lo que es el Amor Incondicional. Pues el Amor Incondicional que no pide nada a cambio, ni lo exige, ni lo demanda ni lo solicita aún no es entendido. Es un Amor que se ofrece a quien lo quiera recibir y a quien no, también. Es así de sencillo, y no tan complicado como se hacía en la antigüedad, donde en nombre del “amor” se forzaba a quien fuera a doblegarse ante esa sin razón. Pero si el Amor Incondicional hubiera existido, como ya empieza a emerger, nadie hubiera escatimado en darse sin esperar; pero antes, lo que se pretendía, es que se esperara algo en nombre del “amor”, cuando el Amor Incondicional, repito, nada pide, nada reclama, ni nada exige, Ni Espera nada a cambio.

Tal es así, que al aplicar el Amor Incondicional, va aparejado, al instante, el perdón incondicional; que es que me hagas lo que me hagas de daño o similar, estás por adelantado perdonad@, pues por adelantado te Amo Incondicionalmente.

Y como el Amor Incondicional es sencillo de entender y aplicar, no más que añadir a lo que es evidente y palpable para un ser humano que vive y manifiesta el Amor Incondicional como algo propio en Sí.

==========================================================

Autor: Deéelij

==========================================================

Publicado por Emilio Carrillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *