Las extrañas vinculaciones del esoterismo con nuestro devenir histórico 2/3

Al final del artículo hay un PDF para descargar

Este es el segundo de una serie de tres artículos que tratan sobre las sorprendentes interrelaciones entre las diversas Sociedades Secretas, basadas en el esoterismo y que actúan en múltiples ámbitos como grupos de poder, incluyendo el político, económico, científico, artístico, militar, etc…, por lo que han influido e influyen notablemente en nuestro devenir histórico, con sus correspondientes luces y sombras. Imagen 6Estas interrelaciones vienen desde la más remota antigüedad y persisten en la actualidad. Muchos de los acontecimientos históricos se explican por estas interrelaciones. En el anterior artículo hemos hecho una referencia a la leyenda de Shambhala, que está conectada con el mito de Agartha, una ciudad legendaria que se dice reside en el interior de la tierra. El mito de Agartha está relacionado con la creencia en una tierra hueca y es un tema recurrente en el esoterismo. El mito de la tierra hueca derivó básicamente del libro The Coming Race del poeta, novelista, dramaturgo, político y periodista británico Edward Bulwer-Lytton. Sin embargo, como el historiador Joscelyn Godwin describió en Arktos: The Polar Myth in Science, Symbolism and Nazi Survival, fue el destacado esotérico francés Alexandre Saint-Yves d’Alveydre (1842 – 1909) quien descubrió Agartha al mundo. Saint-Yves d’Alveydre fue Gran Maestre de la Orden Martinista y también cercano al escritor  Victor Hugo y al hijo de Bulwer Lytton, Robert Bulwer-Lytton (conde de Lytton), quién fue embajador en Francia y virrey británico de la India. Durante el año 1885, Saint-Yves d’Alveydre supuestamente fue visitado por un grupo de «maestros ascendidos» con base en las cavernas subterráneas de Agartha, quienes se comunicaron con él telepáticamente. El sinarquismo fue propuesto por primera vez por Alexandre Saint-Yves d’Alveydre como una supuesta respuesta a los males producidos por el anarquismo y para proporcionar una alternativa a través de la combinación de fascismo y esoterismo. La sinarquía vino a significar «gobierno de sociedades secretas«, sirviendo como una clase sacerdotal en comunicación directa con los «dioses«, es decir, los Maestros Ascendidos de Agartha. Fue después de 1885 que Saint-Yves d’Alveydre comenzó a referirse al origen asiático de la sinarquía luego de conocer al misterioso Haji Sharif, quien probablemente era Jamal ud Din al Afghani, un pensador y activista político que recorrió la Persia Kayar, Afganistán, Egipto, la India y el Imperio otomano durante la segunda mitad del siglo XIX, intentando conseguir la unidad de la comunidad musulmana para hacer frente al imperialismo de Occidente. Haji Sharif afirmó ser el «Gurú Pandit de la Gran Escuela Agarthiana«, la residencia del «Maestro del Universo» y una sociedad muy avanzada donde la sinarquía se había realizado hace mucho tiempo. El seguidor de más alto nivel de Saint-Yves d’Alveydre fue el médico y ocultista francés Gérard Anaclet Vincent Encausse, más conocido como Papus, el Gran Maestre de los Martinistas. Papus trabajó para poner en práctica los ideales sinarquistas fusionando las diversas sociedades secretas de su época. En 1888, Papus y Saint-Yves d’Alveydre, junto con los célebres ocultistas Stanislas de Guaita y Joséphin Péladan, fundaron la Orden Cabalística de la Rosacruz (OKR+C), que llegó a ser considerada como el “círculo íntimo” de la Orden de los Martinistas.

Imagen 1

En 1891, Papus afirmó haber entrado en posesión de los documentos originales de Martínez de Pasqualy y, por lo tanto, fundó, con la ayuda de de Guaita y Péladan, la moderna Orden de los Martinistas llamada l’Ordre des Supérieurs Inconnus (Orden de los Superiores Desconocidos). En 1886, Saint-Yves d’Alveydre había formado el Sindicato de la Prensa Económica y Profesional (SPEP) para promover la sinarquía entre los líderes políticos y empresariales. Se unieron varios miembros del parlamento francés, incluido Paul Deschanel, quien se convirtió en presidente de Francia en 1920, y el ministro de gobierno François Césaire Demahy, más tarde fundador del influyente movimiento nacionalista antisemita de derecha y de la revista Action Française. Charles Maurras (1847-1922), político, poeta y escritor francés, principal referente e ideólogo de Action Française, un movimiento político de cuño monárquico, antiparlamentario y contrarrevolucionario, además fue otro importante exponente del sinarquismo. También atrajo a figuras como Maurice Barrès, uno de los miembros fundadores de la revivida Orden Martinista junto con Papus. Maurice Barrès (1862-1923) rechazaba la democracia liberal como un fraude, afirmando que la verdadera democracia era la democracia autoritaria. También asociado con Maurras y su Action Française estaba el filósofo y sindicalista revolucionario francés Georges Sorel, uno de los activistas clave cuyos libros influyeron mucho en el surgimiento del fascismo. Papus tuvo una influencia particular en uno de los ocultistas más influyentes del siglo XX, René Guénon (1886 – 1951), quien se asoció con Charles Maurras. Guénon fue el fundador del tradicionalismo, derivado de los principios universalistas del sufismo, principalmente a través de la influencia del jeque Illaysh al Kabir, francmasón y director de Maliki Madhhab en la Universidad de Al Azhar, la universidad que otorga títulos más antigua de Egipto y reconocida como la universidad más prestigiosa en el Islam sunita, que era amigo del emir, jefe militar y religioso argelino Abdul Qadir al Jazairi, fundador de la nación argelina y líder de la resistencia frente a la ocupación francesa. Guénon se había iniciado originalmente en el sufismo en 1910, llevado a cabo por el teósofo sueco y convertido al Islam, Ivan Aguéli, que estaba interesado tanto en el sufismo como en la cábala judía. Tras su conversión, Aguéli tomó el nombre de Abdul Hadi. Guénon desarrolló una filosofía según la cual el mundo moderno estaba en declive y necesitaba ser reformado volviendo a la «Tradición«. Por tradición, Guénon entendía la Filosofía Perenne. Esta noción era la misma que la Prisca Theologia, o “Sabiduría Antigua”, del sacerdote católico, filólogo, médico y filósofo renacentista italiano Marisilio Ficino. En realidad, era la Cábala judía la que Ficino consideraba una pura tradición impartida a los sabios de la antigüedad, y la clave para establecer una religión universal que pudiera reconciliar la creencia cristiana con la filosofía antigua.

La escritora, ocultista y teósofa rusa Helena Blavatsky también lo conocía como «Sabiduría antigua» o «Religión de la sabiduría«. Para Guénon, la Filosofía Perenne era la base de una única tradición esotérica, que podía descubrirse como la fuente secreta de todas las principales tradiciones exotéricas. Por lo tanto, era necesario, creía Guénon, que el místico adoptara exteriormente el disfraz de una de estas religiones, al tiempo que reconocía que era simplemente la manifestación exterior de una única tradición mística compartida por todas las religiones. Al establecer la Orden Cabalística de la Rosacruz (OKR+C), Papus y sus compañeros soñaban con unir a los ocultistas en una hermandad Rosacruz revivida, como una orden oculta internacional, en la que esperaban que el Imperio Ruso desempeñara un papel de liderazgo como un puente entre Oriente y Occidente. En 1901, Papus fue presentado al Zar de Rusia, quien se convirtió en presidente de los «Superiores Desconocidos» que controlaban su Orden Martinista en San Petersburgo. Papus sirvió al zar Nicolás II y a la zarina Alexandra como médico y consultor ocultista. A través de Papus, la familia imperial conoció a su amigo y mentor espiritual, el místico Maître Philippe (Nizier Anthelme Philippe). Si bien Rasputín es más conocido popularmente como el ocultista que atendió a la pareja real, antes que él, Maître Phillipe también ejerció una importante influencia sobre ellos. Se creía que poseía notables poderes curativos, así como la capacidad de controlar los rayos y viajar de forma invisible. A partir de estos círculos, la ciudad de San Petersburgo se convirtió en un semillero de tramas de intereses confusos británicos y rusos. Tal y como informa Richard B. Spence en Secret Agent 666 , en el verano de 1897 Aleister Crowley también había viajado a San Petersburgo contratado por el servicio secreto británico para conseguir un nombramiento en la corte del Zar Nichoals II. Un actor clave en estas intrigas fue el Lama Agvan Dorjieff (o Dorzhiev), principal tutor del Dalai Lama XIII, quien se convirtió en su embajador ante la corte del zar Nicolás II. En 1898, el propio Dorjieff viajó a San Petersburgo para encontrarse con el zar. Dorjieff también es recordado por construir el templo budista de San Petersburgo, donde florecía el interés por el budismo debido al interés generalizado por la teosofía. En la década de 1890, Dorjieff había comenzado a difundir la historia de que Rusia era la tierra mítica de Shambhala en el norte, lo que generó esperanzas de que el zar apoyaría al Tíbet y su religión.

Durante la década de 1930 el escritor, educador y funcionario del servicio exterior británico Rom Landau, afirmaba que el Lama Dorjieff no era otro que el maestro místico, escritor y compositor de origen ruso George I. Gurdjieff, que trabajó como agente secreto ruso en el Tíbet durante la primera mitad del siglo XX. Sin embargo, el historiador escocés James Charles Napier Webb, autor de The Harmonious Circle: The Anatomy of a Myth, el primer libro completo sobre Gurdjieff y su movimiento, sugiere que Gurdjieff era un agente del gobierno ruso como Ushe Narzunoff, un asociado de Dorjieff. Sin embargo, la leyenda de que Gurdieff y Dorjieff eran la misma persona fue ampliamente creída entre los discípulos de Gurdieff. George Gurdjieff (1866 – 1949) nació de padre griego y madre armenia en Alexandropol (ahora Gyumri, Armenia), entonces parte del Imperio Ruso. La enseñanza de Gurdjieff afirmaba que los seres humanos estaban atrapados sin poder hacer nada en un “sueño despierto”, incapaces de percibir completamente la realidad, pero que es posible para ellos trascender a un estado superior de conciencia y alcanzar su pleno potencial humano. Desarrolló un método para hacerlo llamado “El Trabajo” o “el Método”. Debido a que su método para despertar la conciencia de uno era diferente al del faquir, monje o yogui, su disciplina también se llama el «Cuarto Camino«. El pensamiento de Gurdjieff es una amalgama de teosofía, neopitagorismo, rosacrucianismo y alquimia. Según James Charles Napier Webb, la Teosofía de Blavatsky fue su fuente más importante. Gurdjieff explicó: “El camino del desarrollo de posibilidades ocultas es un camino contra la naturaleza y contra Dios”. Sus formas engañosas y tiránicas lo llevaron a su reputación como un «gurú sinvergüenza«. A menudo se ha sugerido que Gurdjieff y Joseph Dzhugashvili, más tarde conocido como Stalin, se conocieron cuando eran jóvenes estudiantes mientras asistían al mismo seminario en Tiflis, en el Cáucaso. Los registros familiares de Gurdjieff contienen información de que Stalin vivió en la casa de su familia durante un cierto tiempo. También hay sugerencias de que Stalin pertenecía a una «hermandad oriental» oculta, de la que formaban parte Gurdjieff y sus seguidores.

En la adultez temprana, Gurdjieff afirma haber viajado a muchas partes del mundo, incluyendo Asia Central, Egipto y Roma. En el relato de las andanzas de Gurdjieff, Encuentros con hombres notables, cada capítulo lleva el nombre de un «hombre notable«, muchos de ellos miembros de una sociedad secreta de «Buscadores de la verdad«. James Charles Napier Webb propuso, y el escritor sobre el esoterismo occidental moderno Kenneth Paul Johnson está de acuerdo, que el modelo del “Príncipe Lubovedsky”, a quien Gurdjieff describe como un miembro clave de los “Buscadores de la verdad”, era el Príncipe Esper Ukhtomskii (1861-1921), poeta, editor y entusiasta oriental en la Rusia zarista tardía. El aliado más cercano de Ukhtomskii fue el teósofo Conde Sergei Witte, Ministro de Finanzas de Rusia y primo hermano de Blavatsky. Fue el Principe Ukhtomskii quien organizó la reunión del Lama Dorjieff con el zar Nicolás II. Gurdjieff afirma haberse puesto en contacto con una «Hermandad Sarmoung«, ubicada en algún lugar del corazón de Asia, a unos doce días de viaje a caballo y en burro desde Bukhara, en Uzbekistán. De la «Hermandad Sarmoung» Gurdjieff aprendió las danzas sagradas, muy parecidas a las de los Derviches Giradores sufíes. Según Kenneth Paul Johnson, los relatos de Gurdjieff sugieren «… un posible canal para las influencias ismailíes en las enseñanzas del Cuarto Camino«. Según el principal discípulo de Gurdjieff, John G. Bennett, quien fue jefe de la inteligencia militar británica en Constantinopla, y su amigo Idries Shah, el popular autor de libros y artículos sobre el sufismo, la enseñanza de Gurdjieff se originó con un grupo de maestros sufíes que eran descendientes y herederos espirituales del antiguo chamanismo de las montañas de Altai, ya que Asia Central había sido su centro durante cuarenta mil años o más.

Dos teorías fueron fundamentales para el desarrollo del secularismo moderno, en una escala igual a la de las revoluciones copernicana y newtoniana, pero principalmente con consecuencias morales. La primera de ellas fue la teoría de la evolución de Darwin, que sugería que el universo podría haber llegado a existir y evolucionar espontáneamente sin la necesidad de un creador divino. El segundo de ellos fueron las teorías de Sigmund Freud, que brindaron la oportunidad de cuestionar la noción del pecado en sí mismo y de rechazar gran parte de la moralidad tradicional que alguna vez se asoció con la religión. Y, dado que los esotéricos dieron forma a gran parte del fundamentalismo del cristianismo europeo moderno, desde la Reforma protestante hasta el movimiento evangélico, los marcados excesos de esas tradiciones les proporcionaron un pretexto para rechazar la tradición religiosa en su conjunto. Así surgió la tendencia formativa del modernismo en el siglo XX, que repudió lo que se caracterizó como valores «victorianos» pasados de moda. Esta red de individuos ejemplificaba el “nihilismo religioso” de los sabateanos, los discípulos del auto-proclamado mesías judío Shabtai Tzvi, al constituir el núcleo del nuevo movimiento de vanguardia, que más tarde se conocería como modernismo, que incluía el cubismo en las artes, la atonalidad en la música y el simbolismo en la poesía. El cubismo fue un movimiento artístico desarrollado entre 1907 y 1917, creado por los pintores Pablo Picasso y Georges Braque, continuado en sus albores por los pintores Jean Metzinger, Albert Gleizes, Robert Delaunay, Juan Gris, María Blanchard y el poeta, dramaturgo, teórico y crítico de arte Guillaume Apollinaire. Fue una tendencia esencial, pues dio pie al resto de las vanguardias europeas del siglo XX. No se trata de un movimiento más, sino que es considerado la ruptura definitiva con la pintura tradicional. La atonalidad es el sistema musical que carece de toda relación de los tonos de una obra con un tono fundamental y de todos los lazos armónicos y funcionales en su melodía y acordes, sin estar sujeto a las normas de la tonalidad, que es la tónica, junto con los acordes y las escalas asociados, en torno a la cual giran las frases y progresiones musicales. El simbolismo es un movimiento literario que encuentra en la poesía un sendero perfecto para descubrir, a través de símbolos, una realidad oculta.

El modernismo abarcó las obras de artistas que se rebelaron contra las tradiciones académicas e historicistas del siglo XIX, creyendo que las convenciones estéticas anteriores estaban obsoletas. Se asoció temprano con el bohemio, que adoptaba puntos de vista políticos o sociales poco ortodoxos o antisistema, a menudo expresados a través del amor libre, la experimentación con drogas, estilos de vestimenta poco convencionales e incluso la pobreza voluntaria. La influencia principal detrás de estos desarrollos fue el Grupo Bloomsbury, un grupo influyente de escritores e intelectuales ingleses asociados. El grupo formaba parte de una red extendida que comprendía a los iniciados en los «Niños del Sol«, un culto dionisíaco compuesto por los niños de la élite de la Mesa Redonda de Gran Bretaña. Entre ellos estaban el poeta, dramaturgo y crítico literario británico-estadounidense Thomas Stearns Eliot, el poeta y ensayista británico Wystan Hugh Auden, el matrimonio de Louis Mountbatten, último virrey de la India, y Edwina Mountbatten, condesa Mountbatten de Birmania, el hijo de Winston Churchill, el político inglés Randolph Churchill, el escritor británico Christopher Isherwood, el poeta británico Stephen Spender, el escritor y biógrafo inglés Lytton Strachey, el arabista británico, explorador, consejero, escritor y oficial de inteligencia en la Colonial Office, Harry St. John «Abdullah» Philby, su hijo Kim Philby, que fue miembro de alto rango de la inteligencia británica y espía soviético, el diplomático británico y agente soviético Guy Burgess, el diplomático británico y agente soviético Donald MacLean, el político británico conocido principalmente como el fundador de la Unión Británica de Fascistas. Sir Oswald Mosley, el escritor inglés David Herbert Richards Lawrence, amante homosexual de Aldous Huxley, y las hermanas Mitford, que pertenecían a la aristocracia británica. Pero no fue su título nobiliario el que las convirtió en famosas, sino sus diversas ideologías y sus historias, a cada cual más complicada. Las seis jóvenes: Nancy, Diana, Pamela, Unity, Jessica y Deborah Mitford fueron celebridades de una de las épocas más convulsas, y sus vidas estuvieron relacionadas con personas como Adolf Hitler, Wiston Churchill, la familia monárquica Windsor o John Fitzgerald Kennedy. La Mesa Redonda fue una sociedad secreta establecida por Cecil Rhodes, el fundador del imperio de diamantes De Beers y del territorio del sur de África de Rhodesia. Rhodes fue financiado por Nathaniel Mayer Rothschild, quien se convirtió en director de la compañía multinacional británica de banca de inversión NM Rothschild and Sons en 1879. Nathaniel administró la herencia de Cecil Rhodes, quien en el primero de siete testamentos pidió la formación de una «sociedad secreta«, dedicada a «la extensión del dominio británico en todo el mundo«. Conocida como la Mesa Redonda, Nathaniel Mayer Rothschild nombró al político y administrador colonial británico Alfred Milner para presidir la sociedad secreta de Cecil Rhodes. Alfred Milner también fur miembro de la Orden de la Jarretera, la orden de caballería más importante y antigua del Reino Unido, cuya admisión es muy limitada a la nobleza y personajes famosos, como Winston Churchill. Hasta su reciente muerte, la reina Isabel II fue la Gran Maestre de la Orden, siendo sucedida por el actual rey Carlos III. Luego, Milner reclutó a un grupo de jóvenes que eran masones ingleses bien conocidos, entre ellos el escritor Rudyard Kipling, Arthur James Balfour, primer conde de Balfour, que fue el trigésimo tercer primer ministro británico, y otros graduados de la Universidad de Oxford. Los miembros del grupo, en declaraciones registradas por el New York Times en 1902, proclamaron que formaron su sociedad con el propósito de “absorber gradualmente la riqueza del mundo”.

Un miembro destacado de la Mesa Redonda fue Arthur James Balfour, quien luego se desempeñaría como Primer Ministro británico de 1902 a 1905. Balfour también se desempeñó como presidente de la Sociedad para la Investigación Psíquica (SPR), donde le sucedió el filósofo y psicólogo estadounidense y experto en guerra psicológica William James (1842-1910). William James fue uno de los principales pensadores de finales del siglo XIX y muchos creen que es uno de los filósofos estadounidenses más influyentes, mientras que otros lo han etiquetado como el «padre de la psicología estadounidense«. William James interactuó con una amplia gama de escritores y académicos a lo largo de su vida, incluidos el filósofo, matemático, lógico y escritor británico Bertrand Russell, el pedagogo, psicólogo y filósofo estadounidense John Dewey, el periodista e intelectual estadounidense Walter Lippmann, el escritor, orador y humorista estadounidense Mark Twain, el escritor estadounidense Horatio Alger Jr. y el médico neurólogo austriaco de origen judío Sigmund Freud. Entre los alumnos de William James en Harvard estaban el vigésimo sexto presidente de los Estados Unidos (1901-1909). Theodore Roosevelt, el sociólogo, historiador, activista por los derechos civiles, panafricanista, autor y editor estadounidense, William Edward Burghardt Du Bois, la escritora estadounidense, considerada una pionera de la literatura modernista, Gertrude Stein, y el intelectual estadounidense Walter Lippmann, que intentó reconciliar la tensión existente entre el capitalismo y democracia en el complejo mundo moderno. William James era un protegido del filósofo judío francés Henri Bergson, cuya hermana Moina se casó con McGregor Mathers, uno de los fundadores de la Golden Dawn. Henri Bergson (1859 – 1941) nació de los Bereksohn, una famosa familia empresarial judía de ascendencia polaca. El tatarabuelo de Bergson, Szmul Jakubowicz Sonnenberg, llamado Zbytkower, fue un destacado banquero y protegido de Stanisław August Poniatowski, rey de Polonia de 1764 a 1795, sucesor de August III, padrino del judío polaco, creador del frankismo, Jacob Frank, que retuvo al masón alemán Karl Gotthelf, barón von Hund und Altengrotkau, como su Consejero, tal como indicamos en el anterior artículo. Bergson fue uno de los primeros defensores de la evolución espiritual, junto con el cabalista y ocultista judío polaco Max Theon, el filósofo austriaco, erudito literario, educador, artista, autor teatral, pensador social y ocultista Rudolf Steiner, el maestro de yoga, poeta y filósofo indio Sri Aurobindo y el matemático y filósofo inglés Alfred North Whitehead. El yogui indio Sri Aurobindo (1872 – 1950) fue considerado por el ocultista René Guénon como un auténtico representante de la tradición espiritual india. La colaboradora espiritual cercana de Aurobindo, la escritora Mirra Richard, quien llegó a ser conocida como La Madre a sus 20 años, había estudiado ocultismo con Max Theon. Basado en el norte de África y Francia, Theon enseñó una doctrina frankista de magia sexual interpretada a través de la tradición hindú y budista del Tantra.

La propia filosofía de Bergson, que guardaba paralelismos con la Teosofía de Blavatsky, presentó una explicación alternativa para el mecanismo de la evolución de Darwin, sugiriendo que la evolución está motivada por un «ímpetu vital» que también puede entenderse como el impulso creativo natural de la humanidad. Bergson influyó en el matemático y filósofo inglés Alfred North Whitehead (1861 – 1947), quien desarrolló lo que se llama filosofía del proceso, basándose en las ideas de Hegel, que identifica la realidad metafísica con el cambio y el desarrollo. La filosofía de Whitehead fue desarrollada en la teología del proceso por el filósofo estadounidense Charles Hartshorne (1897–2000) y el teólogo metodista estadounidense John B. Cobb. Hartshorne, que estudió con el filósofo y matemático alemán Edmund Husserl y con el filósofo alemán Martin Heidegger, regresó a la Universidad de Harvard, donde pasó un semestre ayudando a Alfred North Whitehead. La teología del proceso pronto influyó en varios teólogos judíos, incluidos los rabinos Max Kadushin, Milton Steinberg y Abraham Joshua Heschel, todos los cuales pertenecían al Seminario Teológico Judío de América (JTSA) conectado con los sabateanos. El Seminario Teológico Judío de América estaba encabezada por el rabino inglés Solomon Schechter (1847 – 1915), el fundador frankista del Movimiento Judío Conservador Estadounidense, cuyo mentor fue el historiador y rabino alemán Zecharias Frankel. Cuando se fundó el Seminario Teológico Judío de América en 1901, Jacob Schiff, el agente de los Rothschild en los Estados Unidos y amigo de la familia, les donó más de $ 500.000 y un edificio. Alfred North Whitehead acredita a Bergson junto con William James y John Dewey en el prefacio de su libro Process and Reality. William James y su hermano, el famoso autor Henry James, eran hijos de Henry James Sr., un teólogo y partidario de las teorías de Swedenborg. Henry James Sr. había sido presentado al científico, teólogo, filósofo y místico sueco Emanuel Swedenborg por el escritor, filósofo y poeta estadounidense Ralph Waldo Emerson, quien se convirtió en el padrino de William James. Influenciado por Swedenborg, el poeta William Blake y el Vedanta, Emerson fue el padre del trancedentalismo estadounidense, un movimiento religioso y filosófico que se desarrolló a finales de la década de 1820 y 1830 como protesta contra la espiritualidad convencional y la doctrina unitaria enseñada en la Harvard Divinity School. El trascendatalismo comienza con el ensayo Nature de Emerson en 1836, que estuvo fuertemente influenciado por la teoría de las «correspondencias» de Swedenborg y la idea de que todas las almas individuales eran parte de un alma mundial. Los trascendentalistas también creían que todas las personas poseían una parte del «alma suprema» y, por lo tanto, estaban unidas como un solo ser. Por lo tanto, los trascendentalistas creían que las instituciones políticas y religiosas finalmente corrompían a las personas, prefiriendo el individualismo y la «autosuficiencia«.

Ralph Waldo Emerson también es bien conocido como mentor y amigo de su compañero trascendentalista, el escritor, poeta y filósofo estadounidense Henry David Thoreau (1817 – 1862), autor del libro Walden, en que describe su vida en solitario en plena naturaleza, y el libro La desobediencia civil. El movimiento influyó directamente en el Nuevo Pensamiento, un movimiento espiritual que siguió las enseñanzas del relojero, mentalista e hipnotizador estadounidense Phineas Quimby (1802 – 1866). A finales del siglo XIX, las prácticas curativas metafísicas de Quimby se mezclaron con la “Ciencia mental” de Warren Felt Evans, un ministro swedenborgiano. Se ha citado a la escritora estadounidense Mary Baker Eddy, la fundadora de la Ciencia Cristiana, por haber utilizado a Quimby como inspiración para su teología. El filósofo y psicólogo estadounidense William James heredó el interés por la religión de su padre, Henry James Sr., seguidor de Swedenborg. William James, un importante admirador del pensador, místico y líder religioso indio Swami Vivekananda, también era miembro de la Sociedad Teosófica y estaba interesado en temas místicos, así como era un defensor de enfoques alternativos para la curación. William James fue miembro de la Sociedad Metafísica y uno de los fundadores y primer presidente de la Sociedad para la Investigación Psíquica (SPR), cuyos miembros incluían al escritor Arthur Conan Doyle, el destacado miembro de la Mesa Redonda, Arthur James Balfour, el famoso filósofo, matemático, lógico y escritor británico Bertrand Russell, el pedagogo, psicólogo y filósofo estadounidense John Dewey y el escritor, crítico de arte, sociólogo, artista y reformador social británico John Ruskin. La Sociedad para la Investigación Psíquica (SPR) es una organización supuestamente sin fines de lucro cuyo propósito declarado es comprender «eventos y habilidades comúnmente descritos como psíquicos o paranormales al promover y apoyar investigaciones importantes en esta área» y «examinar fenómenos supuestamente paranormales de una manera científica e imparcial«. Fue la Sociedad para la Investigación Psíquica (SPR)  la que más tarde investigó las misteriosas cartas de los Mahatmas (término sanscrito que se refiera a una Gran Alma) de Blavatsky que se decía que aparecían de la nada y en 1885 se declaró un fraude. La investigación de William James se centró en la creencia inspirada en el misticismo de que se pueden encontrar respuestas filosóficas a la existencia humana al darles a los humanos la oportunidad de explorar lo irracional. Según William James, estos estados permitieron al místico alcanzar la «conciencia cósmica«, un término acuñado por primera vez por Richard Maurice Bucke, un psiquiatra canadiense.

En su libro de 1901, Cosmic Consciousness: A Study in the Evolution of the Human Mind, Richard Maurice Bucke exploró el concepto, que definió como “una forma superior de conciencia que la que posee el hombre común”. Bucke incluyó a Swedenborg entre los que habían logrado tal iluminación, junto con Buda, Jesús, el célebre filósofo, político, abogado y escritor inglés, además de canciller de Inglaterra, Francis Bacon, el poeta William Blake y muchos otros. Bucke planteó la hipótesis de que la próxima etapa del desarrollo humano, o «conciencia cósmica«, está comenzando a aparecer lentamente y eventualmente se extenderá por toda la humanidad. William James entendió que la «conciencia cósmica» era una conciencia colectiva, una «reserva más grande de conciencia«, que se manifiesta en la mente de los hombres y permanece intacta después de la disolución del individuo. Puede “retener rastros de la historia de vida de su emanación individual”. El magnate minero y político británico del sur de África que ocupó el cargo de primer ministro de la Colonia del Cabo de 1890 a 1896, Cecil Rhodes, se inspiró en su visión del Imperio Británico por parte de John Ruskin, el principal crítico de arte inglés de la era victoriana. El padre de John Ruskin, John James Ruskin, ayudó a desarrollar el interés de su hijo por el romanticismo, compartiendo la pasión por las obras de Lord Byron, Shakespeare y especialmente del escritor, poeta y editor británico Walter Scott. La madre de John Ruskin, Margaret Ruskin, era una cristiana evangélica, quien le enseñó a leer la Biblia King James, cuyo lenguaje, imágenes e historias tuvieron un efecto profundo y duradero en su escritura. John Ruskin fue nombrado por unanimidad el primer profesor Slade de Bellas Artes, la cátedra más antigua de arte e historia del arte, en la Universidad de Oxford en agosto de 1869, donde pronunció su conferencia inaugural en 1870 declarando: «El arte de cualquier país es el exponente de sus virtudes sociales y políticas«. Cecil Rhodes obtuvo una copia a mano de la conferencia, creyendo que apoyaba su propia visión del Imperio Británico. Ruskin llamó la atención por primera vez con el primer volumen de Modern Painters en 1843, en el que argumentó que el papel principal del artista es «la fidelidad a la naturaleza«. Teóricos y profesionales de una amplia gama de disciplinas reconocieron su deuda con Ruskin. Arquitectos como Le Corbusier, Louis Sullivan, Frank Lloyd Wright y Walter Gropius incorporaron las ideas de Ruskin en su trabajo. Como curiosidad, el arquitecto Frank Lloyd Wright, que inició una filosofía arquitectónica conocida como arquitectura orgánica, se casó con la ex amante de Gurdjieff, Olga Ivanovna Hinzenberg. Escritores tan diversos como Oscar Wilde, Gilbert Keith Chesterton, Hilaire Belloc, TS Eliot, WB Yeats y Ezra Pound sintieron la influencia de Ruskin. El artista y escritor William Morris y el diseñador y emprendedor Charles Robert Ashbee, ambos del Gremio de Artesanía y principales promotores del movimiento Arts and Crafts, fueron discípulos entusiastas de Ruskin, y a través de ellos se puede rastrear el legado de Ruskin en el movimiento de artes y oficios.

Desde la década de 1850 Ruskin defendió a los prerrafaelitas, que fueron influenciados por sus ideas y que proporcionaron los antecedentes para el desarrollo del modernismo. La Hermandad Prerrafaelita fue un grupo de pintores, poetas y críticos ingleses, fundado en 1848 por el pintor británico William Holman Hunt, el pintor e ilustrador inglés John Everett Millais y el poeta, ilustrador, pintor y traductor inglés Dante Gabriel Rossetti, y luego se les unió el escritor y crítico inglés William Michael Rossetti, hermano de Dante Gabriel Rossetti. La intención del grupo era reformar el arte rechazando lo que consideraba el enfoque mecanicista adoptado por primera vez por los artistas manieristas que sucedieron a Rafael y Miguel Ángel. Sus miembros creían que las poses clásicas y las elegantes composiciones de Rafael en particular habían sido una influencia corruptora en la enseñanza académica del arte, de ahí el nombre «Prerrafaelita«. Dante Gabriel Rossetti y William Michael Rossetti eran los hijos de Gabriele Rossetti, un poeta italiano y exiliado político, y de Frances Polidori, la hermana del amigo y médico de Lord Byron, John William Polidori, autor del libro El vampiro. Dante Gabriel Rossetti tuvo una relación con la modelo Jane Morris, quien se casó con el artista y escritor William Morris, y para ambos fue su musa. En 1884, Jane Morris conoció al escritor y poeta inglés Wilfrid Scawen Blunt y los dos finalmente se convirtieron en amantes. Eliza Doolittle, personaje de ficción protagonista de la obra de teatro Pigmalión del dramaturgo irlandés George Bernard Shaw y la película posterior My Fair Lady estuvo basado en Jane Morris. El trabajo de Dante Gabriel Rossetti también influyó en los simbolistas europeos, un movimiento artístico de finales del siglo XIX de origen francés, ruso y belga, en poesía y otras artes. En literatura, el estilo tuvo sus inicios con la publicación del poema Les Fleurs du mal (Las flores del mal, 1857) de Charles Baudelaire, que marcó el nacimiento del modernismo en la literatura. Uno de los promotores más coloridos del simbolismo en París fue el ocultista Joséphin Péladan, quien fundó la Orden Cabalística de la Rosacruz (OKR+C) con Papus. Otro miembro famoso fue el compositor francés Claude Debussy, autor de la ópera Peleas y Melisande. Joséphin Péladan también estableció el Salon de la Rose Croix, que fue un salón que acogió una serie de seis presentaciones de arte, escritura y música de vanguardia durante la década de 1890. En 1868, Poemas del poeta estadounidense Walt Whitman se publicó en Inglaterra gracias a la influencia de William Michael Rossetti. Otro destacado trascendentalista, Walt Whitman (1819 – 1892) es considerado uno de los poetas más influyentes de Estados Unidos. El trabajo de Whitman fue muy controvertido incluso en su época, particularmente su colección de poesía Leaves of Grass, que fue descrita como obscena por su abierta sexualidad. Aunque los biógrafos continúan debatiendo su sexualidad, generalmente se lo describe como homosexual o bisexual en sus sentimientos y atracciones. El escritor, poeta y dramaturgo de origen irlandés Oscar Wilde conoció a Walt Whitman en Estados Unidos en 1882 y escribió que «no había dudas» sobre la orientación sexual de Whitman: «Todavía tengo el beso de Walt Whitman en mis labios«, alardeó.

Según Richard Maurice Bucke, Walt Whitman estaba entre los muchos sabios que creía que lograron la «conciencia cósmica«, además de Jesús, Swedenborg y William Blake, pero Walt Whitman fue «el clímax de la evolución religiosa y el presagio del futuro de la humanidad«. Bucke tomó prestado el término «conciencia cósmica» del amante homosexual de Walt Whitman, el escritor, poeta y filósofo socialista británico Edward Carpenter, que había viajado y estudiado religión en Oriente. Una figura destacada en la Gran Bretaña de finales del siglo XIX y principios del XX, Edward Carpenter mantuvo correspondencia con muchas figuras famosas como la sucesora de Blavatsky en la Sociedad Teosófica, Annie Besant, así como con la bailarina y coreógrafa estadounidense Isadora Duncan, el sexólogo, médico y activista social británico Havelock Ellis, Mahatma Gandhi, el escritor estadounidense Jack London, el artista y escritor William Morris y John Ruskin. Edward Carpenter también jugó un papel decisivo en la fundación de la Sociedad Fabiana, un movimiento socialista británico cuyo propósito es avanzar en la aplicación de los principios del socialismo mediante reformas graduales. Es también conocida por formar los cimientos de lo que más tarde sería el Partido Laborista británico. Pero Ruskin mostró un interés desmesurado y pedófilo en niñas y chicas adolescentes. En una carta a su médico John Simon en 1886, Ruskin escribió: «Me gustan mis chicas de diez a dieciséis años», Ruskin se enamoró de Rose La Touche, la hija de una familia irlandesa adinerada, cuando ella tenía solo diez años y él 39 años. Él le propuso matrimonio en su decimoctavo cumpleaños, pero ella finalmente lo rechazó. Cuando ella murió a la edad de 27 años, estos eventos sumieron a Ruskin en la desesperación y lo llevaron a episodios cada vez más severos de enfermedad mental que involucraron una serie de crisis nerviosas y visiones delirantes, una condición que parece haber contagiado a gran parte de la generación bohemia que lo sucedió.

John Ruskin tipificó la rebelión contra los valores «victorianos» de la generación que lo sucedió, en su rechazo a su educación cristiana evangélica, que fue ejemplificada por la secta Clapham, que era un grupo de influyentes reformadores sociales cristianos de ideas afines de la Iglesia de Inglaterra con sede en Clapham, Londres, a principios del siglo XIX. Compartían opiniones políticas comunes sobre la liberación de los esclavos, la abolición de la trata de esclavos y la reforma del sistema penal. La secta Clapham estaba dirigida por William Wilberforce, un político inglés que en 1785 se había convertido en cristiano evangélico. En 1783, cuando Wilberforce y sus compañeros viajaron a Francia, donde su presencia despertó sospechas policiales de que se trataba de espías ingleses, y visitó París, encontrándose con Benjamin Franklin, uno de los Padres Fundadores de Estados Unidos, el general Lafayette, María Antonieta y Luis XVI. El historiador Stephen Tomkins describe a la secta Clapham como: «Una red de amigos y familiares en Inglaterra, con William Wilberforce como centro de gravedad, que estaban poderosamente unidos por sus valores morales y espirituales compartidos, por su misión religiosa y activismo social, por su amor mutuo y por el matrimonio«. A la secta Clapham se le atribuye haber desempeñado un papel importante en el desarrollo de la moralidad victoriana. En palabras de Stephen Tomkins, “El espíritu de Clapham se convirtió en el espíritu de la época”. Los miembros de la secta Clapham eran principalmente anglicanos evangélicos prominentes y ricos. El evangelicalismo es un movimiento protestante mundial influenciado por el pietismo, el presbiterianismo y el puritanismo y que, durante el siglo XVIII, estuvo estrechamente asociado con el culto cripto-sabateo de la Iglesia Morava de Nicolaus Zinzendorf. Las principales figuras del evangelicalismo británico y estadounidense posterior, como el evangelista protestante pietista en la América colonial, Gilbert Tennent, el teólogo, pastor congregacional y misionero para los nativo-americanos durante la época colonial, Johnathan Edwards, y el clérigo y teólogo anglicano británico John Wesley, estaban conectados personalmente o por correspondencia con los pietistas. Después de un ministerio infructuoso de dos años en Savannah, en la colonia de Georgia, John Wesley (1703 – 1791) regresó a Londres y se unió a una sociedad religiosa dirigida por los Hermanos Moravos. Posteriormente se separó de los moravos, comenzando su propio ministerio. A John Wesley junto con su hermano Charles Wesley y su colega clérigo George Whitefield se les atribuye la fundación del movimiento evangélico conocido como metodismo, que estuvo fuertemente influenciado por el pietismo moravo. El trabajo y los escritos de John Wesley también desempeñaron un papel destacado en el desarrollo del movimiento de santidad y el pentecostalismo.

La Iglesia Morava también era responsable de otra secta evangélica, los Hermanos de Plymouth, a la que curiosamente había pertenecido la familia de Aleister Crowley. John Nelson Darby (1800 – 1882), una de las figuras influyentes de los Hermanos de Plymouth, ideó el sistema de dispensacionalismo, que se incorporó al desarrollo del evangelicalismo moderno, y que reflejaba las aspiraciones milenarias del sabatismo. Como un indicio de su probable criptojudaísmo, los dispensacionalistas cristianos a veces adoptan lo que algunos críticos han llamado peyorativamente “judeofilia”, que incluye el apoyo al estado de Israel, la observancia de las festividades judías tradicionales y la práctica de rituales religiosos tradicionalmente judíos. La influencia de los Hermanos de Plymouth en el cristianismo evangélico supera su proporción numérica relativamente pequeña. El movimiento de hoy tiene muchas congregaciones en todo el mundo, y muchos líderes del movimiento evangélico contemporáneo provienen de trasfondos de los Hermanos de Plymouth. Los dispensacionalistas creen que Dios aún tiene que cumplir sus promesas a la nación de Israel, que en el mundo futuro por venir dará como resultado un reino milenario y un Tercer Templo donde Cristo, a su regreso, gobernará el mundo desde Jerusalén durante mil años. Las creencias dispensacionalistas están a la vanguardia del sionismo cristiano, popularizado en los Estados Unidos por el evangélico, ministro religioso y escritor cristiano estadounidense, Cyrus Ingerson Scofield (1843-1921). Sin embargo, Scofield tenía un historial de fraude y abandonó a su esposa y sus dos hijas, quizás en parte debido a que él mismo confesaba beber en exceso. Dos años después de la supuesta conversión de Scofield al cristianismo en 1879, el Atchison Patriot describió a Scofield como «difunto abogado, político y timador en general«, y pasó a relatar algunos de los «muchos actos maliciosos» de Scofield. Estos incluyeron una serie de falsificaciones en St. Louis, por las cuales fue sentenciado a seis meses de cárcel. Como escribió un biógrafo, Scofield «era reservado sobre su pasado y no estaba por encima de distorsionar los hechos de sus años sombríos«. Sin embargo, cuando la Biblia de referencia Scofield fue publicada por Oxford University Press en 1909, rápidamente se convirtió en la declaración más influyente del dispensacionalismo. Scofield fue fuertemente influenciado por John Nelson Darby, como se evidencia en las notas explicativas de su Biblia de referencia Scofield. Una doctrina central es la expectativa de la Segunda Venida y el establecimiento de un Reino de Dios en la Tierra. Scofield predijo además que los lugares sagrados islámicos serían destruidos y el Templo de Jerusalén sería reconstruido, señalando el final de la Era de la Iglesia cuando todos los que busquen mantener el pacto con Dios reconocerán a Jesús como su Mesías en desafío al Anticristo.

Imagen 2

El sionismo cristiano dispensacionalista de Scofield fue explotado para servir a las ambiciones de la Mesa Redonda cuando se unió al prestigioso Lotos Club en Nueva York. Fundado principalmente por un grupo joven de escritores y críticos, el Lotos Club estaba integrado por periodistas, artistas, músicos, actores y aficionados a las letras, las ciencias y las bellas artes. El escritor, orador y humorista estadounidense Mark Twain, uno de los primeros miembros, lo llamó el «As de tréboles«. El Lotos Club tomó su nombre de «The Lotos-Eaters«, un poema del poeta y dramaturgo inglés Alfred Tennyson. En alusión al uso del opio, el poema describe a un grupo de marineros que, al comer los lotos, son puestos en un estado alterado y aislados del mundo exterior. En El increíble Scofield y su libro, el escritor Joseph M. Canfield sospecha que Scofield estaba asociado con uno de los miembros del comité del Lotos Club, el abogado de Wall Street, Samuel Untermeyer, un sionista activo. Untermeyer fue presidente de Keren Hayesod, la principal organización mundial de recaudación de fondos para el Estado de Israel. Según el profesor David W. Lutz en Teoría de la guerra injusta: el sionismo cristiano y el camino a Jerusalén: «Untermeyer usó a Scofield, un abogado de la ciudad de Kansas sin formación formal en teología, para inyectar ideas sionistas en el protestantismo estadounidense. Untermeyer y otros sionistas ricos e influyentes a quienes se les presentó a Scofield promovieron y financiaron la carrera de este último, incluidos los viajes por Europa«. Samuel Untermeyer chantajeó al presidente estadounidense Woodrow Wilson, ya que conocía la aventura de Woodrow Wilson con Mary Peck, la esposa de un colega profesor, a cambio de nombrar a Louis Brandeis para la Corte Suprema. Brandeis pertenecía a una familia frankista, siendo descendiente de Esther Frankel, una tía del rabino Zecharias Frankel, el progenitor intelectual del judaísmo conservador. Louis Brandeis era el jefe del sionismo mundial cuando la guerra obligó al movimiento a trasladar su sede desde Berlín a Nueva York. Dos de los asesores más cercanos del presidente Woodrow Wilson eran fervientes sionistas. Además de Louis Brandeis estaba Felix Frankfurter, quien recibió un retrato de la hija de Jacob Frank, Eva, de manos de su madre, una tradición entre los sabateanos. Según Frankfurter, “Los verdaderos gobernantes en Washington son invisibles y ejercen su poder entre bastidores”. En su libro The Lusitania, su autor Colin Simpson explica que dado que el presidente Woodrow Wilson había prometido mantener a Estados Unidos fuera de la Primera Guerra Mundial, él mismo, el coronel Mandel House, JP Morgan y Winston Churchill conspiraron para perpetrar una operación de bandera falsa, mediante la cual un barco de pasajeros llamado Lusitania fue hundido por un submarino alemán, matando a 1.198 personas inocentes, pero proporcionando el pretexto para la entrada de Estados Unidos en la guerra. Los alemanes sabían que el barco también transportaba municiones y, por lo tanto, consideraron el hundimiento del barco como un acto militar, pero los británicos insistieron en que solo transportaba civiles y justificaron las represalias militares.

La trama, según cuenta el historiador norteamericano Richard B. Spence en El Agente Secreto 666, fue orquestada con la importante ayuda del influyente ocultista, místico, alquimista, escritor y mago ceremonial inglés, Aleister Crowley. En sus Confessions, Crowley se jactó de haber “probado que el Lusitania era un buque de guerra” en un negro artículo de propaganda para el diario pro-germánico The Fatherland, publicado después del hundimiento. Finalmente, basándose en la opinión legal del juez Louis Brandeis, el presidente Woodrow Wilson declaró la guerra a Alemania el 7 de abril de 1917. Entre 1917 y 1918, una comunidad de unos 150 académicos llamada «La Investigación«, que incluía al asesor más cercano de Woodrow Wilson, el diplomático y político estadounidense «Coronel» Edward M. House, así como al intelectual estadounidense Walter Lippmann, se reunió en Harold Pratt , en Nueva York, para armar la estrategia para el mundo de la posguerra. Según The Anglo-American Establishment del historiador estadounidense Carroll Quigley, el «Coronel» Edward M. House y Walter Lippmann, además del empresario y banquero John Pierpont Morgan, el empresario John Davison Rockefeller, Jr., y el empresario y filántropo estadounidense Andrew Carnegie, eran miembros de la Mesa Redonda, creada por Cecil Rhodes. En 1888, Rhodes fundó la compañía de diamantes De Beers, financiada por el magnate sudafricano de diamantes Alfred Beit y el banco NM Rothschild & Sons con sede en Londres. El líder de la Mesa Redonda, el político y administrador colonial británico Alfred Milner, se autodenominó “patriota racial”, refiriéndose a la aspiración de Rhodes de expandir el Imperio Británico porque creía que la raza anglosajona estaba destinada a la grandeza. Rhodes dijo de los británicos: «Sostengo que somos la mejor raza del mundo y que cuanto más del mundo habitemos, mejor será para la raza humana. Imagínese esas partes que actualmente están habitadas por los especímenes más despreciables de seres humanos, qué alteración habría si estuvieran bajo la influencia anglosajona, mire nuevamente el empleo adicional que da un nuevo país agregado a nuestros dominios«. En 1927, Ernest Oppenheimer, un inmigrante alemán en Gran Bretaña que anteriormente había fundado el gigante minero Anglo American con el empresario y banquero John Pierpont Morgan, se hizo cargo de la empresa y estableció un monopolio global. Durante este tiempo, estuvo involucrado en una serie de controversias, incluida la fijación de precios, el comportamiento antimonopolio y una acusación de no liberar diamantes industriales para el esfuerzo de guerra de Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial. Fue esta red la que dirigió la guerra de los bóers, entre el Imperio británico y los colonos de origen neerlandés, llevó a cabo el genocidio contra la población negra y más tarde estableció el régimen del apartheid.

Un miembro destacado de la Mesa Redonda fue Lord Balfour, quien luego sería Primer Ministro británico de 1902 a 1905. Arthur Balfour también se desempeñó como presidente de la Sociedad para la Investigación Psíquica (SPR), donde fue sucedido por William James. El servicio de Balfour como Secretario de Relaciones Exteriores se destacó por la Declaración Balfour de 1917, una carta a Lord Rothschild que prometía a los judíos un «hogar nacional» en Palestina, entonces parte del Imperio Otomano. Louis Brandeis, miembro de la Corte Suprema de Estados Unidos también había ayudado a Jaim Azriel Weizmann, primer presidente del Estado de Israel desde su creación en 1948, a formular la Declaración Balfour. Habiendo logrado convencer a los estadounidenses para que sacrificaran sus vidas para «liberar» a Europa, la Primera Guerra Mundial finalmente llegó a su fin en 1918. En la siguiente conferencia de París en enero de 1919, que culminó con el Tratado de Versalles, la visión del «Coronel» Edward M. House se implementó como la Liga de las Naciones, precursora de las Naciones Unidas. También en la delegación estadounidense estaban Walter Lippman y los hermanos Allen Foster Dulles, futuro primer director civil de la CIA, y John Foster Dulles, que fue secretario de Estado bajo el mandato del presidente Dwight D. Eisenhower entre 1953 y 1959. Por parte británica estaban David Lloyd George, primer ministro británico entre 1916 y 1922, durante la última etapa de la Primera Guerra Mundial y los primeros años de la posguerra, y estuvo acompañado por el político británico Sir Philip Sassoon, miembro del Consejo Privado Británico y descendiente directo del banquero británico Amschel Rothschild. El asesor de Georges Clemenceau, el primer ministro francés, fue el periodista, político y líder de la Resistencia francesa Louis Georges Rothschild, que utilizaba el pseudónimo de Georges Mandel. También asistió el financiero estadounidense y asesor del presidente Woodrow Wilson, Bernard Baruch, nieto del Dr. Kuttner Baruch, quien junto con Judah P. Benjamin, líder de la B’nai B’rith y la Orden de Sión, ayudaron al Gran Maestre masón e illuminati Albert Pike a fundar el Ku Klux Klan. En su autobiografía, Bernard Baruch describe haber descubierto bajo las pertenencias de su padre, “una capucha blanca y una túnica larga con una cruz carmesí en el pecho, las insignias de un Caballero del Ku Klux Klan”.

La delegación estadounidense estuvo encabezada por el banquero estadounidense, de origen alemán, Paul Warburg, el arquitecto de la Reserva Federal en Estados Unidos. Su hermano Max Warburg, del consorcio bancario Warburg en Alemania y Holanda, curiosamente encabezó la delegación alemana. Los Warburg, también una familia frankista, habían alcanzado su influencia financiera durante el siglo XIX, con el crecimiento de Kuhn, Loeb & Co, con quienes mantuvieron una unión personal y una relación familiar. Fue Paul Warburg quien dijo: “Tendremos un Gobierno Mundial, nos guste o no. La única pregunta es si el Gobierno Mundial se logrará por conquista o por consentimiento”. Sin embargo, el Senado de los Estados Unidos finalmente rechazó el plan de paz del presidente Woodrow Wilson propuesto en la conferencia, que pedía la creación de una Sociedad de Naciones. Al decidir que Estados Unidos no se uniría a ningún esquema de gobierno mundial sin un cambio en la opinión pública, los miembros de la Mesa Redonda formaron el Instituto Real de Asuntos Internacionales (RIIA), con el fin de coordinar los esfuerzos británicos y estadounidenses. También formaron una rama estadounidense, conocida como el Consejo de Relaciones Exteriores (CFR), fundada por el «Coronel» Edward M. House, miembro de la Mesa Redonda, con la asistencia financiera de John D. Rockefeller Jr., hijo del fundador de Standard Oil, quien entonces dirigía la empresa. Los primeros miembros del Consejo de Relaciones Exteriores (CFR) incluían al empresario y banquero John Pierpont Morgan, Paul Warburg y el banquero y filántropo americano Jacob Schiff, descendiente de una familia de judíos rabínicos de Hesse cuyo linaje se remonta al siglo XIV; su padre era un corredor de la banca Rothschild en Fráncfort. El padre del psicoanálisis, Sigmund Freud, sentó las bases para la reinterpretación de la moral “victoriana” que se convirtió en la base de la “bohemia” cultivada por el Grupo de Bloomsbury, que era un influyente grupo de escritores, intelectuales, filósofos y artistas ingleses, entre cuyos miembros más conocidos estaban la escritora Virginia Woolf, el economista John Maynard Keynes, el novelista, ensayista y libretista británico Edward Morgan Forster y el escritor y biógrafo inglés Lytton Strachey. Este colectivo de amigos y familiares vivió, trabajó o estudió agrupado cerca del barrio de Bloomsbury (Londres), durante la primera mitad del siglo XX. Según el escritor e historiador británico Ian Vaughan Kenneth Ousby, «aunque sus miembros negaron ser un grupo en cualquier sentido formal, se hallaban ligados por una permanente fe en la importancia de las artes. Sus obras y perspectivas influyeron profundamente en la literatura, la estética, la crítica y la economía, creando actitudes modernas en el feminismo, el pacifismo y la sexualidad«. Curiosamente, “bohemio” podría tener un doble significado, ya que Bohemia, al igual que Moravia, era el bastión europeo de la secta sabateana. Marc David Baer ha escrito una excelente historia, The Dönme: Jewish Converts, Muslim Revolutionaries, and Secular Turks, que revela las intrincadas redes internacionales y las comunicaciones encubiertas requeridas por una comunidad que ha sido capaz de mantener en secreto su religión cabalística, mientras practica otra en público. Aunque no hay pruebas seguras, la naturaleza unida del Grupo de Bloomsbury, junto con su rechazo del «pecado«, ofrece todos los indicios de que también podrían haber sido sabateanos en secreto.

La afinidad entre Freud y el Grupo de Bloomsbury fue evidente a partir de 1910 y se hizo realidad cuando los miembros principales del grupo se convirtieron en psicoanalistas en la década de 1920. Y Hogarth Press, una editorial británica fundada en 1917 por el escritor Leonard Woolf y su esposa, la famosa escritora británica Virginia Woolf, se convirtió en la editorial psicoanalítica oficial. Además de publicar las obras de los miembros del Grupo de BloomsburyHogarth Press estuvo a la vanguardia de la publicación de obras sobre psicoanálisis y traducciones de obras extranjeras, especialmente rusas. Hay evidencia que sugiere que Leonard Woolf y sus compañeros miembros del Grupo de Bloomsbury, el economista británico, considerado como uno de los más influyentes del siglo XX, John Maynard Keynes, y el escritor y biógrafo inglés Lytton Strachey, se interesaron lo suficiente como para hacer un uso significativo del psicoanálisis en su propio trabajo. Ted Wilson en Bloomsbury, Freud, and the Vulgar Passions, explica que según Leonard Woolf, la oposición a los valores civilizados en la historia europea se puede atribuir al “sentido del pecado”, que, según él, “explica la rigidez y la persistencia de la visión autoritaria de la política”. Según Leonard Woolf, debemos nuestra comprensión de esto a Freud: «Uno puede dudar de la verdad de muchas de las hipótesis especulativas de Freud y de sus interpretaciones brillantemente complicadas, pero puede haber poca o ninguna duda de que su contribución a la psicología, en su análisis del funcionamiento de la mente consciente e inconsciente, es tan nueva e importantes como fueron las contribuciones de Newton y Darwin a otras ciencias. Y así como los descubrimientos o hipótesis de Newton y Darwin afectaron profundamente a esferas del pensamiento y del conocimiento muy alejadas de las ciencias en las que se hicieron, los descubrimientos de Freud sobre el inconsciente son de inmensa importancia, no solo para la psicología individual, sino también para la religión, la ética, la política, y sociología. De todas sus contribuciones, la que es probablemente la más fundamental y de mayor alcance se refiere al sentido del pecado del hombre«.

Sigmund Freud y William James se conocieron en 1909, en una reunión de psicólogos en la Universidad de Clark, en Worcester, Massachusetts. Varios otros psicólogos que también habían asistido pronto alcanzaron renombre por derecho propio, incluidos Carl Jung, Alfred Adler y Ernest Jones, que había llegado con Freud. Pero fue Freud quien fue la atracción principal de la conferencia, y fueron sus cinco conferencias sobre psicoanálisis las que William James había venido a escuchar. Sigmund Freud nació de padres judíos en la ciudad morava de Pribor. David Bakan, en Sigmund Freud and The Jewish Mystical Tradition, ha demostrado que Freud también era un cripto-sabateano, lo que explicaría su gran interés por el ocultismo y la Cábala. Como se muestra en The Consolation of Theosophy II, un artículo del ensayista y crítico literario norteamericano Frederick Campbell Crews para The New York Review of Books, varios académicos han establecido que Freud fue una de las figuras clave que desarrollaron la terapia a través de la recuperación de traumas olvidados, basado en estudios de Franz Anton Mesmer. El escritor y psicoterapeuta Adam Crabtree, en su libro From Mesmer to Freud: Magnetic Sleep and the Roots of Psychological Healing rastrea el uso por parte de Mesmer de los estados de trance inducidos artificialmente para descubrir la influencia de la actividad mental inconsciente como fuente de pensamientos o impulsos inexplicables. El director de teatro y ópera, escritor, ensayista, médico y psiquiatra británico Jonathan Miller trazó los pasos mediante los cuales los psicólogos despojaron gradualmente al Mesmerismo de sus asociaciones ocultas, reduciéndolo a mera hipnosis y allanando así el camino para el reconocimiento del funcionamiento mental no consciente. El hipnotismo no es nada nuevo. Es simplemente lo que se conocía como poner a alguien bajo un hechizo, y fue practicado durante miles de años por hechiceros, médiums espirituales, chamanes, budistas y yoguis. El propio Freud era conocido en Viena como un sanador basado en la sugestión, en que su práctica se basaba en gran medida en el uso de la hipnosis, un método que caracterizó como esencialmente «místico«. Freud se involucró en actos propiciatorios mágicos y probó el poder de los adivinos. Le confió a su biógrafo Ernest Jones su creencia en «visiones clarividentes de episodios a distancia» y «visitas de espíritus difuntos«. Freud incluso organizó una sesión de espiritismo con los miembros de su familia y otros tres analistas. Practicaba la numerología y creía en la telepatía. En Sueños y ocultismo declaró: “Me parece que el psicoanálisis, al insertar el inconsciente entre lo físico y lo que antes se llamaba ‘psíquico’, ha allanado el camino para la asunción de procesos como la telepatía”.

El médico psiquiatra, psicólogo y ensayista suizo Carl Gustav Jung, que había trabajado con Freud, comentó con aprobación sobre los orígenes místicos judíos del psicoanálisis freudiano, afirmando que para comprender el origen de las teorías de Freud: «habría que sumergirse profundamente en la historia de la mente judía. Esto nos llevaría más allá de la ortodoxia judía a los trabajos subterráneos del jasidismo (movimiento religioso ortodoxo y místico dentro del judaísmo) y luego a las complejidades de la Cábala, que aún permanece sin explorar psicológicamente«. Las teorías de Freud estaban excesivamente preocupadas por el sexo e incluso por el incesto, lo que se refleja en el antinomianismo sabateano, la doctrina con respecto a que la ley moral no es obligatoria para los cristianos como regla de vida. Así, Freud disfrazó un credo frankista con jerga psicológica, proponiendo que la moralidad convencional es una forma antinatural, una represión de los impulsos sexuales impuestos durante la infancia. En cambio, Freud postuló que somos impulsados por impulsos subconscientes, principalmente de deseo sexual. En Tótem y tabú, publicado en 1913, que causó todo un escándalo, Freud teorizó sobre el incesto a través del mito griego de Edipo, en el que Edipo, sin saberlo, mató a su padre y se casó con su madre, así como con respecto a los rituales de incesto y reencarnación practicados en el antiguo Egipto. Usó el conflicto de Edipo para señalar cuánto creía que la gente desea el incesto y debe reprimir ese deseo. En su libro La civilización y su descontento, Freud describió lo que él creía que era una tensión fundamental entre la civilización y el individuo. Muchos de los instintos primitivos de la humanidad, como el deseo de matar y la insaciable lujuria por la gratificación sexual, son evidentemente perjudiciales para el bienestar del resto de la sociedad. Como resultado, la civilización crea leyes para reprimir estos instintos. Sin embargo, este proceso, argumentó Freud, infunde sentimientos perpetuos de descontento en sus ciudadanos. Las personas desarrollan neurosis porque no pueden tolerar la frustración que experimentan por la incapacidad de cumplir con estos «instintos«.

Como estudiante Freud también leyó a Nietzsche y las analogías entre ellos se señalaron casi tan pronto como desarrolló seguidores. Freud y Nietzsche tenían un conocido común en Lou Andreas-Salomé, una escritora y psicoanalista rusa, con inclinaciones liberales. Los diversos intereses intelectuales de Lou Andreas-Salomé llevaron a amistades y aventuras con una amplia gama de conocidos intelectuales occidentales, lo que le dio una reputación de mujer fatal . Afirmó que Nietzsche estaba desesperadamente enamorado de ella y que rechazó su propuesta de matrimonio. Durante su vida alcanzó cierta fama con su controvertida biografía de Nietzsche, el primer gran estudio de su vida. Los amantes de Lou Andreas-Salomé también incluyeron al compositor Richard Wagner y a Rainer Maria Rilke, considerado uno de los poetas más importantes de la lengua alemana. Además, Rilke era amigo del colaborador de Gurdjieff, el compositor ruso Thomas de Hartmann. El Grupo Bloomsbury se inspiró en su oposición a la moralidad victoriana a través de los principales miembros de la Sociedad Fabiana, cuyos objetivos se desarrollaron a partir de las enseñanzas de John Ruskin. Los fabianos eran un grupo disidente de la Fraternidad de la Nueva Vida, compuesto por artistas e intelectuales, que incluía a Annie Besant, la nueva líder de la Sociedad Teosófica, y también miembros de la Sociedad para la Investigación Psíquica. Los fabianos eran un grupo de socialistas cuya estrategia difería de la de Karl Marx, ya que buscaban la dominación mundial a través de lo que llamaron la “doctrina de la inevitabilidad del gradualismo”, en que gradualismo es cualquier actividad en la cual el cambio ocurre, o debe ocurrir, en forma de pasos graduales.. Esto significaba que sus objetivos se lograrían “sin ruptura de continuidad o cambio abrupto de todo el problema social”, y mediante la infiltración en instituciones educativas, agencias gubernamentales y partidos políticos. Annie Besant, la sucesora de Blavatsky en la Sociedad Teosófica, fue una de las principales oradoras de la Sociedad Fabiana. Durante 1884, Annie Besant había desarrollado una amistad muy estrecha con el destacado profesor inglés de biología y portavoz popular de la evolución darwiniana y el ateísmo, Edward Aveling, quien tradujo las obras de Karl Marx al inglés. Eventualmente se fue a vivir con la hija de Marx, la activista política socialista y autora marxista británica y alemana, Eleanor Marx, cuya red estaba siendo espiada por Theodor Reuss, un esotérico anglo-germano especialmente interesado en el tantrismo, quien sucedió a John Yarker como Gran Maestre de la Orden de Memphis-Misraïm..

Los principales fabianos incluyeron al escritor, dramaturgo, crítico y polemista irlandés George Bernard Shaw, al filósofo, matemático, lógico y escritor británico Bertrand Russell, al biólogo evolutivo, escritor, eugenista internacionalista británico Julian Huxley, al escritor y filósofo británico Aldous Huxley, autor de Un Mundo Féliz, y el escritor británico Herbert George Wells. Escritor famoso y fabiano. George Bernard Shaw reveló que su objetivo se lograría mediante “el sigilo, la intriga, la subversión y el engaño de nunca llamar al socialismo por su verdadero nombre”. La amante de George Bernard Shaw, Florence Farr, había sido miembro de la sociedad secreta Golden Dawn. Herbert George Wells, quien fue el jefe de la inteligencia exterior británica durante la Primera Guerra Mundial, también fue miembro fundador de la Mesa Redonda de Cecil Rhodes, así como también el político y administrador colonial británico Alfred Milner. Wells es conocido principalmente por sus obras de ciencia ficción, como La máquina del tiempo (1895), El hombre invisible (1898) y La guerra de los mundos (1898). ¿Qué conocimientos tenía Wells para escribir aquellas novelas de ciencia-ficción?  Wells también escribió Open Conspiracy: Blue Prints for a World Revolution, en que describió lo siguiente: «aparecerá primero, creo, como una organización consciente de hombres inteligentes y muy posiblemente en algunos casos ricos, como un movimiento que tiene distintos objetivos sociales y políticos, ignorando confesamente la mayor parte del aparato de control político existente, o usándolo solo como un implemento incidental en las etapas, un mero movimiento de un número de personas en una dirección determinada que pronto descubrirán con una especie de sorpresa el objeto común hacia el cual se están moviendo todos… En todo tipo de formas estarán influyendo y controlando el aparato del gobierno«. !Una información muy relevante sobre los objetivos de la élite! Bertrand Russell es considerado uno de los fundadores de la filosofía analítica junto con su predecesor. el matemático, lógico y filósofo alemán Gottlob Frege, y su protegido, el filósofo, matemático, lingüista y lógico austríaco Ludwig Wittgenstein. Bertrand Russell es ampliamente reconocido como uno de los principales lógicos del siglo XX. Con Alfred North Whitehead escribió Principia Mathematica, un intento de crear una base lógica para las matemáticas. La influyente familia Russell, que fue una de las familias aristocráticas más prominentes de Gran Bretaña, eran duques hereditarios de Bedford que llegaron al poder y a la nobleza con el surgimiento de la dinastía Tudor. Bertrand Russell era descendiente de John Russell, primer conde Russell, quien se desempeñó dos veces como primer ministro de Inglaterra en las décadas de 1840 y 1860. Bloomsbury, en donde se creó el Grupo Bloomsbury, es una zona del centro de Londres desarrollada en los siglos XVII y XVIII por la familia Russell hasta convertirse en una zona residencial de moda.

Bertrand Russell también era miembro de una sociedad secreta intelectual estrechamente vinculada al Grupo Bloomsbury, denominada los Apóstoles de Cambridge. Fue fundado en 1820 por George Tomlinson, un estudiante de Cambridge que se convirtió en el primer obispo de Gibraltar. Del Grupo Bloomsbury, el economista John Maynard Keynes, el escritor Leonard Woolf, el escritor y biógrafo inglés Lytton Strachey y su hermano James, el novelista, ensayista y libretista británico Eduardo Morgan Forster y el poeta inglés Rupert Brooke eran todos también miembros de los Apóstoles de Cambridge. Los Apóstoles de Cambridge también eran predominantemente homosexuales, inspirados por su interés en el “amor platónico”, siendo el poeta inglés Arthur Hallam y el poeta y dramaturgo inglés Alfred Tennyson las parejas más conocidas. Los Apóstoles de Cambridge incluían una larga lista de los victorianos más eminentes, como el hermano de Charles Darwin, Erasmo Darwin, los poetas Arthur Hallam y Alfred Tennyson, Lord Balfour y el filósofo Henry Sidgwick, también miembro de la Sociedad Metafísica con William James. Sidgwick escribió sobre los Apóstoles de Cambridge en sus memorias que “el vínculo de apego a esta sociedad es, con mucho, el vínculo corporativo más fuerte que he conocido en mi vida”. Irónicamente, el Grupo Bloomsbury se rebeló contra una “moralidad victoriana” que fue moldeada por sus antepasados, la secta Clapham. La frase “Secta Clapham” fue un invento del poeta inglés James Stephen en un artículo de 1844, que celebraba y romantizaba su obra. El hijo de James Stephen era Leslie Stephen, el padre de la famosa escritora Virginia Woolf. La primera esposa de Leslie Stephen fue Harriet Marian (1840–1875), hija del novelista, ilustrador y periodista inglés del realismo William Makepeace Thackeray, miembro del Athenaeum Club, famoso por sus obras satíricas, en particular Vanity Fair. Más tarde, Leslie Stephen se casó con la madre de Virginia Woolf, Julia Prinsep Duckworth Stephen, quien sirvió como modelo para los pintores prerrafaelitas. Virginia Woolf debe su apellido a que se casó con Leonard Woolf, el hijo del fabricante de cerámica inglés y político del Partido Liberal, Sidney Woolf, que además fue un abogado judío y consejero de la reina Victoria. La hermana de Virginia, Vanessa, se casó con Clive Bell, miembro del Grupo Bloomsbury. Leonard y Virginia Woolf formaron el núcleo del Grupo Bloomsbury, junto con el conocido economista John Maynard Keynes y su amante homosexual, el filósofo, matemático, lingüista y lógico austríaco Ludwig Wittgenstein, así como los escritores británicos David Herbert Richards Lawrence, Eduardo Morgan Forster, Roger Fry y Lytton Strachey.

El escritor y biógrafo inglés Lytton Strachey recibió su nombre de un amigo de su padre, el conde de Lytton, hijo del poeta, novelista, dramaturgo, político y periodista británico Edward Bulwer-Lytton, y amigo del esoterista francés Alexandre Saint-Yves d’Alveydre. El hijo del conde de Lytton se casó con Judith Blunt-Lytton, la hija del escritor y poeta inglés Wilfred Scawen Blunt y Lady Anne, la nieta del poeta Lord Byron. Estas personalidades a menudo también eran miembros de la Sociedad Teosófica o se relacionaban con ella, entre los que se incluía al escritor británico David Herbert Richards Lawrence, así como al poeta y dramaturgo irlandés William Butler Yeats, el lógico, matemático, fotógrafo y escritor británico Charles Lutwidge Dodgson (conocido como Lewis Carroll), el escritor y médico británico Sir Arthur Conan Doyle, el escritor estadounidense Jack London, el novelista, ensayista y libretista británico Eduardo Morgan Forster, el escritor irlandés, autor de la obra maestra Ulises, James Joyce, el poeta, dramaturgo y crítico literario británico-estadounidense Thomas Stearns Eliot, el novelista estadounidense Henry Miller, el escritor estadounidense Kurt Vonnegut, la etóloga inglesa Jane Goodal, el inventor, científico y empresario estadounidense Thomas Edison, el pintor vanguardista neerlandés Piet Mondrian, el pintor posimpresionista francés Paul Gauguin, el pintor ruso Wassily Kandinsky, el pintor alemán Paul Klee y el compositor y director de orquesta austro-bohemio Gustav Mahler. Esta red se vinculó aún más con la sociedad secreta Golden Dawn, que incluía, entre otros, al poeta y dramaturgo irlandés William Butler Yeats, la actriz y revolucionaria irlandesa Maude Gonne, la escritora de libros infantiles Constance Lloyd (esposa del escritor Oscar Wilde), el ocultista estadounidense, co-creador del mazo de Tarot y conocido como Rider-Waite, el erudito masónico Arthur Edward Waite, y el escritor Bram Stoker, autor de Drácula. Otros miembros incluyeron a la actriz, compositora y directora británica Florence Farr, la ocultista y escritora británica Dion Fortune y el escritor sobre magia Francis Israel Regardie, autor del libro The Magical System of the Golden Dawn. Florence Farr, «la bohemia de los bohemios«, fue amiga y colaboradora del poeta y dramaturgo irlandés William Butler Yeats, el poeta, ensayista, músico y crítico estadounidense Ezra Pound, el escritor, poeta y dramaturgo de origen irlandés Oscar Wilde, el artista pintor e ilustrador británico Aubrey Beardsley, la artista, ilustradora y escritora británica Pamela Colman Smith, el erudito masónico Arthur Edward Waite, la productora teatral Annie Horniman y muchos otros intelectuales británicos. En fin, la flor y nata de la intelectualidad.

Como resultado del antinomianismo, que se refiere a la doctrina que la ley moral no es obligatoria para los cristianos como regla de vida, que era cultivado dentro de las sociedades ocultas a las que pertenecían en secreto, estas redes estaban compuestas por los principales representantes de los intentos del siglo XX de empujar los límites de la moralidad sexual y la decencia pública, bajo el pretexto de desafiar la mojigatería de la sociedad. El Grupo Bloomsbury, que reaccionó contra las normas sociales, a las que definió como «los hábitos burgueses, las convenciones de la vida victoriana«, influyó profundamente en la literatura, la estética, la crítica y la economía, así como en las actitudes modernas hacia el feminismo, el pacifismo y la sexualidad. El grupo “creía en el placer y trataban de sacar el máximo placer de sus relaciones personales. Si esto significaba triángulos o figuras geométricas más complicadas, bueno, también se aceptaba eso”. Según el economista John Maynard Keynes: «Repudiamos por completo la moral consuetudinaria, las convenciones y la sabiduría tradicional. Éramos, es decir, en el sentido estricto del término, inmoralistas. Las consecuencias de ser descubierto tenían, por supuesto, que ser consideradas por lo que valían. Pero no reconocíamos ninguna obligación moral en nosotros, ninguna sanción interna, para conformarnos u obedecer. Ante el cielo afirmamos ser nuestro propio juez en nuestro propio caso«. Por ejemplo, el libro El amante de Lady Chatterley de David Herbert Richards Lawrence, publicado por primera vez en 1928, pronto se hizo famoso por sus descripciones explícitas del sexo y el uso de palabras que en ese momento no se podían publicar. Asimismo, A Passage to India de Eduardo Morgan Forster exploró las nociones de sexualidad “reprimida”. Mientras el Grupo de Bloomsbury fomentaba un enfoque liberal de la sexualidad, en 1922 Virginia Woolf conoció a la esposa del diplomático y escritor británico Harold Nicolson, la poetisa, novelista y diseñadora de jardines inglesa Vita Sackville-West, con quien tuvo una aventura sexual. Al aceptar un matrimonio abierto, tanto Vita Sackville-West como su esposo Harold Nicolson tenían relaciones entre personas del mismo sexo, al igual que algunas personas del Grupo Bloomsbury. Sin embargo, trágicamente, los estudiosos modernos, incluido los del sobrino de Virginia Woolf y su biógrafo, el historiador del arte y escritor inglés Quentin Bell, han sugerido que los síntomas de la enfermedad mental que padecía estaban influenciados por el abuso sexual al que Virginia Woolf y su hermana fueron sometidas por sus medio hermanos George y Gerald Duckworth. que Virginia Woolf recuerda en sus ensayos autobiográficos. Hasta su suicidio en 1941, Virginia Woolf padecía depresión maníaca o trastorno bipolar, así como alucinaciones auditivas.

De estos círculos nació el movimiento “primitivista”, que se convirtió en el sello distintivo del nuevo movimiento de vanguardia en pintura, música y literatura durante las dos primeras décadas del siglo XX. Representativos de este movimiento fueron los retratos cubistas de Pablo Picasso, el ballet de temática pagana La consagración de la primavera del compositor y director de orquesta ruso Igor Stravinsky, amigo cercano de Aldous Huxley y del poeta y ensayista británico Wystan Hugh Auden, así como la escritura automática de la novela Tres vidas: Historias de la buena de Anna, Melanctha y la afable Lena, de la escritora estadounidense de novelas, poesía y teatro Gertrude Stein. Más que cualquier otra persona, fue Gertrude Stein quien coordinó el movimiento artístico de vanguardia. Gertrude Stein, cercana a Bertrand Russell, comenzó su carrera bajo la tutela de la Universidad de Harvard con el filósofo y psicólogo estadounidense William James. En su residencia de París, Gertrude Stein y su hermano Leo habían inaugurado esencialmente el primer museo de arte moderno. Su colección privada, reunida entre 1904 y 1913, pronto tuvo una reputación mundial. Sus adquisiciones comenzaron con la compra de Girasoles y Tres tahitianos del pintor Gauguin, Bañistas del pintor Cézanne y dos pinturas de Renoir. En la primera mitad de 1905, los Stein adquirieron el Retrato de Mme Cézanne de Cézanne y Perseo y Andrómeda de Delacroix . Poco después de la inauguración del Salon d’Automne de 1905, los Stein adquirieron Mujer con sombrero de Matisse y Niña con cesta de flores de Picasso. A principios de 1906, el estudio de Leo y Gertrude Stein tenía muchas pinturas de Henri Manguin, Pierre Bonnard, Pablo Picasso, Paul Cézanne, Pierre-Auguste Renoir, Honoré Daumier, Henri Matisse y Henri de Toulouse-Lautrec. No ha habido un medio más poderoso que el arte moderno para comunicar el rechazo de los valores tradicionales. Como ha demostrado el profesor emérito de Filosofía en la Universidad de Illinois, Larry Shiner, en su libro The Invention of Art: A Cultural History, el concepto de “arte” es una invención específicamente occidental. La pretensión asociada al “arte” es consecuencia del secularismo de Occidente y su necesidad de encontrar nuevos modos de adoración para reemplazar al Dios cristiano. Dado que no existe una definición comúnmente aceptada de verdad superior, el «arte» se ha convertido en el nuevo misticismo, donde los artistas nos llevan a planos superiores de conocimiento espiritual, expresados a través de su oficio. Se convierte así en “arte por el arte”, y no en lo que siempre se ha considerado: decoración y entretenimiento.

En última instancia, la supuesta capacidad del arte para comunicar verdades superiores ha sido explotada como un caballo de Troya para socavar el sistema de valores tradicional de Occidente y su concepto de «pecado«. Como lo explica la escritora, novelista, filósofa y ensayista norteamericana Susan Sontag, «Gran parte del Arte Moderno se dedica a bajar el umbral de lo terrible. Al acostumbrarnos a lo que antes no podíamos soportar ver u oír, porque era demasiado impactante, doloroso o vergonzoso, el arte cambia la moral«. En particular, el arte vanguardista y modernista era propaganda del nihilismo, coordinado por los principales exponentes del ocultismo clandestino. El modernismo representa el sentido de disociación —o esquizofrenia— que resulta de la proposición nihilista de la ausencia de significado. Debido a que niega la capacidad inherente del hombre para reconocer no solo lo que es moral, sino también la belleza misma, se opone deliberadamente a la estética tradicional. Al producir lo feo y lo perturbador, obtiene prestigio solo a través de la pretensión, un elitismo que sugiere que solo puede ser entendido por los entendidos. Obtiene legitimidad al pretender explorar la condición humana y se ennoblece con un término muy ambiguo, llamándose a sí mismo «arte«. El cubismo de Pablo Picasso y Georges Braque, junto con el arte abstracto de Wassily Kandinsky, el expresionismo alemán y el movimiento futurista de Filippo Marinetti, sentaron las raíces de la vanguardia de la posguerra, que se considera un sello distintivo del modernismo. Muchos artistas se han alineado con el movimiento de vanguardia y aún continúan haciéndolo, trazando una historia desde el dadaismo a través de los situacionistas hasta los artistas posmodernos. El futurismo tenía elementos tanto anarquistas como fascistas. Desde sus inicios, el futurismo estuvo influenciado por los escritos de Proudhon, Bakunin, Nietzsche y especialmente del filósofo francés y teórico del sindicalismo revolucionario George Sorel, de la sinarquista Action Française, junto con el político, poeta y escritor francés Charles Maurras y el escritor, político y publicista francés Maurice Barrès, uno de los miembros fundadores de la revivida Orden Martinista junto con Papus. La asociación de fascistas, socialistas y anarquistas en el movimiento futurista tenía sus raíces en las ideas de George Sorel sobre el efecto regenerador de la violencia política, que tenía adeptos en todo el espectro político. El poeta, escritor, ideólogo fascista, dramaturgo y editor italiano Filippo Marinetti luego se convirtió en un partidario activo de Benito Mussolini.

Imagen 3

Además del filósofo francés y teórico del sindicalismo revolucionario George Sorel, el filósofo y psicólogo estadounidense William James y el filósofo y escritor francés Henri Bergson también influyeron mucho en el pensamiento de Mussolini y los fascistas italianos. William James y Henri Bergson estaban en estrecho contacto con protofascistas italianos como el escritor italiano Giovanni Papini, autor de El crepúsculo de los filósofos. El propio Mussolini citó a William James como una influencia importante y fundamental para la visión fascista. Pero no eran sólo los fascistas italianos los que admiraban a William James. También fue admirado en Alemania, en Gran Bretaña, entre la Unión de Fascistas Británicos de Oswald Mosley, y también entre los fascistas estadounidenses. Es sorprendente saber que Gandhi y Mussolini se hicieron amigos cuando se conocieron en diciembre de 1931, y Gandhi elogió el «servicio a los pobres del Duce, su oposición a la superurbanización, sus esfuerzos por lograr una coordinación entre el capital y el trabajo, su amor apasionado por su pueblo«. Documentos archivados han revelado que en 1917, el servicio de inteligencia del Reino Unido, el MI5, contrató a Mussolini por 100 libras esterlinas de la época a la semana  para garantizar que Italia siguiera luchando al lado de los aliados en la Primera Guerra Mundial, mediante la publicación de propaganda en su periódico Il Popolo d’Italia. Los pagos a Mussolini fueron autorizados por Sir Samuel Hoare, diputado británico y representante del MI5 en Roma. Después de la guerra, a través del fraude electoral y la violencia de sus camisas negras, Mussolini comenzó su ascenso al poder, estableciendo su dictadura fascista a mediados de la década de 1920. Según la novia judía de Mussolini, Margherita Sarfatti, Nietzsche fue el factor transformador en su conversión del socialismo al fascismo. El poeta, escritor, ideólogo fascista, dramaturgo y editor italiano Filippo Tommaso Marinetti pretendía utilizar el futurismo para modernizar el arte y la sociedad. Tanto como poeta como político e ideólogo, estuvo fuertemente influido por Friedrich Nietzsche, Sorel, Giuseppe Mazzini y por el poeta Gabriele D’Annunzio, siendo el autor del Manifiesto futurista, escrito y publicado en 1909, y también del Manifiesto Fascista, escrito y publicado en 1919. Así, uno de los rasgos centrales del movimiento fue la exaltación de la modernidad, siendo los principales símbolos la tecnología, el automóvil, el avión y la gran ciudad. La idolatría de la modernidad de Marinetti, a la que llamó “modernolatría”, se basaba en la creencia de que la tecnología mejoraba fundamentalmente la capacidad de los seres humanos, un anticipo del transhumanismo. El futurismo tenía como objetivo lograr una “revolución” integral, no solo en las diferentes formas de arte, como la literatura, el teatro y la música, sino también en la política, la moda, la cocina, las matemáticas y en todos los aspectos posibles de la vida.

El movimiento cultural y artístico del dadaísmo fue iniciado por un grupo de artistas y poetas asociados con el Cabaret Voltaire en Zurich, un cabaré fundado el 5 de febrero de 1916 en Zúrich y que fue un lugar donde se experimentaron nuevas tendencias artísticas. El dadaísmo rechazó la razón y la lógica, celebrando el disparate, la irracionalidad y la intuición. El dadaísmo surgió de una tradición artística ya vibrante en Europa del Este, particularmente en Rumania, que fue transportada a Suiza cuando un grupo de artistas modernistas judíos, como Tristan Tzara, Marcel e Iuliu Janco, Arthur Segal y otros se establecieron en Zúrich. El Cabaret Voltaire exhibió artistas radicalmente experimentales, muchos de los cuales tuvieron una profunda influencia, incluidos el pintor ruso Wassily Kandinsky, el pintor alemán Paul Klee, el pintor italiano Giorgio de Chirico, la artista, pintora y escultora suiza Sophie Taeuber-Arp y el artista alemán Max Ernst. El movimiento, que tenía afinidades políticas con la izquierda radical, fue una protesta contra los intereses colonialistas y nacionalistas burgueses, y contra la conformidad cultural e intelectual en el arte y la sociedad, que los dadaístas creían que eran la causa fundamental de la Primera Guerra Mundial. El dadaísmo, por lo tanto, concentró su política contra la guerra a través de un rechazo de los estándares imperantes en el arte a través de obras culturales anti-arte. El pintor y arquitecto rumano Marcel Janco, considerado uno de los principales intelectuales judíos rumanos de su generación, recordó: “Habíamos perdido la confianza en nuestra cultura. Todo tuvo que ser demolido. Empezaríamos de nuevo después de la tabula rasa. En el Cabaret Voltaire empezamos por escandalizar el sentido común, la opinión pública, la educación, las instituciones, los museos, el buen gusto, en fin, todo el orden imperante”. Probablemente la obra más famosa de la época fue Fountain (Fuente) del artista francés Marcel Duchamp, cuya obra ejerció una fuerte influencia en la evolución del dadaísmo. Se trata de un urinario de porcelana, que representa una crítica con respecto al sistema y se burla de las convenciones. Es pensar en el concepto, no en el objeto. Esta obra causó un escándalo cuando se presentó para la exposición de la Sociedad de Artistas Independientes en Nueva York en 1917, pero fue rechazada por el comité, después de mucha discusión sobre si la pieza era arte o no. La Fountain de Duchamp es ahora considerada por algunos historiadores del arte y teóricos de la vanguardia como un hito importante en el «arte» del siglo XX. Por ello, Duchamp se quejó más tarde: «El hecho de que se los considere con la misma reverencia que los objetos de arte probablemente significa que no he logrado resolver el problema de tratar de eliminar por completo el arte«.

Según un comunicado de prensa de la Universidad de Brown, una universidad privada estadounidense localizada en Providence, en el estado de Rhode Island, la revista The New Age, bajo la dirección de Alfred Richard Orage, una figura británica influyente en la política socialista y la cultura modernista: “ayudó a dar forma al modernismo en la literatura y las artes desde 1907 hasta 1922”. Amigo del influyente ocultista, místico, alquimista, escritor, poeta y mago ceremonial inglés, Aleister Crowley, Orage también conoció personalmente al dramaturgo, crítico y polemista irlandés George Bernard Shaw, al filósofo, matemático, lógico y escritor británico Bertrand Russell y al matemático y filósofo inglés Alfred North Whitehead. Orage también trabajó con el maestro místico, escritor y compositor de origen ruso George Gurdjieff después de que el esoterista y escritor ruso Peter Demianovich Ouspensky, el principal alumno de Gurdjieff, lo recomendara. Al explicar el significado de la influencia de Gurdjieff, el escritor Peter Washington en su libro Madame Blavatsky’s Baboon: A History of the Mystics, Mediums, and Misfits Who Brought Spiritualism to America nombra a Gurdjieff como el sucesor más importante de Helena Blavatsky, fundadora de la Sociedad Teosófica, en un proceso que denominó “el surgimiento del Gurú occidental”: Si la Teosofía representa las tendencias idealistas en la Europa de principios del siglo XX, las corrientes de sentimiento que dieron origen a la Sociedad de Naciones, precursora de las Organización de Naciones Unidas (ONU), la socialdemocracia y los movimientos juveniles, Gurdjieff es parte de la fascinación complementaria por la barbarie y el primitivismo que tiñe la política del fascismo. y obras de arte desde las novelas de D.H. Lawrence a los primeros ballets de Igor Stravinsky. El concepto del controvertido ballet La consagración de la primavera, del compositor y director de orquesta ruso Igor Stravinsky fue desarrollado por el pintor, filósofo, escritor, arqueólogo, viajero y místico ruso Nicholas Roerich, un amigo cercano de Alfred Richard Orage. Roerich, junto con su esposa Helena, fue el primero en traducir la Doctrina Secreta de Blavatsky al ruso. En 1919, los Roerich se mudaron a Londres, donde se unieron a la agrupación teósofa local dominada por la escritora ocultista británica Annie Besant. Un artista prolífico, las pinturas de Roerich se exhiben en museos de renombre en todo el mundo. Roerich también fue autor de un pacto internacional para la protección de instituciones artísticas y académicas, así como de sitios históricos, conocido como Pacto de Roerich, por el cual fue nominado para el Premio Nobel de la Paz.

Según algunos investigadores, Roerich se convirtió en miembro de la Orden Martinista del médico y ocultista francés Papus mientras estaba en San Petersburgo (Rusia) antes de la Primera Guerra Mundial. Asimismo, las afinidades de Roerich con el martinismo y la sinarquía también se encuentran en su vínculo con Harvey Spencer Lewis, autor de numerosos artículos y libros esotéricos y fundador de la orden Antiquus Mysticusque Ordo Rosae Crucis (AMORC). La orden fue fundada en 1915 en Nueva York, y se desarrolló a partir de la Ordo Templi Orientis (OTO), basándose en gran medida a partir de la Teosofía y la sociedad secreta Golden Dawn. Afirma haberse creado la Antiquus Mysticusque Ordo Rosae Crucis para hacer pública una supuesta Orden de la Rosa-Cruz que se originó en las antiguas escuelas de Misterios de Egipto alrededor del año 1500 a.C. También afirma que el rosacrucianismo fue llevado a Filadelfia (Estados Unidos) en 1694 bajo el liderazgo del Gran Maestro Johannes Kelpius, el seguidor del teólogo, milenario, matemático y astrónomo inconformista alemán Johann Jacob Zimmerman, quien era parte del círculo conectado con los sabateos, discípulos del auto-proclamado mesías judío Shabtai Tzvi, del comerciante cuáquero inglés Benjamin Furly, conocido como la Linterna, que incluía al químico, físico, alquimista, médico, y fisiólogo Jan Baptiste van Helmont, al filósofo inglés Henry More, al ministro calvinista escocés John Dury y al cuáquero prominente, filósofo inglés y empresario de bienes raíces William Penn, el fundador del estado de Pensilvania. Como sugiere su subtítulo “Imágenes de la Rusia pagana”, el tema del Rito de la Primavera de Stravinsky es la adoración pagana del dios moribundo, cuya resurrección se celebraba tradicionalmente en Pascua. En la ópera, Stravinsky se atrevió a asociar el rito con el sacrificio humano. Cuando el ballet se representó por primera vez en el Theatre des Champs-Elysees en 1913, la naturaleza controvertida de la música y la coreografía provocó un alboroto en la audiencia. Sin embargo, la música de Stravinsky logró un rápido éxito y se considera que marca el nacimiento del modernismo en la música.

Alfred Richard Orage cofundó el Leeds Arts Club con el periodista, escritor y editor británico Holbrook Jackson en 1903, que mezcló el trabajo de pensadores radicales como George Bernard Shaw, a quien Orage había conocido en 1898, así como la filosofía de Nietzsche, el feminismo, la teosofía y el arte y la poesía, para convertirse en un centro de la cultura modernista en la Gran Bretaña anterior a la Primera Guerra Mundial. El Leeds Arts Club mantuvo su interés en la relación entre la política radical, el espiritismo y el arte, además del psicoanálisis temprano y, más significativamente, el arte abstracto. En 1907, Orage dejó Leeds y se mudó a Londres para editar la revista cultural y política de gran influencia The New Age. Entre 1908 y 1914, The New Age fue la principal revista pequeña de Gran Bretaña y fue fundamental en el desarrollo de la vanguardia británica. Comenzó en 1894 como una publicación del movimiento socialista cristiano, pero Orage y Holbrook Jackson la reorientaron para promover las ideas de Nietzsche, el socialismo fabiano y más tarde una forma de socialismo gremial. Orage aportó una perspectiva filosófica, incluido en particular el pensamiento de Platón y del escritor, poeta y filósofo socialista, antologista y activista homosexual británico Edward Carpenter. El círculo de colaboradores de The New Age era muy unido y muy influyente. Orage y sus asociados también estuvieron entre los primeros en aclamar las teorías de Freud, y Orage describió las ideas de Freud como «la ciencia esperanzadora de la era del amanecer«, y la celebró como la nueva forma de «la gnosis del hombre«. El poeta, escritor, ideólogo fascista, dramaturgo y editor italiano Filippo Tommaso Marinetti fue colaborador del The New Age de Orage. Marinetti había realizado varias visitas a Londres, a la que consideraba “la ciudad futurista por excelencia”, y donde se organizaban numerosas exposiciones, conferencias y demostraciones de música futurista. La influencia de Marinetti resultó en la revista literaria de corta duración llamada Blat. La revista se considera emblemática del movimiento de arte moderno en Inglaterra y se reconoce como un texto seminal del modernismo anterior a la Primera Guerra MundialBlat fue fundada por Wyndham Lewis, un pintor y autor inglés. Wyndham Lewis fue uno de los amantes de la escritora, poeta y crítica literaria inglesa Beatrice Hastings, el seudónimo de Emily Alice Haigh, quien también vivió con Orage durante un cierto tiempo. Nacida en Londres y criada en Sudáfrica, justo antes de la guerra, Beatrice se mudó a París, donde se convirtió en una figura en los círculos bohemios debido a su amistad con el escritor, poeta, dramaturgo y pintor francés Max Jacob, uno de los primeros amigos que el famoso pintor Pablo Picasso hizo en París. Jacob presentó Picasso al poeta, dramaturgo, teórico y crítico de arte francés Guillaume Apollinaire, quien a su vez lo presentó al pintor y escultor francés Georges Braque. Max Jacob se haría amigo cercano del poeta, dramaturgo, escritor, crítico de arte, ensayista, pintor, director de cine y diseñador francés Jean Cocteau, del pintor, ilustrador, diseñador de teatro y autor francés Jean Hugo, del pintor inglés Christopher Wood y del pintor, dibujante y escultor italiano Amedeo Modigliani.

Beatrice Hastings, que era bisexual, era amiga y amante de la destacada escritora modernista de origen neozelandés Katherine Mansfield, amiga a su vez del escritor inglés David Herbert Richards Lawrence, cuyo trabajo se publicó por primera vez en The New Age. Beatrice Hastings compartió apartamento en Montparnasse con el pintor Modigliani y también posó para él. El pintor y escritor inglés Wyndham Lewis desarrolló el estilo de abstracción geométrica por el que es más conocido en la actualidad. El estilo, que su amigo el poeta, ensayista, músico y crítico estadounidense Ezra Pound denominó “Vorticismo”, estuvo influenciado por el futurismo del poeta, escritor, ideólogo fascista, dramaturgo y editor italiano Filippo Tommaso Marinetti. Ezra Pound, cuya poesía apareció en Blat, era un estadounidense expatriado y una figura importante del movimiento modernista temprano. Ezra Pound, un amigo cercano del poeta y dramaturgo irlandés William Butler Yeats, ayudó a descubrir y dar forma al trabajo de contemporáneos como el poeta, dramaturgo y crítico literario británico-estadounidense Thomas Stearns Eliot, el escritor irlandés autor de Ulises, James Joyce, el poeta estadounidense Robert Frost y el escritor y periodista estadounidense Ernest Hemingway. Trabó amistad con el artista francés que influyó en el dadaísmo, Marcel Duchamp, el poeta y ensayista rumano Tristan Tzara, el pintor cubista francés Fernand Léger y otros de los movimientos dadaísta y surrealista, así como con el poeta y escritor británico Basil Bunting, Ernest Hemingway y su esposa Hadley. Ezra Pound llegó a creer que la causa de la Primera Guerra Mundial era el capitalismo financiero y que el fascismo era el vehículo de la reforma, por lo que la solución estaba en la idea del crédito social del oficial en el ejército británico e ingeniero Clifford Hugh Douglas, a quien conoció en las oficinas de The New Age. El crédito social fue una propuesta económica y un movimiento social que se originó en los años veinte. El crédito social fue inicialmente una teoría económica. Su nombre deriva del deseo de hacer del mejoramiento de la sociedad el objeto del sistema financiero. Después de la Primera Guerra Mundial, el periodista, escritor y editor británico Holbrook Jackson presentó Alfred Richard Orage a Clifford Hugh Douglas, quien además de desarrollar la filosofía del crédito social, escribió artículos de economía para The New Age.

Indignado por la brutalidad de la Primera Guerra Mundial, Ezra Pound perdió la fe en Inglaterra y se mudó a Italia en 1924 donde, durante las décadas de 1930 y 1940, abrazó el fascismo de Mussolini, expresó su apoyo a Adolf Hitler y escribió para publicaciones propiedad del fascista británico Oswald Mosley, otro miembro destacado de los Hijos del Sol. Seguidor de Aleister Crowley, Mosley fue el fundador de la Unión Británica de Fascistas. En 1920, Mosley se casó con Lady Cynthia Curzon, hija del miembro de la Mesa Redonda George Nathaniel Curzon, un político conservador británico, que sirvió como virrey de la India y secretario de Estado de Asuntos Exteriores. Cynthia Curzon murió en 1933, después de lo cual Mosley se casó con su amante Diana Mitford, una de las seis hermanas Mitford, que alcanzaron notoriedad contemporánea por sus controvertidas y elegantes vidas. Los Mitford eran una familia aristocrática británica famosa por sus obras literarias y por sus vidas notorias, en especial las hijas de la familia, conocidas como las Hermanas Mitford. Diana Mitford y Oswald Mosley se casaron en secreto en Alemania en 1936, en la casa berlinesa del ministro de Propaganda del Tercer Reich, Joseph Goebbels, donde el propio Hitler era uno de los invitados. La hermana de Diana, Jessica Mitford, se casó con Esmond Romilly, quien era sobrino del que fue Primer Ministro británico Sir Winston Churchill. ¡Extrañas interrelaciones! Otra de las hermanas, Unity Mitford (1914-1948), que fue concebida en la ciudad con el curioso nombre se  Swastika, Ontario, donde su familia tenía minas de oro, fue famosa por su adulación y amistad con Hitler. Se disparó en la cabeza días después de que Gran Bretaña declarara la guerra a Alemania, pero no logró suicidarse y finalmente murió de meningitis neumocócica en el West Highland Cottage Hospital. Sin embargo, el periodista de investigación Martin Bright, como se revela en un artículo en The New Statesman, descubrió evidencia que sugiere que Unity Mitford pudo haber fingido sus heridas para ocultar el hecho de que estaba embarazada del hijo de Hitler. Otro personaje relacionado y colaborador de The New Age.fue el sexólogo, médico y activista social británico Havelock Ellis (1859-1939). Ellis fue partidario de la eugenesia, que es una filosofía social que defiende la mejora de los rasgos hereditarios humanos mediante diversas formas de intervención manipulada y métodos selectivos con humanos. El origen de la eugenesia está fuertemente arraigado al surgimiento del darwinismo social a finales del siglo XIX. En 1883 Ellis se unió a The Fellowship of the New Life, una organización británica del siglo XIX, más famosa por un grupo disidente, la Sociedad Fabiana, y conoció a otros reformadores sociales como la hija de Karl Marx, Eleanor, el escritor, poeta y filósofo socialista, antologista y activista homosexual británico Edward Carpenter, el dramaturgo, crítico y polemista irlandés George Bernard Shaw y la escritora ocultista británica Annie Besant. presidenta de la Sociedad Teosófica desde 1903 hasta 1933.

Havelock Ellis se desempeñó como presidente del Instituto Galton y, tal como ya hemos dicho, apoyó la eugenesia. Se desempeñó como vicepresidente de la Sociedad de Educación Eugenésica y escribió: «Eventualmente, parece evidente un sistema general, ya sea privado o público, mediante el cual todos los hechos personales, biológicos y mentales, normales y mórbidos, sean debidamente y sistemáticamente registrados, debe volverse inevitable si queremos tener una guía real en cuanto a aquellas personas que están más aptas o menos aptas para llevar a cabo la carrera«. Ellis es considerado el padre fundador de la sexología y ha desafiado los «tabúes» sexuales de su época con respecto a la masturbación y la homosexualidad y supuestamente revolucionó la concepción del sexo en su tiempo. En 1897 se efectuó la traducción al inglés de su libro Sexual Inversion, que fue el primer libro de texto médico en inglés sobre la homosexualidad y describía las relaciones sexuales de los hombres homosexuales, incluidos los hombres con niños. Ellis se casó con la escritora inglesa y defensora de los derechos de la mujer, Edith Lees. Desde el principio, su matrimonio fue poco convencional, ya que Edith era abiertamente lesbiana. Su “matrimonio abierto” fue el tema central de la autobiografía de Ellis My Life. Ellis también desarrolló conceptos psicológicos como el autoerotismo y el narcisismo, más tarde desarrollados por Sigmund Freud. Otros colaboradores de The New Age incluyeron a Hilaire Belloc, uno de los más prolíficos escritores de Inglaterra en los comienzos del siglo XX, que fue más notable por su fe católica y su colaboración literaria con el escritor, filósofo y periodista británico católico de inicios del siglo XX, Gilbert Keith Chesterton, que era amigo de Oscar Wilde y George Bernard Shaw. Chesterton fue un escritor conocido principalmente por su ficticio sacerdote detective, el padre Brown. Otro colaborador de The New Age fue el erudito islámico inglés Marmaduke Pickthall, traductor de una importante versión del Corán, que fue un personaje relevante para el escritor inglés David Herbert Richards Lawrence, para el escritor y novelista británico Herbert George Wells y para el novelista, ensayista y libretista británico Edward Morgan Forster. Marmaduke Pickthall declaró su conversión al Islam después de dar una charla sobre «Islam y Progreso» en 1917, en la Sociedad Literaria Musulmana en Notting Hill, al oeste de Londres. También estuvo involucrado con los servicios de la Misión Musulmana del Trabajo del movimiento Ahmadía. La Comunidad Ahmadía del Islam fue fundada por Mirza Ghulam Ahmad (1835-1908) el 23 de marzo de 1889 en la India. Sus elementos doctrinales incluyen polémicas declaraciones de su fundador, como que él era el Mesías profetizado por las religiones monoteístas así como su declaración de que Jesús no murió en la cruz ni fue resucitado, sino que sobrevivió y siguió predicando en busca de las tribus perdidas de Israel hasta llegar a la India, donde predicó entre los budistas. Afirman que su tumba se encuentra en Cachemira. La Mezquita de Trabajo de la misión fue construida por el orientalista judío Dr. Gottlieb Wilhelm Leitner en 1889.

Los colaboradores de The New Age también incluyeron a otros miembros judíos. Estaba David Eder, un psicoanalista británico, sionista y fabiano, mejor conocido por promover los estudios psicoanalíticos en Gran Bretaña. Anthony Ludovici, un filósofo británico y secretario privado del escultor francés Auguste Rodin, que se convirtió en alumno del Dr. Oscar Levy, un médico y escritor judío alemán y colaborador de The New Age. Oscar Levy es conocido como un erudito de Nietzsche y editor del libro The Complete Works of Friedrich Nietzsche. Oscar Levy escribió sobre y contra el judaísmo, influido por las teorías raciales de Joseph Arthur de Gobineau, diplomático y filósofo francés, conocido por haber desarrollado la teoría de la superioridad racial aria. Levy también admiraba a Benjamin Disraeli, el primer ministro judío de Inglaterra. Uno de los contribuyentes más importantes de The New Age fue el místico bosnio-serbio Dimitrije Mitrinovic, quien mientras estaba en la Universidad de Munich, estuvo vinculado con el pintor ruso Vasili Kandinsky y el grupo Der Blaue Reiter (El Jinete Azul), un grupo de artistas expresionistas, fundado por el pintor ruso Vasili Kandinski y el pintor alemán Franz Marc en Múnich en 1911 que transformó el expresionismo alemán. Además, en The New Age se publicaron extractos de “Sobre lo espiritual en el arte” de Kandinsky, que también era amigo cercano del asociado del poeta y novelista austríaco Rainer Maria Rilke, el músico y compositor ucraniano Thomas de Hartmann, quien también colaboró con el maestro místico, escritor y compositor de origen ruso George Gurdjieff. Además de estar influenciado por el esoterista y escritor ruso Peter Ouspensky y Gurdjieff, Mitrinovic también compartió una amistad mutua con Orage y Aleister Crowley, quien informó en su diario haber conocido a Mitrinovic en Berlín en 1931. Cuando era joven, Mitrinovic participó activamente en el movimiento Joven Bosnia, inspirado en los diversos movimientos de distintas sectas revolucionarias, como la Joven Italia o Joven Polonia, fundados por el Gran Maestro masón e Illuminati Giuseppe Mazzini. El grupo, que se oponía al imperio austrohúngaro, buscó la ayuda del gobierno serbio y recibió ayuda de la Mano Negra, una organización encubierta fundada por el ejército serbio y que tenía vínculos con la masonería. Aparentemente en represalia contra la anexión de Bosnia-Herzegovina por parte de Austria en 1908, que los serbios habían reclamado para sí mismos, la Mano Negra fue responsable del asesinato del archiduque Francisco Fernando de Austria, en Sarajevo el 28 de junio de 1914, que precipitó la Primera Guerra Mundial, tal como se indicaba en las cartas entre Giuseppe Mazzini y Albert Pike, relatadas en el primer artículo.

Las ideas utópicas y mesiánicas de Dimitrije Mitrinovic llamaron la atención del público en The New Age de Alfred Richard Orage, una figura británica influyente en la política socialista y la cultura modernista, pero también en The New Atlantis, que editó Mitrinovic. Estando a favor de la construcción de una utopía universal, como muchas de las mentes líderes de su tiempo, Mitrinovic fue un defensor de ideas cuasi-fascistas como el Socialismo Gremial, el Crédito Social del periodista, escritor y editor británico Holbrook Jackson, y compartió la aspiración sinarquista de crear una Pan-Comunidad Europea. Al desarrollar sus conceptos, Mitrinovic se basó en las ideas de Antoine Fabre d’Olivet (1767- 1825), autor, poeta, martinista y astrólogo francés, cuya hermenéutica bíblica y filosófica influyó en muchos ocultistas, como Eliphas Lévi, Gérard Encausse (Papus) y Édouard Schuré, autor de Los grandes iniciados. D’Olivet había sido contratado por Napoleón como uno de sus asesores y tuvo una importante influencia en el mago y escritor ocultista francés Eliphas Levi y del esoterista francés y autor de «El Arqueómetro«, Saint-Yves d’Alveydre, a través de quienes, a su vez, tal como ya hemos dicho, influyó en Papus. Las teorías de Mitrinovic anticiparon las de los futuros transhumanistas, y contemplaban el mundo y la humanidad como un organismo en desarrollo o, en sus propias palabras, «como una gran mente en proceso de volverse consciente de sí misma«. El pintor ruso Kandinsky había colaborado con Mitrinovic en 1914 en el establecimiento de un anuario titulado «Hacia la humanidad del futuro a través de la Europa aria«. Según su biógrafo Andrew Rigby, el esquema de Mitrinovic de la evolución de la historia del mundo y la humanidad fue adoptado a partir de La Doctrina Secreta de Blavatsky y desarrollado por Rudolf Steiner, filósofo austriaco, erudito literario, educador, artista, autor teatral, pensador social y ocultista, además de fundador de la antroposofía, una filosofía que postula la existencia de un mundo espiritual objetivo, intelectualmente comprensible, accesible a la experiencia humana. Para Mitrinovic, cada etapa sucesiva en la evolución de la conciencia humana estaba asociada con el desarrollo eugenésico de la raza, mediante la mejora de los rasgos hereditarios humanos utilizando diversas formas de intervención manipulada y métodos selectivos de humanos, moviéndose geográficamente de Este a Oeste, de China e India, a través del Medio Oriente, Grecia, Roma, Europa y América.

Reflejando la aspiración sinarquista de la creación de una Unión Europea, Mitrinovic explicó que, “…no hay duda de que esta función divina la realiza Europa. Europa es elegida tanto por la Providencia como por el Destino, y debe ser finalmente elegida también por la Voluntad de la Humanidad, para convertirse en el continente de la síntesis del mundo, el órgano de la unificación del cuerpo del hombre”. Debemos tener en cuenta que sinarquía es el sistema político en el que el poder es ejercido por una élite. Según Mitrinovic, sólo Europa y la raza aria podrían “establecer un sistema mundial funcional en el que cada una de las razas y naciones esté llamada a desempeñar su parte natural y orgánica”. Aquí podemos observar algunos puntos en común con el posterior nazismo. “La Federación de Europa, la síntesis de Europa, es la condición primera de la Alianza de la Humanidad, del mundo-síntesis”. A pesar de los matices antisemitas de sus teorías, Mitrinovic prestó especial atención al papel desempeñado por los judíos: «…de la raza de color de Egipto un pueblo en particular, los judíos o Israel, fue elegido para la misión de hacerse Blanco; que esta tremenda tarea eugenésica requirió el éxodo de Egipto. En otras palabras, la segregación de la duda, simbólica de las sublimaciones fisiológicas o psicológicas reales y el gobierno divino en preparación para su papel como herederos o raza gobernante del reino de los mundos«. Para lograr sus fines, Mitrinovic mantuvo correspondencia con el filósofo y escritor francés Henri Bergson, el escritor y novelista británico Herbert George Wells, el escritor y político ruso Máximo Gorky, el dramaturgo y ensayista belga Maurice Maeterlinck, el pintor español Pablo Picasso, el poeta, escritor e ideólogo fascista Filippo Tommaso Marinetti, el escritor francés Anatole France, el dramaturgo, crítico y polemista irlandés George Bernard Shaw y el escritor noruego Knut Hamsun. Mitrinovic también se acercó a varios posibles contribuyentes judíos, incluido el compositor, teórico musical y pintor austriaco de origen judío Arnold Schoenberg, el filólogo e historiador israelí y erudito en Cabalá, Gershom Scholem, y el filósofo y escritor judío austríaco-israelí Martin Buber, pariente de Karl Marx.

Martin Buber elogió a Nietzsche como un «creador» y «emisario de la vida«. El filosemitismo de Nietzsche, que pedía una mezcla de la clase de oficiales militares prusianos con los judíos más intelectuales, y su oposición antipopulista al pangermanismo, tenían un claro atractivo para muchos de los primeros sionistas. El pangermanismo es un movimiento ideológico y político partidario de la unificación de todos los «pueblos alemanes» como Alemania y Austria. El pangermanismo fue muy influyente en la política alemana del siglo XIX, durante la Unificación alemana, cuando el Imperio alemán fue proclamado como un estado-nación, sin incluir a Austria, y durante la primera mitad del siglo XX, muy especialmente durante los años de la Alemania nazi. De hecho, se ha señalado al pangermanismo impulsado por el régimen nazi como una de las causas que provocó el estallido de la Segunda Guerra Mundial. Theodore Herzl, periodista, dramaturgo, activista político y escritor austrohúngaro de origen judío, fundador del sionismo político moderno, incorporó las ideas nietzscheanas de honor, autenticidad personal y arte de gobernar en su filosofía sionista. Nietzsche y Herzl se opusieron al Dios cristiano como la degeneración de la Deidad dionisíaca primordial de Yahvé, el Dios tribal de Israel en lugar de la víctima pasiva del cristianismo cosmopolita. Mitrinovic fundó la Sociedad de Adler, la rama inglesa de la Sociedad Internacional de Psicología Individual, con el médico y psicoterapeuta austriaco de origen judío, Alfred Adler, el fundador de la escuela de psicología individual. Adler también había sido asistido en su trabajo con sus pacientes nada menos que por el influyente ocultista, místico, alquimista, escritor, poeta y mago ceremonial inglés Aleister Crowley. En colaboración con Sigmund Freud y un pequeño grupo de colegas de Freud, Adler fue uno de los cofundadores del movimiento psicoanalista y miembro central de la Sociedad Psicoanalítica de Viena. Para Freud, Adler era “la única personalidad allí”. Adler es considerado, junto con Freud y Jung, como una de las tres figuras fundadoras de la psicología profunda, que enfatiza el inconsciente y la psicodinámica, y por lo tanto como uno de los tres grandes psicólogos/filósofos del siglo XX.

Después de que terminaron los combates en la Primera Guerra Mundial, el filósofo, poeta, pintor, teórico de la conspiración antisemita, esoterista y ocultista italiano, Julius Evola (1898 – 1974), la personalidad más importante del tradicionalismo después del matemático, masón, filósofo y esoterista francés René Guénon, se sintió atraído por la vanguardia y se asoció brevemente con el movimiento futurista del poeta, escritor e ideólogo fascista Filippo Tommaso Marinetti. Evola fue una figura importante en la historia sinarquista de la derecha italiana. Fue influido por Platón, el místico y teólogo luterano Jacobo Boehme, el diplomático y filósofo francés, conocido por haber desarrollado la teoría de la superioridad racial aria, Joseph Arthur de Gobineau, el filósofo, poeta, músico y filólogo alemán Friedrich Nietzsche y el filósofo e historiador alemán Oswald Spengler, cuyo libro La Decadencia de Occidente Evola tradujo más tarde al italiano. Evola es autor de libros que cubren temas como el hermetismo, la metafísica de la guerra, la magia sexual, el tantra, el budismo, el taoísmo y el Santo Grial. Más tarde, Evola se convirtió en el principal representante del dadaísmo en Italia a través de su pintura y poesía, y en amigo personal de Tristan Tzara, mejor conocido por ser uno de los fundadores y figuras centrales del movimiento dadaísta. Como resultado de su campaña, Tzara creó una lista de los llamados “presidentes dadaístas”, que representaban a varias zonas de Europa. Según el pintor y cineasta alemán Hans Richter, incluía, junto al propio Tristan Tzara, a figuras como el pintor alemán Max Ernst, al escritor, poeta, ensayista y teórico del surrealismo André Breton, a Julius Evola y al compositor y director de orquesta ruso Igor Stravinsky. André Breton fue el líder del movimiento surrealista que se desarrolló a partir de las actividades del dadaísmo durante la Primera Guerra Mundial, y el centro más importante del movimiento fue París. A partir de la década de 1920, el movimiento se extendió a todo el mundo, afectando finalmente las artes visuales, la literatura, el cine y la música de muchos países e idiomas, así como el pensamiento y la práctica política, la filosofía y la teoría social. André Breton fue explícito al afirmar que el surrealismo era, ante todo, un movimiento revolucionario. Los surrealistas también observaron la dialéctica marxista y el trabajo de exponentes de la Escuela de Frankfurt, una escuela alemana de teoría social y filosofía crítica asociada al Instituto de Investigación Social de la Universidad Goethe de Fráncfort del Meno, tales como el filósofo, crítico literario, traductor y ensayista alemán de origen judío Walter Benjamin y el filósofo y sociólogo germano-estadounidense Herbert Marcuse, autor de El hombre unidimensional.

Todos los poetas franceses admirados por los surrealistas, como el poeta, dramaturgo y novelista romántico Victor Hugo, el poeta, ensayista y traductor Gérard de Nerval, el poeta, ensayista, crítico de arte y traductor Charles Baudelaire, el poeta simbolista Arthur Rimbaud, el poeta Conde de Lautramont, el poeta y crítico Stéphane Mallarmé, el dramaturgo, novelista y poeta Alfred Jarry y el poeta, dramaturgo, teórico y crítico de arte Guillaume Apollinaire, así como también los socialistas utópicos, todos ellos pueden vincularse al ocultismo del científico, teólogo, filósofo y místico sueco Emanuel Swedenborg y del mago y escritor ocultista francés Eliphas Levi. André Breton fue profundamente influenciado por Eliphas Levi, quien escribió: «la imaginación aplicada a la razón es genialidad«. Para Breton todo arte, incluso el más realista, tiene su origen en la magia. Pero el arte específicamente mágico es el que representa el triunfo de la mente sobre la realidad exterior. Como una forma de aprovechar lo «irracional«, los surrealistas comenzaron a experimentar con la escritura automática, proceso o resultado de la escritura que no proviene de los pensamientos conscientes de quien escribe, y publicaron los escritos, así como sus relatos de sueños. Como indica la historiadora Nadia Choucha en Surrealism and the Occult: Shamanism, Magic, Alchemy, and the Birth of an Artistic Movement: “La técnica del automatismo, tomada tanto de la técnica psicológica de la asociación libre como del medio espiritista, fue considerada como la mejor manera de liberar la creatividad y la inspiración”. También afiliado a los surrealistas estaba el escritor, antropólogo y pensador francés George Bataille, quien estuvo fuertemente influenciado por el filósofo del idealismo alemán Georg Wilhelm Friedrich Hegel, el médico neurólogo austriaco de origen judío, padre del psicoanálisis, Sigmund Freud, el filósofo, economista, sociólogo, periodista, intelectual y político comunista alemán de origen judío Karl Marx, el escritor, ensayista y filósofo francés marqués de Sade y el filósofo, poeta, músico y filólogo alemán Friedrich Nietzsche, al que Bataille defendió en un notable ensayo contra su apropiación por parte de los nazis. En La locura de Nietzsche, Bataille dice: “aquel que una vez ha comprendido que sólo en la locura reside la realización del hombre, se ve así llevado a hacer una elección clara no entre la locura y la razón, sino entre la mentira de ‘una pesadilla de justicia justificable’. ronquidos’, y la voluntad de autodominio y victoria”.

Imagen 4

El marqués de Sade, de quien se derivaron las palabras «sadismo» y «sádico«, es mejor conocido por su libro Los 120 días de Sodoma. Escrito en 1785, cuenta la historia de cuatro libertinos ricos que deciden experimentar una gratificación sexual desenfrenada mediante orgías. Se encierran durante cuatro meses en un castillo inaccesible, con un harén de 46 víctimas, en su mayoría jóvenes y adolescentes, y contratan a cuatro dueñas de burdeles para que cuenten sus vidas y aventuras. Las historias de las mujeres forman la inspiración para el abuso sexual y la tortura de las víctimas, que gradualmente aumenta en intensidad y termina en su matanza. Fascinado por los sacrificios humanos, Bataille fundó una sociedad secreta, Acéphale, cuyo símbolo era un hombre sin cabeza. Según la leyenda, Bataille y los demás miembros de Acéphale acordaron ser la víctima del sacrificio como inauguración, aunque ninguno de ellos aceptaría ser el verdugo. Los miembros de la sociedad también fueron invitados a meditar sobre textos de Nietzsche, Freud y el marqués de Sade. El núcleo de la obra de Bataile es característico de escritores que han sido catalogados dentro de la “literatura de la transgresión”. Su novela Histoire de l’oeil («Historia del ojo«), publicada bajo el seudónimo de Lord Auch, se leyó inicialmente como pura pornografía, mientras que Blue of Noon, que tenía trasfondos autobiográficos, exploró el Incesto, la necrofilia y la política. Evola se introdujo en el tradicionalismo alrededor de 1927 después de unirse a la Liga Teosófica fundada por Arturo Reghini, un ocultista romano inmerso en la alquimia, la magia y la teúrgia, y que era corresponsal de René Guénon. En 1902, Arturo Reghini fue iniciado en el masónico Rito de Menfis de Palermo y en 1905 fundó en Florencia la logia Lucifer, oficialmente parte del Gran Oriente de Italia, que fue fundado en 1805, y del que tanto Garibaldi como Mazzini habían sido Grandes Maestres. En 1912 Arturo Reghini ingresó al Consejo Supremo del Rito Filosófico Universal de Italia, y en 1914 y en 1921 pasó a formar parte del Consejo Supremo masónico del 33º del Rito Escocés Antiguo y Aceptado.

El Gruppo di Ur fue una asociación esotérica italiana, fundada alrededor de 1927 por intelectuales como Julius Evola, Arturo Reghini y el filosofo y esoterista italiano Giovanni Colazza para el estudio del Tradicionalismo y la Magia, y que realizaba rituales destinados a inspirar al régimen fascista de Italia con el espíritu de la Roma imperial. Evola buscó transformar el fascismo tal como se describe en su libro Imperialismo Pagano, en el que celebró el ideal de la antigua Roma, denunció a la iglesia cristiana y el universalismo secular de la democracia estadounidense, así como al comunismo soviético, e instó a los regímenes fascistas para llevar a cabo una revolución pagana anticristiana. El Gruppo di Ur incluía a Maria Naglowska, una ocultista rusa que escribió y enseñó magia sexual. Se rumoreaba que había sido iniciada por judíos jasídicos, un modo de vida y una interpretación mística del judaísmo ortodoxo. por Grigori Rasputín, un místico ruso con una gran influencia en los últimos días de la dinastía Románov, o por la secta rusa de los Khlysty a la que se rumoreaba que pertenecía Rasputín. Los Khlysty, flagelantes o azotados, también llamados Gente de Dios, eran un grupo sectario separado de la Iglesia Ortodoxa Rusa. Practicaban la búsqueda del logro de la gracia divina por el pecado en rituales extáticos que se rumoreaba que a veces se convertían en orgías sexuales. La enseñanza oculta de Maria Naglowska se centró en lo que ella llamó el Tercer Término de la Trinidad, en el que el Espíritu Santo de la trinidad cristiana clásica se reconoce como el «divino femenino«. Supuestamente, sus prácticas tenían como objetivo lograr una «reconciliación» de las fuerzas de la luz y la oscuridad en la naturaleza a través de la unión sexual del hombre y la mujer. Maria Naglowska se mudó a Roma alrededor de 1920, donde conoció a Evola. En 1929, se mudó a París, donde realizó seminarios ocultos relacionados con sus ideas sobre la magia sexual. A estas sesiones asistieron notables escritores y artistas de vanguardia como Julius Evola, el ocultista, explorador, viajero y periodista estadounidense William Seabrook, el artista visual estadounidense Man Ray y el escritor, poeta, ensayista y teórico del surrealismo André Breton. Estas reuniones eventualmente llevaron al establecimiento de la Confrerie de la Flèche d’Or (Hermandad de la Flecha Dorada). Durante su estadía en París, Maria Naglowska también publicó un periódico llamado La Flèche («La flecha«) en el que ella y otros ocultistas, incluido Evola, contribuyeron con artículos. El periódico también presentó su propio grimorio (un tipo de libro de conocimiento mágico europeo), «Dragón Verde«.

Evola, en su libro Eros Mysteries of Love: The Metaphysics of Sex, afirmó que Maria Naglowska a menudo escribía para causar impacto, y señaló su «intención deliberada de escandalizar al lector al insistir innecesariamente en el satanismo«. Maria Naglowska se refirió a sí misma como “una mujer satánica” y proclamó que “la razón está al servicio de Satanás”. Ella alentó explícitamente a sus discípulos a imaginarse a Satanás como una fuerza dentro de la humanidad en lugar de un espíritu destructivo y maligno externo. Un ritual del que existe un relato de primera mano recuerda que la ceremonia incluía a una Maria Naglowska desnuda acostada boca arriba sobre el altar, mientras que un iniciado masculino colocaba un cáliz sobre sus genitales y proclamaba: “Me esforzaré por cualquier medio para iluminarme a mí mismo, con la ayuda de una mujer que sepa amarme con amor virginal. Buscaré con compañeros el acto erótico iniciático, que, transformando el calor a la luz despierta a Lucifer de las sombras satánicas de la masculinidad”. En 1931, Maria Naglowska compiló, tradujo y publicó en francés una colección de escritos del médico, ocultista, espiritista, médium en trance y escritor Paschal Beverly Randolph, quien tuvo una profunda influencia en la Hermandad Hermética de la Luz, una Fraternidad que descendió de Fratres Lucis a fines del siglo XVIII, a su vez derivada de la Orden Alemana de la Cruz Dorada y Rosada, y fue la semilla de la que surgió la Ordo Templi Orientis (OTO). La publicación de las enseñanzas previamente poco conocidas de Randolph fue la fuente de su influencia posterior en la magia europea. Como se señala en el Lexique succinct de l’erotisme, en el catálogo de la Exposición Surrealista Internacional de 1959 en París, los surrealistas fueron influenciados por Maria Naglowska, y Randolph también fue referenciado en el mismo catálogo, que estaba dedicado al tema de Eros. El boceto, que menciona a Maria Naglowska, fue escrito a pedido de André Breton por el poeta francés Gerard Legrand, quien ayudó a Breton en su última gran obra, L’Art Magique («Arte mágico«), en 1957.

Evola reflejó la creencia sinarquista en el derecho a gobernar de los adeptos de las sociedades secretas. Según Evola, la clase sacerdotal superior del mundo de la Tradición no era simplemente un sacerdocio profesional, sino la realeza misma, porque, en opinión de Evola, el poder temporal procedía de la autoridad espiritual. Aludiendo a la naturaleza teúrgica del antiguo ritual mágico, Evola considera que los reyes y la casta sacerdotal realizan los ritos sagrados que conectan a la sociedad humana con los dioses: “El elemento sobrenatural fue el fundamento de la idea de un patriciado tradicional y de una realeza legítima: Un antiguo aristócrata no era simplemente un legado biológico o una selección racial, sino más bien una tradición sagrada”. En 1934, Julius Evola se dirigió al Herrenclub de Berlín, del que escribió: “allí iba a encontrar mi entorno natural”. El Herrenclub incluía a importantes industriales que apoyaban la causa nazi, como Fritz Thyssen, y políticos como Hjalmar Schacht, financiero alemán y ministro de Economía del Tercer Reich entre 1934 y 1937, quien como jefe del Reichsbank fue un actor clave en el ascenso del poder nazi que condujo a la guerra. Después de la rendición italiana a las fuerzas aliadas en 1943, Evola se mudó a Alemania, donde pasó el resto de la guerra y también trabajó como investigador sobre la masonería para la secta ocultista nazi SS-Ahnenerbe en Viena, una Sociedad para la Investigación y Enseñanza sobre la Herencia Ancestral Alemana. La SS-Ahnenerbe fue una entidad pseudocientífica alemana constituida formalmente en 1935 por dirigentes e ideólogos del Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán, el Partido Nazi, para realizar y divulgar investigaciones con fines educativos en apoyo de la ideología nazi y, en particular, de sus teorías relacionadas con la raza aria, en paralelo con sus investigaciones sobre la raza germana. Evola consideraba que las SS, que Himmler se esforzó por diseñar según el modelo de la Orden Teutónica, eran el tipo de organización ascético-militar sujeta a los principios de «lealtad» y «honor«, que consideraba la base del nuevo estado. La hermana y principal promotora de Nietzsche, Elisabeth, denominaría con entusiasmo a Hitler como el «superhombre» que su hermano había predicho. En 1932, recibió un ramo de rosas de Hitler durante el estreno alemán del documental 100 días de Benito Mussolini, y en 1934 Hitler personalmente le entregó una corona para la tumba de Nietzsche con las palabras «A un gran luchador«. También en 1934 Elisabeth le dio a Hitler el bastón favorito de Nietzsche, y Hitler fue fotografiado mirando a los ojos de un busto de mármol blanco de su ídolo. La biografía del fotógrafo alemán Heinrich Hoffmann, Hitler as Nobody Knows Him, presentaba la foto con el pie de foto: “El Führer ante el busto del filósofo alemán cuyas ideas han fertilizado dos grandes movimientos populares: el Nacionalsocialista de Alemania y el Fascista de Italia”.

Es evidente por qué los nazis consideraban que Nietzsche articulaba sus propias ambiciones. Para Nietzsche, las nociones del mal se derivan principalmente de los pueblos subyugados envidiosos de sus amos. Esta tradición, que él llamaba “moralidad de esclavos”, la rastreó hasta la tradición judaica, y la contrastó con la salvaje tradición aria que afirma la vida. En La genealogía de la moral, Nietzsche presenta una de sus imágenes más controvertidas, la “bestia rubia”, a la que compara con una bestia de presa, “deambulando espléndidamente en su ansia de botín y victoria”. En Así habló Zaratustra, Nietzsche declaró que la preservación del Superhombre es el sumo bien y justifica: “el mayor mal”. Los nazis fueron la primera expresión política de la eugenesia del darwinismo social nietzscheano y las creencias ocultas que se denominarían colectivamente como las doctrinas de la Nueva Era. Las extrañas creencias de los nazis no fueron una anomalía repentina, sino una extensión de las tradiciones ocultas sabateanas a través del grupo dentro de la Sociatas Rosicruciana In Anglia (SRIA) encabezado por el poeta, novelista, dramaturgo, político y periodista británico Edward Bulwer-Lytton, quienes eran reconocibles por su uso de la esvástica, que identificaban con la cruz roja de los rosacruces. Las doctrinas de los nazis fusionaron las ideas de la novela The Coming Race de Bulwer-Lytton y la teoría de los orígenes atlantes de los arios desarrollada por Helena Blavatsky. Así, las enseñanzas nazis se fundaron en la idea de que la raza aria colonizó Asia Central, donde se encargaron de transmitir la llamada “Cábala oriental”, que sobrevivió en el budismo tibetano. Según el rabino israelí-norteamericano Marvin Stuart Antelman, Hitler fue la creación deliberada a partir de un ritual en el que participaron su madre, Klara Polzl, y un sabateano frankista, un movimiento principalmente judío que incluye masones gentiles y que asume la identidad de la población objetivo y la subvierte desde adentro. Se deriva del nombre de sus progenitores Sabbatai Zvi (1626-1676) y Jacob Frank (1726-1791). De hecho, parece que la ascendencia judía y africana de Hitler ha sido confirmada a través de estudios genéticos recientes. En Adolf Hitler: Founder of Israel, el escritor Hennecke Kardel cita un libro titulado Before Hitler Came, de un judío alemán llamado Dietrich Bronder, que afirma que no sólo Hitler, sino también sus principales asociados eran también judíos. Como señaló Abraham Duker, dado el grado de su asimilación en las sociedades cristianas, “no es casualidad que la enciclopedia nazi, Sigilla Vrei no tuviera nada que decir sobre los frankistas. Evidentemente, los genealogistas nazis prefirieron dejarlos en paz, temerosos de que tales revelaciones pudieran avergonzar a muchas personas de importancia”.

El escritor estadounidense Bryan Mark Rigg, autor de Hitler’s Jewish Soldiers, había revelado que los nazis clasificaron a un número sorprendentemente grande de militares alemanes como judíos o «judíos parciales» a raíz de las leyes raciales promulgadas por primera vez a mediados de 1930. Se hicieron numerosas «exenciones» para permitir que un soldado permaneciera en el servicio o evitar que su familia u otros parientes fueran encarcelados o exterminados. La propia firma de Hitler se puede encontrar en muchas de estas órdenes de «exención«. Rigg demuestra que el número real era mucho más alto de lo que se sospechaba anteriormente, siendo quizás de hasta 150.000 hombres judíos que sirvieron en el régimen nazi, incluidos veteranos condecorados y oficiales de alto rango, además de generales y almirantes. Es curiosa esta doble vara de medir del régimen nazi. La influencia sabateana detrás del surgimiento del Partido Nazi parece seguir el complot tortuoso delineado por Theodor Herzl, el fundador del sionismo moderno, para inflamar el antisemitismo y servir a la causa de la creación del Estado de Israel. Dicho en otras palabras, utilizar el antisemitismo y el consiguiente Holocausto como justificación para crear el Estado de Israel. Ello implicaría una connivencia con este objetivo por parte de los más altos jerarcas nazis, incluyendo a Hitler. Lo más problemático para los sabateanos fue el hecho de que el judaísmo ortodoxo es fundamentalmente antisionista, ya que considera que la ideología del sionismo es diametralmente opuesta a la enseñanza de la Torá. Asimismo, los judíos ortodoxos han continuado oponiéndose a la administración sionista del Estado de Israel, con su énfasis en el militarismo y el nacionalismo, como destructivos de la forma de vida judía. Aquí creemos oportuno volver a mencionar lo que un ex agente de los servicios secretos británicos, William Guy Carr, publicó en su libro Peones en el juego. Se refería a parte de la supuesta correspondencia mantenida en 1870 y 1871 entre Giuseppe Mazzini y Albert S. Pike, ambos Grandes Maestres masónicos e Illuminati, que actualmente se conserva en los archivos de la biblioteca del British Museum, en Londres. En una de las cartas, fechada el 15 de agosto de 1871, Pike le comunica a Mazzini el plan a seguir por los Illuminati: «Fomentaremos tres guerras que implicarán al mundo entero». El segundo conflicto (la Segunda Guerra Mundial) se desataría aprovechando las diferencias entre los fascistas y los sionistas políticos. En primer lugar, se apoyaría a los regímenes europeos para que derivaran hacia dictaduras férreas que se opusieran a las democracias y provocaran una nueva convulsión mundial, cuyo fruto más importante sería «el establecimiento de un Estado soberano de Israel en Palestina», que venía siendo reclamado desde tiempos inmemoriales por las comunidades judías, cuyos rezos en las sinagogas incluían siempre la famosa muletilla, «el año que viene, en Jerusalén», expresando así el anhelo de reconstituir el antiguo reino de David. Además, esta nueva guerra permitiría consolidar una Internacional Comunista «lo suficientemente robusta para equipararse al conjunto cristiano». Aunque parezca un contrasentido, vemos pues que con el Holocausto Adolf Hitler facilitó el objetivo de crear el estado de Israel. ¿Fue un acto planificado?

Como el sionismo fue originalmente un movimiento secular, rechazó la tradición judía, pero empleó temas judíos de redención para influir en otros judíos. Por lo tanto, reflejando las influencias secularizadoras de inspiración frankista y el rechazo del judaísmo, el líder sionista, escritor, traductor, orador, periodista, militar y fundador de la Legión Judía durante la Primera Guerra Mundial, Zeev Jabotinsky, escribió en el periódico israelí HaAretz en 1919: “En el hogar nacional, declararemos a aquellos judíos que no logran deshacerse del óxido del exilio y se niegan a afeitarse la cabeza. barbas y mechones, ciudadanos de segunda. No les daremos el derecho al voto”. Como señalaron los autores de un documental en hebreo titulado Herzl y el sionismo: “de hecho, los sionistas usaron terminología religiosa para entusiasmar a los judíos observantes con el concepto sionista, mientras que su intención real era crear un estado que desafiara todos los principios de la religión”. Refiriéndose al estereotipo de “los judíos” que se volvió típico en el antisemitismo nazi, Theodor Herzl, el fundador del sionismo moderno, dijo, “los judíos ricos controlan el mundo. En sus manos está el destino de los gobiernos y las naciones. Ponen a los gobiernos unos contra otros, y por sus decretos los gobiernos hacen la paz. Cuando los judíos ricos juegan, las naciones y los gobernantes bailan. De una forma u otra, se hacen ricos”. Sugirió, “de hecho, el antisemitismo, una fuerza poderosa y profundamente arraigada de la subconsciencia de las masas, no dañará a los judíos. Encuentro que ayuda a construir el carácter judío, la edificación grupal de las masas, una buena educación para lograr su asimilación. La asimilación se logra sólo a través de problemas. Los judíos se adaptarán”. Por lo tanto, concluyó: “Se me ocurre una idea excelente, atraer a los antisemitas declarados y convertirlos en destructores de la riqueza judía”. Precisamente esta descripción de la influencia judía se presentó en los notorios Protocolos de los Sabios de Sión, que el historiador Norman Cohn caracterizó como la “Orden judicial para el genocidio” de Hitler. Las supuestas actas de una reunión sionista esbozaron una conspiración judeo-masónica para gobernar el mundo. Como muestra el escritor David Livingstone en Black Terror White Soldiers: Islam, Fascism & the New Age, los Protocolos de los Sabios de Sión fueron producto de los miembros del masónico Rito de Memphis-Misraim y se basaron en las actividades de la Alliance Israëlite Universelle, a la que pertenecía la Orden de Sión. A mediados de la década de 1930, el testimonio ruso en el Juicio de Berna, un famoso juicio celebrado en la ciudad de Berna, Suiza, entre 1933 y 1935, vinculó a Pyotr Rachkovsky, jefe de la Okhrana, el servicio secreto ruso en la época de los Zares, con el surgimiento de los Protocolos. También se dice que los supuestos falsificadores del círculo de Rachkovsky hicieron uso de una versión anterior de los Protocolos descubiertos por Papus.

Se cree que el médico y ocultista francés Papus escribió inicialmente la base de los Protocolos de los Sabios de Sión, cuando informó sobre una conspiración por parte del famoso curandero y supuesto hacedor de milagros. Maître Philippe, y sus seguidores contra el zar Nicolás II de Rusia. Papus compartió una serie de Protocolos de las sesiones de las logias masónicas secretas, que habían jurado destruir a la familia imperial rusa. Sus ataques estaban dirigidos a figuras importantes del gobierno ruso, específicamente al jefe de la Okhrana Rachkovsky y su patrocinador, el conde Sergei Witte, primo de Helena Blavatsky y que fue ministro de Hacienda del Imperio ruso durante el régimen del zar Alejandro III, así como aliado cercano del poeta y editor príncipe Ukhtomskii, partidario del Lama Dorjieff, un monje nacido en Rusia de la escuela Gelug de budismo tibetano, a veces llamado Tsenyi Khempo. Según Papus: «No ve que en todos los conflictos, ya sea que surjan dentro o entre naciones, hay, al lado de los actores aparentes, motores ocultos que, por sus cálculos interesados, hacen que estos conflictos sean inevitables. Todo lo que sucede en la confusa evolución de las naciones se prepara así en secreto con el fin de asegurar la supremacía de unos pocos hombres; y son estos pocos hombres, a veces famosos, a veces desconocidos, los que deben ser buscados detrás de todos los eventos públicos. Ahora, hoy, la supremacía está asegurada por la posesión del oro. Son los sindicatos financieros quienes sostienen en este momento los hilos secretos de la política europea. Así se fundó hace algunos años en Europa un sindicato financiero, hoy todopoderoso, cuyo objetivo supremo es monopolizar todos los mercados del mundo, y que para facilitar sus actividades tiene que adquirir influencia política«. Los Protocolos de los Sabios de Sión fueron publicados por primera vez en 1905 por el profesor Sergei Nilus, funcionario del Departamento de Religiones Extranjeras de Moscú. Más tarde, Nilus afirmó, en 1917, haber aprendido de fuentes autorizadas que los Protocolos eran un plan estratégico presentado por Theodor Herzl al Primer Congreso Sionista, celebrado en 1897 en Basilea, Suiza. Afirmó haber recibido su copia en 1901, a través de un conocido suyo, quien le aseguró que se trataba de una traducción fiel de los documentos originales, que una mujer había robado a uno de los más altos e influyentes líderes de la masonería en una reunión secreta en algún lugar de Francia.

Cuando Victor Marsden, corresponsal ruso de The London Morning Post, tradujo por primera vez los Protocolos de los Sabios de Sión al inglés en 1920, fueron ampliamente aceptados como genuinos. Sin embargo, en agosto de 1921, The Time’s of London publicó un artículo del periodista y escritor anglo-irlandés Philip Graves que afirmaba haber determinado que los Protocolos habían sido plagiados de una obra de 1864 del escritor satírico y abogado francés Maurice Joly, titulada Diálogo en el infierno entre Maquiavelo y Montesquieu. Joly fue protegido del abogado y político francés de origen judío, Adolph Cremieux, uno de los fundadores de la Alliance Israëlite Universelle, así como miembro del Consejo Supremo del masónico Rito de Misraïm, y Gran Maestre de la Francmasonería del Rito Escocés. Joly también era judío, masón y miembro del Rito de Misraïm. Según Victor Marsden, en 1844, la ocultista rusa que se asoció con la teosofía, Yuliana Glinka, contrató a Joseph Schorst-Shapiro, miembro de la Logia del Rito de Misraïm de Joly para obtener información confidencial, comprándole una copia de los Protocolos de los Sabios de Sión. Yuliana Glinka posteriormente se los dio a un amigo que se los pasó a Serguéi Aleksándrovich Nilus, escritor religioso ruso, autoproclamado místico y agente de la policía secreta de la Rusia Imperial. Yuliana Glinka fue agente de la Okhrana de Rachkovsky en París y compañera personal de Helena Blavatsky, fundadora de la Sociedad Teosófica. Los Protocolos de los Sabios de Sión fueron mencionados por primera vez en la prensa rusa en abril de 1902 por el periódico de San Petersburgo Novoye Vremya, escrito por un famoso publicista conservador Mikhail Menshikov quien, “informó cómo la dama de la moda [Yuliana] lo había invitado a su casa para ver el documento de gran importancia. Sentada en un elegante apartamento y hablando perfecto francés, la dama le informó que estaba en contacto directo con el mundo de ultratumba y procedió a inducirlo en los misterios de la Teosofía. Finalmente, lo inició en los misterios de los Protocolos”. Según el escritor estadounidense experto en la historia oculta, Peter Levenda, autor de Unholy Alliance, las teorías raciales de la Teosofía habrían sido transferidas al nazismo desde la Golden Dawn a través de la Ordo Templi Orientis (OTO) de Aleister Crowley, que escribió en un artículo de 1933 para el Sunday Dispatch que “antes de que existiera Hitler, existo yo”. Crowley más tarde se jactó de que había influido en el libro Hitler Speaks del arrepentido nazi Hermann Rauschning, un libro destinado a revelar el nihilismo, el fanatismo y la personalidad belicista e inestable de Hitler.

Según su amante homosexual judío, el poeta y escritor inglés Victor Benjamin Neuburg, Aleister Crowley le confió al escritor y filósofo británico Aldous Huxley, cuando se conocieron en Berlín en 1938, que Hitler practicaba el ocultismo, y también afirmó que la Ordo Templi Orientis (OTO) había ayudado a los nazis a ganar poder. Un miembro del círculo íntimo de Hitler afirmó que se llevaron a cabo varias reuniones entre Aleister Crowley y Hitler, una afirmación repetida por el matemático, masón, filósofo y esoterista francés René Guénon. Es curioso que durante la Segunda Guerra Mundial Aleister Crowley asesorase al Primer Ministro británico Winston Churchill para contrarrestar los poderes ocultos del nazismo. En una carta a Julius Evola, su principal heredero del tradicionalismo y que se convertiría en el principal filósofo del fascismo oculto de la posguerra, René Guénon sugirió que Aleister Crowley “probablemente había ido a Berlín para asumir el papel de asesor secreto de Hitler”. Como detalla el escritor David Livingstone en Black Terror White Soldiers: Islam, Fascism & the New Age, y también el investigador israelí Elad Pressman, el sorprendente vínculo entre los nazis y los sabateanos se reforzó a través de Rudolf von Sebottendorf, el fundador de la Sociedad Thule, de la que surgió el Partido Nazi. El escritor francés Jean Robin, al igual que el escritor francés Rene Alleau, muestra que la idea central de Sebottendorf era formar una secta militante de devotos comparable a los Hashshashin (también conocidos como Asesinos) guiados por su líder espiritual, Hassan-i Sabbah, el Viejo de la Montaña. En 1901, Sebottendorf viajó a Turquía donde se unió a los francmasones y los bektashi sufíes, una cofradía sufí que proviene originalmente de Turquía, derivada de la secta Dönmeh, los sabateanos de Turquía mencionados anteriormente. A través de sus relaciones con los bektashi sufies, las teorías de Sebottendorf estaban relacionadas con el panturquismo. Dicho en otras palbras, la versión turca de las teorías raciales nazis, desarrollada por el sionista húngaro Arminius Vambery, un agente de Henry John Temple, conocido como Lord Palmerston, político británico que ocupó el cargo de primer ministro del Reino Unido a mediados del siglo XIX. Arminius Vambery mantuvo amistad con el escritor Bram Stoker, al que dejó boquiabierto con varias historias en una cena celebrada dentro de la sociedad esotérica Golden Dawn, a la que pertenecían ambos. Se trataba de que entre la información recogida por Vambery en sus viajes estaba el misterioso Visumetrepertum, que se trataba de un informe médico desarrollado por el ejército serbio en 1732 y que recogía, supuestamente, un extraño caso de vampirismo en una aldea llamada Medvedjia, en la que aconteció una plaga de vampiros comandada por un lugareño llamado Arnod Paole, cuyo cuerpo fue exhumado y atravesado con una estaca. Al hilo del Visumetrepertum, Vambery habló a Stoker a cerca de Vlad Draculea, príncipe de Transilvania conocido como Tepes el Empalador, historia que encandiló aún más a Stoker. Y esa, allá por 1890, fue la conversación que presuntamente inspiró la historia de la novela Drácula de Bram Stoker.

Arminius Vambery se inspiró en el políglota, lingüista, teólogo y explorador húngaro, considerado el fundador de la tibetología, Alexander Csoma de Körös, quien fue una fuente importante para Helena Blavatsky y el primero en Occidente en mencionar la misteriosa Shambhala, que él consideraba el origen del pueblo turco, y que situó en las montañas de Altai y la región de Xinjiang, actualmente perteneciente a China. A través de la influencia de los bektashi sufies, el panturquismo aspiraba a revivir el chamanismo como la verdadera religión de herencia turca. Según el historiador Marc David Baer, los Jóvenes Turcos, otra organización modelada por los movimientos Jóvenes de Mazzini, y que estaba compuesta en gran parte por miembros del Dönmeh, “abrazaron de todo corazón las teorías de la raza, aunque reorganizaron las jerarquías para colocar a los turcos en la cima. Para 1906, el nacionalismo turco basado en las teorías raciales pseudocientíficas de Europa se había convertido en la ideología rectora del Imperio Otomano”. Tras el colapso del Imperio Otomano, los Jóvenes Turcos ampliaron las ambiciones del panturquismo y trataron de reemplazar el legado perdido con una nueva mancomunidad turca. Por lo tanto, la leyenda de Agartha fue promulgada por el mariscal de campo y célebre estadista turco, así como el fundador y primer presidente de la República de Turquía, Mustafa Kemal Atatürk, quien buscó crear un sentido de nacionalismo para reemplazar la religión del Islam como la identidad principal del nuevo régimen secular turco. Agartha es, según algunos autores vinculados al esoterismo, una región subterránea o inaccesible ubicada en el interior de la Tierra o bien en el desierto de Gobi. La leyenda de Agartha conecta el panturquismo con la Thule de los nazis. Inspirados por los geógrafos grecorromanos que ubicaron la tierra mítica de Thule en el extremo norte, los místicos nazis la identificaron como la capital de la antigua Hiperbórea, una antigua tierra perdida supuestamente cerca de Groenlandia o Islandia. Según el escritor Jean-Claude Frére, autor de Nazisme et Sociétiés Secretès, la gente de Hiperbórea, después de migrar al desierto de Gobi hace más de 6000 años, fundó un nuevo centro al que llamaron Agartha. Estas ideas también se derivan de la especulación anterior del congresista de Estados Unidos y escritor Ignatius L. Donnelly de una masa de tierra perdida que alguna vez existió en el Atlántico y que fue el hogar de la raza aria, representada por la distribución de motivos de la esvástica que se habían encontrado. Fue el abogado y escritor francés Louis Jacolliot, en Los Hijos de Dios, quien vinculó el Vril de Bulwer-Lyttons con la gente subterránea de Thule, quienes pensó que aprovecharían su poder para convertirse en superhombres y gobernar el mundo .

La Sociedad Thule también adoptó la esvástica a través de la influencia del escritor ocultista germano-austriaco Guido von List, un importante ideólogo de la ariosofía alemana. List estuvo fuertemente influenciado por el pensamiento teosófico de Helena Blavatsky. En la década de 1890, List participó en una sociedad literaria vienesa, que incluía a Rudolf Steiner y Lanz von Liebenfels (1874-1954). Lanz von Liebenfels había sido monje de la orden cisterciense, pero finalmente fue expulsado en 1899 por actos de “amor carnal”. Lanz también fue el fundador de la Orden de los Nuevos Templarios (Ordo Novi Templi), una rama de la Ordo Templi Orientis (OTO) que practicaba rituales sexuales tántricos. Guido von List fundó la List Society, que comenzó a atraer miembros distintivos, incluidos los miembros de la Sociedad Teosófica de Viena, y su presidente Franz Hartmann, quien también fue uno de los miembros fundadores de la Ordo Templi Orientis (OTO). Hartmann fue una figura importante del renacimiento del ocultismo alemán, que debió su inicio a la popularidad de la teosofía durante la década de 1880. Hartmann se asoció en un momento como colaborador de Helena Blavatsky en Adyar, India, y fue miembro de una Sociedad Teosófica fundada en Viena en 1887, junto con el joven Rudolf Steiner, quien más tarde fundaría la disidente Sociedad Antroposófica. Luego, en 1896, se estableció una Sociedad Teosófica Alemana, como una rama de la Hermandad Teosófica Internacional, con Hartmann como presidente. El periódico Lotusblüten («Flores de loto«) de Hartmann fue la primera publicación alemana en utilizar la esvástica teosófica en su portada. La Ariosofía de List y su profecía de que un “Mesías alemán” salvaría a Alemania después de la Primera Guerra Mundial se hizo popular entre los miembros de la Sociedad Thule, que patrocinaba el Deutsche Arbeiterpartei (DAP), el “Partido de los Trabajadores Alemanes”, que más tarde fue reorganizado por Adolf Hitler en el Partido Nacionalsocialista de los Trabajadores Alemanes (NSDAP o Partido Nazi). Si bien no hay pruebas de que Hitler perteneciera a la Sociedad Thule, según el biógrafo de Hitler, el historiador británico Ian Kershaw, la «lista de miembros de la organización se lee como un Quién es quién de los primeros simpatizantes nazis y figuras destacadas en Munich«, incluidos uno de los principales miembros del Partido Nazi, Rudolf Hess, el político e ideólogo nazi alemán Dietrich Eckart y su protegido, el colaborador de Adolf Hitler, Alfred Rosenberg, el principal ideólogo del partido nazi y uno de los primeros publicistas de los Protocolos de Sión , quienes establecieron su estatus en el centro de la filosofía nazi.

 

El mentor de Rudolf Hess fue el general alemán Karl Haushofer, quien desarrolló la estrategia geopolítica de Hitler. Haushofer fue presentado a Hitler por Hess en 1923, mientras Hitler estaba en prisión por su golpe fallido. Y cuando Hitler se convirtió en canciller en 1933, adoptó la geopolítica de Haushofer como su política para que la raza aria conquistara Europa del Este, Rusia y Asia Central. Pero las teorías de Haushofer también tenían una base oculta, como informaron Louis Pauwels y Jacques Bergier, autores de El retorno de los brujos. Los autores afirman que Haushofer también era miembro de Luminous Lodge, una sociedad budista secreta en Japón, así como de la Sociedad Thule. Haushofer proclamó la necesidad de “un retorno a las fuentes” de la raza humana en Asia Central, el supuesto hogar de la “Cábala Oriental”, que formaba el núcleo central de sus ideas. Cualquiera que pudiera controlar estas fuentes, creía Haushofer, podía controlar el mundo. Por lo tanto, abogó por la colonización nazi de la zona para que Alemania pudiera tener acceso a sus centros de poder ocultos. La clave sería encontrar a los antepasados de los arios, los guardianes de los secretos del Vril. Louis Pauwels, antiguo alumno de Gurdjieff, en su libro Monsieur Gurdjieff, afirma que Haushofer fue uno de los “Buscadores de la Verdad” de los que habla Gurdjieff en Encuentros con Hombres Extraordinarios. Se suponía que Haushofer había estado con Gurdjieff en el Tíbet, y fue entonces cuando supuestamente Gurdjieff aconsejó a Haushofer que adoptara el símbolo de la esvástica. El historiador alemán Dietrich Bronder en Bevor Hitler kam: Historical Study (Antes de que llegara Hitler: Un estudio histórico). también afirmó que Haushofer se reunió con Gurdjieff al menos tres veces entre 1903 y 1908 en el Tíbet, y se suponía que había iniciado a Haushofer en los misterios tibetanos. Según Dietrich Bronder, la Sociedad Thule también habría establecido contacto con las órdenes monásticas secretas del Tíbet a través de una pequeña colonia de budistas tibetanos, que se estableció en Berlín en 1928. Según Pauwels y Bergier, la Sociedad Thule buscó hacer un pacto con Shambhala, pero sólo Agarthi accedió a ofrecer ayuda. Ya para 1926, explican los autores, existían colonias de hindúes y tibetanos en Munich y Berlín, llamadas la Sociedad de los Hombres Verdes, en conexión astral con la Sociedad del Dragón Verde en Japón a la que pertenecía Haushofer. El líder de la Sociedad de los Hombres Verdes era un lama tibetano, conocido como “el hombre de los guantes verdes”, que supuestamente visitaba a Hitler con frecuencia y poseía las llaves de Agharti.

Un libro de 1933, Les Sept Tetes du Dragon Vert (Las siete cabezas del dragón verde), del escritor Teddy Legrand, también menciona una Sociedad del Dragón Verde, compuesta por lamas tibetanos que guiaban en secreto las aspiraciones del partido nazi. “Teddy Legrand” era un seudónimo, ya que el verdadero nombre del autor era Pierre Mariel, un periodista vinculado a la inteligencia francesa. Mariel también fue una vez Gran Maestre francés de La Antigua y Mística Orden de la Rosacruz (AMORC) y miembro de la Orden Martinista, que insinuó que fue responsable de la Revolución Francesa y otras convulsiones políticas posteriores. También podría haber tenido vínculos con la Sociedad del Dragón Verde. En este libro, dos hermanos espías se inspiran en su curiosidad compartida sobre un objeto supuestamente encontrado en el cuerpo de la zarina Alexandra, consorte del último zar Nicolás II de Rusia, que fue ejecutada y que llevaba una enigmática inscripción en inglés: “SIMP The Green Dragon. Tenías toda la razón. Demasiado tarde«. Rápidamente determinan que las primeras siglas (SIMP), que está acompañado por un símbolo «cabalístico» de seis puntas de los martinistas, significa «Superieur Inconnu, Maître Philippe«, refiriéndose al «maestro espiritual» de Papus. Según lo informado por Pierre Mariel (Teddy Legrand), el Maître Philippe había tratado de advertir a la zarina de la amenaza de la Sociedad del Dragón Verde, representada por Rasputín, a quien finalmente reemplazó en la corte. Pierre Mariel también da a entender que conectado con esta conspiración también estaba Rudolf Steiner, fundador de la Sociedad Antroposófica, a través de sus conexiones con sociedades secretas pan-alemanas. También se hace mención de Gurdjieff y Annie Besant, que colaboró como asistente de Helena Blavatsky. Haushofer, por lo tanto, aparentemente familiarizó a Hitler con las enseñanzas de la Sociedad del Dragón Verde y le enseñó las técnicas del Cuarto Camino de Gurdjieff, que aparentemente se basaban en las enseñanzas de los sufíes y los lamas tibetanos. Bajo la influencia de Haushofer, Hitler autorizó la creación de la Ahnenerbe en 1935, que patrocinó expediciones para localizar a los antepasados arios en Shambhala y Agartha. Se dijo que la expedición de 1939 fue al Tíbet con el propósito específico de establecer un contacto vital entre el Tercer Reich y los lamas tibetanos, y las estrofas del Libro de Dzyan de Blavatsky se usaron como código para todos los mensajes entre Berlín y el Tíbet durante la Segunda Guerra Mundial.

Imagen 5

Pauwels y Bergier, en El Retorno de los Brujos, argumentan que Hitler envió la expedición por su deseo de encontrar Agartha, de la que se había enterado por su relación con “el hombre de los guantes verdes”. Los dos posibles candidatos a ser el misterioso “hombre de los guantes verdes” eran el espía y aliado del gobierno alemán, misionero protestante, sacerdote anglicano, colaborador nazi y budista de origen húngaro, Ignaz Trebitsch-Lincoln, y el conocido mentalista de origen austro-judío Erik Jan Hanussen. El profesor, director y escritor estadounidense Melvin Irwin Gordon, en El clarividente judío de Hitler, analiza la carrera de Hanussen como figura oculta en el Berlín tardío de Weimar, al servicio de los nazis. Devoto de las tradiciones asiáticas y tántricas, disfrutó de la compañía de la élite militar y comercial de Alemania, y también se acercó a los miembros de las Sturmabteilung (SA), una organización voluntaria tipo milicia vinculada al Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán (Partido Nazi), posteriormente (las Sturmabteilung (SA)), desarticuladas en la Noche de los cuchillos largos de manera sangrienta. En marzo de 1932, cuando el futuro político de Adolf Hitler parecía condenado al fracaso, Hanussen predijo un resurgimiento del Partido Nazi. El Dr. Walter C. Langer, psicoanalista norteamericano, preparó un perfil psicológico de Hitler para la Oficina de Servicios Estratégicos (OSS) , precursora de la CIA, en 1943, según el cual: “…a principios de la década de 1920, Hitler tomó lecciones regulares de oratoria y psicología de masas de un hombre llamado Hanussen. quien también era un astrólogo practicante y adivino. Era un individuo extremadamente inteligente que le enseñó mucho a Hitler sobre la importancia de organizar reuniones para obtener el mayor efecto dramático”. Ignaz Trebitsch-Lincoln (1879-1943) fue un personaje de la vida real, un aventurero judío de origen húngaro, que en 1925 vivió una “experiencia mística” en una habitación de un hotel en China, tras la cual abrazó la Teosofía. Esta experiencia abrió su interés en el Tíbet y el budismo, y recibió la iniciación como Dordji Den en un monasterio en las afueras de Lhasa. Fue allí donde adquirió el nuevo nombre de Chao Kung, cuya presencia en Berlín era entonces conocida por Hanussen, quien defendió públicamente su reputación. El famoso cazador y zoólogo alemán Ernst Schäfer participó en tres expediciones al Tíbet, en 1931, en 1934-1935 y en 1938-1939, supuestamente con fines deportivos y de investigación zoológica. En la expedición estaba el Dr. Bruno Beger, antropólogo racial , etnólogo y explorador alemán que trabajó para la Ahnenerbe, quien también estaba relacionado con el actual decimocuarto Dalai Lama, Tenzin Gyatso. líder religioso de la escuela Gelug del budismo tibetano, quien era venerado como representante de una conexión especial entre los nazis y el Tíbet.

Actuando como tutor personal del joven Dalai Lama hasta principios de la década de 1950, estuvo nada menos que el ex oficial de las SS Heinrich Harrer, mejor conocido por sus libros, incluido Seven Years in Tibet (1952), que fue la base de dos películas del mismo título, la primera en 1956 y la segunda en 1997, protagonizada por Brad Pitt en el papel de Harrer. Se desarrolló una fuerte amistad entre Harrer y el Dalai Lama que duraría el resto de sus vidas. Coincidiendo con la expedición de Schäfer de 1934-1935 hubo otra dirigida por el pintor, filósofo, escritor, arqueólogo y viajero ruso Nicholas Roerich. En los Estados Unidos, Roerich había conocido a Alfred Richard Orage, una figura británica influyente en la política socialista y la cultura modernista, así como editor de The New Age, y su socio, el escritor y novelista británico Herbert George Wells. Roerich finalmente se convirtió en el emisario de Gurdjieff en los Estados Unidos. Es posible que Roerich haya oído hablar por parte de Orage de los viajes anteriores de Gurdjieff a Asia Central, donde había experimentado por primera vez las enseñanzas budistas místicas y había oído hablar de la leyenda de Shambhala en San Petersburgo, durante su participación en la construcción de un templo budista bajo la guía del Lama Dorjieff, un monje nacido en Rusia de la escuela Gelug de budismo tibetano, a veces llamado Tsenyi Khempo. El Lama Dorjieff fue socio de estudio y un estrecho colaborador del 13º Dalai Lama Thubten Gyatso, ministro de su gobierno, y además tuvo un estrecho vínculo diplomático con el Imperio ruso. En 1931, en la ciudad de Nueva York, El escritor norteamericano Achmed Abdulla, pseudónimo de Alexander Nicholayevitch Romanoff, confió a Orage que había conocido a Gurdjieff en el Tíbet, y que él era realmente el Lama Dordjieff. Las expediciones de Nicholas Roerich fueron apoyadas por la Dirección Política Estatal Conjunta (OGPU), la policía secreta de la Unión Soviética de 1922 a 1934. El jefe del «Departamento Especial» de la OGPU, la Cheka, la primera policía secreta soviética, fue un activista político comunista ucraniano, así como revolucionario e investigador paranormal en el Imperio Ruso, Gleb Ivanovich Bokii, ex miembro de la Orden Cabalística de la Rosacruz (OKR+C) de Papus, el “círculo interno” de la Orden Martinista, y devoto de los rituales sexuales tántricos. Bokii había puesto a Aleksandr Barchenko, también ex miembro de Orden Cabalística de la Rosacruz, a cargo de un laboratorio especial dentro del Instituto de Medicina Experimental de Moscú para estudiar hipnosis, telequinesis, visión remota y percepción extrasensorial (ESP), con el objetivo de hacer uso de ellos para fines de inteligencia.

Gleb Ivanovich Bokii también fue miembro de la logia masónica Edinoe Trudovoe Bratstvo (ETB), fundado por Aleksandr Barchenko, cuyo objetivo principal era establecer contacto directo con Shambhala, y que incluía a muchos otros miembros de la policía secreta soviética y agentes dobles británicos. La Edinoe Trudovoe Bratstvo (ETB) duró hasta que Stalin la disolvió a fines de la década de 1930, luego de acusaciones de que sus actividades ocultas eran parte de complots de traición asociados con la inteligencia británica en el Lejano Oriente. Bokii también estaba conectado con el Dr. Piotr Badmaev, un médico y figura política del Imperio Ruso. Era un buriato étnico de Buriatia, localizada en la parte sur-central de Siberia a lo largo de la costa del lago Baikal. Asimismo desempeñó un papel importante en la introducción de la medicina tibetana en la Rusia imperial y también participó activamente en la política a fines del siglo XIX y principios del XX. También era un practicante de la medicina herbal tibetana y era socio del Lama Dordjieff, además del poeta, editor y entusiasta oriental en la Rusia zarista tardía, principe Ukhtomskii, de Nicholas Roerich y del primo de Helena Blavatsky, el ministro de Hacienda del Imperio ruso en el régimen del zar Alejandro III, Sergei de Witte, en la corte de Nicolás II en San Petersburgo, a quien imaginaron como el «Zar Blanco de Shambhala«.  En 1939, el escritor francés Edouard Saby publicó Hitler et les force occultes, en el que presenta a Hitler como un médium, un mago y un iniciado, y también se refiere a la conexión con el Tíbet: “¿No fue Trebitsch-Lincoln, el amigo del tibetano Badmaiev, quién inició a Hitler, al revelarle la doctrina de Ostara, una escuela secreta de la India, donde los lamas enseñan la supremacía de los arios?«. Sin embargo, las expediciones de Roerich al Tíbet curiosamente también fueron apoyadas por el entonces vicepresidente estadounidense Henry Wallace, desde 1941 a 1945, que también era miembro de la Sociedad Teosófica. Según el historiador y crítico social estadounidense Arthur Schlesinger, Jr.: “La búsqueda de Wallace de luz interior lo llevó a extraños profetas. Fue en esta búsqueda que encontró a Nicholas Roerich, un emigrado ruso, pintor y teósofo. Wallace le hizo a Roerich una serie de favores, incluido enviarlo a una expedición a Asia Central, presumiblemente para recolectar pastos resistentes a la sequía”. En una carta a Roerich, Wallace declaró: “La búsqueda, ya sea de la palabra perdida de la Masonería, o del Santo Cáliz, o de las potencialidades de la era venidera, es el objetivo supremamente valioso. Todo lo demás es deber kármico. ¿Pero seguramente todos son un potencial Galahad (caballero de la Mesa Redonda del rey Arturo)? Así que podemos esforzarnos por el Cáliz y la llama sobre él”.

Se sospecha que fue Roerich quien inspiró al vicepresidente estadounidense Henry Wallace para agregar el Gran Sello de los Estados Unidos, diseñado por primera vez en 1782, en el reverso del billete de un dólar, con una pirámide truncada y el símbolo Illuminati del Ojo que todo lo ve. Wallace propuso la idea al presidente Franklin Delano Roosevelt en 1934. Según Wallace, en una carta fechada el 6 de febrero de 1951: «Roosevelt, mientras miraba la reproducción en color del Sello, se sorprendió por primera vez con la representación del ‘Ojo que todo lo ve’, una representación masónica del Gran Arquitecto del Universo. A continuación, quedó impresionado con la idea de que los cimientos para el nuevo orden de las edades se habían establecido en 1776 (1 de mayo de 1776, fundación de los Illuminati), pero se completaría solo bajo la mirada del Gran Arquitecto. Roosevelt, como yo, era masón de grado 32. Sugirió que el Sello se pusiera en el billete de un dólar en lugar de en una moneda«. Con la ayuda de Wallace, Roerich también pudo obtener el apoyo del presidente Franklin Delano Roosevelt para el Pacto de Roerich, un tratado sobre la Protección de Instituciones Artísticas y Científicas y Monumentos Históricos, por el cual Roerich fue nominado para el Premio Nobel. El Pacto de Roerich se firmó en la Casa Blanca en 1935 con la participación de Franklin Delano Roosevelt, que se había convertido en miembro de alto grado del masónico Rito Escocés en 1929 y en 1934, estando en la Casa Blanca. Fue nombrado Gran Maestre Honorario de la Orden de DeMolay de Nueva York, una sociedad discreta fundada por el líder empresarial y comunitario en Kansas City, Frank Sherman «Dad» Land, a partir de principios filosóficos fraternos, iniciáticos y filantrópicos. En 1942, inspirado por la novela Horizontes Perdidos de James Hilton de 1933 , inspirada en la búsqueda de Shambhala por parte de Roerich pero renombrada en la novela como Shangri-la, un lamasterio utópico en las montañas del Tíbet cuyos habitantes disfrutan de la longevidad, Franklin Delano Roosevelt nombró su nuevo refugio en la Montaña Catoctin Park [hoy Camp David], con el mismo nombre. La carrera política de Wallace se vio más tarde afectada negativamente por su asociación con Roerich, quien fue ampliamente denunciado como místico y charlatán, cuando se publicaron cartas en las que se refería a Roerich como «querido gurú«, lo que hundió sus posibilidades cuando se postuló para presidente.

A pesar del hecho de que Hitler afirmó enfrentarse a una nefasta amenaza “judía”, ello básicamente afectó a los judíos de a pié, que sufrieron el Holocausto, mientras que los banqueros judíos acusados de cualquier conspiración real en los Protocolos de Sión quedaron sorprendentemente a salvo. En última instancia, el ascenso del régimen nazi fue parte de un complot diabólico para sacrificar la vida de los judíos que eran observantes de su religión, con las finalidad de generar la condena mundial que se utilizó para justificar el cumplimiento del plan político sionista: la creación del Estado de Israel. Recordad las cartas entre los masones e illuminatti Mazzini y Pike. Efectivamente, la mayoría de las víctimas del Holocausto fueron “judíos ortodoxos”, los considerados enemigos de los sabateanos. Se estima que fueron entre el 50% y el 70% de los que perecieron. Resulta que los banqueros «judíos» fueron los mismos financieros que llevaron a Hitler al poder, todos con claros orígenes y tendencias sabateanas. En el centro de esta “Fraternidad”, como el escritor británico Charles Higham se refirió a ellos, estaba la familia Rockefeller, fundada por John D. Rockefeller, que fue presidente de Standard Oil de Nueva York (más tarde Mobil) y fundador de National City Bank (más tarde Citibank), y socio bancario de Félix Warburg, propietario entonces del banco Kuhn, Loeb & Co. Su hermano William Rockefeller también fue miembro de la notoria sociedad secreta Skull & Bones de Yale. Skull & Bones fue el capítulo estadounidense dominante de las sociedades secretas internacionales de la Hermandad de la Muerte, que incluía la Sociedad Thule, de la que evolucionó el partido nazi. La periodista investigadora, profesora y escritora estadounidense Alexandra Robbins describe a Skull & Bones como «la sociedad secreta más poderosa que Estados Unidos jamás haya conocido«, y que la sociedad ha estado dominada por unas dos docenas de las familias más influyentes del país, incluidos los Bush, los Harriman, los Rockefeller y los Taft, a quienes se anima a casarse entre ellos.

Fue Montagu Norman, banquero británico, muy conocido por su cargo de Gobernador del Banco de Inglaterra entre 1920 y 1944, en coordinación con Hjalmar Schacht, el jefe del Reichsbank alemán, quien financió el surgimiento del régimen nazi de Hitler en nombre de los Rockefeller, los Warburg y los Harriman. El agente de Rothschild y amigo de la familia, el banquero y filántropo norteamericano Jacob Schiff, que dirigió la banca Kuhn, Loeb & Co, financió la compra de Union Pacific, empresa ferroviaria estadounidense dedicada al transporte de mercancías, para el magnate ferroviario estadounidense Edward Henry Harriman, quien jugaría un papel clave en el surgimiento del bolchevismo en Rusia. Edward Henry Harriman fue el padre del estadista, político, hombre de negocios, diplomático estadounidense y miembro de Skull & Bones, William Averell Harriman. En 1919, Averell Harriman fundó WA Harriman & Co con su compañero de Skull & Bones George Herbert Walker, el abuelo de George HW Bush, el primer presidente norteamericano de la saga Bush, que abrió el camino para dirigir el dinero estadounidense a las empresas alemanas. En 1926, George Herbert Walker hizo a su yerno, el miembro de Skull & Bones Prescott Bush, padre del que fue presidente George HW Bush, vicepresidente de WA Harriman & Co. En 1931, WA Harriman & Co se fusionó con Brown Brothers creando el banco de inversión privado Brown Brothers, Harriman & Co, donde más de un tercio de sus socios eran miembros de Skull & Bones. Montagu Norman también fue socio de Brown Brothers, Harriman & Co y amigo cercano de Prescott Bush, que también fue socio mayoritario de Brown Brothers, Harriman & Co. Como explica la periodista investigadora, profesora y escritora estadounidense Alexandra Robbins: “A través de estas empresas, Skull & Bones brindó respaldo financiero a Adolf Hitler porque la sociedad entonces siguió una doctrina nazi, y ahora sigue una doctrina neonazi”. Sin embargo, el gobierno de Estados Unidos investigó tanto a George Herbert Walker como a Prescott Bush y, en virtud de la Ley de Comercio con el Enemigo, incautó todas las acciones de Union Banking Corporation (UBC), incluidas las acciones en poder de Prescott Bush, cuyo imperio había sido operado en nombre de la Alemania nazi y había ayudado en gran medida al esfuerzo de guerra alemán.

El nombre completo del ministro de Economía del Tercer Reich entre 1934 y 1937 era Hjalmar Horace Greely Schacht. Aunque nació en Alemania, pasó parte de su educación temprana en Brooklyn y mantuvo poderosas conexiones con Wall Street. Schacht, junto con Norman, fue uno de los principales actores en el establecimiento del Banco de Pagos Internacionales (BIS). Formado en 1930, el BPI era una organización intergubernamental de bancos centrales que “fomenta la cooperación monetaria y financiera internacional y sirve como banco para los bancos centrales”. En su libro El comercio con el enemigo: el complot nazi estadounidense de dinero 1933-1949, el escritor y poeta inglés Charles Higham documentó el papel en el BIS de Standard Oil de Nueva Jersey, fundada por John D. Rockefeller. Como explica Higham, el propósito ostensible del BIS, establecido bajo el llamado Plan Young, era proporcionar a los Aliados las reparaciones que pagaría Alemania por la Primera Guerra Mundial. Pero “el Banco pronto resultó ser el instrumento de un función opuesta. Iba a ser un embudo de dinero para que los fondos estadounidenses y británicos fluyeran hacia las arcas de Hitler y ayudaran a Hitler a construir su maquinaria de guerra”. Después de que Hitler perdiera una elección popular ante von Hindenburg en 1932, treinta y nueve líderes empresariales, como Alfred Krupp, Carl Friedrich von Siemens, Fritz Thyssen y Robert Bosch, enviaron una petición a von Hindenburg instándole a que Hitler fuera nombrado canciller de Alemania. Este trato para llevar a Hitler al gobierno se resolvió en la casa del banquero barón Kurt von Schroeder el 4 de enero de 1933, donde Schacht y John Foster Dulles, un político estadounidense que fue secretario de Estado bajo el mandato del presidente Dwight D. Eisenhower entre 1953 y 1959, acordaron coordinar todo el comercio entre Alemania y Estados Unidos en un sindicato de 150 empresas creadas por los Harriman. Gustav Krupp von Bohlen und Halbach era el jefe de la familia Krupp, una destacada dinastía alemana de 400 años de antigüedad, famosa por su producción de acero y por la fabricación de municiones y armamento para el ejército alemán. Gustav inicialmente se opuso a Hitler, pero en 1930 Hjalmar Schacht lo convenció de lo contrario y se convirtió en «un súper nazi» casi de la noche a la mañana, mientras que su hijo y heredero Alfred se unió a las SS. En 1943, Adolf Hitler nombró a Alfred Krupp como Ministro de Economía de Guerra. Más tarde ese año, las SS le dieron permiso para emplear a 45.000 civiles rusos en trabajos forzados en sus fábricas de acero, así como a 120.000 prisioneros de guerra en sus minas de carbón.

En una reunión de 1933 en la casa del banquero alemán barón Kurt von Schroeder estaban el hermano de John Foster Dulles, Allen Dulles, con el bufete de abogados de Nueva York Sullivan & Cromwell, que representaba al Banco Schroeder. Allen Dulles, presidente del influyente Council on Foreign Relations (CFR), se convertiría más tarde en el jefe más famoso de la CIA, fundada después de la Segunda Guerra Mundial en sustitución de la Office of Strategic Services (OSS). También en 1933, mientras estaba en Sullivan & Cromwell, Allen Dulles ayudó a Standard Oil a ganar Concesiones de Arabia Saudita con la ayuda del arabista, explorador, consejero, escritor y oficial de inteligencia británico en la Colonial Office (Ministerio de Colonias británico), Harry St John Bridger Philby, quien fingió convertirse al Islam, asumiendo el nombre de “Abdullah”. Según los escritores Mark Aarons y John Loftus, Allen Dulles y Philby, junto con Ibn Saud, primer rey de Arabia Saudita desde el 22 de septiembre de 1932 hasta su muerte: “fueron la fuente secreta de petróleo, riqueza e influencia internacional que funcionó tras bambalinas para poner a Hitler en el escenario mundial”. También fue Allen Dulles, que trabajaba en Constantinopla, quien descubrió “la fuente” proporcionada a The Times en 1921 que se utilizó para supuestamente probar que los Protocolos de Sión eran una falsificación. Como socios en la firma de Sullivan & Cromwell, Allen y John Foster Dulles también representaron a la gigante empresa química alemana IG Farben, que era fundamental para el esfuerzo bélico alemán. IG Farben también fue una agencia nazi para el espionaje económico y militar en todo el mundo y una punta de lanza del programa de guerra psicológica y económica nazi. IG Farben también produjo en última instancia el gas Zyklon B utilizado en los campos de exterminio nazis. IG Farben y Standard Oil of New Jersey de Rockefeller eran realmente una única empresa, habiendo acordado numerosos acuerdos de cártel. Hasta 1937, estuvo dirigida por los socios de Rockefeller, los Warburg. A partir de 1933, Max Warburg también sirvió directamente bajo Hjalmar Schacht en el directorio del Reichsbank bajo el régimen nazi, antes de emigrar a los Estados Unidos en 1938. Hubo más de dos mil acuerdos de cártel entre IG Farben y diversas empresas extranjeras, incluida Standard Oil of New Jersey, DuPontAlcoaDow Chemical y otras en Estados Unidos.

Antes del final de la guerra, los nazis, reconociendo la inevitabilidad de su derrota inminente, desarrollaron un plan de contingencia mediante el cual podrían reorganizarse y continuar con sus proyectos políticos más allá de su derrota ante los Aliados en 1945. Después de ser condenado a muerte por crímenes de guerra en 1946, el principal filósofo de la ariosofía nazi e ideólogo principal del nazismo, Alfred Rosenberg, declaró: “Dentro de quince años se empezará a hablar de nosotros nuevamente, y dentro de veinte años el nazismo volverá a ser una fuerza”. En otras palabras, los nazis se estaban preparando para un Cuarto Reich. Como descubrió más tarde la contrainteligencia del ejército estadounidense, el 10 de agosto de 1944 se celebró una reunión en el Hotel Maison Rouge de Estrasburgo en el más absoluto secreto, en la que estaban presentes los intereses industriales, políticos y comerciales más poderosos del régimen nazi. La reunión fue la culminación de un año de preparación por parte de Martin Bormann, secretario privado de Adolf Hitler para controlar el flujo de información y el acceso a Hitler, acumulando un inmenso poder dentro del Tercer Reich. El presidente de la conferencia, el Dr. Scheid, quien ocupó uno de los rangos más altos de las SS, declaró: «Alemania ya ha perdido la batalla por Francia. En adelante, la industria alemana debe prepararse para la campaña económica que seguirá al final de la guerra. Todos los industriales deben fortalecer sus contactos y empresas en el extranjero, cada uno por su cuenta y sin llamar la atención. Y eso no es todo. Debemos estar preparados para financiar al partido nazi, que será llevado a la clandestinidad durante algún tiempo«. Hjalmar Schacht trabajó en estrecha colaboración con Martin Bormann y el yerno de Schacht, el coronel austríaco de las Waffen-SS, Otto Skorzeny, en el transporte de los activos nazis a un lugar seguro en el exterior y en la creación de la red ODESSA, una red de colaboración secreta desarrollada por grupos nazis para ayudar a escapar a miembros de la SS desde Alemania a otros países donde estuviesen a salvo, particularmente a Sudamérica. Skorzeny fue uno de los muchos ex nazis destacados que fueron contratados por Estados Unidos para continuar con su trabajo sucio después de la Segunda Guerra Mundial. Otro fue Reinhard Gehlen, el oficial de inteligencia militar de mayor rango en el frente oriental, quien después del final de la guerra estableció la «Organización Gehlen«, que luego funcionó dentro de la OSS y más tarde en la CIA. Gehlen seleccionó a 350 ex agentes de inteligencia alemanes para que se unieran a él, un número que eventualmente creció a 4000 agentes ex-nazis encubiertos. La OSS, antecesora de la CIA, según John Coleman, fue una creación de la sociedad masónica británica «La Mesa Redonda».

El 11 de julio de 1941, el abogado, oficial de inteligencia y diplomático estadounidense William Joseph Donovan fue nombrado Coordinador de Información (COI) y organizó su sede en Nueva York en el Rockefeller Center y le pidió a Allen Dulles que la dirigiera. Las oficinas de las que se hizo cargo Allen Dulles habían sido la ubicación de las operaciones del MI6 británico, la agencia de inteligencia exterior del Reino Unido. En 1942, el COI se convirtió en la Oficina de Servicios Estratégicos (OSS). La CIA se creó en 1947, y en 1952 Allen Dulles se convirtió en el primer director civil de la Central de Inteligencia y el director con más años de servicio hasta la fecha. Como explicó el escritor, académico y activista político estadounidense Carl Preston Oglesby, si bien se supone popularmente que los nazis sufrieron una derrota, “por el contrario, la evidencia a partir de 1990 es que el nazismo no se rindió incondicionalmente y desapareció, sino que logró una victoria limitada pero crucial sobre los Aliados, una victoria no menos significativa por haber sido mantenida en secreto para todos, excepto para los pocos estadounidenses que estuvieron directamente involucrados”. El hecho es que la Gehlen Org, la organización creada por el mayor general en la Wehrmacht alemana durante la Segunda Guerra Mundial, con el puesto de jefe de contra-inteligencia en el Frente Orienta, Reinhard Gehlen, evolucionó hasta convertirse en el Bundesnachrichtendienst (BND), el servicio de inteligencia exterior de Alemania Occidental. Ello parece representar la culminación del plan nazi para recuperar el poder en una Alemania derrotada. Muchos ex nazis recibieron el apoyo en las urnas. El Dr. Gerhard Schroeder, quien sirvió con Hjalmar Schacht durante el Tercer Reich, se convirtió en Ministro del Interior en el gobierno de Bonn y fue miembro del partido Unión Demócrata Cristiana (CDU), el partido de Angela Merkel. Hans Globke, que había trabajado para el infame Adolf Eichmann en el departamento de Asuntos Judíos y ayudó a redactar las leyes de Nuremberg de 1935, una serie de leyes de carácter racista y antisemita en las que se afirmaba que nadie que fuera judío podía tener los mismos derechos que un ario y mucho menos ser considerado alemán, se convirtió en asesor de seguridad nacional del canciller Konrad Adenauer en la década de 1960 y fue, según The Guardian, “el enlace principal con la CIA y la OTAN”. Kurt-Georg Kiesinger, nazi desde 1933, fue elegido canciller de Alemania Occidental en 1968 y muchos otros ex nazis continuaron ejerciendo una gran influencia en el gobierno de Alemania Occidental.

El que fue ministro de Economía del Tercer Reich entre 1934 y 1937, Hjalmar Schacht, también fue el primer miembro de la Unión Paneuropea Internacional (PEU) encabezada por el político y geopolítico austriaco conde Richard Coudenhove-Kalergi, que cofundó con el archiduque Otto von Habsburg. La Unión Paneuropea Internacional tiene a gala ser el movimiento de unificación europeo más antiguo y es también conocido como el Movimiento Paneuropeo y el Movimiento Pan-Europa. Comienza con la publicación del manifiesto Paneuropeo por el conde Richard Coudenhove-Kalergi en 1923, que presentó la idea de un Estado europeo unificado. La meta indicada de la organización es la unidad de una Europa cristiana, libre de «nihilismo, ateísmo y el inmoral consumismo». Es independiente de todos los partidos políticos, pero ha colocado principios que atraen a políticos, partidos e instituciones. La Unión Paneuropea Internacional tiene cuatro principios básicos: liberalismo, cristianismo, responsabilidad social y proeuropeísmo. Algunos de sus miembros famosos fueron el famoso científico Albert Einstein, el escritor alemán Thomas Mann, el novelista, dramaturgo y poeta austro-checo Franz Werfel, el diplomático y escritor español Salvador de Madariaga, el político francés y primer ministro durante la Tercera República Francesa, Aristide Briand, el político alemán y primer canciller de la Alemania Occidental, Konrad Adenauer, el político alemán y ministro presidente del estado federado de Baviera, Franz Josef Strauß, el político austriaco y canciller de Austria de 1970 a 1983, Bruno Kreisky, y el ex presidente de Francia, Georges Pompidou. Fue prohibida por los nazis alemanes en 1933 y refundada tras la Segunda Guerra Mundial. Otto von Habsburg, entonces cabeza de la dinastía Habsburgo, se convirtió en el Presidente Honorífico de la Unión Paneuropea Internacional después de la muerte de Coudenhove en 1973. El último presidente de la Unión Paneuropea Internacional es, desde 2004, Alain Terrenoire, director de la Unión Paneuropea en Francia. El conde Richard Nikolaus von Coudenhove-Kalergi fue un político y filósofo austriaco y pionero de la integración europea, como cabeza secreta de un grupo sinarquista cuyo objetivo era crear una Europa unida. La creación de una Europa unida fue central en la visión del esoterista francés Alexandre Saint-Yves d’Alveydre, el fundador del sinarquismo, un llamamiento para el cual aparece en la primera página de su primer libro sobre la sinarquía, Keys to the East. Recordamos que sinarquía es el sistema político en el que el poder es ejercido por una élite. La necesidad de que Europa se una en un solo estado sinarquista, nos dice Saint Yves d’Alveydre, está impulsada por el surgimiento del Islam como potencia mundial, que amenaza a un Occidente débil, fragmentado y materialista.

Influenciado por ideas tomadas del Martinismo y la República de Platón, Saint-Yves d’Alveydre imaginó una Europa federal con un gobierno corporativista, compuesto por tres consejos que representaban el poder económico, el poder judicial y la comunidad científica, cuya cámara metafísica unía toda la estructura. Como parte de este concepto de gobierno, Saint-Yves d’Alveydre atribuyó un papel importante a las sociedades secretas ocultistas, que están compuestas por oráculos y que asesoran al gobierno entre bastidores. Vio que los rosacruces habían cumplido este papel en la Europa medieval, y estuvo involucrado con varios grupos masónicos y otros que afirmaban descender de los Caballeros Templarios. Después de la Segunda Guerra Mundial se produjo un cisma en la Orden Martinista por su participación en la política. El grupo disidente se convirtió en el Movimiento del Imperio Sinárquico (MSE) en 1930, con el objetivo de abolir el parlamentarismo y reemplazarlo por la sinarquía. El Movimiento del Imperio Sinárquico (MSE) estaba encabezado por Vivien Postel du Mas y Jeanne Canudo, recordada como una enérgica defensora de la unidad europea. Postel du Mas era miembro de Les Veilleurs (los Vigilantes), fundado por el ocultista francés, estudiante de egiptología y geometría sagrada, René Adolphe Schwaller de Lubicz. De hecho Schwaller de Lubicz fue el fundador en 1919, junto a otros miembros de la Sociedad Teosófica, del grupo esotérico de derechas francés Affranchis, que publicó la revista L’Affranchi-HiérarchieFraternité, Liberté, una revista mensual de arte y filosofía, que proponía una renovación espiritual y social dentro del marco de una filosofía política y mística. Su presidente fue el poeta, dramaturgo y periodista francés René Bruyez. El 23 de julio de 1919 el grupo se disolvió y fue sustituido por otro, Les Veilleurs (Los Vigilantes), al cual presuntamente perteneció el joven Rudolf Hess, según el historiador Pierre Mariel. Su uniforme consistía en una camisa oscura, botas altas y pantalones de equitación, semejante al de la Sturmabteilung o SA, que funcionaron como una organización voluntaria tipo milicia vinculada al NSDAP, el Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán, el Partido NaziLes Veilleurs redactaron su manifiesto en diciembre de 1919, una visión política, mediante una serie de cartas llamadas «Apelaciones» y firmadas por sus miembros. La carta firmada por «Aor» estaba dirigida «A los Judíos«, y les aconsejaba «volver a casa«. El primer número de su revista, Veilleur, contenía un artículo antisemita anónimo aparecido previamente en una revista masónica de 1898. El escritor y traductor André Van den Broeck, en su memoria y biografía de Schwaller de Lubicz, le describe como antisemita, y el compositor, musicólogo y traductor británico  Joscelyn Godwin comenta que «Schwaller de Lubicz no fue lo suficientemente vengativo como para persistir en el curso de acción seguida por Hess y Hitler, pero tampoco fue suficientemente humano, al parecer, como para lamentar su contribución a las corrientes del tiempo«.

En su biografía de Schwaller de Lubicz, La Vie et l’oeuvre de Rene Schwaller de Lubicz, el escritor francés Erik Sable escribe, «Las conexiones Nazis de De Lubicz, que algunos supuestamente sostienen son fingidas, espurias, infundadas y totalmente sin mérito; que solo exponen la naturaleza superficial de aquellos autores que sucumbieron a la Historia del vencedor«. Téngase en cuenta, en este contexto, que en sus escrituras, Schwaller de Lubicz a menudo se refiere a los libros de Moisés en el mismo tono que con la filosofía teocrática egipcia, como contenido de principios esotéricos universales. De Lubicz también fue estudiante de Teosofía y de la sinarquía de Saint-Yves d’Alveydre. A pesar de haber nacido de madre judía, De Lubicz, junto con otros miembros de la Sociedad Teosófica, se separó para formar una organización ocultista de derechas y antisemita a la que llamó, tal como ya hemos dicho, Les Veilleurs (los Vigilantes). Un testigo importante del sinarquismo de Jeanne Canudo fue el editor parisino Maurice Girodias (en realidad Maurice Kahane), quien describió a Jeanne Canudo como el “cerebro oculto detrás de los partidos radical y socialista, una aventurera militante de la masonería femenina y la causa de las mujeres en general”. Maurice Kahane nació en París, hijo de padre judío y madre católica. El padre de Maurice fue Jack Kahane, quien fundó Obelisk Press, que publicó la novela de Henry Miller de 1934, Trópico de cáncer , que tenía pasajes sexuales explícitos y, por lo tanto, no podía publicarse en los Estados Unidos. Obelisk Press también publicó Winter of Artifice de la escritora francesa Anaïs Nin (1939) y Haveth Childers Everywhere y Pomes Penyeach del escritor irlandés James Joyce (1932). Maurice se hizo cargo de la empresa, pero luego la abandonó para fundar Olympia Press, que publicaba literatura erótica, así como obras del escritor estadounidense Henry Miller, del dramaturgo, novelista y poeta irlandés Samuel Beckett, así como Naked Lunch del escritor estadounidense William S. Burroughs .

Maurice Girodias (en realidad Maurice Kahane) se sintió intrigado por primera vez cuando se unió a la Sociedad Teosófica en París en 1935, donde escuchó conferencias en las que Vivien Postel du Mas y Jeanne Canudo dirigieron un grupo vestidos como caballeros templarios con capas rojas y botas de montar. Maurice Kahane dijo sobre aquellas conferencias: “Vi a sus pies hombres de ciencia, directores de empresas y banqueros”. A Maurice Kahane se le dijo que eran “teósofos cismáticos con intenciones políticas, y están vinculados al conde Coudenhove-Kalergi, quien es un campeón de los Estados Unidos de Europa. Su objetivo es lanzar un partido político paneuropeo e instituir en todo el mundo, comenzando por Europa, una sociedad obediente a una idea espiritualista”. El Conde Coudenhove-Kalergi también fue miembro de Les Veilleurs de Rene Schwaller de Lubicz. En Synarchy and Power, publicado en 1968, los escritores André Ulmann y Henri Azeau entrevistaron a uno de los miembros del Movimiento del Imperio Sinárquico (MSE), quien afirmó que había “inspirado la acción de Coudenhove-Kalergi y su paneuropeismo”. En una conversación con Maurice Kahane, Vivien Postel du Mas nombró a Coudenhove-Kalergi como uno de los dos principales promotores de sus planes y los de Jeanne Canudo. Los Estados Generales de la Juventud Europea de Jeanne Canudo fueron posibles en gran parte gracias a su respaldo. El padre del conde Coudenhove-Kalergi también era amigo cercano del periodista, dramaturgo, activista político y escritor austrohúngaro de origen judío, Theordor Herzl, fundador del sionismo. El conde Coudenhove-Kalergi escribe en sus Memorias: «A principios de 1924 recibimos una llamada del barón Louis de Rothschild; uno de sus amigos, Max Warburg de Hamburgo, había leído mi libro y quería conocernos. Para mi gran sorpresa, Warburg nos ofreció espontáneamente 60.000 marcos de oro para sacar adelante el movimiento durante sus primeros tres años. Max Warburg, quien fue uno de los hombres más distinguidos y sabios con los que he tenido contacto, tenía una principio de financiación de estos movimientos. Permaneció sinceramente interesado en Pan-Europa durante toda su vida. Max Warburg organizó su viaje de 1925 a los Estados Unidos para presentarme a su hermano Paul Warburg y al financiero Bernard Baruch«.

Imagen 6

En su convención de fundación en Viena en 1922 y a la que asistieron más de 6000 delegados, el Tratado de la Unión Europea de Pagos (UEP) pidió la disolución de todos los estados-nación de Europa Occidental y la creación de un solo estado europeo, siguiendo el modelo de los imperios romano y napoleónico. De manera reveladora, el telón de fondo detrás del podio estaba adornado con retratos de Napoleón, Mazzini y Nietzsche. El movimiento del conde Coudenhove-Kalergi celebró su primer Congreso en Viena en 1926. En 1927, Aristide Briand, quien sirvió once mandatos como Primer Ministro de Francia durante la Tercera República Francesa, fue elegido presidente honorario. Las personalidades que asistieron incluyeron a Albert Einstein, Thomas Mann, Sigmund Freud, Konrad Adenauer y Georges Pompidou. Durante la guerra, el conde Coudenhove-Kalergi había continuado con su llamado a la unificación de Europa a lo largo del eje París-Londres, actividades que sirvieron como base en la vida real del héroe ficticio de la Resistencia contra los alemanes, Victor Laszlo, en la película Casablanca. Su llamado a la unificación de Europa contó con el apoyo de Allen Dulles, “Wild Bill” Donovan, fundador de la OSS, y Winston Churchill, quienes comenzaron a promover la unidad europea a partir de 1930 y presidieron el Congreso de Europa. Churchill escribió un prólogo al libro del conde Coudenhove-Kalergi, Una idea conquista el mundo. La Unión Europea comenzó con la fundación del Movimiento Europeo por el asesor en asuntos internacionales y lobista de origen judío-polaco Joseph Retinger, quien también fue uno de los miembros fundadores del Grupo Bilderberg, que fue financiado por la CIA. En 1946, Retinger ayudó a crear la Liga Europea para la Cooperación Económica (ELEC), dedicada al establecimiento de un mercado común, el precursor de la Unión Europea. Luego, Retinger fue llevado a Estados Unidos por Averell Harriman, entonces embajador de Estados Unidos en Inglaterra, para asegurar el apoyo a la Liga Europea para la Cooperación Económica (ELEC). Retinger también visitó a David y Nelson Rockefeller, John Foster Dulles y luego al entonces director de la CIA, Walter Bedell Smith.

A la Liga Europea para la Cooperación Económica (ELEC) pronto se unieron el presidente de Francia, Giscard d’Estaing, y el destacado banquero alemán y asesor del canciller Adenauer, Hermann Abs, una figura clave en la búsqueda de la preservación del poder nazi después de la guerra. Abs se unió a la junta del Deutsche Bank durante el ascenso de los nazis y también formó parte de la junta de supervisión de la empresa química IG Farben. Fue Hermann Abs quien estuvo a cargo de asignar el Plan Marshall a la industria alemana y en 1948 estaba administrando efectivamente la recuperación económica de Alemania. Según el escritor e historiador británico Dr. Michael Pinto-Duschinsky, asesor de ex trabajadores esclavos judíos, “la continuidad de la economía de Alemania y las economías de la Europa de la posguerra es sorprendente. Algunas de las principales figuras de la economía nazi se convirtieron en los principales constructores de la Unión Europea”. En mayo de 1948, el Congreso de Europa se había reunido en La Haya, organizado por el Comité Internacional de los Movimientos para la Unidad Europea, para discutir ideas sobre el desarrollo de la Unión Europea. Como resultado, el Movimiento Europeo se creó formalmente en octubre de 1948. Retinger se convertiría más tarde en Secretario General Honorario del Movimiento Europeo, que actuó como plataforma para la coordinación de organizaciones que promovían una Europa federal, incluida la Liga Europea para la Cooperación Económica (ELEC). En 1947, el conde Coudenhove-Kalergi había creado la Unión Parlamentaria Europea (EPU), que desempeñó un papel destacado en el Congreso. Otras figuras políticas importantes tuvieron un papel activo en el congreso, como el presidente de la República Francesa desde 1981 hasta 1995, François Mitterrand, y el que fue primer canciller de la Alemania Occidental, Konrad Adenauer, quien se había convertido en un devoto seguidor de la Unión Parlamentaria Europea (EPU). Posteriormente, la EPU se fusionó con el Movimiento Europeo y el conde Coudenhove-Kalergi fue elegido presidente honorario en 1952. En 1949, Retinger formó el Comité Estadounidense para una Europa Unida (ACUE) junto con el futuro director de la CIA, Allen Dulles, el entonces director del Council on Foreign Relations (CFR) y miembro del Club Bilderberg, George Franklin, el escritor, periodista y agente de la CIA, Tom Braden, y el abogado, oficial de inteligencia en la OSS y diplomático estadounidense William Donovan. Según Retinguer: “Más tarde, siempre que necesitábamos ayuda para el Movimiento Europeo, Dulles estaba entre los estadounidenses que más nos ayudaban”. Según el editor del Daily Telegraph, Ambrose Evans-Pritchard, que informó de documentos desclasificados por el gobierno estadounidense: “Los líderes del Movimiento Europeo —Retinger, el visionario Robert Schuman y el ex primer ministro belga Henri Spaak— fueron tratados como mano de obra por sus patrocinadores estadounidenses. El papel de Estados Unidos se manejó como una operación encubierta. La financiación de ACUE (Comité Estadounidense para una Europa Unida) provino de las fundaciones Ford y Rockefeller, así como de grupos empresariales con estrechos vínculos con el gobierno de los Estados Unidos».

Los esfuerzos del Ministro de Relaciones Exteriores de Francia, Robert Schuman, llevaron al Tratado de Roma, que estableció la Comunidad Económica Europea (CEE), de la cual la Unión Europea tiene sus orígenes. Robert Schuman se convirtió en el primer presidente del Parlamento Europeo en 1958. Pero fue el político, hombre de negocios y banquero de inversiones francés Jean Monnet quien se convirtió en presidente del nuevo organismo, llamado Alta Autoridad y quien fue la principal influencia detrás del movimiento. Monnet era en ese momento el empresario y economista más influyente de la Europa de la posguerra. En 1936, Vivien Postel du Mas le dijo a Maurice Girodias (en realidad Maurice Kahane) que, junto con el conde Coudenhove-Kalergi, Monnet era un promotor influyente de la agenda sinarquista. Otros de los informantes del Movimiento del Imperio Sinárquico (MSE), los escritores André Ulmann y Henri Azeau, en Synarchy and Power describieron a Monnet como un «verdadero sinarca, cuya pertenencia al movimiento nunca estuvo en duda para los verdaderos iniciados«. En 1955, el conde Coudenhove-Kalergi propuso la Oda a la Alegría de Beethoven como música para el Himno Europeo, sugerencia que el Consejo de Europa retomó dieciséis años después. El conde Coudenhove-Kalergi participó activamente en el diseño del logotipo de la UE, que contiene doce estrellas. El número de estrellas no tiene nada que ver con el número de países miembros, sino con su significado oculto, que representa a los doce dioses del Olimpo, las doce tribus de Israel, los doce apóstoles, los doce signos del zodíaco, etc. El conde Coudenhove-Kalergi también estaba afiliado a la Sociedad Mont Pelerin, que puede englobarse dentro de los grupos conocidos muy posteriormente a su creación como think tanks. La Sociedad Mont Pelerin renombró la filosofía económica corporativista fascista como “neoliberalismo”, que hoy se disfraza de conservadurismo y está haciendo estragos en el mundo en nombre de la privatización y las medidas de austeridad. El término “neoliberalismo” fue definido como “la prioridad del mecanismo de precios, la libre empresa, el sistema de competencia y un Estado fuerte e imparcial”. La primera forma de neoliberalismo, el neoliberalismo clásico, proviene del liberalismo clásico y fue creada principalmente en el período entre las grandes guerras en Austria por diversos economistas, incluidos el economista, jurista y filósofo austriaco, ganador del Premio Nobel de Economía en 1974, Friedrich Hayek, y el economista austriaco de origen judío, historiador, filósofo y escritor liberal clásico Ludwig von Mises. Estaban preocupados por la erosión de la libertad por parte de los gobiernos socialistas y fascistas en Europa en ese momento y trataron de reafirmar el caso de la «libertad» que se convirtió en la base del neoliberalismo.

En 1947, Friedrich Hayek invitó a 36 académicos, en su mayoría economistas, a reunirse en el pueblo suizo de Mont Pelerin para discutir el estado y el posible destino del liberalismo clásico. Los invitados incluyeron al economista estadounidense de la Universidad de Chicago, Henry Calvert Simons, quien luego entrenaría al economista, estadístico y académico estadounidense de origen judío, ganador del Premio Nobel de Economía de 1976 y una de las principales figuras y referentes del liberalismo, Milton Friedman, uno de los fundadores de la Escuela de Economía de Chicago, financiada por los Rockefeller. Entre los invitados también estaba el ex socialista fabiano estadounidense e influyente miembro de la Mesa Redonda, Walter Lippmann, el líder de la Sociedad Aristotélica de Viena, Karl Popper, el también economista de la Escuela Austriaca, Ludwig von Mises, Sir John Clapham, un alto funcionario del Banco de Inglaterra que entre 1940 y 1946 fue presidente de la Sociedad Real Británica, y Otto von Habsburg, heredero del trono austrohúngaro y cofundador de la Unión Paneuropea Internacional (PEU) con el conde Coudenhove-Kalergi. Friedrich Hayek quería discutir cómo combatir la supremacía estatal y la planificación marxista o keynesiana que se extendía por todo el mundo. La economía keynesiana se desarrolló a partir del pensamiento de John Maynard Keynes, miembro del Círculo de Bloomsbury, grupo que designaba a un conjunto de intelectuales británicos que durante el primer tercio del siglo XX destacaron en el terreno literario, artístico o social, y que también fue miembro de los Apóstoles de Cambridge, una sociedad secreta de la élite intelectual de la Universidad de Cambridge. John Maynard Keynes es considerado uno de los fundadores de la macroeconomía moderna y el economista más influyente del siglo XX. Además de economista, Keynes también fue director de la Sociedad Eugenesia Británica y director del Banco de Inglaterra. En la década de 1930, Keynes encabezó una revolución en el pensamiento económico, anulando las antiguas ideas de la economía neoclásica que sostenían que los mercados libres, a corto y medio plazo, proporcionarían automáticamente el pleno empleo. Los economistas keynesianos a menudo argumentan que las decisiones del sector privado a veces conducen a resultados macroeconómicos ineficientes, que requieren una intervención activa del gobierno y, en particular, acciones de política monetaria por parte del banco central para estabilizar la producción durante el ciclo económico. En 1999, la revista Time incluyó a Keynes en su lista de las 100 personas más importantes e influyentes del siglo XX, comentando que: “Su idea radical de que los gobiernos deberían gastar dinero que no tienen puede haber salvado al capitalismo”.

Después de la Segunda Guerra Mundial, debido a los excesos del fascismo, la derecha había quedado desacreditada en gran medida y el comunismo estaba ganando una gran popularidad en la Europa occidental. Muchos consideraron la nacionalización de industrias como una decisión acertada. Sin embargo, Friedrich Hayek se apropió del vehemente rechazo del fascismo y la popularidad del comunismo en el ámbito de la filosofía económica, al equiparar cualquier grado de interferencia del gobierno en los mercados libres con el totalitarismo. Por lo tanto, Hayek articuló la base del pensamiento neoliberal, que repudió todas las formas de participación del gobierno en los asuntos económicos, llamando a la libre empresa absoluta, la desregulación de la industria y la eliminación de los programas sociales. Así, la Sociedad Mont Pelerin fue fundada por Milton Friedman y Friedrich Hayek para coordinar la creación de una red internacional de think-tanks y fundaciones, para difundir su filosofía de avaricia corporativa. Milton Friedman ha sido aclamado como el economista más influyente de la segunda mitad del siglo XX. Pero sus críticos le atribuyen haber traído el desastre económico a Chile, Israel, Estados Unidos y otros países con sus teorías “monetaristas”. Fue en la Universidad de Chicago, financiada por los Rockefeller, donde Milton Friedman ayudó a construir una comunidad intelectual que produjo varios ganadores del Premio Nobel, conocida colectivamente como la Escuela de Economía de Chicago. La economía neoliberal se convirtió entonces en un medio a través de la cual Estados Unidos expandió sus ambiciones imperiales. Al afirmar que se oponía al “comunismo”, Estados Unidos impuso su antítesis hegeliana, el neoliberalismo, que abrió a las naciones extranjeras a la explotación por parte de las corporaciones estadounidenses. Como revela el economista y escritor estadounidense John Perkins en su libro Confessions of an Economic Hitman (Confesiones de un sicario económico), los préstamos otorgados por el Banco Mundial y el FMI están coordinados para que las naciones prestatarias puedan “desarrollar” sus países mediante la contratación de firmas de ingeniería estadounidenses, como Bechtel Corporation, la mayor compañía dedicada a la ingeniería de los Estados Unidos, y Halliburton, corporación estadounidense dedicada a la prestación de servicios en los yacimientos petroleros. Luego, para asegurar el pago de estas deudas a la luz de la creciente pobreza que infligen, se imponen políticas neoliberales para reducir los gastos gubernamentales, para desalentar la nacionalización estatal de industrias, y se desregula la industria para abrir aún más estos países a las actividades rapaces de grandes corporaciones.

El cerebro del proyecto MK-Ultra fue el escritor y filósofo británico Aldous Huxley, conocido por ser autor de Un mundo feliz, miembro de una reconocida familia de intelectuales, quienes desde el principio han sido los principales promotores que impulsaron la aceptación de la teoría oculta de la evolución y, en última instancia, el transhumanismo. El proyecto MK Ultra, también conocido en ocasiones como programa de control mental de la CIA, es el nombre en clave dado a un programa secreto e ilegal diseñado y ejecutado por la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos (CIA) para la experimentación en seres humanos, sin su debido consentimiento. Estos ensayos en humanos estaban destinados a identificar y desarrollar nuevas sustancias y procedimientos para utilizarlos en interrogatorios y torturas, con el fin de debilitar al individuo y forzarlo a confesar a partir de técnicas de control mental. Fue organizado por la División de Inteligencia Científica de la CIA en coordinación con el Cuerpo Químico de la Dirección de Operaciones Especiales del Ejército de Estados Unidos. El programa se inició en la década de 1950, oficialmente sancionado en 1953, y no fue hasta 1964 cuando empezó a reducir paulatinamente sus actividades, reduciéndolas aún más en 1967 y descontinuado oficialmente en 1973, aunque todo indica que continuó de manera secreta. El programa estuvo dedicado a muchas actividades ilegales, en particular al uso de ciudadanos estadounidenses y canadienses como sujetos de prueba en contra de su voluntad, lo que llevó a cuestionar su legitimidad. MK Ultra utilizó diversas metodologías para manipular el estado mental de los sujetos de prueba, como la terapia de shock, la alteración de sus funciones cerebrales con la administración de drogas como LSD y otros productos químicos, la hipnosis, la privación sensorial, el aislamiento, diversas formas de tortura, y abusos verbales y sexuales. La «cultura oculta» del transhumanismo es la consecuencia moderna de una tradición clandestina, que se ha manifestado en la cultura popular como ciencia ficción, revistas pulp y cómics. Como lo demuestra el artista, escritor y blogger de cómics estadounidense Christopher Knowles en Our Gods Wear Spandex: The Secret History of Comic Book Heroes, estas tendencias literarias tienen su origen en las influencias ocultistas de Edward Bulwer-Lytton y Helena Blavatsky, así como otros escritores de orientación ocultista como Edgar Allan Poe, Arthur Conan Doyle y Bram Stoker, autor de Drácula y miembro de la Golden Dawn.

La novela The Coming Race de Bulwer-Lytton, sobre una raza subterránea con tecnología avanzada, que contribuyó al nacimiento del género de ciencia ficción, anticipó el trabajo del escritor y novelista británico Herbert George Wells, autor de La guerra de los mundos (1898), y Aldous Huxley. HG Wells es mejor recordado por sus novelas de ciencia ficción y, a veces, se le llama el padre de la ciencia ficción, aunque se hace lo mismo con Jules Verne y el pionero escritor de ciencia ficción y en nuevas tecnologías Hugo Gernsback. El ideal político más consistente de HG Wells fue el Estado Mundial. Afirmó en su autobiografía que a partir de 1900 consideró inevitable un Estado mundial. Imaginó que este estado sería una sociedad planificada que haría avanzar la ciencia, terminaría con el nacionalismo y permitiría que las personas progresaran por mérito en lugar de por nacimiento. El libro de Wells de 1928 The Open Conspiracy argumentó que los grupos de activistas deberían comenzar a abogar por una «mancomunidad mundial«, gobernada por una élite científica que trabajaría para eliminar problemas como la pobreza y la guerra. En 1932 les dijo a los jóvenes liberales de la Universidad de Oxford que los líderes progresistas debían convertirse nada menos que en fascistas liberales o nazis ilustrados que “competirían en su entusiasmo y abnegación” contra los defensores de la dictadura. En 1940, Wells publicó un libro llamado El Nuevo Orden Mundial que describía su plan sobre cómo se establecería el Gobierno Mundial. Wells admitió que el establecimiento de tal gobierno podría llevar mucho tiempo y se crearía de manera gradual. Aldous Huxley, quien fue el equivalente de Edward Bulwer-Lytton en cuanto a su influencia oculta en el siglo XX, fue el protegido de HG Wells junto con el escritor George Orwell, autor de la novela 1984. Bajo la tutela de Wells, Aldous Huxley conoció por primera vez al influyente ocultista, místico, alquimista, escritor, poeta y mago ceremonial inglés Aleister Crowley. Aldous Huxley también expresó su interés en la Teosofía al señalar que, a pesar de sus errores, era «una religión bastante buena» y que «un poco de teosofía juiciosa parece en general algo excelente«. Después de estudiar en el Balliol College, en la Universidad de Oxford, Aldous Huxley enseñó francés en la Universidad de Eton, donde George Orwell y el historiador británico especializado en la Edad Media James Cochran Stevenson Runciman estaban entre sus alumnos. Durante la Primera Guerra Mundial, Aldous Huxley pasó un tiempo en el Círculo de Bloomsbury, un grupo de intelectuales británicos que durante el primer tercio del siglo XX destacaron en el terreno literario, artístico o social, que incluía al filósofo, matemático, lógico y escritor británico Bertrand Russell, al matemático y filósofo inglés Alfred North Whitehead y al crítico de arte británico Clive Bell.

En 1932 Aldous Huxley escribió su novela más famosa, Un mundo feliz. En la novela, Aldous Huxley reconoció la influencia de Erewhon, una novela ambientada en un país ficticio descubierto y explorado por el protagonista, del escritor, compositor y filólogo inglés Samuel Butler (1835-1902), miembro del X Club que también fue muy admirado por el dramaturgo, crítico, escritor y polemista irlandés George Bernard Shaw y el novelista, ensayista y libretista británico Edward Morgan Forster. En su libro Darwin entre las máquinas, Samuel Butler combinó el aparente rápido progreso tecnológico de la Revolución Industrial con la teoría de la evolución de las especies de Darwin. Según Butler, la evolución tecnológica de las máquinas continuará inevitablemente hasta el punto en que eventualmente las máquinas reemplazarán a los hombres por completo, que es una de las principales ideas del transhumanismo. En Erewhon, Samuel Butler presentó una versión temprana de la Singularidad, la noción de que las máquinas pueden llegar a ser más inteligentes que los humanos, afirmando: “…que las máquinas estaban finalmente destinadas a suplantar a la raza humana y a convertirse en instintos con una vitalidad tan diferente y superior a la de los animales, como animal a vida vegetal”. La singularidad tecnológica es el advenimiento hipotético de la «inteligencia artificial fuerte». La singularidad tecnológica implica que un equipo de cómputo, red informática o un robot podrían ser capaces de automejorarse recursivamente, o en el diseño y construcción de computadoras, o en robots mejores que él mismo. Se dice que las repeticiones de este ciclo probablemente darían lugar a un efecto fuera de control —una explosión de inteligencia— donde las máquinas inteligentes podrían diseñar generaciones de máquinas sucesivamente más potentes. En este caso la creación de inteligencia sería muy superior al control y la capacidad intelectual humana. Aldous Huxley también era amigo de otro de los primeros exponentes del transhumanismo, el genetista y biólogo evolutivo británico John Burdon Sanderson Haldane, miembro de la Royal Society, quien inició por primera vez las ideas fundamentales del transhumanismo. Aldous Huxley parodió a Haldane en la novela satírica Antic Hay como Shearwater, «el biólogo demasiado absorto en sus experimentos para notar que sus amigos se acuestan con su esposa«. El famoso autor de ciencia ficción Arthur C. Clarke reconoció a Haldane como «quizás el divulgador científico más brillante de su generación». Haldane sentó las bases para la síntesis evolutiva moderna, el concepto más conocido popularmente como «neodarwinismo«, popularizado por el trabajo del biólogo evolutivo, etólogo, zoólogo y divulgador científico británico Richard Dawkins de 1976, titulado El gen egoísta.

En particular, Haldane estaba interesado en el desarrollo de la ciencia de la eugenesia, la mejora observable del acervo genético humano, denominada la ectogénesis, con fetos gestantes en úteros artificiales, y la aplicación de la genética para mejorar las características humanas, como la salud y la inteligencia. Según Haldane, en su ensayo Daedalus: Science and the Future, considerada una impactante obra de ciencia ficción: «El inventor químico o físico es siempre un Prometeo. No hay gran invento, desde el fuego hasta el vuelo, que no haya sido aclamado como un insulto a algún dios. Pero si toda invención física y química es una blasfemia, toda invención biológica es una perversión. Apenas hay uno que, al ser llamado por primera vez a la atención de un observador de cualquier nación que no haya oído hablar previamente de su existencia, no le parecería indecente y antinatural». El ensayo de Haldane se convirtió en un éxito de ventas y desencadenó una cadena de debates orientados al futuro, incluido El mundo, la carne y el diablo, del científico irlandés John Desmond Bernal, que especulaba sobre la colonización espacial y los implantes biónicos, así como sobre las mejoras mentales que surgen de las ciencias sociales y la psicología avanzada. Autores de ciencia ficción como HG Wells inspiraron a otros a pensar en la evolución futura de la raza humana. Pero el trabajo más influyente fue Un mundo feliz de Aldous Huxley, publicado en 1932 e influenciado por Daedalus: Science and the Future de Haldane, y que ha tenido un impacto duradero en los debates sobre la transformación tecnológica humana. Un mundo feliz de Aldous Huxley daría forma al programa de “control mental” MK-Ultra de la CIA. Un mundo feliz se trata de una distopía ambientada en el Londres del siglo XXVI, Un mundo feliz relata una historia en la que todo el planeta se une como un gobierno mundial pacífico establecido después de una guerra global apocalíptica en el siglo XXI. La guerra y la pobreza han sido eliminadas y todos son permanentemente felices manteniéndose inmersos en el sexo promiscuo y el uso de una droga llamada Soma. La referencia al nombre Soma habla de las tendencias ocultas de Aldous Huxley, ya que es el mismo narcótico mencionado en el Rigveda, el texto más antiguo de la tradición védicay que fue usado una vez con fines ocultos por los antiguos magos babilónicos. Aldous Huxley conocía desde hacía tiempo la experiencia visionaria que se logra mediante el consumo de drogas en ciertas religiones no cristianas. La concepción de Huxley de las posibilidades de las sustancias que alteran la mente se formó a partir de su interés en el filósofo y psicólogo estadounidense de la Universidad de Harvard, William James, que había ayudado a inspirar la mística en torno a las posibilidades de expansión de la mente mediante las sustancias psicoactivas que caracterizaron la experimentación generalizada que se encuentra entre los bohemios. El interés de William James en las experiencias religiosas inducidas por las drogas surgió de la «locura del gas de la risa» del siglo XIX, cuando el filósofo, místico y poeta estadounidense Benjamin Paul Blood pasó por una experiencia bajo la sustancia que luego describió como «la iniciación del hombre en el Misterio Inmemorial del Secreto Abierto del Ser”. Más tarde, Blood escribió sobre sus experiencias en un folleto titulado “La revelación anestésica y la esencia de la filosofía”, que William James recogió y revisó en la revista The Atlantic Monthly.

Con la publicación de Las variedades de la experiencia religiosa, William James introdujo el estudio de la «experiencia religiosa» e inició la confusión entre la experiencia mística y el impulso religioso racional. William James sugirió que los psicólogos deberían buscar las variedades intensas de la experiencia, porque representan lo más parecido a un microscopio de la mente. William James fue tan lejos como para tratar de inducir el equivalente de una experiencia «religiosa» experimentando con hidrato de cloral, nitrito de amilo, óxido nitroso e incluso peyote. William James afirmó que solo cuando estaba bajo la influencia del óxido nitroso podía entender al filósofo Hegel. Según Aleister Crowley en su autobiografía, es en parte gracias a William James que se le ocurrió la idea de emplear los métodos del Yoga para alcanzar el Samadhi, el estado de conciencia que se alcanza cuando, durante la meditación, la persona siente que se está fundiendo con el universo. En El Libro de la Ley de Aleister Crowley, en un verso que sin duda inspiró a generaciones posteriores, el demonio Aiwass ordena: «¡Para adorarme, tomad vino y drogas extrañas de las cuales hablaré a mi profeta, y embriagaos! No te harán daño en absoluto. Es una mentira, esta locura contra uno mismo. La exposición de la inocencia es una mentira. ¡Sé fuerte, oh hombre! lujuria, disfruta de todas las cosas de los sentidos y del éxtasis: no temas que ningún Dios te niegue por esto«. Aiwass es el nombre dado a la voz que el ocultista inglés Aleister Crowley afirmó haber escuchado el 8, 9 y 10 de abril de 1904. Crowley afirmó que esta voz, que consideraba haberse originado en una inteligencia desencarnada, le dictó El libro de la ley. Aleister Crowley emprendió un estudio de las drogas y sus efectos sobre el cuerpo y la mente, experimentándolo él mismo. Muchas de sus conclusiones están presentes en su diario semiautobiográfico de un drogadicto, en el que está bien documentado su uso recreativo de drogas y también su lucha personal contra la adicción a las drogas, particularmente a la heroína. En un momento dado vivió con un miembro de la Golden Dawn, Charles Henry Allan Bennett, budista inglés y ex miembro de la Orden Hermética de la Golden Dawn, quien se convirtió en su tutor mágico personal y le enseñó sobre la magia ceremonial y el uso ritual de las drogas. Juntos realizaron los rituales de invocación demoníaca de Goetia, una edición inglesa revisada de Ars Goetia, la primera sección de The Lesser Key of Solomon (La llave menor de Salomón), publicada por primera vez en 1904 por el ocultista británico Samuel Liddell Mathers.

En un ensayo de 1907, La psicología del hachís, Aleister Crowley escribió que en sus extensos estudios sobre la historia de lo oculto: » …encontré esta única historia constante. Despojado de sus accidentes cronológicos locales, ¿generalmente llegaba a esto? el escritor hablaría de un joven, buscador de la Sabiduría oculta, que, en una u otra circunstancia, se encuentra con un adepto; quien, después de diversas pruebas, obtiene de dicho adepto, para bien o para mal, cierta droga o poción misteriosa, con el resultado (al menos) de abrir la puerta del otro mundo. Esta poción fue identificada con el Elixir Vitae de los alquimistas, o una de sus ‘tinturas’ muy probablemente la ‘tintura blanca’ que transforma el metal base (percepción normal de la vida) en plata (concepción poética)». Después de “envenenarse” a sí mismo con “todas las drogas dentro (y fuera) de la Farmacopea” en busca de la preparación anterior, Aleister Crowley llegó a creer que esta sustancia era una “preparación sublimada o purificada de la Cannabis Indica”. Aleister Crowley afirmó, además, que esta hierba misteriosa era uno de los árboles prohibidos en el Jardín del Edén. Se dice que Aleister Crowley introdujo en la droga alucinógena mescalina al joven Aldous Huxley en una habitación de hotel de Berlín, anteriormente a la época de Hitler, así como también introdujo en el hachís a HG Wells. El poeta y dramaturgo irlandés William Butler Yeats, que participó en la Golden Dawn con Aleister Crowley, describió sus experiencias con el hachís en su libro The Trembling of the Veil. El maestro místico, escritor y compositor de origen ruso, George Ivánovich Gurdjieff, escribió abiertamente sobre el hachís en Meetings with Remarkable Men, y se dice que lo utilizó con sus alumnos para introducirlos en la experiencia del despertar de la conciencia. En 1937, Aldous Huxley se mudó a Hollywood con su esposa María, su hijo Matthew y su amigo el historiador, escritor científico, conferencista, educador y filósofo estadounidense Gerald Heard. Al igual que Aldous Huxley, Gerald Heard y su amigo el escritor británico Christopher Isherwood también estaban interesados en las enseñanzas de Gurdjieff. En 1938, Aldous Huxley se hizo amigo del conocido pensador y orador en materia filosófica y espiritual, Jiddu Krishnamurti, cuyas enseñanzas admiraba mucho. A partir de 1939 y continuando hasta su muerte en 1963, Aldous Huxley tuvo una amplia asociación con la Sociedad Vedanta del Sur de California, fundada y dirigida por el filósofo y maestro espiritual de India Swami Prabhavananda, de la Orden Ramakrishna, fundada a su vez por el pensador, místico y líder religioso indio Swami Vivekananda y su maestro Sri Ramakrishna, místico bengalí a quien muchos hindúes consideran un avatar o encarnación divina.

Vivekananda atrajo a varios seguidores y admiradores como el filósofo y psicólogo estadounidense William James, el genial inventor, ingeniero eléctrico y mecánico serbio nacionalizado estadounidense Nikola Tesla, la famosa actriz de teatro y cine francesa Sarah Bernhardt, el artista, filósofo, escritor, arqueólogo y viajero ruso Nicholas Roerich, y la teósofa y escritora rusa Helena Ivanovna Roerich, esposa de Nicholas Roerich, entre muchos otros. Prabhavananda también fue capaz de atraer a seguidores ilustres que incluían al compositor y director de orquesta ruso Igor Stravinsky, al actor y director británico Laurence Olivier, a la actriz de teatro y cine británica Vivien Leigh y al escritor británico, autor de novelas, ensayos, cuentos y obras de teatro, William Somerset Maugham, lo que lo llevó a escribir la novela The Razor ‘s Edge, en que la vida del aviador Larry Darrell cambia para siempre cuando un amigo y colega de combate muere al intentar salvarlo. El inexorable misterio de la muerte lo lleva a cuestionar el significado último de la frágil condición humana y a embarcarse en una obstinada y redentora odisea espiritual. William Somerset Maugham también estuvo estrechamente asociado con Aleister Crowley. Al llegar a París en noviembre de 1902, Aleister Crowley se hizo amigo del pintor retratista británico Gerald Festus Kelly y, a través de él, se convirtió en miembro de la escena artística parisina. Aleister Crowley fue autor de una serie de poemas, publicados como Rodin in Rime, sobre la obra de su amigo, el escultor francés Auguste Rodin, considerado el padre de la escultura moderna. Uno de los que frecuentaba este medio era William Somerset Maugham, quien después de conocer brevemente a Aleister Crowley lo usó más tarde como modelo para el personaje de Oliver Haddo en su novela The Magician (El mago), en que el mago Oliver Haddo, una caricatura de Aleister Crowley, intenta crear vida. Junto con el historiador, escritor científico, conferencista, educador y filósofo estadounidense Gerald Heard, el escritor británico Christopher Isherwood, Aldous Huxley y otros seguidores también fueron iniciados por Prabhavananda, en sesiones en que se enseñaron meditación y otras prácticas hindúes místicas. Inspirado por las enseñanzas universalistas de Vivekananda, así como por el orientalista británico Sir John Woodroffe (Arthur Avalon), Aldous Huxley se propuso traducir las ideas indias a la cultura literaria e intelectual occidental con la escritura de The Perennial Philosophy (La filosofía perenne), publicada en 1945, una antología de breves pasajes tomados de los textos orientales tradicionales y de los escritos del misticismo occidental. El libro de Aldous Huxley insiste en la verdad de lo oculto, sugiriendo que hay realidades más allá de los «cinco sentidos» generalmente aceptados. Reflejando las enseñanzas del matemático, masón, filósofo y esoterista francés René Guénon, a quien se cita en el libro, Aldous Huxley explica: “los rudimentos de la Filosofía Perenne se pueden encontrar entre la tradición de los pueblos primitivos en todas las regiones del mundo, y en sus formas completamente desarrolladas tiene un lugar en cada una de las religiones superiores”. Aldous Huxley relata que la doctrina de que Dios puede encarnarse en forma humana se encuentra en la mayoría de las principales exposiciones históricas de la Filosofía Perenne, tal como en el hinduismo, el budismo mahayana, el cristianismo y entre los sufíes.

El escritor y novelista británico Herbert George Wells, también ejerció una importante influencia en Howard Phillips Lovecraft (1890-1937), autor estadounidense de novelas y relatos de terror, fantasía y ciencia ficción, especialmente del subgénero conocido como ficción extraña. Lovecraft es mejor conocido por su ciclo de historias de los Mitos de Cthulhu, un ciclo literario de horror cósmico, y el Necronomicon, un grimorio ficticio de ritos mágicos y conocimientos prohibidos. El escritor estadounidense de novelas de terror, ficción sobrenatural, misterio, ciencia ficción y literatura fantástica, Stephen King, llamó a Lovecraft «el mayor practicante del cuento de terror clásico del siglo XX«. Lovecraft era relativamente desconocido durante su tiempo. Si bien sus historias aparecían en las páginas de revistas pulp destacadas como Weird Tales, una revista pulp estadounidense de fantasía y ficción de terror publicada por primera vez en marzo de 1923, no mucha gente conocía su nombre. Las publicaciones pulp se consideran publicaciones baratas y de escasa calidad material. Lovecraft, sin embargo, mantuvo correspondencia regular con otros escritores contemporáneos, formando un grupo que se conoció como el «Círculo de Lovecraft«. Incluía al oscuro autor de pulp fiction, Robert E. Howard (1906 – 1936), considerado el padre del subgénero de la espada y la hechicería y probablemente mejor conocido por su personaje Conan el Bárbaro. Lovecraft se suscribió a una filosofía nihilista, declarando en la oración inicial de su cuento de 1926, La llamada de Cthulhu, que “Lo más misericordioso del mundo, creo, es la incapacidad de la mente humana para correlacionar todos sus contenidos”. Lovecraft creía en un universo sin propósito, mecánico y despiadado, que los seres humanos nunca podrían entender completamente, y que la disonancia cognitiva causada por tal realización conduce a la locura. Para Lovecraft, no había lugar para la religión que no pudiera estar respaldada por hechos científicos y, por lo tanto, en sus cuentos, retrató fuerzas cósmicas que tenían poca consideración por la humanidad. Lovecraft se refiere constantemente a los «Grandes Primigenios«, un panteón de antiguas y poderosas deidades del espacio exterior que una vez gobernaron la Tierra, que fundaron civilizaciones antiguas y fueron adorados como dioses. Lovecraft resumió el significado en La llamada de Cthulhu, donde un joven descubre el impactante secreto de una raza de extraterrestres que sirvieron como dioses para un extraño culto: «Hace eones cuando otras Cosas gobernaron la tierra, y Ellos tuvieron grandes ciudades. Restos de Ellos aún se encontraban como piedras ciclópeas en islas del Pacífico. Todos ellos murieron vastas épocas de tiempo antes de que vinieran los hombres, pero había artes que podían revivirlos cuando las estrellas hubieran regresado a las posiciones correctas en el ciclo de la eternidad. De hecho, ellos mismos habían venido de las estrellas y trajeron Sus imágenes con Ellos«.

Los Grandes Primigenios formaron un culto en lugares oscuros de todo el mundo, “hasta el momento en que el gran sacerdote Cthulhu, desde su casa oscura en la poderosa ciudad de R’lyeh bajo las aguas, se levantaría y traería la tierra de nuevo bajo la influencia de sus aguas. Algún día llamaría, cuando las estrellas estuvieran listas, y el culto secreto siempre estaría esperando para liberarlo«. En ese momento, según Lovecraft, en su pesimismo diabólico: «… libres y salvajes y más allá del bien y del mal, con las leyes y la moral a un lado y todos los hombres gritando y matando y deleitándose con alegría. Entonces los Primigenios liberados les enseñarían nuevas formas de gritar y matar y deleitarse y divertirse, y toda la Tierra ardería en un holocausto de éxtasis y libertad”. Lovecraft derivó su noción de visitantes extraterrestres de su lectura de The Book of the Damned (El libro de los condenados) del investigador y escritor George Fort, así como del volumen recopilatorio del teósofo que elaboró el concepto de Razas Raíces de Helena Blavatsky, William Scott-Elliot, en su libro The Story of Atlantis and Lost Lemuria (1925). Aunque Lovecraft se refirió al material teosófico como «basura«, se inspiró en el Libro de Dzyan, que formó la base de La Doctrina Secreta de Helena Blavatsky, al desarrollar el propio relato de los Mitos de Cthulhu sobre textos prehumanos y ocultos. Blavatsky afirmó haber descubierto el Libro de Dzyan, escrito en el idioma de Senzar en el Tíbet, donde estaba custodiado por una Hermandad Oculta. Lovecraft declaró que los Grandes Primigenios «son anteriores a la Tierra«, en El diario de Alonzo Typer, en el que transformó a los espíritus venusianos de la Teosofía en extraterrestres que volaron a través del sistema solar en naves espaciales para «civilizar» el planeta Tierra. Los Grandes Primigenios de Lovecraft se equiparan con Los Grandes Antiguos de la Noche, una frase que aparece en los rituales de la Golden Dawn. El escritor Colin Low ha sugerido que la esposa de Lovecraft, Sonia Greene, había tenido una aventura con Aleister Crowley meses antes de conocer a Lovecraft, a quien le confió la idea del Necronomicón, que habría aprendido de Crowley. El Necronomicon es un grimorio ficticio de 1.200 años mencionado en las historias de Lovecraft. Supuestamente fue escrito por el “árabe loco” llamado Abdul Alhazrad, quien adoraba a las entidades lovecraftianas Yog-Sothoth y Cthulhu. Alhazred nació en Yemen, un país históricamente con una fuerte comunidad judía y cabalística. Se dice que Alhazred visitó las ruinas de Babilonia, los «secretos subterráneos» de Menfis y descubrió la «ciudad sin nombre» debajo de Irem en el Barrio Vacío de Arabia Saudita, viviendo sus últimos años en Damasco, antes de su muerte en el 738 d.C. el Necronomicon se tradujo al griego y al latín y, a pesar de los intentos de supresión, finalmente fue adquirido por el notorio matemático, astrólogo, ocultista, navegante y consejero de la reina Isabel I de Inglaterra, John Dee. Según History of the Necronomicon, el mero acto de estudiar el texto es intrínsecamente peligroso, ya que aquellos que intentan dominar su conocimiento arcano generalmente encuentran terribles fines.

Imagen 7

Un discípulo de Aleister Crowley, el ocultista británico Kenneth Grant, creador de la corriente mágica esotérica de nombre Typhonian Ordo Templi Orientis, sugirió en su libro The Magical Revival (1972) que había una conexión inconsciente entre Aleister Crowley y Lovecraft, ya que pensó que ambos recurrían a las mismas fuerzas ocultas: Aleister Crowley a través de la magia y Lovecraft a través de los sueños que inspiraron sus historias de terror cósmico y el Necronomicón. Kenneth Grant afirmó que el Necronomicon existía como un libro astral formando parte de los registros Akáshicos y se podía acceder a través de rituales mágicos o en sueños. En la teosofía y en la escuela filosófica llamada antroposofía, de Rudolf Steiner, los registros akáshicos corresponderían a un compendio de todos los acontecimientos, pensamientos, palabras, emociones e intenciones universales que han ocurrido en el pasado, en el presente o en el futuro, en lo que respecta a todas las entidades y formas de vida, no solamente la humana. Los teósofos creen que estos registros están codificados en un plano de existencia no físico, conocido como el plano mental. Existen relatos anecdóticos, pero no hay pruebas científicas que demuestren la existencia de los registros akásicosAkasha es una palabra en sánscrito significa ‘éter‘, ‘espacio‘ o ‘cielo‘. El término sánscrito akasha se introdujo en el lenguaje de la teosofía a través de Helena Blavatsky, que lo caracterizó como una especie de fuerza vital. También se refirió a las «tablillas indestructibles de la luz astral» que registran tanto el pasado como el futuro del pensamiento y la acción humanos, pero no utilizó el término «akáshico«. La noción de un registro akáshico fue difundida por el escritor y teósofo inglés Alfred Percy Sinnett en su libro Budismo Esotérico (1883) cuando cita la obra Un catequismo budista (1881) del coronel estadounidense cofundador de la Sociedad Teosófica, Henry Steel Olcott, que también fue miembro de la masonería y fundador de la Comunidad Mundial de Budistas. Olcott escribió que «Buda enseñó que dos cosas son eternas, a saber, el ‘Akasha’ y el ‘Nirvana’: todo ha salido del Akasa en obediencia a una ley de movimiento inherente a él, y, luego muere. Ninguna cosa sale de la nada». Olcott explica además que «el budismo primitivo, entonces, sostenía claramente una permanencia de los registros en el Akasa y la capacidad potencial del hombre para leerlos, cuando evolucionaba hasta el estado de la verdadera iluminación individual». En Clarividencia (1899), del influyente miembro de la Sociedad Teosófica, Charles Webster Leadbeater, la asociación del término con la idea era completa, e identificó los registros akáshicos por su nombre como algo que un clarividente podía leer. En su obra Man: How, Whence, and Whither? de 1913, Leadbeater afirma que registra la historia de la Atlántida y otras civilizaciones, así como la sociedad futura de la Tierra en el siglo XXVIII

Junto con su duradera asociación con la ciencia ficción, ninguna idea encarna mejor las aspiraciones del transhumanismo que el superhéroe. El superhéroe de la cultura popular se derivó a sabiendas de la palabra griega para un semidiós, que representa el ideal oculto de trascender la existencia humana para convertirse en un dios, mientras realiza hazañas sobrehumanas, parecidas a la magia. Los libros de historietas de superhéroes modernos son descendientes de los héroes de las revistas pulp, que presentaban historias ilustradas de novelas de personajes heroicos. Pero fue la introducción del Superman de Jerry Siegel y Joe Shuster en 1938 lo que convirtió los cómics en una industria importante y marcó el comienzo de la Edad de Oro de los cómics, que originó el arquetipo del superhéroe. Como lo muestra el escritor y rabino inglés Simcha Weinstein en su libro Up Up and Oy Vey: How Jewish History, Culture and Values Shaped the Comic Book Superhero, sorprendentemente la mayoría de los primeros creadores de superhéroes eran de origen judío. Además del Superman del escritor  Jerry Siegel y el dibujante Joe Shuster en 1938, estaba Batman en 1939, del dibujante y escritor estadounidense de cómics Bob Kane (antes Robert Kahn) y Capitán América en 1940 del dibujante, escritor y editor de cómics estadounidense Jack Kirby (antes Jacob Kurtzberg). Para el dibujante de cómics Will Eisner, el pueblo judío, enfrentado al ascenso del fascismo, “necesitaba un héroe que pudiera protegernos contra una fuerza casi invencible”. Pero estos, por supuesto, no eran judíos ortodoxos, sino judíos orientados al ocultismo. Como indica el periodista Jeffrey T. Iverson en “En busca del judío interior de Superman” para la revista Time, “sus superhéroes reflejaban parte de la identidad que enmascaraban, evocando conceptos judíos como tikkun olam y leyendas como el Golem de Praga, el superhéroe medieval del folclore judío que fue conjurado de arcilla por un rabino para defender a su comunidad cuando estaba bajo amenaza”. Siegel y Shuster inicialmente crearon un villano telepático calvo al que se refieren como «Superman«, empeñado en dominar el mundo entero. Apareció en el relato corto The Reign of the Superman, un relato de ciencia ficción que Siegel publicó en 1933. Si bien el término Übermensch (sobrehumano) fue inicialmente acuñado por Friedrich Nietzsche y traducido por George Bernard Shaw como Superman, no está claro cuán influyentes fueron Nietzsche y sus ideales para Jerry Siegel y Joe Shuster. El escritor estadounidense Les Daniels ha especulado que, «Siegel tomó el término de otros escritores de ciencia ficción que lo habían empleado casualmente«, y señaló además que «su concepto es recordado por cientos de millones que apenas saben quién es Nietzsche«. Otros argumentan que Siegel y Shuster “no podían haber ignorado una idea que dominaría el nacionalsocialismo de Hitler. El concepto fue ciertamente bien discutido”.

Siegel y Shuster desarrollaron a Superman a partir de un personaje anterior que crearon, llamado Doctor Occult, el primer personaje creado por DC Comics que todavía se usa actualmente en su universo de ficción compartido. Doctor Occult es uno de los Centinelas de la Magia, un grupo creado para evitar que artefactos como la Lanza del Destino, con la que supuestamente estaba obsesionado Hitler, cayesen en manos equivocadas. Doctor Occult juega un papel vital en el incidente del Día del Juicio, ayudando a proteger la Tierra de una invasión demoníaca total. El mismo infierno se ha vaciado de demonios y la Tierra estaba en peligro por Asmodel, un ángel caído que había robado el poder del vengador fantasmal El EspectroDoctor Occult aparece en el número 9 de la serie de cómics BatmanDoctor Occult es el personaje principal de la historia de respaldo de la miniserie Reign in Hell, donde ingresa al infierno para encontrar a Rose Psychic, que se había perdido en un misterioso ataque demoníaco. Doctor Occult evoca a Yellow Peri como un guía espiritual prescindible para los reinos del Infierno. A pesar de esto, le rescata de un ataque demoníaco que hace que pierda ambas piernas de rodillas para abajo. Doctor Occult y Yellow Peri encuentran a Rose sirviendo a las fuerzas del Purgatorio que intentan conquistar el infierno. Doctor Occult comenzó como un detective fantasma tradicional, pero experimentó una transformación fundamental en 1936. Según el escritor estadounidense Les Daniels, el Doctor Occult “desarrolló una fuerza inmensa y comenzó a volar con un traje rojo y azul. Por lo tanto, sirvió como prototipo para el Superman inédito”. Por esa razón, Siegel y Shuster más tarde cambiaron su nombre al menos controvertido Doctor Mystic. Por lo tanto, según el artista, escritor y blogger de cómics estadounidense Christopher Knowles, «Aquí, entonces, está nuestro eslabón perdido en la evolución de Theory and the Golden Dawn a Spider-Man and the Flash«. Como se explica en The Comic-Book Book, del dramaturgo, compositor, letrista, poeta, actor y autor de comics estadounidense Dick O’Donnell, “los estudiosos de la historia de los cómics deben considerar la figura mística-oculta como un prototipo definido de Superman, el hombre que realiza las hazañas que Superman realizó más tarde, pero al hacerlo por medios sobrenaturales en lugar de supercientíficos”. Como señaló Christopher Knowles, el nombre del planeta de Superman «Krypton» se deriva de la palabra griega krypton, que significa «oculto» o «secreto» y que se traduce en latín como «oculto«. Christopher Knowles sugiere además que existe una gran similitud entre la representación de Lex Luthor, un supervillano ficticio que aparece en los cómics americanos publicados por DC Comics, y Aleister Crowley, a quien Siegel se refirió en Adventure #27 como un «mago» que crea un Homonculus en un intento de encontrar el «secreto mismo de la vida misma«.

En Seduction of the Innocent, el psiquiatra germano-estadounidense Fredric Wertham también afirmó que Superman era tanto antiestadounidense como fascista. Publicado en 1954, el libro de Fredric Wertham, que advertía que las historietas eran una forma negativa de literatura popular, fue un éxito de ventas menor. Wertham citó representaciones abiertas o encubiertas de violencia, uso de drogas y temas sexuales ocultos de perversión sexual en Wonder Woman y Batman y Robin como parejas homosexuales. Wonder Woman (Mujer Maravilla) es una princesa guerrera de las amazonas de la mitología griega y es conocida en su tierra natal como la princesa Diana de Themyscira, con poderes de telepatía mental y proyección astral. Su exclamación favorita es “Suffering Safo”, una referencia a la poeta griega de la época arcaica Safo de Lesbos, cuyo nombre dio origen al término safismo, palabra que cubre lesbianas y mujeres bisexuales. Wonder Woman fue creada por el psicólogo, teórico, inventor y autor de historietas William Moulton Marston (1893–1947), un psiquiatra que ya era famoso por inventar la máquina del polígrafo, precursora del «Truth Lasso» de su heroína. Marston escribió descaradamente sobre los beneficios del bondage, una práctica erótica basada en la inmovilización del cuerpo de una persona, y llegó a afirmar que las mujeres lo disfrutan. El personaje de Wonder Woman se inspiró en su esposa Elizabeth, a quien Marston creía que era un modelo de mujer liberada y poco convencional de esa época, así como en Olive Byrne, una mujer estadounidense que inspiró el personaje de Mujer Maravilla, con quien la pareja vivía en una relación abierta. Sobre Wonder Woman Marston escribió, “es propaganda psicológica para el nuevo tipo de mujer que debería, creo, gobernar el mundo”.

Según el antropólogo Gregory Bateson, la cibernética, considerada como un enfoque para controlar sociedades, es “el mayor bocado del Árbol del Conocimiento que la humanidad ha dado en los últimos 2000 años”. Gregory Bateson fue un miembro destacado del Grupo Cibernético (Cybernetics Group), un proyecto de la CIA que dirigió la evolución de la computadora personal y contribuyó al programa de «control mental» de la CIA, conocido como MK-Ultra. En realidad MK-Ultra fue importado a los Estados Unidos a partir de las prácticas eugenésicas de los nazis, en relación con sus estudios psiquiátricos sobre las raíces de la esquizofrenia, que buscaban explicar las causas de la neurosífilis, que fue el origen de la locura de Nietzsche. MK-Ultra fue una extensión de la duradera colaboración entre la CIA y los nazis, que persistió después de la Segunda Guerra Mundial. En 1945, cuando se estableció la Agencia de Objetivos de Inteligencia Conjunta y se le asignó la responsabilidad directa de la Operación Paperclip, se inició un precursor del siniestro programa MK-Ultra de la CIA de investigación sobre la modificación del comportamiento humano. La Operación Paperclip fue un proyecto de la OSS, precursora de la CIA, cuyos contactos con los nazis dentro del Tercer Reich fueron iniciados por Allen Dulles, más tarde director de la CIA. Allen Dulles había estado destinado en Berna, Suiza, donde era el director de la organización. A través de la Operación Paperclip, más de 1500 científicos, técnicos e ingenieros alemanes de la Alemania nazi, además de miembros de los servicios secretos nazis, así como de otros países extranjeros fueron llevados a los Estados Unidos para trabajar después de la Segunda Guerra Mundial. Al final de la guerra, los psiquiatras nazis fueron rescatados de Alemania bajo la supervisión de Montagu Norman, banquero británico, muy conocido por su cargo de Gobernador del Banco de Inglaterra entre 1920 y 1944, y John Rawlings Rees, médico de la unidad de guerra psicológica llamada Instituto Tavistock. MK-Ultra, iniciado en la década de 1950, se desarrolló a partir del proyecto de investigación de control de comportamiento humano, coordinado por el Instituto Tavistock, con los masones del Rito Escocés, la CIA y otras agencias británicas, estadounidenses, canadienses y de las Naciones Unidas. Formada en la Universidad de Oxford, Londres, en 1920 por el Instituto Real de Asuntos Internacionales (RIIA) de la Mesa Redonda, el Instituto Tavistock, cuyos miembros se referían a sí mismos como un «colegio invisible«, se convirtió en la División de Psiquiatría del Ejército Británico durante la Segunda Guerra Mundial.

El Instituto Tavistock tomó su nombre de su benefactor Herbrand Russell, marqués de Tavistock, undécimo duque de Bedford, de la influyente familia Russell. Herbrand Rusell compartió el mismo abuelo con el famoso filósofo, matemático, lógico y escritor británico Bertrand Russell. El hijo de Herbrand, Hastings Russell, Lord Tavistock, el duodécimo duque de Bedford se había convertido en patrocinador del Partido Popular Británico, un partido político de extrema derecha fundado en 1939 y dirigido por ex miembros de la Unión Británica de Fascistas de Oswald Mosley. Fue para visitar a Hastings Russell que Rudolf Hess, uno de los principales jerarcas nazis, realizó un misterioso vuelo a Inglaterra a finales de la Segunda Guerra Mundial. Muchos consideran que Rudolf Hess fue en realidad un agente doble reclutado por el político, militar y geógrafo alemán Karl Haushofer, uno de los principales ideólogos del «espacio vital» para la Alemania nazi, para la red de la “Orquesta Roja”, una red de espionaje de los Aliados formada durante la Segunda Guerra Mundial e integrada por ciudadanos alemanes y de otras nacionalidades en contra de los nazis. y que el servicio secreto británico MI6 lo ayudó en su misteriosa fuga de Alemania. En esta ayuda también intervinieron Aleister Crowley y su amigo Ian Fleming, autor de las novelas de James Bond, y el contacto masón de Rudolf Hess, el duque de Hamilton, que también era amigo del hijo de Karl Haushofer, Albrecht, un geógrafo alemán, diplomático y miembro de la Resistencia alemana contra los nazis, que fue ajusticiado por las SS a finales de la guerra. Una organización sucesora, el Instituto Tavistock de Relaciones Humanas, se fundó en 1946 con una subvención de la Fundación Rockefeller, cuando se separó de la original Clínica Tavistock. Según John Coleman, un ex agente de inteligencia británico, fueron los métodos diseñados por Tavistock los que llevaron a Estados Unidos a la Segunda Guerra Mundial y los que, bajo la dirección del psicólogo y filósofo alemán nacionalizado estadounidense, Dr. Kurt Lewin, establecieron la Oficina de Servicios Estratégico (OSS), precursora de la CIA. Tavistock se hizo conocido como el punto focal en Gran Bretaña para el psicoanálisis y las teorías psicodinámicas de Sigmund Freud y sus seguidores. Tavistock es aparentemente una organización benéfica británica preocupada por el comportamiento grupal y organizacional. Tavistock se dedica a trabajos educativos, de investigación y de consultoría en ciencias sociales y psicología aplicada. Sus clientes son principalmente organizaciones del sector público, incluida la Unión Europea, varios departamentos del gobierno británico y algunos clientes privados. Su red actual se extiende desde la Universidad de Sussex hasta los Estados Unidos a través del Instituto de Investigación de Stanford (SRI), el Instituto Esalen, el MIT, el Instituto Hudson, la Institución Brookings, el Instituto Aspen, la Fundación Heritage, el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales en Georgetown, Air Force Intelligence de los Estados Unidos y la Corporación RAND.

Los proyectos del Instituto Tavistock fueron una continuación del trabajo de la Escuela de Frankfurt, un grupo predominantemente formado por filósofos y teóricos marxistas de origen judío, que huyeron de Alemania cuando Hitler cerró su Institut für Sozialforschung (Instituto de Investigación Social), en la Universidad de Fráncfort. Las principales figuras de la escuela buscaron aprender y sintetizar la obra de pensadores tan variados como Kant, Hegel, Marx, Freud, Weber y Lukacs, centrándose en el estudio y la crítica de la cultura desarrollada a partir del pensamiento de Freud. Los defensores más conocidos de la Escuela de Frankfurt incluyeron al filósofo, sociólogo y psicólogo judío alemán Max Horkheimer, al filósofo alemán de origen judío Theodor Adorno, al filósofo y sociólogo germano-estadounidense Herbert Marcuse, al filósofo, crítico literario, traductor y ensayista alemán de origen judío Walter Benjamin y al filósofo y sociólogo alemán Jurgen Habermas. El Dr. Kurt Lewin, el fundador del estudio de la «dinámica de grupos«, fue miembro de la escuela de Frankfurt en Estados Unidos y una influencia importante en el trabajo del Instituto Tavistock. Tras el ascenso de Hitler al poder en 1933, los miembros de la Escuela de Frankfurt se fueron de Alemania a Ginebra antes de mudarse a Nueva York en 1935, donde se afiliaron a la Nueva Escuela de Investigación Social. Allí, se asociaron con la Universidad en el Exilio, que la Nueva Escuela de Investigación Social había fundado en 1933, con contribuciones financieras, una vez más, de la Fundación Rockefeller, para ser un refugio para los académicos despedidos de sus puestos docentes por los fascistas italianos o la Alemania nazi. Los miembros de la Escuela de Frankfurt eran, en su mayoría, de familias judías asimiladas. Y parecería, debido a su secularismo a pesar de conservar una identidad judía, así como a su cohesión y teorías que promueven una reinterpretación de la moral tradicional, particularmente la moral sexual, que deben haber sido de origen sabateano. Cuando trataban temas religiosos, como en el caso de Walter Benjamin, era de una orientación decididamente mística. El historiador de la Escuela de Frankfurt, Martin Jay, admite que un cierto grado de identidad judía nutrió las perspectivas de la Escuela de Frankfurt. Jay también admite que la Cábala también habría tenido alguna influencia, como lo señaló uno de sus propios miembros, Jurgen Habermas. Martin Jay resume: «Jurgen Habermas ha argumentado recientemente que existe un parecido sorprendente entre ciertas corrientes de la tradición cultural judía y la del idealismo alemán, cuyas raíces se han visto a menudo en el pietismo protestante. Una similitud importante, que es especialmente crucial para la comprensión de la Teoría Crítica, es la vieja idea cabalística de que el habla en lugar de las imágenes era la única forma de acercarse a Dios. La distancia entre el hebreo, la lengua sagrada, y el habla profana de la diáspora hizo su impacto en los judíos que desconfiaban del universo actual del discurso. Habermas ha argumentado que esto es paralelo a la crítica idealista de la realidad empírica, que alcanzó su apogeo en la dialéctica hegeliana… Lo mismo podría argumentarse sobre su pronta aceptación [de la Escuela de Frankfurt] del psicoanálisis [freudiano], que resultó especialmente agradable para los intelectuales judíos asimilados«.

El famoso psicólogo Carl Jung también estuvo asociado con Tavistock. Durante las últimas décadas, los estudiosos finalmente han comenzado a estudiar la influencia olvidada de lo oculto, y han señalado cinco figuras como las principales influencias en el siglo XX: Helena Blavatsky, Rudolf Steiner, George Gurdjieff, René Guénon y Carl Jung. El tío del abuelo de Carl Jung fue Johann Sigmund Jung (1745-1824), miembro nada menos que de los Illuminati. Carl Jung indicó que su propio abuelo era masón y que su escudo de armas incluía simbolismo rosacruz y masónico. En su autobiografía, Carl Jung atribuye las raíces de su destino como fundador de la psicología analítica a un antepasado, el Dr. Carl Jung de Mainz, a quien retrata como un seguidor del médico alemán, rosacruz y alquimista, además de consejero del emperador Rodolfo II de Habsburgo, Michael Maier. Carl Jung estaba convencido de que había sido elegido por Dios para una misión profética en que debía anunciar el amanecer de la Era de Acuario y es a través de él que esta idea se convirtió en un pilar de la contracultura de las décadas de 1960 y 1970. El psicólogo clínico, escritor científico y profesor universitario estadounidense Richard Noll, en The Aryan Christ: The Secret Life of Carl Jung, ha argumentado que el Carl Jung temprano fue influenciado por la Teosofía, el culto al Sol y el nacionalismo völkisch en el desarrollo de las ideas sobre el inconsciente colectivo y los arquetipos. Entre las influencias formativas de Carl Jung se encuentran los escritos del secretario de Helena Blavatsky, el escritor, traductor y miembro de la Sociedad Teosófica, George Robert Stow Mead, sobre el gnosticismo, el hermetismo y el mitraísmo o misterios de Mitra. La investigación de Carl Jung sobre el Kundalini se considera un hito en el puente entre la psicología occidental y el modelo oriental de Kundalini, o energía vital, cuyo flujo se visualiza y/o se representa como una serpiente enroscada en espiral y dormida en el muladhara chakra. Pero Carl Jung también trabajó con la CIA, a pesar de que en 1934 publicó un ataque a Freud como defensor de la «psicología judía insidiosa«, y en su ensayo de 1938 Wotan elogió a Hitler como un «visionario, un chamán inspirado con poder mágico, un recipiente espiritual«. Aparentemente, la inteligencia militar de los Estados Unidos encontró que las afirmaciones de las simpatías nazis de Carl Jung no tenían fundamento, y lo autorizaron para un empleo en la OSS, donde Allen Dulles lo conocía como «Agente 488«. Carl Jung tenía un alumno devoto en la novelista y espía estadounidense Mary Bancroft, quien se convirtió en la amante de Allen Dulles mientras estaba destinado en Berna. Mary Bancroft se refirió cariñosamente a Carl Jung como un «símbolo sexual«, a pesar de su edad. Allen Dulles comentó posteriormente: «Probablemente nadie sabrá nunca cuánto contribuyó el profesor Jung a la causa aliada durante la guerra«.

Carl Jung se convirtió en la figura central de las conferencias Eranos, un grupo de discusión intelectual dedicado al estudio de la psicología, la religión, la filosofía y la espiritualidad. El grupo fue fundado por la espiritualista, teósofa y erudita anglo-holandesa Olga Froebe-Kapteyn en 1933, y las conferencias se llevan a cabo anualmente en los terrenos de su finca cerca de Ascona, en Suiza, un importante centro de activismo bohemio. En 1900, Henri Oedenkoven, que a partir de 1914 participa en las reuniones de la Ordo Templi Orientis (OTO), y la pianista, profesora de música y autora alemana Ida Hofmann fundaron Monte Verità (La montaña de la verdad), una comuna utópica cerca de Ascona, que se convirtió en una especie de refugio de la bohemia y el ocultismo de la Nueva Era temprana, con experimentación en el surrealismo, el paganismo, el feminismo, el pacifismo, la nudismo, el psicoanálisis y la medicina alternativa. Entre 1900 y 1920, la comunidad y el asentamiento de proyectos a su alrededor fue el hogar por períodos más cortos o más largos de un gran número de personajes famosos, que iban desde artistas y escritores, como el pintor alemán, cuyo estilo varía entre el surrealismo, el expresionismo y la abstracción, Paul Klee, y el escritor, poeta, novelista y pintor alemán, Herman Hesse, hasta anarquistas conocidos, como el ruso Peter Kropotkin. Había dadaístas y bailarines como Isadora Duncan, psicólogos y teósofos, incluido Rudolf Steiner. Incluso Lenin y Trotsky fueron visitantes de la comunidad en algún momento. La Ordo Templi Orientis (OTO) de Aleister Crowley tenía su única logia femenina en Ascona. En 1916, el masón y rosacruz Theodor Reuss se mudó a Basilea, Suiza, donde estableció una “Gran Logia Nacional y un Templo Místico” de la Ordo Templi Orientis (OTO) y la Hermandad Hermética de la Luz en Monte Verità. En 1917, Reuss organizó allí una conferencia que abarcó muchos temas, incluidas las sociedades sin nacionalismo, los derechos de la mujer, la masonería mística y la danza como arte, ritual y religión. No obstante la figura dominante en Ascona era el psiquiatra, psicoanalista y anarquista austríaco Dr. Otto Gross, alumno de Freud y amigo de Carl Jung, que había formado parte del círculo del sociólogo, economista, jurista, historiador y politólogo alemán Max Weber, cuando el fundador de la Escuela de Frankfurt, el filósofo marxista y crítico literario húngaro de origen judío Georg Lukacs, también era miembro. Entre aquellos en su séquito a quienes el Dr. Otto Gross influyó estaban el escritor bohemio en lengua alemana Franz Kafka, el filósofo y escritor judío austríaco-israelí Martin Buber y la compositora Alma Mahler, la esposa del compositor y miembro de la Sociedad Teosófica, Gustav Mahler. Carl Jung afirmó que toda su visión del mundo cambió cuando intentó analizar al Dr. Otto Gross, y en parte le dio la vuelta a la situación.

El lema del Dr. Otto Gross, tomado de Nietzsche, era “no reprimir nada”. Basado en su interpretación de Nietzsche y Freud, el objetivo era revivir el culto de la diosa pagana para lograr una «utopía sexual» a través de la «revolución sexual y la orgía«. Carl Jung escribió a Freud: «El Dr. Gross me dice que detiene rápidamente la transferencia al convertir a las personas en inmoralistas sexuales. Dice que la transferencia al analista y su fijación persistente son más símbolos de monogamia y como tal sintomáticos de represión. El estado verdaderamente saludable para el neurótico es la inmoralidad sexual. Por eso te asocia con Nietzsche«. El Dr. Otto Gross participó en el movimiento anarquista de la época. Como psicoanalista, Gross fue uno de los primeros discípulos de Sigmund Freud, pero tuvieron una pelea en la primera convención formal de psicoanálisis, cuando Gross quería deducir conclusiones políticas radicales de las teorías de Freud. El Dr. Otto Gross fue descrito por el discípulo inglés de Freud, el neurólogo galés, psicoanalista y biógrafo oficial de Sigmund Freud, Ernest Jones, como: «…el acercamiento más cercano al ideal romántico de un genio que jamás haya conocido, y también ilustró la supuesta semejanza del genio con la locura, porque padecía una forma inconfundible de locura que ante mis propios ojos culminó en asesinato, asilo y suicidio«. Como señaló la escritora Elizabeth Wilson en Bohemians: The Glamorous Outcasts, la locura prevalecía bastante entre los bohemios, y el Dr. Otto Gross “y sus compañeros nietzscheanos desdibujaron la distinción entre loco y vidente. El propio Nietzsche se había vuelto loco, y Gross era el héroe de un movimiento juvenil para cuyos adherentes la locura era una condición privilegiada y el manicomio psiquiátrico un instrumento de opresión estatal patriarcal». Como consumidor de drogas bohemio desde la juventud, así como defensor del amor libre, a veces se le atribuye a Gross ser el padre fundador de la contracultura del siglo XX. Mientras trabajaba como médico de un barco en 1900, se volvió adicto a la cocaína y siguió siendo adicto por el resto de su vida. Debido a ello ingresó varias veces en una clínica, pero no logró desintoxicarse. Gross estuvo involucrado en una serie de asuntos escandalosos e hijos ilegítimos. Tuvo una aventura con la novelista alemana Frieda Weekly, quien luego se fugó con el escritor inglés, autor de novelas, cuentos, poemas, obras de teatro, ensayos, libros de viaje y críticas literarias David Herbert Richards Lawrence, con quien pasaría el resto de su vida.

La espiritualista, teósofa y erudita anglo-holandesa Olga Froebe-Kapteyn estableció Eranos por sugerencia del eminente historiador religioso alemán Rudolf Otto (1869-1937), uno de los primeros teóricos de la psicología de la religión. A lo largo de los años, los intereses de Eranos incluyeron el yoga y la meditación en Oriente y Occidente, los antiguos cultos al Sol y el simbolismo de la luz en la gnosis y en el cristianismo primitivo, el hombre y la paz, la creación, la organización y la verdad de los sueños. Los participantes a lo largo de los años han incluido al erudito del hinduismo, lingüista e historiador del arte alemán Heinrich Zimmer, el erudito húngaro en filología clásica Karl Kerényi, el filósofo, historiador de las religiones y novelista rumano Mircea Eliade, el teólogo holandés e historiador del cristianismo y el gnosticismo Gilles Quispel, el filólogo e historiador israelí Gershom Scholem, y el islamólogo y filósofo francés Henry Corbin. Según el historiador británico especializado en el estudio del tradicionalismo Mark Sedgwick, en Against the Modern World: Traditionalism and the Secret Intellectual History of the Twentieth Century, el erudito rumano Mircea Eliade (1907-1986) fue una figura central en la historia del tradicionalismo. Primero se interesó por la Teosofía y las obras del filósofo francés Louis-Claude de Saint-Martin, y en 1927 era un seguidor distante de la organización esotérica de tendencia fascista, el Gruppo di Ur, del filósofo, poeta, pintor, teórico de la conspiración antisemita, esoterista y ocultista italiano, Julius Evola, y del matemático, filósofo y esoterista italiano Arturo Reghini. Al igual que su amigo íntimo Julius Evola, Reghini introdujo a Mircea Eliade en la obra del matemático, masón, filósofo y esoterista francés René Guénon, autor de Oriente y Occidente, entre otras obras. En la cúspide de su popularidad, la eugenesia, una filosofía social que defiende la mejora de los rasgos hereditarios humanos mediante diversas formas de intervención manipulada y métodos selectivos de seres humanos, fue apoyada por una amplia variedad de personas destacadas, entre ellas, además del primer ministro del Reino Unido durante la Segunda Guerra Mundial, Winston Churchill, el vigésimo sexto presidente de los Estados Unidos (1901-1909), Theodore Roosevelt, el trigésimo primer presidente de los Estados Unidos desde 1929 a 1933, Herbert Hoover, un número considerable de miembros de la Sociedad Fabiana, un movimiento socialista británico, incluidos el sexólogo, médico y activista social británico Havelock Ellis, el escritor y novelista británico Herbert George Wells, el dramaturgo, crítico y polemista irlandés George Bernard Shaw, el economista John Maynard Keynes y el político socialista británico Sidney Webb, además de otros influenciados por ellos, como el médico y sexólogo australiano Norman Haire, la autora británica, paleobotánica y defensora de la eugenesia y los derechos de las mujeres Marie Stopes, y la enfermera estadounidense, activista a favor de la educación sexual, Margaret Sanger.

Norman Haire y Marie Stopes también eran miembros de la Liga Malthusiana, que debía su origen a la teósofa Annie Besant y se basaba en las teorías del economista británico Thomas Robert Malthus en su libro de 1798 Ensayo sobre el principio de la población. La Liga Malthusiana también forma parte de la sociedad dentro de la novela Un mundo feliz de Aldous Huxley. Margaret Sanger, cuyo mentor fue Havelock Ellis, fue la fundadora de la Liga Estadounidense de Control de la Natalidad, que más tarde se convirtió en la Federación de Planificación de la Familia de América. La eugenesia se convirtió en una disciplina académica en muchos colegios y universidades y recibió fondos de muchas fuentes. Tres Conferencias Internacionales de Eugenesia presentaron un lugar global para los eugenistas con reuniones en 1912 en Londres y en 1921 y 1932 en Nueva York. Las políticas eugenésicas se implementaron por primera vez a principios del siglo XX en los Estados Unidos. Más tarde, en las décadas de 1920 y 1930, la política eugenésica de esterilizar a ciertos pacientes mentales se implementó en otros países, incluidos Bélgica, Brasil, Canadá, Japón y Suecia. Los métodos para implementar la eugenesia variaron según el país. Sin embargo, algunos de los métodos de principios del siglo XX implicaban identificar y clasificar a las personas y sus familias, incluidos los pobres, los enfermos mentales, los ciegos, los sordos, los discapacitados, las mujeres promiscuas, los homosexuales y los grupos raciales, como los gitanos y los judíos en la Alemania nazi, calificándolos como “degenerados” o “no aptos”, por lo que la segregación de tales individuos y grupos, su esterilización, eutanasia e incluso asesinatos en masa se consideraba justificada. Además de practicarse en varios países, la eugenesia se organizó internacionalmente a través de la Federación Internacional de Organizaciones Eugenésicas. Sus aspectos científicos se llevaron a cabo a través de organismos de investigación como el Instituto Kaiser Wilhelm de Antropología, Herencia Humana y Eugenesia, la Institución Carnegie de Cold Spring Harbor para la Evolución Experimental y la Oficina de Registro de Eugenesia. Gran parte de la financiación de los estudios de eugenesia provino de la ya mencionada Fundación Rockefeller, fundada por John D. Rockefeller, que sirvió como brazo de los amplios planes de cambio social de la familia. Los Rockefeller insinuaron sus tendencias al instalar la reconocible estatua de bronce dorado de Prometeo frente a Rockefeller Plaza. La inscripción, una paráfrasis de Esquilo, en la pared de granito detrás, dice: «Prometeo, maestro en todas las artes, trajo el fuego que ha demostrado ser un medio para los mortales para fines poderosos«. Lucifer y Prometeo es una obra de crítica literaria psicológica escrita por R.J. Zwi Werblowsky y publicada en 1952. En ella, Werblowsky argumenta que el Satanás de El paraíso perdido de John Milton se convirtió en un personaje desproporcionadamente atractivo debido a los atributos que comparte con el titán griego Prometeo.

Después de la Primera Guerra Mundial, la Fundación Rockefeller comenzó a financiar una especialidad médica conocida como genética psiquiátrica en Alemania. Nos podemos preguntar por el interés de la Fundación Rockefeller por este campo, que adaptó a la psiquiatría los conceptos de eugenesia, o más específicamente, purificación racial, higiene racial o mejora racial desarrollados en el Laboratorio Galton de Londres y sus sociedades hermanas de eugenesia en Inglaterra y Estados Unidos. En Alemania, la Fundación Rockefeller creó el Instituto Kaiser Wilhelm de Psiquiatría en Munich (anteriormente conocido como Instituto Kraepelin) y el Instituto Kaiser Wilhelm de Antropología, Eugenesia y Herencia Humana. El instituto Kraepelin inicialmente había sido financiado por el cuñado del que fue vicepresidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Paul Warburg, el banquero, helenista y filántropo estadounidense James Loeb, de la familia de banqueros de Kuhn, Loeb & Co., así como por el diplomático y empresario de la industria del acero alemán Gustav Krupp von Bohlen und Halbach, jefe de la familia Krupp. El instituto lleva el nombre de Emil Kraepelin (1856-1926), considerado el fundador de la psiquiatría científica moderna, así como de la psicofarmacología y la genética psiquiátrica. Las teorías de Kraepelin, a quien Freud apodó “el super-Papa” de la psiquiatría, dominaron el tema a principios del siglo XX, aunque finalmente fue eclipsada por Freud. En un determinado momento contrató al Dr. Otto Gross como su asistente, pero luego lo despidió por comportamiento errático y abuso de drogas. Kraepelin creía que el principal origen de la enfermedad psiquiátrica era un mal funcionamiento biológico y genético, y es mejor conocido por idear la dicotomía kraepeliniana, que redujo las complejas terminologías psiquiátricas del siglo XIX al dividirlas en dos clases: psicosis maníaco depresiva y demencia precoz, actualmente conocida como esquizofrenia. Al frente de las dos instituciones Kaisser Wilhelm en Munich, financiadas por los Rockefeller, estaba el psiquiatra, genetista, eugenista y militante nazi suizo-alemán Ernst Rüdin, asistido por sus protegidos, el biólogo humano alemán, nazi y genetista Otmar Freiherr von Verschuer y el psiquiatra estadounidense nacido en Alemania Franz J. Kallmann. Ernst Rüdin desarrolló el concepto de “pronóstico genético empírico” de los trastornos mentales, habiendo trabajado como asistente del psiquiatra y eugenista suizo Eugene Bleuler, cuyo pensamiento se derivaba del filósofo neerlandés de origen sefardí hispano-portugués Baruch Spinoza y del filósofo alemán Friedrich Nietzsche.

Eugene Bleuler se destaca por sus contribuciones a la comprensión de la enfermedad mental y por acuñar los términos «esquizofrenia«, así como «esquizoide» y «autismo«. A raíz de su interés por el hipnotismo, Bleuler se interesó por la obra de Freud. A principios del siglo XX, el asistente de Eugene Bleuler fue Carl Jung, y los dos hombres fueron los primeros miembros, junto con Freud, en la Sociedad Psicoanalítica de Viena. Inspirado por el trabajo de Freud, Bleuler fue uno de los primeros en aplicar los principios psicoanalíticos en el tratamiento de pacientes psicóticos. Según admite el propio Freud, fue Bleuler quien hizo más que nadie por la pronta aceptación de sus teorías. En 1932, en el Museo Americano de Historia Natural de la ciudad de Nueva York, Ernst Rüdin fue designado presidente de la Federación Mundial de Eugenesia. Cuando Hitler llegó al poder, su régimen nombró nada menos que a Ernst Rüdin jefe de la Sociedad de Higiene Racial. Rüdin y su personal, como parte del Grupo de Trabajo de Expertos en Herencia presidido por el jefe de las SS, Heinrich Himmler, redactaron la ley de esterilización nazi. Se estima que entre 220.000 y 269.500 personas con esquizofrenia fueron esterilizadas o asesinadas. Este total representa entre el 73 y el 100 por ciento de todas las personas con esquizofrenia que vivieron en Alemania entre 1939 y 1945. Aunque paradójicamente había sido alumno de Ernst Rüdin, Franz J. Kallmann huyó de Alemania en 1936 hacia los Estados Unidos porque se descubrió que era de ascendencia judía. Kallmann había abogado por el examen de familiares de pacientes con esquizofrenia con el objetivo de encontrar y esterilizar a los “portadores no afectados” del supuesto gen recesivo responsable de la enfermedad. De hecho, un estudio de 2013 publicado en Nature y realizado por el profesor de genética y ex director de estudios de ciencias biológicas y vicedecano de la Facultad de Ciencias de la Universidad Hebrea de Jerusalén, Ariel Darvasi, en coordinación con el psicólogo estadounidense Dr. Todd Lencz del Instituto Feinstein de Investigación Médica de Nueva York, anunció el descubrimiento de que las variaciones del gen DNST3 hacen que los judíos Ashkenazi, el nombre dado a los judíos que se asentaron en la Europa Central y Oriental, tengan un 40% más de probabilidades de desarrollar tales trastornos psiquiátricos que los no judíos. Ernst Rüdin fue liberado del internamiento en los Estados Unidos en 1947 después de un juicio de «desnazificación» en el que fue apoyado por su ex colega Franz J. Kallmann. Sin embargo, se ha citado a Rüdin como uno de los arquitectos más importantes e influyentes de los crímenes nazis, al nivel del siniestro Josef Mengele, conocido por sus horribles experimentos mortales con prisioneros. Mengele había asistido a sus conferencias y había sido empleado de su Instituto.

Imagen 8

En 1943, Josef Mengele, asistente del biólogo, genetista y nazi alemán Otmar Freiherr von Verschuer, fue nombrado comandante médico en Auschwitz, en donde realizó experimentos con patógenos, sustancias venenosas y psicotrópicas, así como con mescalina con los presos del campo. Como director del Instituto Kaiser Wilhelm en Berlín, financiado por Rockefeller, durante la guerra, Verschuer obtuvo fondos del consejo de investigación alemán para los horribles experimentos de Mengele en Auschwitz.  Después de la guerra, Mengele fue un objetivo de los cazadores de nazis que lo perseguían en América del Sur, pero Franz J. Kallmann, una vez más, salvó a Verschuer del procesamiento y testificó en sus procedimientos de supuesta desnazificación. Cuando emigró a América, con Verschuer y otros ex-nazis, Kallmann creó la Sociedad Americana de Genética Humana, que organizó el “Proyecto Genoma Humano”. Kallmann también se convirtió en director de investigación en el Instituto Psiquiátrico del Estado de Nueva York, adjunto a la Universidad de Columbia en Nueva York, sede de los siniestros experimentos MK-Ultra. El director del Instituto Psiquiátrico fue el psiquiatra Dr. Nolan Don Carpenter Lewis, francmasón del Rito Escocés Antiguo y Aceptado, quien se unió a los Rockefeller para patrocinar el estudio de la genética psiquiátrica a partir de 1934. En 1936, el Dr. Lewis, como representante de campo de investigación sobre la demencia precoz de la masonería de Rito Escocés, informó al Consejo Supremo del Norte del Rito Escocés “sobre el progreso de los catorce proyectos de investigación financiados por el Consejo Supremo”. El Dr. Lewis fue el primer psicoanalista estadounidense en ejercicio, y Freud lo autorizó a practicar el análisis sin someterse a un análisis personal. El Dr. Lewis fue uno de los primeros psiquiatras estadounidenses, si no el primero, en experimentar con la droga de la mescalina. En 1945, el Dr. Lewis y Paul L. Schroeder, coronel y psiquiatra del Colegio Universitario de Illinois, y el psiquiatra escocés-estadounidense Dr. Donald Ewen Cameron, participante en los siniestros experimentos MK Ultra en la Universidad McGill, fueron invitados curiosamente a los Juicios de Nuremberg para una evaluación psiquiátrica de Rudolf Hess. El estratega de la masonería de Rito Escocés, el psiquiatra estadounidense, presidente de la Asociación Estadounidense de Psiquiatría, Dr. Winfred Overholser, superintendente del Hospital St. Elizabeth, un hospital psiquiátrico federal en Washington DC, brindó el liderazgo general para la investigación psiquiátrica para la masonería de Rito Escocés.

En 1942, William “Wild Bill” Donovan, entonces director de la OSS, reunió a un equipo de prestigiosos científicos estadounidenses y les pidió que desarrollaran un “suero de la verdad”. El Dr. Winfred Overholser fue nombrado presidente del comité de investigación, que utilizó las instalaciones y el personal del Hospital St. Elizabeth para estudiar los efectos de numerosas drogas. Eventualmente, la marihuana fue elegida como la más efectiva. Los documentos de la OSS informaron que fumar una mezcla de tabaco y marihuana provocó un «estado de irresponsabilidad, lo que provocó que el sujeto fuera locuaz y libre en su impartición de información«. En 1948, el Dr. Overholser fue el «Presidente de Discusión» de un Congreso Internacional sobre Salud Mental en el Ministerio de Salud en Londres al que asistieron los líderes psiquiátricos y psicológicos del mundo. El congreso fue convocado por la Asociación Nacional para la Salud Mental, fundada en 1944 por el banquero británico y Gobernador del Banco de Inglaterra entre 1920 y 1944, Montagu Norman, tras su renuncia al Banco de Inglaterra. En este congreso, se formó una Federación Mundial para la Salud Mental (WFMH) para la cual Norman eligió como presidente al Dr. John Rawlings Rees, director del Instituto Tavistock, con Carl Jung como su vicepresidente. Durante la Segunda Guerra Mundial, Rees había sido designado para la Oficina de Guerra y se las arregló para entrenar a oficiales de la OSS en guerra psicológica. Junto con el psiquiatra británico Henry Dicks, miembro del grupo de Tavistock, El Dr. John Rawlings Rees fue encargado del cuidado de Rudolf Hess en las prisiones secretas donde estuvo recluido después de su captura. Rees aparentemente estableció una cierta relación con Hess, cuyos diarios registran muchas reuniones con el «Coronel Rees«, cuando Hess acusó a sus captores de intentar envenenarlo, drogarlo y «hipnotizarlo«. El Congreso Internacional sobre Salud Mental, en efecto, fundó la profesión psiquiátrica moderna. La primera oradora fue la antropóloga y ocultista Margaret Mead, quien sería presidenta de la Federación Mundial para la Salud Mental (WFMH)  en 1956 y 1957. Durante 1936-1950, Mead estuvo casada con el antropólogo Gregory Bateson, al que antes nos hemos referido, quien durante la guerra había trabajado para la OSS. En última instancia, la ciencia de la antropología “aplicada” fue un proyecto gubernamental que comenzó con la OSS para determinar cómo controlar a las poblaciones civiles. Durante la guerra, la OSS empleó a más de dos docenas de antropólogos, y para 1947, hasta las tres cuartas partes de los antropólogos profesionales estaban “trabajando en alguna capacidad gubernamental relacionada con la guerra”, ya sea a tiempo completo o parcial.

El antropólogo Gregory Bateson fue calificado para su trabajo con la OSS debido a su investigación antropológica anterior que se centró en el tema de la «cismogénesis«, el estudio de cómo las sociedades se vuelven divisivas y disfuncionales. En otras palabras, divide y vencerás. Como “planificador psicológico” en el sudeste asiático, Bateson pasó gran parte de su tiempo durante la guerra diseñando y realizando transmisiones de radio de “propaganda negra” desde lugares remotos y secretos en Birmania y Tailandia, y también trabajó en China, India y Ceilán. Margaret Mead se hizo famosa por su controvertido Coming of Age in Samoa, publicado en 1928, que se centraba en el desarrollo psicosexual de los niños adolescentes en la isla de Samoa. Mead también ayudaría a lanzar el movimiento feminista moderno a través de su patrocinio de la líder feminista estadounidense de las décadas de 1960 y 1970 Betty Friedan, una estudiante protegida del psicólogo y filósofo alemán nacionalizado estadounidense Kurt Lewin. Margaret Mead y el científico social estadounidense Lawrence K. Frank, quien más tarde también se convertiría en presidente de la Federación Mundial para la Salud Mental (WFMH), escribieron su declaración fundacional, que titularon Manifiesto de la Primera Internacional: “El objetivo de la salud mental se ha ampliado a partir de la preocupación por el desarrollo de personalidades saludables. a las tareas más amplias de crear una sociedad saludable. El concepto de salud mental es coextensivo con el orden mundial y la comunidad mundial”. Las dos agencias de la ONU con las que la Federación Mundial para la Salud Mental (WFMH) trabaja más de cerca son la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO). El estratega eugenésico, biólogo evolutivo y escritor internacionalista británico, Sir Julian Huxley, hermano de Aldous Huxley, fue el primer director de la UNESCO. Julian Huxley pronunció estas inhumanas palabras: “Los estratos más bajos se están reproduciendo demasiado rápido. Por lo tanto no deben tener un acceso demasiado fácil al alivio o al tratamiento hospitalario, no sea que la eliminación del último control sobre la selección natural haga demasiado fácil que los niños se produzcan o sobrevivan; el desempleo prolongado debería ser motivo de esterilización”. Julian Huxley explicó además el propósito de la UNESCO de su época: «Por el momento, es probable que el efecto indirecto de la civilización sea disgénico en lugar de eugenésico; y en cualquier caso, parece probable que el peso muerto de la estupidez genética, la debilidad física, la inestabilidad mental y la propensión a las enfermedades, que ya existen en la especie humana, resulte ser una carga demasiado grande para lograr un progreso real. Así, si bien es cierto que toda política eugenésica radical será política y psicológicamente imposible durante muchos años, será importante que la Unesco se ocupe de que el problema eugenésico sea examinado con el mayor cuidado y de que se informe a la opinión pública de las cuestiones en juego para que mucho de lo que ahora es impensable pueda al menos volverse pensable«. La UNESCO también instituyó la Medalla Comenius, que lleva el nombre del adepto rosacruz del mismo nombre, que honra lo que considera logros destacados en los campos de la investigación y la innovación en educación.

El Grupo Cibernético fue el paraguas bajo el cual la CIA y la inteligencia británica llevaron a cabo su experimentación en el control masivo de la población mediante el uso de drogas psicodélicas, incluido el LSD, para producir la contracultura de la década de 1960 y, simultáneamente, el desarrollo de la computadora personal, dos trayectorias que, aunque parezca increíble, estaban estrechamente relacionados. El proyecto se hizo famoso en la década de 1970 bajo el nombre en clave de la CIA, «MK-Ultra«. El Grupo Cibernético se lanzó extraoficialmente en 1942 en una conferencia en Nueva York, patrocinada por el entonces presidente de la Federación Mundial de Salud Mental, Frank Fremont-Smith, el director médico de una organización de la CIA, la Fundación Josiah Macy, una fundación oficialmente filantrópica. Fremont-Smith sería el codirector permanente de la Federación Mundial de Salud Mental (WFMH) con Rees. En relación con la fundación de la Federación Mundial de Salud Mental (WFMH), encabezada por John Rawlings Rees, un agente de Montagu Norman en Nueva York, un banquero llamado Clarence G. Michalis, había sido nombrado presidente de la junta de la Fundación Josiah Macy. Rees, junto con Margaret Mead, el científico social estadounidense Lawrence K. Frank, Fremont-Smith y el director de la Escuela de Frankfurt, Max Horkheimer, quienes estuvieron juntos en París en el verano de 1948 para lanzar la Federación Mundial de Salud Mental (WFMH). Ellos formaron el núcleo del Grupo Cibernético. Los asistentes a la conferencia también incluyeron a Kurt Lewin del Instituto Tavistock. La cibernética evolucionó a partir de la intersección de las matemáticas y la ingeniería en la investigación militar estadounidense durante la Segunda Guerra Mundial. El objetivo del Grupo Cibernético era desarrollar una ciencia que hiciera posible predecir y controlar el comportamiento humano. El investigador, médico y fisiólogo mexicano, considerado como uno de los pioneros de la cibernética, Arturo Rosenblueth, fue un miembro influyente del grupo central en las Conferencias Macy, una serie de reuniones de estudiosos de diversas disciplinas, celebradas en Nueva York por iniciativa del neurólogo y cibernético estadounidense Warren McCulloch y la Fundación Macy de 1946 a 1953. El objetivo principal de esta serie de conferencias fue establecer las bases de una ciencia general del funcionamiento de la mente humana. Arturo Rosenblueth, hablando en nombre del matemático húngaro-estadounidense que realizó contribuciones fundamentales en cibernética, John von Neumann, y su mentor el matemático y filósofo estadounidense, conocido como el fundador de la cibernética, Norbert Wiener, propuso reunir a un grupo de científicos para idear experimentos de control social, basados en la suposición de que en el ser humano el cerebro era simplemente una máquina compleja de entrada/salida, y que el comportamiento humano podía, en efecto, programarse, tanto a nivel individual como social, lo cual enlaza con el transhumanismo.

John von Neumann fue el consultor matemático más destacado del «Proyecto Manhattan» y estuvo presente en la espectacular primera explosión de una bomba atómica en 1945. Bajo las presiones de la guerra, John von Neumann había ideado patrones radicalmente nuevos de organización lógica formal para computadoras, lo que avanzó significativamente. esa tecnología. En 1943 John von Neumann publicó el libro Teoría de juegos y comportamiento económico, que cubría las aplicaciones de las matemáticas a las ciencias sociales. Norbert Wiener, un niño prodigio, obtuvo un doctorado de Harvard a la edad de diecisiete años. Más tarde estudió con el matemático y filósofo británico Bertrand Russell y posteriormente fue profesor de Matemáticas en el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT). Durante la Segunda Guerra Mundial, Wiener trabajó en modelos matemáticos diseñados para predecir los patrones de vuelo de los aviones de guerra nazis, que se convirtieron en la base de la cibernética. Wiener acuñó el término “cibernética”, tomando prestado de la antigua palabra griega “ciber”, que está relacionada con la idea de gobierno o gobernar. Wiener se refirió a la cibernética como “el estudio del control y la comunicación entre máquinas y seres vivos”. Norbert Wiener escribió dos libros que definirían la cibernética como un campo científico de estudio interdisciplinario. Su primer libro, publicado en 1948, fue Cibernética o Comunicación y Control en el Animal y la Máquina. En él, Wiener trató de unir diferentes líneas de investigación científica aún novedosas en ese momento, como la computación electrónica digital, la teoría de la información, trabajos iniciales sobre redes neuronales, sistemas de retroalimentación y trabajo en psicología, psiquiatría, teoría de la decisión y ciencias sociales. El segundo libro se publicó por primera vez en 1950 con el revelador título El uso humano de los seres humanos: cibernética y sociedad. La cibernética surgió primero como una rama de la psiquiatría, pero se extendió a otros campos como la robótica, la ingeniería, la computación biológica, la inteligencia artificial, la administración, la política, la espiritualidad, el entretenimiento, las artes, el teatro, la arquitectura y la educación. El trabajo de Norbert Wiener con la cibernética influyó en los antropólogos Gregory Bateson y Margaret Mead y, a través de ellos, en la antropología, la sociología y la educación. La crítica literaria estadounidense Nancy Katherine Hayles dice en su libro How We Became Posthuman: Virtual Bodies in Cybernetics, Literature, and Informatics, que «la cibernética presentaba a varios especialistas diferentes en una amplia gama de disciplinas, pero era Wiener quien articularía las implicaciones más amplias del paradigma cibernético y aclararía su significado cósmico”.

La Fundación Josiah Macy ejerció un interés particular en el estudio de 1950 «La personalidad autoritaria«, publicado por el Instituto Internacional de Investigación Social, una nueva fundación del Instituto de Investigación Social de la Escuela de Frankfurt, centrado en el filósofo, sociólogo y psicólogo judío alemán Max Horkheimer y el filósofo alemán de origen judío Theodor Adorno. “La Personalidad Autoritaria” se apropió de nociones de las teorías del inventor, postulador de la teoría del orgón, médico, psiquiatra y psicoanalista austriaco, de origen judío, nacionalizado estadounidense, Wilhelm Reich (1897 – 1957), considerado como una de las figuras más radicales de la historia de la psiquiatría. Fue después de que Wilhelm Reich llegó a los Estados Unidos que acuñó el término «orgón«, una palabra derivada de una combinación de «orgasmo» y «organismo«, que usó para referirse a una energía cósmica primordial que creía haber descubierto y a la que otros se refieren como «Dios«. En 1940, comenzó a construir «acumuladores de energía orgónica«, dispositivos en los que sus pacientes se sentaban para aprovechar los supuestos beneficios para la salud, lo que llevó a artículos periodísticos sobre «cajas de sexo» que curaban el cáncer. Wilhelm Reich fue autor de varios libros influyentes, entre ellos La psicología de masas del fascismo ( 1933) y La revolución sexual ( 1936 ). La psicología de masas del fascismo explora cómo los fascistas llegan al poder y explica su ascenso como un síntoma de represión sexual. En La revolución sexual, Reich explica que las neurosis sexuales derivan de la falta de gratificación de la sexualidad natural. La sexualidad natural queda insatisfecha y, por lo tanto, crea neurosis debido a la supresión de estos deseos por parte del estado autoritario, como en 1984 de George Orwell. Para Wilhelm Reich, este estado se caracteriza mejor por el estado capitalista, que se basa en la unidad de la familia patriarcal, dentro de la cual el padre refleja el estado como autoridad absoluta. En mayo de 1944, el Comité Judío Estadounidense (AJC) estableció un Departamento de Investigación Científica, encabezado por Max Horkheimer, director de la Escuela de Frankfurt. El Comité Judío Estadounidense (AJC)  es una de las organizaciones de defensa judía más antiguas de los Estados Unidos y ha sido descrita por el New York Times como «el decano de las organizaciones judías estadounidenses«. Producido en 1950, «La personalidad autoritaria» fue el más significativo de los cinco proyectos establecidos por Horkheimer, llamado Estudios sobre el prejuicio, producido durante 1944-1950. Estudios sobre el prejuicio empleó a varios miembros de la Escuela de Frankfurt que sirvió en la OSS durante la guerra, así como Theodor Adorno y otros que, bajo la dirección de Max Horkheimer, reconstituyeron el Instituto Internacional de Investigación Social en Nueva York.

Los autores de «La personalidad autoritaria» también incluyeron a R. Nevitt Sanford, profesor estadounidense de psicología en la Universidad de California en Berkeley y más tarde en la Universidad de Stanford, y al Dr. William Morrow. Nevitt Sanford se había convertido brevemente en un afiliado de investigación en el Instituto Tavistock de Relaciones Humanas en Londres. El Dr. William Morrow, el principal protegido del Dr. Kurt Lewin, una conexión clave entre la Escuela de Frankfurt y el Instituto Tavistock, fue el director de investigación del proyecto. El impulso de «La personalidad autoritaria» fue el Holocausto y la necesidad percibida de identificar las causas profundas del fascismo que condujeron al mismo. El estudio realizó miles de entrevistas a estadounidenses para perfilar sus tendencias supuestamente profundamente arraigadas hacia el autoritarismo, los prejuicios y el antisemitismo. Se midió el autoritarismo, en que una «F» era la abreviatura de personalidad prefascista. Los autores del estudio sobre «La personalidad autoritaria» emplearon los métodos de prueba de Henry A. Murray (1893 – 1988), un psicólogo estadounidense que enseñó durante más de 30 años en la Universidad de Harvard. En 1937, Murray se convirtió en director de la Clínica Psicológica de Harvard. Durante ese tiempo, Murray asistió a conferencias del matemático y filósofo inglés. Alfred North Whitehead, cuya filosofía marcó su pensamiento filosófico y metafísico a lo largo de su carrera profesional. Durante la Segunda Guerra Mundial, Henry A. Murray dejó Harvard y trabajó como teniente coronel para la OSS. En 1943, Murray ayudó a completar el «Análisis de la personalidad de Adolfo Hitler«, encargado por el jefe de la OSS, William «Wild Bill» Donovan. Murray vio la psicología y las nuevas ciencias sociales como destinadas a hacer una contribución a un mundo que pudiese vivir en paz y armonía. En un Nuevo Orden Mundial, con leyes mundiales, una fuerza policial mundial y un gobierno mundial, Estados Unidos, según Murray: «…es la abstracción de UN MUNDO que estamos a punto de crear. La suerte le ha tocado a los Estados Unidos tomar la dirección de llevar a cabo este último y difícil experimento: una campaña global del bien contra el mal. Al dedicarnos por completo a la idea de un gobierno mundial, agitaremos los corazones de todas las personas en la tierra con la esperanza de una seguridad que pueda contrarrestar cualquier forma de totalitarismo. El ciudadano nacional está obsoleto y debe transformarse en ciudadano del mundo«.

Uno de los cuatro directores del proyecto de «La personalidad autoritaria», R. Nevitt Sanford, desempeñó un papel fundamental en la experimentación y eventual uso masivo de drogas psicodélicas. En 1965, Nevitt Sanford escribió el prólogo de Utopiates: The Use and Users of LSD, que fue publicado por Tavistock Publications, la rama editorial del Instituto Tavistock. A través de conferencias militares y de inteligencia oficiales que presidió, y a través de varias operaciones informales y secretas, el Grupo Cibernético y la Fundación Josiah Macy dirigieron la difusión del LSD por parte de las agencias estadounidenses durante la década de 1950. Algunos de los investigadores presentes en las conferencias de cibernética luego realizaron una extensa investigación financiada por el gobierno sobre los efectos psicológicos del LSD y su potencial como herramienta para el interrogatorio y la manipulación psicológica en proyectos como el programa MK-Ultra de la CIA. El director ejecutivo de LSD de la Fundación Josiah Macy, el médico estadounidense Harold Alexander Abramson, fue investigador psiquiátrico en la Universidad de Columbia y en el Centro de eugenesia en Cold Spring Harbor, Long Island, Nueva York. En 1953, el mismo año en que se estableció MK-Ultra, Abramson propuso a la CIA un estudio de 85.000 dólares sobre los efectos del LSD en pacientes hospitalizados no voluntarios. La financiación del proyecto se canalizó a través de la Fundación Josiah Macy. Fue Abramson quien dio entrada al presidente de la Federación Mundial de Salud Mental, Frank Fremont-Smith. La Oficina de Servicios Estratégicos (OSS) proporcionó un modelo para la Agencia Central de Inteligencia (CIA) que se constituyó en septiembre de 1947. Después de la guerra, el presidente Truman deseaba disolver todas las agencias sin actividades en tiempos de paz. El jefe de la OSS, William Donovan, escribió al director de presupuesto de Truman y sugirió, en cambio, que la OSS proporcionaba un medio para servir a una nueva realidad política debido al advenimiento de la bomba atómica. Ello fue la base para la creación de la CIA, basada en parte en la lógica proporcionada por Gregory Bateson. Según un documento de sus propios archivos de estudios, titulado “El nacimiento de la inteligencia central”, Bateson le escribió a Donovan: «… pronosticó que la bomba cambiaría el equilibrio de los métodos bélicos y pacíficos de presión internacional. Sería impotente, dijo, frente a las prácticas subversivas, las tácticas guerrilleras, la manipulación social y económica, las fuerzas diplomáticas y la propaganda blanca o negra. Por lo tanto, las naciones recurrirían a esos métodos indirectos de guerra. La importancia del tipo de trabajo que habían estado realizando la Administración Económica Exterior, la Oficina de Información de Guerra y la Oficina de Servicios Estratégicos sería infinitamente mayor que nunca. El país no podía depender únicamente del Ejército y la Armada para su defensa. Debería haber una tercera agencia para combinar las funciones y emplear las armas de operaciones clandestinas, controles económicos y presiones psicológicas en la nueva guerra. Pero pienso, y no estaría solo, que esta tercera agencia debería estar bajo el Departamento de Estado«.

La creación de la CIA fue provocada por los esfuerzos de un influyente grupo de periodistas, políticos y funcionarios gubernamentales que se conoció como Georgetown Set. Los primeros miembros del grupo, también conocido como Wisner Gang, estaban compuestos inicialmente principalmente por ex miembros de la OSS, como el agente Frank Wisner, el periodista Philip Graham, el actor David Bruce, el periodista Tom Braden, el periodista Stewart Alsop y el economista Walt Rostow. En los años siguientes, otros como el espía James Jesus Angleton, así como el diplomático Chip Bohlen, el diplomático, politólogo e historiador estadounidense George Kennan, el miembro de la sociedad secreta Skull & Bones Averell Harriman, el Subsecretario de Guerra durante la Segunda Guerra Mundial, John J. McCloy, el abogado, profesor y jurista austriaco-estadounidense de origen judío, Felix Frankfurter, y Allen Dulles se unieron a sus fiestas habituales. John J. McCloy, ex presidente del Banco Mundial, fue presidente de las fundaciones Rockefeller y Ford. También fue presidente del Council on Foreign Relations (CFR), donde fue sucedido por David Rockefeller, con quien había trabajado en estrecha colaboración como presidente del Chase Bank. Antes de la Segunda Guerra Mundial  John J. McCloy había sido asesor legal de la empresa química alemana IG Farben. Se hizo amigo de W. Averell Harriman y trabajó como asesor del gobierno fascista de Benito Mussolini. En sus tratos con Alemania, John J. McCloy trabajó en estrecha colaboración con el banquero germano-estadounidense Paul M. Warburg, así como con su hermano James Warburg en Estados Unidos. En 1936 John J. McCloy viajó a Berlín donde conoció a Rudolf Hess, y compartió palco con Hitler y Herman Goering en los Juegos Olímpicos de Berlín. En 1941, Henry L. Stimson, que fue Secretario de Estado norteamericano y miembro de la sociedad secreta Skull & Bones, seleccionó a John J. McCloy para que se convirtiera en su subsecretario de guerra. Más tarde, McCloy bloqueó las ejecuciones de una serie de criminales de guerra nazis, forjó un pacto con el régimen pronazi del almirante francés Darlan, desplazó a los estadounidenses de origen japonés a campos de internamiento en California, se negó a recomendar el bombardeo de los campos de concentración nazis para salvar a los reclusos con el argumento de que “el costo sería desproporcionado con respecto a los posibles beneficios”, y negó la entrada a los refugiados judíos a los Estados Unidos. Después de la Segunda Guerra Mundial, John J. McCloy ayudó a proteger al criminal nazi Klaus Barbie de los franceses.

John J. McCloy conmutó las sentencias de muerte de varios criminales de guerra nazis y liberó anticipadamente a otros. Uno fue Alfried Krupp, el rico industrial alemán que fue representado por el coronel austríaco de las Waffen-SS, especialista en operaciones especiales durante la Segunda Guerra Mundial y la postguerra, Otto Skorzeny, en Argentina, y el que fue ministro de Economía del Tercer Reich entre 1934 y 1937, Hjalmar Schacht, quien posteriormente pasó a la nómina del famoso armador griego Aristóteles Onassis. Alfried Krupp también estaba relacionado familiarmente con el general de la Guerra Civil estadounidense Henry Bohlen, nacido en 1810, el primer general de la Unión nacido en el extranjero (alemán). Después de la Segunda Guerra Mundial, el imperio Krupp alcanzó la infamia por su brutal uso de mano de obra esclava durante la Segunda Guerra Mundial. Se estima que alrededor de 70.000 de los que trabajaban para Krupp murieron como resultado de los métodos empleados por los guardias de los campos. Alfried Krupp finalmente fue declarado culpable de ser un importante criminal de guerra y sentenciado a doce años de prisión, además de que se le confiscaron todas sus riquezas y propiedades. En 1951, John J. McCloy anunció que se liberaría a Alfried Krupp y se le devolverían sus propiedades, lo que lo convertiría de nuevo en uno de los hombres más ricos de Europa. De 1954 a 1970, McCloy fue presidente del Council on Foreign Relations (CFR), después de haber sucedido a David Rockefeller. Debido a su prestigio en el mundo legal, a su larga asociación con los Rockefeller y como asesor presidencial, a veces se lo llamaba el «Presidente del Establecimiento Americano«. Junto con otros miembros del Georgetown Set, incluidos el diplomático, politólogo e historiador estadounidense George Kennan y el diplomático estadounidense Charles “Chip” Bohlen, John J. McCloy se encontraba entre los seis “hombres sabios”, un grupo de funcionarios del gobierno de los Estados Unidos que en la década de 1940 desarrolló la política de contención frente al bloque comunista y creó instituciones e iniciativas como la OTAN, el Banco Mundial y el Plan Marshall. Los seis amigos, que también incluían al Secretario de Estado de los Estados Unidos desde 1949 hasta 1953, Dean Acheson, al político, hombre de negocios y diplomático estadounidense y miembro de la sociedad secreta Skull & Bones, William Averell Harriman, y al Secretario de Defensa en la administración del presidente demócrata Harry Truman entre 1951 y 1953, Robert A. Lovett, fueron importantes asesores de política exterior de los presidentes estadounidenses, desde Roosevelt hasta Lyndon B. Johnson.

Según la historiadora y periodista británica Frances Stoner Saunders, autora de Who Paid the Piper?, la CIA y el Georgetown Set fueron los responsables de la creación del Congreso por la Libertad Cultural (CCF), un complot de la CIA para contener la influencia del comunismo, reclutando el apoyo de la “izquierda no comunista”. Frances Stoner Saunders reveló una amplia lista de intelectuales que también estaban en la nómina de la CIA, incluidos el politólogo, filósofo e historiador judío nacionalizado británico Isaiah Berlin, el crítico literario, autor y profesor estadounidense Lionel Trilling, su esposa, la crítica literaria y autora estadounidense Diana Trilling, el biólogo evolutivo, escritor y eugenista internacionalista británico Julian Huxley, el novelista, ensayista, historiador, periodista, activista político y filósofo social húngaro de origen judío Arthur Koestler, el poeta estadounidense Robert Lowell, el sociólogo y profesor emérito de la Universidad de Harvard Daniel Bell, la novelista y ensayista estadounidense Mary McCarthy, el pintor y grabador nacido en Letonia Mark Rothko, el historiador y crítico social estadounidense Arthur Schlesinger y el influente sociólogo Edward Shils. El complot también implicó a miembros del Grupo Bloomsbury, así como a los Apóstoles de Cambridge. Conocidos como los «sovietólogos«, las reuniones regulares del Georgetown Set se llevaron a cabo en la casa del diplomático estadounidense Charles “Chip” Bohlen en Georgetown, junto con George Kennan e Isaiah Berlin, un filósofo británico de origen ruso-judío, que estuvo implicado en el escándalo de espionaje de Kim Philby a principios de la década de 1950. Kim Philby, hijo del arabista británico y oficial de inteligencia en la Colonial Office, St. John «Abdullah» Philby, era un miembro de alto rango de la inteligencia británica que trabajó como agente doble antes de desertar finalmente a la Unión Soviética. Kim Philby fue uno de los tres graduados de Cambridge que llamó la atención del público sobre los Apóstoles de Cambridge luego de la exposición de una red de espionaje en 1951 que había pasado información a la KGB. Conocidos como los Cinco de Cambridge, incluían al oficial del MI5 británico e historiador de arte inglés Anthony Blunt, sobrino-nieto del diplomático, escritor y poeta inglés Wilfrid Scawen Blunt.

Charles “Chip” Bohlen fue enviado después de la guerra como embajador en Francia, donde ayudó a dirigir la secretaría internacional del Congreso por la Libertad Cultural (CCF). Uno de los cinco presidentes honorarios del Congreso por la Libertad Cultural (CCF) fue el matemático y filósofo inglés Bertrand Russell. El Congreso por la Libertad Cultural (CCF)  se lanzó con la ayuda del escritor Arthur Koestler, en colaboración con Bill Donovan y Allen Dulles. A lo largo de una serie de reuniones, se decidió crear una revista intelectual emblemática, que se conoció como Encounter. El periodista estadounidense Irving Kristol, más tarde líder del movimiento neoconservador, fue elegido para convertirse en coeditor con el poeta británico Stephen Spender, un fabiano relacionado con el Grupo Bloomsbury. Stephen Spender también era cercano al poeta y ensayista británico Wystan Hugh Auden y al amigo de Aldous Huxley, el escritor británico Christopher Isherwood, quienes se desempeñaron como agentes de inteligencia británicos. Ambos eran homosexuales, y luego de vivir un tiempo en Weimar, Alemania, Stephen Spender se convirtió en un poeta muy conocido. Pero su poesía contenía alusiones a sus inclinaciones pedófilas. “Pase lo que pase”, escribió, “nunca estaré solo. Siempre tendré un niño, un billete de tren o una revolución”. Al principio la revista Encounter publicó artículos de Julian Huxley, el poeta y ensayista estadounidense Allen Tate, el poeta, novelista y crítico literario estadounidense Robert Penn Warren, el poeta y ensayista británico Wystan Hugh Auden, el dramaturgo, escritor, novelista y guionista estadounidense Thornton Wilder, el activista, teórico, socialista y líder político de India, Jayaprakash Naryan, el historiador tradicionalista Mircea Eliade, el novelista, aventurero y político francés Andre Malraux y el escritor y periodista italiano Guido Piovene. En abril de 1952, el Congreso por la Libertad Cultural (CCF) celebró un festival de un mes en París titulado Obras maestras del siglo XX. Para convencer al mundo de la superioridad de la cultura estadounidense sobre la soviética, la CIA patrocinó a artistas de jazz estadounidenses, recitales de ópera y giras europeas de la Orquesta Sinfónica de Boston. La CIA también patrocinó giras de la estrella de ópera afroamericana Leontyne Price, quien se refirió a sí misma como la «hermana de chocolate» de los Wisner, en referencia a Wisner Gang, que debía su nombre al agente Frank Wisner.

El festival se utilizó para exhibir todas las luces principales del movimiento modernista. La conferencia abrió con la interpretación por parte de la Orquesta Sinfónica de Boston de la “Consagración de la primavera”, del compositor ruso Igor Stravinsky. Los compositores austriacos Arnold Schoenberg y Alban Berg, los principales creadores de la música atonal, también intervinieron, así como el compositor, violista y musicólogo alemán Paul Hindemeith y el compositor francés Claude Debussy, quien fue miembro de la Orden Cabalística de la Rosacruz (OKR+C), fundada por el médico y ocultista francés Papus, el esoterista francés Alexandre Saint Ives d’Alveydre y el escritor y ocultista francés Joséphin Péladan. Otras obras interpretadas fueron las del miembro de la Sociedad Teosófica, el compositor y director de orquesta austro-bohemio Gustav Mahler. El festival ofreció a París sus primeras producciones de la opera Cuatro santos en tres actos de la escritora estadounidense de novelas, poesía y teatro Gertrude Stein y del compositor y crítico estadounidense Virgil Thomson. La muestra de París incluyó obras de los pintores franceses Henri Matisse, André Derain, Paul Cezanne, Georges-Pierre Seurat, Marc Chagall, el pintor ruso Vasili Kandinsky y otros considerados maestros del modernismo de principios del siglo XX. Fue la CIA la que dio a conocer el nuevo movimiento de arte moderno del expresionismo abstracto, incluidas las obras de los pintores estadounidenses Jackson Pollock y Robert Motherwell, el pintor neerlandés Willem de Kooning y el pintor y grabador nacido en Letonia Mark Rothko, cuyas obras se exhibieron en el fiesta de París. El Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA), que fue desarrollado por la familia Rockefeller, ha sido importante en el desarrollo y la recopilación de arte modernista, y a menudo se lo identifica como el museo de arte moderno más influyente del mundo. El periodista estadounidense Tom Braden había sido secretario ejecutivo del MoMA de Nelson Rockefeller de 1947 a 1949 antes de unirse a la CIA, que apoyaba al MoMA a través de su frente, la Fundación Fairfield. El agente de la CIA, Donald Jameson, bromeó: “Con respecto al expresionismo abstracto, me encantaría poder decir que la CIA lo inventó todo, ¡solo para ver qué sucede mañana en Nueva York y el centro de Soho!”.

La CIA también ha estado íntimamente relacionada con los Caballeros de Malta, el nombre actual de los Caballeros Hospitalarios medievales, que heredaron los dominios y la riqueza de los Templarios. Hasta el día de hoy, los Caballeros de Malta son una entidad papal única que aunque no tiene más territorio que una pequeña sede en Roma tiene el estatus de nación-estado. Acuña monedas, imprime sellos, tiene su propia constitución y expide pasaportes a un cuerpo diplomático acreditado. El Gran Maestre de la orden tiene un rango en la iglesia equivalente a un cardenal y es reconocido como jefe de estado soberano por 41 naciones. Importantes miembros conocidos de los Caballeros de Malta han incluido al ejecutivo estadounidense de la industria automovilística de ascendencia italiana, Lee Iacocca, el jefe de la inteligencia francesa bajo Giscard d’Estaing, Alexandre de Marenches, él mismo ex presidente francés Giscard d’Estaing, así como a Otto von Hapsburg de la Unión Paneuropea sinarquista del conde Coudenhove-Kalergi, y el ex rey de España Juan Carlos I. Los Caballeros de Malta han estado en estrecha relación con el Martinismo desde tiempos del alquimista, ocultista, Rosacruz y alto masón italiano Cagliostro (1743 – 1795). También se habían relacionado con el frente de los Illuminati, los Philadelphes, que según algunos relatos había sido establecido por el Marqués de Chefdebien d’Armissan, un Caballero de Malta y miembro del masónico Gran Oriente y los Amis Reunis. La Ordo Templi Orientis (OTO) también pretendía ser un cuerpo de iniciados en los que se concentraba la sabiduría y el conocimiento de las diversas tradiciones esotéricas, incluidos los Caballeros de Malta y los Martinistas. Según el periodista, activista político y autor estadounidense Russ Bellant: “Aunque se hace pasar por una organización católica, la Orden de San Juan de Jerusalén es un grupo masónico que afirma ser los verdaderos Caballeros de Malta. El Gran Maestre durante cincuenta años hasta su muerte hace varios años fue Charles Pichel, consejero del ayudante de Hitler Ernst Hanfstaengl«. El escritor estadounidense Stephen Birmingham escribio que: “Los Caballeros de Malta comprenden lo que quizás sea el club más exclusivo del mundo. Son más que la aristocracia católica. [Ellos] pueden levantar un teléfono y conversar con el Papa”. El escritor y activista estadounidense Martin A. Lee, en su artículo “Hágase su voluntad”, afirmó que la rama estadounidense de la Orden Soberana y Militar de Malta (SMOM) es uno de los canales de comunicación más importantes entre la CIA y el Vaticano, pudiendo transferir dinero dentro y fuera de países a los que ni la CIA ni el Vaticano tienen acceso.

Imagen 9

La Asociación Estadounidense de la Soberana Orden Militar de Malta (Caballeros de Malta, SMOM) se fundó en 1927. Los Caballeros de Malta, en particular el político, militar y diplomático alemán de la República de Weimar y del Tercer Reich, barón Franz von Papen, desempeñaron un papel fundamental en el ascenso al poder de Hitler. Von Papen se convirtió en canciller de Alemania en 1932 con el apoyo de los nazis. En junio ordenó la disolución del Reichstag (Parlanento), convocando nuevas elecciones, tras las cuales los nazis emergieron como el partido mayoritario en el nuevo Reichstag. Después una reunión con Hitler, von Papen persuadió al presidente von Hindenberg para que le ofreciera a Hitler la cancillería, que asumió en 1933. Entonces Von Papen se convirtió en su vicecanciller. Fue acusado de conspiración para librar una guerra de agresión en los juicios de Núremberg, pero fue absuelto y posteriormente el primer canciller alemán de la posguerra, Konrad Adenauer, le ofreció una generosa pensión. Como lo explicó la escritora Francoise Hervet, “Probablemente sea seguro decir que los varios miles de Caballeros de Malta, principalmente en Europa, América del Norte, Central y del Sur, comprenden la membresía más grande, consistentemente poderosa y reaccionaria de cualquier organización en el mundo de hoy”. En 1934, el ejecutivo financiero y de negocios para DuPont y General Motors, además de miembro de los Caballeros de Malta, John Jakob Raskob, en estrecha colaboración con John Davis, ejecutivo de JP Morgan Bank, había sido uno de los principales financiadores del complot para organizar un fallido golpe fascista en los Estados Unidos. En 1941, el cardenal de la Iglesia católica estadounidense Francis Spellman fue nombrado Gran Protector y Consejero Espiritual de la Orden de los Caballeros de Malta. Spellman trabajó con el Papa Pío XII para ayudar a los criminales de guerra nazis a escapar de la justicia. Durante su permanencia en Nueva York, la considerable influencia nacional del cardenal Spellman le valió a su residencia el apodo de «Powerhouse«. Fue anfitrión de figuras prominentes como el inversor, empresario y diplomático estadounidense Joseph P. Kennedy Sr., padre del que fue presidente John F. Kennedy, del financiero, accionista, filántropo, estadista, y asesor político estadounidense de origen judío Bernard Baruch, el que fue gobernador de Massachusetts David I. Walsh, el que fue presidente de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos John William McCormack y muchos otros políticos, artistas y clérigos.

Aunque el cardenal Spellman criticaba con frecuencia las películas que percibía como «inmorales«, John Cooney, uno de sus biógrafos, citó a cuatro entrevistados que afirmaron que Spellman era homosexual, y el periodista Michelangelo Signorile describió a Spellman como «uno de los personajes más notorios y poderosos y homosexuales sexualmente voraces en la historia de la Iglesia católica estadounidense”. Curt Gentry, un biógrafo del primer director del FBI, J. Edgar Hoover, también sostuvo que los archivos de Hoover contenían “numerosas denuncias de que Spellman era un homosexual muy activo”. Desde 1943, como explica el político Frederic Laurent, “la Santa Sede se convirtió en el centro clandestino del espionaje angloamericano en Italia”. El Caballero de Malta y jefe de la OSS (antecesora de la CIA), William Donovan, había establecido en secreto una conexión de inteligencia con el Vaticano ya en 1941, cuando evacuó al padre dominicano Félix A. Morlion, fundador del movimiento Pro Deo y miembro de la inteligencia vaticana, de Lisboa a Nueva York. Posteriormente, Félix A. Morlion trabajó en estrecha colaboración con Giovanni Battista Montini, el futuro Papa Pablo VI. En 1944, el Papa Pío XII condecoró a William Donovan con la Gran Cruz de la Orden de San Silvestre, la más antigua y prestigiosa de las caballerías papales, otorgada a solo cien hombres más en la historia, que “por hazañas de armas, escritos o destacadas hechos, han difundido la Fe, y han salvaguardado y defendido a la Iglesia”. Según el franciscano Alexis Bugnolo, el Papa Pablo VI pertenecía a una red de consagraciones que podría remontarse al cardenal Rampolla, que fue cardenal secretario de Estado de la Santa Sede durante el pontificado del papa León XIII, a quien la Ordo Templi Orientis (OTO) reclamaba como uno de sus principales miembros. El Liber LII: Manifest O.T.O. incluye, entre los participantes en sus asambleas, desde tiempos antiguos, entro otros, a un mago que vivió presuntamente en Britania durante el siglo V, llamado Merlín, al poeta y escritor italiano, conocido por escribir la Divina comedia, Dante Alighieri, al alquimista, médico y astrólogo suizo Paracelso, al místico y teólogo luterano Jakob Boehme, al matemático, astrólogo, ocultista, navegante y consejero de la reina Isabel I de Inglaterra, John Dee, al filósofo, político, abogado y escritor inglés Francis Bacon, al teólogo luterano alemán Johannes Valentinus Andreae y al anticuario, político, oficial de armas, astrólogo y alquimista inglés Elias Ashmole. Supuestos participantes más recientes incluyeron al dramaturgo, novelista, poeta y naturalista alemán Johann Wolfgang von Goethe, al filósofo, poeta, músico y filólogo alemán Friedrich Nietzsche, al compositor, director de orquesta, poeta, ensayista y dramaturgo alemán Richard Wagner, al médico y ocultista francés Papus, al francmasón británico, rosacruz, autor de ocultismo y esoterismo Hargrave Jennings, al químico, inventor e industrial austriaco Carl Kellner, al escritor teosófico alemán estudioso de las doctrinas de Paracelso, Franz Hartmann, y al cardenal Rampolla, cardenal secretario de Estado de la Santa Sede durante el pontificado del papa León XIII. Cuando León XIII murió en 1903, se esperaba que el cardenal Rampolla fuera elegido Papa. Su candidatura cobró impulso hasta el último momento cuando el emperador de Austria, Francisco José I, le impuso el veto durante el Cónclave.

El productor, guionista y escritor Craig Heimbichner, escribiendo en el Catholic Family News de agosto de 2003, afirma que se dice que el sacerdote católico francés, periodista y escritor, el abad Ernest Jouin, intervino personalmente con el emperador austriaco Francisco José I para pedir el veto, ya que había obtenido algunas pruebas de que el cardenal Rampolla tenía una estrecha afinidad con los masones. Curiosamente, el cardenal Rampolla había sido secretario de Estado de León XIII, quien había emitido una de las condenas más profundas de la masonería, la encíclica Humanum Genus en 1884. Al igual que el Papa Pío IX antes que él, León XIII solicitó la publicación de la Alta Vendita, un texto supuestamente producido por la máxima logia de los Carbonari italianos y escrito por el Gran Maestre masón e illuminati Giuseppe Mazzini. Alta Vendita es un folleto clandestino de propaganda publicado al estilo de panfleto y relacionado con la sociedad secreta de los Carbonari italianos, que cuenta un proyecto de infiltración en la Iglesia católica en vista de ejercer una acción de subversión. La Alta Vendita fue publicado por primera vez por el escritor, historiador y periodista francés Jacques Crétineau-Joly en su libro La Iglesia y la Revolución. El folleto fue popularizado en el mundo de habla inglesa por el religioso y ensayista irlandés, autor de libros y personaje del antimasonismo católico, el abad George F. Dillon, en 1885 con su libro La guerra del Anticristo con la Iglesia y la civilización cristiana. Sorprendentemente, el documento detalla un complot masónico para infiltrarse en la Iglesia Católica y finalmente instalar un Papa masónico. En su “Instrucción Permanente” de 1819 a sus miembros, la Alta Vendita decía: «Nuestro fin último es el de Voltaire y de la Revolución Francesa, la destrucción para siempre del catolicismo y hasta de la idea cristiana… El catolicismo tiene una vida mucho más tenaz que eso. Ha visto a los más implacables, a los más terribles adversarios, y muchas veces ha tenido el maligno placer de arrojar agua bendita sobre las tumbas de los más enfurecidos… El Papa, sea quien sea, nunca vendrá a las sociedades secretas. Corresponde a las sociedades secretas venir primero a la Iglesia, en la resolución de conquistar a los dos… El trabajo que hemos emprendido no es el trabajo de un día, ni de un mes, ni de un año. Puede durar muchos años, un siglo quizás, pero en nuestras filas muere el soldado y la lucha continúa… No pretendemos ganar a los Papas para nuestra causa, convertirlos en neófitos de nuestros principios, y propagadores de nuestras ideas… Eso que debemos exigir, lo que debemos buscar y esperar, como los judíos esperaban al Mesías, es un Papa a la medida de nuestras necesidades«.

El franciscano Alexis Bugnolo hace referencia a una red que fue revelada por primera vez por el Dr. Austen Ivereigh en El gran reformador: Francisco, retrato de un Papa radical, y que conspiró para promover la candidatura del cardenal Jorge Mario Bergoglio, quien se convirtió en el actual Papa Francisco. Su objetivo, según Bugnolo, era la destrucción de la Iglesia Católica. Como explico Alexis Bugnolo, la red fue consecuencia del cónclave que concluyó con la elección del Papa Pío X en lugar del cardenal Rampolla. Los seguidores del cardenal Rampolla fueron elevados a la dignidad del episcopado y ordenados por Pío X, mientras que los de Pío X lo fueron por el cardenal Rampolla. El Papa Pablo VI promovió el Concilio Vaticano II que cerró en 1965, implementando sus numerosas reformas, incluida la relajación de la postura de la Iglesia hacia la masonería. Se rodeó de masones, incluido el secretario de Estado, el cardenal Jean Villot, el que fue prelado de honor y secretario privado del Papa Pablo VI hasta que fue excomulgado por herejía, Pasquale Macchi, más tarde reintegrado y convertido en cardenal por Jean Villot, así como el cardenal Augustin Bea, que fue secretario de Estado. bajo el Papa Juan XXIII y el Papa Pablo VI. El cardenal Annibale Bugnini fue designado por Pablo VI para crear una nueva liturgia. En una audaz referencia al dictamen masónico que se encuentra en el reverso del billete de un dólar estadounidense, el nombre de su nueva liturgia fue «Novus Ordo Missae«, en latín para «Nuevo Orden de la Misa«. Después de que se formuló el servicio de adoración del Nuevo Orden, el Dr. Charles G. Smith, el representante luterano, se jactó públicamente: “Hemos terminado el trabajo que comenzó Martín Lutero”. El cardenal Bugnini explicó que su objetivo era rediseñar la Nueva Misa para “despojar de nuestras oraciones católicas y de la liturgia católica todo lo que pueda ser la sombra de un escollo para nuestros hermanos separados, es decir, para los protestantes”. El cardenal Bugnini finalmente fue exiliado a Irán por Pablo VI debido a las acusaciones de que era masón. Pero el propio Pablo VI insinuó una lealtad similar a la masonería en un discurso ante la asamblea de la ONU en Nueva York, el 6 de marzo de 1967: «Vuestra vocación es la de reunir no sólo a algunas personas, sino a todas las personas como hermanos. Quién puede dejar de ver la necesidad y la importancia de llegar así paulatinamente al establecimiento de una ‘autoridad mundial’ capaz de actuar con eficacia en el plano jurídico y político. Delegados de organizaciones internacionales, funcionarios públicos, caballeros de la prensa, maestros y educadores, todos ustedes deben darse cuenta de que tienen su parte que desempeñar en la construcción de un Nuevo Orden Mundial«.

Una estrecha colaboración entre el futuro Papa Pablo VI y la CIA continuó después de la guerra a través de intermediario, el que fue jefe de contrainteligencia de la CIA de 1954 a 1974, James Jesus Angleton, un miembro clave del Georgetown Set y también Caballero de Malta. Angleton además fue el jefe de la Oficina del Vaticano de la CIA, así como la Oficina de Israel. Angleton fue responsable del enlace con las agencias del Mossad, la agencia de inteligencia de Israel en el exterior, y del Shin Bet, el servicio de inteligencia y seguridad general interior de Israel. Angleton también se convirtió en responsable del Imperio Lovestone, la red de la CIA dirigida por Jay Lovestone, ex líder del Partido Comunista de los Estados Unidos y más tarde líder sindical, que sorprendentemente trabajó con sindicatos extranjeros utilizando fondos encubiertos para construir un sistema mundial de sindicatos anticomunistas. Cuando el Caballero de Malta Allen Dulles se convirtió en director de la CIA, contrató los servicios de Reinhard Gehlen, militar alemán que llegó al cargo de mayor general en la Wehrmacht alemana durante la Segunda Guerra Mundial, con el puesto de jefe de contra-inteligencia nazi en el Frente Oriental. Es curioso que los Caballeros de Malta otorgaran a Gehlen su más alto galardón de honor, la Gran Croce al Merito Melitense en 1948. Aunque Gehlen no era católico, se le otorgó este honor debido a sus esfuerzos en la «cruzada contra el comunismo ateo«. Gehlen fue posteriormente instalado por los estadounidenses como el primer jefe del servicio secreto de Alemania Occidental, el Bundesnachtrichtdienst (BND), bajo el canciller de Alemania Occidental Konrad Adenauer, quien había recibido la Gran Cruz Magistral personalmente del gran maestre de la Orden de Malta, el príncipe Ludovico Chigi Albani della Rovere. En 1950 fue John J. McCloy, al que antes nos hemos referido, quien recibió la tarea de nombrar un nuevo jefe del Servicio Secreto de Alemania Occidental. Después de discutirlo con Frank Wisner, uno de los oficiales fundadores de la CIA, se decidieron por Reinhard Gehlen. James Jesus Angleton también era amigo del poeta, ensayista, músico y crítico estadounidense Ezra Pound, a quien había conocido en Italia, donde Angleton había pasado su infancia. Además de miembro de la CIA Angleton también era poeta, por lo que mantuvo una extensa correspondencia con Ezra Pound, así como con el poeta, pintor, ensayista y dramaturgo estadounidense Edward Estlin Cummings y el poeta, dramaturgo y crítico literario británico-estadounidense Thomas Stearns Eliot, entre otros. Durante la Segunda Guerra Mundial, el gobierno italiano pagó a Ezra Pound, un simpatizante del fascismo, para producir transmisiones de radio criticando a los Estados Unidos y en particular a los judíos. Como resultado, Ezra Pound fue arrestado por traición por las fuerzas estadounidenses en Italia en 1945 e internado en el Hospital St. Elizabeth en Washington, DC, donde se convirtió en paciente del psiquiatra del proyecto MK-Ultra, el Dr. Winfred Overholser, presidente de la Asociación Estadounidense de Psiquiatría.

Según la historiadora y periodista británica Frances Stoner Saunders, Angleton fue un eslabón vital en referencia a la conexión de la CIA con la Ivy League, conferencia deportiva de la NCAA compuesta por ocho universidades privadas del nordeste de Estados Unidos. Según la autora estadounidense Carol Brightman: “Los intelectuales, o cierto tipo de intelectuales, siempre han tenido un romance con los servicios de inteligencia. Es una especie de experiencia de mayoría de edad ingresar a los servicios de inteligencia, especialmente en ciertos campus como Yale”. La cooperación entre artistas e inteligencia tiene una larga tradición, con ejemplos en el pasado que incluyen al escritor británico, autor de novelas, ensayos, cuentos y obras de teatro, Somerset Maugham, trabajando para el Servicio Secreto Británico durante la Primera Guerra Mundial, al escritor, guionista y crítico literario británico Graham Greene, trabajando de manera encubierta para el MI5, equivalente al FBI norteamericano, y al novelista polaco Joseph Conrad trabajando para el MI6 británico, equivalente a la CIA norteamericana. Otros cooperantes también incluyeron al escritor, periodista y oficial de inteligencia británico Ian Fleming, conocido por ser el creador de la serie de novelas de espías protagonizadas por James Bond, y al novelista británico especializado en relatos de suspense y espionaje John le Carré. Uno de los varios protegidos de Angleton, el funcionario de la CIA Cord Meyer, había editado el Yale Literary Magazine y publicado cuentos en el Atlantic Monthly antes de unirse a la CIA por invitación de Allen Dulles. Según la guionista británica Deborah Davis en su libro de 1979 Katharine the Great, Cord Meyer se convirtió en el «operador principal» de la Operación Mockingbird, encabezada por Frank Wisner, un proyecto de la CIA que se infiltró con éxito en la industria cinematográfica y de los medios. También estaba el oficial espía de inteligencia estadounidense de la CIA y escritor E. Howard Hunt, autor de East of Farewell, Limit of Darkness y Stranger in Town, que le valió una beca Guggenheim. Más tarde, Hunt se volvería posible sospechoso de participar en el asesinato del presidente John Fitzgerald Kennedy y uno de los involucrados en el escándalo Watergate junto con el abogado estadounidense y agente del FBI, G. Gordon Liddy. Hunt era un amigo íntimo del miembro de Skull & Bones y Caballero de Malta, el escritor estadounidense y comentarista conservador William F. Buckley Jr., quien fundó la revista política National Review en 1955, que tuvo un gran impacto en la estimulación del movimiento conservador. En 1951, al igual que algunos de sus compañeros de clase en la Ivy League, Buckley fue reclutado por la CIA, donde sirvió durante dos años, incluido un año en la Ciudad de México como especialista en acción política en la División de Actividades Especiales de élite, donde Hunt era su jefe inmediato. En ese momento Hunt estaba ayudando a idear un plan encubierto para derrocar a Jacobo Arbenz, el presidente elegido democráticamente de Guatemala.

Al final de la Segunda Guerra Mundial, Angleton rescató al fascista italiano Junio Valerio Borghese, comandante de la Armada italiana durante el régimen de Benito Mussolini. Luego, Borghese fue juzgado y condenado por colaboración con los nazis, pero se le ofreció una sentencia reducida debido a sus gloriosas expediciones durante la guerra. Borghese nació en una de las principales familias de la Nobleza Negra, la Casa de Borghese, de la que el Papa Pablo V fue un miembro notable y que mantiene estrechos vínculos con el Vaticano. La expresión Nobleza Negra designa a una facción de la nobleza italiana que permaneció al lado del papa Pío IX tras la entrada de las tropas del rey Víctor Manuel II en Roma en el año 1870, poniendo término a la independencia de los Estados Pontificios. La influencia de la Nobleza Negra de Venecia se expandió en dirección norte hacia Alemania y es de esta nobleza de la que se origina la familia real británica, la Casa de Windsor. Hasta que cambiaron su nombre en 1917, fueron llamados la Casa de Saxe-Coburg-Gotha, una línea real alemana que se remonta a la Nobleza Negra de Venecia Con su historial como héroe de guerra, Borghese se convirtió en una figura representativa de los grupos profascistas y anticomunistas, adquiriendo el apodo de “Príncipe Negro”. Borghese escribió una introducción a Men Among the Ruins de Julius Evola, un libro que afirmaba la ideología política de Evola de una aristocracia neofascista. En los años de la posguerra, los escritos de Julius Evola fueron muy apreciados por miembros del movimiento neofascista en Italia. El Movimiento Social Italiano (MSI), que se inspiró en el pensamiento de Evola, fue formado en 1946 por partidarios de Mussolini. El MSI es visto como el sucesor tanto del Partido Republicano Fascista (PFR) de Mussolini como del Partido Nacional Fascista original (PNF). Desde el final de la guerra hasta finales de la década de 1980, el MSI fue la principal organización de la extrema derecha europea. Por iniciativa del MSI, el Movimiento Social Europeo (ESM) se estableció como una alianza europea neofascista en 1951. El MSI también formó parte de un grupo disidente más radical del ESM, el Nuevo Orden Europeo junto con, entre otros, la Falange española y el Partido Socialista del Reich (SRP), un partido político neonazi de Alemania Occidental fundado después de la Segunda Guerra Mundial como una escisión abiertamente orientada hacia los nazis del Partido de la Derecha Alemana (DKP-DRP) conservador nacional. La fundación del SRP fue respaldada por el ex héroe de la Luftwaffe Hans-Ulrich Rudel, quien fue una de las figuras más populares y visibles de la escena neonazi de la posguerra. En 1945, Rudel huyó a Argentina, donde se convirtió en un miembro popular y destacado de la gran comunidad nazi del país bajo la protección del gobierno de Perón. Allí se convirtió en el jefe de una organización de rescate llamada Kameradenwerk, que ayudaba a fugitivos nazis y criminales de guerra a escapar de Europa. Con la ayuda de Otto Skorzeny, Rudel desempeñó un papel importante en el reclutamiento de un gran número de antiguos fugitivos nazis de Argentina para puestos clave en Egipto.

Hans-Ulrich Rudel era amigo cercano de Savitri Devi, el seudónimo de la fascista de origen griego, simpatizante nazi y espía que sirvió a las potencias del Eje, de nombre Maximiani Portas, el primer gran exponente de la posguerra de lo que el autor británico que escribió varios libros sobre ocultismo y esoterismo, Nicholas Goodrick-Clarke, en Black Sun: Aryan Cults, Esoteric Nazism and the Politics of Identity, ha caracterizado como Esoteric Hitlerism. Savitri Devi finalmente logró una gran influencia entre los círculos neonazis a través de su desarrollo de una forma oculta de nazismo. Asimiló muchas nociones del hinduismo, glorificó a la raza aria y veneró a Adolf Hitler nada menos que como un avatar de Vishnu. Savitri Devi fue una de los miembros fundadores de la Unión Mundial de Nacionalsocialistas (WUNS). La organización se creó en 1962, cuando el veterano comandante de la Marina de los Estados Unidos, George Lincoln Rockwell, fundador del Partido Nazi Estadounidense (ANP), se reunió con el jefe del Movimiento Nacionalsocialista (NSM), Colin Jordan. Colin y Rockwell acordaron trabajar para desarrollar una red internacional entre movimientos como un grupo paraguas para organizaciones neonazis en todo el mundo. Esto resultó en la Declaración de Cotswold de 1962, que fue firmada por neonazis de Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia (representada por Savitri Devi), Alemania Occidental, Austria y Bélgica. Más países miembros se unirían más tarde a lo largo de la década, incluidos Argentina, Australia, Chile, Irlanda, Sudáfrica, Japón y otros. Savitri Devi y Julius Evola fueron importantes fuentes de inspiración para el diplomático, explorador, novelista, ocultista y filósofo nazi chileno Miguel Serrano, quien fue otro destacado exponente del hitlerismo esotérico. Durante sus destinos como embajador de Chile en Viena y posteriormente en Suiza, cultivó amistades con el político belga de origen valón y colaborador nazi, Léon Degrelle, el coronel austríaco de las Waffen-SS Otto Skorzeny y el ex héroe de la Luftwaffe Hans-Ulrich Rudel, además de realizar visitas al filósofo, poeta, pintor, antisemita, esoterista y ocultista italiano Julius Evola, al historiador y estudioso nazi de religiones y símbolos antiguos Herman Wirth, al escritor austriaco de ciencia ficción Wilhelm Landig y al poeta, ensayista, músico, crítico e ideólogo fascista estadounidense Ezra Pound. En Suiza, Miguel Serrano conoció y se hizo amigo del escritor, poeta, novelista y pintor alemán Hermann Hesse y del médico psiquiatra, psicólogo y ensayista suizo Carl Jung. Serrano también se convirtió en amigo personal del que fue primer ministro de la India, Jawaharlal Nehru, y la que fue primera ministra de la India, Indira Gandhi.

Miguel Serrano también se jactó de ser amigo del actual Dalai Lama, quien ha estado durante mucho tiempo al servicio de la CIA. Serrano proporcionó una explicación de su curiosa relación de la siguiente manera: «También conocí al Dalai Lama en el momento en que escapó del Tíbet durante la invasión comunista china. Era muy joven, 25 años. Fui a encontrarlo en el Himalaya. Él nunca olvida eso. Y cuando nos volvimos a encontrar durante el funeral de Indira Gandhi en Delhi, me invitó a ir a Dharmasala, donde vive ahora. Tuvimos una charla muy interesante. Es bueno saber que antes de que se introdujera el budismo en el Tíbet, los tibetanos eran una raza guerrera y su religión, el Bo [chamanismo Bön], usaba también la misma esvástica del hitlerismo. Hasta el día de hoy, los Servicios de Inteligencia de Inglaterra y Estados Unidos no han podido descubrir los verdaderos vínculos misteriosos que existían entre el Tíbet y la Alemania hitleriana«. El Movimiento Social Italiano (MSI), junto con otros grupos, como el Mouvement d’Action Civique, formaron el Partido Nacional de Europa (NPE) en 1962, para coordinar el crecimiento de un pan-nacionalismo europeo. La idea de un Partido Nacional de Europa (NPE) comenzó cuando el fundador de la Unión Británica de Fascistas, Oswald Mosley, lanzó su campaña Europe a Nation después de la Segunda Guerra Mundial como contrapeso al creciente poder de los Estados Unidos y la URSS. Europe a Nation fue la piedra angular de su Movimiento de Unión, que intentó redefinir el fascismo al enfatizar la importancia de desarrollar un nacionalismo europeo en lugar de nacionalismos basados en países. Europe a Nation consistía en la idea de que todos los estados europeos deberían unirse y aunar sus recursos, incluidas sus colonias, para trabajar como un superestado bajo un sistema de corporativismo. El periodista y político neofascista italiano Pino Rauti y otros se separaron del Movimiento Social Italiano (MSI) en 1956 y fundaron el partido Ordine Nuovo, mientras que el extremista neofascista de nacionalidad italiana, Stefano Delle Chiaie, fundó la Vanguardia Nacional. Chiaie fue un aliado cercano de Junio Valerio Borghese, fundador de la organización de extrema derecha Fronte Nazionale, y un devoto seguidor de Julius Evola. Ambas organizaciones eran componentes clave de la siniestra operación Gladio, parte de una red internacional de matones fascistas coordinados por la CIA y la OTAN, conocidas como unidades con el supuesto propósito de resistir una invasión soviética desde adentro. En cambio, se emplearon principalmente para llevar a cabo actos violentos de terrorismo, de los que se culpó falsamente a los grupos comunistas con la finalidad de socavar la influencia del comunismo en varias partes de Europa, especialmente en Italia.

Conocida en Italia como la “Estrategia de Tensión”, la operación Gladio fue encabezada por el que fue Secretario de Estado de los Estados Unidos y Caballero de Malta Alexander Haig, en colaboración con la famosa logia masónica P2, a la que pertenecían numerosos miembros del Movimiento Social Italiano (MSI) y de la Soberana Orden de Malta (SMOM). Chiaie era amigo de Licio Gelli, Caballero de Malta y Gran Maestre de la logia masónica P2. Chiaie también estuvo involucrado con Aginter Press, un grupo terrorista creado por Otto Skorzeny en nombre de la CIA y la Organización Gehlen. Durante una audiencia de 1997 ante la Comisión sobre terrorismo, Chiaie habló sobre una “Internacional fascista negra” y sus esperanzas de crear las condiciones de una “revolución internacional”. En ese contexto habló de la Liga Anticomunista Mundial y admitió haber formado parte del Nuevo Orden Europeo. Cuando se le preguntó al escritor norteamericano Martin Lee, autor de Acid Dreams: The Complete Social History of LSD: The CIA, The Sixties, and Beyond, si descubrió o no la participación de sociedades secretas en MK-Ultra, respondió que, de hecho, tenía pruebas, pero optó por no incluir esa información en su libro. Sin embargo, le explicó a su entrevistador: «Con respecto a las sociedades secretas, bueno, cuando se llega a eso, la CIA es una sociedad secreta. Y dentro de la CIA, hay todo tipo de sociedades secretas operando. Los masones están en la CIA. Los Caballeros de Malta están en la CIA y otros grupos. Estas diferentes sociedades secretas no solo están dentro de la CIA sino también en el mundo corporativo, el Estado Mayor Conjunto, el FBI, el Departamento de Defensa, etcétera. Estas sociedades, si las entendiéramos, podrían ayudar a delinear ciertas facciones dentro de la élite del poder. Creo que funciona en dos niveles. Para el proletariado, para el resto de nosotros, el Rotary, la Masonería, en realidad no significa nada. Pero en los niveles más altos, estás tratando con individuos muy influyentes y poderosos. En ese nivel, tal vez el estudio de estos diferentes grupos pueda arrojar algo de luz sobre la comprensión de las diferentes facciones dentro de la élite gobernante«. Martin Lee también informa que Albert Hofmann, el científico suizo que descubrió el LSD, formaba parte de un pequeño grupo relacionado con la antroposofía del filósofo austriaco, erudito literario, educador, artista, autor teatral, pensador social y ocultista Rudolf Steiner a principios de la década de 1930, quien se propuso hacer una «píldora de paz» para ayudar a la humanidad. Al ver los comienzos del régimen nazi, conscientemente se propusieron hacer algo como el LSD, después de lo cual lo mantuvieron en secreto para el mundo.

La dietilamida del ácido lisérgico, o LSD, había sido desarrollada en 1943 por Albert Hoffman, que trabajaba como químico en Sandoz AB, una empresa farmacéutica suiza propiedad de S. G. Warburg & Co., un banco de inversión con sede en Londres, fundado en 1946 por Siegmund Warburg, miembro de la familia Warburg, una prominente familia bancaria de origen judío. Sin embargo, el LSD fue sintetizado por primera vez por Albert Hoffmann en 1938 a partir de la ergotamina, una sustancia química derivada por el bioquímico suizo Arthur Stoll del cornezuelo de centeno, un hongo de grano que normalmente crece en el centeno. Como descubrió Martin Lee, la empresa Sandoz estaba vinculada a través de acuerdos de cártel con IG Farben, que a lo largo de la década de 1930 mantuvo una división secreta especial dedicada a la investigación de agentes psicodélicos. Además se sabe que los médicos nazis llevaron a cabo experimentos de control mental con mescalina en el campo de concentración de Dachau. Martin Lee concluye que, por lo tanto, “podemos estar seguros de que el alto mando nazi ya estaba al tanto de estas sustancias”. Durante la Segunda Guerra Mundial, Allen Dulles fue jefe de la OSS en Berna, y uno de sus asistentes de la OSS fue el banquero estadounidense nacido en Alemania James Paul Warburg, que era conocido por ser el asesor financiero del presidente Franklin D. Roosevelt. Su padre era el banquero Paul Warburg, miembro de la familia Warburg y «padre» del sistema de la Reserva Federal norteamericana. Allen Dulles había visitado Sandoz en Basilea para obtener un conocimiento directo de los usos y la variedad de efectos que se pueden obtener del LSD. El 20 de abril de 1950, la CIA, bajo la dirección de Allen Dulles, aprobó un proyecto para que el servicio de inteligencia evaluara el uso de LSD en una operación secreta conocida como Bluebird (Pájaro azul), un programa de control mental de la CIA llevado a cabo entre 1950 y 1953 que buscaba la manera de lavar el cerebro a detenidos e inculcarles nuevos valores e ideas. Durante este período la CIA autorizó a psiquiatras licenciados para realizar experimentos, entre los que se incluyen: creación de nuevas identidades, inducir amnesia, crear múltiples personalidades y crear falsos recuerdos. El 13 de abril de 1953, Allen Dulles ordenó a Richard Helms, jefe de la Oficina de Inteligencia Científica, que comenzara el programa de investigación bajo la dirección de Sidney Gottlieb, procedente de una familia de judíos húngaros, que fue el controvertido asesor científico y jefe de la División de Servicios Técnicos de la CIA, para la «investigación para desarrollar una capacidad en el uso encubierto de materiales biológicos y químicos«.

Denominado MK-Ultra, el objetivo aparente del proyecto era desarrollar drogas de «control mental» para usar contra el bloque comunista, supuestamente en respuesta al uso soviético, chino y norcoreano de tales técnicas con prisioneros de guerra estadounidenses en Corea del Norte. La evidencia publicada indica que MK-Ultra involucró el uso de muchas metodologías para manipular los estados mentales individuales y alterar las funciones cerebrales, incluida la administración subrepticia de drogas y otras sustancias químicas, hipnosis, privación sensorial, aislamiento, abuso verbal y sexual, así como diversas formas de tortura. Los experimentos incluyeron la administración de LSD a empleados de la CIA, personal militar, médicos, otros agentes gubernamentales y miembros del público en general para estudiar sus reacciones. Los sujetos solían ser inconscientes del hecho. Si bien se realizaron pruebas a criminales de la mafia, la CIA pensó que era imprudente manipular aún más la organización. En cambio, eligieron “el inframundo” de prostitutas, drogadictos, pacientes con enfermedades mentales y otros tipos marginales que serían impotentes para defenderse si alguna vez descubrieran lo que la CIA les había hecho. MK-Ultra realmente comenzó en 1952, el año en que Aldous Huxley regresó a los Estados Unidos acompañado por el psiquiatra inglés Dr. Humphrey Osmond, quien fue contratado por Allen Dulles para desempeñar un papel destacado en el proyecto MK-Ultra. En 1952, en colaboración con el bioquímico, médico y psiquiatra canadiense Abram Hoffer y otros, el Dr. Humphrey Osmond comenzó a trabajar con psicodélicos, particularmente mescalina y LSD, mientras buscaba una cura para la esquizofrenia en el Hospital Mental Weyburn en Saskatchewan, Canadá. Osmond relacionó la similitud de la mescalina con las moléculas de adrenalina, en una teoría que implicaba que la esquizofrenia podría ser una forma de autointoxicación. Sugirió que la mescalina permitía que una persona en su sano juicio viera a través de los ojos de un esquizofrénico y sugirió que se usara para capacitar a médicos y enfermeras para comprender mejor a sus pacientes. Osmond fue uno de los primeros en comenzar a usar el término «psicotomimético«, que significa imitar la psicosis o inducir la psicosis, que luego fue adoptado por la CIA y el ejército para sus siniestros propósitos. Fue el neuropsiquiatra, neurocientífico y neurofilósofo británico John Raymond Smythies, un antiguo colega de Osmond, quien le recomendó a Aldous Huxley que experimentara con la mescalina. Smythies era primo del amigo de Aldous Huxley, el escritor británico Christopher Isherwood, así como del biólogo evolutivo, etólogo, zoólogo y divulgador científico británico Richard Dawkins, y del escritor, guionista y crítico literario británico Graham Greene.

Aldous Huxley se dio cuenta por primera vez de la mescalina, el ingrediente activo del peyote, después de leer un artículo académico escrito por Osmond, y Aldous Huxley le envió una carta en 1952 ofreciéndose como sujeto experimental. La carta de Aldous  explicaba que sus motivaciones se basaban en la idea de que el cerebro es una «válvula reductora» que restringe la conciencia y esperaba que la mescalina pudiera ayudar a acceder a un mayor grado de conciencia. En 1953, Osmond le dio a Aldous Huxley un suministro de mescalina para su consumo personal. Al año siguiente, en su libro Las puertas de la percepción, título extraído de un poema del poeta, pintor y grabador británico William Blake, Aldous Huxley proclamó que las drogas alucinógenas “expanden la conciencia”. En el libro Aldous Huxley hace la típica comparación entre la experiencia mística y la esquizofrenia: «El esquizofrénico es como un hombre permanentemente bajo la influencia de la mescalina y, por lo tanto, incapaz de cerrar la experiencia de una realidad con la que no es lo suficientemente santo para vivir, que no puede explicar [y que] lo asusta al interpretar su incesante extrañeza, su ardiente intensidad de significado, como las manifestaciones de la malevolencia humana o incluso cósmica, que exigen las contramedidas más desesperadas, desde la violencia asesina en un extremo de la escala hasta la catatonía o psicológica. suicidio, en el otro«. En octubre de 1955 Aldous Huxley tuvo una experiencia mientras tomaba LSD que consideró más profunda que las detalladas en Las puertas de la percepción. El hombre que introdujo tanto a Osmond como a Aldous Huxley al LSD fue el científico Alfred Matthew Hubbard, que había trabajado para la OSS durante la guerra como «agente de investigación especial«. A lo largo de los años, Hubbard también trabajó para los Servicios Especiales de Canadá, el Departamento de Justicia de Estados Unidos y la Oficina de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego de Estados Unidos. Hubbard se convirtió en apóstol del LSD a principios de la década de 1950 después de recibir supuestamente una visión angelical que le decía que pronto vendría algo importante para el futuro de la humanidad. Cuando leyó por primera vez sobre el LSD, inmediatamente lo identificó como parte de esa visión y lo probó por sí mismo en 1951. A través de sus extensas conexiones, que incluían al Papa, como una vez se jactó, se le atribuye haber introducido a unas 6.000 personas en el consumo de LSD.

Aldous Huxley conocía al investigador médico y parapsicológico Andrija Puharich, otra personalidad clave de MK-Ultra en los experimentos de la CIA con los psicodélicos y en el ocultismo. También conocido como el “padre del movimiento New Age estadounidense”, Puharich es mejor conocido como la persona que trajo al psíquico israelí Uri Geller a los Estados Unidos para una investigación científica. Puharich era un experto tanto en hipnotismo como en microelectrónica. De 1942 a 1946, asistió a la Universidad Northwestern como miembro del Programa de Entrenamiento Especializado del Ejército. Desarrolló la “Teoría de la Conducción Nerviosa”, que proponía que las unidades neuronales irradiaban y recibían ondas de energía en las bandas de onda ultracorta por debajo del infrarrojo y por encima del espectro del radar. Por lo tanto, concluyó Puharich, las neuronas son un tipo de receptor-transmisor de radio que podría comunicar pensamientos de una persona a otra. La teoría de Puharich fue bien recibida por destacados científicos, incluido el profesor e investigador español de fisiología, célebre por sus investigaciones en la estimulación eléctrica del cerebro, José Manuel Rodríguez Delgado, quien más tarde se convertiría en uno de los pioneros de la CIA en implantes electrónicos en cerebros de animales para influir en su comportamiento. Aunque el objetivo de Puharich era convertirse en médico, llevó a cabo investigaciones sobre medicamentos patrocinados por la farmacéutica Sandoz. Según el propio Puharich, fue en esa época cuando las agencias de inteligencia lo reconocieron como un activo potencial y lo reclutaron para evaluar a personas con “poderes psíquicos”. Según Puharich, a cargo del proyecto estuvo el ingeniero Rexford Daniels, propietario de una empresa que investigaba un área en la que Puharich era un experto de renombre mundial, cómo lo son las emisiones electromagnéticas en proliferación que interfieren entre sí y pueden tener efectos ambientales nocivos para el hombre. Puharich creó la Fundación Mesa Redonda de Electrobiología en 1943, en las afueras de Camden, Maine, una fachada para los experimentos parapsicológicos del Ejército norteamericano. La fundación también recibió el apoyo de un buen amigo de Puharich, el ex vicepresidente estadounidense Henry Wallace. Entre los asociados de Puharich estaba el neurólogo y cibernético estadounidense Warren Sturgis McCulloch, que trabajaba en el Hospital Bellevue de Nueva York y uno de los primeros defensores de los implantes cerebrales electrónicos. Andrew Pickering se refirió a Warren S. McCulloch, miembro fundador del Grupo Cibernético, como “el espíritu rector de la cibernética en los Estados Unidos«. Otro asociado fue el ingeniero de minas, diplomático, y filántropo estadounidense John Hays Hammond, que fue alumno del genial Nikola Tesla.

Imagen 10

Además, Puharich también estaba llevando a cabo investigaciones secretas sobre técnicas de manipulación psicológica, incluido el uso de drogas alucinógenas, así como las capacidades militares y de inteligencia de las habilidades psíquicas. En noviembre de 1952, Puharich dio una charla a funcionarios del Pentágono que se publicó como “Una evaluación de la posible utilidad de la percepción extrasensorial en la guerra psicológica”. La Fundación Mesa Redonda funcionó cuando Puharich trabajaba para el Centro Químico del Ejército en Edgewood en Aberdeen, Maryland, una instalación frecuentemente citada como profundamente involucrada en experimentos de MK-Ultra, y donde numerosos científicos nazis fueron empleados tras la Operación Paperclip, un nombre en clave de la operación realizada por el Servicio de Inteligencia y Militar de los Estados Unidos para extraer de Alemania científicos nazis especializados en las llamadas Armas Maravillosas del Tercer Reich, como cohetes, armas químicas y experimentación médica tras la caída del régimen nazi durante la Segunda Guerra Mundial. Puharich supuestamente se especializó en guerra química y biológica en Edgewood. Durante ese tiempo, Puharich se reunió con varios oficiales y funcionarios de alto rango, principalmente del Pentágono, la CIA y la Inteligencia Naval. Uno de los proyectos que se estaban llevando a cabo en Edgewood en ese momento era Bluebird, un proyecto de la CIA iniciado el 20 de agosto de 1951, que investigaba métodos de interrogatorio. Otro programa MK-Ultra llevado a cabo en 1952 y 1974 en Edgewood recibió el nombre en código de Proyecto 112. Se probaron doscientos cincuenta y cuatro agentes biológicos y químicos diferentes en más de 6.000 soldados. Las sustancias incluían un arma química desarrollada en 1952 por la empresa química Hoffmann-La Roche, y variaban desde gas mostaza hasta LSD en dosis extremadamente altas. Durante una audiencia posterior en el Senado sobre los experimentos humanos, Allan Lawson, un exprisionero y sujeto de los experimentos, testificó que “cualquier afirmación de participación voluntaria en experimentos humanos es un engaño cruel”. Sin embargo, se ha informado que la tarea de Puharich en Edgewood, de hecho, era desarrollar sustancias químicas que pudieran estimular las habilidades psíquicas. Según Aldous Huxley, uno de los primeros miembros de la Mesa Redonda de Puharich y que trabajó con él en la experimentación con alucinógenos, dijo: «…se diga lo que se diga contra Puharich, ciertamente es muy inteligente, muy culto y muy emprendedor. Su objetivo es reproducir por modernos métodos farmacológicos, electrónicos y físicos las condiciones utilizadas por los Chamanes para entrar en un estado de clarividencia viajera«.

En diciembre de 1952, Puharich trajo a su laboratorio a un místico y misterioso indio llamado Dr. DG Vinod, quien comenzó a canalizar un grupo de entidades desencarnadas que se llamaron a sí mismos «los Nueve Principios«. Los Nueve también se referían a sí mismos como la Enéada, los nueve dioses principales del panteón egipcio. Según Puharich, Los Nueve están “directamente relacionados con el concepto de Dios que tiene el Hombre”, y que “los controladores del Universo operan bajo la dirección de Los Nueve. Entre los controladores y un número incalculable de civilizaciones planetarias están los mensajeros”. Los Nueve se proclamaron a sí mismos como Dios, afirmando que «Dios no es más que nosotros juntos, los Nueve Principios de Dios«. A otras sesiones de espiritismo en 1953 asistieron otros miembros de la Fundación Mesa Redonda de Puharich, a quienes Los Nueve les dijeron que habían sido seleccionados para promover su agenda en la Tierra. Asistieron, entre otros, Alice Bouverie, Marcella Du Pont, Ruth Forbes y Arthur M. Young. Alice Bouverie, nacida como Ava Alice Muriel Astor, descendiente de John Jacob Astor, era la hija del coronel John Jacob Astor IV, quien había muerto a bordo del Titanic. El primer marido de Alice, el príncipe Serge Obolensky, había sido oficial en el ejército zarista y se convirtió en un importante agente de la OSS. Por su lado, Marcella DuPont era miembro de la rica familia DuPont, propietaria de empresa multinacional de origen estadounidense DuPont Corporation. Ruth Forbes Young fue miembro de la familia Forbes y fundadora de la Academia Internacional de la Paz en 1970. También cofundó el Instituto de Berkeley para el Estudio de la Conciencia con su tercer marido, Arthur M. Young. Ruth Forbes era miembro de la familia Forbes de Massachusetts, siendo la hija de Ralph Emerson Forbes y Elise Cabot. Era bisnieta del escritor, filósofo y poeta estadounidense y líder del movimiento del trascendentalismo a principios del siglo XIX, Ralph Waldo Emerson, y sobrina de William Cameron Forbes, gobernador general de Filipinas de 1908 a 1913. Ruth Forbes también fue una íntima amiga personal de la novelista y espía estadounidense Mary Bancroft, que era miembro de la familia Bancroft, que en un momento fue dueña de Dow Jones & Company y una devota alumna de Carl Jung y amante de Allen Dulles, y posteriormente del poderoso empresario norteamericano, dueño de Time-Life, Henry Luce. Arthur M. Young fue el diseñador del primer helicóptero de Bell Helicopter. También fue un filósofo influyente que, inspirado en la teoría del proceso de la evolución espiritual del matemático y filósofo inglés Alfred North Whitehead, propuso teorías que combinaban el darwinismo con la sabiduría tradicional, los arquetipos de Carl Jung, la teosofía, la astrología, el yoga y la mitología.

En 1954, Puharich escribió The Sacred Mushroom: Key to the Door of Eternity and Beyond Telepathy, en cuyo libro cuenta cómo en 1954 recibió una transcripción del médium Harry Stone, quien afirmó que fue poseído por una persona que luego identificaron como Rahótep, un hombre que había vivido hace 4600 años. Lo que fascinaba a Puharich era la descripción que había dado Stone de una planta que podía provocar la separación de la conciencia del cuerpo físico. Durante los siguientes tres años, Stone habló egipcio, escribió jeroglíficos y reveló el papel de la amanita muscaria, el hongo mágico, en el culto y la adivinación egipcios. Los dibujos de Stone de la planta parecían hongos, y la descripción que dio fue la de la amanita muscaria de los chamanes mexicanos informados por el escritor pionero en el estudio de la etnobotánica Robert Gordon Wasson. El interés por los psicodélicos se animó con el artículo de Wasson de 1957, publicado en la revista Life y titulado «Buscando el hongo mágico«, que trajo por primera vez el conocimiento de la existencia de los hongos psicoactivos a una amplia audiencia. Wasson, quien fue vicepresidente de la banca JP Morgan y se desempeñó como presidente del Council on Foreign Relations (CFR), tenía estrechos vínculos con el director de la CIA, Allen Dulles. Robert Gordon Wasson y Henry Luce, miembro de la sociedad secreta Skull & Bones y creador de la revista Life, también fueron miembros durante mucho tiempo del Century Club, una organización de la CIA, junto con el que fue Secretario de Estado de los Estados Unidos y hermano de Allen Dulles, John Foster Dulles, el periodista e intelectual estadounidense Walter Lippmann y el diplomático, politólogo e historiador estadounidense George F. Kennan. Posteriormente ha salido a la luz que Aldous Huxley también era miembro del Century Club. Time-Life, un conglomerado de marketing directo, conocido por vender libros, música, videos/DVD y productos multimedia, fue creado por el banquero y filántropo estadounidense Henry P. Davison Jr, también miembro de la sociedad secreta Skull & Bones, quien era el jefe de Wasson en la banca JP Morgan. Otro miembro de Skull & Bones detrás del establecimiento de Time-Life fue el periodista Briton Hadden, quien trabajó con Henry P. Davison Jr y Henry Luce en la creación de la organización. En 1946, Davison y Luce convirtieron al general y experto en guerra psicológica Charles Douglas Jackson en vicepresidente de Time-Life. Jackson fue un agente clave de la Operación Mockingbird de la CIA para la infiltración de los medios de comunicación. La lista de miembros de Skull & Bones directamente conectados con Robert Gordon Wasson es extensa, y también incluye a personas como el político, hombre de negocios y diplomático estadounidense Averell Harriman, que trabajó con Wasson en el Council on Foreign Relations (CFR), donde fue director.

Robert Gordon Wasson también fue un buen amigo del poeta y escritor inglés Robert Graves, que es conocido por su análisis e interpretaciones de los mitos griegos, las memorias de sus primeros años de vida y las obras Yo, Claudio y Claudio el Dios, que se convirtieron en una serie de televisión de la BBC muy popular que se mostró tanto en Gran Bretaña como en Estados Unidos en la década de 1970. Graves también fue compañero en Oxford del militar, arqueólogo y escritor británico Thomas Edward Lawrence, conocido como Lawrence de Arabia. Robert Graves fue el autor de La diosa blanca, un libro clave para los paganos y wiccanos (en que la wicca es una religión neopagana, vinculada con la brujería y otras religiones antiguas) modernos, en el que propone la existencia de una deidad europea, inspirada y representada por las fases de la Luna, y que es el origen de las diosas de la Luna, así como de varias mitologías europeas y paganas. En 1952, Robert Graves había enviado a Robert Gordon Wasson un recorte del periódico de una empresa farmacéutica en el que se mencionaba un artículo que el biólogo estadounidense Richard Evans Schultes había publicado en una revista más de diez años antes, en el que informaba sobre el uso de hongos psicoactivos por parte de los pueblos nativos de las montañas del sur de México. Fue esta información la que unió a Wasson con Schultes y, finalmente con el químico suizo Albert Hofmann. Robert Gordon Wasson realizó un estudio sobre el uso de los hongos entre los chamanes mazatecos en 1955. Schultes es considerado el padre de la etnobotánica moderna y pronto se convertiría en director del Museo Botánico de Harvard. Schultes también contribuyó al descubrimiento de la potencia de la DMT (dimetiltriptamina) como alucinógeno. El fraile español Ramón Paul, quien acompañó a Colón en su segundo viaje al Nuevo Mundo, fue el primero en registrar el uso nativo de un poderoso polvo enteogénico llamado ‘kohhobba’ para comunicarse con el mundo de los espíritus. El DMT fue sintetizado por primera vez en 1931 por el químico británico Richard Manske. En las décadas de 1950 y 1960, algunos investigadores experimentaron con alucinógenos de triptamina inyectados por vía intramuscular. El primero en publicar en inglés sobre este tema parece haber sido el investigador húngaro Stephen Szara mientras trabajaba para el Instituto Nacional de Salud Mental de los Estados Unidos en Washington, DC. Szara publicó sobre el DMT ya en 1956 y produjo una serie de al menos doce artículos sobre la farmacología de las triptaminas durante los siguientes once años. Escribiendo en 1961, Szara dijo: «Me interesé en la posibilidad de la acción alucinógena de los derivados de la triptamina en 1955, cuando leí sobre el análisis químico de un polvo de rapé preparado por nativos haitianos a partir de semillas de Piptadenia peregrina que usaban en ceremonias religiosas para producir estados mentales místicos que les permitían comunicarse con sus dioses. . .».

En 1955, Robert Gordon Wasson le había mencionado a Puharich el potencial adivinatorio del hongo que había descubierto en México, y lo invitó a unirse a la expedición de aquel verano a Oaxaca, Mexico, que luego se describió en el artículo de la revista Life de 1957, pero Puharich declinó debido a otras obligaciones. Pero, para el otoño de 1955, Puharich tenía un amplio suministro de hongos para experimentar por su cuenta. La miembro de la Fundación de la Mesa Redonda de Puharich, Alice Bouverie, nacida como Ava Alice Muriel Astor, descendiente del empresario estadounidense John Jacob Astor, en un experimento de trance que involucraba una tabla Ouija, contactó telepáticamente con la chamán mexicana de Wasson, María Sabina, quien les informó correctamente que un espécimen de amanita muscaria se encontraría cerca en Maine. Cuando Aldous Huxley se enteró del descubrimiento de Wasson, la oficina de Wasson en la banca JP Morgan se convirtió en una parada habitual. Después de la publicación en 1957 del artículo de Wasson en la revista Life, él y su esposa fueron acompañados en una expedición de seguimiento por el micólogo francés Roger Heim, quien identificó varios de los hongos como especies de Psilocybe. Roger Heim cultivó los hongos en Francia y envió muestras para su análisis al químico suizo Albert Hofmann, quien aisló el principio activo psilocibina del hongo Psilocybe mexicana. Hofmann fue ayudado en el proceso de descubrimiento por su disposición a ingerir extractos de hongos para ayudar a verificar la presencia de los compuestos activos. La empresa de Hofmann, Sandoz, comercializó y vendió psilocibina pura a médicos y clínicos de todo el mundo para su uso en psicoterapia psicodélica. Por lo tanto, Wasson es considerado el fundador de la etnomicología, el estudio de los hongos psicoactivos utilizados con fines espirituales, que inspiró a investigadores posteriores como el escritor, orador, filósofo, etnobotánico, psiconauta e historiador de arte estadounidense Terence McKenna y el filólogo británico John Marco Allegro, un estudioso de los Rollos del Mar Muerto. Allegro alcanzó la consideración de pseudocientífico cuando escribió el éxito de ventas The Sacred Mushroom and the Cross en 1970, que argumentaba que el cristianismo se basaba en el culto de los hongos. Wasson escribió sobre The Psychedelic Review del escritor, psicólogo y entusiasta estadounidense de la investigación y uso de sustancias psicodélicas Timothy Leary que el hongo mágico “te permite ver más claramente de lo que puede ver nuestro ojo moribundo, vistas más allá de los horizontes de la vida, viajar hacia atrás y hacia adelante en el tiempo, entrar en otros planos de existencia, incluso a conocer a Dios”. En 1967, Wasson publicaría Soma: Divine Mushroom of Immortality, que proponía que el antiguo védico Soma era el hongo mágico.

Según el Profesor de Psiquiatría Clínica Steven J. Novak, fue el libro Las puertas de la percepción de Aldous Huxley el que redefinió el consumo de mescalina y LSD como una experiencia mística con posibles beneficios psicoterapéuticos. Debido a que el término «psicotomimético» no era propicio para comercializar estas drogas en una contracultura, el  psiquiatra inglés Humphry Osmond y Aldous Huxley acuñaron más tarde el término «psicodélico«, que traducido literalmente significa «manifestación de la mente«. El Dr. Albert Hofmann, el químico suizo que descubrió el LSD, pensó que la elección de Humphry Osmond era apropiada y descartó la relación demostrada en los informes publicados entre la psicosis natural y la inducida por el LSD. La palabra “psicodélico” fue entonces defendida por el protegido de Aldous Huxley, el psicólogo estadounidense Timothy Leary, quien se convirtió en una de las figuras más destacadas durante la contracultura de la década de 1960. Aparentemente, Timothy Leary se interesó por primera vez en los psicodélicos cuando leyó el artículo de Wasson en Life. Después de experimentar por primera vez con hongos de psilocibina en el verano de 1960, Leary recibió una copia de Las puertas de la percepción de Aldous Huxley, que creía que corroboraba lo que había experimentado, «y más«. Timothy Leary también estaba en contacto con Al Hubbard, uno de los primeros defensores de la droga LSD durante la década de 1950, y también comenzó a comprar grandes cantidades de LSD de forma privada. Entre 1954 y 1959, Leary fue director de investigación clínica y psicología en el Kaiser Foundation Hospital en Oakland, donde ideó una prueba de personalidad utilizada por la CIA para evaluar a los posibles empleados. Leary se asoció con el contratista de la CIA, el psicólogo y filósofo estadounidense Frank Barron, quien en 1960, con fondos del gobierno, fundó el Centro de Investigación de Drogas Psicodélicas de Harvard. Leary siguió a Barron a Harvard y se convirtió en profesor de psicología. Frank Barron le administró a Leary algo de psilocibina y LSD suministrados por la CIA, después de lo cual Leary comenzó a experimentar regularmente con psicodélicos y también estudió sus efectos en otros experimentos controlados.

En algún momento de 1960, la psilocibina se convirtió en el tema de una serie de experimentos psicológicos como parte del Proyecto Psilocibina de Harvard, dirigido por Timothy Leary y el maestro espiritual contemporáneo estadounidense Dr. Richard Alpert, también conocido como Baba Ram. Más tarde, Leary admitió saber en ese momento que “algunas personas poderosas en Washington han patrocinado toda esta investigación de drogas”. En sus propias palabras, Leary dijo: “No estaría aquí sin la previsión de los científicos de la CIA. No fue un accidente. Todo fue planeado y escrito por la Inteligencia Central, y estoy completamente a favor de la Inteligencia Central”. Los asociados de Leary en Harvard incluían numerosos contratistas conocidos de la CIA, como el profesor de psiquiatría y psicología en la Universidad de Pensilvania, Martin Theodore Orne, un investigador que recibía fondos de la CIA, así como el ex psicólogo jefe de la OSS, Henry A. Murray, quien había supervisado los primeros experimentos del «suero de la verdad» de la OSS y cuyos métodos de prueba se emplearon por los autores del estudio de La personalidad autoritaria. Desde el otoño de 1959 hasta la primavera de 1962, Henry A.Murray fue responsable de los experimentos MK-Ultra patrocinados por la CIA, éticamente cuestionables, en los que veintidós estudiantes universitarios fueron utilizados como conejillos de indias. Entre otros propósitos, los experimentos de Murray se centraron en medir la reacción de las personas bajo estrés extremo. Los estudiantes universitarios involuntarios fueron sometidos a lo que el mismo Murray llamó ataques “vehementes, radicales y personalmente abusivos”. Las agresiones a sus egos, ideas y creencias fueron el vehículo utilizado para generar altos niveles de estrés y angustia. Entre ellos estaba Ted Kaczynski, de 16 años, quien se convirtió en Unabomber, un asesino en serie que tenía como objetivo a académicos y tecnólogos. El libro del escritor Alston Chase, Harvard and the Unabomber: The Education of an American Terrorist, conecta las experiencias abusivas que sufrió Kaczynski bajo Murray con sus crímenes posteriores. La junta fundadora del Proyecto Psilocibina de Harvard estaba formada por Timothy Leary, Aldous Huxley, el psiquiatra estadounidense John Paul Spiegel, más tarde presidente de la Asociación Estadounidense de Psiquiatría, el psicólogo estadounidense David McClelland, el psicólogo y filósofo estadounidense Frank Barron, el psicólogo, escritor e investigador estadounidense Ralph Metzner y dos estudiantes graduados que estaban trabajando en un proyecto con mescalina. Para ayudar en su descubrimiento del «Otro Mundo«, Barron trajo de California una pequeña biblioteca de textos místicos. “Creo que deberías empezar con el de William James”, aconsejó, y procedió a recomendar al científico, teólogo, filósofo y místico sueco Emanuel Swedenborg, al fundador de la Sociedad Religiosa de Amigos, cuyos miembros son comúnmente conocidos como «cuáqueros«, George Fox, y al escritor, ensayista, traductor y poeta francés René Daumal, así como a los taoístas, a los budistas, a los sufíes y a los psicólogos tántricos del Libro tibetano de los muertos.

El Libro tibetano de los muertos es un texto de un corpus más amplio de enseñanzas, «revelado» por el descubridor de tesoros de la tradición del budismo tibetano, Karma Lingpa (1326 – 1386). El texto tibetano pretende guiar al místico a través de las experiencias que permiten percibir la conciencia después de la muerte en el bardo, el intervalo entre la muerte y el próximo renacimiento. El libro fue traducido por primera vez al inglés por el antropólogo, folclorista y escritor estadounidense Walter Evans-Wentz. Aunque originalmente se tituló Bardo Thodol en tibetano, Walter Evans-Wentz eligió este título debido a los paralelísmos que encontró con el Libro egipcio de los Muertos. Evans-Wentz conocía bien la Teosofía, que utilizó para interpretar la traducción del libro. También la introducción de Carl Jung traiciona un malentendido del budismo tibetano, usando el texto para discutir su propia teoría de la inconsciencia. En 1964, Timothy Leary, el Dr. Richard Alpert y Ralph Metzner escribieron The Psychedelic Experience, una adaptación de la traducción de Evans-Wentz, que Aldous Huxley presentó a Timothy Leary, quien citaría al que fue psicólogo de Harvard William James como una influencia divina, y  embarcaría en experimentos que continuaron con la hipótesis de William James de que las drogas podían producir experiencias religiosas. Bajo el Proyecto de Psilocibina de Harvard, Leary llevó a cabo el Experimento de la Prisión de Concord y el Experimento de la Capilla de Marsh. El Experimento de la Prisión de Concord fue diseñado para evaluar si la psilocibina combinada con la psicoterapia podría inspirar a los presos a abandonar su comportamiento antisocial una vez que fueran liberados. Como parte del Experimento de la Capilla de Marsh se dividió al azar a voluntarios estudiantes de posgrado en teología del área de Boston en dos grupos. En un experimento doble ciego, la mitad de los estudiantes recibieron psilocibina, mientras que un grupo de control recibió una gran dosis de niacina. Casi todos los miembros del grupo experimental informaron haber experimentado experiencias religiosas profundas, lo que supuestamente brinda apoyo empírico a la noción de que las drogas psicodélicas pueden facilitar las experiencias religiosas.

Uno de los participantes en el experimento fue el estudioso influyente de estudios religiosos en los Estados Unidos, Huston Smith. Durante su carrera, Huston Smith estudió Vedanta, Budismo Zen y Sufismo, habiendo desarrollado un interés en el Tradicionalismo del matemático, masón, filósofo y esoterista francés René Guénon y de uno de los más importantes representantes de la filosofía perenne, Ananda Kentish Coomaraswamy, lo que dio forma a su estudio de las religiones del mundo. Cuando era joven, Huston Smith fue influenciado por los escritos del historiador, escritor científico, educador y filósofo estadounidense Gerald Heard, quien hizo arreglos para que Huston Smith conociera a Aldous Huxley. Leary presentó a Huston Smith el LSD el día de Año Nuevo de 1961 en el Centro para la Investigación de la Personalidad de Harvard, una experiencia que Huston Smith describió en su libro Limpiando las puertas de la percepción. Huston Smith luego describió su experiencia como «el regreso cósmico más poderoso que jamás haya experimentado«. Sin embargo, otros profesores del Centro para la Investigación de la Personalidad de Harvard expresaron su preocupación sobre la legitimidad y seguridad de los experimentos en una reunión interna. La investigación atrajo tanta atención pública que muchos de los que querían participar en los experimentos tuvieron que ser rechazados debido a la gran demanda. Y para satisfacer la curiosidad de los que fueron rechazados surgió un mercado negro de psicodélicos cerca del campus de Harvard. Estas preocupaciones luego se publicaron en The Harvard Crimson y la publicidad que siguió resultó en el final de los experimentos oficiales, además de una investigación del Departamento de Salud Pública de Massachusetts que implicó que se abandonase el proyecto y se despidiese a Timothy Leary y al Dr. Richard Alpert. Embriagado por un idealismo sobre las posibilidades transformadoras de estas drogas, Leary se había sentido frustrado con los rigores de la academia y salvajemente imprudente en su experimentación y proselitismo para su uso, lo que lo puso en conflicto con la administración de la Universidad de Harvard. Leary le declaró al psicólogo estadounidense David McClelland: «Ya hemos terminado con el juego de la ciencia«. En cambio, como el escritor Jay Stevens describió en Storming Heaven: LSD & The American Dream: “iban a jugar el juego del movimiento social, y su principal contador iba a ser una organización con un nombre que sonaba serio: La Fundación Internacional para la Libertad Interna, IFIF para abreviar».

Después de experimentar por primera vez con hongos de psilocibina en el verano de 1960, Leary recibió una copia de Las puertas de la percepción de Aldous Huxley, que creía que corroboraba lo que había experimentado. Timothy Leary pronto se reunió con Aldous Huxley y los dos se hicieron amigos. Aldous Huxley instruyó a Leary, según su relato autobiográfico del Proyecto de Drogas Psicodélicas de la Universidad de Harvard, Flashback: “Tu papel es bastante simple, Timothy. Conviértete en un animador de la evolución”, dijo, advirtiéndole sin embargo que, “Estos son asuntos evolutivos. No se pueden apurar. Artistas iniciados, escritores, poetas, músicos de jazz, cortesanas elegantes, pintores, bohemios ricos y ellos iniciarán a los ricos inteligentes. Así se ha transmitido todo lo de la cultura y la belleza y la libertad filosófica”. Leary también citó a Aldous Huxley diciendo: “Estas drogas para el cerebro, producidas en masa en los laboratorios, producirán grandes cambios en la sociedad. Esto sucederá con o sin ti o sin mí. Todo lo que podemos hacer es correr la voz. El obstáculo para esta evolución, Timothy, es la Biblia”. El mismo Leary agregó: “nos habíamos topado con el compromiso judeocristiano con un Dios, una religión, una realidad, que ha maldecido a Europa durante siglos y a América desde nuestros días de fundación. Las drogas que abren la mente a múltiples realidades conducen inevitablemente a una visión politeísta del universo. Intuíamos que había llegado la hora de una nueva religión humanista basada en la inteligencia, el pluralismo bonachón y el paganismo científico”. La convicción de Leary sobre las posibilidades de los poderes de los psicodélicos para abrir la mente se derivó del misticismo. Como muchos de los principales evangelistas del LSD, incluidos Aldous Huxley y Gerald Heard, Leary estuvo fuertemente influenciado por Gurdjieff, que creía que las prácticas ascéticas de los monjes, faquires y yoguis tenían como resultado la producción de sustancias psicológicas que producían sus experiencias religiosas o místicas. En lugar de las prácticas tortuosas de estos místicos, Gurdjieff propuso que el hombre que conoce el Cuarto Camino “simplemente prepara y traga una pastillita que contiene todas las sustancias que desea. Y así, sin pérdida de tiempo, obtiene el resultado requerido”. Más tarde, Leary comentó acerca de recibir una copia de la Cuarta Enseñanza Secreta de Gurdjieff: «Durante los últimos veinte años, nosotros, los fanáticos de Gurdjieff, nos habíamos excitado con los rumores de este Cuarto Libro, que supuestamente enumeraba técnicas secretas y métodos prácticos para alcanzar los caprichosos niveles post-terrestres obviamente habitados por el alegre Maestro Sufi [Gurdjieff]. Siempre habíamos asumido, naturalmente, que los métodos secretos involucraban drogas. Así que fue motivo de divertida satisfacción leer en este texto recién publicado que no sólo eran las drogas que activan el cerebro las claves de la maravillosa y vertiginosa sabiduría de Gurdjieff, sino también que la razón para mantener en secreto los alcaloides era evitar exactamente el encarcelamiento penal que estaba disfrutando cuando se escribió el siguiente ensayo”.

Timothy Leary también creía que él era Aleister Crowley renacido y se suponía que debía completar el trabajo que comenzó Crowley. Su autobiografía, Confesiones de un drogadicto, fue una composición del Diario de un drogadicto de Aleister Crowley. Leary confesó en una entrevista: «Bueno, he sido admirador de Aleister Crowley; Creo que estoy llevando a cabo gran parte del trabajo que él comenzó hace más de 100 años. Y creo que en los mismos años 60 sabes que Crowley dijo que estaba a favor de encontrarte a ti mismo y ‘Haz lo que quieras será toda la ley’ bajo el amor. Fue una declaración muy poderosa. Lamento que no esté aquí ahora para apreciar las glorias que comenzó«. En 1964, Leary se casó con la modelo Nena von Schlebrügge. El matrimonio duró solo un año ya que Nena von Schlebrügge se divorció de Leary. En 1967 Nena von Schlebrügge se casó con Robert Thurman, el escritor y académico estadounidense que ha escrito, editado y traducido una gran cantidad de libros de temática budista. Ellos fueron los padres de la actriz Uma Thurman. Durante la infancia la familia de Robert Thurman pasó un tiempo en la ciudad de Almora, en el Himalaya, Uttarakhand, India, y el Dalai Lama, con quien Robert Thurman ha tenido amistad durante mucho tiempo, visitó una vez su casa. En algún momento, a fines de la década de 1960, Timothy Leary se mudó a California e hizo muchos amigos nuevos en Hollywood. Cuando se casó con su tercera esposa, Rosemary Woodruff, en 1967, el evento fue dirigido por el actor de carácter estadounidense Ted Markland, conocido por el papel de Reno en la serie de televisión de NBC The High ChaparralTodos los invitados estaban drogados”, escribió la periodista Laura Mansnerus. Leary también fue el padrino de la actriz estadounidense Winona Ryder (nacida como Winona Laura Horowitz). Su padre, Michael Horowitz, es un escritor, editor, y librero anticuario que fue un colaborador cercano de Timothy Leary. Horowitz es responsable con su esposa de la creación de la biblioteca de literatura sobre drogas más grande del mundo, la Biblioteca Conmemorativa Fitz Hugh Ludlow. Los amigos de la familia de Winona Ryder también incluían al poeta de la generación Beat Allen Ginsberg y al novelista de ciencia ficción Philip K. Dick, autor de ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? entre otras novelas. Debido a su asociación con causas progresistas o de izquierda, la contracultura de la década de 1960 generalmente se considera una reforma positiva del rígido conservadurismo de la cultura estadounidense de la década de 1950, que resultó en incursiones equivocadas en lugares como Vietman. Sin embargo, en su núcleo estaba el insidioso programa de subversión cultural freudo-marxista de la Escuela de Frankfurt, encabezado por el Grupo Cibernético y el programa MK-Ultra de la CIA. Efectivamente, Aldous Huxley fue el principal ideólogo de esta agenda, que comercializó las posibilidades «místicas» de los psicodélicos, en pos de su pesadilla distópica relatada en su libro Un mundo feliz, donde se hizo que una población drogada y enloquecida por el sexo «amara su esclavitud» y en donde expresos su ideología sinárquica y transhumanista.

Aldous Huxley explicó en una conferencia en la Escuela de Medicina de California en San Francisco en 1961 la siguiente preocupante predicción, que plasmó en Un mundo feliz: «Habrá, en la próxima generación más o menos, un método farmacológico para hacer que la gente ame su servidumbre y producir una dictadura sin lágrimas, por así decirlo, producir una especie de campo de concentración indoloro para sociedades enteras, de modo que la gente tenga de hecho sus libertades que les han sido arrebatadas, ya que más bien las disfrutarán, porque serán distraídos de cualquier deseo de rebelión por la propaganda o el lavado de cerebro potenciado por métodos farmacológicos. Y esta parece ser la revolución final«. Según el escritor Felix J. Fuchs: “El estudio de la comunicación y el control en sistemas definidos por circuitos de retroalimentación con su amplio stock de implicaciones sociales, como se describe en las obras de Norbert Wiener, tuvo un profundo impacto en escritores como John Barth, Donald Barthelme, Thomas Pynchon, William S. Burroughs o Kurt Vonnegut”. Como descubrió el autor canadiense John Geiger, si miras los trabajos de Aldous Huxley, Timothy Leary, el novelista, artista visual, ensayista y crítico social estadounidense William Burroughs y la generación Beat, encuentras al pionero de la cibernética Gray Walter, un neurofisiólogo y experto en robótica británico nacido en Estados Unidos, que fue un invitado en la décima y última de las conferencias de cibernética de la Fundación Macy de Estados Unidos en 1953. Una mirada rápida a su libro Naked Lunch (1959) revela que Burroughs era un lector atento de The Living Brain, personaje de ficción y robótico que aparece en cómics estadounidenses publicados por Marvel Comics y que fue creado por Stan Lee y Steve Ditko. Pero, explica el sociólogo, filósofo e historiador de la ciencia británico Andrew Pickering en The Cybernetic Brain: “Burroughs llevó la cibernética en direcciones que a nadie más se le habrían ocurrido”. En la década de 1960, los movimientos hippie y de contracultura más amplios que resultaron de la difusión de psicodélicos incorporaron elementos del anterior movimiento Beat. La generación Beat fue un grupo de escritores estadounidenses posteriores a la Segunda Guerra Mundial que se destacaron en la década de 1950 y desarrollaron una reputación como nuevos hedonistas bohemios que celebraban el inconformismo y la creatividad espontánea. Principalmente, sin embargo, los poetas de la generación Beat eran personalidades cuya principal causa no era más que protestar contra la repugnancia de las obscenidades en la sociedad y presentar su postura como activismo.

Allen Ginsberg, poeta y una de las figuras más destacadas de la generación Beat en la década de 1950, se refirió a sus actividades como “ser parte de una conspiración cósmica para resucitar un arte perdido o un conocimiento perdido o una conciencia perdida”. El periodista estadounidense Lucian Carr, el novelista estadounidense Jack Kerouac y Allen Ginsberg, los tres pioneros de la generación Beat, formularon una idea que llamaron la «Nueva Visión«, que promovía la autoexpresión sin censura, el uso de drogas que expanden la mente y la perfección del mundo a través del arte. Los poetas de la generación Beat heredaron estas ideas de las vanguardias artísticas y literarias. Muchos escritores de la generación Beat se vieron muy influenciados por el surrealismo, como el poeta estadounidense Gregory Corso y el propio Allen Ginsberg, que cita una serie de influencias en su trabajo, incluida la del poeta, dramaturgo, teórico y crítico de arte naturalizado francés Guillaume Apollinaire y del escritor, poeta, ensayista y teórico del surrealismo francés Andre Breton. En París, Allen Ginsberg y Gregory Corso conocieron a sus héroes, los pioneros del dadaísmo y el surrealismo, al poeta y ensayista rumano Tristan Tzara, aartista francés Marcel Duchamp, al artista visual estadounidense Man Ray y al poeta surrealista francés Benjamin Péret, y para mostrar su admiración, Ginsberg besó los pies de Duchamp y Corso le cortó la corbata. Pero la figura principal de la generación Beat y uno de los principales autores posmodernos, considerado “uno de los artistas más innovadores, culturalmente influyentes y políticamente mordaces del siglo XX”, fue el amante de Allen Ginsberg, el novelista, artista visual, ensayista y crítico social estadounidense William S. Burroughs, que asistió a Harvard y luego asistió a la escuela de medicina en Viena. Después de ser rechazado por la OSS y la Marina de los Estados Unidos en 1942 para servir en la Segunda Guerra Mundial, se retiró. Luego se vio afectado por su adicción a las drogas que padeció el resto de su vida, mientras trabajaba en una variedad de trabajos. En 1943, mientras vivía en Nueva York, Burroughs se hizo amigo de Allen Ginsberg y Jack Kerouac.

Allen Ginsberg estudió en la Universidad de Columbia, donde se hizo amigo de Jack Keourac, el autor de On The Road , que se considera una obra definitoria de la generación Beat y la contracultura de la posguerra. En la Universidad de Columbia, Ginsberg y Kerouac estudiaron con el crítico literario, autor y profesor estadounidense Lionel Trilling, quien fue uno de los agentes de la “izquierda no comunista”, implicados por la historiadora y periodista británica Frances Stonor Saunders como parte de la “Guerra Fría Cultural” de la CIA. Trilling se había unido a Partisan Review, que primero sirvió como la voz del Partido Comunista Estadounidense, pero que luego se volvió firmemente anticomunista después de que Stalin se convirtiese en líder de la Unión Soviética. Burroughs y Kerouac se metieron en problemas con la ley por no denunciar un asesinato que involucraba al periodista estadounidense Lucien Carr, también alumno de Trilling. Lucien Carr había matado a David Kammerer, un amigo de la infancia de William S. Burroughs, en un altercado. Jack Kerouac también padecía una enfermedad mental. Se unió a la Marina Mercante de los Estados Unidos en 1942, y luego a la Armada en 1943, pero solo cumplió ocho días de servicio activo antes de ser puesto en la lista de enfermos. Según su informe médico, Kerouac dijo que “pidió una aspirina para sus dolores de cabeza y me diagnosticaron demencia precoz y me enviaron aquí”. El médico forense informó que la actitud militar de Kerouac era deficiente. Kerouac dijo: “Simplemente no puedo soportarlo; Me gusta estar solo”. Dos días después fue dado de alta honorablemente con un diagnóstico de “personalidad esquizoide”. La propia madre de Allen Ginsberg, Naomi, fue diagnosticada por esquizofrenia en el Rockland State Hospital. Naomi era comunista, mientras que el padre de Allen Ginsberg, Louis, era socialista. A veces, Naomi pensó que el presidente Roosevelt le había puesto cables en la cabeza. Naomi desfilaba regularmente desnuda por su casa, y como escribió el biógrafo de Ginsberg, el periodista australiano canadiense Bill Morgan, sobre lo que finalmente sucedió: «Ciertamente parece que si Naomi no le hizo insinuaciones sexuales a su hijo, estuvo muy cerca de hacerlo«. Las experiencias de Allen Ginsberg con su madre y su enfermedad mental fueron una gran inspiración para sus dos obras importantes, «Aullido» y su largo poema autobiográfico «Kaddish para Naomi Ginsberg«. En junio de 1949, Ginsberg fue arrestado como cómplice de los delitos cometidos por sus amigos, que habían almacenado bienes robados en el apartamento de Ginsberg. Como alternativa a una sentencia de cárcel, Trilling arregló con el decano de la Universidad de Columbia una declaración de discapacidad psicológica, con la condición de que Ginsberg fuera admitido en el Instituto Psiquiátrico de Nueva York.

Imagen 11

El director de investigación del Instituto Psiquiátrico de Nueva York fue el psiquiatra estadounidense nacido en Alemania, de origen judío, y uno de los pioneros en el estudio de la base genética de los trastornos psiquiátricos, Franz Josef Kallmann. Fue alumno del psiquiatra, genetista y eugenista Dr. Ernst Rüdin, uno de los arquitectos de las políticas de higiene racial en la Alemania nazi. El Instituto Psiquiátrico de Nueva York estaba dirigido por el psiquiatra Dr. Nolan DC Lewis, representante del campo de investigación sobre la demencia precoz del Rito Escocés masónico. El instituto había estado involucrado en la ejecución de experimentos secretos mediante el uso de mescalina en el Ejército de los Estados Unidos. El Dr. Nolan DC Lewis, como Director del Instituto Psiquiátrico, se rodeó de científicos como el psiquiatra Paul H. Hoch, más tarde comisionado del Estado de Nueva York y uno de los dos pioneros originales en investigar y publicar investigaciones sobre el LSD y la mescalina. Más tarde, el Dr. Nolan DC Lewis organizó el Instituto Neuropsiquiátrico de Nueva Jersey en la Universidad de Princeton, y en 1961 el Dr. Humphry Osmond se unió a él como el tercer director a tiempo completo. Allen Ginsberg fue internado en el Instituto Psiquiátrico del Estado de Nueva York porque un año antes, en un departamento en Harlem, después de masturbarse, tuvo una alucinación auditiva mientras leía la poesía de William Blake, más tarde conocida como su «visión de Blake«. Al principio, Ginsberg afirmó haber escuchado la voz de Dios, pero luego interpretó la voz como la del propio William Blake, también descrita por Ginsberg como “la voz del anciano de los días”. La experiencia duró varios días. Ginsberg creía que había sido testigo de la interconexión del universo. Explicó que esta alucinación no fue inspirada por el uso de drogas, pero dijo que buscó recuperar ese sentimiento más tarde con varias drogas. Aullido, el poema épico por el que es más conocido, estaba dedicado al escritor estadounidense Carl Solomon, a quien había conocido en el Instituto Psiquiátrico. Solomon se unió al Servicio Marítimo de los Estados Unidos en 1944, y durante sus viajes estuvo expuesto al surrealismo y al dadaísmo, ideas que lo inspirarían a lo largo de su vida. Fue poco después de este período que Carl Salomón fue diagnosticado por esquizofrenia voluntariamente, un gesto que hizo como símbolo dadaísta de la derrota. Uno de los escritos más conocidos de Carl Solomon es Report from the Asylum: After Thoughts of a Shock Patient.

Ginsberg había estado experimentando con drogas desde la década de 1940 como una forma de lograr lo que él y sus amigos llamaron la «Nueva Visión«, manteniendo metódicamente listas de las drogas que probaba. Experimentó con morfina con Burroughs, y marihuana con fans del jazz. Ginsberg y los otros escritores de la generación Beat también habían estado experimentando con el peyote y la ayahuasca desde principios de la década de 1950. Ginsberg se mudó a San Francisco, donde en octubre de 1955 interpretó por primera vez Aullido (Howl) en Six Gallery, un importante evento de poesía, en la que recordó la experiencia de Burroughs y sus compañeros de la generación Beat escribiendo que vió a las «mejores mentes» de su generación «arrastrándose por las calles negras al amanecer buscando una solución enojada”. La lectura de Ginsberg fue recibida con gran aclamación por su audiencia y marcó el comienzo de lo que más tarde se llamaría el Renacimiento de San Francisco, así como el comienzo de la fama de Ginsberg como escritor. Se sabía que Burroughs tenía una obsesión mórbida por las armas, que guardaba a su alrededor en todo momento. Incluso en sus últimos años, todavía conservaba una gran colección de pistolas, rifles y escopetas, y dormía con una pistola debajo de la almohada. Nunca salía a menos que estuviera armado, y no solo con una pistola sino también con una maza, una hoja camuflada como una tarjeta de crédito y un látigo de acero. A menudo parecía demasiado bien informado sobre la eficacia de sus armas para infligir determinados tipos de lesiones, mortales o de otro tipo. Se sabía que usaba un bastón con una espada oculta en su interior y otro bastón que disparaba cartuchos.  Es posible que el rechazo de Burroughs por parte de la OSS, precursora de la CIA, simplemente sirviera como tapadera para permitirle infiltrarse en la clandestinidad de manera más efectiva. Siempre vestido con traje, corbata, gabardina y sombrero de fieltro, Burroughs se parecía más al oficial espía de inteligencia estadounidense y escritor Everette Howard Hunt que a los bohemios radicales a los que inspiró. Gran parte del trabajo de Burroughs, que es bastante autobiográfico, cubre un nivel de actividad y viajes que sugeriría un trabajo de inteligencia. Se basa principalmente en sus experiencias como adicto a la heroína, ya que vivió en Ciudad de México, Londres, París, Berlín, la Amazonía sudamericana y Tánger en Marruecos. His Naked Lunch, que detalla las aventuras de William Lee, también conocido como «Lee the Agent«, es el alter ego del propio Burroughs en la novela, lo que puede haber sido una admisión de su trabajo secreto como agente de la CIA, y de su afición por el sadismo. Burroughs también se refirió extrañamente a sí mismo como un «exterminador«, en relación a uno de los muchos trabajos extraños que había efectuado.

Para escapar de una posible detención en Luisiana por falsificar una receta de narcóticos, Burroughs huyó a México donde asistió a clases en el Mexico City College en 1950 estudiando con el autor estadounidense, poeta de vanguardia, antropólogo e historiador del México precolombino, Robert Hayward Barlow, un amigo personal del escritor estadounidense, autor de relatos y novelas de terror y ciencia ficción. Howard Phillips Lovecraft, y del escritor estadounidense de aventuras históricas y fantásticas Robert Ervin Howard. En ese mismo año, el oficial espía de inteligencia estadounidense y escritor Everette Howard Hunt se convirtió en jefe de estación de la CIA en la Ciudad de México, donde supervisó a su amigo de toda la vida, el escritor estadounidense y comentarista conservador William Frank Buckley Jr, quien trabajó para la CIA en México durante el período 1951–1952. En México, Everette Howard Hunt ayudó a diseñar la operación para derrocar a Jacobo Arbenz, el presidente electo de Guatemala. Fue en México donde Burroughs también fue culpable de haberle disparado “accidentalmente” a su esposa en un juego en estado de ebriedad. Tras el incidente se lamentó: “Vivo con la amenaza constante de la posesión, y una necesidad constante de escapar de la posesión, del Control. Así que la muerte de Joan me puso en contacto con el invasor, el Espíritu Feo, y me llevó a una lucha de por vida, en la que no tuve más remedio que escribir mi salida”. Todavía en 1992, Burroughs intentó que un chamán navajo exorcizara el «Espíritu feo«. Burroughs le había advertido al chamán del desafío que tenía ante él, en el sentido de que «tenía que enfrentar todo el del capitalismo estadounidense, Rockefeller, la CIA,…, todos esos, particularmente Hearst”. Después le dijo a Ginsberg: “Está muy relacionado con el magnate estadounidense. A William Randolph Hearst, Vanderbilt, Rockefeller, todo ese estrato del mal adquisitivo estadounidense. Mal monopolístico, adquisitivo. Feo mal. El americano feo. El estadounidense feo en su peor momento feo. Eso es exactamente lo que es«. Después de salir de México, Burroughs viajó por América del Sur durante varios meses junto con Ginsberg para experimentar con ayahuasca, cuyo ingrediente activo es el DMT, después de haber leído que aumenta los poderes telepáticos. Allí se reunió con el colaborador de Wasson y etnobotánico de Harvard, Richard Evans Schultes, que tanto en su vida como en su obra ha influido directamente en varias figuras notables, incluidos Allen Ginsberg y Timothy Leary. El libro de Schultes Las plantas de los dioses: sus poderes sagrados, curativos y alucinógenos, en coautoría con el químico del LSD Albert Hofmann, se considera su mayor obra popular.

Burroughs tuvo una fascinación de por vida por lo oculto. Cuando era niño, Burroughs experimentó visiones y en sus propias palabras dijo: “Siempre he creído en los espíritus, lo sobrenatural, como mi madre. Era una familia rara”. Profundizó en la brujería, para comprender estas visiones, así como en el Tantra tibetano. Además leyó numerosos libros sobre el tema, incluida la traducción del escritor orientalista británico Sir John Woodroffe del Mahanirvana Tantra, el más importante de todos los Tantras que se encuentran actualmente. Burroughs estudió astrología y se dedicó al yoga, a veces encerrándose en su habitación durante varios días, cuando sus amigos lo escuchaban murmurar para sí mismo en voz subvocal como parte de su entrenamiento de yoga. Burroughs también estaba interesado en las teorías del Orgón del médico, psiquiatra y psicoanalista austriaco, de origen judío, Wilhelm Reich. El interés de Burroughs por el sufismo puede atribuirse a su afición a repetir la frase atribuida a Hassan ibn Sabba, el líder de la secta del Islam chiíta del siglo XI, conocida como los Hashashin (Asesinos), quien dijo: “nada es verdad y todo está prohibido”. Burroughs fue a Tánger en 1954 y el escritor, pintor y músico Brion Gysin, un experto en la materia, le presentó los secretos de la magia marroquí. Al describir el aura extraña de Burroughs, Gysin explicó: «Una extraña luz azul a menudo brillaba bajo el ala de su sombrero«. Burroughs fue llamado El Hombre Invisible por los niños en Tánger. Burroughs se hizo amigo del escritor, compositor y viajero estadounidense Paul Bowles, que había sido parte del círculo literario y artístico, de la escritora estadounidense de novelas, poesía y teatro, Gertrude Stein, y también se hizo amigo del poeta británico Stephen Spender y del escritor británico Christopher Isherwood, quien le presentó a Ahmed ben Driss el Yacoubi (1928-1985), un pintor y narrador marroquí. A Burroughs le gustaba Yacoubi porque apreciaba mucho la magia, y Yacoubi pensaba que Burroughs era un gran mago. Aunque Burroughs no se llevaba bien con la esposa de Paul Bowles, Jane, “no tuvo dificultades” con su novia marroquí Sherifa: “Ella pensó que yo era un hechicero, que era un hombre mágico, un hombre santo”. Burroughs dijo de Gysin: «Él fue, es, una tremenda influencia, me presentó a todo el universo mágico… tuvimos encuentros extraordinarios y alucinantes«. Desde Tánger, Burroughs y Gysin fueron al “Beat Hotel” en París en 1959, donde llevaron a cabo sesiones de videncia y de mirarse en el espejo, entre otros experimentos ocultos. Sin inmutarse por la actividad paranormal que pudieron producir, Burroughs describió: “Fue un gran período, muy divertido, muy divertido. Para mí, lo que pasa con eso, con la magia y toda esa área de lo oculto, es que ¡es divertido! Divertido, las cosas pasan. Es genial. Y nada de eso me molesta nunca, no puedes ser demasiado extremo”. Esto fue a pesar de que, en una ocasión, un amigo se asomó y vio materializarse un espíritu. Burroughs dijo: “Echó un vistazo y dijo: ‘¡Oh, mierda!’ y se fue”.

Gysin y Burroughs también idearon la «Máquina de los Sueños«, basada en un concepto ideado por primera vez por Alfred Matthew Hubbard, uno de los primeros defensores de la droga LSD, como parte del «escenario» para acompañar la experimentación con LSD. La «Máquina de los Sueños» se inspiró en los experimentos del pionero de la cibernética, el neurólogo norteamericano experto en Robótica y Neurofísica, William Grey Walter, con luz estroboscópica, descritos en The Living Brain. Grey Walter se especializó en el novedoso campo de la electroencefalografía (EEG), la técnica de detección de la actividad eléctrica del cerebro, las ondas cerebrales, mediante electrodos adheridos al cuero cabelludo. Grey Walter descubrió que el parpadeo o destello de las luces a ciertas velocidades se sincronizaba con las ondas cerebrales para producir extrañas visiones de colores y patrones. La «Máquina de los Sueños» era un dispositivo estroboscópico de parpadeo que producía estímulos visuales y permitía entrar en un estado hipnagógico, la experiencia del estado de transición de la vigilia al sueño. Burroughs se refirió al parpadeo en su escritura y lo incorporó a su estilo de prosa en sus experimentos de «corte«. Con Gysin, Burroughs también popularizó el “cut-up”, una fusión de magia y técnica literaria, aparentemente eficaz. El método de Burroughs consistía en tomar fotografías y hacer grabaciones en cintas en lugares específicos, y luego reproducirlas en esos lugares, “alterando así la realidad” y, por lo tanto, provocando, como él lo expresó, “accidentes, incendios o mudanzas”. Llevó a cabo un ataque de este tipo en la sede de la Cienciología en Londres y, efectivamente, después de un par de meses, se vieron obligados a mudarse a otro lugar. De manera similar, en una cafetería en Soho, donde había sido objeto de «descortesía escandalosa«, Burroughs regresó media docena de veces para reproducir las grabaciones del día anterior y tomar más fotografías, hasta que finalmente se vieron obligados a cerrar. El libro de Burroughs Naked Lunch, que se incluyó en la lista de las “100 mejores novelas en inglés de 1923 a 2005” de la revista Time, fue publicado por primera vez por Olympia Press del sinarquista y editor francés Maurice Girodias. Cuando se publicó el libro en 1959, se convirtió en objeto de la última gran demanda por obscenidad literaria en los Estados Unidos. Debido a las leyes estadounidenses contra la obscenidad, Grove Press no publicó una edición estadounidense completa hasta 1962. El fundador de Grove Press fue el editor estadounidense Barney Rosset, otro graduado de la New School for Social Research. Rosset y el abogado Charles Rembar habían luchado y revocado en los tribunales en 1959 una prohibición contra los libros El amante de Lady Chatterley, novela de D. H. Lawrence, Trópico de Cáncer, del escritor estadounidense Henry Miller, y Fanny Hill, de John Cleland. Publicada por primera vez en Londres en 1748, Fanny Hill se considera la primera novela erótica en prosa y uno de los libros más perseguidos y prohibidos de la historia. Tanto Trópico de Cáncer como Fanny Hill fueron publicados por Obelisk Press del escritor y editor Jack Kahane y Olympia Press de su hijo Maurice Girodias.

El amante de Lady Chatterley, con la opinión completa del juez de la Corte de Apelaciones de los Estados Unidos, Frederick van Pelt Bryan, que estableció por primera vez el estándar de «valor social o literario redentor» como defensa contra los cargos de obscenidad. Grove Press es también el editor exclusivo en los Estados Unidos de las obras completas íntegras del marqués de Sade. En la década de 1960, Grove Press publicó obras del orador, ministro religioso y activista estadounidense defensor de los derechos de los afro-estadounidenses, Malcolm X, del revolucionario, psiquiatra, filósofo y escritor francés-caribeño, Frantz Fanon, y del filósofo y escritor francés Régis Debray. En 1982, se publicó Acid Dreams: The Complete Social History of LSD: the CIA, the Sixties, and Beyond del escritor estadounidense Martin Lee. Maurice Girodias fue responsable de presentar al escritor Henry Miller a Grove Press, que publicó Trópico de cáncer en 1961. Eso condujo a juicios por obscenidad que pusieron a prueba las leyes estadounidenses sobre pornografía a principios de la década de 1960. El derecho a publicar y distribuir la novela de Henry Miller en los Estados Unidos fue afirmado por la Corte Suprema de los Estados Unidos en 1964, en un fallo histórico a favor de la libertad de expresión y la Primera Enmienda, que declaró que el libro no era obsceno. En 1966, después de escuchar el testimonio de su amigo Allen Ginsberg y del ganador del Premio Pulitzer Norman Mailer, la Corte Suprema del Estado de Massachusetts dictaminó que el libro Nacked Lunch de Burroughs tenía mérito social. Esto fue a pesar del hecho de que el libro presentaba asesinatos de niños y actos de pedofilia. Ahora es ampliamente considerado como una importante obra maestra de la literatura del siglo XX. El primo de Allen Ginsberg era el miembro de las Conferencias Macy, Oscar Janiger, un psiquiatra y psicoterapeuta de la Universidad de California Irvine, conocido por su investigación sobre el LSD, que duró de 1954 a 1962, y por haber presentado el LSD al actor británico-estadounidense Cary Grant y a Aldous Huxley. Al mismo Ginsberg le fue presentado el LSD por su amigo el biólogo, antropólogo, científico social, lingüista y cibernético Gregory Bateson. Fue el director ejecutivo de LSD de la Fundación Macy, Harold Abramson, quien le dio LSD por primera vez a Bateson. Gregory Bateson luego se convirtió en el director de una clínica experimental de drogas alucinógenas en el Hospital de la Administración de Veteranos de Palo Alto. Gregory Bateson también se asoció con el científico estadounidense John Lilly, quien también se hizo amigo de Timothy Leary y Allen Ginsberg. Cuando John Lilly leyó Un mundo feliz de Aldous Huxley, él había optado por abandonar sus estudios de física y dedicarse a la biología, centrándose finalmente en la neurofisiología.

En 1952, Lilly había estudiado los efectos de los tanques de privación sensorial y también informó a la comunidad de inteligencia, como la CIA, sobre su progreso. La película de 1980 Altered States protagonizada por el actor William Hurt se basa parcialmente en su vida. En 1963, Bateson fue contratado como director asociado de investigación del Instituto de Investigación de la Comunicación de Lilly, que estudiaba delfines en las Islas Vírgenes. Después de experimentar con LSD y ketamina mientras flotaba en tanques de aislamiento, Lilly llegó a creer que estaba en contacto psíquico con los extraterrestres de lo que él llamó la Oficina de Control de Coincidencias de la Tierra, quienes estaban guiando los eventos en su vida para llevarlo al trabajo con delfines, que eran conductos psíquicos entre extraterrestres y humanos. Los extraterrestres, creía, estaban actuando para la supervivencia de las formas de vida orgánicas contra las inteligencias artificiales, llamadas formas de vida de estado sólido. Aparentemente, Lilly les dio LSD a los delfines y contó la historia de una delfín que sedujo a un hombre para que tuviera relaciones sexuales con ella en un tanque de retención. Si bien Lilly insinúa que dejó el Instituto Nacional de Salud debido a una interferencia gubernamental poco ética, su Instituto de Investigación de Comunicaciones, fundado en 1958 para estudiar delfines, fue parcialmente financiado por la Fuerza Aérea, la NASA, la Fundación Nacional de Ciencias y la Marina estadounidense. Bateson le dio LSD a Allen Ginsberg en la Universidad de Stanford en 1959 bajo condiciones experimentales controladas. Siguiendo el marco de una configuración típica del pionero de la cibernética, el neurólogo norteamericano experto en Robótica y Neurofísica, William Grey Walter, que le sugirió Burroughs, Ginsberg se conectó a una máquina de EEG conectada a un estroboscopio de parpadeo, mientras escuchaba grabaciones del compositor alemán Richard Wagner y de la escritora estadounidense de novelas, poesía y teatro Gertrude Stein. Allen Ginsberg tuvo un mal viaje que se convirtió en la base de su poema, «Ácido lisérgico«, y que relata de la siguiente manera: «Tuve la impresión de que yo era una mota insignificante en una telaraña gigante, y que la araña venía lentamente a atraparme, y que la araña era Dios o el Diablo, no estaba seguro, pero yo era la víctima. Pensé que estaba atrapado en una red gigante o red de fuerzas más allá de mi control, que tal vez estaban experimentando conmigo o tal vez eran de otro planeta o de algún supergobierno o militar cósmico o Gran Hermano de ciencia ficción«.

Como dijo el autor canadiense John Geiger: “Para 1968 las luces estroboscópicas destellaban por todas partes. Ellos habían sido absorbidos por la cultura de la droga. Ken Kesey presentó luces estroboscópicas en sus ‘Pruebas de ácido’, fiestas en las que sirvió a los invitados Kool-Aid con LSD al ritmo de la música de Grateful Dead”. Después de enterarse del Proyecto de psilocibina de Timothy Leary en Harvard, Allen Ginsberg pidió unirse a los experimentos. Leary y Ginsberg compartieron optimismo por los beneficios de los psicodélicos para ayudar a las personas a «encenderse«, y Ginsberg convenció a Leary con la idea de reclutar a artistas e intelectuales populares para que tomaran estas drogas. Más tarde, Leary saldría y diría: “Desde el momento en que Ginsberg apareció en mi puerta, todo cambió. Después de eso, el proyecto fue diferente, mi vida fue diferente y yo estaba en un camino diferente”. Como señaló el escritor sobre la contracultura Peter Conners, autor de White Hand Society, que trata sobre la colaboración entre Leary y Ginsberg, Leary comenzó a abandonar no solo los métodos científicos sólidos en su investigación, lo que lo despidió de su puesto en Harvard, sino que comenzó a favorecer «charla moderna y lenguaje poético que estaba recibiendo de Allen Ginsberg”, que floreció en su reputación en la contracultura. Juntos comenzaron una campaña para introducir a otros intelectuales y artistas en los psicodélicos. Ginsberg se unió a Leary en una comunidad experimental que se creó en Millbrook, un retiro en el norte del estado de Nueva York, después de dejar Harvard en 1962. En Millbrook, Leary trabajaba para la CIA a través de William Mellon Hitchcock, mediante la Fundación Internacional para la Libertad Interna (IFIF), más tarde rebautizada como la Fundación Castilla. Según el escritor Jay Stevens, autor de Storming Heaven: LSD and the American Dream: “Cualquiera que estuviera de moda en la década de 1960 venía a Millbrook. En cualquier fin de semana había cien personas flotando. Tipos extraños de la ciudad de Nueva York, bohemios, jet set, condes alemanes. Lo que sea, podrías encontrarlo en Millbrook”. Entre los músicos que visitaron la finca estaban el trompetista Maynard Ferguson, el bajista Steve Swallow, el músico estadounidense de jazz Charles Lloyd y el contrabajista, compositor, director de big band y pianista estadounidense de jazz, Charles Mingus. Otros invitados incluyeron al filósofo británico sobre filosofías asiáticas, Alan Watts, los psiquiatras Humphry Osmond y RD Laing, el dibujante Saul Steinberg y la actriz Viva Superstar, una figura prominente en el círculo artístico de vanguardia de Andy Warhol, artista plástico y actor estadounidense que desempeñó un papel crucial en el nacimiento y desarrollo del pop art en la ciudad de Nueva York.

Siguiendo su interés por el budismo tibetano, Allen Ginsberg viajó a la India en 1962 con el poeta, traductor, ensayista, conferenciante y activista del medio ambiente estadounidense, Gary Snyder, y luego se reunió con el Dalai Lama para escuchar qué pensaba del LSD. Uno de los maestros más influyentes de Ginsberg fue un budista tibetano, el Venerable Chögyam Trungpa, fundador del Instituto Naropa, actualmente Universidad Naropa en Boulder, Colorado, y autor de una reformulación radical de la visión de Shambhala, un supuesto reino mítico oculto en algún lugar más allá de las montañas nevadas de la cordillera del Himalaya. Trungpa colaboró con Gerald Yorke, un veterano agente de inteligencia británico y amigo personal y secretario del influyente ocultista Aleister Crowley. Según lo informado por el escritor Tim Cummings en The Guardian, Yorke es el hombre al que se le atribuye “casi sin ayuda traer el budismo tibetano a Occidente”. Chögyam Trungpa contrató a Allen Ginsberg para enseñar poesía y a William Burroughs para enseñar literatura en el Instituto Naropa. Trungpa tuvo varios estudiantes notables, entre ellos al artista y autor New Age estadounidense José Argüelles, al escritor estadounidense cuyos intereses versan principalmente sobre filosofía, psicología, religiones comparadas, historia, ecología y misticismo, Ken Wilber, al escritor estadounidense sobre el crecimiento sexual y espiritual de hombres y mujeres, David Deida, al biólogo y filósofo chileno, investigador en el ámbito de las neurociencias, las ciencias cognitivas y la filosofía de la mente, Francisco Varela, al cantautor británico David Bowie y a la cantautora canadiense Joni Mitchell, quien interpretó a Chögyam Trungpa en la canción “Refugio de los caminos” de su disco Hejira de 1976. Trungpa estaba muy interesado en el trabajo de otra personalidad clave del Renacimiento de San Francisco y por su floreciente interés por la filosofía oriental, el filósofo Alan Watts. Amigo de Aldous Huxley, Alan Watts también conoció el LSD de Gregory Bateson y se desempeñó como consultor en el proyecto de esquizofrenia del mismo Bateson. A principios de 1963, cuando la Fundación Internacional para la Libertad Interna (IFIF) presentó los documentos de incorporación, Leary fue designado presidente, el maestro espiritual contemporáneo estadounidense Dr. Richard Alpert, director, con el educador y psicólogo Gunther Weil, el psicólogo, escritor e investigador estadounidense Ralph Metzner, el psicólogo George Litwin, el profesor de psicología de la religión Walter Houston Clark, el estudioso influyente de estudios religiosos en los Estados Unidos, Houston Smith, y Alan Watts, todos ellos incluidos como miembros de la Junta Directiva.

Alan Watts fue un filósofo nacido en Gran Bretaña que se convirtió en un popularizador de la filosofía budista zen y al mismo tiempo fundó las estaciones de radio Pacifica FM, que fueron de las primeras en impulsar el rock importado de Gran Bretaña por los grupos musicales The Rolling StonesThe Beatles y The Animals. Cuando era joven, Watts se interesó en el budismo y buscó ser miembro de la Logia Budista de Londres, que había sido establecida por teósofos y dirigida por el abogado británico Christmas Humphreys, y que albergaba a destacados ocultistas como el artista ruso, filósofo, escritor, arqueólogo y viajero Nicholas Roerich y la principal sucesora de Blavatsky al frente de la Sociedad Teosófica, Alice Bailey. Políticamente, Alan Watts era de derechas, habiendo pasado también su tiempo libre bajo la tutela de Dimitrije Mitrinovic, el influyente místico bosnio de los círculos de la revista New Age de Alfred Richard Orage, una figura británica influyente en la política socialista y la cultura modernista. Alan Watts había sido un miembro entusiasta de la Nueva Gran Bretaña de Mitrinovic, que tuvo su origen en el Grupo Nueva Europa, creado en 1931 también por iniciativa de Miitrinovic, y que estaba estrechamente vinculado al médico y psicoterapeuta austriaco, fundador de la escuela conocida como psicología individual, Alfred W. Adler. Nueva Gran Bretaña rechazó el capitalismo y se comprometió con el crédito social, el estado de bienestar, una Europa unida, la Triple Mancomunidad de Rudolf Steiner, un pensamiento económico alternativo del propio Rudolf Steiner, y el cristianismo. En 1936, Alan Watts asistió al Congreso Mundial de Religiones en la Universidad de Londres, donde escuchó al filósofo japonés, reconocido como uno de los promotores del zen en Occidente, Daisetsu Teitaro Suzuki, un autor japonés de libros y ensayos sobre el budismo y el zen, que fueron fundamentales para difundir el interés por el zen en Occidente. En 1911, Daisetsu Teitaro Suzuki se casó con Beatrice Erskine Lane, una teósofa con múltiples contactos con la Fe Bahai, una religión monoteísta cuyos fieles siguen las enseñanzas de Bahá’u’lláh, su profeta y fundador, tanto en Estados Unidos como en Japón. Más tarde, el propio Suzuki se unió a la Sociedad Teosófica de Adyar, en India, y fue un miembro activo. Suzuki también dedicó un libro completo a Emanuel Swedenborg, describiéndolo como el «Buda del Norte«. Alan Watts se convirtió en sacerdote episcopal en 1945, pero dejó el ministerio en 1950, en parte como resultado de una relación extramatrimonial y porque ya no podía conciliarlo con sus creencias budistas. Luego conoció al mitólogo, escritor y profesor estadounidense Joseph Campbell y su esposa, la bailarina y coreógrafa de danza moderna estadounidense Jean Erdman, así como al compositor, teórico musical, artista y filósofo estadounidense John Cage.

A principios de 1951 Alan Watts se mudó a California, donde se unió a la facultad de la Academia Estadounidense de Estudios Asiáticos en San Francisco, a través de la cual Watts ayudó a popularizar el zen entre la escena beat. Allí Watts enseñó de 1951 a 1957 junto a Frederic Spiegelberg, un refugiado de la Alemania de Hitler y profesor de religiones asiáticas de la Universidad de Stanford, que había estudiado con el teólogo protestante alemán Rudolf Otto, con el teólogo luterano germano-estadounidense Paul Tillich, con el filósofo alemán Martin Heidegger y con el médico psiquiatra, psicólogo y ensayista suizo Carl Jung. Al igual que el mitólogo, escritor y profesor estadounidense Joseph Campbell, Frederic Spiegelberg había participado en las conferencias Eranos de Carl Jung. En 1951, Spiegelberg invitó al filósofo integral indio Haridas Chaudhuri, un discípulo del maestro de yoga, poeta y filósofo indio, Sri Aurobindo, a unirse a ellos. Watts enseñó que la sociedad impone “dobles vínculos”, o demandas morales que son ilógicas o contrarias al verdadero ser de uno, y que por lo tanto producen frustración y neurosis, o lo que los budistas llaman dukkha, un término budista relacionado con el sufrimiento. La idea fue utilizada por Bateson y sus colegas como base sugerida para la esquizofrenia. Según Alan Watts, el doble vínculo se ha utilizado durante mucho tiempo en el budismo zen como herramienta terapéutica. El maestro zen impone deliberadamente el doble vínculo a sus alumnos, con la esperanza de que alcancen la iluminación (satori). Una de las técnicas más destacadas que se utilizan es el llamado koan, una pregunta paradójica, para llevar al estudiante a darse cuenta de la imposibilidad de alcanzar la verdad, sino sólo a vivirla intuitivamente. Si bien Watts se destacó por su interés en el budismo zen, sus lecturas y discusiones profundizaron en el Vedanta, una escuela de filosofía dentro del hinduismo, «la nueva física«, la cibernética, la semántica, la filosofía del proceso, la historia natural y la antropología de la sexualidad. En 1957, Watts publicó uno de sus libros más conocidos, El camino del Zen. Basándose en el estilo de vida y el trasfondo filosófico del Zen, Watts introdujo ideas extraídas de la semántica general directamente de los escritos del filósofo desarrollador de la teoría de la semántica general, Alfred Korzybski, y también de los primeros trabajos del matemático y filósofo estadounidense, conocido como el fundador de la cibernética, Norbert Wiener, sobre cibernética, que se habían publicado recientemente. Watts ofreció analogías de principios cibernéticos posiblemente aplicables a la vida zen. El libro se vendió bien y eventualmente se convirtió en un clásico moderno, ayudando a ampliar su circuito de conferencias. En 1958, Watts recorrió partes de Europa con su padre y conoció a Carl Jung.

El principal entre los reclutas de Palo Alto de Gregory Bateson fue el paciente mental convertido en escritor, Ken Kesey. Junto con el letrista Robert Hunter, quien más tarde se convirtió en letrista del grupo musical  Grateful Dead, el profesor emérito estadounidense de medicina, psiquiatría y farmacología, Dr. Leo Hollister, en la Universidad de Stanford le dio LSD a Kesey. Es a partir de ese momento que se dice que el LSD se extendió «fuera del ámbito de la CIA«. A partir de 1959, Kesey se había ofrecido como voluntario para ser sujeto de investigación en ensayos médicos financiados por el MK-Ultra de la CIA. Kesey escribió muchos relatos detallados de sus experiencias con las drogas, tanto durante el proyecto MK-Ultra como en los años de experimentación privada que siguieron. El papel de Ken Kesey como conejillo de indias médico lo inspiró a escribir Alguien voló sobre el nido del cuco en 1962, que dio lugar a la película del mismo nombre. Kesey continuó experimentando por su cuenta e involucró a muchos amigos cercanos que en conjunto se hicieron conocidos como los Pranksters (los alegres bromistas). Juntos ayudaron a dar forma a la contracultura de la década de 1960, cuando se embarcaron en un viaje a través del país durante el verano de 1964 en un autobús escolar psicodélico llamado “Further”. Los Pranksters también crearon un vínculo directo entre la Generación Beat de la década de 1950 y la escena psicodélica de la década de 1960. El autobús lo conducía el novelista Neal Cassady, mientras que Allen Ginsberg estuvo a bordo durante un tiempo y se acercaron a Jack Kerouac. Los Pranksters también visitaron a Timothy Leary en Millbrook. El primer espectáculo del grupo musical Grateful Dead con ese nombre tuvo lugar en 1965 en una de las «Pruebas de ácido» de Ken Kesey. Estas fueron una serie de fiestas centradas completamente en la defensa y la experimentación con LSD, más tarde popularizadas en el libro del escritor estadounidense Tom Wolfe de 1968, The Electric Kool-Aid Acid Test. Jerry García, el líder del grupo musical Grateful Dead, creció en Menlo Park, sede del Instituto de Investigación de Stanford, afiliado al Instituto Tavistock, que llevó a cabo extensas operaciones de inteligencia para la CIA, en particular experimentos de telepatía y visión remota. El compañero del grupo musical, Bill Kreutzmann, cuando era adolescente conoció a Aldous Huxley en su escuela secundaria. Otro miembro del grupo, Bob Weir, es miembro del Bohemian Club y ha asistido y actuado en la bacanal anual de este elitista y secreto club.

También fue en una de estas fiestas del Bohemian Club donde los miembros de Grateful Dead conocieron al ingeniero de audio Augustus Owsley Stanley, alias The Bear, quien era el principal proveedor de LSD de Ken Kesey y los Pranksters, y se convirtió en el técnico de sonido de la banda. A la edad de quince años, Owsley había ingresado voluntariamente en el Hospital St. Elizabeth en Washington DC. Como explicó el psiquiatra canadiense Colin A. Ross en The CIA Doctors, fue allí donde el psiquiatra estadounidense, presidente de la Asociación Estadounidense de Psiquiatría, Dr. Winfred Overholser Sr, financió la investigación del LSD a través del Comité del Rito Escocés de la masonería y estuvo en el centro de la red de control mental. El Hospital St. Elizabeth también es el lugar donde se encierra a los agresores presidenciales, asesinos en serie u otros casos federales, como el de John Hinckley, Jr., que disparó al presidente Ronald Reagan. Sin embargo, Owsley asistió a la Universidad de Virginia durante algún tiempo, y después de una temporada en la Fuerza Aérea de los Estados Unidos. a partir de 1956 se mudó a Los Ángeles, donde trabajó en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de Pasadena, fundado por el ingeniero aeroespacial, científico y ocultista estadounidense Jack Parsons, miembro de la Ordo Templi Orientis (OTO). Timothy Leary dijo de Augustus Owsley Stanley: «He estudiado con los sabios más sabios de nuestro tiempo: Huxley, Heard, Lama Govinda, Sri Krishna Prem, Alan Watts, y debo decir que Augustus Owsley Stanley, estudiante universitario, que nunca escribió nada mejor (o peor) que unos cuantos cheques de goma, tiene la mejor perspectiva actualizada sobre el diseño divino que nadie que haya escuchado jamás”. Según Watts, la Academia Estadounidense de Estudios Asiáticos “fue una de las principales raíces de lo que luego se conoció, a principios de los años sesenta, como el Renacimiento de San Francisco”. El término Renacimiento de San Francisco se usa para referirse a una variedad de actividades poéticas centradas en San Francisco y que lo llevaron a la prominencia como centro de la vanguardia poética estadounidense afiliada a la escena Beat de California. Sin embargo, Watts, en su autobiografía, mencionó que alrededor de 1960, más o menos: “…algo más estaba en camino, en la religión, en la música, en la ética y la sexualidad, en nuestras actitudes hacia la naturaleza y en todo nuestro estilo de vida”. Como explica el artista musical Jay Stevens en Storming Heaven: LSD & The American Dream: «Al principio, los hippies usaban LSD como agente de descondicionamiento. Este, como recordarán, había sido el gran proyecto de William Burroughs, uno que le había legado a Ginsberg y Kerouac, y que se había convertido, a mediados de los años sesenta, en parte del bagaje emocional del Baby Boom. Que la sociedad estadounidense era manipuladora era uno de los principios básicos de Haight. El LSD puso esto en perspectiva, y al hacerlo (como señaló incansablemente Leary) abrió la posibilidad de reprogramarse uno mismo; usando LSD se podían examinar los juegos, nivelar las defensas y adoptar mejores estrategias«.

Un ejemplo clave de “prensa clandestina” que se desarrolló en Estados Unidos y en otros lugares en la década de 1960 fue el San Francisco Oracle, un periódico clandestino publicado en 12 números entre 1966 y 1968, en el barrio de Haight-Ashbury. El San Francisco Oracle dio mucho espacio a los escritos del poeta, traductor, ensayista, conferenciante y activista del medio ambiente estadounidense, Gary Snyder, al poeta y una de las figuras más destacadas de la Generación Beat en la década de 1950, Allen Ginsberg, al poeta, traductor, periodista y editor estadounidense Lawrence Ferlinghetti, al poeta, dramaturgo, compositor y novelista estadounidense Michael McClure y a otros de la generación Beat, junto con escritores jóvenes emergentes. La influencia de los escritores de la generación Beat contribuyó al famoso “San Francisco Sound” de la música rock. Logró atraer a los «hippies«, a los jóvenes marginados y a los fugitivos de todo Estados Unidos a San Francisco, para provocar el fenómeno Haight-Ashbury, la zona principal del movimiento beat de finales de la década de 1950 en San Francisco, y el famoso «Verano del amor» de 1967. El canto de sirena fue “San Francisco. Asegúrate de llevar flores en el pelo”, cantado por el grupo musical The Mamas & the Papas. Junto con el escritor Allen Cohen, el diario San Francisco Oracle fue fundada por el actor estadounidense Michael Bowen, un ícono de la Generación Beat estadounidense y la contracultura de la década de 1960. Bowen era miembro de un grupo de evangelistas del LSD conocido como los Psychedelic Rangers, encabezado por un misterioso gurú relacionado con la CIA llamado John Starr Cooke, un maestro místico y espiritual estadounidense que influyó en el desarrollo del movimiento de contracultura que surgió en San Francisco. Cooke estuvo en contacto con Sherman Kent, profesor de historia de la Universidad de Yale, que durante la Segunda Guerra Mundial y posteriormente trabajó en la CIA, siendo la mano derecha de Allen Dulles durante la Guerra Fría. Cooke alcanzó renombre como psíquico y por su posesión de una baraja de tarot con las anotaciones manuscritas de su propietario anterior, nada menos que el ocultista británico Aleister Crowley. Algunos de sus admiradores afirmaron que podía activar la energía Kundalini simplemente tocando a las personas en la frente. Desde su cuartel general en Cuernavaca, México, Cooke envió a varios de sus subordinados a varios lugares de actividad psicodélica en América del Norte y Europa. Bowen fue a Millbrook para atraer a la comitiva de Leary de regreso a México, donde Cooke dirigía sesiones de espiritismo mientras estaba drogado con ácido. Entre los que se dice que visitaron a Cooke en México estaban el psicólogo, escritor e investigador estadounidense Ralph Metzner, el poeta y cantautor estadounidense Leonard Cohen, el investigador médico y parapsicólogo Andrija Puharich y Seymour («The Head») Lazare, un rico socio comercial del aliado de la CIA, William Mellon Hitchcock.

Imagen 12

Bajo las instrucciones de John Starr Cooke, Bowen se instaló en Haight-Ashbury en 1966, para llevar a cabo un plan para llevar a cabo una «Reunión de las tribus«, conocida como el primer Human Be-In, una reunión de 30.000 hippies en el Golden Gate Park de San Francisco, que atrajo la atención de los medios nacionales hacia el movimiento contracultural. El evento fue anunciado en respuesta a una nueva ley de California que prohibía el consumo del LSD. La nueva ley estaba programada para entrar en vigor el 6 de octubre de 1966, una fecha que adquirió un significado místico para el grupo del diario San Francisco Oracle. La música fue proporcionada por los grupos musicales Jefferson Airplane y The Grateful Dead. Las personalidades de la contracultura que asistieron incluyeron al comediante estadounidense Dick Gregory y el activista social estadounidense Jerry Rubin. Los oradores incluyeron a Timothy Leary en su primera aparición en San Francisco, al maestro espiritual contemporáneo también conocido como Baba Ram Dass, Richard Alpert, y a Allen Ginsberg, quien cantó unos mantras. Leary marcó la pauta esa tarde con su famosa frase “Enciende, sintoniza, abandona”. En una entrevista de 1988, Leary afirmó que el filósofo, erudito, sociólogo de la comunicación y profesor de literatura canadiense Marshall McLuhan «le dio» el eslogan durante un almuerzo en la ciudad de Nueva York. Leary agregó que McLuhan “estaba muy interesado en las ideas y el marketing, y comenzó a cantar algo como, ‘Los psicodélicos dan en el clavo / Quinientos microgramos, eso es mucho’, con la melodía de un comercial de Pepsi de la época. Luego comenzó a decir: ‘Sintonice, encienda y abandone’”. Según explica Martin A. Lee en Acid Dreams: “el objetivo era psicodélico en la izquierda radical”. El gurú de la “Nueva Izquierda” fue el miembro de la Escuela de Frankfurt, el filósofo y sociólogo germano-estadounidense Herbert Marcuse, autor, entre muchas otras obras, de Eros y civilización. Durante la Segunda Guerra Mundial, Marcuse trabajó para la OSS (precursora de la CIA), antes de pasar a la CIA, donde trabajó hasta 1952. !Curioso un ideólogo del izquierdismo trabajando para la CIA! Marcuse luego trabajó en el Instituto Ruso de la Universidad de Columbia en Nueva York, financiado por los Rockefeller, antes de convertirse primero en profesor en la Universidad de Columbia, y luego en la Universidad de Harvard, en la Universidad de Brandeis de 1958 a 1965 y finalmente en la Universidad de California, San Diego. Su trabajo influyó fuertemente en el discurso intelectual sobre la cultura popular y los estudios académicos de la cultura popular.

Quizás el contribuyente más influyente de la Revolución Sexual, Herbert Marcuse, reconoció el trabajo del inventor, postulador de la teoría del orgón, médico, psiquiatra y psicoanalista austriaco de origen judío, Wilhelm Reich, como un precedente suyo. Las obras más conocidas de Marcuse son Eros y civilización (1955) y El hombre unidimensional ( 1964) . Eros y civilización , cuyo título alude al libro La civilización y sus descontentos de Freud, sintetiza a Marx y Freud. Habla de la historia vista no como una lucha de clases, sino como una lucha contra la represión de nuestros instintos. Las críticas de Marcuse a la sociedad capitalista resonaron en el movimiento estudiantil de la década de 1960 y, debido a su disposición a hablar en las protestas estudiantiles, pronto se hizo conocido como “el padre de la Nueva Izquierda en los Estados Unidos”. Así, la contracultura de la década de 1960 se alineó con las causas de justicia social de la Nueva Izquierda, que sirvió como una capa de azúcar a la píldora venenosa de la experimentación con el sexo y las drogas, para alejar a la juventud estadounidense de su fe y valores tradicionales. Fue Marcuse quien acuñó la frase, “hacer el amor, no la guerra”, durante las manifestaciones contra la Guerra de Vietnam. La clave para promover las ideas de Marcuse de una combinación de la liberación sexual y la lucha de clases marxista con el movimiento contra la guerra fue un pacto entre las Panteras Negras, una organización política socialista del Poder Negro, fundada por los estudiantes universitarios Bobby Seale y Huey P. Newton en octubre de 1966 en Oakland, California, y el Partido Internacional de la Juventud, un partido político antiautoritario, pro libertad de expresión y antimilitarista, cuyos miembros eran comúnmente llamados Yippies. Los fundadores del movimiento Yippie fueron el activista social estadounidense Jerry Rubin, el activista social, escritor y político estadounidense de origen judío Abbie Hoffman, el escritor de humor y editor de la revista librepensadora The Realist, Paul Krassner, el coautor de la antología «The Sixties Papers«, Stew Albert,  y otros, quienes se unieron en 1968 para usar la publicidad en los medios como un medio para reforzar la contracultura de los hippies al alinearla con la política revolucionaria de la Nueva Izquierda. Abbie Hoffman también había sido alumno de Herbert Marcuse en la Universidad de Brandeis, de quien dijo que tuvo un profundo efecto en su perspectiva política. Los manifiestos más conocidos de los Yippies incluyen Do It! de Jerry Rubin, así como Scenarios of the Revolution y Revolution for the Hell of it de Abbie Hoffman. Su mensaje, explica la historiadora Hilary Radner, “fue consistente; la política por sí sola nunca uniría a los jóvenes, sostenían los yippies, pero el sexo, la marihuana y la buena música —la liberación del deseo— al ofrecer un estilo de vida alternativo revolucionario viable al puritanismo estadounidense, sí lo harían”.

Pero la Nueva Izquierda, explicó el autor de pensamiento disidente británico y ex-espía del MI6, John Coleman, fue nada menos que una creación del Instituto Tavistock, a través de la agencia del Instituto de Estudios Políticos (IPS), que fue financiado por el hijo de Paul Warburg, el que fue vicepresidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, el banquero estadounidense nacido en Alemania James Warburg, quien había sido asistente de Allen Dulles en la OSS (precursora de la CIA). El Instituto de Estudios Políticos (IPS) fue fundado en 1963 por el crítico social, activista político, escritor y filósofo progresista estadounidense Marcus G. Raskin, ayudante del que fue Consejero de Seguridad Nacional de los Presidentes John F. Kennedy y Lyndon Johnson, y presidente de la Fundación Ford, McGeorge Bundy, y del historiador médico y autor de seis libros de no ficción, Richard Barnet, ayudante del abogado y banquero estadounidense que sirvió como Subsecretario de Guerra durante la Segunda Guerra Mundial, John J. McCloy, al que ya nos hemos referido ampliamente anteriormente, ya que, entre otras actividades, fue presidente del Banco Mundial, de la Alta Comisión (U.S. High Commissioner) en Alemania, presidente de Chase Manhattan Bank y presidente del influyente Council on Foreing Relations (CFR). Tal como ya hemos dicho, McGeorge Bundy fue asesor de seguridad nacional de los presidentes Kennedy y Johnson desde 1961 hasta 1966, y presidente de la Fundación Ford desde 1966 hasta 1979. También fue miembro de la sociedad secreta Skull & Bones. Marcus G. Raskin y Richard Barnet, ambos graduados del Instituto Tavistock y altamente capacitados, según John Coleman, controlaban personajes o grupos tan diversos como las Panteras Negras, al que fue analista de las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos, Daniel Ellsberg, que siendo empleado de la Corporación RAND fue conocido por publicar los Documentos del Pentágono, o al personal de campaña del que fue candidato presidencial George McGovern. La filósofa, política marxista, activista afroamericana y profesora del Departamento de Historia de la Conciencia en la Universidad de California, Angela Davis, quien surgió como una activista radical prominente a nivel nacional en la década de 1960 como líder del Partido Comunista de Estados Unidos y del Partido de las Panteras Negras, fue una alumna de Herbert Marcuse, diciendo en una entrevista televisiva que “Herbert Marcuse me enseñó que era posible ser un académico, un activista, un erudito y un revolucionario”.

A instancias de Marcuse, Angela Davis pasó los siguientes dos años estudiando en la Universidad Johann Wolfgang von Goethe, en el Instituto de Investigación Social bajo la dirección del filósofo alemán de origen judío y uno de los máximos representantes de la Escuela de Fráncfort, Theodor Adorno. Antes de su regreso a los Estados Unidos, Angela Davis pasó el verano de 1967 en la Conferencia de Tavistock sobre Dialéctica de la Liberación, que involucró debate político, poesía y artes escénicas, dirigida por el psiquiatra escocés Ronald David Laing, el político y activista estadounidense y miembro de los Panteras Negras, Stokely Carmichael, Allen Ginsberg y Herbert Marcuse. Y en 1971, el escritor estadounidense, activista político y Ministro de Información de los Panteras Negras, Eldridge Cleaver, alentó al ala revolucionaria de los Estudiantes por una Sociedad Democrática (SDS), la organización de izquierda radical Weather Underground, a sacar a Timothy Leary de prisión. Tanto Estudiantes por una Sociedad Democrática (SDS) como Weather Underground también formaban parte de la red del Instituto de Estudios Políticos (IPS). Después de escapar de prisión, Timothy Leary y su esposa Rosemary se quedaron con Eldridge Cleaver en Argelia. Según Leary, «las Panteras Negras son la esperanza del mundo«, le escribió a Allen Ginsberg. Sin embargo, Eldridge Cleaver colocó a Leary bajo “arresto revolucionario” como contrarrevolucionario por promover el consumo de drogas. Más tarde, Cleaver dirigió Eldridge Cleaver Crusades, «una síntesis híbrida del Islam y el cristianismo que él llamó ‘Christlam’». Eldridge Cleaver, como ya ha pasado con otros revolucionarios, finalmente se movió hacia la derecha, convirtiéndose en mormón y miembro del Partido Republicano. Durante las décadas de 1960 y 1970, otro destacado miembro de los Panteras Negras, el activista y escritor estadounidense James Forman, vivió y tuvo dos hijos de Constancia («Dinky») Romilly, la segunda y única hija sobreviviente de Jessica Mitford, de las famosas hermanas Mitford, y cuya hermana Unity Mitford era amiga de Hitler. El primer marido de Jessica fue Esmond Romilly, que era sobrino por matrimonio de Sir Winston Churchill. Durante las décadas de 1970 y 1980, Forman recibió un doctorado de la Unión de Colegios y Universidades Experimentales, en cooperación con el Instituto de Estudios Políticos (IPS). En 1964, varios destacados activistas afroamericanos se unieron al personal y convirtieron al Instituto de Estudios Políticos (IPS) en una base de apoyo para el movimiento de derechos civiles en la capital del país.

Como escribió Michael G. Rossman en The Wedding Within the War, en la década de 1960 parecía que la energía desatada en Berkeley empezaba a girar, no a la derecha ni a la izquierda, “sino hacia otra cosa, sin nombre”. Detrás de los llamamientos aparentemente benignos de los hippies por «paz y amor» acechaban las influencias oscuras del ocultismo. Un excelente artículo en línea del escritor David McGowan, titulado “Inside The LC: The Strange but Mostly True Story of Laurel Canyon and the Birth of the Hippie Generation”, ha demostrado que las bandas musicales que marcaron el nacimiento del fenómeno del folk rock estaban todas asociadas con una red de grupos ubicados en Laurel Canyon, en la región de Hollywood Hills, involucrados en actividades ocultas. Además, todos ellos con vínculos con la inteligencia militar, la Ordo Templi Orientis (OTO) de Aleister Crowley, la “Familia” del criminal, sectario y músico aficionado estadounidense Charles Manson, y la Iglesia de Satán. El ocultista y mago ceremonial Charles Stansfeld Jones, o Frater Achad por su nombre oculto, inició una logia de la Ordo Templi Orientis (OTO) en Vancouver. Aleister Crowley consideró a Jones su “hijo mágico” y el “único” profetizado en el Libro de la Ley, y el esoterista anglo-germano Theodor Reuss nombró a Jones Gran Maestro (X°) para Norteamérica. Un iniciado por Jones, el ocultista inglés y mago ceremonial Wilfred Talbot Smith, y su esposa, la actriz de personajes de cine mudo estadounidense Jane Wolfe, fundaron una Iglesia incorporada de Thelema, una filosofía de vida basada en la máxima «haz tu voluntad: será toda la ley», que ofrecía presentaciones públicas semanales de la Misa Gnóstica desde su casa en Hollywood. Los asistentes notables de la iglesia de Smith y su esposa incluyeron al actor de Hollywood John Carradine y al ingeniero aeroespacial, científico y ocultista estadounidense Jack Parsons, el creador del combustible sólido para cohetes, quien se convirtió en uno de los fundadores del Laboratorio de Propulsión a Chorro en Houston y Aerojet Corporation. Antes de la Segunda Guerra Mundial, Parsons había estado en contacto con Wernher von Braun, la figura central en el programa de desarrollo de cohetes de los nazis, responsable del diseño y realización del cohete de combate V-2, después de lo cual fue contratado por Estados Unidos a través de la Operación Paperclip. para encabezar el programa espacial de la NASA. Von Braun, quien fue apodado «El padre de la ciencia espacial«, argumentó una vez que Parsons merecía más ese nombre. Wilfred Talbot Smith fundó su propio grupo, Agape Lodge, en California, en la década de 1930. Smith le escribió a Aleister Crowley afirmando que Parsons era «un hombre realmente excelente. Tiene una mente excelente y un intelecto mucho mejor que el mío. JP será muy valioso«.

La actriz Jane Wolfe le escribió al representante alemán de la Ordo Templi Orientis (OTO), Karl Germer, y propuso al ingeniero aeroespacial, científico y ocultista estadounidense Jack Parsons como un posible sucesor del mismo Aleister Crowley como Jefe Externo de la Orden. Aleister Crowley estuvo de acuerdo con tales evaluaciones, informando a Wilfred Talbot Smith que Parsons “es el miembro más valioso de toda la Orden, ¡sin excepción!” A instancias de Aleister Crowley, Parsons reemplazó a Smith como líder en 1942 y dirigió el Agape Lodge desde su mansión en Orange Grove Avenue, Pasadena. El Agape Lodge pronto fue investigado tanto por el Departamento de Policía de Pasadena como por el FBI. Ambos habían recibido denuncias de un “culto de magia negra” involucrado en orgías sexuales. Un denunciante, un muchacho de dieciséis años, afirmó que fue violado por miembros de la logia. Los vecinos también informaron de un ritual en el que una mujer embarazada desnuda saltaba a través del fuego. Después de que Parsons explicara que la Agape Lodge era simplemente “una organización dedicada a la especulación religiosa y filosófica”, ninguna de las agencias encontró evidencia de actividad ilegal y llegó a la conclusión de que la Agape Lodge no constituía una amenaza para la seguridad nacional. En 1945 Parsons conoció a L. Ron Hubbard, el fundador de la Iglesia de la Cienciología, un movimiento de carácter esotérico, y le presentó a la Ordo Templi Orientis (OTO), aunque Hubbard afirmó que se unió a la Ordo Templi Orientis (OTO) como parte de una misión de infiltración en nombre de la Oficina de Inteligencia Naval. Cuando Jack Parsons conoció a Hubbard, se lo describió a Aleister Crowley como “la persona más thelémica que jamás haya conocido”. Jack Parsons también comentó sobre él a Aleister Crowley, «aunque no tiene un entrenamiento formal en magia, tiene una extraordinaria cantidad de experiencia y comprensión en el campo«. Al igual que Hubbard, Parsons también estaba interesado en la ciencia ficción y estaba conectado con Los Angeles Science Fantasy Society (LASFS). LASFS surgió de la Liga de Ciencia Ficción de Hugo Gernsback, un rico inmigrante judío que fue pionero en el género de ciencia ficción con su revista Amazing Stories en 1926. LASFS finalmente organizó reuniones semanales donde convergieron escritores y aficionados a la ciencia-ficción.

Parsons dio charlas sobre cohetes y se hizo amigo de algunas figuras legendarias de la ciencia ficción como el escritor estadounidense Ray Bradbury, principalmente conocido por su obra Crónicas marcianas y la novela distópica Fahrenheit 451, el escritor estadounidense Robert A. Heinlein, autor de Estrella doble y Tropas del espacio, el pionero alemán de la ciencia ficción Fritz Lang, y el teórico de la Sociedad Vril, escritor y científico alemán que contribuyó a popularizar los cohetes y el vuelo espacial, Willy Ley. Robert Heinlein, junto con el autor de 2001: Una odisea del espacio, Arthur C. Clarke, y el autor de la Serie de la Fundación, Isaac Asimov, fueron considerados los tres grandes de la ciencia ficción. Robert Heinlein también era un amigo cercano de L. Ronald Hubbard, y la Iglesia de la Cienciología afirmó que Heinlein había sido el operativo clandestino que había sido enviado como agente encubierto por la Marina de los Estados Unidos para interceptar y destruir la «magia negra» de Jack Parsons. En su casa en Laurel Canyon, Robert Heinlein organizó reuniones de una sociedad literaria que incluía a Parsons y otros escritores de ciencia ficción como el autor de Prelude to Armageddon, Cleve Cartmill, Jack Williamson, conocido como el inventor del término de «terraformación», en un relato de 1942 publicado en la revista Astounding Science Fiction, y el autor de la novela Nine Times Nine, Anthony Boucher. En sus historias de ciencia ficción, Heinlein exploró repetidamente los temas de la libertad personal, la influencia de la religión organizada en la cultura y el gobierno, y la tendencia de la sociedad a reprimir el pensamiento inconformista. Para Robert Heinlein, la liberación personal incluía la liberación sexual, y el amor libre era un tema principal de sus escritos. En libros escritos ya en 1956, Heinlein trató el incesto y la naturaleza sexual de los niños. Muchos de sus libros tratan explícita o implícitamente sobre el incesto, los sentimientos sexuales y las relaciones entre adultos y niños, o ambos. Juntosa partir de 1946, Parsons y Hubbard (de la Iglesia de la Cienciología) comenzaron el “Trabajo de Babalon”, una serie de rituales diseñados para manifestar una encarnación individual del arquetipo femenino divino llamado Babalon. La entidad era una referencia a la diosa babilónica Ishtar, relacionada con la cananea Astarté, y con la “Gran Ramera” del Libro del Apocalipsis. Durante la ceremonia, Hubbard actuó como un escriba. Cuando se completaron los rituales, Parsons conoció a la artista, poeta, actriz y ocultista estadounidense Marjorie Cameron, a quien consideraba la creadora del ritual y la consideraba su «Mujer Escarlata«. Pronto comenzaron la siguiente etapa, que consistía en un intento de concebir un hijo a través de la magia sexual. Parsons quería crear un Moonchild (niño de la Luna), que también se menciona en un disco de la banda británica Iron Maiden, y que es tal como se describe en la novela ocultista de Aleister Crowley del mismo nombre. Aunque no se concibió ningún niño, Jack Parsons y Marjorie Cameron pronto se casaron. En 1952, Parsons se refirió a sí mismo como Belarion Armiluss Al Dajjal Antichrist, siendo “Al Dajjal” el nombre islámico del Anticristo.

Cuando el ocultista alemán Karl Johannes Germer, también conocido como Frater Saturnus, murió en 1962, Ray Burlingame, miembro de la sociedad secreta Astrum Argenteum (A.A) y de Agape Lodge, que fue cerrada en 1953 por Karl Germer, inició a Georgina “Jean” Brayton («Soror Capricornus«), que lideró la creación de la Logia Solar de la Ordo Templi Orientis (OTO) en 1965. En 1969, la policía allanó el recinto de la Logia Solar, después de lo cual once miembros de la secta fueron acusados de maltratar al hijo de seis años de uno de los miembros, en un caso que se conoció como “El niño en la caja”. Cuando los policías llegaron al Solar Ranch, encontraron al niño sentado dentro de una caja de seis pies por seis pies, con una cadena atada con candado a su pierna izquierda y sujeta a una placa de metal pesado. El escándalo condujo a una disputa por el liderazgo en la Ordo Templi Orientis (OTO) como parte de los esfuerzos para distanciar a la organización de la Logia Solar. Tras la muerte de Karl Germer, varios otros también se habían proclamado Grandes Maestres de la Ordo Templi Orientis (OTO)  como el ocultista británico, creador de la corriente mágica/esotérica de nombre «Tifoniana«, Kenneth Grant, el ocultista suizo Hermann Metzger, y más tarde el miembro de Astrum Argentum Marcelo Ramos Motta de Brasil. Sin embargo, el título fue disputado por el ocultista estadounidense Grady McMurtry, quien había sido presentado a la Ordo Templi Orientis (OTO) por Jack Parsons, y que durante la Segunda Guerra Mundial se había convertido en alumno personal de Aleister Crowley. Grady McMurtry en 1968 se interesó por la miembro de noveno grado del Santuario Soberano de la Gnosis de Ordo Templi Orientis, Phyllis Evalina Seckler (Soror Meral), alumna de Jane Wolfe, una de las fundadoras de Agape Lodge. En 1969, McMurtry afirmó que la Logia Solar había robado los archivos de la Ordo Templi Orientis (OTO) bajo el cuidado de la viuda de Germer, incluida la biblioteca de Aleister Crowley. McMurtry decidió restaurar la Ordo Templi Orientis (OTO) invocando las «órdenes de emergencia» que le dio Aleister Crowley. Sus testigos fueron el Dr. Israel Regardie, que trabajó como secretario de Aleister Crowley en París y estudió ocultismo con él, y el escritor inglés Gerald Yorke, que fue corresponsal de Reuters mientras estuvo en China durante dos años en la década de 1930, y escribió un libro Cambios en China. Phyllis Evalina Seckler y Grady McMurtry estaban casados, y fue bajo su liderazgo combinado que la Ordo Templi Orientis (OTO) se incorporó bajo la ley de California y comenzó a crecer nuevamente en América del Norte por primera vez desde la muerte de Aleister Crowley. La Ordo Templi Orientis (OTO) luego repudió la Logia Solar, alegando que era “irregular”.

Ed Sanders en su libro The Family, publicado en 1971, afirmó que Charles Manson era miembro de la Logia Solar. En prisión, Manson estudió psiquiatría, hipnosis y ocultismo. Manson también estaba fascinado por Stranger in a Strange Land de Robert Heinlein, y lo usó como una especie de modelo para su «familia«, e incluso nombró a su hijo ilegítimo como el protagonista del libro. Manson fue liberado de una prisión de California en marzo de 1967. La ley requería que Manson se presentara regularmente ante un oficial de libertad condicional llamado Roger Smith, que trabajaba en la Clínica Médica Haight-Ashbury en San Francisco. La clínica fue un proyecto del Instituto Nacional de Salud Mental (NIMH), fundado por Robert Hanna Félix, masón de grado 33, quien fue director de investigación psiquiátrica del Rito Escocés masónico. Más tarde se reveló que, como parte del programa MK-Ultra, bajo Robert Hanna Felix, el farmacólogo estadounidense Dr. Harris Isbell llevó a cabo experimentos con adictos a las drogas principalmente negros, en el Centro de Investigación de Adicciones en Lexington, Kentucky. Como lo demuestra la escritora Carol Greene en TestTube Murder: The Case of Charles Manson, el director de la clínica de la Clínica Médica Haight-Ashbury era el colega de Roger Smith, el psicólogo David E. Smith, sin relación a pesar de su nombre, quien también era el editor del Journal of Psychedelic Drugs y que abogaba por el uso legalizado de estupefacientes. David E. Smith y Robert Smith compartían interés en el concepto de «sumideros de comportamiento«, según el cual las ratas, en respuesta al hacinamiento, se inclinaban naturalmente a la violencia y la delincuencia, y creían que estas tendencias podían verse agravadas por las drogas. A través de la Clínica Médica Haight-Ashbury, el oficial de libertad condicional de Manson, Roger Smith, recibió el encargo oficial de investigar científicamente los efectos que varios tipos de drogas tenían en los adictos atendidos por el Instituto Nacional de Salud Mental (NIMH). Manson y su «Familia«, con la que usó LSD para ejercer gran parte de su control, estaban íntimamente conectados con los diversos grupos de rock que surgieron en Laurel Canyon. Estos grupos estaban estrechamente asociados con el artista y bohemio estadounidense Vito Paulekas, su esposa, la cantante Zsou, y el actor Karl Franzoni. Vito Paulekas también resultó ser primo hermano de la actriz Eva Paul, que fue esposa del político y hombre de negocios republicano estadounidense Winthrop Rockefeller con el nombre de Barbara Sears Rockefeller. ¡Otra vez los Rockefeller!

Según el escritor inglés Barry Miles en su libro Hippie: “Los primeros hippies en Hollywood, quizás los primeros hippies en cualquier lugar, fueron Vito, su esposa Zsou, el Capitán Fuck [Franzoni] y su grupo de unos treinta y cinco bailarines. Llamándose a sí mismos Freaks, vivían una vida semi-comunitaria y participaban en orgías sexuales y bailes de forma libre siempre que podían”. Según Barry Miles, Vito Paulekas operó «la primera plataforma de choque en Los Ángeles, una jornada de puertas abiertas para innumerables fugitivos donde todos eran bienvenidos por una noche, en particular las mujeres jóvenes«. También en la compañía estaban la mayoría de las jóvenes que luego se convertirían en parte del proyecto GTO, un grupo de cantantes femenino proveniente de la ciudad de Los Ángeles, Estados Unidos, producido por el compositor, guitarrista, cantante, productor discográfico y director de cine estadounidense Frank Zappa, incluida Gail Sloatman, quien luego se convertiría en la esposa de Zappa. Según el compositor y poeta irlandés, principalmente conocido por ser el primer cantante de The Pogues, Shane McGowan, Frank Zappa en los primeros años fue la figura paterna de Laurel Canyon, una calle que atraviesa el corazón de Hollywood Hills. Dirigió un séquito en una residencia apodada la «Cabaña de troncos» donde, en palabras de Michael Walker, autor de Laurel Canyon: The Inside Story of Rock-And-Roll’s Legendary Neighborhood: «había un salón de rock and roll y un patio de recreo dionisíaco«. Como muchos en el grupo de Laurel Canyon, Frank Zappa provenía de una familia con antecedentes militares y de inteligencia. El padre de Zappa era un especialista en guerra química asignado al Edgewood Arsenal, una instalación frecuentemente conectada con MK-Ultra y el trabajo de Andrija Puharich. A mediados de la década de 1960, el grupo de Laurel Canyon se había expandido a una casa de huéspedes conocida como «la casa del árbol» en Log Cabin. Los asistentes a la «casa del árbol» incluyeron al cantante, compositor y músico británico, reconocido por ser el principal cantante de la banda de rock The Rolling Stones, Mick Jagger, y su novia, la cantante y actriz británica Marianne Faithfull, algunos miembros de la banda británica The Animals, el cantante Mark Lindsay del grupo Paul Revere and the Raiders, el cantante de hard rock y heavy metal estadounidense Alice Cooper, quien se unió a la banda de rock californiana Mothers of Invention de Zappa, la cantante estadounidense de rock y blues, e ícono hippie y de la contracultura en la década de 1960, Janis Joplin, que se unió a la banda Big Brother and the Holding Company, el intérprete, compositor, arreglista, cantautor y guitarrista estadounidense Roger McGuinn, y el músico baterista Mike Clarke, los dos últimos de la banda de Folk rock The Byrds.

El periodista jubilado John Bilby recuerda: «Tim Leary definitivamente estuvo allí, George Harrison y Ravi Shankar (músico indio) también estuvieron allí«. En 1967, los bailarines de Zappa se repartían el alquiler con el personal del San Francisco Oracle. Zappa se hizo cargo de la comuna en 1968. También se incluyó en el paquete al productor musical Kim Fowley, quien había pasado un tiempo trabajando como un joven estafador callejero, pero que tuvo su mayor éxito como mánager de la banda de rock The Runaways, con la cantante, compositora, guitarrista, productora y ocasionalmente actriz estadounidense Joan Jett. Uno de los primeros en llegar a la escena de Laurel Canyon fue el cantautor y poeta estadounidense Jim Morrison, cuya banda The Doors recibió su nombre del título del libro The Doors of Perception (Las puertas de la percepción) de Aldous Huxley. Jim Morrison era hijo del almirante de la Marina de los Estados Unidos George Stephen Morrison, quien estaba al mando de los buques de guerra que supuestamente fueron atacados por el Vietcong o Frente Nacional de Liberación de Vietnam, en la operación de bandera falsa conocida como el incidente del Golfo de Tonkin de 1964, que proporcionó el pretexto a los Estados Unidos para invadir Vietnam. La primera de las bandas musicales de Laurel Canyon en producir un álbum fue The Byrds, titulado “Mr. Hombre de la pandereta”. Pronto le siguieron lanzamientos del grupo Mamas & the Papas dirigidos por el cantante, guitarrista y compositor estadounidense John Phillips, así como por parte de Frank Zappa y del grupo The Mothers of Invention, y por la banda musical Buffalo Springfield, con el guitarrista Stephen Stills y el influyente músico canadiense Neil Young. El guitarrista y cantautor David Crosby del grupo The Byrds era hijo de un graduado de Annapolis y oficial de inteligencia militar durante la Segunda Guerra Mundial, el mayor Floyd Delafield Crosby. David Crosby fue expulsado de The Byrds y se unió al músico británico Graham Nash y al guitarrista Stephen Stills para formar el grupo Crosby, Stills & Nash. Stephen Stills pasó gran parte de su infancia en América Central y se educó principalmente en escuelas en bases militares y en academias militares de élite, y luego pasaría un tiempo luchando en Vietnam. El grupo Crosby, Stills & Nash se unió más tarde a otro ex miembro del grupo Buffalo Springfield, Neil Young.

En 1966, mientras estaba en Toronto, el músico Neil Young se unió a los Mynah Birds, encabezados por el músico funk y soul estadounidense James Ambrose Johnson, Jr., más conocido como Rick James, quien luego se transformaría en un personaje de proxeneta para crear el éxito de 1981 «Super Freak«. Según cuenta la historia, en 1964, un James Ambrose Johnson (Rick James), ausente sin permiso, se dirigió a Toronto y casi se pelea cuando fue rescatado por un par de músicos locales, Levon Helm y Garth Hudso, que eran antiguos miembros de la banda musical de Ontario The Hawks, y luego formaron el legendario grupo musical The Band. Hudson y Helm llevaron a Rick James a un bar local, donde saltó al escenario con la banda tocando en ese momento. Ese grupo quedó impresionado y lo invitó a unirse a ellos. Inicialmente conocidos como los Sailorboys, luego cambiaron su nombre a Mynah Birds. La banda estaba compuesta por el tecladista canadiense Goldy McJohn y por el bajista Nick St. Nicholas, quienes luego se convertirían en miembros de la banda de rock Steppenwolf. También se les unió el músico, productor, compositor y multinstrumentista inglés Robert Allen Palmer, quien junto con Neil Young se convirtieron en los miembros fundadores de Buffalo Springfield, junto con el guitarrista Stephen Stills y el músico de rock Richie Furay. Neil Young fue presentado al criminal y sectario Charles Manson por el batería Dennis Wilson de los Beach Boys, y quedó lo suficientemente impresionado con las habilidades musicales de Charles Manson como para recomendarlo al ejecutivo discográfico estadounidense Mo Ostin, presidente de Warner Brothers. Recordando años más tarde, Neil Young parecía estar aún cautivado por la personalidad de Mason y dijo: “Era un hombre enojado, pero brillante. Suena como Dylan cuando habla”. Pero aún fue más lejos en sus elogios: “Es como uno de los principales impulsores y agitadores del tiempo; cuando miras hacia atrás a Jesús y a todas estas personas, Charlie (Manson) era así”. Por su parte, Charles Manson dijo en una entrevista de 1995 desde la prisión de California que a todos sus viejos amigos músicos “les importaba una mierda”, excepto Neil Young, recordó, quien una vez le regaló una motocicleta. Como explicó Neil Young, «muchos músicos bastante conocidos de Los Ángeles lo conocían, aunque probablemente ahora lo nieguen«.

Charles Manson y su «Familia«, con la que usó LSD para ejercer gran parte de su control, también pasaron un tiempo en la casa de la cantante estadounidense e integrante y fundadora del grupo The Mamas & the Papas, «Mama» Cass Elliot en Laurel Canyon. El compañero del grupo The Mamas & the Papas, el cantante, guitarrista y compositor estadounidense “Papa” John Phillips organizaría, junto con el asociado de Charles Manson, el músico y destacado productor estadounidense Terry Melcher, el famoso Monterey Pop Festival, en el que miles de jóvenes asistentes fueron introducidos al LSD y que, a través de una exposición mediática sin precedentes, se popularizaría la música y modas del naciente movimiento “hippie”. Terry Melcher, que era hijo de la famosa actriz Doris Day, fue presentado a Charles Mason por el batería Dennis Wilson de los Beach Boys. “Papa” John Phillips era hijo del capitán del Cuerpo de Marines de Estados Unidos Claude Andrew Phillips y de una madre que afirmaba tener poderes psíquicos. El padre de John Phillips estuvo destinado como infante de marina en Haití como parte de una ocupación militar en 1927, el mismo año en que el padre del guitarrista y cantautor David Crosby estaba en el país. John Phillips asistió a una serie de escuelas preparatorias militares de élite en el área de Washington DC, que culminaron con una cita en la Academia Naval de Estados Unidos en Annapolis. John Phillips más tarde se casó con la cantante, compositora y actriz estadounidense Holly Michelle Gilliam (luego Michelle Phillips), que entonces solo tenía dieciséis años y que se convirtió en miembro fundador del grupo The Mamas & the Papas. La hija de John Phillips y Michelle Phillips, Laura Mackenzie Phillips, finalmente se convirtió en la estrella del exitoso programa de televisión de la década de 1970 llamado One Day at a Time, antes de ganar fama por tener problemas por el abuso de drogas. En septiembre de 2009, Mackenzie publicó sus memorias, High on Arrival, que revelaron el origen de sus ansiedades. Además de introducirla en las drogas a la edad de once años inyectándola con cocaína, Mackenzie afirmó que «Papá» John Phillips la había violado en la víspera de su primer matrimonio y había tenido una relación incestuosa con ella que duró una década. y terminó solo cuando quedó embarazada y no sabía quién era el padre. Del mismo modo, su hermana Chynna Phillips, quien insinuó un abuso similar, finalmente ingresó en un programa de rehabilitación. Chynna se hizo conocida por primera vez en 1990 como la tercera del grupo vocal Wilson Phillips. Las compañeras del grupo musical Carnie y Wendy Wilson eran hijas del músico, compositor y productor estadounidense y miembro fundador del grupo The Beach Boys, Brian Wilson, en cuya casa se llevaban a cabo sesiones de grabación de Charles Manson interpretando música.

Además del cantante y compositor canadiense Denny Doherty, miembro del grupo The Mamas & the Papas, Michelle Phillips también se casaría con el actor, director de cine, realizador, fotógrafo y artista estadounidense Dennis Hopper. Entre muchos otros, Michelle también tuvo aventuras con los actores Jack Nicholson y Warren Beatty, hermano de la actriz Shirley MacLaine. Warren Beatty y Jack Nicholson formaron parte de una red de actores y músicos conocidos como los «Jóvenes Turcos» de Hollywood, que aparecieron en una serie de películas que ahora se consideran clásicos contraculturales, y que también incluyeron a actores como Peter Fonda, Bruce Dern y Dennis Hopper. Una de esas películas fue The Trip (El Viaje) de 1967, un intento de crear una versión cinematográfica de una experiencia con LSD, escrita por Jack Nicholson. Más tarde, Jack Nicholson protagonizaría la versión cinematográfica de 1975 del libro de Ken Kesey, Alguien voló sobre el nido del cuco. Según autores como Craig Heimbichner en Blood on the Altar, Martin P. Starr en The Unknown God y John Carter en Sex and Rockets, Dennis Hopper y su colega actor John Carradine eran miembros de Parsons’ Agape Lodge de la Ordo Templi Orientis (OTO) de Jack Parsons. junto al actor Dean Stockwell y el autor de ciencia ficción Robert Heinlein. Según el escritor Gregory Mank en Hellfire Club de Hollywood, los actores John Carradine y John Barrymore también eran miembros de los llamados «Bundy Drive Boys«, que participaban en prácticas como el incesto, la violación y el canibalismo. El hijo de John Carradine era David Carradine, que interpretó la serie de televisión Kung Fu, quien luego murió en lo que parecía ser un asesinato ritual. La dinastía de actores de la “Familia Carradine” también incluía al hermano de David, el compositor y actor ganador del Premio de la Academia, Keith Carradine; el actor Robert Carradine, quien luego protagonizaría Revenge of the Nerds; y la hija de Keith Carradine, Martha Plimpton, estrella infantil de Los Goonies de Steven Spielberg. Robert Carradine también había protagonizado una extraña película de serie B de 1983 titulada Wavelength, sobre una pareja joven que descubre extraterrestres retenidos por el gobierno de los Estados Unidos para experimentar en una base subterránea en Laurel Canyon.

Dos semanas antes de la redada policial en la Logia Solar, se estrenó la película Easy Rider, que fue una de las películas contraculturales más aclamadas por la crítica de la década, y fue protagonizada por el actor Peter Fonda, fue dirigida por Dennis Hopper y artísticamente fue dirigida por el cantautor y compositor Jeremy Kay, miembro de la Logia Solar. Jeremy Kay también había trabajado en la película Scorpio Rising, del cineasta clandestino Kenneth Anger, e inspirada en Aleister Crowley, en que un ejército de motociclistas homosexuales nazis experimentan dolor y placer mientras los símbolos sádicos y sexuales se intercalan en la película. Kenneth Anger disfrutó de un estatus de culto en Hollywood como autor del polémico libro Hollywood Babylon, en que se detallan los sórdidos escándalos de los famosos habitantes de Hollywood desde la década de 1900 hasta la década de 1950. Además, también se destacó como cineasta experimental de películas inspiradas en Aleister Crowley que fusionaron el surrealismo con el homoerotismo y el ocultismo. La película Anger’s Inauguration of the Pleasure Dome fue protagonizada por la esposa de Jack Parson, Marjorie Cameron, como “la Mujer Escarlata”, y la escritora francesa Anaïs Nin como “Astarte”, diosa de la fertilidad y el amor en la antigua Mesopotamia. La película Lucifer Rising de Anger se basó en el concepto del Libro de la Ley de Aleister Crowley, según el que la humanidad había entrado en el Eón de Horus. El asociado de Aleister Crowley y miembro de la Ordo Templi Orientis (OTO), el escritor inglés Gerald Yorke, fue acreditado como consultor de la Orden. Gerald Yorke también había sido el representante personal del decimotercer Dalai Lama en Occidente y trabajó en estrecha colaboración con el gurú del poeta Allen Ginsberg, el maestro tibetano de meditación budista Chögyam Trungpa. El mentor de Kenneth Anger fue el polifacético artista, místico y bohemio estadounidense Harry Everett Smith, a quien frecuentemente se refería como “el mago viviente más grande”. Harry Everett Smith fue un cineasta surrealista, y los temas de misticismo, surrealismo y dadaísmo eran comunes en su obra. Como miembro de la Ordo Templi Orientis (OTO), Smith afirmó que Aleister Crowley era «probablemente» su padre biológico. Los padres reconocidos de Harry Everett Smith eran teósofos. Su bisabuelo paterno, John Corson Smith, que había sido un oficial de alto rango de la Unión en la Guerra Civil Estadounidense y había servido de 1885 a 1889 como teniente gobernador del estado de Illinois, había sido un masón prominente y autor de varios libros sobre la historia de la orden. Harry Everett Smith afirmó haber conocido a los indios Lummi, un pueblo del noroeste de Estados Unidos, a través del trabajo de enseñanza de su madre y haber participado en la iniciación chamánica a una edad temprana. Se dice que a fines de la década de 1940 en California, Harry Everett Smith trabajó con el ocultista y mago ceremonial Charles Stansfeld Jones, también conocido como Frater Achad, y diseñó un juego de cartas del Tarot que se usaron para los certificados de grado de una rama de la Ordo Templi Orientis (OTO),. En 1986, Harry Everett Smith fue consagrado obispo en la Iglesia Católica Gnóstica de la Ordo Templi Orientis (OTO), que también reclama al poeta inglés William Blake entre sus santos.

Harry Everett Smith estaba asociado con el inventor estadounidense, pionero los helicópteros, cosmólogo, filósofo, astrólogo y escritor, Arthur M. Young, de la Fundación Mesa Redonda de Puharich. Según el poeta, cantante, activista social, ecologista, novelista y editor estadounidense Ed Sanders, Harry Everett Smith fue el asesor clave de Allen Ginsberg y participó en las diferentes acciones destinadas a acabar con la guerra de Vietnam, en que destaca la que pusieron en marcha en octubre de 1967 un grupo de hippies, yippies, poetas, escritores y músicos: con la finalidad de hacer levitar el Pentágono para despojar al edificio de su poder destructor. Conocido por experimentar mucho con las drogas alucinógenas, Harry Everett Smith se convirtió en un héroe no solo de la generación Beat sino también de los hippies de la década de 1960, y en los últimos años de su vida fue financiado por el grupo de rock y folk rock estadounidense Grateful Dead. Produjo la antología Folkways, una colección estándar en el que se basó el renacimiento de la música popular de los años sesenta. Folkways se convirtió en una influencia importante para artistas como Bob Dylan, y Harry Everett Smith recibió un Grammy en 1991 por su contribución a la industria de la música. Harry Everett Smith frecuentaba Weiser Books en Nueva York, a la que The Encyclopedia of Occultism & Parapsychology se refirió como «quizás la librería de ocultismo más famosa de los Estados Unidos». Uno de los clientes de la tienda era el ocultista alemán Karl Germer, sucesor de Aleister Crowley como jefe de la Ordo Templi Orientis (OTO) en América del Norte. Después de la muerte de Aleister Crowley, la mayoría de sus papeles y otras posesiones fueron enviados a Karl Germer, quien luego los vendió en 1955 al anticuario Samuel Weiser, el fundador de la tienda Weiser Books. Germer también vendió a Weiser una colección de la Primera Edición de la obra maestra de Aleister Crowley sobre el tarot, El Libro de Thoth. La tienda también tenía una editorial, que utilizó los diseños de Harry Everett Smith para su edición de bolsillo de los Libros Sagrados de Thelema de Aleister Crowley. Kenneth Anger también entabló una estrecha amistad con uno de los pioneros de la investigación sexual humana en Estados Unidos, Alfred Kinsey, ya que ambos compartían interés por Aleister Crowley. Alfred Kinsey fue una influencia importante en el surgimiento de la Revolución Sexual y, en general, se le considera la primera figura importante en la sexología estadounidense. Kinsey, cuya investigación fue financiada, una vez más, por la Fundación Rockefeller, desarrolló una escala que mide la orientación sexual, ahora conocida como la Escala de Kinsey. James H. Jones, autor de Alfred C. Kinsey: A Public/Private Life, ha especulado que Kinsey fue impulsado por sus propias necesidades sexuales. La investigación sexual de Kinsey incluyó la observación y la participación en la actividad sexual, alentando a su personal a participar también en una amplia gama de experimentación sexual.

Alfred Kinsey escribió sobre los orgasmos preadolescentes, que informan observaciones de orgasmos en más de trescientos niños entre las edades de cinco meses y catorce años. Kinsey dijo que también entrevistó a nueve hombres que tuvieron experiencias sexuales con niños. Casi cuarenta años después, comenzó a cuestionarse de dónde Kinsey había obtenido esta información, cuando se reveló que Kinsey usó datos de un solo pedófilo y los presentó como provenientes de varias fuentes. En 1955, Kenneth Anger y Alfred Kinsey viajaron a la abandonada Abadía de Thelema de Aleister Crowley en Sicilia para filmar un breve documental titulado Thelema Abbey. El cineasta y escritor estadounidense Kenneth Anger restauró muchas de las pinturas murales eróticas que se encontraron allí y realizó ciertos rituales crowleyanos en el sitio. El documental fue realizado para la serie de televisión británica Omnibus, pero luego se perdió. Anger conoció al guitarrista, cantante y compositor británico, fundador de la banda de rock The Rolling Stones, Keith Richards, al músico multiinstrumentista y virtuoso guitarrista de rock clásico británico, fundador del grupo Led Zeppelin, Jimmy Page, al cantante, compositor y músico británico, reconocido por ser el principal cantante de la banda de rock The Rolling Stones, Mick Jagger, y a su novia, la cantante y actriz británica Marianne Faithfull, a quienes involucró en sus obras con temas de Aleister Crowley, tales como Invocación de mi hermano demonio (1969) y Lucifer Rising (1972). El padre de Marianne Faithfull era un oficial del ejército británico y profesor de psicología, mientras que su madre, Eva von Sacher-Masoch, baronesa Erisso, era originaria de Viena, con raíces aristocráticas en la dinastía de los Habsburgo y con ascendencia judía por parte materna. El tío abuelo materno de Marianne Faithfull era el escritor austríaco Leopold von Sacher-Masoch, el noble austriaco del siglo XIX cuya novela erótica, Venus in Furs, generó la palabra “masoquismo”. En la década de 1980, Marianne Faithfull impartió talleres de composición de canciones en la Universidad Naropa del gurú de Allen Ginsberg, Rinpoche Trungpa. El fotógrafo británico Tony Sánchez, un amigo de los Rolling Stones, describe que Mick Jagger y Keith Richards, así como sus novias Marianne Faithfull y Anita Pallenberg, “escucharon fascinados mientras Anger los encendía con los poderes e ideas de Aleister Crowley”. Kenneth Anger, comentando sobre Anita Pallenber, dijo: “Creo que Anita es, a falta de una palabra mejor, una bruja. La unidad oculta dentro de los Stones era Keith y Anita, y Brian Jones. Verás, Brian también era un brujo». La casa del multiinstrumentista y compositor británico, miembro de The Rolling Stones, Brian Jones, quién se ahogó en su propia piscina en 1969, fue descrita por Marianne Faithfull como «un verdadero aquelarre de brujas de illuminati decadentes, principitos del rock y aristócratas modernos«. En imágenes raras de un especial de televisión llamado Rolling Stones Rock and Roll Circus , Mick Jagger se quita la camisa para revelar un tatuaje de Baphomet, una deidad, representada por una imagen antropomórfica, relacionado con los Caballeros Templarios.

Brian Jones había conocido a los Maestros Músicos de Jajouka, un colectivo de músicos sufies, que sirven como una representación moderna de una tradición musical, que habían sido descubiertos en Marruecos por el novelista, artista visual, ensayista y crítico social estadounidense William S. Burroughs y el escritor, pintor y músico Brion Gysin. Su amigo común, el escritor, compositor y viajero estadounidense Paul Bowles, describió su asociación con los Maestros Músicos de Jajouka en Days: A Tangier Journal, y con una beca, una vez más, de la Fundación Rockefeller Paul Bowles viajó por todo Marruecos en 1959 grabando música tradicional marroquí. Fueron presentados por Mohamed Hamri, pintor y autor marroquí y uno de los pocos marroquíes que participó en la generación Tangier Beat. Después de que Mohamed Hamri presentó a Gysin en la aldea de Jajouka, Gysin se convirtió en un promotor de por vida de los maestros músicos sufíes de trance que vivían allí. Brian Jones conoció a Mohamed Hamri cuando visitó Marruecos en 1967. Luego desarrollaron una estrecha amistad. En 1968, Gysin y Hamri llevaron a Brian Jones al pueblo para grabar a los maestros músicos en el innovador lanzamiento Brian Jones Presents The Pipes of Pan at Joujouka. Tanto Jagger como Faithfull estaban asociados con The Process Church of the Final Judgement (la Iglesia del Proceso) que el investigador Terry Maury, autor de The Ultimate Evil, ha implicado en los asesinatos múltiples de Charles Manson y de David Richard Berkowitz, un asesino en serie estadounidense, conocido como «El hijo de Sam». Terry Maury describió The Process Church of the Final Judgement como el actor principal detrás de una vasta red clandestina satánica que traficaba con pornografía, drogas y asesinatos rituales. Charles Manson estaba interesado en la Cienciología, a partir de la cual sus fundadores británicos desarrollaron The Process Church of the Final Judgement, que fue fundada por la pareja inglesa formada por la ocultista escocesa Mary Anne MacLean, la ex esposa del ex campeón de boxeo Sugar Ray Robinson, y el ocultista británico Robert DeGrimston. Robert DeGrimston era conocido como The Teacher y Mary Anne MacLean como The Oracle. Supuestamente no tenían relación con la revista del mismo nombre, aunque habían intentado sin éxito fundar una. La Iglesia The Process Church of the Final Judgement estableció su sede estadounidense en Haight-Ashbury, a poca distancia de donde vivía Charles Manson. The Process Church of the Final Judgement a menudo se consideraba satánica, ya que adoraban tanto a Cristo como a Satanás, quienes creían que se reconciliarían y se reunirían en el fin del mundo para juzgar a la humanidad. Según Robert DeGrimston: “Cristo dijo: Ama a tu enemigo. El enemigo de Cristo era Satanás y el enemigo de Satanás era Cristo”. Es significativo que The Process Church of the Final Judgement venerase a Adolf Hitler y su símbolo fuese una variación de la cruz templaria roja en un derivado de la esvástica.

El guitarrista de la banda musical Led Zeppelin, Jimmy Page, compuso una banda sonora para el Lucifer Rising de Anger , que nunca se usó. Kenneth Anger también presentó a Jimmy Page a Aleister Crowley, después de lo cual Jimmy Page se convirtió en el propietario de una de las colecciones más grandes del mundo de recuerdos de Aleister Crowley, e incluso se convirtió en el propietario de la notoria casa Boleskine de Aleister Crowley en las costas del lago Ness de Escocia. El escritor e ilustrador británico de literatura infantil Eric Hill, miembro de la Ordo Templi Orientis (OTO) y experto en Aleister Crowley en Weiser Books, ayudó a Jimmy Page a fundar Equinox Bookstore en Londres. Como explica Gary Lachman, miembro fundador de la banda estadounidense de rock Blondie y luego escritor, en Turn Off Your Mind: The Mystic Sixties and the Dark Side of the Age of Aquarius: “las historias de pactos con el diablo siguieron a Zeppelin a lo largo de su carrera, y las historias de orgías, misas negras y ritos satánicos eran comunes, en su mayoría centradas en el infame Chateau Marmont en Sunset Strip”. Al igual que otros grupos y músicos de rock influyentes, Led Zeppelin estaban muy endeudados con el músico y guitarrista de blues Robert Johnson, de quien se decía que había vendido su alma al diablo “en una encrucijada” para alcanzar el éxito. El músico y compositor inglés Robert Plant se refirió a Robert Johnson como «a quien todos le debíamos nuestra existencia, de alguna manera«. Led Zeppelin grabó «Traveling Riverside Blues«, que se basó en un original de Robert Johnson. En 2008, la revista Rolling Stones colocó a Robert Johnson en el quinto lugar de su lista de los “100 mejores guitarristas de todos los tiempos”. Hay músicos que proclaman el profundo impacto de Robert Johnson en ellos, incluidos el guitarrista de The Rolling Stones Keith Richards, el guitarrista, cantante y compositor estadounidense Jimi Hendrix y el guitarrista, cantante y compositor de rock y blues británico Eric Clapton, todos clasificados entre los diez primeros en la lista junto con Robert Johnson. Keith Richards dijo en 1990: “¿Quieres saber qué tan bueno puede llegar a ser el blues? Bueno, esto es todo. Eric Clapton, fundador y miembro de muchos grupos legendarios, consideraba a Johnson el músico de blues más importante que jamás haya existido”. El músico, compositor, cantante y poeta estadounidense Bob Dylan escribió sobre Robert Johnson: «Si no hubiera escuchado el disco de Robert Johnson cuando lo hice, probablemente habría cientos de líneas mías que se habrían cerrado, que no me habría sentido lo suficientemente libre. o levantado lo suficiente como para escribir”.

Interpretando el papel del diablo en la película Invocación de mi hermano demonio de Kenneth Anger, junto con el asesino y músico estadounidense Bobby Beausoleil, miembro de la “Familia” Mason, estaba el escritor, músico y ocultista estadounidense de ascendencia judía, Anton LaVey, fundador de la Iglesia de Satán. En 1961, LaVey y Anger comenzaron a organizar fiestas periódicas en San Francisco para amigos interesados en la magia y lo sobrenatural, conocidas como el Círculo Mágico, que se convirtió en el precursor de la Iglesia de Satán. Inspirado por el Club Hellfire del que fue Canciller de Hacienda del Reino Unido, Sir Francis Dashwood (1708 – 1781), que fue acusado de satanista. Sir Francis Dashwood era un filántropo, político y noble británico que fue entre otras cosas miembro de la Cámara de los Lores en el Parlamento Británico. LaVey creía que el Círculo Mágico podría proporcionar una versión moderna del Club Hellfire. Las conferencias incluyeron debates sobre vampiros, hombres lobo, fantasmas, percepción extrasensorial (ESP) y zombis, entre otros temas. Los invitados incluyeron al doctor Cecil E. Nixon, al antropólogo, educador y autor Michael Harner, al astrólogo Gavin Arthur, a una baronesa danesa llamada Carin de Plessen, junto con una selección de escritores de ciencia ficción. Además incluyeron a un artista del tatuaje, a un fabricante de consoladores y a un puñado de oficiales de policía de San Francisco. El mentor de Anton LaVey fue el doctor Cecil E. Nixon, dentista de profesión, además de mago y ventrílocuo. Ataviado como un victoriano, la excentricidad de Nixon era legendaria en San Francisco. Durante el apogeo de su vida, en las décadas de 1920 y 1930, varios dignatarios, incluido el ilusionista y escapista austrohúngaro Harry Houdini, visitaron su mansión, «La casa de los mil misterios«, que estaba llena de objetos de colección y cerrada al mundo exterior. Siendo un hábil inventor y mecánico, Cecil E. Nixon construyó una variedad de autómatas, incluida la famosa «Isis«, una mujer autómata que podía tocar cualquier melodía solicitada en una cítara. Nacido como Chester A. Arthur III, Gavin Arthur fue astrólogo y colaborador del diario San Francisco Oracle, donde fue responsable de popularizar el concepto de la «Era de Acuario«. Era nieto del que fue presidente estadounidense Chester A. Arthur. También era amigo del sexólogo, médico y activista social británico Hevelock Ellis y afirmó haber tenido una aventura con el amante del poeta, ensayista, periodista y humanista estadounidense Walt Whitman, así como con el escritor, poeta y filósofo socialista, antologista y activista homosexual británico Edward Carpenter, que en aquella época habría tenido setenta años. Se dice que Gavin Arthur también tuvo intimidad con el icono de la «Generación Beat» de la década de 1950 y del movimiento psicodélico de la década de 1960, Neal Cassady, y que fue amigo de Allen Ginsberg, Alan Watts y Alfred Kinsey, y participó activamente en el primer movimiento de liberación gay.

El periodista Lawrence Wright, colaborador de la revista Rolling Stone, finalmente descubrió que la biografía de LaVey, escrita por su ex pareja y suma sacerdotisa de la Iglesia de Satán como Magistra Templi Rex, Blanche Barton, era en gran parte ficticia. LaVey afirmó haber trabajado durante un tiempo como animador de carnaval, haber estudiado criminología y luego convertirse en fotógrafo en el departamento de policía de San Francisco. Supuestamente, también tocó el oboe para la Orquesta de Ballet de San Francisco, apareció en el papel del diablo en Rosemary’s Baby del director de cine, productor, guionista y actor franco-polaco de origen judío Roman Polanski, y tuvo una aventura con la famosa actriz Marilyn Monroe antes de que ella fuera famosa. LaVey también afirmó que era un «multimillonario» y sostuvo que la Iglesia de Satán tenía «cientos de miles» de miembros que pagan su cuota. Sin embargo, según su hija Zeena Schreck, LaVey vivió casi en la pobreza durante la mayor parte de la década de 1970, y esta Iglesia de Satán no tenía más de 300 miembros. Sin embargo, con su versión de película B del satanismo, LaVey logró bastante notoriedad, atrayendo a celebridades como la actriz, cantante y modelo estadounidense Jane Mansfield y al cantante, músico multinstrumentista, bailarín, actor y comediante estadounidense Sammy Davis Jr., y también obtuvo la atención de programas de entrevistas como Donahue The Johnny Carson Show. LaVey escribió el éxito de ventas The Satanic Bible (1969) y más tarde The Satanic Rituals (1971), que se inspiró en el escritor estadounidense, autor de relatos y novelas de terror y ciencia ficción, HP Lovecraft, en las claves enoquianas del matemático, astrólogo, ocultista, navegante y consejero de la reina Isabel I de Inglaterra, John Dee, y en el sicodrama y el canto «Are We Not Men» de la novela de ciencia-ficción La Isla del Doctor Moreau del escritor HG Well,. más tarde utilizada por la banda estadounidense de rock Devo. El artista y bohemio estadounidense Vito Paulekas y el hijo de tres años de su esposa Zsou fue el primer candidato para participar en la película Lucifer Rising de Kenneth Anger, antes de morir de un trágico accidente que mostró conexiones con la Iglesia de Satán. La muerte del niño fue atribuida en el documental Mondo Hollywood con morboso sarcasmo como “negligencia médica”, dado que Vito Paulekas había «alimentado» al niño con LSD antes de que cayera de un andamio y muriera. El niño murió el 23 de diciembre de 1966, el mismo solsticio de invierno anunciado por Anton LaVey como la Era de Satán. La madre del niño sugirió que la caída ocurrió durante una «extravagante sesión de fotos«, lo que puede estar relacionado con el hecho de que, según el asesino y músico estadounidense Bobby Beausoleil, la eventual estrella de la película Lucifer Rising, algunos de los proyectos cinematográficos de Anger eran para coleccionistas privados: «Cada de vez en cuando hacía alguna cosita que no era para distribución”. Según el biógrafo Bill Landis, la policía investigó a Kenneth Anger en un momento dado ya que sospechaba que había estado produciendo películas snuff, que son vídeos cortos de asesinatos, torturas, suicidios, necrofilia, infanticidio, entre otros crímenes reales.

Bobby Beausoleil fue condenado por matar al profesor y músico norteamericano Gary Hinman en 1970 bajo las órdenes de Charles Manson. Habiendo perdido a su actor estrella, Anger le pidió a Mick Jagger que interpretara a Lucifer, pero finalmente se decidió por Anton La Vey. La película se estrenó en 1969 con el título Invocación a mi hermano demonio. Los asesinatos posteriores de la «familia» Manson del joven estudiante Stephen Parent, la actriz Sharon Tate, esposa de Roman Polansky, el estilista de celebridades Jay Sebring, el aspirante a escritor polaco Voytek Frykowski y la heredera de la empresa Cafés Folger, Abigail Folger, involucraron una serie de asociaciones cruzadas que insinúan un mundo extraño y depravado que involucra a las celebridades de Laurel Canyon y las artes negras. La asesina estadounidense Susan Atkins, quien mató a puñaladas a Sharon Tate, fue durante un tiempo bailarina en Topless Witches Revue de LaVey. Según Sammy Davis Jr., si hubiera estado en Los Ángeles en ese momento, probablemente habría estado en la misma residencia que los asesinados por la «familia» de Manson. Según explicó Sammy Davis Jr.: «Todos allí habían estado en un momento u otro en el satanismo, o, como yo, habían incursionado en los bordes de las orgías sexuales». Los asesinatos tuvieron lugar en una casa alquilada anteriormente por el músico y destacado productor estadounidense Terry Melcher. El cantante, guitarrista y compositor estadounidense John Phillips, también conocido como Papa John, miembro y líder de la banda musical The Mamas & the Papas. fue uno de los inversores en Sebring International fundada por Jay Sebring, estilista y peluquero de las estrellas, en quien se basó la película de 1975 Shampoo, protagonizada por el actor Warren Beatty. Sharon Tate, que estaba embarazada de ocho meses y medio cuando la mataron, era la esposa de Roman Polanski, quien había tenido una aventura en Londres con la cantante, compositora y actriz estadounidense Michelle Phillips, conocida por haber sido integrante de grupo de folk pop The Mamas & the Papas, mientras él estaba casado con Sharon Tate, que había sido iniciada en la brujería por Alex Sanders, el fundador y Sumo Sacerdote de la Wicca del escritor ocultista, antropólogo aficionado y brujo practicante Gerald Gardner, durante el rodaje de la película 13, también conocida como Eye of the Devil.

Polanski acababa de dirigir la película Rosemary’s Baby en 1968, basada en el libro superventas del mismo nombre del escritor de suspense estadounidense Ira Levin, cuyos elementos principales se inspiraron en la noción de la novela Moonchild de Aleister Crowley, una novela sobre una guerra mágica entre una logia blanca y una logia negra por un niño por nacer, el «niño de la luna«. Rosemary’s Baby también estaba influenciada por la publicidad que rodeaba a la Iglesia de Satán de LaVey. En la película, la mujer interpretada por la actriz Mia Farrow es drogada en un aquelarre satánico para ser embarazado por Satanás, con el objetivo de engendrar un niño que debe nacer en 1966, el mismo año en que LaVey comenzó su Iglesia de Satán, y se celebra en la película como «el año Uno» LaVey asistió al estreno de la película en San Francisco para que sirviera como publicidad. Una semana antes del estreno de Rosemary’s Baby en Los Ángeles, Polanski y Sharon Tate asistieron a una fiesta organizada por el director de cine y televisión y productor estadounidense John Frankenheimer, director de la película The Manchurian Candidate, en que un veterano de la primera Guerra del Golfo, Bennett Marco, tiene recurrentes pesadillas sobre lo que en realidad sucedió durante una emboscada que sufrió su pelotón en el desierto kuwaití. El abogado estadounidense, fiscal general de los Estados Unidos desde 1961 hasta 1964 y hermano del asesinado presidente John F. Kennedy, Robert F. Kennedy, fue el invitado de honor, curiosamente la misma noche en que él mismo fue asesinado a tiros supuestamente por un palestino de nacionalidad jordana, Sirhan Bishara Sirhan, en el Hotel Ambassador. Los testigos del tiroteo dicen que el comportamiento de Sirhan era extrañamente tranquilo, y el propio Sirhan afirmó no recordar el asesinato. Sirhan se había interesado en las enseñanzas psíquicas de la Antigua y Mística Orden Rosacruz (AMORC), un tema que curiosamente también interesó a Charles Manson cuando estaba en prisión. Después de su arresto, Sirhan solicitó copias de La Doctrina Secreta de Helena Blavatsky , así como Charlas sobre el Camino del Ocultismo, Volumen I: A los Pies del Maestro, de la escritora ocultista británica Annie Besant y del autor de libros de ocultismo y cofundador junto a James Ingall Wedgwood de la Iglesia Católica Liberal, Charles W. Leadbetter, ambos miembros de la Sociedad Teosófica. William Turner, exagente del FBI y candidato al Congreso por el Partido Demócrata, quien junto con su director de campaña, John Christian, fue coautor de The Assassination of Robert F. KennedyThe Conspiracy and Cover-Up (1993), mostró que el famoso cuaderno de notas de Sirhan contenía numerosas alusiones a los Illuminati y «Kuthumi», el equivalente a Koot Humi, un Maestro Ascendido contactado por la sucesora de Blavatsky, Alice Bailey.

Según el biógrafo de los Beatles, el escritor, personalidad de radio y actor de cine estadounidense Geoffrey Giuliano, en una fiesta en California en 1973, John Lennon “se volvió loco, arrojó una silla por la ventana, rompió espejos, arrojó un televisor contra la pared y gritó tonterías acerca de que el director de cine Roman Polanski era el culpable”.John Lennon recibió un disparo en 1980 frente al edificio Dakota en Nueva York, que se utilizó justamente en la filmación de la película Rosemary’s Baby. Charles Manson le había dado instrucciones a Beausoleil para que pareciera que los asesinatos habían sido cometidos por revolucionarios negros, porque había estado prediciendo a su «familia» que una guerra racial, a la que se refirió como Helter Skelter, era inminente. Helter Skelter fue tomado de una canción de los Beatles del mismo nombre, en el llamado Álbum Blanco. Según la ex seguidora de Charles Manson, Catherine Share: «Cuando salió el Álbum Blanco de los Beatles, Charlie (Manson) lo escuchó una y otra vez. Estaba bastante seguro de que los Beatles habían tocado su espíritu, la verdad, que todo se iba a venir abajo y el hombre negro se iba a levantar. No fue que Charlie escuchó el Álbum Blanco y comenzó a seguir lo que pensaba que decían los Beatles. Era de la otra manera. Pensó que los Beatles estaban hablando de lo que había estado exponiendo durante años. Cada canción del Álbum Blanco, sintió que estaban cantando sobre nosotros. La canción Helter Skelter la estaba interpretando en el sentido de que los negros iban a subir y los blancos iban a bajar«. Los Beatles, según el escritor británico y ex espía del MI6 John Coleman, fueron un proyecto del Instituto Tavistock. Su música, dijo, en realidad fue escrita por el filósofo alemán de origen judío Theodor Adorno, cuyas discordancias de 12 atonales fueron científicamente diseñadas para crear «turbulencias sociales ambientales» masivas.

Adorno escribió sobre el papel de la música moderna que, “no es que la esquizofrenia se exprese directamente en ella; pero la música se imprime a sí misma una actitud similar a la de los enfermos mentales. El individuo provoca su propia desintegración. Imagina el cumplimiento de la promesa a través de la magia, pero sin embargo dentro del ámbito de la actualidad inmediata. Su preocupación es dominar los rasgos esquizofrénicos a través de la conciencia estética. Al hacerlo, esperaría reivindicar la locura como verdadera salud”. Los Beatles incluyeron a Aleister Crowley como una de las muchas figuras en la portada de su álbum de 1967 Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band. Otros figuras en la portada incluidas fueron H.G. Wells, Aldous Huxley y William S. Burroughs. El álbum contenía una versión fantasiosa de un viaje con LSD, titulada «Lucy in the Sky with Diamonds«. Como señaló más tarde John Lennon, reflejando la intención del Instituto Tavistock, “cambiar el estilo de vida y la apariencia de los jóvenes en todo el mundo no ocurrió por casualidad, nos propusimos hacerlo. Sabíamos lo que estábamos haciendo”. Timothy Leary se refirió a los Beatles como “los cuatro evangelistas”, y refiriéndose a Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band admitió: “Ya soy un anacronismo en el movimiento LSD; de todos modos los Beatles han tomado mi lugar. Ese último álbum, una celebración completa del LSD”. Una vez, Leary reclutó a John Lennon para que escribiera un tema musical para su campaña para gobernador de California contra Ronald Reagan, que fue interrumpida por su sentencia de prisión por posesión de cannabis. Lennon se inspiró para crear «Come Together«, basado en el eslogan de Leary para la campaña. Leary también estuvo presente cuando Lennon y su esposa, Yoko Ono, grabaron «Give Peace a Chance» en 1969 durante uno de sus actuaciones en Montreal, y se menciona en la letra de la canción.

Continuara ……………

Se puede descargar el artículo en PDF: Las extrañas vinculaciones del esoterismo con nuestro devenir histórico 2-3

Fuentes:

  • Jim Marrs – Rule by Secrecy – The Hidden History
  • Philip Gardiner – Secret Societies Gardiners Forbidden Knowledge  Revelations About the Freemasons, Templars, Illuminati, Nazis, and the Serpent Cults
  • James Jackson – The World’s Most Dangerous Secret Societies The Illuminati, Freemasons, Bilderberg Group, Knights Templar, The Jesuits, Skull And Bones And Others
  • Howells Robert – Illuminati
  • David Livingstone – Transhumanism: The History of a Dangerous Idea
  • Fritz Springmeier – Bloodlines of the Illuminati
  • Jim Marrs The Illuminati – The Secret Society that hijacked the World
  • Mark Dice – The Illuminati – Facts and Fiction
  • Daniel Tubau – La Verdadera Historia De Las Sociedades Secretas
  • Robert Goodman – El Libro Negro De Los Illuminati
  • Josef Lewis Garilic – Enigmas De Las Sociedades Secretas
  • Gustavo Fernández – Illuminati – El Poder Secreto detras de la Historia
  • Paul H. Koch – Illuminati
  • Peter Gitlit – El Enigma de las Sociedades Secretas
  • Jan van Helsig – Las Sociedades Secretas y su Poder en el siglo XX
  • Serge Hutin – Las Sociedades Secretas 
  • Joseph P. Farrell – The Cosmic War Interplanetary Warfare, Modern Physics, and Ancient Texts A Study in Non-Catastrophist Interpretations
  • David Icke -El-Mayor-Secreto

<strong>Las extrañas vinculaciones del esoterismo con nuestro devenir histórico 2/3</strong>

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.