Archivos de la categoría El fin de las libertades-INTERNET

La Unión Europea ahora puede bloquear páginas web a su antojo

Los políticos están normalmente muy alejados de la realidad. Por ello, no es raro ver legislaciones sobre tecnología o Internet que no tienen nada que ver con lo que ocurre en el día a día, y que o no solucionan el problema, o incluso añaden otros nuevos. Ahora, la UE no quiere dejar margen a los errores, y acaba de autoasignarse el poder para bloquear cualquier web que crean conveniente.

La UE puede bloquear páginas web sin necesidad de autorización judicial

Así, esta nueva ley permite a la UE ordenar a los operadores a bloquear el acceso a determinadas páginas web por parte de sus clientes. El bloqueo más típico de estas medidas suele ser mediante DNS, lo cual se puede saltar fácilmente usando las DNS de Google, o incluso otras nuevas como las que ha lanzado IBM.

El principal problema de esta nueva ley es que permite a la UE bloquear páginas web sin necesidad de tener autorización judicial. Normalmente, en este tipo de procedimientos es un juez quien dictamina si una web debe cerrarse o bloquearse. Esto recuerda a lo que intentaba la Ley Sinde en España, aunque esta última buscaba cerrar las páginas directamente. Entre las páginas web que podrá bloquear la UE se encuentran la venta de productos ilícitos o falsificaciones, fraudes, estafas, etc. Aun así, este mecanismo puede ser susceptible de ser abusado, pues los supuestos para enmarcar a las webs dentro de esos criterios son bastante abiertos.

union europea bloqueo webs

Por ello, la Unión Europea podría aprovechar este mecanismo para métodos relativamente abusivos y polémicos, como aplicar censura, como ocurrió recientemente con el bloqueo de las páginas relacionadas con el referéndum catalán. Este proceso se realizó con relativa celeridad gracias a la infraestructura que había previamente para bloquear páginas relacionadas con la infracción de derechos de autor. Por ello, esta nueva de ley de la Unión Europea requerirá mejorar aún más estos mecanismos.

La ley ha sido aprobada por el Parlamento Europeo después de que los gobiernos de los estados miembros presionaran al Consejo Europeo para que hicieran aún más restrictiva la propuesta de lo que originalmente iba a serlo.  Algunas propuestas en contra de la medida proponían eliminar el contenido ofensivo o que interfiriera con los derechos de autor, y no bloquear directamente las páginas web sin autorización judicial.

Algunas medidas de ese paquete han quedado fuera, por desgracia

Esta medida ha sido aprobada dentro de otro paquete llamado “Ley de Protección de Consumidores”, que al igual que acuerdos como el TTIP, busca aprobar medidas antipopulares, pero con nombres que no hagan saltar las alarmas; ¿quién se opone en principio al libre comercio, o a proteger a los consumidores?

Entre las medidas que más habrían protegido al consumidor se encuentra que los vendedores tendrían que haber compensado obligatoriamente a los consumidores en el caso de haber visto damnificados de alguna manera. Ahora, se deja a iniciativa del vendedor tomar esta decisión. De haberse incluido, un caso como el Dieselgate de Volkswagen habría supuesto indemnizaciones a los europeos afectados, las cuales no se dieron en la UE pero sí en Estados Unidos.

Otra medida que se iba a incluir era que las agencias de protección al consumidor podrían restituir a los consumidores beneficios ilícitos que hubieran obtenido las empresas a causa de haber violado leyes de protección al consumidor. En lo votado finalmente no se ha includo esta medida.

https://www.adslzone.net/2017/11/17/union-europea-bloquear-web/

Como si fuera 1984: Reino Unido aprueba nueva ley de vigilancia extrema de internet

screenshot074

Por Verdad Ahora

El gobierno del Reino Unido ha aprobado nuevos poderes de vigilancia que opositores han tachado de “peligrosos” y “terroríficos”, indica Zack Whittaker, del sitio web ZDNet.

La nueva ley fue presentada en mayo de 2012 por la entonces secretaria de Interior Theresa May y sobrevivió a dos intentos previos de ratificación por numerosos conflictos con la anterior coalición gobernante. Cuatro años más tarde, con May ejerciendo el cargo de primera ministra, ambas cámaras del parlamento dieron luz verde al proyecto.

Organizaciones promotoras de libertades civiles han criticado el libelo, argumentando que a partir de ahora el gobierno podrá “registrar todo lo que hacemos en internet”.

La ley obliga a los proveedores de internet a grabar cada año el historial de sus clientes en tiempo real, poniendo la información a disposición de numerosas reparticiones del Estado. También concede un poder a las agencias de inteligencia para hackear computadores y aparatos electrónicos de ciudadanos, exceptuando a periodistas y otros profesionales, que contarán con protecciones marginales.

Según el director de Open Rights Group, Jim Killock, se trata de la iniciativa “de vigilancia más extrema que haya sido aprobada en democracia”, lo que generó incluso el rechazo de representantes de Naciones Unidas y empresas privadas.

Hay, eso sí, algunas garantías, ya que un actor judicial independiente deberá autorizar expresamente los registros, cuyo uso estará fiscalizado por un comisionado especial de investigaciones.

El gobierno ha dicho insistentemente que la ley no es nueva sino una mera actualización de la antigua Regulation of Investigatory Powers Act (RIPA), revelada durante el escándalo de Edward Snowden, que permitía intervenir las redes.

Snowden: “Reino Unido ha legalizado la vigilancia más extrema de la democracia occidental”

Adriana – ¿Y si Facebook con sus noticias falsas contribuyera a radicalizar a la gente?

http://www.mercado.com.ar/

En el muro de Facebook de una persona siempre aparecen videos que concuerdan con lo que esa persona piensa, nunca nada contrario a sus ideas. Un detalle curioso que, paradójicamente, hasta ahora pasaba desapercibido.Las noticias que aparecen refuerzan nuestras opiniones y a cada uno le intensifica su posición. Entonces, en lugar de exponernos a visiones y discusiones diferentes, nos quedamos atascados en nuestra propia posición.

fb

Todo el mundo feliz: cada uno ve lo que quiere ver. Eso, explica un experto, fue posible gracias a unos pequeños cambios que la red social introdujo en el año 2014 y que, sin querer, abrieron la puerta a las noticias falsas.

Ryan Broderick, subdirector de noticias globales de Buzzfeed, acaba de publicar un artículo donde muestra el momento -2014 – en que pequeñas modificaciones en la plataforma social fueron llevando poco a poco a este presente en el que reinan las noticias falsas que buscan enfervorizar espíritus.

Aquí, una reproducción de los trozos más significativos de su relato como un aporte a la toma de conciencia sobre el efecto subliminal que podría estar teniendo la red social en las opiniones.

El 17 de diciembre de 2013 Facebook anunció que los videos que ponen los usuarios en sus muros comenzarían a hacer “autoplay”, o sea, que repetirían ad infinitum. Aparecerían en mudo y al final habría un carrousel mostrando videos relacionados para el que quisiera mirarlos. Días más tarde, el día de navidad, el jugador de rugby Ross Samson subió un video de él en su casa mirando a la cámara de su celular y diciendo: “nomino a todos cuyo cumpleaños no es hoy, Feliz Navidad” y se bajó una botella de cerveza de una sola vez. El video se viralizó y dio origen a la costumbre de “nominar”.

El meme del video era una carta en cadena, en la que la consigna era que una vez que alguien era “nominado” tenía que bajarse, en cámara, una botella de cerveza de un golpe y luego nominar a alguien más. Así nació la costumbre de las nominaciones por video que circuló durante un tiempo por las redes con la adhesión de deportistas famosos.
Luego vino otro meme que dio la vuelta al mundo: “el desafío del balde de hielo”, que comenzó a hacerse para recaudar fondos para la Asociación para la Esclerosis Amiotrófica Lateral (ALS). Para mediados de 2014, 2,4 millones de videos con el Ice Bucket Challenge habían circulado por Facebook y ALS había recibido US$ 100 millones en donaciones.

El tremendo impacto de ese meme fue la primera indicación de que Facebook había cambiado la estructura de la cultura popular. Ahora, dos años después, comenzamos a ver las consecuencias de todo esto en todo el mundo.

Donald Trump entrará en enero a la Casa Blanca, Gran Bretaña votó a favor de abandonar la Comunidad Europea y el ultra conservador Rodrigo Duterte ganó la presidencia en Filipinas. Y antes del final del año que viene Austria, Francia e Italia podrían estar eligiendo líderes nacionalistas, populistas y anti Unidad Europea.

Aunque sería simplista atribuir el surgimiento global del nacionalismo y del pensamiento ultraderechista solamente a los algoritmos de Facebook, es innegable la rapidez con que están creciendo estos movimientos políticos de la ultra derecha gracias a algunos cambios fundamentales que Facebook introdujo en 2014.

Hace dos años la red social anunció que introducía una modificación en su algoritmo con el fin de que la gente se demorara más tiempo en el muro. Eso significaba que los comentarios y el relacionamiento comenzaban a importar más que antes, lo cual significaba a su vez que el contenido que coincidía con la identidad de cada uno adquiría más valor. Fue un momento clave en el ecosistema de Facebook.

Los altos ejecutivos de la red social están ahora aceptando considerar el papel que pueden haber tenido en la victoria de Donald Trump. Mark Zuckerberg comenzó diciendo que era una locura pensar que las noticias falsas que se compartieron por toda la red afectaron el resultado de las elecciones. Por eso es probable que nadie, en toda la dirigencia de Facebook, haya pensado en lo que ese cambio introducido en el algoritmo podría significar en el largo plazo.

Internet cambió

Hossein Derakhshan, un bloguero iraní de 41 años, advirtió este fenómeno antes que nadie. Estuvo preso en Teherán durante 6 años por lo que publicaba en su blog. Cuando fue liberado en 2014 notó que Internet había cambiado fundamentalmente: en vez de los blogs y las plataformas independientes conectadas por hipervínculos que había dejado cuando entró a la cárcel, encontró un puñado de redes sociales cerradas y apenas conectadas entre sí: por ejemplo, Instagram, Twitter y Facebook. Eso le preocupó. El año pasado, en una entrevista con Buzzfeed, dijo que creía que el contenido de Facebook estaba radicalizando a los usuarios.

Derakhshan cree que el proceso que contactó a jóvenes musulmanes y los radicalizó es muy probable que esté ocurriendo en otras comunidades. “Creo que las noticias que nos aparecen en nuestro muro refuerzan nuestras opiniones y a cada uno le intensifica su posición. Entonces, en lugar de exponernos a visiones y discusiones diferentes, nos quedamos atascados en nuestra propia posición.” Y así, la gente vive satisfecha en los “capullos de confort” que crea Facebook. “Todos contentos porque solo ven lo que quieren ver: aquello con lo que coinciden”.

Derakhshan escribió un blog advirtiendo que el persistente viaje de Facebook hacia el video conducirá “a más Trumps y Berlusconis en todo el mundo” y cree que la reducción del texto online en general es una amenaza para la democracia.

Si bien el algoritmo de Facebook aparenta poner el acento en lo nuevo y lo popular, ha contribuido a asegurar que los usuarios permanezcan todo el tiempo posible en sus muros, dice. Para el resto de las páginas web, esto significa que tienen que entrar en una feroz competencia para crear contenido capaz de viralizarse. Y así es como Facebook, el lugar donde la mayoría de la gente se informa, se ha inundado de noticias falsas, noticias sensacionalistas.

Según Gizmodo, cuando al principio la red empleaba personas para manejar la sección tendencias hubo denuncias de que éstas podrían haber suprimido historias provenientes de agencias noticiosas conservadoras. La versión provocó un estallido de indignación entre editores y políticos de derecha y Facebook despidió a todo el plantel humano y automatizó el proceso. Esperaba así terminar con las acusaciones de parcialidad.

Dos días después, apareció una historia falsa.

Y desde entonces las noticias falsas circularon con regularidad y abundancia. Es tan fácil crear tendencia con noticias falsas que los muchachos que trabajan en Macedonia ganaban US$ 3.000 por día alimentando a los seguidores de Trump con historias virales que machacaban sus argumentos.

Ahora Facebook y también Google anuncian que eliminarán de sus redes de publicidad a los sitios de noticias falsas. Pero las personas que escriben en esos sitios están tranquilas. “A Facebook no le interesa cuestionar a nadie, no quiere molestar a nadie porque sabe que si la gente se siente cuestionada va a usar menos la plataforma”, dice Derakhshan. “Lo más revelador es que no podemos mostrar nuestra reacción ante nada de lo que vemos en Facebook, no podemos decir si coincidimos o no, tampoco decir si es verdad o falso; lo único que podemos expresar es un sentimiento: me gusta o me encanta. Eso nomás ya lo dice todo. ”

Lo más alarmante del problema de las noticias falsas es que resultan ser más virales que las noticias reales. No importa tanto la cantidad de noticias falsas como la cantidad de personas que las lee y las comparte.

Las investigaciones realizadas por Buzzfeed indican que el algoritmo de noticias de Facebook no solamente fomentó la circulación de noticias falsas sino que 40?% del contenido publicado pos las páginas de ultra derecha de Facebook y 19% del contenido publicado por páginas de extrema izquierda era falso o engañoso. La investigación descubrió también que en un pueblo de Macedonia grupos de adolescentes hacían mucho dinero publicando miles de noticias derechistas en cientos de sitios web de noticias falsas. Cuando una historia se viralizaba ellos ganaban dinero con los avisos que la acompañaban.

La victoria de Trump en noviembre marcó el momento en que algo que había estado latente y en la periferia durante casi dos años se adueñe de la escena con la misma fuerza de un meme. Su campaña sintetizó los aspectos más efectivos de tea party, del movimiento anti Unión Europea, y todo lo que vino antes que él. El 9 de noviembre Marine Le Pen tuiteó desde Francia: “Felicitaciones al nuevo presidente de los Estados Unidos de América Donald Trump y al pueblo americano libre”. Frauke Petry en Alemani calificó la victoria de Trump como alentadora. !” Viktor Orbán, el líder nacionalista de Hungría escribió en Facebook”la democracia todavía está viva” . El líder ultraderechista holandés Geert Wilders tuiteó “La gente está recuperando su país. Nosotros también lo haremos.”

Tienes ONU espía en el salón

Ding dong. Google llama a la puerta para entrar, literalmente, hasta la cocina. El inminente lanzamiento de su Home en Estados Unidos lleva a un nuevo nivel el aparentemente eterno debate sobre la privacidad: ¿cuánta información personal estamos dispuestos a ceder para disfrutar de una herramienta que solo es útil si conoce al detalle hasta lo más íntimo de nuestras vidas?

A cambio de 129 dólares —algo más de 115 euros al cambio actual— los orgullosos compradores del altavoz podrán tener en su casa un aparato que, enchufado a la corriente, nos pondrá la música que le pidamos, dará respuesta a (casi) todas nuestras dudas y ofrecerá las indicaciones necesarias para que salgamos a tiempo hacia el trabajo sin sufrir el clásico atasco matutino. En resumen, llega como el soporte físico del inteligente Google Assistant, cuya labor, al menos en teoría, es hacer la vida de sus usuarios más fácil.

Obviamente, todo tiene un precio y no siempre es exclusivamente pecuniario. “Si lo compras, tienes que asumir que la privacidad baja un poco más“, señala el jurista especializado en nuevas tecnologías Jorge Morell. “Si esto te genera dudas a nivel privacidad, no te lo compras“. Por una parte, parece lógico: para que Google nos recomiende una ruta para el trabajo, debe saber dónde estamos y hacia qué lugar queremos ir. Además, para activarse con un simple “Ok Google”, tiene que escuchar de forma pasiva todo lo que decimos. Sin embargo, aún hay más características de Google Home que dejarán la privacidad de sus usuarios bajo mínimos.

Los futuros compradores no encontrarán estos detalles en los términos y condiciones del nuevo dispositivo. Una vez más, Google remite a la política de privacidad común al resto de sus servicios y aplicaciones. “Todo encaja con todo en el fondo. Es una pieza más del puzle“, explica Morell. Sin embargo, hay un recóndito lugar en el que el buscador muestra algunas pinceladas de hasta dónde llegará su Home para llevar a cabo sus funciones: la sección de dudas frecuentes acerca del dispositivo.

Barra libre de información para tu familia

El golpe más duro a la privacidad de los futuros usuarios de Home llega de la mano del acceso a ciertos servicios. Para que el asistente de Google sea realmente útil a través de su altavoz, la compañía recomienda autorizar su conexión al correo electrónico y al calendario. “Cuando le das acceso a eso, cualquier persona puede pedirle a tu Google Home esa información”, explica Morell. Así, no habrá secretos bajo tu propio techo: cualquier miembro de tu familia (e incluso algún invitado cotilla) puede preguntarle al altavoz cuáles son tus planes para los próximos días o qué correos tienes sin leer. Home hace que la intimidad digital sea una utopía.

Otro asalto a la privacidad de los usuarios —con su consentimiento, aunque lo habitual será darlo sin haber leído estas políticas— está asociado a esa atenta escucha a la que está obligado el altavoz de Google. Para saber cuándo decimos “Ok Google”, Home hace lo mismo que cualquier teléfono Android: si bien no graba constantemente al usuario, escucha una cantidad de segundos (que no especifica) de cuando en cuando (sin concretar tampoco la frecuencia) en busca de esa frase. Hasta ahí, salvo la falta de concreción, todo parecer lógico. Sin embargo, aún hay más: oiga o no el “Ok Google”, Home guarda esa información sonora en el propio dispositivo para eliminarla más adelante. Por desgracia, tampoco especifica cuándo la borra ni para qué la guarda.

Esto supone que, si una madre o un padre compra este aparato y lo pone en el salón, está entregando la vida de todos los miembros de la familia a Google“, señala el también experto en derecho tecnológico Pablo Burgueño, que indica que “además de a los que viven dentro del propio espacio familiar, Google también va a poder escuchar a través de este aparato los ruidos externos y los de los vecinos“. Si hay un Home cerca de ti, aunque sea en la vivienda de al lado, es probable que Google te conozca cada vez mejor.

El propio Burgueño indica, además, que este asalto autorizado a la privacidad familiar adquiere unos tintes aún más inquietantes si alguno de estos dispositivos se cuela en las oficinas de una empresa. De hecho, ya sucede con los teléfonos móviles: “Conversaciones privadas, confidenciales, que no deben ser reveladas a terceros, van a ser escuchadas por Apple o Google en Estados Unidos, analizadas para meterlas dentro de un sistema de inteligencia artificial y, además, van a ser entregadas al Gobierno estadounidense si este lo considera necesario”, reflexiona Burgueño.

Más allá de este posible espionaje corporativo más o menos encubierto de lo último de Google y de otros asistentes como Siri o la Alexa de Amazon, el aparato va acompañado de otro golpe a la privacidad de sus usuarios que, no por obvio, es menos peligroso: para configurar el dispositivo, se le pedirá a su propietario que dé la dirección exacta de su residencia. Con todos los detalles posibles. Y, en caso de no dársela por las buenas, el propio altavoz la obtendrá por las malas, a través de la IP. Lo necesita para saber la zona horaria o dar información meteorológica concreta.

¿Y mi seguridad?

Obviamente, y tal y como subraya el abogado Sergio Carrasco, “nadie te obliga a ponerlo en tu casa”. Sin embargo, antes de tomar la decisión, hay otro aspecto relevante que debemos analizar: si estos altavoces sabrán a la perfección cuándo estamos en casa, cualquier grieta en su seguridad pondrá en bandeja de plata a los delincuentes el acceso a tu domicilio.

Igual que pasa con las cámaras de seguridad, podría suceder que cualquier persona acceda y lo active de forma remota“, recuerda Carrasco. Además, hace hincapié en una leve incoherencia que llega junto a Home y el resto de asistentes: “Todo el mundo se está concienciando de poner la pegatina encima de la webcam, pero ahora pondrán un dispositivo en casa que, en caso de acceder remotamente, podría indicar quién está en casa y quién no“.

Así, la línea que separa nuestra privacidad de lo que deben saber las compañías tecnológicas se hace aún más fina y, de paso, pone una vez más sobre la mesa el necesario cambio de los términos y condiciones que aceptamos casi por obligación, generalmente sin leer. “Este tipo de términos y condiciones en relación con la protección de datos tiene que ser breve, conciso y muy claro, que sea muy muy fácil de entender”, recuerda Burgueño. Sin embargo, a día de hoy, eso no es más que una utopía.

En cuanto a la defensa de nuestra propia privacidad, todas las fuentes consultadas parecen estar de acuerdo: “Volverá a haber problemas con la Unión Europea porque se vuelve a tratar de datos europeos que, antes o después, van a acabar en Estados Unidos“, resume Carrasco. Si bien, en realidad, la llegada de aparatos como Google Home o Amazon Echo no trae consigo algo radicalmente nuevo (los móviles ya escuchan y registran nuestra ubicación para mandarla al otro lado del Atlántico), el hecho de que entren en el ámbito más íntimo de los usuarios, sus propias casas, derriba la última frontera de nuestra privacidad.


vía El Confidencial

El móvil nos distrae y resta eficiencia en el trabajo

http://www.muyinteresante.es/

Móvil

Aunque un smartphone es útil a la hora de mantener contacto con compañeros a través de las redes, de mantener actualizado el correo electrónico y hacer las tareas más urgentes sobre la marcha, también nos resta productividad cuando trabajamos.

Es la conclusión de un experimento psicológico, encargado por Kaspersky Lab y llevado a cabo por las Universidades de Würzburg, en Alemania, y de Nottingham Trent, en el Reino Unido. Los autores de la investigación estudiaron la relación entre los niveles de productividad y la distancia física de los participantes a sus teléfonos móviles. Cuando a los encuestados se les quitaba el dispositivo electrónico, su rendimiento aumentaba un 26 %. El experimento analizó el comportamiento de 95 personas de ambos sexos y edades comprendidas entre los 19 y los 56 años de laboratorios de las Universidades de Würzburg y Nottingham Trent.

Con el smartphone lejos aumenta la concentración

Se pidió a los participantes que hicieran una prueba de concentración bajo cuatro circunstancias diferentes: con su móvil en el bolsillo; en la mesa; guardado en un cajón; y sin el móvil. Los resultados fueron significativos, ya que el rendimiento era claramente inferior cuando los smartphones se encontraban encima de la mesa. Sin embargo, a medida que había más distancia entre el dispositivo y su dueño, los resultados de la prueba iban mejorando, hasta llegar a ser un 26 % más productivos cuando les fueron retirados los teléfonos.

En contra de lo esperado, la ausencia de smartphones no hizo que los participantes se pusieran nerviosos. Los niveles de ansiedad se mantuvieron estables durante toda la investigación. En general, las mujeres tuvieron más estrés que los hombres, por lo que los investigadores pensaron que este estado psicológico no se ve afectado por los smartphones ni por su ausencia, pero sí puede verse afectado por el género.

Estudios previos habían demostrado que privar a una persona de su smartphone tiene efectos emocionales negativos y aumenta la ansiedad. Ahora sabemos que un dispositivo móvil puede distraer. En otras palabras, tanto la presencia como la ausencia del smartphone puede alterar la concentración, según Jens Binder, de la Universidad de Nottingham Trent. También indican que la ausencia más que la presencia, de un smartphone mejora la concentración.
Los resultados del experimento se relacionan con los de otra encuesta anterior sobre “Amnesia Digital en el trabajo”. En este informe, Kaspersky Lab llegó a la conclusión de que los dispositivos digitales pueden tener un impacto negativo en los niveles de concentración y que tomar notas en dispositivos durante una reunión disminuye los niveles de comprensión de lo que está sucediendo en ese momento. Aunque prohibir los dispositivos digitales en el trabajo no parece una opción seria, estos hallazgos ofrecen a las empresas una visión sobre cómo mejorar su productividad.
Quizá la productividad de los empleados podría aumentar si en lugar de tener acceso permanente a sus móviles, se dedicara un tiempo concreto para ello. Según Alfonso Ramírez, director general de Kaspersky Lab Iberia, “las empresas deberían ser conscientes de que en el panorama actual, los niveles bajos de concentración pueden ser un problema para la ciberseguridad. Los ataques avanzados dirigidos, por ejemplo, solo pueden ser descubiertos si los empleados están alerta y observan contenido inusual e inesperado en el correo. Por tanto, es vital que las empresas desarrollen procesos de seguridad que incluyan sesiones de formación para incrementar la vigilancia tanto si los empleados están usando o no sus smartphones“.

Los «piratas» son más propensos a pagar por contenidos que los que respetan la ley

http://www.adslzone.net/

Aquellos internautas que comparten archivos a través de las redes P2P suelen ser retratados como armas de destrucción de las industrias creativas, tanto de la música como del cine, sin embargo recientes investigaciones a este respecto sugieren que esto no es del todo cierto.

Para ello se han llevado a cabo diversas encuestas y en base a las mismas se puede afirmar que el 60% de los «piratas» que suelen compartir de manera habitual música con derechos de autor, también la compran por medio de los canales oficiales. Por el contrario, ese es un valor que desciende hasta el 44% entre aquellos que no suelen compartir contenidos musicales por la mencionadas redes P2P o vía streaming. Por otro lado y si hacemos referencia a los usuarios que suelen hacer uso de contenidos con derechos de autor en forma de películas o series, la tendencia es muy similar, ya que estos son mucho más propensos a además pagar por estos contenidos que sus homólogos respetuosos con la ley.

Estos son unos estudios que cada año lleva a cabo The Internet Foundation In Sweden (IIS), sacando a la luz un interesante informe que tiene como objetivo señalar cómo se comporta la gente on-line. Aquí se abordan temas tan dispares como las extendidas hoy en día redes sociales, los teléfonos inteligentes, los juegos y, por supuesto, el consumo de contenidos con derechos de autor y el intercambio de archivos. La encuesta se realiza con un total de 3.000 ciudadanos a partir de 11 años y expone interesantes datos de cómo se usa la Red en términos generales.

Servicio de musica on-line spotify

Gracias a esta información, se deduce que a medida que pasa el tiempo cada vez se usa más Internet para escuchar música, leer o ver películas, sirva como ejemplo que ocho de cada diez usuarios escuchan música en la Red y algo más de seis de cada diez ven películas y series. Esto es algo cada vez más popular entre los jóvenes, ya que se ha convertido en una tónica habitual. Además indica que Youtube es uno de los canales más populares para todas las edades, ya que su utilización empieza en los años preescolares, casi todos los niños a partir de cuatro años lo usan, pero también los más mayores son usuarios frecuentes.

También merece la pena destacar que en las últimas fechas y tras la llegada de los servicios de streaming se ha comenzado a pagar más que antaño por la música y el cine, aunque el intercambio de archivos a través de redes P2P sigue estando alrededor del 20% de la población, cifra a la que se ha llegado en los diez últimos años.

Esta encuesta señala que el intercambio de archivos peer-to-peer se está mantenido estático, pero otras áreas de consumo de contenidos no autorizados han ido en aumento, hablamos de los servicios streaming vía web en portales «pirata», algo que está ganando terreno, especialmente entre los grupos de edad más bajos. Pero claro, aquellos internautas que consumen u obtienen contenidos ilícitos de forma gratuita son sólo una parte de este sector, ya que las personas que pagan en los servicios oficiales on-line han ido en aumento desde su creación. Por ejemplo, en 2011 el 15% de la población escuchaba música on-line por este sistema, cifra que ha crecido llegando a 38%, 42% y 44% en 2014, 2015 y 2016, respectivamente.

Hay que tener en cuenta que a lo largo del año 2015, el 28% de los usuarios se suscribió a un servicio como Netflix o similar, cifra que este año 2016 ha alcanzado el 38%. Por lo tanto se deduce que en términos generales, cuatro de cada diez ahora pagan por un servicio de streaming de música o vídeo, y además son los más jóvenes los clientes más entusiastas, sector que hasta la fecha y tradicionalmente eran los más propensos a la piratería.

Grafica del informe del ISS

De hecho y a modo de curiosidad, como os comentamos al principio, el IIS dice que aquellos que participan de manera habitual en el intercambio ilegal de archivos, también tienen más probabilidades de pagar por contenidos de entretenimiento. Hay que tener en cuenta que entre aquellos que han compartido ficheros on-line, anteriormente compraron al menos tantos CDscomo los que no comparten archivos, práctica que al parecer es más común entre los internautas que consumen contenidos con derechos de autor de música y películas, que los que no lo hacen, según este informe.

En concreto el 60% de los usuarios P2P pagan además por servicios de streaming de música oficiales en comparación con el 39% de los que no comparten archivos o el 44% del total de la población. Del mismo modo, entre los usuarios que descargan películas de manera gratuita, el 53% paga por un servicio de streaming tipo Netflix, mientras que tan solo el 34% de los que no descargan películas ilícitamente tiene contratado un servicio de este tipo, señala IIS.

El Supremo tumba el canon digital

El Canon Digital con cargo a los presupuestos generales sigue acaparando derrotas y ya van unas cuentas. La última nos llega del Tribunal Supremo que acaba de tumbar el Canon Digital implantado en 2012 por el Partido Popular y que, a diferencia del anterior, cargaba la compensación a los usuarios por las copias de los particulares a los presupuestos generales del Estado.

El Canon Digital con cargo a los presupuestos generales ya había perdido una importante batalla cuando el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) lo declaró ilegal el pasado mes de junio. La justicia europea considera ilegal que la compensación a los titulares de derechos de autor por las supuestas copias privadas realizadas por los usuarios se financie con cargo a los presupuestos generales en lugar de con el propio dinero de los usuarios que realizan esas copias.
Sigue leyendo El Supremo tumba el canon digital

Donald Trump gana: así afectará al mundo de Internet y la tecnología

http://www.adslzone.net/2

No había ninguna encuesta que diera la victoria a Trump, y sin embargo el resultado final ha sido 276 votos electorales frente a los 218 de Hillary Clinton, a pesar de que sólo haya sacado 1 millón más de votos en el voto popular. Esto supone una gran cantidad de cambios inesperados para el avance científico y tecnológico de Estados Unidos, que a partir de ahora estará en manos de un presidente que niega el cambio climático.

A pesar de haber ganado las elecciones, Trump no podrá tomar cualquier decisión que le venga en gana, pues el congreso americano tiene más poder que en España a la hora de votar cambios y reformas. A pesar de esto, vamos a analizar lascambiantes y azarosas posturas de Trump en ámbitos referentes a la tecnología y a la ciencia.

Banda ancha y neutralidad en la red

Trump no ha hablado mucho sobre estos temas en su campaña electoral. Lo único que tenemos como referencia fue un tweet que puso en 2014 en el que criticaba que las nuevas reglas de neutralidad en la red de la FCC (Comisión Federal de Comunicaciones) eran un golpe de poder de Obama y tenían como objetivo acallar a los medios conservadores.

trump-tecnologia-ciencia

Con respecto a la libertad de expresión, Trump ha expresado abiertamente en varias ocasiones que le gustaría multar a los periodistas que son críticos con él. Con respecto a las telecomunicaciones, Donald Trump preferiría desregular el sector de las telecomunicaciones, beneficiando así a los operadores principales del país que criticaron reglas para favorecer la competencia durante el gobierno de Obama.
Sigue leyendo Donald Trump gana: así afectará al mundo de Internet y la tecnología

Reino Unido lo consigue: WhatsApp no compartirá datos de usuarios con Facebook

http://www.adslzone.net/

El pasado mes de agosto, Facebook tomó una decisión unilateral que incordió a muchos usuarios. A partir de ese mes, Facebook recibiría datos de los usuarios de WhatsApp, tales como su número de teléfono, con el fin de mejorar la publicidad que reciben los usuarios. Esto va en contra de determinadas normativas europeas sobre protección de datos, y la Unión Europea está investigando el asunto, así como determinadas autoridades legales en países como Alemania, España o Reino Unido.

Reino Unido ha sido el primer país que ha conseguido que WhatsApp no comparta los datos de sus usuarios con Facebook, después de una investigación abierta por la agencia de protección de datos inglesa. Esta medida afectaba a todos los usuarios de WhatsApp, que en la actualidad superan los mil millones.

reino-unido-whatsapp

Una de las personas encargadas de la regulación, Elizabeth Denham, afirma algo con lo que muchos usuarios están de acuerdo; no puede ser que, a cambio de poder utilizar la aplicación de manera gratuita, el producto pase a ser el propio usuario y su información personal. Sobre todo si el usuario no quiere que su información sea compartida con otras empresas.

Mientras, Facebook está todavía pendiente de explicar para qué va a utilizar los datos de los usuarios de WhatsApp. Todavía no ha explicado por qué no ha dado opción a los usuarios finalmente de decidir si quieren o no que sus datos sean compartidos con empresas dentro del propio grupo de Facebook, que incluye a las ya mencionadas y a otras como Instagram u Oculus VR.

Facebook resultados

Reino Unido se convierte así en el primer país que consigue evitar que los datos de sus ciudadanos se usen con fines comerciales y se compartan entre varias de las empresas propiedad de Facebook. En el caso de que Facebook siguiera haciéndolo a escondidas, se enfrentaría a graves sanciones.

La Unión Europea está trabajando también en un nuevo marco legal que entrará en vigor en 2018 bajo el Reglamento general de protección de datos, el cual se utilizará para que todos los países europeos tengan una normativa común para simplificar las regulaciones para las empresas internacionales que hagan negocios en la Unión Europea, tal y como es Facebook en este caso. Esta ley se actualizará a la era tecnológica, ya que la ley actual es de 1995, y han sido los países a nivel individual quienes han ido legislando a este respecto.

Fuente > Telecompaper