La Fundación Rockefeller dará 13,5 millones de dólares para censurar la ‘desinformación’ sanitaria en EEUU, África, India y América Latina

La Fundación Rockefeller ha anunciado recientemente que destinará 13,5 millones de dólares en nuevos fondos para reforzar sus esfuerzos en lo que respecta a contrarrestar, según ellos, “la desinformación en materia de salud, es decir, la información confusa, inexacta y perjudicial”.

Este esfuerzo será y ha sido global, ya que ahora está catalogado como una de las mayores amenazas a las que se enfrenta nuestro planeta.

Vivek Murthy, cirujano general de EE.UU., que ha acusado a empresas como Facebook de “envenenar la información” sobre las vacunas contra el coronavirus, dijo que no estaban haciendo lo suficiente para comprobar la proliferación en línea de afirmaciones falsas. Lo hizo al anunciar esta iniciativa de 13,5 millones de dólares.

Con respecto a esta nueva iniciativa de lucha contra la desinformación, según la fundación Rockefeller:

“La financiación apoyará el diseño y la evaluación de intervenciones, herramientas y métodos para fomentar la confianza en los esfuerzos de vacunación de Covid-19 y contrarrestar la información inexacta, así como la investigación para comprender cómo la información sanitaria inexacta repercute en los comportamientos en línea y fuera de línea, el verdadero coste de la desinformación y de la desinformación en los resultados sanitarios y económicos, y qué estrategias podrían ser más eficaces para contrarrestar y gestionar la información inexacta y perjudicial procedente de fuentes maliciosas. Los proyectos financiados sentarán las bases de unas redes de información y comunicación modernas que sirvan mejor a las personas y estén mejor preparadas para fomentar acciones y comportamientos esenciales para los esfuerzos de respuesta en materia de salud pública. Está previsto que la información detallada se publique a finales de 2021.”

Las grandes empresas tecnológicas ya han participado en una fuerte censura de la información. Por ejemplo, un reciente artículo publicado en el British Medical Journal por la periodista Laurie Clarke ha puesto de manifiesto que Facebook ya ha eliminado al menos 16 millones de contenidos de su plataforma y ha añadido advertencias a otros 167 millones aproximadamente. YouTube ha eliminado casi un millón de vídeos relacionados, según ellos, con “información médica peligrosa o engañosa de Covid-19”.

¿Quién puede decir qué es información errónea? ¿Por qué se acusa de repente a científicos de renombre mundial de difundir “información errónea”?

También hay que preguntarse: ¿Es la amenaza de la desinformación lo que tiene preocupados a la fundación y a los gobiernos? ¿O es la información creíble y las pruebas las que ponen en duda la información que recibimos constantemente de fuentes “oficiales” como los Centros de Control de Enfermedades (CDC) o Pfizer? ¿No debería la gente tener derecho a acceder a la información abiertamente y determinar por sí misma lo que es y lo que no es?

Después de todo, no es fácil confiar en estas organizaciones. Pfizer ha sido un “delincuente habitual”, participando constantemente en actividades ilegales y delictivas. Este documento en particular señala que de 2002 a 2010, Pfizer recibió “3.000 millones de dólares en condenas penales, sanciones civiles y sentencias del jurado” y ha establecido récords tanto de multas penales como de sanciones totales. Tenga en cuenta que ahora estamos en 2021.

Los CDC no son diferentes. Múltiples científicos de alto nivel han expresado su preocupación con respecto al comportamiento poco ético en el CDC. He aquí una cita del “CDC SPIDER”, un grupo de científicos anónimos dentro del CDC que ha hecho sonar la alarma:

“Somos un grupo de científicos del CDC que estamos muy preocupados por el estado actual de la ética en nuestra agencia. Parece que nuestra misión está siendo influenciada y moldeada por partes externas e intereses deshonestos. Parece que nuestra misión y la intención del Congreso para nuestra agencia están siendo eludidas por algunos de nuestros líderes. Lo que más nos preocupa es que se está convirtiendo en la norma y no en la rara excepción. Algunos funcionarios de la alta dirección de los CDC son claramente conscientes de estos comportamientos e incluso los aprueban.”

Además, las empresas de redes sociales son conocidas por cumplir con el gobierno. El denunciante de la NSA Edward Snowden lo explicó así en una entrevista con el periodista Glenn Greenwald:

“En secreto, todas estas empresas habían acordado trabajar con el Gobierno de Estados Unidos mucho más allá de lo que la ley les exigía, y eso es lo que estamos viendo con este nuevo impulso de la censura es realmente una nueva dirección en la misma dinámica. Estas empresas no están obligadas por la ley a hacer casi nada de lo que están haciendo en realidad, pero están yendo más allá, para, en muchos casos, aumentar la profundidad de su relación (con el gobierno) y la voluntad del gobierno de evitar tratar de regularlas en el contexto de sus actividades deseadas, que es, en última instancia, dominar la conversación y el espacio de información de la sociedad global de diferentes maneras… Están tratando de hacer que cambies tu comportamiento…”

¿Por qué tantos empleados de alto rango de las Big Tech han ocupado anteriormente puestos muy altos en el Departamento de Defensa? Por ejemplo, Amazon nombró a Keith Alexander, director de la NSA bajo el mandato de Barack Obama. Sin duda, esta nueva iniciativa de censura requiere cantidades masivas de vigilancia.

Según el denunciante de la NSA Edward Snowden:

“Fue uno de los principales artífices del programa de vigilancia masiva que los tribunales han declarado ahora, en repetidas ocasiones, como ilegal e inconstitucional….Cuando se tiene este tipo de incentivo por parte de una industria privada para mantener la relación más cálida posible con la gente del gobierno, que no sólo te compra sino que tiene la posibilidad de acabar con tu negocio o cambiar la forma en que haces negocios… Ahora se ve este tipo de corrupción blanda que ocurre de forma constante.”

La censura durante esta pandemia ha sido realmente sin precedentes. Nunca antes habíamos visto tantos médicos, científicos y opiniones profesionales completamente silenciados y etiquetados como información errónea o “teorías de la conspiración.”

Por ejemplo, en marzo de 2021, el Dr. Martin Kulldorff, epidemiólogo de Harvard y experto en vacunas, fue objeto de censura por parte de Twitter por compartir su opinión de que no todo el mundo necesitaba tomar la vacuna COVID.

En noviembre, Facebook censuró un artículo escrito por un profesor de Oxford de medicina basada en la evidencia, en el que explicaba que las pruebas científicas de la eficacia del uso de mascarillas para detener la propagación del COVID son muy débiles.

El último ejemplo es el del Dr. Byram Bridle, un inmunólogo viral de la Universidad de Guelph que recientemente publicó un informe detallado y en profundidad sobre las preocupaciones de seguridad de las vacunas contra el COVID. Él ha pasado por muchas cosas, incluyendo la censura, hasta el ridículo, los ataques personales, así como un ataque de los “verificadores de hechos” de Facebook.

Claro, hay mucha desinformación por ahí, pero lo que está sucediendo ahora y los esfuerzos de múltiples gobiernos y Big Tech no reflejan un esfuerzo para combatir la desinformación. Por el contrario, refleja un esfuerzo por cerrar completamente cualquier información, evidencia, ciencia o discusión sobre algo que se oponga a lo que escuchamos de las fuentes oficiales del gobierno.

La Fundación Rockefeller dará 13,5 millones de dólares para censurar la ‘desinformación’ sanitaria en EEUU, África, India y América Latina

1 comentario en “La Fundación Rockefeller dará 13,5 millones de dólares para censurar la ‘desinformación’ sanitaria en EEUU, África, India y América Latina

Responder a Alberto padin vieites Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *