20 niños están ingresados por el brote de enterovirus

El Departamento de Salud elevó ayer a 48 los niños que sufren afectaciones neurológicas tras haberse infectado por un enterovirus. Apenas dos días después delanzar la alerta epidemiológica, Salud reconoció que 21 menores permanecen ingresados en varios hospitales catalanes con un cuadro clínico de rombencefalitis (una inflamación del tallo cerebral y el cerebelo). Aunque la mayoría evoluciona favorablemente, nueve de ellos fueron atendidos en la unidad de cuidados intensivos (UCI) y dos siguen hospitalizados en estado grave. El enterovirus suele provocar daños leves, pero los primeros resultados microbiológicos apuntan a que la cepa que ha originado la infección corresponde a un subtipo más virulento que afecta al sistema nervioso central.

El primer caso de infección por enterovirus se detectó el pasado febrero en el hospital Vall d’Hebron —una niña de tres años desarrolló una mielitis (inflamación de la médula espinal) que le provocó una tetraplejia—, pero Salud excluyó ayer a esta paciente del brote porque la cepa que le afectó es diferente de la que provocó la infección a todos los demás casos. La pequeña, que está ingresada en el Instituto Guttmann de neurorehabilitación, se infectó con el serotipo D68, una cepa muy agresiva que provoca parálisis parecidas a las de la polio (el virus que genera esta enfermedad también es de la familia del enterovirus).

En los otros 48 casos diagnosticados se ha descartado completamente la presencia del serotipo D68. Los primeros resultados del Servicio de Microbiología de Vall d’Hebron revelaron ayer que en dos pacientes, la cepa detectada es la A71, un subgrupo de enterovirus que afecta especialmente al sistema nervioso central y provoca rombencefalitis. En otros 15 casos, los estudios microbiológicos ya han detectado que también se trata de un enterovirus del grupo A, aunque falta precisar el serotipo exacto, que se conocerá en los próximos días.

Así, la cronología real del brote se remonta al 13 de abril, cuando las urgencias de Vall d’Hebron recibieron el primer caso con un cuadro clínico de rombencefalitis por infección de enterovirus del grupo A. El menor sufrió una parada cardíaca y fue ingresado en la UCI, donde todavía permanece hospitalizado con “secuelas graves”, según el doctor Carles Rodrigo, jefe del servicio de pediatría de hospital barcelonés. Durante el mes de abril y sobre todo en mayo se detectó el resto de los casos. El enterovirus se transmite por vía fecal-oral o a través de secreciones respiratorias (tos, mocos y estornudos).

Salud descartó también que la muerte de un menor en Tarragona con la misma sintomatología que los casos del brote esté vinculado a una infección por enterovirus. “Aunque clínicamente entraría en este conjunto, no hemos conseguido detectar el enterovirus en las muestras del menor. Es un caso probable pero no tenemos la certeza”, reconoció el subdirector del Servicio Catalán de la Salud (CatSalut), Josep María Argimon. Salud indicó que no tiene conocimiento de ningún fallecimiento vinculado a una infección por enterovirus.

Ante el aluvión de consultas que están llegando a los hospitales, los médicos llamaron de nuevo a la calma y apuntaron que en la mayoría de los casos detectados con el virus el cuadro clínico se resuelve sin secuelas. “La inmesa mayoría tiene buena evolución”, enfatizó Rodrigo.

Los expertos explicaron que, pese a que el enterovirus es un microorganismo común en esta época del año y que suele provocar cuadros respiratorios o gastrointestinales leves, en estos pacientes se está comportando de forma distinta. “Es un virus que en la mayoría de los casos es asintomático y, aunque en las formas más graves son más fulminantes, la mayoría de las veces no aparece subitamente”, apuntó Rodrigo. Aunque se han descrito brotes similares en Bulgaria, Estados Unidos, Malasia y varios países asiáticos, es la primera vez que se detecta una acumulación de casos así en España.

“La clave es que afecta a una zona distinta de la que afecta normalmente y provoca temblores, sacudidas, trastornos del movimiento y, en algunas ocasiones, erupciones cutáneas”, explicó Rodrigo. El facultativo señaló que estos síntomas no son preocupantes pero si se manifiestan acompañados de fiebre es recomendable consultar al pediatra. “Sí es preocupante si se atraganta, si tiene dificultad para hablar o respirar o si tiene un patrón de respiración anómalo”, puntualizó.

Los expertos desconocen la evolución que seguirá el virus y si el número de casos írá en aumento. “Es un comportamiento diferente del que solemos ver y es difícil saber qué esperamos. No podemos predecir cuántos casos saldrán en el futuro”, apuntó el jefe de pediatría de Vall d’Hebron. La Agencia de Salud Pública ha puesto en marcha una comisión de seguimiento para monitorizar los casos vinculados al brote en las cuatro provincias . Según la radiotelevisión pública de Andorra, el Ministerio de Salud del país también investiga otros dos posibles casos de enterovirus.

Difícil detección

Los médicos reconocieron que la detección del enterovirus es complicada en el primer momento y es imposible predecir complicaciones neurológicas graves con los primeros síntomas, que pueden ser confusos. “Es muy difícil de detectar porque pueden ser muchas cosas. Además, el enterovirus no se encuentra donde solía estar en estos casos [en el líquido cefalorraquídeo], sino que tienes que ir a buscarlo a su sitio habitual, la faringe o las heces”, explicó Rodrigo.

Ante esta dificultad, los facultativos de Vall d’Hebron ya han desplegado un protocolo especial entre los pediatras de atención primaria para extremar la diagnosis en casos sospechosos o ante síntomas leves de daño neurológico. “En Vall d’Hebron hemos preparado también un diagnóstico microbiológico rápido y tenemos resonancia magnética las 24 horas con anestesia”, apostilló el jefe de pediatría.

A falta de una vacuna o un fármaco para combatir el virus, los facultativos usan tratamientos para paliar los síntomas. Si los niños presentan afectación neurológica grave, los médicos administran anticuerpos para cortar la reacción inmunológica que provoca el virus en el paciente.

MSN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *